Page 1

Archivo Historial Órgano del Centro de Estudios Históricos de Manizales y de Caldas Fundado en Agosto de 1918 Personería Jurídica Resolución Nº 485 Febrero 10 de 1964

Época IV

Manizales, Octubre 2014

Número 90

Contenido

Historia de los Termales del Rúiz (Conclusión)

Por: Vicente Fernán Arango Estrada Página 905 Víctor Manuel Patiño, Botánico e Historiador Por: Pedro Felipe Hoyos Körbel Página 884 Historia de la Ganadería (Primera Parte)

Por: José William Cardona Alvarez Página 915 Memoria Gráfica Página 941


Centro de Historia de Manizales Miembros Activos 1. Alarcón Cardona Bernardo Elías. 2. Alvarez Henao David. 3. Alzate López Hernando. 4. Arango Estrada Fernán. 5. Arango Estrada María Paulina. 6. Arango Estrada Vicente Fernán. 7. Arbeláez Duque Andrés Eugenio. 8. Betancur Arango Darío. 9. Betancourt Patiño José Colombano. 10. Botero de Gutiérrez Bertha. 11. Cardona Tobón Alfredo. 12. Cardona Alvarez José William. 13. Castillo García José Rubén. 14. De Los Ríos Tobón Ricardo. 15. Echeverri Echeverri José Fernando. 16. Estrada Álvarez Antonio. 17. Gaviria Valencia Oscar. 18. Henao Álvarez David. 19. Henao Jaramillo Ramiro. 20. Hoyos Salazar José Germán. 21. Londoño Gómez José Ignacio. 22. Muñoz Cerón Tarcisio. 23. Sánchez Jaramillo Luis Fernando. 24. Sánchez Zuleta Gonzalo. 25. Serna Restrepo José Omar. 26. Suárez Yepes Mario. 27. Toro Isaza Jorge Eduardo. 28. Valencia Llano Albeiro. Socio Honorario: Mons. Gonzalo Restrepo Restrepo. Presidente Honorario: George F. Drake. Presidente en Ejercicio: Vicente Fernán Arango Estrada. Secretario - Tesorero: José Germán Hoyos Salazar. Directores Archivo Fotográfico: Vicente Fernán Arango Estrada. María Paulina Arango Estrada. Redes Sociales: María Paulina Arango Estrada. Centro de Historia de Manizales Edificio Sociedad de Mejoras Públicas de Manizales Carrera 23 Nº 19 - 47 Oficina 505. (57) (6) 8849205


República de Colombia - Departamento de Caldas

Archivo Historial Revista fundada por: Enrique Otero D´Costa Agosto de 1918 Órgano del Centro de Estudios Históricos de Manizales

103 Años Haciendo Historia ...

Época IV

Manizales, Octubre 2014

Número 90


Historia de los Termales del Ruíz Por: Vicente Fernán Arango Estrada * Historiador Presidente del Centro de Historia de Manizales

(Conclusión) El personal que se inscribió para estas competencias fue muy numeroso, destacándose los señores Gabriel F. Salazar, Henry Duperly, Gabriel Restrepo, Oisten Tveden , Steve Frolich, Luigi Quattordio, Ranieri Marchesi, Richard Mitchel, James Noval, Angel Sre Brov, Eilson White, Mario Sánchez M., Alberto Caputo, Einar Arendt, Alexander Hanssen, señorita Vera Jansa, Juan Marín, Erwin Fluvy, Wassel Bayef y otros más. Los esquiadores colombianos del Ski Club de Manizales practicaron constantemente. Representando a dicho Club participaron los señores Karl Partch, Eugen Abderhalden, Alfonso. Posada Defrancisco, Alfonso Lentijo J., Jorge Becerra B., Hernán Jaramillo Duque, Eduardo Defrancisco, Eduardo Santacoloma, Saúl Peláez Sierra, Hernando Carvajal y J. H. Rivas. En presencia de un nutrido público se realizaron durante las horas del día las competencias reglamentarias, con los siguientes resultados: Primera categoría, 800 metros, 35 puertas: 1º Karl Partch (alemán), en 36.9 segundos. Trofeo Banco de Bogotá. 2º Eugen Abderhalden, en 61 segundos. Medalla Ski Club. 3º Luigi Quattordio, en 2 minutos, 53 segundos. Medalla Ski Club. Primera Categoría, carrera estilo libre, 800 metros: 1º Karl Partch, en 15.4 segundos. Trofeo Centenario. 2º Eugen Aberhalden, en 16.1 segundos. Medalla Ski Club. 3º Rolf Brandt, en 27 segundos. Medalla Ski Club.

* Correo Electrónico: vigu313@hotmail.com

905


Salto Todo Competidor: 1º Karl Partch, 15 metros con 10 centímetros. Segunda Categoría, 500 metros, 20 puertas: 1º Vasil Bayev, en 30 segundos. Trofeo Centenario. 2º Elizabeth Kaspar, en 30 segundos, i décima. Medalla Ski Club. 3º Alfonso Posada, en 60 segundos, Medalla Ski Club. Segunda Categoría carrera estilo libre, 400 metros: 1º Elizabeth Kaspar, en 18.2 segundos. Trofeo Centenario. 2º Vasil Vayev, en 18.5 segundos. Medalla Ski Club. 3º Alfonso Posada, en 26 segundos. Medalla Ski Club. Tercera Categoría, estilo libre, 300 metros: 1º Saúl Peláez, en 21.5 segundos. Trofeo Gobernación de Caldas. 2º Alfonso Lentijo J, en 23.5 segundos. Medalla Ski Club. 3º José Balbuena, en 63 segundos, Medalla Ski Club. Se catalogó a Karl Partch, como campeón triple de primera categoría y obtuvo la primera opción en los trofeos Copa Centenario, Aliadas y Copa Ron Viejo de Caldas. El Trofeo Espíritu Deportivo, de la Esso Colombiana, fue adjudicado a Hernán Jaramillo por la organización del campeonato…).

Descripción Predial: El bien inmueble conocido como Hotel Termales del Ruiz, según el Instituto Agustín Codazzi, es un globo de terreno conformado por dos lotes contiguos, con una cabida total de 13.6 Hectáreas, que no hacen parte del Parque Nacional Natural de los Nevados, pero sí vecinos a dicho Parque, situado en el paraje de Termales Jurisdicción del Municipio de Villamaría, Departamento de Caldas. La propiedad, bien rural, como se ha dicho, está compuesta de “…montes (aberturas), edificación, fuentes termales y demás anexidades…”, como reza la Escritura de venta Nº 2130, ya vista, los cuales están alinderados así:

906


v

Lote Nº 1 Ficha Catastral 00-01-0004-0008-000 Matrícula Inmobiliaria 100-90587 Cabida 7.200

“….Partiendo del punto de referencia en los planos con los puntos A y B; con rumbo de sur 30 con una longitud de 300 metros hasta encontrar el punto 2 del plano; de éste con rumbo de 75º sudoeste, hasta llegar al punto 3 con una longitud de 99 metros, partiendo de éste con un ángulo de 66º sudeste y una distancia de 133,70 metros, donde se encuentra el número de plano. NOTA: Los linderos desde los puntos 1 a 4, serán los que arrojen la margen derecha de la carretera que conduce al Hotel Termales del Ruiz. Desde el punto 8 noreste y una distancia de 25 metros hasta encontrar el punto 4, margen derecha de la carretera, de éste punto y siguiendo la margen derecha de la carretera pasando por las instalaciones del Hotel Termales del Ruiz, hasta encontrar el punto 6 del plano, de éste punto y con rumbo de 76º noreste y en una longitud de 22.40 metros hasta llegar al punto 7, de éste punto con rumbo noreste 22º y con una distancia de 185.30 metros hasta llegar al punto 8, partiendo de éste punto con rumbo de 75º,40 sureste con una longitud de 434.90 metros, donde se encontraba el punto 9, de éste con rumbo 12º,10 sureste con una longitud de 156 metros donde se encontrará el punto de partida…”. v Lote Nº 2 Ficha Catastral 00-01-0004-0006-000 Matrícula Inmobiliaria 100-14440. Cabida 6.4 Has. “…Partiendo del punto 4B, referenciado en el plano con los puntos C D; con rumbo de 8º noreste y con una distancia de 148 metros se encontrará el punto número 5, partiendo de éste punto con un ángulo noreste de 14º de longitud de 164 metros hasta encontrar el número 6, desde éste con rumbo de 76º noreste y en longitud de 27 metros hasta llegar al punto 6B, margen derecha de la carretera subiendo a las instalaciones de Termales, desde el punto 6B bordeando la margen derecha de la carretera que sube a Termales, pasando a las instalaciones del Hotel Termales del Ruiz, hasta el punto 4B de partida…”.

907


Piscina Hotel Termales del Ruíz htpp://larutaderecolector

Composición Química de las Aguas Termales: Las fuentes termales, son un conjunto de tres grupos, cuyo principal sitio es el punto donde se construyó el hotel; el segundo, unos trescientos metros más abajo y el tercero, unos treinta metros aguas arriba del lugar en donde la carretera Manizales-Líbano, cruza la Quebrada Termales; fuentes que desde 1847, fueron estudiadas por Lewy, según nos cuenta el Doctor Emilio Robledo, en su famosa “Geografía Médica del Departamento de Caldas”, quien a su vez también las analizó y por el Laboratorio del Ministerio de Minas y Petróleos. Estudios que concluyeron, con algunas pequeñas variaciones, que las aguas son sulfurosas y que contienen óxido ferroso, óxido de magnesio, alúmina, óxido de calcio, sílice, manganeso, potasio y sodio, predominando los sulfatos y teniendo un PH de 4.20 a 4.25, con una temperatura de 63 grados centígrados, según Fetzer y 68 grados centígrados según Robledo, haciendo notar, ambos, que en los vapores que desprenden las aguas predomina el hidrógeno sulfurado. Es de advertir que en noviembre de 1917, el Doctor Emilio Robledo, en la revista Archivo Historial, edición Nº 6, publicó un estudio sobre la composición química de las aguas, indicando que su trabajo se perfeccionó por mediación del “… Dr. M. M. Calle, actual Rector de la Universidad de Antioquia, quien tuvo a bien encomendar el trabajo

908


de laboratorio al Doctor Henri Denéve, profesor belga, encargado de la enseñanza de química en la Escuela Nacional de Minas de Medellín…”, análisis que transcribimos así: “…Hay dos fuentes principales; una de ellas se halla en la parte alta y es allí donde existe hoy una casa con varios baños (la famosa Casa Vélez). La temperatura del agua es de 68º centígrados y la composición química es: COMPOSICIÓN

CANTIDAD

MEDIDA

Acidez (en ácido sulfúrico)

5,156

Miligramos por Litro

Cloro (en cloruro de sodio)

1,448

Miligramos por Litro

Residuo seco

7,100

Miligramos por Litro

Residuo fijo

5,900

Miligramos por Litro

Sílice (en SiO)

410

Miligramos por Litro

Hierro y Aluminio (en óxidos de Fe y Al)

840

Miligramos por Litro

Calcio (en CaO)

72

Miligramos por Litro

Magnesio (en MgO)

70

Miligramos por Litro

La otra fuente, situada en el potrero y un poco más abajo que la anterior, tiene 64ª de temperatura, y contiene las sustancias siguientes: COMPOSICIÓN

CANTIDAD

MEDIDA

Acidez (en ácido sulfúrico)

3,600

Miligramos por Litro

Cloro (en cloruro de sodio)

1,256

Miligramos por Litro

Residuo seco

6,400

Miligramos por Litro

Residuo fijo

4,300

Miligramos por Litro

Sílice (en SiO)

208

Miligramos por Litro

Hierro y Aluminio (en óxidos de Fe y Al)

1,450

Miligramos por Litro

Calcio (en CaO)

148

Miligramos por Litro

Magnesio (en MgO)

20

Miligramos por Litro

Dichas fuentes pertenecen pues al grupo de las aguas termales mixtas, es decir, que obran por sus propiedades físicas a la vez que por su composición química, y son aguas termales sulfurosas

909


sódicas de efectos excitantes y tónicos; depurativas y reparadoras de las afecciones cutáneas y modificadoras del aparato circulatorio. “…Los lodos o sedimentos que depositan las aguas al correr por los tubos tienen la composición siguiente: COMPOSICIÓN

CANTIDAD

MEDIDA

Acidez total (en ácido sulfúrico)

34,20

Miligramos por Litro

Ácido sulfúrico total

42,74

Miligramos por Litro

Ácido Clorhídrico libre

1,09

Miligramos por Litro

Hierro y Aluminio

15,90

Miligramos por Litro

Calcio

Huellas

Sílice

Huellas

Magnesio

Huellas

Azufre Libre

7,28

Miligramos por Litro

Pueden emplearse estos lodos localmente en las artritis y afecciones reumáticas…”

Propiedades Terapéuticas: Por su acidez y su alto contenido en azufre, estas aguas no son aconsejables en aplicaciones internas, mediante bebidas o “tomas”, haciendo, en cambio, muy aconsejable, su aplicación externa, siendo muy efectivas en tratamientos para varias enfermedades cutáneas. Es preciso advertir que su uso no es una panacea, aconsejándose que su uso debe hacerse, preferiblemente, por prescripción médica, después de un detenido examen particular, indicándose el número de baños y su duración, régimen de alimentación, ejercicios y reposos. Estas aguas son recomendadas para el tratamiento de reumatismos, especialmente los de carácter crónico, las neuralgias rebeldes, ciertas clases de eczemas, el acné, y la seborrea de la piel y el cuero cabelludo, las sarnas, especialmente las eczematizadas; la obesidad; las astenias; ayudando a la cicatrización de las heridas y poseen una evidente acción antiflogística, como lo comprobaron personalmente su descubridor José

910


Joaquín Arango y sus peones, cuando curaron sus heridas provocadas por las malezas durante su exploración y descubrimiento. Las aguas termales son contraindicadas para las personas afectadas por la hipertensión arterial debido a la composición y a la elevada altura en que estas se encuentran sobre el nivel del mar; también son consideradas por todos los especialistas como no aptas para los tratamientos a las neoplasias como el cáncer; siguiendo en importancia, en cuanto a las contraindicaciones, el embarazo, la menstruación, las afecciones cardiorenales y la tuberculosis. A las personas mayores de 50 años les es prácticamente indispensable el examen médico previo a los baños, para determinar la duración de este, no excediendo nunca de los 10 minutos; baños que para cualquier paciente deben iniciarse mojándose primero los pies, luego el resto del cuerpo y por último la cabeza. Por su acidez las aguas termales del Ruiz, causan un escozor en los ojos, por lo que se recomienda cerrarlos cuando se sumerge la cabeza; también algunas personas experimentan reacciones cutáneas desagradables, como picazón, las que afortunadamente no son graves. Debido a la alta temperatura con que el agua termal del Ruiz llega a la superficie terrestre, esta se mezcla con agua fría común y corriente, tomada de otras corrientes de la zona, para bajarla a unos 32 grados centígrados, provocando, dicha mezcla, emanaciones de vapores en los que predomina el hidrógeno sulfurado y el ácido carbónico, causando en algunos bañistas mareos o síncopes e intoxicaciones de carácter leve, pero que no deben tomarse a la ligera. En Manizales aún no se ha experimentado con el uso de los lodos producidos por las fuentes termales, los que se sabe, en otras latitudes, son una fuente más de explotación médica y turística.

Bibliografía Ver número anterior.

911


Víctor Historia Manuel dePatiño, los Termales Botánico e Historiador del Ruíz Por:Por: Vicente Pedro Fernán FelipeArango HoyosEstrada Körbel * Historiador Presidente del Centro Director de Historia del Liceo dede Manizales Historia

D

ecir que es una experiencia, sería sobrevalorar un hecho, sin embargo sucede: las vicisitudes con la bibliografía durante una investigación. Al emprender una tarea de estas lo primero que se alista son los libros con los cuales se va a trabajar ya sea para controvertir o para aclarar temas dentro del proceso investigativo. No es raro el caso donde se deben leer dos o tres libros para poder redactar un sólo párrafo. Se supone que todo esto sucede bajo un manto de rigor científico él cual le deja un espacio exiguo al azar. Más me ha acontecido que después de publicar finalmente el libro, fruto de una exhaustiva investigación, resulta el texto o el documento que hubiera enriquecido el libro en forma definitiva. Preparando un libro sobre la arquitectura vernácula de Caldas, ya había revisado los textos de Robledo Castillo, los cronistas locales, inclusive apelé a viajeros en el siglo XIX como el francés Mollien, me encontré, ya listo el texto, en mi biblioteca en una noche de insomnio, un libro muy especial. Una de las pretensiones de este trabajo era la elaboración de un cuerpo argumental que sostuviera la existencia de una simbiosis entre técnicas constructivas españolas y americanas, buscaba pruebas que sostuvieran que el bahareque, típico de la colonización antioqueña, fuera una técnica que le debía parte de su existencia al mestizaje. Soy un convencido que el manejo de la guadua lo aportó la población indígena regional a pesar que no construyeran portentos en piedra como en Méjico o el Perú.

Se trataba de la “Historia de la Cultura Material en la América Equinoccial” publicada en 6 tomos por el Instituto Caro y Cuervo en 1990 y escrita por Víctor Manuel Patiño.

* Correo Electrónico: hoyoseditores14@hotmail.com

912


Se trata de un trabajo asombroso de recopilación. Para el caso mío aplicaba el tomo dedicado a la vivienda y menaje. Curioso de saber más sobre el personaje para mi desconocido, al otro día me puse averiguar quién era Víctor Manuel Patiño en internet. Cuando se ha leído historia por tantos años se adquiere una sensibilidad para detectar la escuela y formación del autor y en el caso de Patiño no aplicaban mis advertencias y conceptos. Pensé que era un folclorólogo, o tal vez, un antropólogo y tampoco era capaz de encasillarlo en una época. La extensión de su trabajo me recordaba a la erudición de un Emilio Robledo o un Joaquín Ospina que eran historiadores cuyo fuerte era recopilar grandes cantidades de información por medio de una minuciosa revisión bibliográfica distanciándose, de interpretar los hechos, asumiendo un papel descriptivo. El orden de esta obra es sencillo, resultado de condensar gran parte de la literatura colombiana del siglo XIX, los cronistas españoles y los grandes expositores de los temas tratados. Da confianza leer un autor que aporta una bibliografía de 698 libros. Patiño en capítulos cortos recoge lo que se ha escrito, por ejemplo, sobre técnicas constructivas de los Quimbayas en los cronistas españoles. Tópicos como tapias, balcones o tratados de arquitectura españoles del siglo XVI son enumerados por este hombre nacido en 1912 en Zarzal departamento del Valle del Cauca cuya formación académica es de botánico. Para mí fue una revelación y una cantera de la cual saqué agradecido el material “constructivo” que me hacía falta para redondear y darle una cimentación aun más concisa a mi tesis. Fue Patiño un investigador que con paciencia sumó información sobre temas poco atractivos para el típico historiador colombiano influenciado por el afán especulativo y teórico convencido que está emulando con autores foráneos como Hobsbawm o Le Goff. Patiño hizo esa indispensable labor de acopiar datos para ser útil a los que elaboran teorías. Armó Patiño con su trabajo de compendio una línea “productiva” ya que él se encargó de organizar la información alistándola para ser empleada en el siguiente proceso que en Colombia, por supuesto, no se aplica. Aquí todos hacemos de todo sin poder hablar de una especialización ya que faltan, dentro de la bibliografía nacional, obras “básicas” como la de Patiño.

913


Para Patiño su gran obra fue “Historia de la Actividad Agropecuaria en América Equinoccial”, publicada en 1966 que por supuesto giraba alrededor de su tan querida botánica y agricultura. Sumó Patiño 116 trabajos y 29 libros durante su larga y útil vida que llegó a su término en el año 2001. Hay una singularidad en la obra de Patiño que es típica en trabajos de gran originalidad y a la vez son reflejo de una mente especial e inquieta: El área de estudio de Patiño cubre la Gran Colombia, el país equinoccial que él recorre se compone de Colombia, Venezuela y Ecuador. Se constituye Patiño entonces en expositor de la unidad cultural, histórica y botánica que el genio de Bolívar vio bajo una administración política unificada. En la botánica y la agricultura tuvo todo el reconocimiento y seguramente ese era el campo con el cual se identificaba este hombre que cuando joven pretendió ser escritor; del cual existen poemas y que estudió en la Escuela de Bellas Artes de Bogotá varios semestres. Popularmente se habla de que Patiño fue el “descubridor” del borojó ya que él fue quien lo clasificó científicamente. Hay 5 especies botánicas que honran con su nombre la memoria del singular trabajo de este colombiano, reconocimiento más que válido. Se dice que nadie conoció más la flora del Pacifico colombiano que este investigador que recorrió el Chocó geográfico con ojo científico, señalando especies con futuro comercial que podrían significar un alivio económico a las comunidades afrocolombianas y indígenas de esa complicada región del país. Sumaria la obra de Víctor Manuel Patiño a la de Virginia Gutiérrez de Pineda y a la de Ángela Inés Guzmán, investigadoras y autoras colombianas de inmensa trascendencia, magnifica profundidad que el público y en especial la Academia están relegando, cometiendo una injusticia doble: no reconocer lo grande e importante y negarle semejante riqueza a sus alumnos prefiriendo expositores de mucho menos peso.

914


Historia Historia de los deTermales la Ganadería del Ruíz (Primera Parte)

Por: Por:Vicente José William FernánCardona Arango Alvarez Estrada * Médico Veterinario Zoodotecnista Historiador U de C  Miembro Presidente del Centro de Historia de Manizales

Y

a nadie desconoce el papel que los individuos han jugado en la Historia.

En el presente ensayo, se da cuenta del esfuerzo, de la imaginación creadora, de la iniciativa de nuestra gente y el papel que los ganaderos y los agricultores caldenses han tenido en la forja, construcción y temple de la economía nacional. Ganadería y creación que va desde las orillas del río Risaralda, pasando por el Cañón del Cauca y las tierras altas del Páramo, hasta las riberas del río Grande de la Magdalena. Vacunos, equinos, ovinos, aves de corral, los mismos perros, todos cuidados junto a la tierra y junto al hogar de los hombres de trabajo, de los hombres del campo. Inversionistas y agregados, finqueros y peones, doctores y analfabetos, toda nuestra gente, ha estado vinculada de un modo u otro a la producción agraria, a la creación pecuaria. La conquista de los españoles en nuestro departamento se situó en las tierras donde se encontraba el oro y las poblaciones fundadas obedecieron al hecho de disponer de la infraestructura necesaria para desarrollar su explotación. Estos poblados permanecen como testigos fieles de la aventura realizada, así como también las especies animales y vegetales introducidas por ellos. Luego de varios siglos de desolación, otros personajes, descendientes de españoles, en diferentes gamas de mezclas de sangre, necesitados del espacio vital para producir y reproducirse, se aventuraron a colonizar estos contornos del área geográfica del Departamento de Caldas, denominada hoy el EJE CAFETERO. * Correo Electrónico: williamtere@hotmail.com

915


El paisaje paulatinamente fue cambiando; primero, de los densos y exuberantes bosques nativos de esos tiempos a las praderas para pastar los vacunos, equinos y ovinos, en los distintos pisos térmicos, pero principalmente en los valles de los ríos: Cauca, Magdalena y Risaralda en la zona cálida y unas zonas importantes en zonas frías de municipios como: Pereira, Manizales, Marulanda, Neira, Salamina, Salento y Villamaría básicamente; segundo, a los hermosos cultivos de café solo o asociado con otros cultivos y frutales en el clima medio; tercero, a las ciudades y poblados con la infraestructura necesaria para sus habitantes y cuarto, a la malla vial necesaria para unirse con el resto de la nación y el mundo, básicamente. En éste ensayo trataré de hacer un esbozo histórico de la ganadería en Caldas teniendo en cuenta que Caldas junto con los Departamentos de: Quindío, Risaralda, parte del Valle, del Chocó y del Tolima, hicieron parte del área de influencia de Antioquia. La introducción de la ganadería en Caldas se hizo por parte del Capitán Jorge Robledo según Capitán Jorge Robledo relación de Pedro Sarmiento, de acuerdo con la siguiente trascripción. “En 14 de Julio de mil e quinientos treinta e nueve años por virtud de los poderes que su señoría tenía, con cien hombres de pié e de a caballo, isleños e hombres esforzados en la guerra de mucho tiempo en estas partes, e llevó muchos ganados e negros e indios para los pobladores e conquistadores”. (1) Los ganados vacuno, ovino, porcino, equino, los burros y los perros, fueron traídos al Perú por la vía de Panamá poco después de 1530 que a su vez eran parte de la provisión de los conquistadores en su marcha al Norte, en busca del oro que habían de encontrar en las provincias de Quito Popayán - Antioquia. (2) Las gallinas fueron introducidas en 1539 por el presbítero Juan Berbejo de la expedición de Nicolás de Federman. (3)

916


Nicolás de Federman htpp:// Biografiasyvidas.com

En este proceso es necesario tener en cuenta el establecimiento de la propiedad privada en Colombia por medio del repartimiento de tierras para conformar las Encomiendas, las Caballerías, las Peonías, los Ejidos de poblaciones, las haciendas y lo que posteriormente, serían llamadas fincas rurales y urbanas; este repartimiento fue concedido a Don Alonso de Lugo mediante una Cédula Real expedida el 22 de enero de 1533 en Madrid. (4) Se apunta que las Capitulaciones y Mercedes las hacia la Corona como retribución a la Conquista hecha en nombre de la misma, pero costeada por los conquistadores; dichas Capitulaciones otorgaban Beneficio de Tierras e Indios sin precisar sus límites. (5)

Ruta Conquistadora de Nicolás de Federman htpp:// Biografiasyvidas.com

Durante los primeros años, los precios del ganado vacuno, equino y las herraduras importadas eran altísimos. Por ejemplo, Aguado afirma que en 1538, la herrada de un caballo valía $150 oro (6). Una marrana de cría de las traídas por Jorge Robledo, se llegó a vender en Anserma por $1.600 oro y una oveja $300 oro (7). Las vacas fueron pagadas entre 200 y 300 castellanos oro (8). Estos altos precios eran dados por la escasez de estos animales en estos parajes, necesarios para realizar la conquista y la gran importancia que tenían los caballos para el reconocimiento y sostenimiento de las explotaciones de tierras recién descubiertas y para el beneficio de los moradores a fin de obtener el oro codiciado. Valores relativos de formas dinerarias en España y América después del año 1500:

917


EQUIVALENCIAS MONETARIAS EN ESPAÑA Y AMÉRICA DESPUÉS DE 1500 1 Marco 1 Castellano 1 Tomin 1 Marco (oro) 1 Ducado oro 1 Castellano

media libra española 1 peso 12 granos 65 ducados 6 tomines 475 maravedíes

1 Peso 1 Real de plata 1 Escudo 1 Onza

12 ducados 34 maravedíes 350 maravedíes 6,25 castellanos

2,3 granos 8 tomines 0,596 gramos métricos 54.oo pesos 375 maravedíes 2 pesos oro, 8 tomines 450 maravedíes

54 pesos 4,6 gramos

12,5 tomines

28,75 gramos españoles

96 granos 8 reales

Fuente: Álvaro Delgado

La explotación agrícola y ganadera se desarrolla cerca de los pueblos mineros de Quiebralomo, Lomaprieta, Marmato, Arma, Caramanta, Victoria, Anserma, Supia, por la proximidad del mercado para sus productos (10). La desintegración de las comunidades indígenas, producto del choque de las dos culturas, derivada entre otros factores por: el uso bélico de los caballos, perros, arcabuces, el avasallamiento; el exceso de trabajo impuesto, utilizándolos como cargueros, la Mita agraria, pastoril y minera, el exceso de tributos, las enfermedades inexistentes en el continente; la Encomienda, los servicios personales, la desunión que los obliga a pelearse entre sí; llevan a un estancamiento de la producción ganadera, agrícola y comercial, donde lo único que subsiste, pero en forma lánguida, es la producción minera (11). Hacia 1734, los precios del ganado vacuno, equino y mular, eran muy bajos y se encontraban grandes cantidades de estos ejemplares pastando en forma silvestre (12). La ganadería se incrementó por la construcción de “la trocha”, camino de herradura que comunicaba a Medellín con las llanuras de Ayapel, que funcionó alrededor de dos siglos, obra ordenada por el Gobernador de Antioquia, Francisco Silvestre, en 1776, motivado por la escasez de carne en las zonas mineras de Antioquia (13). Además por el repartimiento de los latifundios de Yarumal y Santa Rosa de Osos, hecha por el Oidor Juan Antonio Mon y Velarde, teniendo en cuenta la calidad de las tierras y la capacidad de los beneficiarios para poner a producir el

918


terreno señalado; Mon y Velarde también fomentó la cría de ovejas y la industrialización de la lana mediante la importación de telares. El sistema de repartición seguido por Mon y Velarde, sirvió de ejemplo a los Jueces Pobladores para entregar la tierra que el colono pudiese cultivar y así sustentar decorosamente sus familias, sin entregar grandes extensiones de terreno, de modo que se ampliaría el beneficio a un mayor número de personas y se evitaría el latifundio ocioso que en muchas regiones del país constituye una de las causas de lucha de clases. (14)

La Ganadería en la Colonización El ejemplo de Mon y Velarde fue uno de los motores de la Colonización Antioqueña, al ejemplarizarse a la clase necesitada de tierra, la factibilidad de realizar expropiación de los terrenos que permanecían ociosos. Hacia 1825 estuvo el geólogo Juan Bautista Boussingault, en Ríosucio quien hace el siguiente relato de un burro yegüero que tenía al Padre Bonafont. “De todas las empresas del Padre Bonafont, solamente una había tenido éxito; pero éxito completo. Era la crianza de un asno semental, burro padre, cuyo oficio era criar mulos. Juan Bautista Boussingault

El animal, de horrible aspecto, de larga y costrosa pelambre, ocupaba un cercado en un abundante prado, a donde se le llevaban las yeguas que debía cubrir. El animal era infatigable, y cuando vacilaba, se le excitaba con bastonazos, después de lo cual empezaba una carrera desenfrenada entre la yegua que huía y el asno que la perseguía. Qué de coces recibía el bruto antes de salir vencedor. Su cuerpo estaba lleno de cicatrices.” (15) “El cura recibía un peso (5 francos) por cada proeza del asno, y en los momentos felices, cuando se le daba maíz, producía hasta 12 pesos al día, que eran otros tantos para los pobres.” (16)

919


Con la introducción del pasto Pará (Pannicum purpurscens), en 1830, se impulsa la ganadería en las haciendas del Cauca, donde es cebado el ganado flaco traído del Sinú por la trocha hasta Medellín, (17) travesía que duraba 40 días en verano (18), mientras que el ganado gordo se vendía en el mercado de Medellín y los distritos mineros de Marmato y Santa Fé de Antioquia (19). Las ferias o mercados de los pueblos tenían mucha importancia en el fomento de la ganadería y en la vida económica de los pueblos, en donde las reses y cerdos, junto con los metales preciosos, contribuyeron a romper el aislamiento de los mercados locales, puesto que se integraban los centros de producción con los de comercio y el norte de Caldas se vincula directamente con Medellín (20). Durante la década de 1850 ocurrió la ruina de los cacaotales de las tierras del Cauca y los comerciantes y productores de Medellín se ven obligados a sembrar Pará y Guinea y convertirse en criadores de ganado vacuno y mular. Éste último, requerido para el transporte a Medellín y es a partir de esa época cuando se incrementa la penetración del capital de los comerciantes en las fincas de la ribera del Río Cauca, correspondientes a lo que es hoy: Arma, Pácora, Salamina, la Virginia y Marsella. Los negociantes se asociaban con los propietarios de las tierras que aportaban su fuerza de trabajo y la tierra. Los comerciantes proporcionaban el ganado y el crédito, cobrando interés del 1.5% mensual. Ahora bien, debido a la gran movilidad en el mercado, el ganado porcino y bovino, estos eran hipotecables. Con los resultados obtenidos en las tierras bajas y valles, mediante la introducción de pastos mejorados, los propietarios de fincas de montaña adoptan nuevas tecnologías apropiadas para sus tierras. (21) Referente a la colonización de las tierras cercanas a Manizales en 1.843 al señor Wilhelm Degenhardt, salió de Marmato hacia el Nevado del Ruiz, para realizar una expedición científica y en Salamina se hizo acompañar de Don Marcelino Palacio, encontrando las llanuras del pie de las nieves pobladas de ganado vacuno en estado salvaje, que en época de la colonia pertenecía a una comunidad religiosa de Mariquita (22) y presumiblemente a propietarios que escondieron ganado durante las guerras de independencia. Los machos eran de poca alzada, cortos y

920


y anchos, de color oscuro, cuernos cortos y gruesos, ollares anchos, ojos vivos y muy veloces (23). Este ganado se constituyó en uno de los incentivos que encontraron los primeros pobladores de Manizales, puesto que al cazarlo se proveían de la carne para su consumo, de cueros y sebo para la confección y mantenimiento de rejos. El señor Esteban Escobar, capturó vivo un ternero que luego lo utilizó como reproductor en su hacienda “El Pueblo” ubicada en Neira Viejo. (24) Wilhelm Degenhardt y Sra http://www.findagrave.com/

El ganado vacuno, por lo visto, jugó un papel muy importante en la colonización de nuestra región, se acostumbraba utilizarlo, según la trascripción siguiente, tomada del archivo Historial de Manizales: “Don Fermín López, Fundador de Santa Rosa de Cabal, traía las vacas con sus becerros, los bueyes con carga; los cerdos y las gallinas en jaulas, los perros y se estableció en el paraje conocido con el nombre de Sancancio “ (25) POBLACIÓN PECUARIA EN MANIZALES ESPECIE Vacunos Cerdos Mulas Caballos Asnos Ovejas

1850 (26) 800 4 300 -

1852 (27) 1.608 8.040 53 165 1 -

1917 (28) 18.000 5.000 1.600 2.300 172 268

Don Marcelino Palacio, promovió el establecimiento de un mercado, con el fin de impulsar el desarrollo del poblado, el cual se realizaba en la Plaza de Bolívar y como mesas se servían de las bases de los enormes árboles preexistentes. Luego, a principios del presente siglo, se realizaban dos ferias de ganado semanalmente, los días miércoles y sábados. Durante este último día se sacaban 150 cabezas en promedio, en el sitio de emplazamiento de la actual plaza de Bolívar, que hacia 1.910 se trasladó a terrenos ocupados hoy por el complejo vial de la Avenida del Centro, en la Plaza Alfonso López.

921


En el periodo de colonización, juegan papel muy importante, los bueyes y mulas, puesto que en su lomo se trajeron los haberes de quienes forjarían la riqueza más importante y primera fuente de divisas del Departamento y la Nación; el café, signo de nuestra cultura y forjador de la cultura cafetera y su importancia, (la de los bueyes y mulas) decayó con la construcción del cable, las carreteras y el ferrocarril y la utilización del Río Cauca desde Puerto Caldas hasta el Valle del Cauca. Los caminos fueron uno de los principales factores que determinaron el sitio para la fundación de Manizales, puesto que en este lugar se cruzaban los caminos que comunicaban a Antioquia con Honda pasando por el Ruiz, cuya construcción se terminó en el año de 1.851; el Camino de Cartago por “El Alto Tablazo” entrando por Villa Kempis y el de NeiraManizales pasando por “Pueblo Rico” y el Guineo”, ya se encontraban construidos en 1.851. (29) Los colonizadores tenían sus preferencias para explotación y uso futuro de sus predios. Es así, como unos se dedicaron a la agricultura y otros a la ganadería, luego de varias cosechas de maíz, fríjol y yuca roturando previamente las tierras mediante la utilización de bueyes. (30) La diferencia más importante entre los sectores vacuno y porcino radicaba en que el primero estaba controlado por capitalistas radicados en Medellín que invertían en tierras de colonos con pastizales establecidos luego de varias cosechas de fríjol, maíz, yuca. En cambio, el sector porcino era controlado por pequeños colonos que adquirían los cerdos en Cartago, para cebarlos con maíz que debido a la estrechez de los mercados, la escasez de semovientes de carga y la lejanía de los mercados convertían su cosecha en un producto móvil en sí mismo, cual era el cerdo gordo (31), el cerdo cosechaba directamente el maíz en la rosa; en las tierras medias, además del maíz, el cerdo hacía lo propio con las vitorieras. (32) Hacia 1874 el Señor Juan Francisco Jaramillo sembró Poa procedente de Europa en su Finca de Santa Rosa de Osos, gramínea que luego fue repartida en las tierras altas y fueron tan buenos los resultados obtenidos que “Mariano Ospina Rodríguez, aconsejó a sus hijos sembrar Poa en el Páramo de Aguacatal (Herveo), entre Manizales y Soledad, en el Tolima, convencido de que sería tan productivo como los pastos de tierra caliente” (33)

922


Biografía de José Macías

Las praderas existentes en las tierras frías estaban compuestas por espartillo (Calamagrostis Spp) y plegadera (Archemilla orbiculata), con una capacidad de carga de ¼ de cabezas por hectárea (34). En tierra caliente porPor: Marino Estrada Parà (Pannicum purpurascens), Guinea Docente (Pannicum maximún) y Trenza (Paspalum notatum) (35). Este proceso lleva a los comerciantes de Medellín a implantar nuevos procesos de explotación de las tierras del Cauca, importando de otras regiones y países, tecnología, nuevas razas de ganado de ceba y leche, además de pastos artificiales; lo cual lleva a la ganadería a convertirse en la actividad más importante. Pero el ganado lechero alcanza menos éxito por falta de mercado para la leche (36).

Calamagrostis Spp

Las gallinas eran criadas preferencialmente por la gente pobre quienes sacaban a los mercados gallinas, huevos, yuca y maíz (37), los huevos se empacaban en capacho de maíz, dos huevos por capacho (38). Quizás la descripción más afortunada del ganado que poblaba estos contornos la hace James Parsons en su libro, que es la siguiente: Archemilla Orbiculata “Aunque parece que no hay antiguas descripciones del ganado de Antioquia, que indiquen que éste poseía condiciones extraordinarias, es lo cierto que tres siglos de aislamiento y selección han establecido una raza bovina única y bien fija, conocida en Colombia con los diferentes nombres de blanco orejinegro, antioqueño o criollo. Su inmunidad sobresaliente a la garrapata y al nuche, lo han hecho eminentemente adecuado a las condiciones de Antioquia. Es este un animal frugal, de pequeña talla, con pelo muy blanco fino y corto, excepto en las orejas que son negras. El hocico es también negro y ocasionalmente lo son las extremidades de los cuernos y la cola” (39).

923


“Como animal económico y desde el triple fin de la leche, la carne y la carga, especialmente adaptado a las empinadas vertientes de la tierra templada; el blanco orejinegro ha sido un compañero fiel de los colonos antioqueños, de Norte a Oriente, tanto en las regiones cafeteras como en las nuevas labranzas, en las altiplanicies brillantes” (40). La familia Ospina fue la primera en importar al país las razas Durham ó Shorthorn y Normando (42). “Don Melitón Echeverri, siempre se preocupó por el mejoramiento del ganado y fue así como fue el primero en traer ganado de buenas características de Bogotá y el Tolima” (Padre Fabo). En 1862 se incrementa el Gramalote Imperial descubierto en el Río San Bartolomé del Departamento de Antioquia (43). En 1870 el desarrollo de la ganadería se frena con la crisis política del estado soberano del Cauca y sufre otra crisis en 1878 por la Guerra Civil (44). Las guerras traen consigo un retroceso, porque se saqueaban las haciendas, sobre todo los caballos, mulares y vacunos, tan necesarios para el transporte y alimentación de los soldados, se abandonaban los caminos y los triunfos logrados en el descubrimiento de drogas y tratamientos sufren otros aplazamientos. Asimismo, la llegada de revistas científicas de Europa que traían impreso, los adelantos en la ciencia y la técnica (45). Además, los empresarios que no tenían la misma ideología política de quienes desarrollaban la guerra tenían que esconder o trasladar el ganado y las bestias hacia parajes alejados de la civilización para que no fueran presa del ejército de turno. Para evitar la pérdida de sus semovientes, se veían obligados a pagar una contribución mensual mientras continuara turbando el orden público. Ahora bien, como el dinero en efectivo se agotaba en determinado momento, se precisaba vender el ganado gordo que era el único que tenía buen valor (46), y quienes no pagaban la contribución nacional de guerra eran llevados a las cárceles (47). Don Gabriel Arango importó en 1875, un toro de Holanda a Manizales, presumiblemente Holstein (48).

924


Don Justiniano Mejía, trajo de San Martín (Meta), el ganado San Martiniano, hoy San Martinero, de los seleccionados por los Jesuitas y de la Ceja (Antioquia) el Blanco Orejinegro en 1884 (49). La raza Durham X Aberdeen Angus entró a la región gracias a los esfuerzos hechos por los señores José y Francisco Jaramillo, quienes la establecieron en Pereira, de los importados por Don Benicio Angel (50). Los primeros ejemplares de la raza Durham fueron traídos de Bogotá por el señor José María Mejía en 1886 (51). A partir de 1875, época en que se crea una sucursal del Banco de Antioquia, el cual dura pocos años, se fundan empresas de importación y exportación y la arriería recibe un impulso muy grande por ser éste el único medio de transporte para movilizar los productos hasta y desde Honda, Cartago, Medellín y Facatativa (52). El descubrimiento, en 1899, por parte de Roes y Grassi de la responsabilidad del mosquito en la transmisión y propagación del paludismo, trajo consigo la esperanza de colonizar e incorporar a la producción, las mejores tierras (las planas y bajas) y para lograrlo se requería controlar y erradicar los mosquitos, objetivo que empezó a tener éxito con la llegada del DDT a principios del siglo pasado (53). Hacia 1894 llegan al país y a la región las primeras vacunas contra el cólera aviar y el carbón bacteridiano, las cuales consistían en cultivos microbianos viejos de los gérmenes patógenos responsables de la producción de éstas enfermedades (54). La excepción de los males presentados por las diferentes guerras que traen atraso y estancamiento a las distintas regiones, es Manizales, que debido a su posición estratégica, geográfica y militar, por su emplazamiento en la Cuchilla de Miraflores y sobre la ruta comercial que unía el Cauca con Antioquia, dichas guerras civiles la conviertan en centro de producción agropecuaria, comercial, industrial y asiento del gobierno militar (55). La Guerra de los Mil Días produjo un significativo cambio en el tipo de ganadería en Manizales, puesto que antes de la misma era un centro de aprovisionamiento de cerdos cebados y con ésta, se inicia la época de

925


mercadeo de partidas de ganado vacuno, caballar y mular que aumentan el precio cada día (56). La guerra además de fomentar la ganadería impulsó la banca, la industria y el comercio; se fundaron el Banco de Manizales y el Banco Antioqueño; se financió la construcción de la primera Planta Eléctrica y de la Trilladora Oriental. Trilladora Oriental

La llegada del siglo XX, auguraba un despegue en el desarrollo de las actividades pecuarias, continuando la dinámica iniciada en 1830, con la introducción del pasto Pará y la apropiación de tecnologías de otras regiones y países; nuevas razas de ganado y lo más importante, quizás, la llegada del alambre de púas y las grapas de Estados Unidos inventados hacia 1870, que permitieron efectuar el reemplazo de los costosos y obsoletos sistemas de división de potreros utilizados hasta ese entonces: chambas o zanjas de dos metros de ancho por metro y medio de profundidad, donde se dejaban crecer las malezas; las tapias, matas de cabuya, madera rolliza, piñuela, cercos de piedra; trayendo consigo diferenciación efectiva entre los cultivos de alimentos y pastos, además de la economía en materiales, espacio y mano de obra. Recién pasada la Guerra de los Mil Días, y alentados por los cambios presentados en las actividades pecuarias, el señor Lorenzo Jaramillo procedente de Antioquia, encargó a sus numerosos compadres, la adquisición para él de las vacas más lecheras Blanco Orejinegras de la región; vacas que se cruzaron con un toro Blanco Orejinegro Durham o Shorthorn importado de Inglaterra y comprado por su hermano Don Camilo en una de las ferias de ése país, adquirido luego por Don José Jaramillo quien se encargó de seleccionar y hacer el seguimiento al producto resultante del mencionado cruzamiento, producto llamado Azul y Pintado Caldense, ejemplares que presentaban un mejor desarrollo y mayor producción que el Blanco Orejinegro.

926


En 1906, el entonces Embajador en el Brasil, General Rafael Uribe Uribe, envió semillas de Puntero (Hyparrehenia rufa), también llamado jaraguá Uribe, apto para tierras cálidas y secas en las cuales no se comportaba bien el Pará (Pannicum purpurascens). De esta semilla le envió a Don Pedro José Mejía quien estableció potreros para 400 reses en “La Manuelita.” En 1910 Don Félix María Salazar, trajo de la Sabana de Bogotá varios ejemplares puros de Normando, además de impulsar exposiciones pecuarias, lo cual significó un aliciente para el desarrollo de esta industria. Durante el mismo año los señores Abel Mejía y Marco Piedrahita, importaron ejemplares Holstein procedente del Perú. Además de estos ejemplares, Don Manuel Félix María Salazar Jaramillo http://www.banrepcultural.com/ Mejía, realizó la importación de ejemplares Holstein de Estados Unidos y Don Manuel González, trajo varios ejemplares de Medellín de la raza Ayrshire (57). A fines del siglo XIX o a principios del veinte, se celebraba una feria ganadera en Pereira, cada 6 meses, que duraba 8 días, durante los cuales se celebraban fiestas, juegos de azar y bailes de garrote en las cercanías del Río Otún (56). La industria ganadera tenía varias funciones dentro de las cuales ocupaba cierta preferencia la cría de machos para bueyes, tan necesarios en el transporte de los productos, aunque en tierras cálidas los criadores de mulas para carga fueron más numerosos que los de bueyes, por su mayor ligereza y rusticidad; los bueyes eran más utilizados en invierno porque por la forma de sus pezuñas y su temperamento tranquilo podían salir de los pantaneros más fácilmente que las mulas. La importancia de estos semovientes inició su declinación cuando en 1922 y siendo Gobernador el General Pompilio Gutiérrez, fue inaugurado con célebres carnavales, el cable aéreo de 72 km. de longitud entre Manizales y Mariquita, obra iniciada en 1912 y que en un día transportaba hasta 2500 bultos de café y 1800 de mercancías (59). El cable fue construido por el ingeniero Inglés Jaime Lindsay (60).

927


A este proceso contribuyó también el ferrocarril inaugurado en 1927 con motivo de la celebración de la Exposición Industrial, Agrícola y Pecuaria (61) bajo el gobierno departamental presidido por el Doctor Daniel Gutiérrez y Arango (62). La construcción de las carreteras aceleró la desaparición de los bueyes y mulas; los sueños de grandeza de los pueblos de montaña empezaron a esfumarse ya que su importancia estaba íntimamente relacionada con la arriería. El Doctor Jaime Mejía decía que; “Las carreteras al extenderse y unir puntos facilitaron la fuga de sus habitantes hacia los centros más prósperos y vecinos.” (63). En el año de 1912 se inició en Caldas la organización de la primera ganadería especializada en la producción de ganado blanco orejinegro de buenas características, mediante el cambio que hizo Don José Jaramillo con Don Baltasar Cárdenas, de terneros por hembras y dentro de ellas hubo una de excelentes particularidades llamada posteriormente “La Azucena”, que fue la madre de la ganadería que en posteriores exposiciones ganó los primeros puestos (64). Manizales en ese tiempo era el distribuidor de mercancías, ferretería y cerveza Alemana; esta última distribuida por Don Alberto Mejía Henao en el Almacén “La Abeja” (65). En 1912 empezaron a cultivar y vender semilla de Yaraguá Peludo (Melinis minutiflora) en los planes de Neira; pasto que, en 1911, el General Rafael Uribe, le envió a unos familiares y amigos que residían en Manizales y tenían fincas en los planes de Neira; quienes dejaban florecer el pasto y en Noviembre se cosechaba la simiente que vendían a $5.00 la libra para las regiones aledañas, los Santanderes, Tolima, Valle y Antioquia (66). El pasto Micay (Axonopus micay) fue introducido a Santa Rosa de Cabal en 1912 cuya semilla era vendida por una comunidad religiosa (67). Dicha gramínea era muy recomendada para cultivarla en tierras frescas y húmedas; su multiplicación se vio favorecida por permitir una alta capacidad de carga, además de los óptimos resultados obtenidos en la ceba de vacas viejas (68). A La plata (Palestina) fue traída hacia 1915, de Santa Rosa de Cabal, por Don Jesús Giraldo Rodríguez quien después 928


le regaló semilla a los vecinos (69). En 1915 entró a la región la parafina que compitió con las velas de sebo y que produjo más de un dolor de cabeza a los ganaderos, actividad que producía pocos dividendos (70). Hacia el año de 1918 se inició en Neira la roturación de la tierra mediante la utilización de bueyes, para sembrar maíz, pasto y caña (71). Durante el año de 1925 se inició la roturación de las tierras de Santágueda y “La Finaria”, “San José” y “La Palmera” cultivando Micay con maíz y fríjol, que luego de 5 meses se cosechaban quedando establecida la pradera (72). Desde 1915 se inició la multiplicación del ganado cebú en el Departamento mediante la compra que hizo el Señor Karl Luchau, de Manizales, de un semental, media sangre cebú, al Señor Adolfo Held, quien había traído un toro procedente de la India (73). En 1920 Don José Abel Peláez, importó toros Normando de Francia para mejorar su ganadería Normando de la Hacienda “La Florida”, ubicada en el corregimiento de San Félix, Salamina (74). . El gobierno del General Pompilio Gutiérrez, se preocupó por el fomento pecuario por medio de las Ordenanzas 3, 4 y 9 de 1920; la primera, para aumentar el gravamen al degüello de hembras aptas para la reproducción, la segunda, ofreció pagar primas del 60% para la importación de reproductores Europeos y 50% para las hembras, la tercera, Ordenanza de implementó para estimular el consumo de carne ovina, librándola del tributo al degüello (75). Además de estas medidas del gobierno departamental, el Nacional pagó la tercera parte de los costos del transporte y el de Antioquia transportó gratis los ejemplares importados, desde Puerto Berrío hasta Medellín (76). El General Pompilio Gutiérrez, siendo Gobernador de Caldas, llevó a cabo la creación de la Oficina de Agricultura y Estadística Departamental (77).

929


En 1923, fue organizada una Feria Exposición Pecuaria, mediante los buenos oficios del Señor Rafael María Botero, Gobernador del Departamento (78). Durante el año de 1931, se sacrificaron en Caldas 90.963 cabezas de ganado vacuno con 18.092.296 Klgs. y 68.426 cabezas de ganado porcino con 5.131.950 Klgs (79). Según cálculos el Departamento contaba con 400.000 cabezas de ganado vacuno, 63.000 equinos y 70.000 cerdos (80). Los toros adultos de este ganado, pese a la corta talla, llegaron a pesar 500 Kilos y las vacas hasta 450 Kilos (82). Cuando se empezaron a construir las carreteras para la movilización del ganado durante largas jornadas, se le colocaban alpargatas de cabuya torcida en trenza, sujetas a las extremidades para que resistieran los viajes largos; estas alpargatas duraban 9 días que era el tiempo que se gastaba entre Mariquita y Manizales (83) y eran vendidos por Don Jesús Salazar en su Aalmacén “El Marne”. El objeto de la colocación de las mismas era protegerlos de las despeaduras. Las alpargatas eran traídas de Medellín y Guarne. El éxito de los capataces era el que menos ganado enzapatado trajera (84). En el año de 1928 vino Don Manuel Mejía, Bienvenida, a torear; los ejemplares faenados procedían del Valle del Cauca (Palmira), previo ensayo de Leví Laverde, quien fue el encargado de conducirlos hasta Manizales (85). La actividad ganadera, como explotación económica, no escapaba de las variaciones presentadas con el momento económico, es así como en 1920 y debido a la llegada del Banco Mercantil Americano, se presentó una verdadera invasión de libras esterlinas que forzaron el incremento del valor del ganado; durante estos periodos, los ganaderos se vieron estimulados a importar ganado, mejorar praderas y colonizar nuevas tierras. . Pero estos períodos de buenos precios no perduraban, puesto que venía la reacción y en el caso, del Banco Mercantil, luego de 2 años quebró y los deudores tenían que pagar sus acreencias en oro acuñado; el precio del ganado se contrajo hasta un nivel un poco más bajo que el anterior, estabilizándose luego hacia el año 24 y es así como en el 26, Don

930


Pedro García, vendía novillos gordos a $20.00 en su hacienda “San José”; estabilidad que prosiguió hasta la gran crisis del 30, en la cual, las vacas quedaron valiendo entre $5.oo y $10.oo, para luego, en el 34, estabilizarse el precio de las vacas entre $60.oo y $80.oo (86). El primer Veterinario graduado que arribó al Departamento fue el Doctor Roberto Cardona, en el año de 1930, graduado en la antigua Escuela de Agronomía y Veterinaria de Medellín, más o menos en esa época, pero posterior a la llegada del mencionado profesional llegó el Doctor José Velásquez Q., egresado de la Escuela de Bogotá; dicho profesional ha sido uno de los veterinarios más eminentes que ha tenido el país por sus importantes trabajos de investigación en Hematozoarios y Bacteriología y al establecimiento de una variedad de ganado criollo para tierra caliente (87). Durante 1928 se introdujo procedente de Africa al país, el Kikuyo (Pennisetum clandestinum) por los Señores Félix Restrepo y Marco Jaramillo, los cuales en un principio lo llevaron al Tolima. El señor Jaramillo, regaló semilla al maestro Guillermo Valencia, quien a su vez lo multiplicó en el Cauca, donde fue conocido con el nombre de “Pasto Valencia”. También lo trajo a Santa Rosa de Cabal, desde donde se expandió a la región (88). En el año 1930 fueron traídos de Popayán varios ejemplares Holstein, los cuales no gustaron por ser “Roñosos”, traídos por Don Pedro José Mejía Jaramillo (89). Del año de 1934, en adelante, la ganadería de Don Baltasar Cárdenas, ubicada en Neira, ya tenía nombre propio a nivel nacional y empezó a vender novillas y toretes para los departamentos del Tolima, Santander, Antioquia, Cauca y Valle (90).

Ganado Holstein

En 1933, el señor Rubén Cuellar, empezó a sembrar papa en el páramo. En este mismo año, fue creada la Sección de Agricultura y Ganadería del Departamento, dependencia de la Secretaría de Economía. El primer Jefe fue el ingeniero Agrónomo Martín Mira S., Sub.-Jefe Veterinario, el Doctor Jaime Castro Hernández, egresado de la escuela Veterinaria de la Universidad Nacional (91).

931


Hacia 1934, es adquirida por el Departamento, la Granja Agropecuaria “La Frontera”, hoy Cenicafé, organizando, en la misma, un puesto de monta con un burro catalán importado; un caballo reproductor llamado “Inca”, traído de Bogotá; toros Blanco Orejinegro, Azul y Pintado Caldense, cerdos Berckshire y Duroc Jersey; en 1940 adquieren toros Holstein, Normando y Red Polled (92). Los profesionales de la sección de ganadería del departamento, realizaron trabajos de gran importancia para la actividad ganadera; los principales fueron: (93) 1. Colaboración en la Campaña Nacional de Lucha Contra la Garrapata, la cual aportaba auxilios amplios, hasta de $200.oo para la construcción de bañaderas de inmersión. 2. Formulación y fabricación de la primera sal mineralizada de la región y el país, llamada “Mezcla Mineral Caldas”, por idea del Doctor Miguel Álvarez Jaramillo, que fue formulada para controlar el coto, deficiencia en yodo, endémica en la región. La sal era distribuida por los Almacenes de Provisión Agrícola Departamentales, que también fueron los primeros en el país, organizados por los Veterinarios Jaime Castro Hernández y Jorge Estrada Arango. Estos almacenes vendían herramientas agrícolas, drogas, vacunas, semillas y sal mineralizada. 3. Perfeccionamiento de planes sistemáticos de vacunación contra el Carbón Bacteridiano y Sintomático, Peste Boba, Gurma de los caballos y Rabia; esta última, detectada en la década del 20 y diagnosticada clínica y bacteriológicamente por el Doctor Velásquez Q., Septicemia Hemorrágica, en terneros, cerdos y cabras, Encefalitis Equina. 4. Campaña de información y tratamiento del parasitismo gastrointestinal y pulmonar; el grado de infestación y de mortalidad era altísimo, llegándose a presentar hasta el 100% de mortalidad de los terneros. Las drogas utilizadas eran el aceite de quenopodio, leche de higuerón, sulfato de cobre, tetracloruro de carbono y de etileno.

932


5. Organización de exposiciones agropecuarias con jueces de Bogotá y ganaderos de la región, conocedores de las razas. 6. Organización de puestos de monta en Manizales, Chinchiná, San Félix, Armenia, Pereira, Salamina y Manzanares. La principal dificultad del profesional Veterinario fue la incredulidad de la gente, la cual fue cediendo con los buenos resultados obtenidos mediante las campañas enumeradas, además de la utilización de las prácticas de asepsia y antisepsia. Pero los mayores adelantos en las ciencias médicas fue la llegada de las sulfas y la penicilina; la última inventada por Pasteur, cuya producción se masificó con la Segunda Guerra Mundial (94). En diciembre de 1936 y con motivo de la IV Jornada de Juegos Atléticos Nacionales y el Décimo Aniversario de la Reconstrucción de Manizales, se realizó una exposición pecuaria departamental. La Junta Organizadora estaba conformada por las siguientes personalidades: Presidente: Don Pedro Uribe Mejía Vicepresidente: Doctor José Restrepo Restrepo Vocal: Don José María Mejía Jaramillo Expositores: Segundo Calle y Juan de Jesús Cárdenas - Blanco Orejinegro Don José Sanint J. y Don Antonio Cuartas - Azul y Pintado Caldense Don Manuel Piedrahita - Holstein puro Hijos de Don José A. Londoño M. y Cía. - Holstein cruzado Francisco Jaramillo Ochoa – Red Polled Don Pedro Uribe Mejía - Suizo Moreno Don Alejandro Restrepo I., Jesús Maria y Juan Pablo Jaramillo Normando puro. Señores Jesús Maria y Juan Pablo Jaramillo - Normando cruzado Señores Demetrio Cruz y Estanislao Estrada - Cerdos Poland China Don Wenceslao Uribe - Cerdos Berckshire (95). .. Durante la misma exposición, fue condecorado el Señor Demetrio Cruz, por su labor de 70 años como arador de la tierra, preparación y entrenamiento de bueyes y gañanes, elaboración de yugos e

933


implementos (96). El Señor Cruz, llegó a la región en el siglo XIX, procedente de Cáqueza, Cundinamarca; sobrevivieron Don Gonzalo Cruz Urrea quien continuó hasta los 70 el difícil arte de su progenitor (97). En 1937, el Doctor Bernardo Mejía Henao, importó de Inglaterra, un toro Red Polled, para mejorar el ganado de su hacienda ubicada en Armenia; en ese mismo año, tenían ejemplares de ésta raza los señores Roberto Tobón en Manizales, Don Gonzalo Mejía en Salamina y Don Francisco Jaramillo Ochoa en la Virginia (98). En 1930, empezó a propagarse el cuatrerismo en las tierras de Santágueda, por la construcción de la carretera (99).

Croquis de la Actual Carretera a Santágueda

Consideramos justo reconocer el trabajo de los veterinarios empíricos, tan ligados al progreso pecuario de la región y el país. Aquí, en Manizales, se encontraba el señor Luís Gómez, llamado “Jerrico”, quien gozaba de buena fama para el tratamiento de los animales, (100); lo mismo que los señores Julio Gómez, Juan Pablo Jaramillo y Ramón Serna (101). Además, el señor Manuel Tiberio Estrada, quien castraba y realizaba curaciones de cojeras y “mataduras” de caballos y bueyes. Pero en general todos los ganaderos tenían conocimientos sobre como calmar y curar las dolencias más comunes de los animales (102). Los veterinarios empíricos empezaron a desaparecer con el invento de las vacunas; de estas, las primeras venían en forma sólida y de

934


aplicación subcutánea, contra el Carbón Bacteridiano. Luego, hacia 1920, empezaron a llegar las agresinas y vacunas líquidas, fabricadas por el Instituto Pasteur de París, que eran distribuidas por el Almacén París (103). También contribuyeron a su desaparición las sulfas y primeros antibióticos (penicilinas y estreptomicina) (104). A partir de 1930, empezaron a llegar las esporovacunas y rayobacterinas y durante esa década en el país, se inicia la producción de vacunas contra el Carbón Sintomático y Bacteridiano, por medio del Instituto Nacional de Higiene, hoy Instituto Nacional de Salud (105). La distribución de estos productos se hacía por intermedio de los siguientes establecimientos de Manizales: Almacén París, Farmacia de Alfonso Duque y Cía. Farmacia de Fernando Calle V. y Almacén de Provisión Agrícola del Departamento (106). Las razas de cerdos predominantes en la región eran, el Poland China, el criollo, Berckshire; ejemplares rollizos de tocino grueso por la gran demanda de manteca de cerdo, demanda que empezó a ceder con la producción de grasa vegetal a gran escala durante la década del 40 y las campañas contra el consumo de las grasas animales (107). La industria ovina a pesar de las muchas campañas que se han hecho para su fomento y multiplicación, no ha contado con la aceptación necesaria, debido entre otras cosas, a la falta de consumo de su carne en la región y a los naturales enemigos de los corderos; (gallinazos, zorros, perros y el robo por el hombre) (108). Es así como en 1936 el Departamento tenía la Granja Ovina “Termales”, surtida con ejemplares criollos comprados en el Tolima, además de un núcleo Merino Rambouillet, importado de Francia en 1937; pero debido a que los corderos nacidos de los padrones puros morían al nacimiento, este núcleo pasó a engrosar el rebaño de la naciente Cooperativa Ovina de Marulanda, conformada gracias a loa esfuerzos de los señores Faustino y Gonzalo Mejía Jaramillo, con sede en la finca “El Alto de la Virgen” (109). El primer Veterinario que prestó servicios a la granja “Termales” fue el Doctor Bernardo Salazar (110). La granja contaba con praderas pobladas por espartillo (Calamagrostis Spp) y la plegadera (Archemilla orbiculata) y se iniciaron ensayos de aclimatación y estudio de comportamiento de 935


los pastos siguientes: Azul Orchoro (Dactylis Glomerata), Falsa Poa (Holcus lanatus), Festuca (Festuca Arundinacea), Agrostis (Agrostis Alba), Oloroso o Riqueza (Anthoxantum Odoratum) y Kikuyo (Pennissetum Clandestinum) (111). En el periodo comprendido entre los años 1939 y 1940, el señor Andrés Escobar, empezó a traer ganado comercial y toretes cebú puros de la Hacienda Jesús del Río (112). En 1939, el único lote conocido en Kikuyo era de 40x40 metros, en la Hacienda “Tesorito”, propiedad, en ese entonces, de Don Eduardo Escobar, hoy Granja Tesorito de la Universidad de Caldas (113). La Secretaría de Agricultura fue creada mediante la Ordenanza número 29 del 31 de Mayo de 1939 (114) y su primer Secretario fue el señor Arturo López, quien impulsó la naciente entidad (115). Contaba básicamente con un Ingeniero Agrónomo Jefe y 4 Agrónomos de Zona y un Veterinario Jefe; el primero fue el Doctor Jaime Castro Hernández y 4 Veterinarios de Zona, Doctores Jorge Estrada Arango, Miguel Álvarez Jaramillo, Hernando Durán Alarcón y Diego Villegas Toro; sus funciones profesionales eran las de atender la Estación Agropecuaria y los Puestos de Monta (116). Mediante la Ordenanza 7 del 21 de Junio de 1945, se implementó la fundación, instalación y dotación de la central ganadera con los siguientes objetivos: 1. Estudio de la patología de la región. 2. Cría y selección de reproductores destinados al incremento y mejoramiento de la actividad ganadera. 3. Inseminación artificial. 4. Alimentación gratuita de reproductores. 5. Estudio de raciones económicas, apropiadas para obtener el incremento de la producción lechera. 6. Estudio de multiplicación y distribución gratuita de pastos propios para la zona. 936


7. Incremento de la industria porcina. 8. Demostración práctica sobre lechería, cría y manejo de animales en general (117). En el mismo año adquirió el departamento la finca “La Romelia” a instancias del Doctor Miguel Álvarez Jaramillo y siendo Secretario de Agricultura el señor Eduardo Correa Uribe, pero esta granja, una de las más representativas para las tierras de ombligo fue vendida a la Federación Nacional de Cafeteros en 1956, por el entonces Secretario de Agricultura, Doctor José Aristizabal Estrada (118). En la década del 40, hizo su aparición la sulfaetilamina y luego las penicilinas. Los precios de estos productos eran altísimos por la producción reducida que se implementó para curar las heridas de las víctimas y soldados de la Segunda Guerra Mundial. La presencia de estos productos, marcó el inicio de las grandes conquistas de las ciencias médicas y quirúrgicas (119). En 1945, el movimiento de ganado desde las sabanas de Bolívar hacia el Departamento de Caldas, fue vía la Dorada, 34.726 hacia Antioquia, vía la Trocha, 30.859 y vía Puerto Berrío, 35.000. El transporte fluvial se hacía en lanchones de tres pisos hasta Puerto Berrío y la Dorada; y de Puerto Berrio a Medellín en tren, lo mismo que de La Dorada a Mariquita para proseguir la marcha hacia Manizales (120). En 1949, empezó en la región la ganadería de “Dos Gutiérrez”, de ganado de lidia, propiedad del Doctor Ernesto y Don Hernán Gutiérrez Arango, mediante adquisición hecha a Don Pepe Estela, de vacas y toros comprados al Doctor Gonzáles Piedrahita y a Doña Clara Sierra (121). El 27 de Julio de 1952, se les permitió la importación de 2 sementales y 14 becerros y el 20 de Septiembre de 1954, se importaron 30 vacas de la ganadería de Don Antonio Urquijo de Federico (línea Murube) (122), se eliminó el ganado existente hasta entonces y siguieron su programa con ganado de esta línea pura (123). El 23 de Agosto de 1953, se presentaron en la primera novillada donde alternaron el rejoneador lusitano Alberto Luís López, quien lidió el novillo marcado con el número 20 de nombre “Relámpago”, de muy buena casta, alternando con los toreros Pepe Cáceres y Ramón Rodríguez (124).

937


Don Pedro Luis García, empezó a traer ganado cruzado con cebú en 1950, de La Dorada y a fines del 53, empezó a comprarlo en Montería y Tierralta (Córdoba). El Río Sinú lo cruzaba el ganado con bueyes de guía que trazaban la ruta en el rio y servían de dique para que los novillos no fueran arrastrados por el mismo y su número variaba de acuerdo a la partida. El itinerario era de Montería a Chinú por carretera y de allí a Magangue por una trocha en 11 jornadas; de allí a La Dorada en barco, entre 8 y 11 días según estuviera de agua el río Magdalena; los animales lo único que tomaban era agua y eran bañados diariamente; el ganado gordo era vendido en La Dorada y en Manizales y el flaco se vendía a ganaderos para cebarlos en sus fincas (125). Antes de la llegada de los productos para controlar el nuche y la garrapata, el hato blanco orejinegro, era el más numeroso por sus cualidades de rusticidad y la muy notable resistencia a estos parásitos, y al observar un hato eran precisamente los ejemplares vacunos menos infestados por el nuche. En estas tierras de ombligo era tal el grado de infestación por el nuche, que el ganado hedía y se percibía, en las fincas cercanas a Manizales, verdaderas nubes de moscas y tábanos revoloteando por encima del ganado (126). En Victoria estaba, hacia 1952, la única ganadería del Departamento con ganado cebú registrado en la respectiva Asociación, pastaba en la “Hacienda Balmoral”, propiedad de los señores Heli y Jorge Rubio (127). En Manizales, el Matadero moderno junto con la nueva Plaza de Ferias, fue construido por idea del Veterinario Jorge Estrada Arango y el Gerente de las Empresas Públicas, el señor Gabriel Jaramillo Arango. El proyecto fue presentado al Concejo Municipal hacia 1949 por el edil Antonio Ángel Á. La capacidad del matadero era de 150 reses faenadas por hora y se inauguró en 1958 (128). Hacia 1954, el 70% de las praderas de La Dorada y Victoria, estaban constituidas por Puntero (Hiparrhenia rufa) y empezaron a utilizar el matamalezas con buenos resultados (129). Los vacunos sacrificados durante ese año en el Departamento, fueron 128.782 machos y 35.549 hembras, para un total de 164.331 animales. En Porcinos 66.027 y 49.800 hembras para un total de 115.827 animales (130).

938


Según el Doctor Arturo Botero Hoyos, la importancia del BON empezó a declinar con la llegada al país del Neguvón hacia 1956, el cual, al controlar moscas, tábanos y garrapatas, desaparecía en parte, la ventaja del Blanco Orejinegro, sobre las razas Europeas (131). Don Juan de Jesús Cárdenas, aduce que la importancia del BON, se vino a menos, precisamente por una de sus grandes cualidades, cual es la mansedumbre, que lo hacía presa fácil de los cuatreros (132). Pero es lo cierto que con la especialización de la ganadería, el ganado de doble propósito es desplazado por las nuevas razas y los ejemplares traídos a la región y sus cruces eran siempre tenidos en las mejores praderas. Además, en ningún momento en los cruces, se tuvo en cuenta el aporte de rusticidad y mansedumbre que imprimía el Blanco Orejinegro y sus cruces con otras razas (133). Don Pedro Luís García, cuenta la anécdota de que para completar un lote de novillos cebados, traídos de la costa, lo hizo con un Blanco Orejinegro, que fue mantenido en las mismas condiciones que el foráneo y con una edad de 23 meses, fue la cabeza del lote, con un peso en báscula de 460 kilos (134). El 20 de mayo de 1952, se constituyó el Fondo Ganadero de Caldas, siendo Gobernador, el Doctor Bernardo Mejía Rivera, con aportes del Departamento de Caldas, los señores José Aristizabal Estrada, Roberto Ochoa Ángel, Jorge Ocampo García, Federico Mejía Trujillo, José Sanint (mayor accionista entre otros) y el primer Presidente de su Junta. El 30 de Septiembre, del mismo año, se aprobó la primera solicitud del señor Jesús Antonio Escobar Restrepo. El ganado era y es actualmente adquirido en la región y en la feria de Cartago, teniendo en cuenta que la raza de ganado requerida para los valles de los ríos Magdalena, Cauca y Risaralda es el cebú y/o sus cruces (135). En 1953, Don Bernardo Londoño Jaramillo, introdujo varios toros puros Normando de la Sabana de Bogotá (136). Con la construcción de las carreteras, se empezò, paulatinamente, a menguar el uso de los caballos, de los cuales había para toda clase de servicio, desde los famosos teques o reques, utilizados para cargar arena y materiales para construcción, hasta los caballos finos de paso

939


colombiano, pasando por los trotones galoperos y trochadores. También, los caballos de carreras, que competían, en un principio, desde el Parque de los Fundadores hasta “Gibraltar”. Luego, desde la edificación llamada hoy Bellas Artes, hasta el antiguo “Lago de Aranguito”, pista que se acabó con la construcción de la Avenida 12 de Octubre, inaugurada con motivo de la celebración de las fiestas del Centenario de Manizales. Los caballos estuvieron muy ligados a las actividades humanas y es así como eran famosas las cabalgatas para acompañar a los recién desposados, para los bautismos y también, para recibir a los políticos y los personajes de la vida nacional. Los mejores ganaderos poseían, también, los mejores caballos, de los cuales merece mención los Señores Pedro José Mejía Jaramillo, buen criador y montador, Don Justiniano Mejía, Don Octavio Gutiérrez, gran montador, los Álvarez Robledo, hijos de un señor llamado “El Mochito Álvarez”, Don Víctor Rivera de Neira, Don Baltasar Cárdenas, los Hoyos Robledo, El Doctor Alejandro y sus hermanos, Gonzalo y don Guillermo Hoyos Robledo, Don Francisco Jaramillo, propietario del caballo “Marinero”, a decir los entendidos, el mejor caballo de paso fino que haya pisado nuestra comarca (137). El caballo negro de “La Esmeralda”, de don Arturo Ocampo Mejía, el mejor reproductor de caballos del cual salieron grandes campeones, padre de “Pampero”, campeón en las Ferias de Sincelejo, Medellín y gran campeón en la Feria Nacional de Bogotá; en las ferias de Manizales de 1955 ó 1956, se presentaron 31 yeguas y las 4 finalistas eran hijas del caballo negro de “La Esmeralda”(137).

Nota: La bibliografía de este artículo, la encontrará en el siguiente número.

940


Memoria Gráfica

Estadio de Manizales 1928 - 1932

Construcción Estadio - 1935

941


Construcci贸n Estadio - 1935

Estadio de Manizales - 1936

942


Inauguración Estadio - Juegos Nacionales - 1936

Panorámica del Estadio Fernando Londoño - 1978

943


Fotografía Aérea del Estadio Palogrande - 1996

Fotografía Aérea del Estadio Palogrande - 1998

944


Archivo Historial Nº 90  
Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you