Page 1

shhh‌

mauro gathi-k


a Gabriela Martin


perspectiva‌


colectivo


acto fallido


alianzas


sĂşper yo


final


hacia‌


desalojo


estertor


plazos


grรกvido


oprobio


nefasto


ipso facto


migra


atardecer oscuro


juego


ruptura


ironĂ­a


eslab贸n


telĂşrico


causalidad


precipitado


cuesta


ausencias


acumulaciones


inalcanzable


suicidio


desencuentro


sin salida


acopio


nimiedades‌


artrosis


carcoma


cesรกrea


sarcasmo


piro


momificaci贸n


ultimรกtum


equĂ­voca insistencia


alta voz


quimera


zanquista


malabares


desenfreno


deshilado


en la oscuridad del silencio


vanidad


desespero


larva


silenciosamente


licor


careta


decapitado


caída


flaqueza


fuera de contexto


insecto


pavo real


orgĂ­a


perspicacias


azar


des


panorama...


irremediablemente


cadena


equidad


a propósito…


detrรกs el silencio


desolaci贸n


bosquejo


desnudez


ilera


mitol贸gico


viruta


cuadrado


miope


espectro


telar


tapiz


amanecer


callejuela


ritual


persistencia


utopĂ­a


mauro gathi-k logra con shhh poner visualmente el acento en la incomunicación… Al igual que los usuarios del lenguaje en el diario transitar, los estériles y anodinos morfemas se debaten como moléculas contaminadas en una lid sin sentido. La actualización de este texto por ende, desafía nuestra precaria realidad de hablantes en un mutismo de desesperación y las expectativas… chillonas pretensiones de lector acostumbrado a la linealidad del discurso y el imperio referencial de lo lingüístico, se fragmentan para dar paso a una nueva interrogante… Tal como decía Nietzsche en De Aurora: “Siempre que los hombres de las primeras épocas introducían una palabra creían haber realizado un descubrimiento, haber resuelto un problema. (…) Ahora, para llegar al conocimiento, hay que ir tropezando con palabras que se han hecho duras y eternas como piedras”, gathi-k con su “no decir”… no pretende realizar descubrimientos y menos otorgar respuestas, más bien busca pulverizar la percepción de los que se dicen descubridores. Desde Deisler que el norte grande no fisura en poesía el imperio de la palabra para dar paso a la imagen y su potencial semiótico. Esta apuesta que juega todas sus fichas al vacío del decir es para ediciones Cinosargo, la máxima expresión del silencio… el resto amigos míos… es literatura.

Daniel Rojas Pachas Escritor y editor de Cinosargo

Shhh