Page 8

Arquitrave Nº

46, Diciembre de 2009

nosotros los japoneses vivimos sin sentir ninguna incongruencia en relación con la mezcla religiosa. Habrá varias maneras posibles de explicar a qué se debe la formación de esa estructura mental japonesa, pero sin duda han influido elementos geográficos e históricos, entre los cuales se pueden mencionar: la posición marginal del país en el Este del continente asiático, su clima lluvioso y húmedo por estar en la zona del monzón, y el hecho de haber formado parte de la poderosa civilización china. Algunos investigadores buscan la razón en la visión panteísta de los japoneses. De todos modos una de las características de la cultura japonesa es la convivencia de distintos valores o criterios, que se observa en cualquier actividad humana, sea en la poesía, en el teatro o en la religión, como ya hemos señalado. 2 Han pasado casi ciento treinta años desde la aparición de Shintaishi-sho, durante los cuales la poesía japonesa se ha transformado notablemente a medida que avanzaba la modernización del país y cambiaba la situación política y cultural del mundo. Shintaishi quiere decir literalmente “el poema al estilo nuevo”, o sea occidental, aunque conservaba en parte lo tradicional y estaba escrito en lenguaje literario y compuesto de versos de cinco y de siete sílabas. Esa poesía nueva captó el corazón de los jóvenes produciendo muchos seguidores, entre ellos estaban los poetas románticos como Touson Shimazaki, Kyuukin Susukida, Ariake Kambara y Hakushu Kitahara. Al entrar en el siglo XX, acontecimientos históricos violentos como la Primera Guerra Mundial o la Revolución Rusa, no podían dejar de afectar la poesía japonesa, los pensamientos 8

Arquitrave46  
Arquitrave46  
Advertisement