Issuu on Google+

Residual y la problemática de la basura* Paulina Cornejo / Gonzalo Ortega

El proyecto Residual / Intervenciones artísticas en la ciudad es una propuesta conjunta del Goethe-Institut Mexiko y el Museo Universitario de Ciencias y Arte MUCA Roma que se desarrolló a lo largo de más de dos años de intenso trabajo. La cercanía física de ambas instituciones motivó el inicio de la colaboración con dos objetivos principales: la realización de proyectos que se insertaran en el entorno social y urbano, y la atención al tema de la sostenibilidad ambiental. La temática significaba un reto importante debido a las enormes implicaciones y a la necesidad de acotarla a asuntos más específicos para evitar perdernos en la inmensidad de sus variables, por lo que decidimos enfocarla a las cuestiones específicas de urgente solución en la ciudad de México, resaltando de manera inmediata los asuntos relacionados a la generación y manejo de la basura. En el año 2008 el contexto de los residuos sólidos urbanos se mostraba especialmente complejo debido a la multiplicidad de factores e intereses cruzados que en este tema convergían. La crisis era el resultado de décadas de manejo irresponsable de desechos que pusieron en evidencia el fracaso e insostenibilidad de los sistemas urbanos de recolección y acopio, situación que se agravaba por el acalorado debate en torno al cierre del relleno sanitario de Bordo Poniente, símbolo de la pugna política entre gobiernos de distintas facciones, y por la existencia de una la ley local de separación de residuos desde los hogares que, a pesar de haber entrado en vigor desde 2004 y de las campañas realizadas, no mostraba aún una efectividad perceptible.                                                                                                                           *

 El  presente  texto  forma  parte  de  los  contenidos  del  catálogo  Residual  /  Intervenciones   artísticas  en  la  ciduad  que  será  publicado  en  octubre  del  2010.  


Paradójicamente, conforme se fue acotando la temática, nos percatamos más de sus enormes alcances políticos, económicos, culturales, urbanos y sociales. Por esta razón se decidió plantear un proyecto que buscara, a través de cada una de sus propuestas artísticas, compartir una visión constructiva que sugiriera alternativas e incidiera localmente en torno a la problemática, lo que se dibujaba como una estrategia distinta, tanto en el panorama artístico mexicano como en el de la gestión de los residuos sólidos. Conforme a lo anterior el ámbito temático de Residual debía enfocarse en la basura, pero sobretodo en la necesaria participación de todos los miembros de la sociedad para la solución del problema. Ello requería asumir una sana distancia de los señalamientos de culpabilidad o la crítica hacia las gestiones administrativas, y exigía una noción más amplia respecto a la responsabilidad de la población como consumidora. Con esto en mente iniciamos una extensa investigación de los antecedentes históricos con el fin de reunir la mayor cantidad de información posible en torno a la generación y gestión de los residuos en el Valle de México. Esto conllevó la búsqueda de las posibles soluciones existentes, visitas a tiraderos, rellenos sanitarios, plantas de reciclaje y otras de tratamiento de residuos, así como numerosas entrevistas con especialistas que desde sus campos de acción específicos se vinculaban a la materia. De acuerdo a esta lógica se planteó Residual como un proyecto de arte que, a partir de su interacción colectiva, buscaría constituirse como un agente o alternativa de cambio, que aportara soluciones creativas para el manejo responsable de residuos y fuera capaz de insertarse en contextos sociales de la ciudad de México, mayoritariamente dentro de la Delegación Cuauhtémoc. Se evitaría entonces señalar las fallas y omisiones administrativas para enfocarnos en generar una conciencia de responsabilidad compartida a todos los niveles de la sociedad en torno al problema de la generación y manejo de residuos, mediante iniciativas que, si no eran susceptibles de traducirse en la sensibilizacion y mejora


de los hábitos de la población, al menos serían capaces de cambiar la actitud imperante de indiferencia. Así pues, decidimos que los proyectos que formarían parte de Residual debían asumir al arte como una herramienta de comunicación y negociación, que por su condición autónoma brindara la posibilidad de invitar a participar y a dialogar a diversos actores de la sociedad en torno a la situación de la basura, sin necesidad de anteponer sus intereses particulares y con miras a construir esquemas sustentables y efectivos desde lo local. Las propuestas se insertarían activamente en contextos sociales y funcionarían como catalizadores de cambio, identificados no sólo por desarrollarse para un espacio y en torno a un tema específicos, sino por su carácter participativo y procesual, donde la colaboración de las comunidades en las que se insertaran debían ser un componente esencial. Un aspecto que ha definido a creadores de distintas generaciones en el mundo, y que llamó nuestra atención por su capacidad e interés de motivar dinámicas sociales que mejoraran las condiciones de vida de la gente. Por cuestiones prácticas y con miras a tener un mayor grado de efectividad acotamos las propuestas de Residual a la Delegación Cuauhtémoc, la más transitada de la ciudad, y al campus de la Universidad Nacional Autónoma de México. Posteriormente nos dimos a la tarea de buscar ocho artistas, cuatro mexicanos y cuatro alemanes, que tuvieran experiencia en la realización de proyectos para sitio específico, con temáticas ambientales o ámbitos sociales, a quienes se les invitó a realizar propuestas constructivas capaces de detonar diálogos e intercambios, cuyo impacto pudiera contribuir tanto a mejorar el manejo de la basura como a recuperar los espacios públicos y/o fortalecer del sentido de pertenencia de la comunidad. Todos ellos aspectos que encontramos relacionados con el tema y que considerábamos debían ser atendidos desde lo local.


Artistas y proyectos Finamente entre los meses de abril y septiembre de 2009, y después de recibir ocho propuestas, invitamos a participar a los artistas mexicanos Eduardo Abaroa, Raúl Cárdenas, Minerva Cuevas y Claudia Fernández. Para la parte alemana contamos con la co-curaduría de Sabine Maria Schmidt del Museo Folwang de Essen, con quien seleccionamos a Tue Greenfort, Pia Lanzinger, Thomas Stricker y Ulrich Genth & Heike Mutter, todos ellos nacidos o radicados en Alemania, quienes realizaron viajes de investigación al Distrito Federal con el objetivo de comprender mejor el contexto de la ciudad y las condiciones en cuanto al manejo de la basura. La propuesta de cada uno de estos artistas provino de un legítimo interés en contribuir a la generación de un sentimiento de responsabilidad compartida que motivara un cambio de actitud y pudiera desembocar en una mejora en las condiciones de vida de los capitalinos. De aquí que algunas iniciativas sugirieran alternativas concretas para el manejo de los residuos en contextos específicos de la Delegación Cuauhtémoc, como el módulo de separación de residuos en Santa María la Ribera, la planta para compostaje en Tlatelolco, o el puesto de comida con alternativas ecológicas para la venta de alimentos; otras se adentraran al campo de la investigación como el faro que genera su luz a partir del gas metano o el aislamiento y estudio de microorganismos biodegradadores de plásticos; otras buscaran ser una plataforma de diálogo entre especialistas como el Instituto de la basura; y finalmente las que procuraban el reconocimiento de la ardua labor de las personas que mantienen limpias nuestras calles como el carnaval de la basura o las piezas en colaboración directa con los barrenderos del Centro Histórico. Adicionalmente, y como complemento a cada una de las instalaciones y procesos realizados, se pensó en un ambicioso programa de actividades educativas que mantuviera vivas las propuestas en los lugares en los que se desarrollaran, así como en la página electrónica, su principal herramienta de difusión. Así pues, el


sitio de Residual se planteó como una plataforma integral que no sólo brindaría una visión detallada de los proyectos, la documentación de sus procesos y las problemáticas específicas que abordaban sino que, con miras a lograr una mayor efectividad, pondría a disposición de los usuarios información de interés, reflexiones críticas de destacados especialistas, guías para mejorar las prácticas ambientales y hasta un directorio de centros de acopio y reciclaje en la ciudad de México. Finalmente, se puede decir que las ocho propuestas realizadas buscaron consolidarse como acciones de cambio que trascendieran el carácter geográfico y temporal de Residual, procurando incluso su continuidad una vez finalizado el proyecto, tanto a nivel de investigación y de operación en los sitios en los que se desarrollaron, como por su capacidad de trascender su especificidad / microescala para replicarse y adaptarse a las condiciones de otros sitios dentro o fuera de la ciudad.

Proyecto colectivo de inserción social El carácter eminentemente colectivo de Residual terminó por definirlo como un proyecto de inserción social y comunitaria, el cual debía traducirse en propuestas para intervenciones artísticas públicas -físicas, mediáticas o impresas- mediante la participación de distintos grupos, desde académicos interesados en el estudio de la basura, vecinos de las zonas donde se llevarían a cabo, personas con poder de decisión que ocuparan cargos públicos, o incluso empleados del servicio público de limpia. En este sentido, cabe destacar la estrecha colaboración mantenida con especialistas de

la UNAM, provenientes de campos tan diversos como

Edafología, Química, Arquitectura, Ingeniería, Óptica y Microondas, o Ciencias Políticas y Sociales, quienes generosamente compartieron sus conocimientos para


hacer de nuestras propuestas alternativas viables e informadas, a la par que brindar asesoría técnica especializada para realizarlas de manera conjunta. Por último, queremos señalar que la materialización de un proyecto de estas características en el marco de la ciudad significó un gran reto que, por sus alcances, exigió la participación de numerosas personas, instituciones, empresas y organismos públicos y privados que lo hicieron posible. Por ello, no podemos dejar de mencionar nuestra enorme gratitud a quienes apostaron por esta compleja iniciativa, al facilitar el camino y compartir la creencia de que la solución al problema de la basura no radica únicamente en la imposición de una norma sino en la sensibilización de la sociedad.

www.residual.com.mx


Residual / Intervenciones artísticas en la ciudad