Page 9

ANTECEDENTES

tura del Norte), Inspección 37ª de Policía (Prefectura del Nor-occidente), y en la Inspección 45ª de Policía (Prefectura del Occidente). En cuanto a los comestibles, se determinó que los alimentos preparados y las frutas debían expenderse en puestos fijos. Para tal fin se les clasificó en tres categorías: los preparados, que eran aquellos alimentos que se expendían en el mismo lugar de su elaboración; los empacados, los cuales eran los alimentos sometidos a un proceso previo de elaboración, y las Frutas. Se prohibía la venta de toda clase de comestibles en las áreas aledañas a los lugares históricos, museos, iglesias, clínicas, oficinas públicas, cementerios y aquellos otros sitios que la autoridad de policía estimara inconveniente, quedó terminantemente prohibido el uso de asadores portátiles en las vías, plazas, parques y jardines públicos y, a todos los vendedores ambulantes se les prohibió su ubicación en sitio fijo en forma permanente. Así mismo, a las autoridades de salud pública de Bogotá se les autorizaba para tomar muestras, decomisar o desnaturalizar los alimentos o sustancias alterados, contaminados, adulterados o falsificados, con el fin de determinar el estado de estos alimentos. Las disposiciones previas a la creación del Fondo de Ventas Populares organizaban la actividad a través de algunas reglas y prohibiciones al conjunto de los vendedores ambulantes y estacionarios; en el transcurso de este período también se presentaron reglamentaciones específicas de acuerdo con cada gremio, actividad o tipo de mercancía, como por ejemplo la de los fotógrafos ambulantes5 o las normas relacionadas con el expendio de pólvora en la ciudad6, como casos excepcionales.

ANTECEDENTES INSTITUCIONALES: EL FONDO ROTATORIO DE RESTAURANTES POPULARES El control institucional sobre las ventas ambulantes, había estado repartido en diferentes instancias distritales principalmente en aquellas oficinas o entes dependientes de la Secretaría de Gobierno Distrital, como lo vimos en los decretos 76 de 1950, 380 de 1963, 227 de 1964 y 78 de 1970. Esta función es ratificada por medio del Decreto 908 de septiembre 19 de 1969 “Por la cual se reorganiza la Secretaría de Gobierno Distrital” y en la que se le asignó dentro de las funciones de las inspecciones, dependientes estas a su vez de la Prefectura de Control Urbanístico y perteneciente a la Secretaría de Gobierno, la siguiente: “dar curso a las solicitudes sobre ventas y oficios ambulantes y hacer cumplir las normas establecidas para dichas actividades, manteniendo actualizados los registros y localización de los vendedores que funcionan en la ciudad”; también se estipulaba dentro de las funciones de las Alcaldías Menores, la de “cumplir comisiones civiles, practicar inspecciones oculares, asistir a audiencias y ejercer control sobre vendedores ambulantes, establecimientos públicos y especulación”. Así mismo el Decreto 0677 de 1972 delegaba por desconcentración en las Alcaldías Menores algunas funciones específicas entre las que se encontraba “Vigilar y controlar las ventas ambulantes, aparcaderos, y las obras que emprenda la administración Distrital en materia de ornato y embellecimiento dentro de su respectivo territorio”7. Aunque desde tiempo atrás había sido la Secretaría de Gobierno y/o sus dependencias, los encargados de cumplir con las funciones relacionadas con el control y la vigilancia a los vendedores ambulantes de la ciudad, es curioso observar que el antecedente institucional más cercano al Fondo de Ventas Populares, se ubique como una entidad dependiente dentro de la Secretaría de Salud Pública.

FONDO DE VENTAS POPULARES 1972 - 2006

5

Decreto 380 de 1963 de abril 20. ”Por el cual se reglamenta los permisos para fotógrafos ambulantes”.

6

Como por ejemplo los siguientes decretos: Decreto 226 de octubre 20 de 1942 del Alcalde “Por el cual se reglamenta el expendio de pólvora para juegos de artificio y juguetería, por medio de vendedores ambulantes”; el Decreto 700 de 1952 de diciembre 5 “Por medio del cual se reglamenta el expendio de pólvora para fuegos artificiales, juguetería, tarjetas y árboles de navidad, por medio de vendedores ambulantes”; y el Decreto 907 de diciembre 10 de 1962 “Por el cual se autoriza el expendio de pólvora y artículos pirotécnicos, durante la época navideña, en una determinada zona de uso público”.

21

Historia del Fondo de Ventas Populares