Page 8

HISTORIA DE LA ADMINISTRACIÓN DISTRITAL DE BOGOTÁ

damiento, 748 puestos; los vendedores ambulantes o maneros, debían portar sus artículos en una cartera de mano o caja de madera cuyas dimensiones no podían pasar de 0.60 centímetros por 0.40 centímetros de ancho y se les prohibió estacionarse en sitios determinados. Dicha reglamentación se extendió a los andenes y vías públicas de la ciudad de Bogotá, en las zonas comprendidas entre la Avenida Primera y la calle setenta y dos y entre la carrera Primera y la carrera 20 donde se prohibió la venta de toda clase de artículos en catres, mesas, cajones o similares, en los andenes. Las disposiciones específicas sobre sanidad, en especial sobre artículos alimenticios continuaron en esta norma, quedando prohibida la venta en cualquier vía pública de la ciudad de toda clase de carnes, chicharrones, fritangas, o artículos similares, la trituración de corozos, almendras, nueces, etc., los mandamientos y la preparación de tajadas de frutas en las vías públicas y reglamentándose que las autoridades de Salud Pública, podrían tomar periódicamente muestras de los alimentos, frutas, bebidas, etc., para someterlos a exámenes de laboratorio, prohibir la venta y decomisar o desnaturalizar los alimentos o sustancias adulteradas, contaminadas o dañadas. A partir de la vigencia de este Decreto se debía llevar en la Sección de Alcaldías Menores, Inspecciones y Patentes de la Secretaría de Gobierno, los libros de registro de vendedores ambulantes, en donde se anotarían datos como el número de la licencia, término, nombre del vendedor, retrato, huellas digitales, artículos para la venta, domicilio, cédula o tarjeta de identidad y demás anotaciones que a juicio de la Secretaría de Gobierno fueran necesarios. Para el año de 1970 una nueva reglamentación sobre el tema4 dispone la clasificación para los vendedores en Ambulantes y Estacionarios pero esta vez con su respectiva definición, de la siguiente manera: a.

Estacionarios. “Se entiende por vendedores estacionarios aquellos que para expender sus mercancías se colocan en los sitios determinados mediante Resolución por la Secretaría de Gobierno, dentro de las zonas previamente señaladas por el Departamento de Planeación, en puestos fijos como kioskos, vitrinas, carros de tracción manual y mecánica”.

b.

Ambulantes. “Son vendedores ambulantes o maneros los que venden u ofrecen mercancías a las puertas de los domicilios”.

Todo vendedor fuese estacionario o ambulante, requería para el ejercicio de su oficio de la expedición de una licencia con vigencia hasta el 31 de diciembre del año respectivo, previo cumplimiento de los siguientes requisitos: la presentación de la cédula de ciudadanía, carné de sanidad vigente expedido por la Secretaría de Salud Pública de Bogotá, D.E., Certificado Judicial vigente expedido por el Departamento Administrativo de Seguridad, y para aquellos vendedores estacionarios que ejercían su actividad en vehículos de tracción mecánica, la obtención de una licencia expedida por el Departamento de Tránsito y Transporte de Bogotá, D.E.; para el caso de los menores de diez y seis años (16), se exigía además, de un permiso de su representante legal, del Juez de menores o del Inspector Laboral. En cuanto a las licencias para la venta de alimentos, se requería del concepto favorable de la Secretaría de Salud Pública de Bogotá. 4

Decreto 78 del 6 de febrero de 1970. ”Por el cual se reglamentan los artículos 709 y S.S. del Código de Policía de Bogotá y se adscriben funciones”.

20

Las licencias que debían llevar la firma y el sello del Inspector y del Prefecto de la respectiva zona podían ser tramitadas ante las siguientes Inspecciones las cuales debían llevar un libro de registro y control: Inspección 7ª de Policía (Prefectura del Sur), Inspección 13ª, de Policía (Prefectura del Centro), Inspección 27ª de Policía (Prefec-

HISTORIA INSTITUCIONAL

Historia del Fondo de Ventas Populares  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you