Page 5

POLÍTICAS PÚBLICAS FRENTE A LOS VENDEDORES AMBULANTES EN

BOGOTÁ

Una de las principales funciones misionales del Fondo de Ventas Populares a lo largo de su historia ha sido la de encargarse de los asuntos relacionados con las ventas ambulantes en la ciudad. Pensando en esta función, es de gran importancia conocer cuáles han sido las políticas distritales que antecedieron a la creación de la entidad que por años ha liderado el cumplimiento de esta directriz. Lo considerado en este aparte, es un recuento de las disposiciones de tipo normativo que reglamentaron el funcionamiento y organización del sector informal en la ciudad de Bogotá y que conllevaron a la creación del Fondo de Ventas Populares. Una de las primeras disposiciones halladas en el siglo XX en relación con los vendedores ambulantes data de 1932, cuando el Concejo de Bogotá se encargó de tomar algunas medidas sobre el gremio y sobre expendios de mercancía en la ciudad; mediante esta norma a los vendedores ambulantes se les definió como “aquellos individuos que venden mercancías, ya ofreciéndolas en las vías públicas, ya en los domicilios y locales particulares, ya en los salones de espectáculos, sea por medio de muestrarios, facturas u otros sistemas”2 y su actividad fue dividida en las siguientes cuatro categorías: a)

“Los vendedores ambulantes propiamente dichos que ofrecen en las calles y casas de la ciudad mercancías u obras de procedencia extranjera, tales como ropa hecha, sombreros, artículos de lujo, corbatas, paños, mantas, cucherías (sic), alhajas, etc., los cuales llevan a la vista”.

b)

“Los corredores de comercio y agentes viajeros, o sea aquellos que corretean mercancías por cuenta de almacenes o casas del exterior, y llevan consigo sólo un muestrario”.

c)

“Los vendedores ambulantes de variedades fabricadas por ellos mismos, tales como artefactos de madera, mimbre, fique, alambre, (sic) barro, etc.”

d)

“Los vendedores ambulantes de comestibles y café”.

En la norma se estipuló como requisito para ejercer la profesión dentro de la ciudad, la presentación de un certificado de sanidad de la Dirección Municipal de Higiene y, para el caso de los extranjeros, la presentación de la cédula de extranjería expedida por la oficina respectiva de la Policía Nacional. Luego del pago del derecho de matrícula, se le extendía una patente de licencia de vendedor ambulante; para tal fin, contaban con 40 días después de sancionado el Acuerdo para su inscripción.

FONDO DE VENTAS POPULARES 1972 - 2006

2

Acuerdo 37 de agosto 26 de 1932. “Por el cual se dictan varias medidas sobre el gremio de vendedores ambulantes y sobre ciertos expendios de mercancía”.

17

Historia del Fondo de Ventas Populares  
Advertisement