Page 88

visualizar el cuerpo físico como algo vacío y transparente a la luz, los practicantes imaginan a la diosa Vajra-Yogini, jefa de los dakinis, que es una representación de Kundalini. Su cuerpo es rojo como el rubí, y la diosa danza en éxtasis dentro de Akasha. Su forma se visualiza infinitamente grande y luego infinitamente pequeña. Las columnas vertebrales (Shushumna) de los practicantes también se imaginan enormes y luego muy pequeñas, recordando que la rectitud perpendicular de la espina dorsal simboliza el "tronco" (el Pilar Medio) del Árbol de la Vida. Los centros psíquicos, las chakras, se imaginan con varias letras sánscritas, formadas con una variedad de luces de colores en su interior. Más tarde, bajo el impacto de la influencia que desciende, el poder del fuego surge del centro de Marte y con una serie de respiraciones, se eleva más y más por la columna vertebral, que se mueve como una broca giratoria al ascender, hasta que entra en el chakra de Sahasrara, el loto de mil pétalos. Entonces se aconseja a los Practicantes que "ordeñen" gradualmente a la "vaca del cielo", es decir, que participen del néctar que llena el centro de la Luna. La conciencia, inmersa en la beatitud interna que es el resultado del néctar, contempla todas las apariencias externas con alegría. Ahora cesa el "incesante parloteo" de la mente de simio, cuando la mente entra a la Conciencia superior, a Samadhu, que es "el verdadero estado de inmovilidad constante". La Alquimia, el Yoga Kundalini y el Tummo son en esencia lo mismo, y su práctica establece los verdaderos cimientos de roca para el Camino de Liberación. La palabra Kundalini significa "el enroscado" y se refiere al estado inicial latente del poder de la Serpiente en el centro de Saturno (el chakra Muladhara). Tummo significa literalmente "Madre Iracunda", "Iracunda" se refiere a la naturaleza del Fuego Interno, que destruye todas las ilusiones y los obstáculos, y

consume todos los obstáculos del Camino; y la palabra "Madre" indica que esta fuerza es la madre de todas las formas y que, al tener una designación femenina, es un poder que opera en el nivel subconsciente de la Mente. Además, al tener una modalidad subconsciente, el practicante puede dirigir con habilidad al Ser de Fuego utilizando el "lenguaje" propio del subconsciente, es decir, utilizando imágenes mentales construidas con precisión y claridad. Kundalini acaba con todos los deseos al cumplirlos y al transmitir beatitud. Y lleva al practicante a la conciencia cósmica: la sabiduría no-dual que es la Unidad del Ser Único que es Totalmente Bueno.

Alejandría: Donde se Encuentran el Este y el Oeste En los textos de Alquimia abundan las referencias a "nuestra Isis" y "nuestra Diana". Se refieren al Ciervo Blanco de la Obra y simplemente se relacionan con proyectar el vehículo etéreo (que en la Alquimia tiene la forma de una torre, y en el Vajrayana, la de un chörten) como punto de concentración para la Obra en esa etapa. Isis y Diana son diosas de la luna en Egipto y en Roma respectivamente. El nivel astroetéreo se representa en el Árbol mediante todo el simbolismo de la Luna de Yesod o como Yetzirah, en la Escala de Jacob (el Árbol extendido.) Por tanto, en la Alquimia tienen exactamente el mismo significado que todas las referencias a la plata como metal. En el lenguaje en clave de los Misterios, la diosa de la luna es la Isis Blanca, Reina del Cielo y Estrella del Mar. Es la "Reina Blanca" de la Alquimia quien, después de unirse al "Rey Rojo", da a luz al Ser dorado e inmortal. La Isis Verde (que en ocasiones se identifica con Hathor), es la personificación de la naturaleza, la "Madre de Miles". Como la

Goddard David La Torre de La Alquimia  
Advertisement