Page 183

LA CONTEMPLACIÓN Nuestro miedo más profundo no es que seamos inadecuados. Nuestro miedo más profundo es que somos inmensurablemente poderosos. Es nuestra luz, no nuestras tinieblas, lo que más nos atemoriza. Nos preguntamos: "¿Quién soy yo para ser brillante, maravilloso, talentoso, fabuloso?" En realidad, ¿quién eres para no serlo? Eres hijo de Dios. Tu juego pequeño no sirve al mundo. No hay nada extraordinario en encogerse para que los demás no se sientan inseguros cerca de ti. Todos debemos brillar, como brillan los niños. Nacimos para poner de manifiesto la gloria de Dios que hay en nuestro interior. No sólo está en algunos de nosotros; está en todos. Al dejar que brille nuestra propia luz, inconscientemente damos permiso a otros para que hagan lo mismo. Al liberarnos de nuestro propio miedo, nuestra presencia libera a otros de manera automática. 88 Nelson Mandela

88

Del discurso inaugural de Nelson Mandela como Presidente de la República de Sudáfrica en Johannesburgo, el 10 de mayo de 1994.

DESPEDIDA Y ahora, compañero practicante, me despido de ti, rogando que te cubra la profunda paz de la Divinidad. Que Él, el Más Santo y Omnipotente Maestro de nuestro Arte, corone tus labores con su Shalom perfeccionante. Tu hermano en la Obra David Goddard Que sea afortunada.

Goddard David La Torre de La Alquimia  
Advertisement