Page 145

la Fuerza Interior para entrar a la Gran Sala. Una vez ahí, toma asiento en tu sitial frente a la mesa. Nota que el sitial a la izquierda del Regente está vacío. Es el Sitial Peligroso, el sitial vacío que, según la profecía, será ocupado por quien logre encontrar el Grial y con él sanar a la tierra de Logres. Es el lugar del gobernante electo del castillo y sus tierras. Ahora el Santo Grial se mueve a ese segmento de la Mesa Redonda, frente al Regente. El Regente lo levanta con reverencia y, entra en procesión con toda la Hermandad de la Mesa Redonda, a la Capilla de la Rosa-Cruz. En el altar, el Regente llena el Grial de vino y lo eleva a la Luz Divina para su consagración. Una paloma blanca, que lleva un pan blanco en el pico baja de la luz, deja caer el maná celestial en el Grial elevado y desaparece en la hoja de rocío que está en la rosa mística. Volviéndose, el Regente llama a cada uno de los presentes para que beban de la Copa sagrada entre las Copas. A ti te llama al final. Después de beber, permaneces de pie junto al Regente en la escalinata del altar. Cada Compañero de la Mesa Redonda regresa al altar y, colocando una mano sobre el Grial y otra entre las palmas de tus manos juntas, jura fidelidad al castillo y a ti, su verdadero soberano. Cuando termina la ceremonia, la Compañía regresa a la Gran Sala. Ahora, sigue al Regente y sube a la Sala de la Torreta de Da'ath. Una vez que estés en el interior, ves en la piedra negra de control, sobre el símbolo del Árbol de la Vida, una crux anasta de plata, el ankh que es el signo que en el antiguo Egipto representaba a la vida eterna. Esta es la llavecita, la clave para todas las cámaras y senderos en todo el complejo del castillo. Tomando la llave, el Regente eleva los ojos al Sol Blanco que se ve a través de la ventana del techo de la Sala de la Torreta. Luego, habiendo introducido en sí esa influencia,

declara: "El futuro soberano ha venido y ahora está frente a Nosotros. Recibe esta Llavecita de los portales de los Caminos de las Estrellas”. Te la entrega, y con esto confía la llavecita a tu cuidado.

Figura 11. Los Senderos de la Gloria Oculta, los llamados "Senderos Invisibles", están ocultos para quienes aun no han visto la Unidad, que revela la omnipresencia de la Primera Materia.

Goddard David La Torre de La Alquimia