Page 12

fenómenos (y que en ocasiones recibe el nombre de samadhi). Entre los ejemplos de este tipo de acercamiento tenemos el Zazen de la meditación Zen, el Mahamudra Tibetano y la Vía Negativa del misticismo Cristiano. El Camino Indirecto también se llama camino "ceremonial", que es un término tan engañoso como "místico", porque este camino no requiere que constantemente se celebren ceremonias o rituales, como tales. Quienes siguen este camino a menudo reciben el nombre de "magos". A este camino se le llama indirecto porque su modus operandi es similar al del billar, en que algunas bolas se lanzan desde el borde acojinado de la mesa y llegan a su meta en forma indirecta. Este acercamiento empieza con la apariencia de las cosas. Es similar a las artes marciales ya que vuelve la fuerza del oponente contra él, en lugar de utilizar una fuerza contraria. Este método utiliza imágenes y formas, poderes mentales ocultos, impulsos emocionales y el cuerpo físico en sí. El camino indirecto cambia hábilmente las apariencias que nos atan a la ilusión de la separación y las transforma en instrumentos útiles para nuestra liberación. La reflexión nos mostrará los escollos potenciales de estos dos enfoques. Ninguno es "más alto" ni "mejor" que el otro. "Directo" no significa más rápido e "indirecto" no significa que se llegue a la Meta de manera incidental. A fin de cuentas, esto se relaciona con el temperamento de las personas y con su entorno. Son muy pocos los individuos que son aptos exclusivamente para un camino o para el otro. Quienes siguen el camino directo a menudo utilizan devociones litúrgicas (ceremoniales) como parte de su rutina diaria. Quienes siguen el camino indirecto descubren que los estados de conciencia que al principio se lograron en ámbitos ceremoniales, más tarde ya no requieren del ímpetu del ritual para experimentarse y que

ahora pueden disfrutar de estos estados mediante el camino directo. Tampoco debes pensar que no eres un místico si sigues el camino indirecto, o que no eres un mago si usas el enfoque directo. Estos nombres son términos imprecisos que las personas poco informadas dieron a los practicantes y tienen poco peso. Recuerda que en ambos casos, nos referimos a verdaderos practicantes, no a individuos que leen libros espirituales y hablan piadosamente sobre "realidades superiores", ni a quienes recurren a los rituales en lugar de dedicarse a una carrera de realizaciones, a las diversiones o a las relaciones. Los tibetanos tienen una frase respecto a la religión que también puede aplicarse a su aspecto esotérico: "Muchas personas profesan la religión, pocas la practican". O como dijo uno de los maestros de la tradición Occidental: "Muchos son los llamados pero pocos los elegidos". A la larga, tanto el camino directo como el indirecto se integran en el sabio. Como escribió W. E. Butler en su libro: The Magician: His Training and Work [El Mago: su Entrenamiento y su Trabajo]: Aunque el mago adepto use las ceremonias antiguas, no depende de ellas. Por el entrenamiento que ha recibido, las observancias que eran los símbolos externos y visibles de los estados internos de la emoción, la mente y el espíritu, se han interiorizado y se han convertido en componentes de su conciencia interna. Luego se lleva a cabo la Preparación del Lugar dentro del "Anillo sin Paso", el límite de su propia aura; el Ángel de la Operación se invoca en él, y el templo místico se construye en su esfera mental. Luego la divina Shekinah, la Gloria del Eterno, desciende a este "templo que no se construyó con las manos", y habita sobre el

Goddard David La Torre de La Alquimia  
Advertisement