Page 109

complejos que no reconoces y las obstrucciones del karma de tu pasado remoto. Tu función aquí es observar, notar las imágenes que aparezcan ante ti como individuos y situaciones, y percibir lo que representan. Pero ante todo, estás en una misión para conseguir información. Recorre el pueblo, percibe sus escenarios y sus sonidos; hay cosas positivas y negativas. En esta etapa, no interfieras con ellas. Podrás hacer ajustes cuando seas el soberano legítimo de esta tierra. Algunas cosas te parecerán desagradables o descorazonadoras; es de esperarse. Pero también encontrarás "joyas" ocultas en lugares inesperados. Cuando hayas explorado un poco, regresa a la tienda despídete del tendero, entra por la puerta del armario, baja las escaleras, atraviesa el pasaje y sube al patio cerrando la puerta trasera tras de ti. Antes de entrar a la torre es importante que laves las manchas del viaje. No es aconsejable entrar al golem de la torre con fuerzas subconscientes no regeneradas. Del mismo lado del patio hay varios edificios. En uno de ellos encontrarás una profunda tina de baño llena del agua que brota de una fuente. Quítate la túnica y las sandalias y sumérgete en las aguas purificantes. Al salir, encontrarás que la túnica y las sandalias también quedaron limpias. Cuando te hayas vestido de nuevo, entra a la torre rodeando la columna central y caminando hacia la derecha para entrar al pasaje oculto de Pingala que rodea a la Gran Sala. La brisa cálida y seca que llena el pasaje sopla sobre tu rostro mientras la atraviesas. Sales por la puerta que está al este de la capilla, la rodeas para quedar frente al altar y ahí ofreces a la Rosa Cruz todo lo que has experimentado en un acto de entrega de ti mismo a la transmutación Divina. Pasa a la gran Sala. Siéntate ahí un momento con los Compañeros. En este punto, puedes pedir consejo respecto a lo que has visto, o puedes hacerlo en otra sesión. Tal vez al principio no veas con

claridad lo que simbolizan las diversas imágenes que has encontrado. Los Compañeros pueden ayudarte con esto y, lo que es más importante, pueden indicarte en qué aspectos del Árbol de la Vida debes reflexionar para ayudar a integrar esos aspectos de ti mismo. Pues dentro del castillo hay cámaras para los diez Sephiroth que podrás usar para armonizar e integrar tu personalidad. El castillo es un reflejo del universo. Recuerda también que las formas que encuentras en el pueblo son poderes disfrazados, que aunque por el momento podrían expresarse de manera imperfecta, siguen siendo parte de ti. Puedes crear canales más apropiados para que se manifiesten. No lograrás nada rechazándolos; deben poseerse, ya que sólo entonces se podrá hacer algo para efectuar un cambio. Para ejercer influencia sobre el entorno externo, necesitamos primero establecer el cambio aquí, en el mundo interior. Después de dar gracias a los Compañeros levántate de la mesa y regresa a la Cámara de la Fuerza Interior. Quítate las sandalias y la túnica y proyecta tu conciencia para que regrese al cuerpo físico. Retira el castillo, a partir de la mesa, y regrésalo a su estado latente. Lleva a cabo los ejercicios finales y registra tus observaciones.

RESULTADOS Algunos aspectos de la práctica que acabas de hacer estimularán profundas reacciones emocionales. Esta es la purificación de los metales, la acción de templar que aparece en la Clave XIV. Cuanta más constancia se tenga al hacerla, mayor será la purificación que ocurra y más se valorará este proceso. A la larga, podrías llegar a adoptar la actitud de que es una aventura de descubrimiento de ti mismo. Hasta podría ser

Goddard David La Torre de La Alquimia