Periódico La Cordillera #862

Page 14

14 27 DE MARZO DE 2013

Otro Clon

de la Sociedad Por Angélica Andújar-De Jesús Sobre visto el vídeo en las redes sociales y periódicos del estudiante que le propina una bofetada a un joven en Cayey. Alguno del “corillo” del agresor grabó y subió el vídeo a Facebook para burlarse del otro. Sin pensar en el vocabulario vulgar, la violencia, la posibilidad de portar un arma o en la manera que se habla de una mujer como si fuera una propiedad; hay que llegar a la raíz del vídeo. Y la palabra que salta enseguida a mi cabeza es limitación. Las circunstancias para que alguien use la violencia como solución reincide en la escasez de educación y recursos económicos. El 57.5% de la población con 18 años o menos se encuentra bajo los índices de pobreza. Solo el 45.6% de la población termina su diploma de escuela superior y un 13.2% el bachillerato. Este es el alarmante estatus de pobreza y educación que presentan los jóvenes puertorriqueños recopilado en el American Community Survey (ACS) 2011 por el Censo de los Estados Unidos. Y es que adquirir una educación no está garantizando un empleo estable. La tasa de desempleo alcanza un 14.2% versus el 12% en el 2002 de acuerdo con la Agencia Central de Inteligencia (CIA, por sus siglas en inglés). El panorama se agravia junto a los problemas sociales. Como resultado, muchos no terminan la escuela superior o se gradúan, y ingresan al servicio militar como si fuera la única solución. No se nace siendo violento, se enseña a ser violento. Sometidos por las limitaciones en el hogar a causa del Estado/Poder utilizan la violencia como mecanismo de defensa. ¿Qué están enseñando en el hogar? ¿Cuáles son las responsabilidades de los adultos? Hijos criados por la tecnología, enseñados a vestir de cierta manera, a frecuentar lugares y actividades o a socializar con ciertas personas; predecible es el resultado. A este joven le

enseñaron a crear miedo en los otros para sentirse superior. Ser el líder del grupo no porque los demás lo respetan o lo quieren si no porque le temen. Tienen los pensamientos centrados a complacer la norma. A darle prioridad a las marcas de ropa, a tener dinero, a ser líder o popular entre sus conocidos, a estar con la muchacha o muchacho “bonito”. Un clon creado por la sociedad. Y si eres el “otro” representas la mofa por ser distinto. Y si esto continúa como las prioridades para los jóvenes, no veo un cambio en los futuros años para el País. Si imitan lo enseñado y no desarrollan criterio propio estarán desaventajados en poco tiempo. Estás son las relaciones de poder entre los hombres. El hombre fuerte aquí es: quien da golpes, el que habla vulgar, el que amenaza, el que tiene muchas mujeres. Es lamentable que este vídeo recoja una parte y pueda convertirse en un todo. ¿Son todos los hombres en Cayey así… en Puerto Rico? Ahora solo escribo para “esas mujeres” de las que él habla en el vídeo. Estos “hombres” con los que se relacionan son el reflejo de la crianza machista/marianista. ¿Quiénes son “mis mujeres”? Las que están dispuestas a una relación de dependencia hacia un “hombre” violento. Las que continúan ciclos de violencia con ese o con otros. Las mujeres que no tienen criterio propio y buscan la “seguridad” que les garantiza por el momento ese “hombre”. Morboso de los otros quedarse a observar a grabar a subir a las superficiales redes. ¿A dónde se dirigen los esfuerzos de los familiares, educadores, políticos y los medios? Hacia la simpleza del asunto, no puede ser la opción. Hay que incentivar otras ideas en el hogar, la escuela y comunidad. No arrastrarlos al extremo de lo “fácil”. ¡Que vean posibilidades en la educación, los valores, la iniciativa y en la unión!


Millions discover their favorite reads on issuu every month.

Give your content the digital home it deserves. Get it to any device in seconds.