Page 145

dIVULGAcIÓN FORMAKUNTzA dIBULGAzIOA DE FORMAcIÓN Y dIVULGAcIÓN FORMAKUNTzA ETA dIBULGAzIOA FORMAcIÓN Y dIVULGAcIÓN FORMAKUNTzA ETA dIBULGAzIOA PRIMERA ETA CAMPAÑA INVESTIGACIÓN EN TEXTO: MIRIAM CUBAS Esta investigación se desarrolla bajo la dirección de Rafael Bolado del Castillo y de Miriam Cubas. En los trabajos participan además el también socio Jesús Tapia, e Inés L. López-Dóriga, Diego Gárate, Enrique Gutiérrez Cuenca, José Ángel Hierro Gárate, Francisco Javier Bolado Rebolledo, Carlos S. Duarte, Beatriz Sánchez. El proyecto cuenta con la financiación de la Consejería de Educación, Cultura y Deporte de Cantabria.

La actuación arqueológica en la cueva del Aspio, situada en el municipio de Ruesga (Cantabria), se inició en el año 2013. Esta cavidad se caracteriza por sus grandes dimensiones, con una boca de 28 metros de anchura por unos 3,5 metros de altura y un vestíbulo de 45 metros de anchura por 12 metros de altura. Las primeras noticias sobre la cavidad proceden del Grupo de Exploraciones Subterráneas del Club Montañés de Barcelona (G.E.S) quienes procedieron a la primera exploración de la cueva (1961). El reconocimiento completo de la parte hoy conocida de la cavidad se realizó en 1964 por el A.E.R. y el G.E.S., aunque la primera referencia a la existencia de materiales arqueológicos se realiza en 1970 por parte de J. M. del Moral de la Campa. A finales del siglo XX fue objeto de una serie de actuaciones centradas en la localización y recogida de materiales arqueológicos en superficie y la identificación de una serie de paneles con arte esquemático-abstracto. Fruto de esta intervención se distinguieron cinco zonas en las que se documentaban materiales arqueológicos, destacando la zona del vestíbulo, en la que se registraron numerosas piezas líticas, y el denominado “tercer depósito”, a unos 120 metros de la boca, y donde se hallaron 44 piezas arqueológicas, destacando varios recipientes cerámicos realizados a mano, una vasija “celtibérica” y un conjunto de 8 peines de madera de telar. En función de las referencias mencionadas, durante el año 2013, se planteó la I campaña arqueológica en la cueva del Aspio con el objetivo de realizar un estudio exhaustivo de los diferentes depósitos para situar crono-culturalmente las distintas ocupaciones acontecidas en la cavidad. Este aspecto se completó con la realización del estudio de las pinturas rupestres, clasificadas como al arte esquemático-abstracto, con la finalidad de confirmar su identificación y relacionarlas con algunas de las ocupaciones documentadas. La intervención arqueológica se ha realizado en tres fases. La primera de ellas se ha centrado en la prospección intensiva de toda la superficie de la cavidad con la finalidad de localizar y georreferenciar todos los materiales arqueológicos en superficie. A partir de esta prospección, se ha realizado un mapa de dispersión de material arqueológico. En segundo lugar, se realizaron dos sondeos en las áreas con mayor densidad de material arqueológico: uno en la zona del vestíbulo de la cueva y otro en la zona identificada como “tercer depósito”. Por último, se realizó la prospección sistemática de las paredes y los techos de la cavidad con la finalidad de documentar nuevas evidencias de actividad gráfica. La excavación se ha llevado a cabo mediante el registro de las distintas unidades estratigráficas, subdivididas en tallas artificiales de espesor variable (entre 4 y 9 cm) siguiendo el

buzamiento reconocido en el sedimento. Los restos arqueológicos identificados durante la excavación se han individualizado, tomando sus coordenadas espaciales. Por su parte, el sedimento extraído del sondeo 1 se ha revisado mediante cribado en seco, exceptuando las muestras destinadas a su tratamiento mediante flotación. Sin embargo, en el sondeo 2 se ha procedido a la flotación de 100% del sedimento extraído, dada la elevada densidad de macrorrestos vegetales observados durante la intervención arqueológica. La flotación se ha llevado a cabo con una máquina tipo Siraf o SMAP, con recogida de la fracción flotante en malla de 250 µm y de la fracción pesada en malla de 1mm de luz. El sondeo 1, con unas dimensiones de 1x1 metros, se ha realizado en la zona del vestíbulo. Durante su excavación se han observado tres unidades sedimentarias (UE 101,102 y 103) en las que se han registrado únicamente restos de fauna, sin observarse evidencias antrópicas. Por su parte, el sondeo 2, de 3x3 metros, subdivididos en cuadros de 1x1 metro (de los cuales se excavaron 5), se compone de cuatro unidades sedimentarias (UE 1000, 1001, 1002 y 1003). En él, se ha documentado un importante conjunto arqueológico constituido por material cerámico, elementos de metal y una elevadísima densidad de macrorrestos vegetales. El registro cerámico está constituido por un considerable número de recipientes cuyas características tipológicas permiten relacionarlo con las secuencias de manufactura documentadas durante la Edad del Hierro en la región. La disposición espacial de los restos arqueológicos refleja que se trata de un conjunto coetáneo, de funcionalidad desconocida por el momento, que quedó cubierto por un derrumbe de grandes bloques. A pesar de que en la actualidad únicamente disponemos de los resultados provisionales procedentes de esta Iª primera campaña de intervención, se pueden apuntar una serie de aspectos representativos sobre las ocupaciones en la cavidad. La información obtenida de los sondeos arqueológicos, especialmente del sondeo 2, señala la importancia de las ocupaciones y usos de la cavidad durante la Prehistoria Reciente. Con la información disponible actualmente, no es posible aventurar la funcionalidad de estos usos de la cueva, aunque sí se debe apuntar la importancia y excepcionalidad del depósito, vinculado a la Edad del Hierro. Por su parte, la prospección superficial ha permitido documentar materiales arqueológicos adscritos, al menos, a algún momento indeterminado del Paleolítico Superior y de la Edad del Bronce. Las intervenciones arqueológicas en los próximos años nos permitirán delimitar con mayor precisión el alcance e importancia de las ocupaciones en estas cronologías.

HISTORIAURREKO ARKEOLOGIA ARANZADIANA 2013

143

GIZA ETA GIZARTE ZIENTZIAK - CIENCIAS HUMANAS Y SOCIALES

LA CUEVA DEL ASPIO (RUESGA, CANTABRIA)

Profile for ARANZADI KOMUNIKAZIOA

Aranzadiana 2013web  

Aranzadiana la revista anual sobre las actividades de la Sociedad de ciencias Aranzadi

Aranzadiana 2013web  

Aranzadiana la revista anual sobre las actividades de la Sociedad de ciencias Aranzadi

Profile for aranzadi
Advertisement