Page 1

HERMANITAS DE LA ANUNCIACION

DIRECCIÓN GENERAL

PROGRAMA: Carisma e Identidad Anunciata en el Servicio Evangélico de Animación PROCEDIMIENTO: Secretaría Circular Nº 44 Bogotá, Junio 21 de 2012

Proceso Código PG-PR-07

Versión 001 Emisión 10-08-09

Actualización

MADRE MARIA BERENICE, MISTICA Y PROFETA DE SU TIEMPO Y DEL NUESTRO 25 DE JULIO, 19 ANIVERSARIO DE SU PASCUA Queridas Hermanitas.

“Alabados sean Jesús y María; ahora y para siempre” Al celebrar este nuevo Aniversario de la pascua de nuestra querida Fundadora, la Sierva de Dios Madre María Berenice, recordamos con filial afecto su figura carismática, portadora de un proyecto, que parecía imposible en su tiempo, pero que el Espíritu del Señor lo fue realizando por medio de ella, para dar nueva vitalidad a la Iglesia y un nuevo rostro a la Vida Consagrada; gracias a su sensibilidad, disponibilidad, entrega, amor y confianza en el Corazón de Jesús. Al hablar de Mística y de Profecía, nos remitimos a nuestra querida Fundadora, quien desde su ser femenino supo conjugar la confianza sin límites, nacida del amor al Corazón de Jesús y la valentía para responder al “TE LO PIDO TODO”, emprendiendo el camino fundacional que Dios le señalaba; apasionada por descubrir y vivir la Voluntad de Dios y llegar al máximo grado, poniendo el acento no solo en lo que Él quiera, sino en “amar lo que Él ama… Esta búsqueda constante, le llevó a identificarse con el Amado hasta exclamar: “Que quien se acerque a mí, perciba a Jesús, quiero repartir su sonrisa, su bondad, su amor y contemplar con su mirada la realidad del mundo” (Libretas Espirituales). Consideramos el profetismo de la vida consagrada, como una forma de especial participación en la función profética de Cristo, comunicada por el Espíritu Santo inherente a la vida consagrada, por el radical seguimiento de Jesús y la consiguiente entrega a la misión que le caracteriza; la función de signo, que el Vaticano II le reconoce, se manifiesta en el testimonio de la primacía de Dios y de los valores evangélicos. El profeta siente arder en su corazón la pasión por la santidad de Dios y, tras haber acogido la palabra en la oración, la proclama con la vida, con los labios y con los hechos, haciéndose portavoz de Dios contra el mal y el pecado. El testimonio profético exige la búsqueda apasionada y constante de la voluntad de Dios, la generosa e imprescindible comunión eclesial, el continuo discernimiento espiritual y el amor por la verdad. También se manifiesta en la denuncia de todo aquello que contradice la voluntad de Dios y en la búsqueda de nuevos caminos para la construcción de su Reino. Es imposible hablar de mística y profecía sin evocar a Madre María Berenice, una mujer que desde su ser femenino responde con fidelidad al proyecto de Dios, conjugando armoniosamente la audacia e intrepidez, con las altas cumbres de la mística; una mujer de talla extraordinaria que perfila con altura y gallardía la mística profética, que parte de una profunda experiencia de Dios por quien se siente llamada y enviada, como a insaciable buscadora del Misterio en su vida. Cuando estudiamos sus escritos “es decir la historia que cabe en libros” y su propia vida, podemos decir que Madre María Berenice, fue Mística y Profeta de su tiempo y del nuestro, como lo fueron las Mujeres Bíblicas, entre ellas: DEBORA, mujer extraordinaria, de fe convencida y valiente, a ella acudían los hijos de Israel, reconociendo su autoridad, su juicio y su liderazgo. SARA, mujer de Abraham, la madre del pueblo escogido, que dejó su pueblo, su casa, su vida, por seguir a su marido y realizar un sueño que parecía más bien una quimera, el sueño de fundar un nuevo pueblo. RUT, quien nos enseña que el


verdadero amor exige grandes sacrificios, el ejemplo de NOEMI, su vida y su fe en el único Dios no había pasado desapercibido. ESTHER testimonio de valentía, confianza en Dios, buen uso de los dones y la posición que Dios le entregó, para quien los sucesos forman parte del plan de Dios y le ayudan superar toda adversidad. De estas mujeres Bíblicas, como de nuestra Fundadora, podemos decir que lo mejor de su vida no es que nos hayan hablado en nombre de Dios; cuanto que nos han hablado de Dios, en la vivencia mística de su profetismo. Consideramos a Madre Berenice, profeta de su tiempo y del nuestro, cuando asume el compromiso personal y gratuito con las jóvenes de prostitución, las forma en el temor del Señor, y les orienta a ganarse la vida honradamente y evitarles seguir en los desordenes a que las expone la ignorancia y la pobreza extrema, porque ella contempla y sirve al Crucificado de su alma, en los rostros sufrientes de sus hermanos. (Libretas espirituales). al recordar la situación de inferioridad de la mujer, debido a las estructuras sociales y eclesiales del momento, cuando en el apostolado en los barrios marginados de Medellín, entre jóvenes obreras de “Fabricato” y escuelas dominicales, en el Barrio Obrero, logró descubrir “muchas jóvenes, de condición humilde que bajo su modesta apariencia, encierran un corazón noble y generoso, una inteligencia despierta y una personalidad eximia, que por diversas causas no pueden ser recibidas en los Institutos religiosos donde podrían realizar sus anhelos de santidad y trabajar intensamente por la Gloria de Dios, desde una vida de entrega y donación total” (Const. del 57.) A Madre Berenice nada la hizo retroceder en su respuesta al “Te lo pido todo”, con su profetismo de Fundadora con discernimiento, de inclusión e igualdad de condiciones para los hijos de Dios y herederos del Reino, rompe las estructuras sociales y eclesiales y se lanza a una aventura considerada por los contemporáneos como “una locura” de fundar la Congregación, y dar a la mujer marginada, un puesto en la Iglesia, para lo cual busca la aprobación Diocesana y Pontificia y se propone que las Hermanitas de la Anunciación hagan presencia evangelizadora en todo el mundo, hoy estamos en cuatro continentes y 15 países, donde cada Hermanita de la Anunciación en la contemplación de Cristo entregado al Padre en la Encarnación y a los hombres en el Sacramento de la Eucaristía, vive el Don total, en el amor y la reparación, testimoniada por nuestra querida fundadora. Con este mismo entusiasmo funda la rama Misionera y los “Anunciatos”, hoy Misioneros de la Anunciación, religiosos que se preparan para el Ministerio Sacerdotal. Queridas Hermanitas, espero que el 25 de Julio, Fiesta de Santiago Apóstol, celebremos en nuestras comunidades y obras apostólicas este nuevo aniversario de la pascua de nuestra Inolvidable Madre Fundadora, rogando al Corazón de Jesús nos conceda la fidelidad creativa al carisma espiritual, comunitario y evangelizador, legado por ella, y entregarlo embellecido a las nuevas generaciones para que cautive a las y los jóvenes en el impulso de la pastoral vocacional y de su proceso de Beatificación. Aprovecho para recordarles que Dios mediante, el miércoles 11 de Julio, viajo para Madrid y el África, en compañía de Hermanita Enith Vergara, contamos con sus oraciones en esta búsqueda continúa del querer de Dios para nuestra querida Congregación; les damos la seguridad de las nuestras. En Jesús y María de la Anunciación.

HTA. LISBETH AGUDELO AGUDELO Superiora General

Circular  

Aniversario Pascua Madre Maria Berenice

Circular  

Aniversario Pascua Madre Maria Berenice

Advertisement