Issuu on Google+

GASES CONTAMINATES     

Gases inertes: No arden, no mantienen la combustión y en su seno no es posible la vida, Argón, nitrógeno, etc. Gases combustibles: Arden fácilmente en presencia del aire o de otro oxidante, Gases comburentes: Son indispensables para mantener la combustión Gases corrosivos: Capaces de atacar a los materiales y destruir los tejidos cutáneos, Cloro. Gases tóxicos: Producen interacciones en el organismo vivo, pudiendo provocar la muerte a determinadas concentraciones, monóxido de carbono.

DIÓXIDO DE CARBONO (CO2) Es uno de los gases de efecto invernadero que contribuye a que la tierra tenga una temperatura habitable, siempre y cuando se mantenga dentro de un rango determinado. Sin él, el planeta seria un bloque de hielo. Por otro lado un exceso de anhídrido carbónico acentúa el fenómeno conocido como efecto invernadero. Cerca de la mitad del CO2 descargado por las actividades humanas es rápidamente reabsorbida por los océanos y por la vegetación en crecimiento. Pero las emisiones de causadas por los humanos exceden lo que los océanos y la tierra son capaces de asimilar, por lo tanto permanece en la atmósfera indefinidamente, contribuyendo al efecto invernadero y trayendo como consecuencia el calentamiento global.

MONÓXIDO DE CARBONO El monóxido de carbono (CO) es un gas incoloro, inodoro e insípido. Es el contaminante más abundante y de mayor distribución de la capa inferior de la atmósfera. El origen principal de CO por las actividades humanas es la combustión incompleta de los carburantes.

METANO (CH4) El metano, aparte de ser parte del efecto invernadero tanto el producido de manera natural como artificial, tiene aplicación en la industria química como materia prima para la elaboración de múltiples productos sintéticos. La industria agrícola- ganadera , con su necesaria expansión , genera y libera este gas originado en la descomposición de la biomasa y en el aumento de las poblaciones de ganado (rumiante) En la naturaleza se produce como producto final de la


putrefacción anacrónica de las plantas, este proceso natural se puede aprovechar para producir biogás. IMPORTANCIA.- Si bien el Dióxido de Carbono es el gas invernadero más importante, las moléculas de Metano atrapan el calor con una eficacia 20 veces superior a la de una molécula de Dióxido de Carbono. Además las emisiones de Metano (segundo gas en importancia) pueden aumentar de manera importante en el futuro debido al calentamiento global, si las zonas de permafrost actualmente heladas empiezan a liberar metano. La ganadería contribuye al aumento del metano atmosférico mediante el incremento de las poblaciones animales y acelerando el crecimiento promedio de la talla animal. Si la temperatura del agua de las regiones costeras aumenta significativamente, el metano se sublima y asciende a la atmósfera, acrecentando el efecto invernadero y deteriora la capacidad auto limpiante de la atmósfera terrestre.

CLOROFLUORCARBONADOS (CFC) Son sustancias orgánicas sintéticas derivadas de los hidrocarburos del petróleo de bajo peso, también conocidos como haloorgánicos. Poseen propiedades físicas y químicas; tienen alta estabilidad química, bajos puntos de ebullición, baja viscosidad y baja tensión superficial. Los Clorofluorcarbonados son muy estables al calor, químicamente inertes y, pueden permanecer en el ambiente. Son ejemplos de ellos: bifenilos policlorados y los plaguicidas órgano-clorados. El aporte de los CFC al calentamiento global (efecto invernadero) es significativo, durante la década de los años 80 su contribución era del 25 %. Estos compuestos que en la baja atmósfera son inertes y de larga vida (varias décadas), al llegar a nivel estratosférico pierden su estabilidad química y reaccionan eficazmente con el ozono, consumiéndolo. La producción de clorofluorcarbonos contribuye con aproximadamente el 14% del efecto invernadero. Cada molécula contribuye 3.500 y 7.300 veces más que cada molécula de CO2. IMPORTANCIA.- El problema de los CFC es que no se degradan en la troposfera, sino que debido a su volatibilidad y a su estabilidad química, permanecen inalterados por largo tiempo (más de 10 años) y se difunden hasta la estratosfera. Cuando llegan a una altura entre los 20 y 50 Km. se descomponen por una reacción fotoquímica: al incidir la luz sobre la molécula de CFC, se libera un átomo de cloro con un electrón libre, denominado radical Cloro, muy reactivo y con gran afinidad por el ozono, al combinarse con este último rompe la molécula, reduciendo la capa protectora de la atmósfera contra los rayos ultravioleta. La reacción es catalítica, se estima que un sólo átomo de cloro destruye hasta 30.000 moléculas de ozono.

OZONO (O3) Es una molécula compuesta por tres átomos de oxigeno, formada al disociarse los dos átomos que componen el gas de oxigeno.


A temperatura y presión ambientales el ozono es un gas de olor acre e incoloro, que en grandes concentraciones puede volverse azulado. Se descompone rápidamente en presencia de oxígeno a temperaturas mayores de 100º C y en presencia de catalizadores como el dióxido de manganeso a temperatura ambiente. Si se respira en grandes cantidades es toxico. Es un efectivo gas de invernadero que se forma y reacciona por la acción de la luz solar. Está presente en dos capas de la atmósfera: en la estratosfera, se encuentra el llamado ozono estratosférico el cual forma una capa que protege la tierra de los rayos ultravioletas.

PROPIEDADES: Masa molar

47,998 gr/mol

Densidad y fase

2,144 gr/lt (0 °C), gas

Solubilidad en el agua

0,105 g/100 ml (0 °C)

Punto de fusión

197,2 °C

Punto de ebullición

111,9 °C

IMPORTANCIA: Cuando la contaminación por ozono alcanza niveles elevados, se produce el llamado smog, el cual afecta los tejidos pulmonares y las vías respiratorias. Esto entre otras cosas debido a su altísimo poder oxidante que resulta verdaderamente nocivo no solo para la salud de los individuos, sino también para las plantas. El ozono también puede corroer edificios, estatuas y monumentos, y características naturales de las rocas en el paisaje.

ÓXIDO NITROSO (N2O) Es un gas incoloro y no inflamable cuya fórmula química es N2O. A temperatura ambiente es de olor dulce penetrante, fácilmente oxidable a dióxido de nitrógeno. Es un componente estable que no se descompone fácilmente en la atmósfera, con un largo tiempo de vida atmosférico de más de 121 años. El oxido nitroso es liberado al aire desde el escape de los vehículos motorizados, de la combustión del carbón , petróleo o gas natural , y durante procesos tales como la soldadura por arco, galvanoplastia, grabado de metales y detonaciones de dinamita, sin mencionar que se encuentran en la composición química de productos como lacas, tinturas, entre otros. Teniendo en cuenta esto, se puede decir, que se contribuye al efecto invernadero por la emisión de este gas día a día .Siendo que es el oxido nitroso posee un potencial de calentamiento global entre 170 a 190 veces más que el dióxido de carbono. Y a su vez posee un periodo largo de vida en la atmósfera. IMPORTANCIA: Es mucho más agresivo que el dióxido de carbono, exactamente unas 320 veces, y a esto se suma su capacidad de absorción de calor, por lo que incrementa la temperatura global


del planeta tierra. Él oxido nitroso es toxico aunque no inflamable, lo que significa que causa daños en las vías respiratorias. Al combinarse con otros químicos, interviene en la formación del smog. También ayudan a formar el ácido nítrico, que es otro ácido de la lluvia ácida.

ÓXIDOS DE AZUFRE (SOx) La constitución de la lluvia ácida puede variar, pero sus principales componentes son ácidos -tanto sulfúrico como clorhídrico o nítrico-, así como sales de éstos; el componente en mayor proporción es el sulfúrico por su mayor solubilidad. De esta manera, el pH del agua de lluvia -que en circunstancias normales es ligeramente básico, entre 5.5 y 5.7-, llega a tomar valores próximos a 4.0. Acidificación de aguas dulces, especialmente lagos, afectando muy negativamente a diversas especies, especialmente piscícolas, y acidificación de suelos, causando lixiviación o arrastre de nutrientes y movilización de metales pesados, que pueden incorporarse a las redes tróficas, así como daños importantes en la vegetación -decoloración y pérdida de follaje, deterioro de corteza y muerte-;


gases de la contaminacion