Page 24

MiraBA 19-26 70:Maquetación 1 03/07/14 07:29 Página 6

la posibilidad de la belleza aún en la vida después de la muerte. Ficha técnica Francesco Cilea: Adriana Lecouvreur (Milán, 1902) Dirección Musical: Carlos Vieu Puesta en Escena: Crystal Manich Elenco: Virginia Wagner, Eric Herrero, Adriana Mastrángelo, Omar Carrión, Sergio Spina, Christian Peregrino y elenco. Coro Buenos Aires Lírica y orquesta. Ilustración: Dolo Okecki Sinopsis extendida La acción en París, en la segunda década del siglo XVIII. PRIMER ACTO. En la Comédie Française. El príncipe de Bouillon espera a la actriz que admira, la Duclos. Otra actriz, la famosa Adriana Lecouvreur, mientras se prepara para salir a escena, le cuenta a Michonnet -el director de escenario- que está enamorada de Maurizio, conde de Sajonia. Llega Maurizio y declara su amor a Adriana. Convienen encontrarse después de la función y ella le obsequia un ramo de violetas.

El mensaje de una mujer que pide a Maurizio un encuentro es interceptado por el príncipe de Bouillon, quien asume que proviene de otra interesada en Maurizio: la actriz Duclos. Pero la remitente es, en verdad, la princesa de Bouillon. SEGUNDO ACTO. La villa de la Duclos junto al Sena, en la proximidad del Hôtel de Bouillon. La princesa espera la llegada de Maurizio. Cuando aparece, ella exige que le confiese si está viendo a otra mujer. Él le asegura que no y le obsequia el ramito de violetas que le ha dado Adriana. Por su parte el príncipe, intentado dejar en evidencia a los amantes, ha organizado una velada a la que ya están llegando los invitados. La princesa se esconde hasta que Maurizio le facilita la huida. Entretanto ha llegado Adriana, quien accede a colaborar con Maurizio. Aunque ninguna de las dos mujeres ofrece una pista ni tampoco se ven, ambas sospechan mutuamente de que son rivales en el amor de Maurizio. TERCER ACTO. En el Hôtel de Bouillon. Durante la velada del príncipe de

24 MiráBA

Bouillon la princesa reconoce la voz de Adriana como la de la mujer que le ayudó a escapar. En la creciente certeza de su rivalidad, las mujeres se enfrentan de modo cada vez más violento: la princesa le muestra a Adriana el ramo de violetas ahora marchito y la actriz, en represalia, recita una escena de Racine, obvia alusión a la inmoralidad de la princesa. Ante esta afrenta la princesa de Bouillon jura venganza. CUARTO ACTO. La casa de Adriana. La compañía teatral, encabezada por Michonnet, visita a Adriana para celebrar su cumpleaños. Uno de los regalos es el envío anónimo de un cofre que contiene violetas marchitas, acompañado de una nota de Maurizio. Herida por lo que interpreta como la devolución de Maurizio, las besa y las arroja al fuego. Inmediatamente comienza a sentirse mal: en las flores había algo extraño. Llega Maurizio. Le asegura que el envío no es de él, que quiere casarse con ella, pero es tarde; Adriana comprende que la princesa la ha envenenado con las flores. Canta su última escena, “Ecco la luce”, y muere.

MiráBA 70 julio 2014  

Revista de interés general. Cultura, literatura, plástica, música, espectáculos.

MiráBA 70 julio 2014  

Revista de interés general. Cultura, literatura, plástica, música, espectáculos.

Advertisement