Issuu on Google+

Impreso por . Prohibida su reproducción.

10 / CRÓNICA / Nº 437

EL MUNDO / DOMINGO / 17 / JUNIO / 2012

ZARAPATEA ELORGULLOFRANCÉS Gana a Louboutin una demanda por plagio. Su empresa camina hacia el dominio del calzado mundial. Desde su centro de Elche distribuye ya 50 millones de pares... Amancio Ortega es considerado el más rico de Europa

M. MUCHA

isar, por primera vez una tienda de Amancio Ortega, es como ver jugar una selección resto del mundo de la moda. Cada complemento, cada zapato, camisa o biquini suena a colección mayor, a genialidad accesible. Hay aires a Jacobs, a Lagerfeld, a Gaultier... y a Louboutin en calzado. Lo que uno prefiera. Pero son como los textos de The Economist: anónimos, sosteni-

P

dos por el peso de una marca potente, tan sólida que ha encaramado al dueño de Inditex al pico del Everest de la riqueza europea, por primera vez. Bloomberg, agencia de noticias financiera, que firma este ranking de ricos más ricos, lo posiciona por encima del propietario de Ikea y del francés Bernard Arnault, dueño del imperio del glamour LVMH [Louis Vuitton, Givenchy, Fendi...]. Dos días antes, otro golpe a la altiva moda

gala. El equipo legal de Amancio logró vencer al zapatero de las estrellas: Louboutin. Zara tuvo la osadía de sacar unos peep toes con suela roja, sello de identidad de la lujosa firma de calzado. Lo puso a precio accesible, el par a 49 euros, ínfimo comparado con los 500 que vale el supuesto modelo copiado, el ya clásico Yo-Yo. Otra prueba de que no existe nada sacro para Zara. Y de que uno de los pilares del crecimien-

to de la empresa española que sostiene el Ibex 35 está, precisamente, en sus zapatos. Y poco se sabe de la desconocida factoría de Inditex en Elche, la más importante después de la de Arteixo, A Coruña. Denominada Tempe es un consorcio cuya propiedad es 50% de Ortega y la otra mitad es del empresario ilicitano Vicente García Torres. La decisión de la alianza se gestó en 1989, cuando Zara ya lideraba la democratización de la moda. Pero le faltaba un punto más: calzado y complementos. Amancio decidió que la zona industrial de Elche era el lugar para esa expansión. Le gustó el perfil discreto, firme y emprendedor de García Torres. La primera colección de Tempe para Zara se lanzó en 1990. Desde entonces, su crecimiento ha sido imparable. Si en 2001, su facturación era de 162 millones de euros, producía 5,2 millones de pares de zapatos y daba empleo a 355 personas, una década después, sus ventas alcanzaron los 747 millones. En el outlet de Tempe, decorada como la más sofisticada tienda Massimo Dutti en Asia, hay ocho chicos discapacitados que enseñan los productos de saldo. Es la cara más tierna de la implacable megafactoría de zapatos y complementos. Ellos forman parte de los 1.300 empleados de esta facción de Inditex. Desde Elche se controla la producción de más de 50 millones de zapatos que hoy vende la multinacional al año.

Su destino final: las 5.618 tiendas que posee Amancio en 85 países. Una buena parte del proceso creativo está dirigido por uno de los ejecutivos de confianza de Ortega y García Torres, Jesús Samper Velasco, clave del éxito de Zara en el competitivo mundo del calzado. Graduado en Marketing y Publicidad por la Universidad de Alicante, lleva desde 1993 en la compañía. Su opinión es decisiva para determinar qué zapatos irán a producción. Pelo de punta, barba a medio crecer, metrosexual, se inspira en las marcas más selectas: Louis Vuitton, Chanel, Balenciaga, Yves Saint Laurent... Se ayuda por trends forecasting, una suerte de futurólogos que le dicen a la compañía que se llevará no el siguiente verano, si no los del 2014, 2015... En una empresa cuya ventaja esta determinada por la rapidez de producción —fast-fashion— son trascendentales. Tempe trabaja coordinadamente con Arteixo. Vestir y calzar han de seguir un mismo concepto global. Tempe no produce: diseña, distribuye y supervisa la logística de los fabricantes. Un 45% de la producción se da a empresas de la zona, como Manolitos, el resto a China, Vietnam, Brasil... Va a por el dominio del calzado mundial. Con un nuevo centro de 100.000 m2 tiene la capacidad. Planea gestionar 75 millones en menos de un lustro. «Que nos rescate Amancio», es una frase que suelta, a broma, una

Una fortuna de 31.520 millones € Y Amancio podría ser más rico sino fuera por esas cosas que sólo el corazón entiende. Cuando se separó de Rosalía Mera, le cedió una parte de su empresa, el 7% de Inditex. La fortuna de Rosalía ya ronda los 4.000 millones de euros. Él es el más adinerado de España, ella lidera el ranking femenino. Si el matrimonio siguiera unido, tendría más dinero que el mismísimo Warren Buffett y sería la tercera fortuna del planeta. Increíble. El éxito de Amancio se basa en el imparable crecimiento de su compañía a nivel global. En plena crisis, el miércoles se supo que terminó el primer trimestre fiscal de este año facturando 3.416 millones de euros, con beneficios de 432 millones, un 30% más que en 2011. Han sido decisivas sus apuestas por mercados como China, donde ya cuenta con 289 puntos de venta [anuncia 120 más]; su local número 274 en el imparable mercado ruso y, como guinda, la inauguración de su flagship store en la Quinta Avenida de Nueva York. Casi nada.

VICTORIA

Arriba, sandalia de temporada de Zara (65,95 euros). Dcha., otra de Louboutin, 10 veces más cara. / E.M.

muchacha en la tienda de Zara en Príncipe Pío, Madrid, mientras prueba unas sandalias, en distintos tonos de rojo, 14,5 cm de tacón. «Muy Louboutin», dice su acompañante, que se prueba un bolso a juego, muy Prada. No saben que todo está ideado más cerca, en Elche. Otro triunfo encubierto de Amancio.


ZARA PATEA EL ORGULLO FRANCÉS