Issuu on Google+

SALTO AL PLANETA TIERRA 40 KILÓMETROS EN CAÍDA LIBRE 1.300 KM/H EL HOMBRE QUE PUSO EL MUNDO “PATAS ABAJO”

EL MUNDO

Nº 683. DOMINGO 28 DE OCTUBRE DE 2012


A

G

(Nuevo México, Estados Unidos). Se desabrocha el cinturón que lo sujeta y une a la capsula. Se pone de pie. Está en la estratósfera. Tras medio minutoactivasuradio.Ysueltasufrase,aquellaquedagloria:“Séque el mundo entero está mirando ahora. Desearía que todos pudieranverloqueyo.Avecesnecesitassubirrealmentealtopara entender cuán pequeño eres… Ahora vuelvo a casa”. Y salta. Brazos abiertos, no completamente extendidos, como los ni-

PÁG. 3

14 de octubre de 2012. Lo inconmensurable.Nielcascoque se empañaba con su respiración, con su aliento, le impide ver aquello. Felix Baumgartner sesientadurante2minutosy30 segundos con la ventanilla abierta. A 39.068 metros de altitud. Su horizonte es el planeta Tierra. Está sentado, disfrutando de la más absoluta, terrorífica y hermosa soledad. Callado. Sin responder a su interlocutor,quienledacontinuas instrucciones desde Roswell

por Martín Mucha ilustración de Raúl Arias

Antes de culminar su hazaña, el hombre que ha roto la velocidad del sonido sufrió un terror que creyó insuperable. No fue la altura, sino el traje,loqueestuvoapuntodeacabarconsureto.

DEL HOMBRE QUESALTÓ DESDE40KM

LOS TERRORES ÍNTIMOS

RÉCORD FELIX BAUMGARTNER

M 80 m

A

34 km.

35 km.

36 km.

37 km.

38 km.

39 km.

40 km.

RÉCORD: PRIMER HOMBRE EN ROMPER LA BARRERA DEL SONIDO. A 36.576 m de altitud, 40 segundos después de saltar, alcanza los 1.110 km/h.

RÉCORD DE CAÍDA LIBRE MÁS ALTA: 39.068 metros

2 h. 35 m. Tiempo que tardó en alcanzar los 40 km de altura desde los que saltó al vacío.

RÉCORD DE ALTURA DE GLOBO AEROSTÁTICO

Z

N

E

ños que están aprendiendo a lanzarse a la piscina. Pero en estecasoloquehayanteélesel vacío, una barrera incierta, nadie lo había hecho antes. El trajeespacialquelocubre,sucoraza en ese salto, había sido su mayorimpedimento.Suenemigoenestaproeza.Casiabandonaporsuculpa.FelixBaumgartner (Salzburgo, 20 de abril de 1969) le llegó a tener miedo. Sí, a su traje espacial. En una aventuracomolasuyaeracomosentir fobia por tu propia piel.

“En diciembre de 2010 teníamos la última gran prueba con el traje espacial y, por lo menos para mí, estaba claro que existíaunproblemaqueseencontrabaenunlugarquejamásmehubiera imaginado: en mi mente. Tuve problemas al ponerme el traje y con el tiempo se volvió cada vez peor. No podía soportarlomásdeunpardeminutos”. Confesióndeunhombrequeno le había temido a saltar desde el edificio más alto del mundo, nidelCorcovadoenRíode

Adrenalina en las venas. A sus 43 años, Felix Baumgartner ha batido todo tipo de récords de altura desde su salto desde las Torres Petronas, en 1999.

El gran salto. Al borde del espacio exterior (39 km sobe la Tierra), el exparacaidista y piloto austríaco se arroja desde la cápsula-globo a la estratosfera.

I DE S SD AL E L TO A E AL ST VA RA CÍO TO SF ER A


pre se ha dicho que el traje debería ser como una segunda piel,peronuncallegaaserlo.Tú estás en movimiento, en tu percepción del límite. Tan pronto como la visera se cierra predominaunsilencioopresivo.Eltraje es como estar prisionero. Nuncasenosocurriómantener el traje cerrado con la visera cerrada durante cinco horas, que es precisamente lo que dura todalamisión.Creoqueanadie seleocurrióqueelsimplehecho de vestir el traje podía poner en peligro la misión, ni siquiera a mí con la experiencia que tengo y las cosas extremas que he hecho en mi carrera. Al fin eltrajefueloqueterminógenerándome estados de pánico”. El traje era efectivamente seguro. Una maravilla del diseño quepreparóDavidClarkInc.,la compañía que vistió a Neil Armstrongyaprácticamentela totalidad de astronautas de la NASA. Felix comenzó con su proyectohaceunlustro.Yaenel año 2008 se le habían tomado todas las medidas para hacerle unatuendoasumedida.Seríael más moderno y seguro de la Historia. Tendría tres capas. La capa interna hecha de una membrana con costuras soldadasultrasónicamente.Lasegunda, una malla tejida artesanalmentequeimpidequeeltrajese estire.Latercera,eslaqueloprotege de viento y fuego, por lo

PRIMERAS DIFICULTADES. “Siem-

Janeiro… El paracaidista experto estaba desconcertado. En shock. Por primera vez temía lo quepodíapasar.CriadoenAustria,alos5años,undibujolesreveló a sus padres su destino. Lo hizoconunbolígrafoazul.EsFelixcayendodeuninmensoparacaídas.Debajoestásufamiliaesperándole. Entonces nadie imaginabasiquieraqueesechiquitín lograría tres hitos: ser el primerserhumanoenromperla barreradelsonidoencaídalibre; hacerlodesdeelpuntomásalto, y dirigir el vuelo tripulado en globoamayoraltura,superando los 40 kilómetros. que es ignífugo. Lo que lo diferencia radicalmente de sus predecesores es que permite poco movimiento y, lo que le generabamayoransiedadalsaltador, tenía poco campo de visión. Nuncahabíapadecidoelpánico. Recordaba solo lo divertido deloquehabíahechodesdeque realizó su primer salto cuando era adolescente. Con 16 años se lanzó con la misma naturalidad con la que hacía piruetas con su bicicleta BMX. Estaba tanconvencidodeloquequería hacer que, apenas cumplida la mayoríadeedad,seenrolóenel ejércitoaustríaco.Probóserconductor de tanques por un tiempo, pero lo suyo era el cielo. Pasó a ser parte del cuerpo de paracaidistas de las fuerzas especiales, expertos en saltos imposibles y en la lucha cuerpo a cuerpo (el Jagdkommando, en alemán,estápreparadoparalucharcontraelterrorismo,liberar rehenes y demás misiones de alto riesgo). Era de los mejores, especialista en caer en los puntosdedestinoconunaprecisión milimétrica. También era bueno en el combate. Y bueno con los puños, se sabe que disputó algunapeleaprofesionaldeboxeo que ganó por KO. Tras lo vivido, nada explicaba lo que le pasó cuando se enfrentó a las primeras pruebas en una cámara de simulación con el traje puesto. “Cuando nos acercamos a la gran prueba, donde se simularían las condiciones reales de presión

Visión de futuro. A los cinco años, Baumgartner se dibujó cayendo del cielo con un inmenso paracaídas.

25 km,

26 km.

27 km.

28 km.

29 km.

30 km.

31 km.

32 km.

33 km.

Supersónico. Los aviones de espionaje SR-71 vuelan a una altitud entre 25 y 26 km.

Más lento. A partir del primer minuto, el roce del aire disminuye la velocidad de caída.

RÉCORD DE VELOCIDAD EN CAÍDA LIBRE: 1.342,8 km/h a los 46 segundos de saltar.

CÁMARA HD EN CADA PIERNA

CONECTOR DE LA CÁPSULA DE OXÍGENO

ASA DEL PARACAIDAS PRINCIPAL

SISTEMA DE CONTROL DE PRESIÓN

E TRAJ CO Y CASRIZAU PRES OS D

CUATRO CAPAS: -FORRO -MEMBRANA DE GAS -MALLA -CAPA AISLANTE IGNÍFUGA

PAQUETE PECTORAL: INCLUYE SISTEMA GPS E IMU (SENSOR DE VELOCIDAD Y ORIENTACIÓN)

BOTÓN PARA ACTIVAR DROGA ESTABILIZADORA

ASA PARA LIBERAR PARACAÍDAS

MANGUERA DE SUMINISTRO DE OXÍGENO

ESPEJO PARA COMPROBAR APERTURA DEL PARACAÍDAS

ALTÍMETRO

ASA DEL PARACAÍDAS DE EMERGENCIA

PARASOL

AURICULARES Y MICRÓFONO

DE S SD AL E L TO A E AL ST VA RA CÍO TO SF ER A CASCO: TIENE


Canal de la Mancha que cita es la precuela más impresionante antesdelsaltodesdelaestratósfera. Se lanzó desde 9.000 metros y recorrió 35 kilómetros en seis minutos, alcanzando una velocidadmáximade357km/h. Ahora las cifras se multiplicaban.Laaltituddel14deoctubre superabaporcuatroesehito.La distanciarecorridaseríadecuatrokilómetrosmásyencaídalibre. El tiempo sería similar. La velocidadasuperarporFelixseríalabarreradelsonido(enlaestratosfera, es de más de 1.110 km/h)…Aestosretosmayúsculoshabíaunobstáculomásque añadir que ni Felix ni Red Bull, su patrocinador, preveían. Un tercer factor. Una demanda judicial presentada en 2010 porDanielHogan,unempresario norteamericano, que aseguraba que la idea del salto era suya. Demandaba a Felix Baumgartner,aDietrichMateschitz –propietario de la compañía de bebidas energéticas– y a otros miembros del proyecto. Escogióparasuquerellaaltodopoderoso bufete Kreindler & Kreindler,queentreotroscasos, llevó el de los familiares del atentado de Lockerbie. Todo quedaba suspendido. Finalmente, pudieron seguir adelante.Peroeldañoestabahecho.Lasumadetodohabíaconvertido al indómito Baumgartner en un tembloroso hombre cuando se metía en su “segunda piel”. El tratamiento daba resultado, pero 30 minutos no eran suficientes. El proceso completoimplicabacomomínimocincohorasy–conretrasos–

OTROS OBSTÁCULOS. El salto del

liga de fútbol americano. Pasó delosdosminutosconeltrajea la media hora en dos semanas. Sumayoréxito.“Eltrajefueellímitequenuncahabíatenidodurante toda mi carrera. Ni el CanaldelaManchaniningúntipo de cueva ni ninguna estatua de Jesucristohanlogradoloquelogró ese traje aquí en la Tierra. JuntoaMikeheconseguidosuperar esos obstáculos…”.

PÁG. 4/5

y altura, rodeados por cámaras, personal de la fuerza aérea y científicos, lo supe: no lo lograría. No encontré solución posible. Los presuntos grandes obstáculos, como la caída libre en el traje de presión, los había superado valientemente y ahora lo que fracasaba era mi propia mente. En vez de ir a Brooks a realizar las pruebas, fui al aeropuerto y hui precipitadamente de Estados Unidos. Lloré por teléfono. Fue el peor momento de mi vida. Hasta entonces sabía cómo liberarme solo de los inconvenientes. Esta vez… encontré mi propio límite”. Entre2009y2010sebuscaron las respuestas a estos problemas. Mejoró su condición física para ver si eso reducía su ansiedad. Se daba ánimos recordando sus hazañas. Era el mismo valiente que el 15 de abril de 1999 saltó de la cima de una de las Torres Petronas en Kuala Lumpur (452 m). Lo hizo disfrazado de ejecutivo de alta dirección. En diciembre de ese año, se lanzaría del Cristo de Corcovado de Río de Janeiro (743m).El18deagostode2006, saltó desde el Turning Torso (190 m), obra del arquitecto español Santiago Calatrava, ubicado en Malmö, Suecia, uno de los más altos de Europa. Tras el salto, la escapada en motocicleta. En diciembre de 2007, coronó y descendió del Taipéi 101 (509 m). Caída limpia para aterrizar en medio de un parking. Endoshorascogíaunaviónhuyendodelasautoridadesquelo perseguían para detenerlo. Su equipo, desconcertado, llegó a someterlo a pruebas de esfuerzoparadescartaralgunaenfermedadcoronaria.“Hehecho durante 20 años los saltos más extremos,hevoladosobreelCanaldelaMancha.Miresistencia al estrés la he comprobado en largas sesiones de ergometría. Elproblemadebíasolucionarse de otra manera”. Tuvo que ir a terapia.Todoelmiedoeramental. Recurrió a Michael Gervais, un psicólogo de deportistas extremosyjugadoresdelaNFL,la 17 km.

18 km.

19 km.

20 km.

21 km.

22 km.

23 km.

24 km.

Un minuto y 15 segundos. En este momento, consigue estabilizarse.

Etapa crítica. Comienza a girar descontroladamente a 1.000 km/h (aprox.).

podría ser hasta de 15. Uno de los métodos de terapia psicológicafuehablarleaunhijoimaginario (Felix no está casado, aunque acaba de anunciar su bodaconlaexmissNicoleOetl, de 26 años). “He utilizado artilleríapesada…Cuandollevaba el casco puesto tenía que calificar mi estado de ánimo cada tres minutos con un valor de uno (tranquilo) a 10 (pánico).

Tambiénllevabapuestounmedidordepulso.Lointeresantede esto fue que entre los valores tres y ocho, mi pulso se mantuvosiempreconstante.Luegohemos analizado mi rutina: hasta ese momento perdía el apetito un día antes de ponerme el traje y esto escalaba hasta llegar a un estado de pánico justo antes de ir a ver al director de misión, Art Thompson. Mike

Relevo en la cumbre. El excoronel estadounidense Joe Kittinger, récord de caída libre en los años 60, abraza a la madre del nuevo héroe, Eva Baumgartner,

Familia feliz. El saltonauta , flanqueado por su madre (a su dcha.) y la que será su esposa el próximo año, tras su exitoso aterrizaje en Roswell.

Novia de altura. El aventurero, junto a su pareja, la exmodelo y reina de la belleza austriaca Nicole Oetl, justo antes de ponerse el traje de astronauta.


había trabajado previamente con un luchador que, camino alcuadrilátero,sesentíadelmismo modo que yo. Para él la pelea estaba perdida antes de siquiera dar el primer golpe”. No perdió el tiempo en esa pausaquedurómeses.Acumulo horas de piloto de avión. Se sacóelpermisoparavolarenhelicóptero. Hizo montañismo. Pero le faltaba uno. El más importante.Elcarnéparadirigirun globo aerostático. “Hice mi entrenamiento en globoenlaciudaddeAlbuquerque, Nuevo México, y por coincidencia, atraje algo de acción al lugar. Tres días después de mi llegada, se declaró que no se podía volar en todo el espacio aéreo porque el presidente Obama iría de visita. Eso me dejó con dos días acelerados para aprender a usar un globo; el examinador y el profesor determinaron que no habría problema. Nos elevamos sin complicaciones, pero después dejamos de subir y nos llevamos el espejo lateral de un cocheyloabollamos...¡Aninguno pareció importarle...!”. “Despuésdedosdías,mesentí listo para el examen…”. Todo ibabienhastaelaterrizaje:“Nos encontramos con un viento de entre80y90km/hquenosprovocó turbulencias. Nos acercábamos a una cordillera y no se veían muchos lugares adecuados para aterrizar. Tiré de la cuerdaparasoltargasydejéque elglobobajararápidamente.En lasuperficiehabíavientosde40 km/h, eso me preocupó. Nos preparamos para el aterrizaje, nos pusimos los cascos y metimos los sacos de arena a la canasta.Eláreadeaterrizajenoera muy grande: estaba descampado, pero rodeado de alambre deespino.Nohabíamuchasopciones para rectificar… Debíamoslograrloenelprimerintento. Fue un choque violento. La canasta se volteó y nos arrastró por el suelo. Metimos la cabezaeintentamosmantenerlos brazosypiernasdentrodelacanasta. No podíamos movernos, momentoquetransmitirían150 canales de televisión y que han visto más de 1.000 millones de personas,FelixBaumgartnerescribiríasussensaciones.Supercepción ante lo que protagonizaría... “Cuando me encamine haciamisalto…habréacumulado cerca de siete minutos de prácticas en caída libre gracias adossaltosdepruebaagrandes altitudes: tres minutos del primero y cuatro del segundo. Eso suma apenas siete minutos de experiencia para romper un récord que data de hace 52 años… Incluso si el primer salto fue bueno, apenas estábamos a la mitad de altura. Cualquier alpinista puede escalar hasta los cuatro mil. Pero el monte Everestesuncalibrecompletamente diferente. Con frecuencia, la gente me pregunta si no tengo miedoconformeseacercaelsalto.Enrealidad,esloopuesto:espero que llegue porque a partirdelmomentoenquesalte,me acercarécadavezmásalaseguridaddelamadreTierra.Según baje, yo alcanzaré una atmósfera respirable. Cada segundo, elairesevuelvemásmaniobrable,puedocontrolarmiposición y el mayor problema es algo relativamente trivial: las manos heladas. A partir de ahí, el restonoesgrancosa:puedohacerlo, me encanta, es mi mundo… Queremos extender los límites de la humanidad aún más”. 14 de octubre de 2012, año en quehamuertoNeilArmstrong. Lo cuantificable. Incluyendo el traje, Felix pesa 140 kg. Sale de una cápsula de 180 cm de alturaporunorificiode122cm.Se asoma al horizonte. El globo alcanza los 849.505 metros cúbicos,lasdimensionesdelEstadio SantiagoBernabéu.Pitidoderadio.Lavistadesdelaestratósfera, la curvatura de la Tierra, demuestralamagnituddesureto.

PREVIO A SU CAÍDA. Antes de ese

peroalfinaltodosequedóquieto y en silencio. Subimos para verlacicatrizdecasi80mdelargoquelacanastahabíaaradoen elcampo…¡Examenaprobado!”.

Vuelos comerciales. La mayoría de aviones navega entre los 12.000 y los 14.000 metros.

Más lento. A los 12.000 metros de altitud, la velocidad de caída de Felix era de 965 km/h.

9 km.

10 km.

Altura del Everest. 8.848 metros

TROPOSFERA

11 km.

ESTRATOSFERA

12 km.

13 km.

14 km.

15 km,

16 km.

Declaraciones y textos de Baumgartner extraídos de The Red Bulletin.

demás fue rutina… Abre el paracaídas. Llega al suelo. Sus tobillos deben amortiguar el equivalente a “dos motos Harley Davidson”. Da pasitos. Como si fuera un entrenamiento. Se arrodilla. Incluso los que banalizaron su hazaña, se rinden. Hasta la NASA envía un tuit de congratulación. Felix, el hombre que le temía a su traje espacial, el que le tenía fobia a su segunda piel, arriba. Quien le explicaba a un hijo imaginario la magnitud de su reto, se quita el casco. Con la naturalidad de quien siempre tuvo miedo. Y vence.  ●

Misión cumplida. Con el paracaídas aún a cuestas, Felix Baumgartner expresa su satisfacción tras aterrizar sano y salvo en el desierto de Roswell (Nuevo México).

Hazaña con precedentes. El entonces aún capitán Kittinger es asistido tras batir el primer récord de caída libre desde la estratosfera (31 km de altura), en 1960,

Sufrase…“Ahoravuelvoacasa”. Y cae. Rompe la barrera del sonido tras un minuto y medio de caída, supera los 1.173 km/h. Despuéselcaos.Comienzaagirarygirara1.000km/h,altriple de velocidad de un Fórmula 1 en recta. Si vomitaba se quedaba ciego y podía morir. Si se dañaba su traje y se despresurizaba, la sangre entraría en ebullición. Le pasó a su predecesor y mentor Joe Kittinger (dueño del récord que quería superar:31.333m),quecasipierde una mano por un fallo en un guante. La extremidad llegó a duplicar su tamaño… La angustia. Llanto en la familia. Y la emoción cuando extiende los brazos y planea. La

DE SA SD LT EL O A E AL ST VAC RA ÍO TO SF ER supervivencia, asegurada. Lo A


millones de reproducciones simultáneas. Superaba así sobradamente la toma de posesióndeObamaen2009,quehabía marcado la mayor cuota de streamingporInternet,sietemillones de espectadores. “Red Bullnohainventadonada,pero ha organizado el primer evento global social, que se calcula quehasidoseguidopormilmillonesdepersonasentotal.Esta es una de las patas de su estrategiademarketing”,explicaGerard Costa, profesor de Marketing en la escuela de negocios Esade.Segúnelexperto,queutiliza Red Bull como un ejemplo recurrente al hablar de marketingeuropeodeéxitoasusestudiantes extranjeros, otra de las basessobrelasqueseasientala marca,es“crearcontenidospara evitarlacompradeespaciospublicitarios en medios, y estar presente en ellos a través de lo que llamamos publicity, es de-

PÁG. 6/7

Dietrich Mateschitz, el fundador de Red Bull, es el responsable de la que algunos consideran ya como la mejor maniobra propagandística de la historia de la publicidad: el estratosférico salto de Felix Baumgartner el pasado lunes. Red Bull ha hecho de su toro rojo el animal que vuela más alto, y, además, nos ha provisto de los prismáticos necesarios para no perderlo de vista ni un momento.Millonesdepersonas vieron el salto de Baumgartner desde 39.045 metros de altura, conelquenosóloconsiguióser el primer ser humano en romper la barrera del sonido en caída libre sin apoyo, en realizar elmayorsaltoencaídalibreverticalyenalcanzarlamayoraltura en un vuelo en globo tripulado; también consiguió que todo ello se convirtiera en el evento de mayor seguimiento en Youtube, con picos de ocho

LA HAZAÑA DE RED BULL: UNA CAMPAÑA DE MARKETING DE DIMENSIONES ESTRATOSFÉRICAS

Dietrich Mateschitz. El dueño de Red Bull frente a las oficinas de sede central de su empresa en Salzburgo (Austria), en abril de 2008.

Aterrizaje. Tras 9 minutos de descenso, Baumgartner pone los pies en la tierra.

0 km.

1 km.

2 km.

3 km.

4 km.

5 km.

6 km.

7 km.

8 km.

Abre el paracaídas. A 2.516 metros, y tras 4 minutos y 20 segundos en caída libre, Felix abre el paracaídas.

200 km./h. Es la velocidad a la que el piloto caía cuando estaba a 5.000 metros del suelo.

Condiciones extremas. En la troposfera, la temperatura desciende 6,5 grdos por cada kilómetro.

no ha facilitado ninguna cifra oficial sobre cuánto ha costado el proyecto, pero se especula con la posibilidad de que hayan sido 50 millones de euros. Lo que sí se sabe, porque lo dijo Art Thompson, el director técnico del equipo de Baumgartner, es que solo el globo costó varios cientos de miles de euros, y que llenarlo de helio para un intento supone entre 46.000 y 54.000 euros. Según el publicista austríaco Christoph Bösenkopf, “la inversión estaba más que recuperada antes del salto, alcanzando un valor de cientos de millones de euros”. La marca de Salzburgo se veía en el traje de Baumgartner, en la cápsula y en la grúa que la colgó del globo, y, además, la climatología se alió con Red Bull: “El aplazamiento del evento fue un factor que jugó a su favor, porque creó mucha expectación”, opina Fernando Soler, director general de IMG España, una de las empresas de eventos deportivos más impor-

INVERSIÓNRECUPERADA. Red Bull

cir,quelosmediosylasredessociales hablen de ti”. La tercera pata que ha hecho de Red Bull una marca que puede permitirse saltar desde la estratosferayaterrizarsinunrasguñoes el llamado marketing experimental. “Nunca hablan del producto, solo de la marca, y venden experiencias. Buscan que quien la vea, la viva de alguna manera, y lo consiguen, por ejemplo, con los 600 deportistas de aventura que tienen en cartera. No entran por los canaleshabituales”,continúaCosta. “Venden casi tantas latas como Coca-Cola, pero no lo dicen.Nuncahablandecomparativas. Venden y viven grandes historias”.Atravésdeellas,Red Bull consigue que la gente deje de verlo como algo comercial: “Es el sueño de cualquier marca, que el consumidor baje sus defensas”, concluye el experto.

tantes de nuestro país. “Se trataba de una apuesta arriesgada que podía salir bien o no, en cuyo caso la repercusión podría ser menor o incluso negativa. Pero las marcas que no son de primera necesidad tienen que recordar al consumidor constantemente que están ahí, y que les necesitan. Red Bull asume riesgos, pero creo que el truco está en que los mide muy bien: tienen sus series con aviones, la F1, y si en el conjunto del año, de 10 acciones, una falla, salen ganando igualmente”, continúa Soler. Que la estrategia de marketing de Red Bull funciona lo demuestra que en solo 20 años de existencia ha conseguido copar el 40% del mercado,estarpresenteen160 países, y emplear a 8.000 personas.Quizás uno de sus secretos sea que Dietrich Mateschitz, su presidente y fundador –junto a los tailandeses Chaleo y Chalerm Yoovidhya–, está detrás de cada una de estas locuras, y las vive. “Posee una licencia de piloto, es amigo de Vettel, el piloto estrella de su escudería, y a Baumgartner lo conoce desde hace 15 años”, explica Gerard Costa. Mateschitznacióhace68años en un pueblecito de Austria, estásoltero,ylecostó10añoslicenciarse en Económicas y Administracióndeempresasporla UniversidaddeViena,loqueno le ha impedido convertirse en ungeniodelmarketing.Fuedurante un viaje de negocios, mientrastrabajabaenProcter& Gamble, cuando descubrió la bebida en la que se basó para la creación de Red Bull. Y no se sabe mucho más: “Es una empresaquenocotizaenbolsayde laqueapenashayinformación”, explicaCosta.Esconocida,esosí, supolíticaderecursoshumanos, queconsisteenevitarcontratar aprofesionalesprovenientesdel sector de las bebidas y alimentario. Ni falta que le hace, vistos los resultados. Por Eva Dallo


RECORD-FELIX BAUMGARTNER: LOS TERRORES ÍNTIMOS DEL HOMBRE QUE SALTÓ DESDE 40 KM