Page 25

otsaila Más detenciones, ilegalizaciones y amplia respuesta en la calle Las dos primeras semanas de Febrero marcaron uno de los puntos álgidos de la ofensiva represiva del Estado contra la Izquierda Abertzale y contra la ciudadanía y los derechos de Euskal Herria. Sus estructuras no podían permitir que se conociera qué había pasado en las conversaciones de Loiola y pusieron a trabajar a destajo a sus brazos ejecutores: la Audiencia Nacional y las FSE. Detenciones de interlocutores, represión en las calles y la ilegalización de ANV y EHAK fueron el resultado.

Policías españoles arrestan a Pernando Barrena. El mismo día detuvieron a Patxi Urrutia.

Los mahikides Pernando Barrena y Patxi Urrutia fueron detenidos el 4 de Febrero, dos días después de que ofreciesen, ante 300 personas, una charla en el hotel Tres Reyes de Iruñea. El tema de la cita fueron, precisamente, los contactos mantenidos durante el proceso de negociación. La cercanía de las elecciones generales del 9 de marzo y el proceso acelerado de ilegalización de EHAK y ANV, marcaron también estas semanas en las que Baltasar Garzón volvió a erigirse como el instrumento clave. Con gran despliegue policial, agentes de la Guardia Civil y de la Policía Nacional registraron, el mismo día 4, las casas de Pernando en Berriozar y de Patxi en Amaiur. Había que criminalizarlos de cara a la opinión pública y la imagen de los policías sacando un cuadro con un anagrama de ETA de la casa de Barrena fue publicada como si tal pertenencia, exhibida y no precintada como las demás, fuera una prueba concluyente. Decenas de personas se congregaron frente a sus domicilios para animar a los detenidos y denunciar la operación policial. Tres días después de ser arrestados, ambos mahaikides fueron enviados a prisión. El propio Garzón desveló el verdadero objetivo de esta operación en el auto: a ellos les acusaba de ofrecer entrevistas, ruedas de prensa, charlas y realizar reuniones como portavoces de la Izquierda Abertzale y, a los agentes, les

25

aplaudía por identificar a 32 personas de las 300 que acudieron a la charla del Hotel Tres Reyes. Pero ahí no había acabado la ofensiva.Tan sólo un día después, el 8 de febrero, Garzón ordenaba suspender las actividades de ANV y EHAK durante 3 años. El mandato incluía clausurar sus sedes y bloquear sus cuentas. Las protestas que siguieron a esta decisión judicial fueron seguidas por miles de personas, pero también fue desmesurada la represión con las que se trataron de abortar. En Iruña 11 personas fueron detenidas en el barrio de Donibane por colocar propaganda y negarse a ser identificados; en Sanduzelai tres personas fueron identificadas por la misma razón; en Errotxapea 60 personas que secundaban una concentración de protesta fueron disueltas por la Policía Nacional y las calles de la capital fueron tomadas por decenas de vehículos de policía que impidieron una concentración contra la ilegalización de ANV. En el conjunto de Euskal Herria fueron miles los ciudadanos y ciudadanas que se echaron a la calle para denunciar esta nueva vulneración de sus derechos. En los días siguientes los seguimientos, identificaciones, requisas de material y sabotajes sobre la propaganda colocada fueron continuos. Sin embargo, el punto álgido de esta sucesión de acontecimientos se produjo el día 10 en Bilbo,

Profile for Apurtu Apurtu

2008ko Nafarroako Urtekaria  

Nafarroako Amnistiaren Aldeko Mugimenduak 2008ko urteari dagokionez kaleratutako Urtekaria.

2008ko Nafarroako Urtekaria  

Nafarroako Amnistiaren Aldeko Mugimenduak 2008ko urteari dagokionez kaleratutako Urtekaria.

Profile for apurtu
Advertisement