Issuu on Google+

oniricamente

real


Un buen dia decidí invocar al demonio o a lo que me saliera, el truco consistia en dibujar unos simbolos sobre el marco de una puerta, después solo habia que recitar unas palabras en Ebreo y boalá!

Al poco veias como un reflejo tuyo aparecía y repetía tu proceso.


Esta vez se me figuraba distinta, siempre suelo guardar las distancias pero esta vez...


De repente sentí una presencia extraña que me llamaba a entrar, al acercarme más sentí como una energia comenzaba a recorrer mi cuerpo.

sentí como me analizaba...


Y de pronto me teletransport贸 a otra realidad, quiz谩s paralela


Mi cuerpo ya no estaba pero yo si. Me habĂ­a convertiod en un ente de luz.

Me sentĂ­a mĂĄs liviano, como parte de un todo.


apareció otro ente, parecia ser de otro planeta, con una apariencia más estilizada, el cual me invitaba a entrar por esa puerta. Una vez llegados a este punto ¿ que podía hacer? pues seguir.


Me allé en la siguiente sala, la encontré vacia, parecía más grande, mi cocina había desaparecido para dejar paso a un lugar extraño.

Una chica apareció dejando una estela trás de sí. Me decía que estaba perdida, no encontraba su cuerpo, por lo que no podía regresar. Todo estaba a oscuras pero yo podía iluminar con mi forma de ente.


La chica buscaba su cuerpo duermiente, debía llegara él para abandonar esta realidad. Buscamos durante lo que parecieron horas por la misma habitación, ella insistia en que tenía que estar allí, que era cuestión de tiempo. A ratos me daba incluso miedo, hacía cosas muy raras.


Bailaba metamorfoseĂĄndose, y no paraba de hablar, a la vez que no paraba tampoco de cambiar de tema. Las formas se mezclaban ante mis ojos, todo lo anormal que lo cuento ahora, para mĂ­ lo era en ese momento.


Le seguí la corriente, hasta que vimos su cuerpo, yo flipé por que hacía unos instantes no estaba allí. Todo era muy surreal ya para mí, la chica se despidió de mí un poco cabreada por no haber querido jugar con ella a sus extraños juegos. Ví como desaparecía hasta introducirse en su cuerpo...


Me quedé observando, ansioso por conocerla en su manera normal, ya que estaba seguro de que lo que acababa de percibir era su estado onírico, comencé a entender cosas, el donde estaba yo, y por qué la habia encontrado. Conforme ella despertaba, sentía una fuerza tirar trás de mí. De pronto me ví de vuelta en casa, la energía fué desaparecindo como si de un sueño despertara. Aún a dia de hoy no sé que es lo que pasó aquella noche, pero esta noche voy a volver para descubrirlo.


``historia de lightpainting