Page 15

En este momento, el tiempo de la arquitectura no es el tiempo de la industria. Si alguna vez pudieron coincidir tuvo que ser en los años cincuenta, con el sueño de la vivienda barata para todos. En aquella época, la fabricación de elementos en serie, su facilidad de empleo y la posibilidad de combinaciones a medida dentro de un sistema de construcción industrializado constituía la base de las arquitecturas desmontables. Ya no es así. Después de la segunda guerra mundial muchas empresas americanas y europeas dedicadas a la fabricación de material y equipamiento militar debieron cambiar de campo y desarrollar su actividad en la sociedad civil. La construcción industrializada era el sector que mejor podía absorber sus capacidades de producción y a ello se dedicaron con empeño. Pero la inercia del sector de la vivienda, el rechazo de los bancos a financiar inversiones arriesgadas y el apego tradicional de la conciencia doméstica a la permanencia, dieron al traste con estas aventuras. Actualmente casi nadie intenta vender una vivienda habitual fabricada en taller. Se ha abandonado, salvo en situaciones de desastre natural o de guerra, la producción en serie de cualquier edificio destinado a contener de una manera continuada las funciones permanentes de la actividad humana. El recorrido que se establece a continuación está ilustrado con seis imágenes, que definen con precisión las inquietudes de cada década y que expresan gráficamente toda la fuerza simbólica que contiene el edificio móvil y transportable. Principios de siglo: Weblee Portable Hut En 1918, se construyó, por ingenieros militares, una tienda transportable que nos ayuda a comprender el impulso que los tiempos de 207

Rashomon. La triple verdad de la arquitectura  

Rashomon es el nombre de una gran puerta de madera en estado ruinoso bajo la que se resguardan de una lluvia torrencial tres personajes: un...

Rashomon. La triple verdad de la arquitectura  

Rashomon es el nombre de una gran puerta de madera en estado ruinoso bajo la que se resguardan de una lluvia torrencial tres personajes: un...