Page 1

The Guardian 

 

Escena extra 


The Guardian 

 

Escena extra 

Redención       Seth  suspiró  frustrado,  mirándose  a  sí  mismo  en  el  espejo  mientras  trataba  de  hacer  algo  con  su  cabello rebelde.    Era inútil.    Incluso peor que el revoltijo de rizos que no podía controlar, era la ropa que Lydia había elegido para  que él usara. Los pantalones negros que se abotonaban a los costados eran extremadamente incómodos y  solamente llegaban hasta sus rodillas. De ahí para abajo, tenía unas blancas… ¿cómo dijo que se llamaban?  ¿Medias?  Y zapatos raros con hebillas que le apretaban los dedos y friccionaban sus talones peor que las  botas de su armadura.    Pero lo que más odiaba, era el saco dorado, de cuello alto y todo bordado con una camisa blanca  que  tenía  montañas  de  encaje  femenino  cayendo  como  una  cascada  por  el  frente.  Ella  decía  que  era  un  fular (pañuelo). Él decía que era horrendo. Y ese mismo encaje que picaba, sobresalía al terminar la manga,  cubriéndole ambas manos, hasta los nudillos.    Se había estado quejando de esta monstruosidad desde el momento en se la habían encajado. La  única razón por la que finalmente había accedido a usarla era porque ella había señalado el hecho de que  no era posible que fuera más incómoda de usar que su armadura ‐  algo en lo que él no estaba de acuerdo  para nada. Solamente un idiota se reiría de un hombre con armadura. Vestido de esta forma, sólo un idiota  no se reiría de esto.    Y  dos,  no  tendría  que  usar  la  cosa  por  mucho  tiempo  más.  Tan  pronto  como  terminaran,  ella  le  había prometido que le arrancaría la ropa y lo haría deliciosamente feliz por haberle seguido la corriente.    Ella no sabía que él lo habría usado de todas formas. Todo lo que tenía que hacer era sonreir y él  estaba perdido.    Pero aun así...    “Parezco un pelotudo.”    Vestido con un traje de cola y una corbata, Asmodeus se burló desde atrás. “Te respondería, pero el  hecho  de  que  ahora  tengas  más  poderes  de  los  que  tenías  cuando  yo  te  servía  en  el  Reino  Inferior,  y  el  hecho de que me gustan las partes de mi cuerpo en su actual localización, me impiden que te diga una sola  palabra al respecto”. Le sonrió a Seth mostrándole los colmillos. “Perdoname.”    Sí, claro. Su expresión decía que lamentaba todo menos eso. De hecho, esa expresión decía que el  bastardo estaba  más que entretenido… a expensas de Seth.    Viste.  Ese  es  el  punto.  Asmodeus  nunca  se  hubiera  atrevido  a  reírse  de  él  cuando  estaban  en  Azmodea y Seth tenía su armadura puesta.   


The Guardian 

 

Escena extra 

Pero en este traje...    La burla era un imperativo moral.    Él  estaba  tentado  a  ofrecerle  dinero  al  demonio  para  que  cambiara  de  ropa  con  él.  Desafortunadamente, Asmodeus era un demonio amorfo que podía tomar cualquier forma que quisiera y,  para la boda, la pequeña basura había decidido medir sólo 1.80 con cabello rubio, casi blanco y corto, en  picos.    Aunque,  pensándolo  bien,    él  podría  usar  sus  poderes  para,  sencillamente,  cambiarse  la  ropa  por  algo diferente.    Como una armadura.    Pero eso le molestaría a Lydia.    Por ella, él sufriría.    Quizás no en silencio, pero….    Evitó quejarse al encontrar la mirada de Asmodeus en el espejo. Esos ojos grises eran la única cosa  que mantenía en todas sus encarnaciones. Ojos que veían mucho más allá de la superficie en cualquier ser.    Durante el encierro de Seth Azmodea, el demonio había sido el único, además de Jaden, que nunca  lo había lastimado. De hecho, fue Asmodeus quién le enseñó a pintarse la cara para intimidar a los demás.  Y a pesar de lo que había dicho Asmodeus, Seth nunca  le había hecho daño.  Lo malo era que Amodeus era lo más cercano que tenía a un amigo de verdad… y esa era la razón  por  la  que  el  demonio,  que  había  sido  liberado  del  servicio  de  Noir  unos  cuantos  años  atrás,  durante  el  confinamiento de Seth, había sido el elegido como su padrino.    Asmodeus se acercó para enderezarle el fular. “Tengo que decir que estoy contento de que seas el  único al que ella quiso vestir así. Porque es horrendo en proporciones épicas y parecés una mujer vestido  así.”  Seth  lo  miró  enfurecido.  “Alegrate  de  que  ahora  sea  más  civilizado  y  que  seas  uno  de  los  únicos  cuatro invitados que tengo.”.    La sonrisa de Asmodeus se ensanchó. “Me alegra infinitamente Guardián, Amo y Señor. Además,  no querrías que tu padrino demonio tuviera sangre en su esmoquin alquilado durante la boda, ¿o sí? Eso  podría angustiar a la Señora Chacal.    Una oleada de furia lo recorrió. “Sé que lo del título es una broma, pero no vuelvas a llamarme así  nunca más.”    Dando un paso hacia atrás, Asmodeus inclinó la cabeza al entender por qué aquel recuerdo le jodía.  “¿Entonces, como querés que te diga?”    “Seth.”   


The Guardian 

 

Escena extra 

Él se rió, y lo cortó abruptamente al minuto en que Seth levantó su ceja, cuestionándolo. “Perdón,  Guardián Amo y… eso que no tengo que decir.”    “¿Qué es lo que te causa tanta gracia de mi nombre?”     “Sólo pensé que tendrías uno más siniestro que Seth. Aunque, en realidad, rima con death1… tal vez  sea acertado después de todo.” Asmodeus le dio una palmada en la espalda, y después cambió de tema.  “¿Estás nervioso?”    En realidad, no. Aburrido. Irritado. Impaciente. Pero, definitivamente no estaba nervioso. “¿Tengo  que estar nervioso?”    “Me dijeron que muchos lo están cuando van a unir sus vidas a alguien más. Yo, particularmente,  estaría vomitando.”    “¿Por qué?”    “¿Una sola mujer? ¿Para siempre?” Asmodeus hizo un gesto de ahogo.    Seth negó con su cabeza. “Ella no es una mujer cualquiera.” Era diferente a cualquiera que hubiera  conocido.      “Eso dicen todas. Después te casás y pasan el resto de sus vidas tratando de matarte.”    “¿Cómo?”    Asmodeus hizo una lista con sus dedos. “Quejándose, criticándote, expandiéndose.”    Seth frunció el ceño. “¿Expandiéndose?”    “Engordando, ya lo sabés.”    Seth se quedó perplejo con su razonamiento. “Lydia está embarazada, no está gorda.” Y eso era su  culpa, definitivamente y no la de ella.    “¡Asmodeus! Le espetó Maahes al destellar en la habitación. “Deja de intentar que salga corriendo.”     “¿Hacer que salga corriendo? Estoy intentando salvarlo.”    Maahes le sonrió a Seth. “No creo que él quiera ser salvado.”    Definitivamente no de Lydia, pero no se los iba a decir.    “¿Ya es la hora?” le preguntó al dios.                                                                 1

Death: “muerte” en inglés.  


The Guardian 

 

Escena extra 

“Casi.” Maahes entrecerró los ojos mientras estudiaba su ropa. “No vas a usar el pelo así, ¿no?”    Sí, bueno, eso sí lo puso nervioso. “¿Por qué? Pensé que lo tenía bajo control.”    Maahes se burló. “Luce bien, remilgado.”    “¿Remilgado?”    Sin responder, Maahes lo agarró y lo llevó lejos del espejo, para poder encargarse del pelo de Seth.    Seth intentó alejarse, pero Maahes no lo dejó. Luego, trató de ahuyentar al detestable dios. “¿Qué  estás haciendo?”    “Bajá las manos.”.    Sí,  claro.    “¿Qué, está pasando acá?”    Seth  empujó  a  Maahes  al  escuchar  el  sonido  de  la  voz  de  Ma’at.  Se  volvió  para  ver  que  sus  ojos  brillaban con diversión. “Nada.”    “Estoy tratando de que el cabello le luzca algo atractivo.”    Ma’at arqueó una ceja. “Eso no es atractivo.”    Seth se dio vuelta para verse en el espejo. Había tenido su cabello más o menos aplastado. Ahora,   estaba todo parado sobre su cabeza como el de Asmodeus.    “Todavía no había terminado.”   Reprendiéndolos, Ma’at se acercó. “Vení acá, muchacho.”    El primer  instinto de  Seth fue clavarla  con la  mirada, pero  en  los últimos  meses, había  aprendido  lentamente, que Ma’at y Maahes no eran sus enemigos.    Ellos eran su familia. Después de todo este tiempo, él verdaderamente tenía una. Todavía no podía  creerlo.    Ese había sido el cambio más difícil. Forzarse a sí mismo a recordar que no todos querían lastimarlo.  Que en el mundo, reamente había gente que podía amarlo y no causarle daño.    Sonriendo,  Ma’at  le  dio  una  palmada  gentil  en  el  brazo.  “Vas  a  tener  que  sentarte  o  arrodillarte,  Seth. Desde acá no puedo alcanzar tu cabello.”     Sus  poderes  y  personalidad  eran  tales,  que  era  fácil  olvidarse  de  lo  pequeñita  que  era  realidad.  Como Lydia, apenas le llegaba a la parte media del pecho.   


The Guardian 

 

Escena extra 

Seth se arrodilló, para que ella pudiera peinar su cabello rápidamente.    Una vez que ella terminó, él se levantó para ir a verlo. Los rulos estaban de vuelta sobre su cabeza.  Frunciendo el labio, se estiró para enderezarlo.    “¡No te atrevas!” Nunca antes había escuchado a Ma’at con un tono tan severo.    “Parezco una mujer.”    “No,  definitivamente  no.  Confiá  en  mí.”  Ella  miró  duramente  a  Maahes  y  Asmodeus.  “Y  no  se   atrevan a contradecirme.”    Maahes levantó las manos rindiéndose. “Jamás lo haría.”    “Bien.” Ella centró su atención otra vez en Seth. “Lydia quería una boda temática de La Bella y la  Bestia. Creo que te ves espléndido.”    Asmodeus empezó a las carcajadas.    Cuando se dio cuenta de que los tres lo estaban mirando enfurecidos, se puso serio.     “Uy, dale. No me digan que no se les pasó por la cabeza. Ya saben, ella es un chacal, es decir, “la bestia”, y  vestido así,” hizo un gesto en dirección a Seth, “él parece la bella.” Y se volvió a reir.    Maahes lo miró a Seth. “Si querés puedo matarlo.”    “No, no lo hagas. Quiero tener el placer de hacerlo yo mismo.”    Ma’at lo detuvo antes de que pudiera alcanzarlo. “Tu futura esposa te está esperando. ¿De verdad  querés perder el tiempo con un demonio irritante?”      “Bueno. Pero después… quiero su cabeza servida en bandeja.”      *     *     *      Lydia tomó del brazo a Solin. Todo de negro, se veía increíble en su saco de cola. Él cubrió su mano  con la suya. “Sabés que no tenés que hacer esto. Todavía no es tarde para decirle a George que nos lleve a  casa.”  “Papi” ella le susurró,  “amo a Seth.”    Él  levantó  su  mano  y  besó  sus  dedos.  “Estuve  esperando  toda  mi  vida  para  que  me  llamaras  así.  Gracias.” Le acomodó la mano en el brazo.    “Te quiero, de verdad, lo sabés, ¿no?”   


The Guardian 

 

Escena extra 

“Absolutamente. Y aunque no me gusta la idea de que te cases con ese bastardo, te prometo que  siempre voy a ser cortés con él.”    Sí, pero su idea de cortesía y la de Lydia eran diferentes.  Aun así, su padre lo intentaba  y por eso,  ella le daba puntos extra  .  Ma’at abrió la puerta que conducía al vestíbulo. “Él está abajo, esperándote.”    Con  un  vestido  color  amarillo  pálido,  Ma’at  era  una  hermosa  dama  de  honor.  Dado  que  Lydia  no  tenía  muchas  personas  cercanas  y  que  todos,  excepto  un  pequeño  grupo,  pensaban  que  estaba  muerta,  Ma’at había sido la mejor opción.    Ma’at le entregó el ramo de flores...    Lirios rosas y blancos. Sus ojos se humedecieron al tomarlo en sus manos. Seth había insistido en  que los llevara.    “¿Estás bien?” le preguntó Solin, preocupado.    “Son las hormonas.” Lo único que no le gustaba de estar embarazada era el hecho de que lloraba  por todo. Era terrible.    Ma’at  los  condujo  fuera  de  la  habitación  y  hacia  el  salón  principal  de  su  templo,  luego,  hacia  la  habitación del trono que había sido decorada con más lirios y mirto blanco.    Pero Lydia apenas vio las decoraciones o al amigo que Ma’at había traído para oficiar la ceremonia.    Toda su atención fue hacia Seth en su saco barroco y pantalones de época. Ella sabía que estaría  maravilloso en ellos, pero él superaba cualquier expectativa.    Si, estaba para comérselo.    Su padre se detuvo al lado de Seth y vaciló antes de besarla en la mejilla y retirarse para tomar su  lugar al lado de Thorn y Ambrose.    Seth no podía respirar mientras sostenía la mano de Lydia y la miraba fijamente a sus brillantes ojos  color  topacio.  Con  un  vestido  rojo…  el  antiguo  color  tradicional  Griego  para  las  bodas,  ella  estaba  magnífica.  El  pequeño  velo  rojo  estaba  unido  a  su  cabello  negro  con  broches  con  incrustaciones  de  diamantes.    Ma’at tomó su ramo de flores para que pudieran acercarse a Savitar, quien los estaba esperando.    Savitar  miró  a  su  alrededor,  al  pequeño  grupo  que  consistía  en  Ma’at,  Asmodeus,  Maahes,  Ambrose, Thorn, Solin y ellos.     “Queridísimos  seres  raros  y  variados,  hoy  estamos  aquí  reunidos  para…  bla,  bla,  bla.  Seth,  decile  algo profundo a Lydia.”   


The Guardian 

 

Escena extra 

Seth se tomó un momento para concentrarse. Si bien nunca había visto una boda y no tenía ni idea  de  cómo  eran,  la  extraña  presentación  de  Savitar  parecía  fuera  de  lugar.  Pero  como  a  Lydia  no  parecía  molestarle,  él tomó aire para decir las palabras que había estado practicando para ella.    “Mi Lydia es como una estrella elevándose para guiarme en la noche más oscura.” Él miró de reojo a  los  hombres  y  se  sintió  enfermo  ante  las  ganas  de  decir  el  resto,  frente  a  ellos,  a  todo  lo  que  da.  Al  momento de escribir las palabras, no había tenido en cuenta cómo estaría compuesta su audiencia.    Después de un minuto de vacilación, Savitar suspiró. “Mira, pibe, puedo decir las palabras por vos,  pero creo que a ella le va a gustar más escucharlas de tu boca. A los boludos en las sillas, ignoralos.”    Seth apretó  su  mano en la de  ella  y  recordó  lo  que Ma’at  le había  dicho.  La  mayoría  de  las  chicas  pasan su vida entera soñando y planeando su casamiento. Lo que sea que hagas, no pisotees su sueño. Si la  amás, dejala tener este único día y seguile la corriente con cualquier cosa extraña que ella quiera.    Su  mirada  fue  directo  hacia  su  pancita,  dónde  su  bebé  todavía  estaba  formándose.  Esta  era  su  familia. Los otros eran de palo.    Él llevó la mano de Lydia hacia sus labios para poder besarla antes de enlazar sus dedos con los de  ella. “Cuando tu mano está en mi mano, me estremezco con una alegría inimaginable. Nunca pensé que  podría ser tan feliz como lo soy ahora. Y cada día que estoy con vos es mejor que el anterior. Sólo por vos,  sangraría y moriría. Pero sobre todo, sin vos, no podría vivir. Mientras viva, siempre te voy a amar y voy a  pasar el resto de mi vida asegurándome de que no tengas dudas de que sos el aire que respiro.”    Lydia  presionó  sus  labios  para  evitar  llorar  mientras  él  desnudaba  su  alma  frente  a  ella.  Puso  su  mano en la mejilla de Seth y lo besó en los labios.    “¡Hey, hey, hey!”  dijo Savitar. “Te estás adelantando, mujer. Es tu turno de decir los votos.”    Ella mantuvo su mano en la mejilla de Seth,  mientras miraba los ojos azules que le habían robado el  corazón y cambiado su vida en formas que ella jamás  habría creído posibles.    “Cuando era una chica, aprendí un poema que solía leerme mi mamá. Dado que ella no puede estar  hoy  acá,  parece  adecuado  que  lo  cite  en  su  memoria….  “El  amor  es  paciente,  servicial  y  sin  envidia.  No  quiere aparentar ni se hace el importante. No actúa con bajeza, ni busca su propio interés. El amor no se  deja llevar  por la ira, sino que olvida las ofensas y perdona. Nunca se alegra de algo injusto y siempre le  agrada la verdad. El amor disculpa todo; todo lo cree, todo lo espera y todo lo soporta.”    Ella se mordió los labios antes de recitarle sus propias palabras. “Si bien viví una vida sin vos, ya no  la puedo imaginar si no termina y empieza al mirar tu rostro. Mi corazón late solo por vos, y siempre estaré  a tu lado. Sin importar el desafío o el enemigo. Soy y siempre seré tuya.   

Seth no podía respirar al escuchar su juramento. Nunca nada lo había tocado tan profundamente.    Savitar hizo un sonido de disgusto. “Sí, bueno, seres… ahora, dense un beso.”   


The Guardian 

 

Escena extra 

Seth levantó su velo y luego tomó su cara entre sus manos. Se tomó un momento para saborear la  belleza de sus facciones antes de besarla. El estómago de ella rozó el suyo un instante antes de que el bebé  pateara. Riendo, él retrocedió para tocar su barriga. “Espero que eso sea su consentimiento.”    Ella le devolvió la sonrisa. “Definitivamente.”    Savitar aplaudió con las manos. “Bien, entonces, para los puñado de gente que está acá, déjenme  presentarles al Sr. y a la Sra. Semi‐dioses Chacales … saben, sería mucho más fácil si algunos tuviéramos  apellidos.”    Ma’at le lanzó una flor a Savitar. “¿La cortás de arruinarles esto?”    “No lo estoy arruinando, Mennie. Lo estoy haciendo memorable.”    Ignorándolos, Lydia agarró la mano de Seth y empezó se dirigió a la puerta.    “¿A dónde vas?” le preguntó su padre.    Lydia miró a Seth y se mordió el labio mientras se ponía colorada. Luego los miró de vuelta a todos.     “Tengo una promesa que cumplir.”    Seth levantó las cejas, expectante y esperanzado.    Arrugando la nariz de forma pícara, asintió. —Sí, esa promesa.                                  

Traducción: Liseth J. Martinez    Revisión: Mariana M. Agnelli    Diciembre 2011 

32 the guardian, redemption  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you