Issuu on Google+

13 – Pecados de la Noche (Sins of the night) Sherrilyn Kenyon En el reino de los Dark Hunters, hay un código de honor que hasta los malos inmortales deben seguir: No dañar a un humano. No beber sangre. Nunca enamorarse. Pero de tanto en tanto, un Dark Hunter se cree por encima del Código. Ahí es cuando soy convocado. ¿Quién soy yo? Soy la ira que afrontarán. Nada puede tocarme. Nada puede influir en mí. Soy implacable e insensible. O eso pensé hasta que encontré a una Dark Hunter que lleva el nombre de Danger, este no es sólo su nombre, es como ella vive su vida. Ella no confía en mí en absoluto. ¿Y quien podría culparla? Ella solo sabe que estoy aquí para ser juez, jurado, y, muy probablemente, verdugo de sus amigos. Aún así ella es mi llave para salvar a algunos de ellos. Sin ella, morirán todos. Dangereuse St. Richard es una distracción mortal. Algo en ella está reviviendo un corazón que pensé estaba muerto hace mucho tiempo. Pero en una carrera contra el mal, la única esperanza que la humanidad tiene es que yo cumpla con mi deber. ¿Y cómo puedo cumplir con mi deber cuando eso significa que tendré que sacrificar a la única mujer que alguna vez he amado?

Fecha de Nacimiento: ? Lugar de Nacimiento: ? Lema: Elige sabiamente, elige bien o perece Canción favorita para cazar: BTO: “No has visto nada todavía” Ubicación actual: Dondequiera que Ash me envíe Cita de Pecados de la Noche: “Creo que tú muy bien puedes ser mi clase favorita de peligro”.

Alexion no es realmente su nombre. Es en realidad su título. Cuando él era humano, era conocido por otro nombre y ya ha aparecido en otra historia de Dark Hunters. Sin embargo, es el lector el que debe resolver quién es él. Brutalmente traicionado, Alexion es un hombre tranquilo quien cree de todo corazón en hablar suave y portar una gran vara. Él es realmente el ángel de muerte. Nadie jamás quiere enfrentarlo en la oscuridad de la noche. Rápido como un relámpago, y brutalmente franco, él nunca toma prisioneros o comprende. Después de todo, uno no puede negociar con la mano derecha del diablo.

1


Con todo, él tiene una propensión hacia la ropa cara y las palomitas de maíz. A diferencia de la mayoría de la gente en el mundo de los Dark Hunter, él usa un abrigo largo, blanco que es su marca registrada (aquello que conocen su historia podrían encontrar una pista significativa de su identidad por esto). Él no tiene nada que esconder y el orgullo de no ser lo que otra gente espera. No hay nada que aprecie más que la compañía de una hembra dispuesta y unas horas de libertad de sus obligaciones.

Fecha de Nacimiento: AD 1752 Lugar de Nacimiento: Paris Lema: Es bueno ser Reina Canción favorita para cazar: Don't Fear the Reaper, BOC Ubicación actual: Tupelo, MS

Llamada así por la abuela de Eleanor de Aquitania y nacida de la unión de una actriz francesa y un noble francés, Danger creció sobre un escenario. Amaba su vida y a sus padres hasta que la Revolución Francesa desgarrara su mundo. Atrapada entre las dos facciones en guerra, ella se negó a ver la mitad noble de su familia asesinada. Usando sus conexiones en el teatro, ella intentó hacer escapar a sus nobles padre y medio—hermanos a Inglaterra. Su marido fue quien la traicionó, entregándola al Comité. Ella fue asesinada intentando proteger a sus pequeños hermano y hermana de la guillotina. Desde que se ha unido a los Dark Hunters, Danger tiene, podríamos decir, un problema de actitud. Ella no confía en nadie y tiene un lugar muy especial en su corazón para los niños.

2


Prólogo Universidad Mississippi para Mujeres Columbus, Mississippi Ella estaba muerta. El corazón de Melissa palpitaba por el sacudón de adrenalina mientras trepaba para alcanzar la seguridad de Grossnickle Hall. Dos horas atrás, tontamente, les había dicho a sus amigos que la dejaran en la biblioteca mientras terminaba de examinar sus papeles de Inglés. Perdida en las desventuras de la vida de Christopher Marlowe, había pasado más tiempo allí del que había pensado. Lo siguiente que supo fue que era tarde, y tiempo de volver a su apartamento en la residencia de la universidad. Consideró brevemente llamar a su novio para que la acompañara, pero como él trabajaba esa noche con el grupo de inversiones, le pareció un tema para discusión. Sin otro pensamiento sobre la estupidez de una mujer de veintiún años caminando sola, había juntado sus libros y se había dirigido a casa. Pero ahora, mientras corría a través del campus siendo perseguida por cuatro hombres desconocidos, ella comprendió realmente lo idiota que había sido. ¿Cómo alguien podía perder su vida por una mala decisión? Sin embargo esto le pasaba a la gente cada día. ¡No se suponía que me pasara a mí! —Por favor, ayúdenme —gritó mientras corría tan rápido como podía. Seguramente hubo alguien que la vio. Alguien que llamaría a seguridad para ayudarla. Dio la vuelta tras un seto y corrió directamente hacia algo. Alzó la vista hacia el hombre delante de ella. —Por favor... —las palabras murieron cuando comprendió que él era uno de los cuatro hombres rubios que la perseguían. Él se rió malvadamente, mostrándole un par de colmillos. Gritando, Melissa luchó por soltarse. Lanzó sus libros contra él, y empujó con cada gramo de fuerza que poseía. Él la dejó. Ella se lanzó hacia la calle sólo para encontrar a otro hombre rubio esperando allí. Ella se detuvo de pronto, buscando algún lugar a dónde correr. Pero no había ninguna parte a dónde ir sin que uno de ellos la atrapara. Vestido todo de negro, el recién llegado estaba de pie imperturbable, como si no percibiera el peligro o su terror. Su largo cabello rubio estaba atado por detrás en una cola de caballo. Llevaba un par de gafas de sol oscuras que ocultaban completamente sus ojos de ella y que le hizo pensar en cómo siquiera él podía ver en la oscuridad. Había algo atemporal sobre él. Algo omnipotente y espantoso. Él parecía estar cortado del mismo paño que sus perseguidores y, aún así, había algo acerca de él que era completamente diferente. Algo más poderoso. Más antiguo. Más espantoso. —¿Es usted uno de ellos? —dijo ella, sofocada. Una esquina de su boca se torció hacia arriba. —No preciosa, no soy uno de ellos. Ella oyó a los demás acercándose. Girando su cabeza, los vio reducir la velocidad mientras se acercaban a ella y veían al hombre con el que estaba hablando. El miedo estaba evidentemente grabado sobre sus hermosas caras mientras uno de ellos susurró la palabra “Cazador Oscuro”.

3


Ellos se quedaron atrás como si debatieran que deberían hacer ahora que el otro hombre estaba allí. El recién llegado le presentó su mano. Agradecida que su pesadilla estuviera terminada y que este hombre finalmente hubiera evitado que ellos la cazaran o lastimaran, Melissa tomó su mano. Él se burló de los que habían estado persiguiéndola mientras tiraba de ella, acercándola. Ella temblaba de pies a cabeza por el alivio de que él hubiera venido en su rescate. —Gracias. Él se rió de eso. —No, preciosa, gracias a ti. Antes que ella pudiera moverse, él la agarró en sus brazos y hundió sus colmillos en su cuello. El Cazador Oscuro probó la vida y las emociones de la estudiante mientras bebía la esencia de vida de su cuerpo. Era pura e incontaminada… Era una estudiante becada que hubiera tenido un futuro brillante frente a ella. C'est la vie. Deleitándose en el gusto de ella, él esperó hasta poder oír y sentir esos pocos últimos débiles latidos del corazón que cesarían cuando muriera. Ella cayó completamente fláccida contra él. Pobre niña. Pero no había nada más dulce que el gusto de la inocencia. Nada. Él recogió su cuerpo en sus brazos y caminó lentamente hacia los Daimons que habían estado persiguiéndola. Se la dio al que parecía ser su líder. —No queda mucha sangre, muchachos, pero su alma está todavía intacta. Bon appétit.

 

C’est la vie: en francés en el original: es la vida. Bon appétit: en francés en el original: buen apetito / buen provecho

4


Capítulo 1 Katoteros La muerte siempre rondaba por los pasillos de este reino inferior que existía mucho más allá del alcance de la humanidad. No rondaba por aquí. Vivía aquí. De hecho, era un estado natural de ser. Como el Alexion para Katoteros, hacía mucho tiempo que él se había acostumbrado a su constante presencia. A la vista, el sonido, el olor y el gusto de la muerte. Todo lo mortal muere. En realidad, Alexion mismo había muerto dos veces sólo para renacer a su estado actual. Pero mientras él miraba fijamente en las misteriosas nieblas rojas del antiguo sfora—an de la Atlántida donde se podía ver el pasado, el presente y el futuro, sintió una desconocida punzada de emoción. Aquella pobre niña—mujer. Su vida también había sido corta. Nadie merecía morir en las manos de los Daimons que aspiraban las almas de la gente para poder ellos, artificialmente, alargar sus cortas vidas. Y seguramente ningún humano merecía morir en las manos de los Cazadores Oscuros que habían sido creados únicamente para matar a los Daimons antes de que esas almas robadas desaparecieran del universo para siempre. Ese era el trabajo de todos los Cazadores Oscuros, proteger la vida, no tomarla. Mientras Alexion estaba sentado tranquilamente en la débil luz de su cuarto quiso sentirse ultrajado por la muerte de ella. Indignado. Pero no sintió nada. Él nunca sentía nada. Solamente una fría, horrorosa lógica que no producía emociones en absoluto. Sólo podía observar la vida, no podía vivirla. El tiempo pasaría y nada cambiaría. Ese era el modo de las cosas. Pero la muerte de ella fue un catalizador para algo mayor. Con las acciones de Marco, él había puesto en movimiento su propio fallecimiento, así como la muchacha tuvo el momento en que decidió estudiar hasta tarde. Y, como la muchacha, Marco no vería su propia muerte venir hasta que fuera demasiado tarde para prevenirla. Alexion sacudió su cabeza por la ironía. Era tiempo para que él volviera a la dimensión de la vida y cumpliera con su deber una vez más. Marco y Kyros estaban reuniendo Cazadores Oscuros e intentaban convertirlos a su ilegítima causa, y no pararían hasta que él los obligara. Su plan era rebelarse contra Artemisa y Acheron. Y el trabajo de Alexion era matar a cualquiera que se negara a entrar en razón. Levantándose, comenzó a alejarse de la esfera cuando vio el cambio en las imágenes sobre la pared alrededor de él. Se habían ido los Daimons y Marco. En su lugar estaba ella. Alexion hizo una pausa mientras veía a la Cazadora Oscura francesa luchar con otro grupo de Daimons no lejos de su propia casa en Tucabello. Ella era intrépida y rápida mientras bailaba alrededor de los Daimons masculinos que intentaban matarla. Sus movimientos eran hermosos y rápidos, como un frenético baile.

Sfora-an: especie de bola de cristal parecida a la que aparece en El Señor de los Anillos. Tucabello: ciudad del sur de Estados Unidos en Mississippi, famosa por haber nacido ahí Elvis Presley. 

5


Ella se rió insolentemente de ellos, y durante un instante él casi pudo sentir su pasión. Su convicción. Ella gozaba de su vida tan enormemente, que sus sentimientos fueron capaces de extenderse a través de las dimensiones que los separaban y casi calentarlo. Cerrando sus ojos, él saboreó esa breve punzada de humanidad. Su nombre era Danger y había algo sobre ella que casi lo tocó. Y por alguna razón que no comprendía, no quería verla morir. Pero eso era tonto. Nada, nunca, podría tocar al Alexion. Aún así, él pudo escuchar la voz de Acheron en su cabeza. Algunos de ellos podían ser salvados y esos eran en los que Acheron quería que él se enfocara. Salva a los que puedas, mi hermano. No puedes decidir por nadie. Déjales escoger sus propios destinos. No hay nada que hacer por los que no escucharán, pero el que lo haga… Lo merece. Quizás, pero lo que más lo preocupaba era lo poco que a él le importaba si seguían o no viviendo. Deber. Honor. Existencia. Esas eran las cosas que conocía. Él estaba volviéndose insalvable. ¿Cuánto faltaba para que rechazara hasta dar una opción? Sería sencillo, en serio. Aparecer de golpe, abatirlos y volver a casa. ¿Por qué pasar por la molestia de tratar de salvar a alguno cuando los Cazadores Oscuros eran los que se condenaban a sí mismos, para empezar? No, él no era Acheron después de todo. Su paciencia se había agotado hacía mucho. No se preocuparía más por lo que le pasara a cualquiera de ellos. Pero mientras miraba a Danger matar al último de sus Daimons, sintió algo. Fue rápido y ondulante, como un lento espasmo. Por primera vez en siglos, él quería cambiar lo que estaba por venir, sólo que no sabía por qué. ¿Por qué debería importarle? Levantando su mano, ahuyentó las imágenes de sus paredes. Aún así, continuó viendo el futuro claramente en su mente. Si Danger seguía ese camino, ella, como sus amigos, moriría durante el Krisi, la sentencia que Alexion pronto entregaría. Su lealtad a ellos sería su muerte. Pero ella no era la única que podría fallecer por la mano de Alexion. Alexion cerró sus ojos y convocó a otro Cazador Oscuro en su mente. Kyros. Él estaba marcando el camino para la caída de no sólo él mismo, sino la de todos los demás también. Esta vez, no había confusión en el dolor que Alexion sentía. Fue tan inesperado que en realidad lo hizo estremecer. Era el último vestigio de su humanidad y él estaba aliviado de aún tener, aunque sea, una pequeña pizca de eso. No, no podía, simplemente, esperar y ver morir al hombre. No si podía evitarlo. Nada nunca está realmente establecido por el destino. En un parpadeo, todo cambia. Incluso aunque sea un día claro, soleado, el susurro más suave en el viento puede volverse un huracán que destruye todo lo que toca. ¿Cuántas veces Acheron le había dicho esto? Todo estaba llegando a un punto crítico otra vez y Alexion quería cambiar lo que sin duda iba a ser. Era extraño tener semejantes vívidos sentimientos ahora, después de todos estos siglos de experimentar absolutamente nada. Siempre hay esperanza. Sí, correcto. Él hacía mucho tiempo que había olvidado la sensación de esperanza. La vida continuaba. La gente continuaba. La Muerte continuaba. Tragedia. Éxito. Todo iba de aquí para allá. Nunca nada cambiaba. Y aún así sentía diferente por una vez. Marco se había vuelto Rebelde y había ayudado a los Daimons. No había nada que se pudiera hacer por él. Y aún

6


peor, había otros quienes rápidamente seguían su liderazgo. Otros que le permitían a él y a Kyros alejar sus mentes de la verdad. Los Cazadores Oscuros en Mississippi Septentrional se estaban reuniendo para rebelarse contra Acheron y Artemisa. Era algo que tenía que ser detenido. Con su resolución tomada, él salió de su cuarto en la parte más alejada del palacio de Acheron y se dirigió por el dorado vestíbulo trasero que corría de sus elaboradas cámaras al salón del trono ubicado en la parte central. El piso de mármol negro veteado era algo frío contra sus pies desnudos. Si todavía fuera humano, ese frío sería absolutamente cortante. Por lo que era, sólo podía reconocer la temperatura, no podía realmente sentirla. Y aún así la frialdad pareció filtrarse por entero en él. Alcanzando la puerta de tres metros y medio que estaba hecha de oro, la empujó para abrirla y encontrar a Acheron sobre su trono mientras que su demonio, Simi, estaba acostada sobre su estómago en la esquina más lejana del cuarto, mirando QVC. La demonio, quien parecía ser una mujer humana de alrededor de veinte años, estaba vestida en vinilo rojo. Sus siempre cambiantes cuernos hacían juego perfectamente con su ropa y su largo cabello negro estaba trenzado cayendo por su espalda. Ella tenía un gigantesco tazón medio vacío de palomitas de maíz acunado en sus brazos mientras su cola azotaba alrededor de su cabeza como si la sacudiera al mismo tiempo que el segundero del reloj. —¿Akri? —exigió la demonio—. ¿Dónde está mi plástico? Como siempre hacía mientras estaba en casa, en Katoteros, Acheron llevaba su foremasta, una larga túnica parecida a un vestido que era dejada abierta en el frente, revelando su pecho y pantalones negros de cuero. Estaba hecha de una pesada seda que tenía bordada en la espalda un sol dorado perforado por tres rayos de plata, una señal que había sido marcada en el hombro de Alexion. El largo cabello negro de Acheron estaba suelto, colgando sobre sus hombros. Él estaba sentado sobre el trono dorado rasgueando una sólida guitarra eléctrica negra que sonaba perfectamente sin la ventaja de un amplificador. La pared a su izquierda tenía una serie de monitores de televisión que mostraban el dibujo animado Johnny Bravo. —No sé, Sim —dijo Acheron distraídamente—. Pregúntale a Alexion. Antes de que Alexion pudiera alcanzar el trono de Acheron, la demonio apareció ante él, suspendida en el aire mientras sus grandes alas rojas y negras se agitaban para soportar su peso. Sus alas, como sus cuernos y ojos, estaban siempre cambiando en su color para combinar con su humor y gusto del momento. Su color de cabello cambiaba también, pero eso estaba vinculado a Acheron, por lo tanto su color de cabello era siempre idéntico al de él. —¿Dónde está mi plástico, Lexie? Él le dirigió una paciente pero estricta mirada. Simi no había sido nada más que una muy pequeña niña hacía nueve mil años cuando Acheron la había traído aquí a vivir. Uno de los deberes que Acheron le había asignado fue ayudar a vigilarla y mantenerla alejada de los problemas. Sí. Eso era casi imposible. Por no mencionar que él era tan culpable de mimarla como Acheron. Como su jefe, parecía incapaz de ayudarse a sí mismo. Había algo naturalmente irresistible, simpático, y en última instancia dulce sobre la demonio. Algo que lo hacía amarla como a una hija. En todos los mundos, ella y Acheron eran las dos

QVC: famoso canal de compras por televisión. Johnny Bravo: es una serie de media hora de duración que trata sobre las aventuras de un muchacho de grandes bíceps, que pega golpes de karate y a quien no le preocupan los convencionalismos. Cree ser un regalo de Dios para las mujeres de la tierra. Johnny ama a su mamá, tolera a su adorable vecinita Suzy, y se venera a sí mismo, todo al mismo tiempo 

7


únicas cosas que todavía lo hacían sentir alguna emoción humana. Él los amaba a ambos y moriría para protegerlos. Pero como su "otro" padre, sabía que le debía a Simi y al mundo intentar enseñarle alguna moderación. —No necesitas comprar nada más, Simi. Su cantarina respuesta fue rápida y automática. —Sí, necesito. —No —insistió él—. No necesitas. Ya tienes más que suficientes chucherías para mantenerte ocupada. Ella le hizo un mohín mientras sus ojos ardían, rojos, y su cola chasqueaba alrededor. —Da—dame mi plástico, Lexie. ¡Ahora! —No. Ella lloró, luego se volvió hacia Acheron y voló a su trono. De pronto QVC apareció en sus monitores. —Simi… —dijo Acheron—. Yo estaba mirando algo. —Oh, bah, ese es un dibujo animado estúpido. ¡Simi quiere su Diamonique , akri, y ella lo quiere ahora! Acheron dirigió una mirada exasperada hacia Alexion. —Dale las tarjetas de crédito. Alexion lo miró enojado. —Está tan malcriada, está echada a perder. Debe aprender a controlar sus impulsos. Acheron lo miró levantando una ceja. —¿Y cuánto tiempo has estado intentando enseñarle a refrenarse, Alexion? Eso no mereció un comentario. Había algunas cosas en la vida que eran de verdad inútiles. Pero la inmortalidad aburría bastante. La tentativa de controlar a Simi a menudo le agregaba mucha chispa. —Finalmente conseguí que se sentara delante de la televisión tranquilamente… En cierto modo. Acheron puso sus ojos en blanco. —Sí, después de cinco mil años de intentarlo. Es una demonio, Lex. La moderación no está en su carácter. Antes de que Alexion pudiera discutir, la caja donde él guardaba las tarjetas de crédito de Simi apareció en el aire delante de ella. —¡¡Haaa!! —le dijo Simi en un tono encantado antes de agarrar la caja y mecerse con ella en sus brazos. Su felicidad murió cuando comprendió que estaba cerrada. Fulminó a Alexion con una mirada amenazadora—. Ábrela. Antes de que él pudiera negarse, saltó abierta. —¡Gracias, akri! —gritó Simi mientras agarraba sus tarjetas, luego revoloteó alejándose y dirigiéndose a su teléfono celular. Alexion hizo un sonido de disgusto a Acheron mientras la caja desaparecía. —No puedo creer que justo tú hicieras eso. Los monitores volvieron al dibujo animado. Acheron no dijo nada mientras se agachaba para darle de comer su púa negra de la guitarra al diminuto pterygsauras que estaba posado en el brazo de su trono. La pequeña criatura anaranjada parecida a un dragón gorjeó antes de tragarse todo el plástico. Alexion no estaba seguro de dónde vino el pterygsauri. Durante los nueve mil años pasados, siempre hubo seis de ellos aquí en el salón del trono. Alexion todavía no estaba seguro si ellos eran los mismos seis o no. Todo lo que sabía, por cierto, era que Acheron amaba y mimaba a sus mascotas y como él, Alexion también lo hacía.

Diamonique: Es la marca de la más exacta imitación de diamante. Con él se realizan las joyas de imitación más finas.

8


Acheron acarició la cabeza escamosa de la criatura mientras se pavoneaba y cantaba felizmente, luego volvió a mirar su guitarra. —Sé porqué estás aquí, Alexion —le dijo, mientras otra púa aparecía en su mano. Él rasgueó un acorde melódico—. La respuesta es no. Alexion fingió un enfado que no sentía. —¿Por qué? —Porque no puedes ayudarlos. Kyros hizo su elección hace mucho y ahora él tiene que... —¡Tonterías! Acheron detuvo su mano en medio de un rasgueo, luego le dirigió una mirada enfadada. Los cambiantes ojos plateados se tornaron rojos, advirtiendo que el lado destructor de Acheron estaba avanzando. Alexion no se preocupó. Él había servido a Acheron el suficiente tiempo como para saber que su maestro no lo mataría por la insubordinación. Al menos por ninguna tan leve. —Sé que tú lo sabes todo, jefe. Aprendí eso hace mucho tiempo. Pero también me has enseñado el valor del libre albedrío. Cierto, Kyros ha hecho algunas malas elecciones, pero si voy a él como yo, sé que puedo disuadirlo de esto. —Alexion… —Vamos, Akri. En más de nueve mil años, nunca te he pedido un favor. Nunca. Pero simplemente no puedo ir y dejarlo morir como a los demás. Tengo que intentarlo. ¿No lo entiendes? Estábamos juntos como humanos. Hermanos de armas y en espíritu. Nuestros niños jugaron juntos. Él murió salvando mi vida. Le debo una última oportunidad. Acheron dio un fuerte suspiro mientras comenzaba a tocar "Every Rose Has Its Thorn". —Bien. Ve. Pero piensa que así como tú haces esto, todo lo que él decida, no es tu culpa. Yo supe que este momento llegaría desde el día que él fue creado. Sus elecciones son suyas. Tú no puedes aceptar la responsabilidad de sus errores. Alexion entendió. —¿Cuánto tiempo me das? —Tú conoces los límites de tu existencia. No puedes tener más que diez días antes de que debas regresar. Al final del mes, debes darles mi sentencia. Alexion asintió. —¡Gracias, Akri! —No me agradezcas, Alexion. Es un trabajo desagradable el que te envío a hacer. —Lo sé. Acheron levantó la mirada para mirarlo fijamente. Había algo en su cambiante mirada de plata que era diferente esta vez. Algo… No sabía, pero envió una cruda frialdad sobre él. —¿Qué? —le preguntó. —Nada —Acheron volvió a tocar la guitarra. El estómago de Alexion se anudó en aprehensión. ¿Qué es lo que el jefe sabía y no estaba compartiendo? —Realmente odio cuando no me dices las cosas. Acheron le dirigió una ladeada sonrisa burlona ante eso. —Lo sé. Alexion retrocedió, intentando volver a su cuarto, pero antes de que pudiera girar, se sintió deslizar. Un minuto estaba en el salón del trono en Katoteros y, en el siguiente, yacía boca abajo sobre una calle fría, oscura. El dolor golpeaba dentro de él en ondas de resonante agonía que le quitaron el aliento mientras sentía el áspero, acre asfalto contra su cara y manos. 

Cada rosa tiene su espina. Famosa canción del grupo Poison.

9


Como una Sombra en Katoteros, él realmente no sentía o experimentaba nada de esta realidad. La comida no tenía ningún sabor, sus sentidos estaban todos apagados. Pero ahora que Acheron lo había colocado en el mundo humano… ¡Ow! Todo lastimaba. Su cuerpo, su piel. Sobre todo sus rodillas despellejadas. Alexion giró sobre sí mismo y esperó que su cuerpo terminara la transición y estuviera bajo su control otra vez. Siempre había un ardor cuando venía a la tierra, un breve período para acostumbrarse a respirar y a “la vida" otra vez. Mientras sus sentidos se despertaban, Alexion comprendió que podía oír gente luchando a su alrededor. ¿Era una batalla? Acheron le había hecho esto algunas veces en el pasado. Era a veces más fácil dejarlo caer inadvertidamente en medio del caos. Pero esto no se parecía a una zona de guerra. Esto parecía… Una calle secundaria. Alexion se obligó a levantarse y luego se congeló cuando comprendió qué pasaba. Había seis Daimons y un humano luchando en el callejón. Intentó enfocar su vista para estar seguro, pero todo alrededor de él estaba todavía borroso. —Bien, jefe —dijo Alexion por lo bajo—. Si necesito anteojos, soluciónalo, porque apenas puedo ver una mierda ahora mismo. —Su visión se aclaró al instante—. Gracias. Sabes, una pequeña advertencia antes de dejar caer mi trasero aquí hubiera sido agradable —Él enderezó su largo, blanco abrigo de cachemira con un tirón—. A propósito, ¿no podrías, sólo una vez, dejarme caer en una La—Z— Boy o sobre una cama? Todo lo que oyó fue el sonido de la risa corta, maligna de Acheron en su cabeza. Acheron y su enfermo sentido del humor. Podía ser un verdadero bastardo cuando quería. —Muchas gracias —Alexion soltó un largo, irritado bufido. Volviendo su atención a la pelea, enfocó al grupo. El humano era un hombre bajo, probablemente no más alto de un metro sesenta y cinco o setenta y que parecía tener unos veinticinco años. Cuando el hombre se dio vuelta hacia él y Alexion vio su cara, comprendió quién era. Keller Mallory, el Escudero de un Cazador Oscuro, una de las personas que protegía y ayudaba a proteger la identidad de un Cazador Oscuro de los humanos. No se suponía que los Escuderos se ocupasen de los Daimons, pero ya que los Escuderos eran parte integrante del mundo del Cazador Oscuro, estaban propensos a ser objetivos. Aparentemente, esa noche era el turno de Keller para conseguir que le patearan el trasero. Alexion se precipitó hacia el Daimon que se dirigía hacia la espalda de Keller. Agarró al Daimon y lo arrojó lejos del Escudero. —¡Corre! —le dijo a Keller. Sin duda el Escudero pensó que él era un humano, también. Alexion levantó una daga tirada en la calle y la cogió en su puño. Disfrutando la "realidad" de la lucha, la lanzó directamente al corazón del Daimon, quien rápidamente explotó en polvo de oro. La daga cayó a la calle con estrépito. Alexion extendió su mano hacia la daga, la cual inmediatamente se alzó del piso y volvió a su puño. Keller se volvió boquiabierto hacia él. La distracción le costó a Alexion que uno de los Daimons llegara corriendo por la espalda y le enterrara una daga profundamente entre sus omóplatos. Curvando su labio de disgusto, Alexion sintió su cuerpo explotar y disolverse. Él odiaba cuando esto pasaba. No era tan doloroso como irritante y desorientador. Dos segundos más tarde, su cuerpo se materializó otra vez. Con expresión aterrorizada, Keller tropezó alejándose de él. 

La-Z-Boy, es uno de los primeros fabricantes y distribuidores a nivel mundial de mobiliario de relax y elementos de decoración.

10


El recreo había terminado. Los restantes Daimons salieron en una carrera mortal pero tuvieron sólo unos segundos antes de que ellos, también, explotaran. Sólo que ellos no iban a ser recompuestos otra vez. Todavía no apaciguado con la provocación que habían causado, Alexion enderezó su abrigo con un tirón en las solapas. Daimons… ellos nunca aprendían. La cara del Escudero palideció mientras se volvía y lo miraba horrorizado. —¿Qué demonios es usted? Alexion caminó tranquilamente hasta Keller y le dio la daga. —Soy el Escudero de Acheron. Era casi la verdad. Bien, no realmente. Era una mentira, pero Alexion no tenía ninguna intención de dejar a nadie saber su verdadera relación con Acheron. No es que eso importara. Keller no se lo tragó. —Como el infierno. Todos saben que Acheron no tiene un Escudero. Sí, correcto. Si cada uno sobre la tierra reuniera toda la información correcta que tenían sobre Acheron, no llenaría el dedal de un hada. Alexion intentó no reírse del pobre hombre que pensaba que entendía el mundo a su alrededor cuando la verdad era que él no sabía una mierda sobre el tipo. —Aparentemente todos están equivocados, ya que aquí estoy, enviado a ti por el jefe máximo mismo. El atlético joven lo escudriñó de la cabeza a los pies. —¿Por qué está usted aquí? —Su Cazadora Oscura, Danger, pidió por Acheron y ya que él está ocupado, yo fui enviado para comprobar las cosas y llevarle un informe sobre lo que está pasando. Así que aquí estoy. Alegría, oh alegría de mi vida. Esto no pareció calmar al hombre en absoluto, pero por otra parte, el sarcasmo raras veces era calmante. Aunque, para ser honestos, Alexion encontraba mucha diversión en eso. Lo que era probablemente una gran cosa, ya que el sarcasmo era la lengua natal de Acheron. —¿Y cómo sé que usted no está mintiendo? —preguntó Keller, sus ojos todavía llenos de duda. Alexion se obligó a no reírse. El hombre era listo. Todo era una mentira. Acheron sabía exactamente qué estaba pasando… en todo momento. Pero era verdad que su jefe no podía venir aquí en persona. No mientras todos los Cazadores Oscuros en el área sospecharan de él. Ellos nunca creerían la verdad de los labios de Acheron. Si fueran a escoger sabiamente y sobrevivir a esto, necesitaban oír la verdad de un tercero "imparcial", y por eso era que él había venido. Su objetivo era salvarlos de su propia estupidez. Con tal que ellos no fueran fatalmente estúpidos. Alexion sacó un pequeño teléfono celular de su bolsillo. —Llama a Acheron tú mismo y oye la verdad.

11


Capítulo 2 —Te estoy diciendo la verdad, Danger, Acheron va a matarnos a todos nosotros. Sabemos demasiado sobre él y no soportará dejarnos vivir. Dangereuse St. Richard estaba de pie en la sala de recibo de la mansión prebélica de Kyros fuera de Aberdeen, Mississippi, con sus brazos doblados sobre el pecho. Ella nunca había estado en el mejor de los términos con el antiguo Cazador Oscuro griego. Esta noche no estaba de humor para sus tonterías, sobre todo no después de las historias que ella había oído que decían que Kyros se había convertido en un traidor y permitía vivir a Daimons, y esto de los labios de los Daimons que había hecho polvo antes esa noche. No tenía ninguna paciencia con alguien que traicionaba el Código de Cazador Oscuro. El trabajo exclusivo de un Cazador Oscuro era matar a los Daimons, quienes eran antiguos miembros de la maldita raza Apolita, hijos de Apolo, quienes lo habían ofendido y habían sido condenados a vivir de noche, y morir a la edad de veintisiete años. Si los Apolitas decidían comenzar a chupar almas humanas antes de ese cumpleaños, se convertían en Daimons que podían vivir indefinidamente. Pero por cada Daimon que vivía, incontables almas humanas morían. Era algo que ella se negaba a tolerar. Si pudiera matar a Kyros por ello, lo haría. Pero para un Cazador Oscuro que matara a otro la muerte era inmediata. Ella ni siquiera podía atacarlo. Todo lo que le hiciera, lo experimentaría diez veces peor. Gracias, Artemisa, por ese regalo en particular. Hasta que Acheron contestara su llamada de ayuda, no había nada que pudiera hacer para detener a Kyros en su locura. De hecho, ella podía sentir drenarse sus poderes sólo por estar en el mismo cuarto que Kyros. A los Cazadores Oscuros no se les permitía pasar una cantidad significativa de tiempo juntos sin drenarse los poderes el uno al otro. El cuarto en el que ella y Kyros estaban de pie era oscuro y mohoso, y debería haber estado decorado con antigüedades en vez de los muebles modernos que chocaban con el diseño neoclásico de la casa. Las paredes estaban pintadas de un color oro profundo, prebélico, mientras los techos tenían exquisitos medallones blancos. Los duros pisos de madera de pino bajo sus pies estaban llenos de rayones y en grave necesidad de reparación. Qué extraño que un Escudero no tuviera más cuidado con la propiedad de un Cazador Oscuro. Pero eso no venía al caso. Ahora mismo ella tenía un asunto mucho más apremiante con Kyros que el hecho de que no tuviera nada de gusto y su Escudero no tuviera una clara idea de cuál era su trabajo. —Bien, Kyros —ella habló lentamente, escogiendo sus palabras con cuidado—. Acheron es un Daimon que se alimenta de la gente y fuimos creados únicamente para que él pudiera pelear una guerra con su madre, la reina Daimon, de la que ningún Cazador Oscuro jamás ha oído hablar. Ahá. Él bajó de golpe su mano sobre el escritorio de madera de cerezo detrás del cual estaba sentado. —¡Maldición!, mujer, escúchame. Tengo más de nueve mil años. Yo estaba allí en el principio, uno de los primeros Cazadores Oscuros alguna vez creados... y recuerdo las historias de Apollymi, de mi niñez. La llamaban la Destructora y era Atlante… como Acheron. Pues eso era una coincidencia. Dos Atlantes no hacían una familia. Ella no era, más que seguramente, la única Cazadora Oscura francesa, ni siquiera era la

estilo de arquitectura anterior a la guerra de secesión de Estados Unidos, 1860

12


única en venir de la Revolución Francesa y ninguno de ellos estaba relacionado por mucho más. Kyros necesitaría muchas más pruebas para convencerla de que Acheron era el hijo de esta reina-diosa Atlante. Ella le lanzó una aburrida mirada. —¿Y esta Destructora Atlante ahora conduce a los Daimons y los envía para luchar contra Acheron, que nos usa a nosotros y a los humanos como carne de cañón para protegerse? Realmente, Kyros, deja la pipa de crack… o ve a escribir novelas de fantasía para niños. —Ella se inclinó hacia adelante y susurró fuertemente—: Apuesto que hasta sabes exactamente quién conspiró para matar a Kennedy, ¿eh? Estoy segura que el dinero de D. B. Cooper es el que financió tu increíble colección de muebles. Él se puso de pie y se acercó a ella. —No seas condescendiente. Sé que tengo razón. ¿Alguna vez has visto a Acheron comer algún alimento? Sabemos que él es mucho más poderoso que el resto de nosotros. ¿Nunca te preguntaste por qué? No había nada que llamara la atención en su libro. —Él es el más viejo y ha tenido sus poderes mucho más tiempo que el resto de nosotros. Conoces el refrán “la práctica hace a la perfección”, y ese hombre ha tenido mucha práctica. En cuanto a la comida, no he estado lo bastante cerca de él como para notarlo. —Sí, pues yo he estado cerca de él mucho más que una vez, y mientras Brax y yo comíamos, él nunca lo hizo. Después que fuimos creados, Acheron escribió sus reglas de mierda y el resto de nosotros, a ciegas, ha estado siguiéndolas durante siglos sin cuestionarlas o a él. Es tiempo ahora que comencemos a pensar por nosotros mismos. Ella hizo un ruido de sarcástica diversión. —¿Y qué ha traído de repente esta grandiosa revelación a ti? Kyros se rió de eso mientras una maligna, espeluznante expresión caía sobre él. —¿Realmente quieres saberlo? —¿Pourquoi pas? ¿Por qué no? —¡Stryker! Danger frunció el ceño ante su grito. Medio minuto más tarde, algo demasiado brillante destelló en el cuarto, ella tuvo que darse vuelta para proteger sus sensibles ojos de Cazador Oscuro de quemarse. Pero el cabello en su nuca se erizó mientras sentía la presencia repentina de un Daimon en el cuarto. Siseando de cólera, ella sacó la daga de su bota y se enderezó para enfrentarlo. Kyros agarró su brazo. —No. No lo hagas. Su temperamento rugió por las acciones de él. —¿Invitarías a un asqueroso Daimon a tu casa? La pregunta apenas había abandonado sus labios antes de que la sensación del Daimon cesara. El recién llegado todavía estaba de pie allí, pero no las señales de alarma que avisaban a un Cazador Oscuro de la presencia de un Daimon. Un mal sentimiento recorrió a Danger mientras miraba al recién llegado. Como Acheron, él medía más de dos metros, con el cabello largo negro que fluía alrededor de sus hombros, y llevaba un par de gafas de sol opacas sobre sus ojos. —¿Qué pasa aquí? —le preguntó ella a Kyros. Kyros la soltó. —Sí. No lo creí, tampoco, al principio. Pero él puede enmascarar al Daimon en él para que nosotros no podamos sentir su presencia. 

Famoso estafador, cuya vida fue llevada a la pantalla por Leonardo Di Caprio en la película “Catch Me if You Can” de Steven Spielberg.

13


—¿Cómo? —preguntó ella. El Daimon se rió, mostrándole un par de colmillos. —Este es un rasgo que corre en mi familia. Mi madre puede hacerlo. Yo puedo hacerlo y mi hermano puede hacerlo. Frunciendo el ceño a los dos hombres, ella no entendió de qué hablaba. No antes que se quitara las gafas de sol y revelara un par de ojos cambiantes de color plateado, los que ella sólo había visto en un hombre antes… Acheron Parthenopaeus. —Él es el hermano de Acheron —dijo Kyros como si pudiera oír los pensamientos de ella—. Y él me ha dicho muchas cosas sobre nuestro intrépido líder que me han dejado frío. Acheron no es lo que tú piensas que es y tampoco nosotros. —¿Entonces cómo hiciste esa cosa que hizo explotar a todos los Daimons? Sentado al lado del Escudero que lo conducía de regreso a la casa de Danger, Alexion se estremeció mientras Keller seguía divagando con preguntas y comentarios. El hombre tenía tres velocidades de discurso: rápido, más rápido, y cállate-antes-de-que-mi-cerebro-explote-al-intentar-seguirte. Siempre le habían dicho que los americanos del sur hablaban despacio. Esto era, al parecer, un mito. Él no había tenido un dolor de cabeza desde que había sido humano, pero por primera vez en nueve mil años, comenzaba a sentir un dolor palpitante entre sus sienes. Mucho más parecido a un niño irritante, Keller continuó, tomando velocidad con cada palabra. —Vamos, no me has contestado y tengo que saber. Sabes, si todos nosotros con sólo pensarlo pudiéramos hacer pedazos a los Daimons seguro que sería muchísimo más fácil. ¡Puedes imaginarte a todos nosotros sólo mirándolos y... boom! Están muertos. Tienes que decirme cómo haces eso. Vamos. Tengo que saber, ¿entiendes? Alexion tensó su mandíbula antes de contestar. —Esto es un secreto de fabricación. —Sí, pero estoy en el negocio. Los Escuderos necesitan saber, también. Nosotros no somos inmortales, entonces me parece que deberíamos saberlo primero, ¿no crees? Vamos, dime cómo lo hiciste. Alexion lo miró fijamente advirtiéndole. —Yo te lo mostraría, pero te mataría usarlo. Pensándolo, no sería una idea tan mala… Él abrió su boca para decirle. —No lo hagas. Alexion gruñó a la voz de Acheron en su mente. —Entonces hazlo tú mismo, o no te metas en mi cabeza. —Bien, estás por tu cuenta desde este momento. Me estoy yendo. Me voy a jugar un solitario o algo así. Sí, justo. Acheron jugando a algo. Como si él tuviera un minuto para perder. Keller giró en el camino de entrada de una pequeña mansión en el noroeste de Tupelo, que era dominio de Dangereuse. La Cazadora Oscura había sido asignada al área durante los últimos cincuenta y pico de años. Su casa estaba diseñada como un auténtico castillo francés con un patio que fue hecho para resaltar al lado izquierdo de la casa. Keller presionó el control en su Mountaineer  verde oscuro para abrir la puerta del garaje. —Bien, sé así. No compartas, pero cuando me maten, voy a atormentarte por no decirme nada de nada cuando tenías la posibilidad de salvarme. Sabes, esto no está bien. No está bien para nada. 

Vehículo todo-terreno de la fábrica Mercury.

14


Metió rápidamente su SUV verde oscuro en el garaje, luego cerró la puerta detrás de ellos. Aunque era un garaje para tres autos, no había ningún otro auto dentro. Él había asumido que Dangereuse habría vuelto antes. —¿Dónde está tu señora esta noche? —No lo sé. Ella salió aproximadamente una hora después del ocaso y no he oído nada desde entonces. Me hubiera gustado que estuviera aquí, sin embargo, para ganar a esos Daimons. Pensé que estaba frito hasta que apareciste en el callejón. Y hablando de apariciones, ¿cómo hiciste eso, de todos modos? ¿De dónde vienes? Sé que tuviste que tener algún modo de llegar aquí, ¿entiendes? Alexion salió lentamente del auto mientras intentaba mantener su prestancia. Sólo había visto la casa de ella una vez o dos en la sfora. Pero las cosas parecían muy diferentes en persona que a través de la distorsión de la niebla. —¡Eh! —Keller chasqueó sus dedos mientras daba la vuelta al SUV—. ¿Me oíste? ¿Cómo llegaste a Tupelo sin tu propio coche? —Tengo talentos especiales. —¿Tú eres uno de los tele—transportados? Alexion respiró profundamente por paciencia, la que se agotaba rápidamente en este nuevo cuerpo. Esta era la parte más difícil de ser el Krisi, el sentenciador, y venir a la tierra. Él no estaba acostumbrado a todos esos colores brillantes, sonidos, y emociones que se filtraban por un cuerpo verdadero. De vez en cuando, él era como un niño pequeño sobre-estimulado, uno que tenía la capacidad de arrasar una ciudad si llegaba a cabrearse lo suficiente. Keller era hasta más inquisitivo y molesto que Simi en su peor día. Y esto era un verdadero logro. —No me hagas una pregunta más, Keller. Solamente voy a mentirte y yo preferiría no tener que sufrir el stress de tratar de recordar qué mentira te dije. Bufando ante eso, Keller lo llevó a la casa, que estaba decorada en estilo retro—contemporáneo. El pequeño vestíbulo que conducía del garaje a la cocina era color púrpura oscuro. Keller dejó caer sus llaves en una cesta sobre la encimera. —¿Por qué quieres mentirme? —No quiero —dijo él jocosamente—, es por lo que te dije que no me preguntes nada más. El Escudero resopló. —¿Tienes hambre? ¿Quieres algo de comer o de beber? Alexion suspiró ante la repetición del hombre. Keller tendía a preguntar todo al menos dos veces. —No. Alexion echó una mirada a la cocina amarillo oscuro. Había mucho para hacer y él necesitaba que Danger regresase a casa para poder comenzar con eso. Kyros ya estaba siguiendo el plan habitual de juego de los Cazadores Oscuros en el pasado. Aproximadamente una semana atrás, él había comenzado a pedir a los Cazadores Oscuros que se congregaran en y cerca de su ubicación en Aberdeen, Mississippi, para así poder convencerlos de su modo de pensar. Este era un ciclo familiar. Cada unos pocos siglos muchos Cazadores Oscuros encontraban el amor y se liberaban de su servicio a Artemisa. Inevitablemente, uno de los restantes Cazadores Oscuros más antiguo creía que había resuelto por qué y de algún modo Acheron siempre era culpado de engañarlos. Los celos y el aburrimiento eran una mezcla mortal que podía causar las ilusiones más extrañas. Convencido de su razonamiento, el Cazador Oscuro se ponía en contacto con los demás, intentando conducirlos a la libertad también, lo que significaba volverse en contra de Acheron. Alexion sería enviado ya sea para salvarlos o para declararlos Rebeldes y matarlos.

15


Al principio, mientras él estaba en un cuerpo humano en este reino, se había sentido un traidor a su propia clase, y no obstante entendía por qué esto era necesario. El orden debía ser mantenido costase lo que costase. Los Cazadores Oscuros tenían a su manera demasiado poder sobre la humanidad como para comenzar a abusar de él. Había pocos seres en el universo que podían combatir a un Cazador Oscuro y vivir, y la gente no era una de ellos. Pero esta vez… esta vez algo era diferente. Él podía sentirlo profundamente dentro suyo, y no era solamente porque Kyros estaba implicado. Había algo más aquí. Algo malvado. Keller todavía hablaba, aunque francamente, Alexion no lo escuchaba. Sus pensamientos estaban en otras cosas. Él hizo una pausa mientras iba a la sala de estar y veía la antigua pintura encima de la chimenea. Era un retrato de familia de un hombre mayor, una mujer joven, y dos pequeños niños y una bebé. Pintado al aire libre en lo que parecía ser un patio muy similar al que había visto al lado de esta casa, era obvio que el retrato era de finales del siglo dieciocho. Esta debía haber sido la familia humana de Danger. Dangereuse se había hecho Cazadora Oscura durante la Revolución Francesa. Su marido había traicionado a su padre y a los niños nobles de su padre ante el Comité. Ella había estado intentando pasarlos de contrabando de París a Alemania, cuando todos habían sido capturados. Él se estremeció ante el destino que les había tocado a todos ellos. —¿Qué vas a hacer con la ropa mañana? —preguntó Keller mientras se paraba delante de él—. No tienes ninguna, ¿verdad? —Arqueando una ceja, Alexion miró hacia la ropa sobre su cuerpo—. Quiero decir otra ropa —soltó Keller—. Jesús. No seas tan literal. Alexion encontró la mirada del Escudero. Keller era un hombre extraño pero agradable. Para un pesado. —Será entregada. —¿Por quién? ¿Tienes un Escudero o algo? Eso es, ¿verdad? ¿Un Escudero para un Escudero? Una esquina de la boca de Alexion se curvó hacia arriba mientras pensaba en Simi, quien constantemente le traía cosas porque pensaba que él podría quererlas o necesitarlas. —Yo, definitivamente, tengo algo. Keller le miró con el ceño fruncido. —Sí, bien. Si me sigues, te mostraré un cuarto arriba donde puedes dormir. Es verdaderamente agradable. Acheron lo ha usado algunas veces siempre que estuvo aquí en el pasado, pero ha pasado un tiempo desde la última vez que lo vimos. Bien, bien, nunca lo he visto aquí, personalmente, pero sé por Danger que él ha estado aquí antes. Pienso que la última vez fue antes que yo naciera. O tal vez no. A veces consigo mezclar las historias de Danger. ¿Tú alguna vez haces eso con Acheron? Apuesto que él tiene muchas historias para contar, ya que es más viejo que la suciedad. Su casa debe ser realmente linda, ¿huh? Poniendo los ojos en blanco, Alexion frotó su pulgar contra su sien mientras Keller divagaba. Mientras dejaban la sala de estar y se dirigían hacia la escalera, Alexion notó un débil rastro de magnolias en el aire. Estaba mezclado con algo más… algo definitivamente femenino. Este debía ser el olor de la Cazadora Oscura, y su cuerpo reaccionó al instante. Tuvo calor y una fuerte y repentina necesidad. En su casa en Katoteros, no había nadie con quien tener sexo. Nada más que largas y solitarias noches que lo dejaban nervioso y excitado. La única ventaja de ser enviado a juzgar era que por lo general tenía un día o dos para encontrarse a una mujer y aliviar el dolor profundamente arraigado.

16


Tienes muchas más apremiantes preocupaciones que acostarte con alguien. Era una teoría de todos modos, pero juzgando por la palpitante erección que tenía en ese momento, él definitivamente la defendería. —¿Cuánto tiempo has servido a Dangereuse? —preguntó al Escudero. Era insólito para un hombre ser Escudero de una mujer. Por lo general los humanos que dirigían el Consejo de los Escuderos prohibían que un Escudero sirviera a un Cazador Oscuro si el Escudero podía ser sexualmente atractivo para el Cazador Oscuro. Ya que los Cazadores Oscuros y Escuderos, como se suponía, tenían una relación platónica, el Consejo siempre intentaba dar al Cazador Oscuro un Escudero que fuera lo opuesto a lo que atraía sexualmente a él o a ella. Esto le hizo preguntarse si Dangereuse pudiera ser atraída por mujeres, a diferencia de hombres. —Aproximadamente tres años. Mi papá es el actual Escudero de Maxx Campbell en Escocia, y después que me gradué en la universidad, pensé que me gustaría unirme al negocio de la familia, ¿entiendes? Al hombre parecía gustarle terminar las oraciones con esa palabra. Keller siguió sin pausa. —Lamento no haber crecido allí, pero cuando era un niño, Papá estaba asignado a Little Rock, sirviendo a ese Cazador Oscuro llamado Viktor Russenko quien fue asesinado unos años atrás. ¿Lo conocías? —Sí. —Maldita vergüenza lo que ellos le hicieron. Algunos Daimons lo agarraron solo y saltaron sobre él. Pobre tipo. Él no tuvo ninguna oportunidad. Fue horrible, entiendes, entonces el Consejo pensó que mi papá necesitaba un cambio de paisaje. Creo que Escocia fue un buen cambio para él. Maxx parece ser un Cazador Oscuro realmente relajado. ¿Lo conoces también? Alexion asintió ante el nombre. Él sabía mucho sobre el Cazador Oscuro Highlander que recientemente había sido trasladado de Londres a Glasgow. —¿Cómo lo lleva tu padre por ahí? —Está bien, pero extraña casa. Ellos hablan raro ahí y no muchos pueden entender su acento. Él tiene un verdadero acento Sureño. Ahora el muerto se reía del degollado. Keller siguió divagando mientras le enseñaba el camino a un dormitorio de tamaño mediano que tenía un cuarto de baño contiguo. Alexion ladeaba su cabeza mientras sentía algo extraño a través de él. Era frío, casi siniestro, y no podía ubicarlo. Si no lo conociera bien, creería que era… —¿Acheron? —él envió la llamada mental a través de las dimensiones. Su jefe no le contestó. Entonces, tan pronto como había llegado, la sensación se había ido. Qué extraño…

17


Capítulo 3 Danger no sabía qué creer mientras se dirigía a casa desde Aberdeen a Tupelo. Se había quedado demasiado tiempo con Kyros y sus poderes habían disminuido mucho más de lo que debería haber permitido. Se sentía débil y enferma y, de verdad, no quería nada más que acostarse un ratito y darse el tiempo para recuperarse. Sobre todo, necesitaba tiempo para estudiar detenidamente todo lo que ellos le habían dicho esa noche. Francamente dicho, Stryker había esgrimido algunos argumentos bastante convincentes. —Tú has sido entrenada en que todos los Daimons son malos y salen a cazar a la gente. Bien, noticia de última hora, no somos nosotros quienes estamos equivocados. Es Acheron. Él fue echado de nuestro reino, Kalosis, porque ni siquiera nuestra madre podía tolerar más su desenfrenada matanza. Es por eso que él te usa para matarnos ahora. Quiere vengarse de nosotros. Sus poderes disminuyen cuando están juntos porque Acheron tomó sus almas y las ha devorado. Es por eso que permitieron a los primeros Cazadores Oscuros quedarse juntos. Al principio, sus almas no estaban muertas. En realidad las tenía él. Pero después que Acheron comió las almas de Kyros y Callabrax… ellos se parecieron al resto de ustedes y no pudieron estar juntos sin agotar sus poderes. De todos modos esto no había tenido sentido para ella. —Te guste o no, muchachita, sus almas están muertas. Es por eso que no puedes estar en un cuarto con otro ser sin alma. La energía que le sostiene, que le mantiene animado, comienza a entrar en conflicto con la energía del otro ser sin alma. ¿Por qué piensas que no pierdes tus poderes cerca de un Daimon? Tenemos un alma dentro de nosotros, y esto nos permite estar juntos sin dañarnos. Es por eso que puedes estar con Acheron y no sentir que te agotas y por qué Acheron puede entrar en un cementerio y no ser poseído. Él, a diferencia de ti, tiene un alma robada dentro suyo. Danger todavía estaba escéptica. —Esto no tiene sentido. ¿Y qué pasa con Kyrian y los otros Cazadores Oscuros a quienes le devolvió sus almas? La respuesta de Stryker había sido automática. —Ellos no recuperaron sus almas, consiguieron la de alguien más. Esto había sido lo más absurdo de todo. —Sip, verdad. Todos sabemos que en el momento en que un alma entra en un cuerpo para la que no está destinada, se marchita y muere en cuestión de semanas. Kyrian ha tenido su alma de regreso durante años. Stryker se había reído malvadamente de esto. —Eso no es verdad si el alma viene de un bebé nonato. Es por eso que los Daimons codician tanto a las mujeres embarazadas. Si tú tomas el alma de un nonato, esta puede sostenerte hasta que tu cuerpo muera. Aquellas palabras la habían dejado helada. Hacer tal cosa era una abominación. Ella todavía no estaba segura que esto fuera posible. —¿Cómo podría Acheron conseguir un alma así? —había preguntado. —¿De dónde piensas que vienen los medallones con los que él suele restaurar a un Cazador Oscuro a su anterior estado humano? Nuestra madre es la encargada de las almas —él había mirado a Kyros—. La palabra griega para “Destructora” es la palabra Atlante para “alma”. Tu gente asumió que Apollymi era una diosa de destrucción, pero de verdad, ella es la guardiana de las almas. Mi hermano usa a un Daimon para robarle esas almas siempre que necesita una. Entonces él le devuelve las almas a un puñado de ustedes de vez en cuando para que el resto le siga obedeciendo. Él sabe que ustedes tienen que tener esperanza

18


para no volverse contra él repugnados de su existencia y deberes. Es por eso que ustedes deben ir a él siempre que quieren ser liberados. Él hace toda esa mierda de “tengo que presentar una solicitud a Artemisa” cuando de verdad lo que tiene que hacer es ir al templo de nuestra madre y robar una nueva alma. Confía en mí, no hay ninguna Artemisa a la que pedirle. Todo esto sonaba tan absurdo. La verdad es más extraña que la ficción… Eso era bastante verdadero, y ella no podía olvidar los ojos. Nadie tenía esos místicos y cambiantes ojos de plata excepto Acheron… y Stryker. Ambos tenían el cabello negro, el que Stryker había vuelto rubio ante sus ojos. —¿Por qué crees que nunca ves a Acheron con el cabello rubio? Él tiene miedo que lo veas y luego lo reconocieras como el Daimon que es. Danger dobló con su auto en la calle para dirigirse a casa. Todo lo que siempre había creído sobre el mundo Cazador Oscuro y su lugar en él ahora era incierto. Odió a Kyros por eso. Como humana, ella había permitido a un hombre que le mintiera y destruyera todo lo que le era querido. ¿Había permitido a otro hombre hacer la misma cosa? ¿En quién podría confiar? ¿Quién no le estaba mintiendo? —¿Por qué no hiciste que Stryker intentara matarme por traicionarte? —le había preguntado ella a Kyros después que él le dijera que ellos sabían que había llamado a Acheron para contarle sus cuestionables actividades con los Daimons. Él se había reído de ella. —Quise que tú le dijeras. Es por eso que hice que mi Escudero le dijera a tu Escudero sobre mí, convirtiéndome en Rebelde. Confía en mí, Danger —había dicho Kyros—. Acheron no vendrá aquí y no nos enfrentará él mismo. Estará demasiado atemorizado. Stryker había estado de acuerdo. —Él tiene razón. Tú llamaste a Acheron porque estabas preocupada, porque habías oído que Kyros estaba trabajando con Daimons y no los mataba. Ahora Acheron enviará a su títere supuestamente a “investigar.” El hombre rubio será alguien alegando ser el Escudero de Acheron, aun cuando todos sabemos que Acheron no tiene uno. En vez de Escudero, él es el asesino de Acheron. Lo conocerás al instante. Se presentará usando un abrigo blanco. Ella había puesto sus ojos en blanco. —¿Abrigo blanco? Sí, justo. Eso no es sólo burdo, es estúpido. —No —había dicho Kyros—. Blanco es el color griego y atlante para el luto. Stryker asintió. —Ese supuesto Escudero es esencialmente el ángel de la muerte de Acheron y él matará a todos los de ustedes que conozcan la verdad sobre Acheron, a no ser que nosotros matemos a ambos primero. Matar a Acheron. Esto había hecho que sus tripas se apretasen al punto del dolor. Acheron nunca había sido nada más que amistoso con ella. Él había sido quien había acudido a ella después que le hubiera vendido su alma a Artemisa para vengarse de su marido. Él le había enseñado cómo luchar y cómo sobrevivir. Acheron la había introducido en este mundo con mucho cuidado. O eso le pareció. —¿Cómo sabes si era Artemisa a quien le vendiste tu alma? —le había preguntado Stryker—. Acheron podría hacer pasar a cualquier perra pelirroja como la diosa y, ¿quién lo sabría? No es que alguno de ustedes la conociera de antes sino desde el momento que vendieron su alma. Confía en mí. Artemisa hace mucho que está muerta y la mujer que se les aparece a los Cazadores Oscuros puede ser cualquiera que le esté haciendo de puta a Acheron en ese momento. Pero si Stryker tenía razón, Acheron estaba detrás de todo. Acheron los había diseñado para tener su propio ejército para luchar contra los Daimons que salieron a matarlo por declararles la guerra.

19


Eso simplemente no se parecía al Acheron que ella conocía. Pero claro, el Acheron que ella conocía era sumamente reservado, al punto de ser paranoico. Nadie sabía nada en absoluto sobre él. Nadie. Él ni siquiera le daría su verdadera edad cuando le preguntara. Entonces Kyros había revelado un dato que no podía ser discutido. El pedazo de evidencia que era la más indiscutible… —En todos los siglos que he vivido, yo sólo supe que Acheron tuviera un amigo, el Escudero de Nueva Orleans, Nick Gautier, que solía servir a Kyrian de Tracia antes de que Kyrian se volviera humano otra vez. Todo el mundo asumió que, debido a su amistad con Acheron, Nick era completamente intocable. Entonces hace unos meses, de la nada, algún Daimon brutalmente mata a la madre de Nick y Nick desaparece sin dejar rastro para nunca volver a ser visto o tener noticias otra vez. Sé que fue Acheron quien lo hizo, Danger. Nick debe haber averiguado sobre él y Ash los mató a ambos para cubrir sus huellas. Era difícil refutar eso. La desaparición de Nick había ido a través de su comunidad como un toque de defunción. Él era bien conocido y le gustaba a la mayoría. Y el modo en que su madre había muerto… Eso había sido brutal y duro, como si alguien intentara vengarse de alguien. Danger sacudió su cabeza, intentando encontrar sentido a todo. —¿Qué creo? —se preguntó a sí misma. El problema estaba, ella no sabía. Y no era exactamente algo sobre lo que pudiera llamar a Acheron y preguntarle: “Hola, Ash, es Danger. Me estaba preguntando si has chupado el alma de Cherise Gautier y luego has asesinado a Nick por rencor. No te importaría contestarme, ¿verdad?” Sí, incluso si Acheron fuera inocente, él podría ponerse un poco trastornado por eso. Kyros ya estaba enviando llamadas a los Cazadores Oscuros que él pensaba que eran de confianza. Él y Stryker pensaban juntarlos aquí en Mississippi para entrenarlos para tomar las almas de humanos malos, que según Stryker era el mandato de un verdadero Daimon. —Nunca matamos a gente inocente hasta que Acheron nos obligara a ello. En el principio, cazábamos únicamente a la hez de la sociedad. Hombres y mujeres que destruyeron o asolaban a su propia clase y quienes merecían morir. Ahora hay muchas veces en que no tenemos ninguna opción excepto matar al que podemos conseguir, independientemente de quien o qué sean ellos. En cuanto nos mostramos, uno de la gente de Acheron entra e intenta empujar un cuchillo en nuestros corazones. Tenemos que movernos rápido para alimentarnos antes de que uno de ustedes nos mate. No queremos hacer daño a nadie, sobre todo no a los Cazadores Oscuros inocentes. ¿Por qué crees que corremos la mayor parte del tiempo cuando los vemos, en vez de luchar? Sabemos que los Cazadores Oscuros son inocentes en esto y ninguno de nosotros quiere matarles por ser ciegos y tontos. Es de Acheron de quien estamos detrás, no de sus desgraciados subalternos. Todos ustedes han sido programados por él para no hacer ninguna pregunta sobre nosotros. Ustedes nos matan a ciegas, suponiendo que nosotros lo merecemos, y aún así aquí estoy, parado ante ti, no un monstruo que intenta matarte. Soy sólo una persona, igual que tú. Amo y necesito. Todo lo que quiero es vivir en paz y no ser obligado a matar inocentes. ¿Y por qué Acheron les ha mentido? Él tiene miedo de que un día ustedes comprendan la verdad sobre él. La verdad sobre ser un Cazador Oscuro. Si ustedes matan humanos e ingieren sus almas, ustedes pueden tener los mismos poderes que Acheron tiene. Ustedes pueden tener los poderes de un dios. Seguramente, él estaba mintiendo. No podía ser así de fácil. Suspirando, Danger viró en el camino de entrada e hizo todo lo posible por aclarar sus pensamientos. No habría una respuesta clara esta noche. Muy probablemente no la habría mañana tampoco.

20


Vio el SUV verde de Keller en el garaje. Maldición. Realmente, no estaba de humor para sus cinco mil preguntas esta noche. No mientras intentaba revisar esto. Después de salir del coche, entró en su casa y dejó caer sus llaves sobre la encimera. Estaba misteriosamente tranquilo. Qué raro que Keller no tuviera la radio a todo volumen o estuviera en medio de una bulliciosa conversación telefónica con un amigo. —¿Keller? —le llamó, sintiéndose un poco nerviosa mientras se dirigía a la sala de estar. Hizo una pausa en la entrada para encontrar a su Escudero desplomado intranquilamente en el sofá frente a un hombre desconocido que estaba sentado en su sillón. Todo lo que ella podía ver era la parte de atrás de su rubia cabeza. Aún así, podía decir que estaba sentado muy tieso y formalmente. Esa era una postura de mando. —¡Hey!, Danger —dijo Keller en un saludo nervioso cuando la vio en la entrada—. Tenemos un invitado. Él es, um… él es el Escudero de Ash. Se quedó helada ante sus palabras. Su corazón comenzó a palpitar como si la adrenalina se precipitara por ella. El hombre se levantó despacio y se dio vuelta para enfrentarla. La mirada fija de Danger rápidamente cayó sobre el abrigo blanco que él llevaba sobre su ropa completamente negra. Sobre la forma en que estaba de pie allí, en toda su arrogancia, como si la desafiara a ella o a cualquiera a cuestionarlo. Todo lo que vestía era negro, excepto el abrigo… y este pertenecía al Escudero de Ash que era rubio como un Daimon…

21


Capítulo 4 La reacción de Danger ante su “invitado” fue rápida y automática, y pasó sin que mediara ninguna premeditación de parte de ella. Sacó su daga y la lanzó directamente al corazón del hombre. Para su conmoción, él explotó en polvo dorado como cualquier buen Daimon. —Mère de Dieu  —suspiró ella. Kyros había tenido razón. El hombre estaba… ¡Entrando en el cuarto desde la entrada sobre su derecha! Quedó boquiabierta mientras él se deslizaba por el cuarto con un arrogante contoneo y una no menos divertida sonrisa de satisfacción. Él la perforó con una mirada divertida mientras se movía para pararse delante de ella. Su daga salió disparada del piso, donde esta había caído después de que él explotara en polvo, a su mano. Él se la presentó, la empuñadura primero. Era dolorosamente obvio que no temía que volviese a usarla en él otra vez. —Por favor, ¿podrías abstenerte del teatro? Realmente odio hacer esto. Realmente me cabrea y arruina una camisa perfectamente buena. Danger siguió boqueando mientras miraba fijamente el agujero en su suéter de cuello alto negro donde la daga había entrado. No había nada de sangre. Ninguna herida. Nada. Ni siquiera una señal roja. Era como si no lo hubiesen apuñalado en absoluto. Estoy soñando… —¿Qué eres? —susurró ella. Él le dirigió una seca y casi aburrida mirada. —Bien, si hubieras escuchado antes de apuñalarme, hubieras oído la parte de… “soy el Escudero de Acheron”. Al parecer, eso de algún modo evitó tu oído y me confundiste con un alfiletero. Ciertamente era un bastardo estirado. No es que ella no mereciera un grado de esnobismo teniendo en cuenta que acababa de intentar matarlo. De todos modos, podría ser un poco más comprensivo, especialmente si Stryker y Kyros fueran a ser creídos, él había sido enviado aquí para matarla. —Él tiene unos talentos realmente encantadores, Danger —dijo Keller desde el sofá—. Hizo a todos los Daimons explotar sin tocarlos, pero no me dirá como lo hizo. Danger tomó su daga de la mano de Alexion; entonces, sin pensarlo, tocó el rasgón en forma de lágrima en el suéter negro. Él se sentía sólido debajo. Real. Allí estaba la piel fría bajo el tejido de seda y lana, era duro y masculino. Aunque los seres humanos no explotaban como Daimons y ningún Daimon reaparecía después de la muerte… En ese momento, estaba aterrorizada de él, y terror no era algo que Danger St. Richards sintiera. Jamás. Alexion rechinó sus dientes ante la sensación de sus suaves dedos sobre su carne. Su cuerpo rugió a la vida mientras la miraba examinarlo como una científica con un experimento de laboratorio que había salido trágicamente mal. Ella era muy baja para ser una Cazadora Oscura, lo que significaba que Artemisa le tenía una inusual simpatía a la mujer. La diosa prefería crear Cazadores Oscuros que estuvieran iguales en altura a los Daimons contra los que luchaban. Con no más de un metro sesenta o poco más, Dangereuse era menuda y atlética. Él la había visto muchas veces últimamente en la sfora mientras vigilaba a los Cazadores Oscuros de Mississippi que se rebelaron.

En francés en el original: Madre de Dios

22


Hubo algo en ella que atrapó su interés. Una inocencia que todavía parecía estar dentro de ella. La mayor parte de los Cazadores Oscuros estaban hastiados por sus traiciones humanas y muertes, y por los deberes impuestos. Pero ésta… parecía haber evitado el cinismo que la vida eterna a menudo traída. Desde luego, ella era joven para los años de un Cazador Oscuro. De todos modos, sería una pena verla perder ese brillo interior que seguía permitiéndole disfrutar de su inmortalidad. Cómo desearía poder sentirlo también. Pero demasiado tiempo y la carencia de esperanza lo habían privado de ello. Su oscuro, castaño cabello lo llevaba en una larga trenza, colgando en su espalda, pero algunas hebras se habían escapado para rizarse recatadamente alrededor de su pálido rostro. Sus rasgos eran angelicales y delicados. Si no fuera por su porte y seguridad en sí misma, hubiera parecido frágil. Y aún así, no había nada frágil en ella. Dangereuse podía más que cuidar de sí misma y él bien lo sabía. Como una de los Cazadores Oscuros más nuevos, tenía sólo un par de cientos de años y había muerto intentando salvar a la mitad de su noble familia de la guillotina en Francia durante la revolución. Ésta había sido una tarea monumental que se había impuesto, y si no hubiera sido traicionada, habría tenido éxito. Por no mencionar que la mujer tenía la boca más besable que él jamás hubiese visto. Llenos y exuberantes, sus labios eran de la clase que un hombre soñaba degustar de noche. Aquella boca lo llamaba ahora con tentación y la promesa de un puro e inalterado cielo. Ella también olía a magnolias dulces y a mujer. Habían pasado más de doscientos años desde que había tomado placer del cuerpo de una mujer. Y apenas podía evitar no bajar la cabeza y enterrar su cara contra su tierno y suave cuello e inhalar el aroma de ella. Sentir la suavidad de su piel contra sus labios hambrientos mientras probaba la flexible carne. Oh, tener su ágil cuerpo presionado contra el suyo, preferentemente mientras ambos estuvieran desnudos… Pero, considerando su primera reacción ante su presencia, no creía que ella reaccionaría mucho mejor a ser tocada por él. Qué lástima. Danger tragó con repentina agitación mientras miraba al hombre ante ella. Él era tal como Stryker había pronosticado… incluso el abrigo de cachemira blanco. Era verdad. Todo era verdad. Él era el destructor personal de Acheron que había venido a matarlos por cuestionar la autoridad de Acheron. Ella sintió la repentina necesidad de santiguarse, pero se contuvo justo a tiempo. Lo último que tenía que hacer era alertarlo de que le temía. Su extremadamente supersticiosa y católica madre siempre le decía cuando niña que el diablo llevaba la cara de un ángel. En este caso, esto era más que verdad. El hombre ante ella era sin una duda uno de los mejores ejemplos de su género. Su cabello rubio oscuro con toques de luz color oro rozando su cuello. Él lo llevaba en un estilo casual, dejando despejada una cara perfectamente masculina. Sus mejillas bien esculpidas estaban cubiertas por un crecimiento de dos días de las patillas que le agregaban una apariencia salvaje, feroz. Como los de ella, sus ojos eran del color negro medianoche de un Cazador Oscuro, y aún así sintió que no era uno de ellos. En primer lugar, él no drenaba sus capacidades de Cazador Oscuro. Había un aura de extremo poder y peligro mortal que emanaba de él. Ésta ondulaba y chisporroteaba en el aire alrededor de ellos y hacía que los cabellos de la nuca se le erizaran. —¿Qué haces aquí? —preguntó ella, obligándose a no traicionarse y no mostrar nada más que despreocupación. Aunque arrojarle la daga más temprano muy probablemente le diera a él la noción de que no era exactamente indiferente a su presencia.

23


Sí, eso había sido un movimiento realmente inteligente. Fue todo lo que ella pudo hacer para no poner sus ojos en blanco ante la rapidez con que había traicionado su conocimiento de él. Sólo esperaba no tener que vivir o morir para lamentarlo. Su risa fue perversa e inquietante. —Tú me has invitado. ¿Era un juego de Ash parecer un Daimon? Ningún Daimon podía entrar en la casa de nadie sin una invitación. ¿O él solamente hacía un comentario ocioso? De cualquier manera, ella no estaba lista para darle la bienvenida… no aún. —Invité a Ash aquí. No a ti. Ni siquiera sé quién eres. Él no vaciló a contestar. —Alexion —su voz era profunda y bien cultivada. Había sólo un rastro más débil de algún acento extranjero, pero ella no sabía de qué nacionalidad era. —¿Alexion…? —lo provocó ella, preguntando cuál era su apellido. Él no estaba comunicativo. —Sólo Alexion. Keller se levantó de su silla y se les unió. —Ash le envió aquí por un par de semanas para comprobar lo que decías sobre un Cazador Oscuro rebelde. Ella arqueó una ceja a Keller. —¿Es lo que Alexion te contó? Él se puso tenso mientras comprendía qué podría haber hecho algo mal. —Bien, sí, pero entonces llamé a Ash yo mismo para corroborarlo. Buen muchacho que no había aceptado la palabra del hombre. —¿Ash dijo algo más? —Sólo confía en Alexion. Sí, claro. Como confiaría en una cobra inquieta con sus pies desnudos. Danger envainó su daga antes dirigirse a Alexion otra vez. —Bien, parece que hablé demasiado pronto. Estuve comprobando el asunto del rebelde yo misma esta noche y todo está bien, así que puedes sentirte libre de volver a Ash ahora. Los ojos oscuros de Alexion se estrecharon sobre ella. —¿Por qué me estás mintiendo? —No estoy mintiendo. Él bajó su cabeza para poder hablar en un tono bajo solamente para que ella oyera. Su proximidad fue inquietante e intensa. En realidad, enviaba escalofríos por su cuerpo mientras sentía el aliento de él contra su piel. —Para que conste, Dangereuse, puedo oler una mentira a quince metros. Ella alzó la vista para ver la profunda curiosidad en esos… frunció el ceño. No más negros, sus ojos habían virado a un particular tono verde avellana que prácticamente resplandecía. ¿Qué diablos era él? Alexion la taladró con una feroz mirada que, sin duda, esperaba que la intimidaría. Eso no estaba funcionando. Danger rechazaba ser intimidada por alguien o por algo. Vivía su inmortalidad tal como había vivido su vida humana y sería necesaria más que esta… persona para hacer que temblara de miedo. La peor cosa que podía hacerle era matarla, y ya que ella estaba muerta… Bien, había peores cosas, suponía. Cuando él habló otra vez, su voz fue apenas más que un primitivo gruñido. —Mi única pregunta real es, ¿por qué protegerías a un Rebelde? Ella se alejó sin contestarle. —¿Keller? ¿Puedo hablar contigo en privado? Alexion se rió ante esto.

24


—Los dejaré solos para que puedas decirle cuán descontenta estás con él por haberme dejado entrar —él se dirigió al vestíbulo que conducía a los cuartos de huéspedes. Danger rechinó sus dientes. —¡No me digas, Keller, que ya lo acomodaste en mi casa! Él debería conocerla mejor que eso. ¿Cómo podía hacer tal cosa sin consultarla? Eso es, él está frito, y lo digo en serio esta vez. Esperó hasta estar segura de que Alexion los había dejado solos y bajó la voz para que él no pudiera oírlos ni por casualidad. —¿Qué pasó esta noche? Parece como si alguien te hubiera golpeado. —Lo hicieron. Entré de cabeza en un grupo de Daimons, y cuando les dije que retrocedieran, ellos me dijeron que ahora eran intocables. Dijeron que trabajaban con los Cazadores Oscuros y que si querían comer Escuderos, estaba bien. La cólera creció rápidamente porque se atrevieron a atacar a su Escudero. —¿Te atacaron? Él le lanzó una mirada sarcástica. —No, me golpeé a mí mismo. ¿Qué crees? Ella no hizo caso a su sarcasmo mientras comprendía porqué la TV plasma no había estado resonando cuando ella entró. Estaba rota. —¿Qué le pasó a la TV? Keller la miró y se encogió de hombros. —No sé. Alexion no dice mucho, pero yo cambiaba canales después que volvimos para que hubiera algún ruido en la casa. Todo estaba bien hasta que hice una pausa en QVC para ver esa linda videocámara que anunciaban, y lo siguiente que supe fue que voló. No estoy seguro si fue la TV o si Alexion tiene algo contra QVC. Gracias al Señor y sus santos que su Escudero no había volado también. —¿Y a dónde se dirigió exactamente Alexion? —preguntó ella. —Lo puse en el cuarto de invitados que dijiste que Ash usara siempre que nos visite. Ella apretó su puño para evitar estrangularlo. —Ya veo. Él frunció el ceño preocupado. —No hice nada malo, ¿verdad? Pensé que estaba haciendo lo que tú querías que hiciera. No estabas aquí y no podía preguntarte. ¿Estás furiosa conmigo? Sí, pero ella no quería entrar en eso con él. Si él ignoraba todo esto, tal vez Alexion lo perdonaría. De todas formas, se rehusaba a poner a Keller en cualquier peligro. A diferencia de ella, él era mortal, con una familia que lo quería profundamente. —Está bien, cariño. ¿Por qué no vas a casa antes de que se haga más tarde? Por suerte su Escudero no discutió, y era demasiado torpe para reconocer el leve temblor de miedo por él en su voz. En caso de que Alexion tuviera la intención de luchar, ella quería a Keller fuera de ahí y lejos y a salvo, metido en su casa. —Bien, Danger. Te veré mañana por la noche. —Ahh… —Danger evitó contestar—. ¿Por qué no te tomas unos días libres? Ve a ver a tu hermana en Montana. Su ceño se hizo más profundo. —¿Por qué? Ella le dirigió una sonrisa que no sentía. —Tengo al Escudero de Acheron aquí. Estoy segura de que él puede… —No sé —dijo él, arrugando su nariz—. Parece bueno, pero creo que andaré cerca, por sí acaso. Uno nunca sabe lo que puede pasar. —Keller… —No me tomes por tonto, Danger. Mi mandato número uno es protegerte. Puedo ser humano, pero soy tu Escudero y esto incluye todos los riesgos inherentes

25


que vienen con la posición. ¿Está bien? Fui criado en este mundo y conozco toda la mierda extraña que esto implica a veces. No voy a abandonarte cuando no sabemos nada más que alguien está trabajando con los Daimons. He oído demasiadas rarezas últimamente para justo salir disparando cuando no hay una razón real. Ella no podía discutir nada de lo que dijo. Su lealtad la reconfortaba enormemente, y por eso era que, cuando todo esto estuviera terminado, ella solicitaría un nuevo Escudero para reemplazarlo. La última cosa que quería era sentirse ligada emocionalmente a alguien, sobre todo a alguien que moriría de vejez y la destrozaría. Había perdido a demasiadas personas que le importaban para perder alguna más. El Consejo de Escuderos lo sabía, y desde el día en que ella se había unido a las filas de los Cazadores Oscuros, nunca había tenido un Escudero durante más de cinco años. Y nunca uno con un hijo. Había algunas heridas que no necesitaban ser sondeadas. —Bien —dijo ella quedamente—. Ve a casa y me mantendré en contacto. Keller asintió, luego recogió su chaqueta liviana y se marchó. Agradecida por que él hubiera escuchado por una vez, Danger suspiró mientras se dirigía al cuarto de Alexion. Realmente no lo quería ahí, ¿pero qué más podría hacer? Mantén a tus amigos cerca y a tus enemigos más cerca. Mientras él estuviera en su casa, ella podría supervisar su actividad y ver lo que hacía. Por no mencionar que todavía no estaba verdaderamente convencida por Kyros y su orden del día. Ella había oído muchas cosas extrañas últimamente, incluyendo el rumor de que algunos Cazadores Oscuros locales bebían sangre humana. Por todo lo que sabía, Kyros era uno de ellos y la estaba poniendo al corriente por motivos que sólo él conocía. Hasta que ella tuviera más información sobre todo esto, jugaría tranquilamente y vería por sí misma lo que seguía. Pero incluso mientras pensaba eso, un escalofrío la recorrió. Alexion tenía algunos poderes increíbles con los que ella no estaba segura de poder luchar. ¿Cómo podía una mujer matar a un hombre que no sangraba?

26


Capítulo 5 Al final del corredor en su piso superior, Danger abrió de un empujón la puerta del cuarto de huéspedes para encontrar a Alexion estudiando uno de los huevos Fabergé que coleccionaba. Ella había comenzado la colección hacía aproximadamente cuarenta años, porque le recordaron a los huevos Malowanki que su padre siempre traía para ella de sus viajes anuales a Prusia a visitar a su abuela. Hasta el año en que ella murió, Babcia siempre se cercioraría de haber creado los huevos Malowanki para que todos ellos recordaran su herencia prusiana y la belleza de la Pascua. Ninguno de esos preciosos y coloreados huevos que Danger había guardado con tanto cuidado cuando era humana había sobrevivido. Llamándolos frívola basura de la aristocracia, su marido había tenido el gran placer de destruirlos después de que ella había muerto. Como odió a ese hombre. Pero, más que nada, se odió a sí misma por depositar su confianza en alguien y permitirle engañarla tan completamente. Nunca sería tan estúpida otra vez. Estrechando sus ojos sobre Alexion, abrió más la puerta para mirarlo. Su ropa moderna lucía bastante fuera de lugar en un cuarto en el que había recreado una copia exacta del en que ella había crecido. La cama barroca tallada a mano había sido importada de París y estaba adornada con almohadones y un cobertor color rojo sangre y dorado. Drapeadas colgaduras doradas caían del medio dosel. Había pasado mucho tiempo escogiendo las antigüedades para este cuarto. Era lo último de su mundo y, de alguna manera, una cápsula del tiempo. Ahí muchas veces pensaba que podría vislumbrar a su padre… oír débil la risa de sus hermanos. Mon Dieu, cómo los echaba de menos a todos. La pena brotó dentro de ella, pero la contuvo. No había ninguna necesidad de llorar. Había derramado durante los siglos suficientes lágrimas para llenar el Atlántico. El pasado era el pasado y este era el presente. Las lágrimas no le devolverían a su familia y no cambiarían su vida de ningún modo. Todo lo que podía hacer era seguir hacia delante, y asegurarse de que nadie jamás la engañara otra vez. Por ahora, Alexion era el presente y era su enemigo. Él estaba de pie ante el pequeño tocador estilo neoclásico, sosteniendo el huevo con cuidado en su gran mano como si comprendiera cuánto amaba ella su colección. A pesar de sí misma, fue golpeada por la suavidad de su toque mientras lo cerraba y lo devolvía a su soporte. Él estaba increíblemente apuesto de pie allí y su cuerpo reaccionó con una intensidad que la sorprendió. No era común en ella sentirse atraída por alguien que acababa de conocer. Ni siquiera por atractivos actores de Hollywood en películas y revistas, ella normalmente tenía que estar cerca de un hombre un largo rato antes de sentir un deseo tan fuerte y potente en su cuerpo. Si sentía deseo por él alguna vez. La mayor parte del tiempo, podía tomar o dejar a cualquier hombre. Pero en realidad quería extender la mano y tocarlo. Y eso nunca le había pasado. Alexion sintió su presencia como una caricia que chisporroteaba. Era como si ella entrara en contacto con su alma siempre que se acercaba. Algo que era completamente imposible ya que él no había poseído un alma en más de nueve mil años. No sabía qué pasaba con ella, pero su cuerpo reaccionaba desordenadamente a su presencia. Girando, la encontró en la entrada, mirándolo con una expresión cautelosa, casi enfadada.

27


Ella tenía miedo de él y estaba cabreada consigo misma por temerle, podía sentirlo profundamente dentro de sí. Pero intentaba con fuerza disfrazarlo. Él pudo respetarla por eso. Al final, era sabia por temerle. Él podría matarla tan fácilmente como parpadeaba. Aún así, no deseaba hacerle daño. Por alguna extraña razón, ni siquiera quería que ella le temiera, y eso era algo que nunca había experimentado antes. Por lo general, cuando estaba en forma humana, él usaba ese miedo como ventaja para intimidar a los Cazadores Oscuros y ponerlos en línea. Tenía los poderes de un completo dios dentro de él. La capacidad de tomar cualquier vida que eligiese… Él podía oír y ver las cosas que estaban lejos, más allá de la comprensión de un hombre, un Apolita, o de un Cazador Oscuro. Y aún así, mientras estaba parado allí, sólo una cosa hacía eco en su cabeza, el sonido de la risa de ella. Él había oído su risa antes esta misma tarde, mientras ella luchaba con los Daimons. Era un sonido lozano, musical que fluía de ella. Franco. Quería oírlo otra vez. —No tengo la intención de hacerte daño, Dangereuse. Ella se puso rígida desafiantemente. —El nombre es Danger —lo corrigió ella—. No he sido Dangereuse por mucho tiempo. Él inclinó su cabeza hacia ella. Sabía por su profunda investigación que había sido llamada así por la abuela de Eleonor de Aquitania, a quien su madre había adorado. Una gran duquesa que había vivido la vida únicamente bajo sus propios términos y que había desacatado las reglas sociales. Era un nombre que sentaba a la mujer menuda delante de él. —Perdóname. Su disculpa no hizo nada para calmarla. —Y sólo para que sepas, no tengo miedo de ti. Él se rió ante sus valientes palabras. Era una mujer resistente, sensata y se preguntó si ella se había parecido a esta cuando era humana. Pero de algún modo dudaba de ello. El mundo en el que ella había nacido no habría tolerado semejante torbellino de personalidad en el bello sexo. Sin duda ellos habrían anulado su rebeldía, no fomentado. Ella dio un paso dentro del cuarto. Sus ojos oscuros perforando mientras buscaban en él alguna debilidad. Buena suerte, ma petite. No tengo ninguna. —Entonces, ¿cuál es tu historia? —preguntó ella—. Dices que eres el Escudero de Ash. ¿Eres un Sangre Azul, Rito de Sangre, o qué? Alexion reprimió una sonrisa ante su pregunta. Los Sangre Azul eran Escuderos que provenían de largas generaciones de Escuderos. Los Rito de Sangre eran Escuderos que fueron cargados con asegurar que las reglas de su mundo fueran seguidas. Ellos protegían a los Cazadores Oscuros y eran una fuerza de policía para otros Escuderos. Desde luego, él había estado sirviendo a Acheron desde antes de que el Consejo de Escuderos existiera. Él no era un verdadero Escudero. Él era el Alexion de Acheron, un término Atlante que no tenía ninguna verdadera traducción al inglés. Básicamente, él haría lo que fuera necesario para proteger a Acheron y a Simi. Y él realmente quería decir “cualquier cosa”. No tenía conciencia. Ni moral. En su mundo, la única ley era la voluntad de Acheron. Éste gobernaba todo a su alrededor. Sí, él podía y en verdad discutía con Acheron de vez en cuando, pero al final de todo, era el protector de Acheron. Siempre haría lo que fuera para el mejor interés de Acheron, no importaba el costo físico o personal para sí mismo. 

En francés en el original. Mi pequeña.

28


Sin embargo, no podía decirle la verdad de su situación. Sólo él, Simi, Artemisa, y Acheron sabían su verdadera relación con el jefe. —Soy una astilla de percebe —contestó en la jerga de Escudero, dando a entender que Acheron lo había reclutado para ser su Escudero. De cierta forma, eso era casi verdad. —¿Desde cuándo lo has servido? Él lanzó una risa corta ante esto. —Me parece que desde siempre. Los ojos oscuros de ella brillaron con sospecha e inteligencia. Era, por lejos, demasiado brillante para su propio bien. Y por lejos, demasiado atractiva para el de él. Ella todavía no había acabado de interrogarlo mientras se acercaba a él… tan cerca que él ahora podía olerla. Su olor era dulce impregnando su mente y creando imágenes de ella desnuda y flexible en su cama. —¿Cómo haces ese pequeño truco con la daga donde reapareces después de que yo te apuñalara? Un lado de su boca se curvó hacia arriba ante su pregunta y él se inclinó aún más cerca para poder oler la fragancia de su cabello y su piel. Esto lo atravesó como un whisky tibio, conmocionando y vigorizando. Esto hizo a su sangre calentarse, a su pene endurecerse. —Pregúntame lo que realmente tienes en mente, Danger —dijo él, su voz profundizada por su lujuria—. No me gustan los juegos. Ambos sabemos que no soy humano, entonces no vamos a hacer toda una historia mientras tú andas de puntillas a mi alrededor, tratando de entenderme. Danger pareció apreciar su franqueza incluso mientras temblaba por su proximidad. Alzó la vista y lo miró por debajo de sus pestañas. Aquella mirada le hizo sentir cosas que él no había sentido en un largo tiempo. En realidad le preocupaba que ella estuviera confundida y vacilante. Quería tranquilizarla, y eso estaba más allá de conmocionarlo. —¿Estás aquí para espiar para Acheron? Él se rió ante la misma idea. —No. Confía en mí, él no necesita que nadie espíe para él. Si quiere saber algo, lo sabe. —¿Cómo? Le tomó toda su voluntad no extender la mano y tocar su mejilla para ver si era tan suave como parecía. Su piel era impecable y tentadora. Sin duda sería aún más suave contra su lengua… —Quiere decir lo que dije, Danger. Acheron es capaz de averiguar cosas por sí mismo. El espionaje es para lo último que me necesita. Danger se estaba poniendo muy irritada por su atracción por este hombre y la incapacidad de él de contestar sus preguntas. No estaba segura si besarle o patearlo. El calor de su mirada era abrasador. Inquietante. Era tan intenso que casi podía sentir sus manos sobre ella. Ella tenía el deseo más inexplicable de frotar su nariz contra él. Sin aliento, decidió usar el hambre de él contra sí mismo. Se levantó en puntillas y se movió tan cerca de él que sus mejillas casi se tocaron. Vio cómo él cerraba sus ojos y contenía el aliento. Cuando él no se retiró, ella le susurró en su oído. —¿Por qué estás aquí realmente? La voz de él fue profunda y espesa cuando le contestó. —Para protegerte. 

Crustáceo cirrópodo, que tiene un caparazón compuesto de cinco piezas y un pedúnculo carnoso con el cual se adhiere a los peñascos de las costas. Se cría formando grupos y es comestible.

29


Danger no podría haber estado más sorprendida si él hubiera admitido que era el destructor de Acheron. Se alejó de él para poner más distancia entre ambos. Era realmente difícil pensar mientras un hombre la miraba a una fijamente como si la imaginara desnuda. —¿Protegerme de qué? Todavía esos misteriosos ojos verdes la perforaban con su hambre intensa. —De aquellos que quieren verte muerta. Estás en un lugar precario, Danger. El que se ha vuelto rebelde te matará al instante si sabe que lo has traicionado. Gracioso, Kyros había sido extraordinariamente comprensivo con respecto a eso. —Él no puede matarme y lo sabes. Ningún Cazador Oscuro puede dañar a otro. Él arqueó una ceja mirándola. —¿Tú realmente crees eso? No hay nada que diga que un Cazador Oscuro no puede esposar a otro a una puerta, un coche, o cualquier otra cosa, y dejarlo fuera hasta la salida del sol. Ustedes no pueden hacerse daño el uno al otro, verdad. Pero hay muchos modos de exponer a tu enemigo al día sin ponerse en peligro. Oh, ahora había una endemoniada escapatoria en la que ella nunca había pensado. Pero obviamente él sí. —¿Y cómo adquiriste esta información? ¿Cuántos Cazadores Oscuros has expuesto a la luz del día después de que ellos confiaron en ti? Él se rió amargamente. —Si te quisiera a ti o a alguien más muerto, Danger, difícilmente tenga que esperar al sol. —¿Entonces de qué quieres protegerme? Él apartó la mirada de ella. —No puedo decirte eso. —Pruébame. —No —dijo él con los dientes apretados—. Incluso si lo hiciese, no me creerías. Estaban en un callejón sin salida. Ella no confiaría en él hasta que le diera una razón, y probablemente ni siquiera entonces, y lo último que ella quería era un tipo en su casa en el que no podía confiar. —En ese caso, ¿entenderás si te pido que te quedes en un hotel mientras estés por aquí espiando para Acheron? Con expresión divertida, él lanzó una risa corta, siniestra. —Te encontraste con Kyros esta noche y él intentó atraerte a su causa rebelde. ¿Le creíste? ¿Cómo lo sabía? Eso no era exactamente algo que ella había difundido. Jesús. Él parecía casi tan omnisciente como Acheron y esto comenzaba a enojarla. —No sé de qué estás hablando. Él cerró la distancia entre ellos. Su presencia era colosal en el cuarto, dominante y aún, de una manera extraña, reconfortante. Era como si algo dentro de él despidiera vibraciones tranquilizadoras. Por no mencionar que tenía feromonas que deberían ser embotelladas y vendidas. Era sumamente irresistible, de la manera más sexual. Acheron era la única otra persona que ella conocía que tenía ese extraño factor “házmelo” que tentaba a todo el que andaba cerca de él a sacarle la ropa y arrojarlo al piso para una perversa noche de juegos. ¿Qué pasa conmigo? Ella nunca había sentido lujuria como esta. —Sabes —dijo Alexion en un profundo tono que en realidad la hizo temblar— , para ser una actriz, ciertamente no sirves para mentir. Ella se puso rígida con sus palabras. —¿Perdón? —Me oíste. Entonces, ¿qué mentira te dijo Kyros? Espero que fuera al menos más creativo que “el viejo Acheron es un Daimon” de siempre.

30


Ella no sabía qué la sorprendió más. El hecho de que supiera lo que ellos habían dicho sobre Acheron o el hecho de que hablara de Kyros como si conociera al hombre personalmente. —¿Cómo sabes sobre Kyros? —Créeme, sé todo sobre él. Danger estaba incluso más confundida ahora. ¿Alexion le decía la verdad? ¿O usaba la verdad sobre que Acheron era un Daimon para distraerla? Qué mejor modo de despistarla que ridiculizar lo que muy bien podría ser la realidad. ¿A quién le creería? A Kyros que parecía engañoso, o al hombre ante ella que parecía un homicida. Ella cruzó los brazos sobre su pecho y lo miró con atención. —Entonces, dime, ¿Acheron es un Daimon? Aquellos misteriosos ojos color verde—avellana se estrecharon sobre ella. —¿Qué piensas tú? —No lo sé —y eso era la honesta verdad—. Eso tiene sentido. Él es de la Atlántida y sabemos que los Daimons son de allí originalmente. Alexion se mofó de ella. —Acheron nació en Grecia y creció en la Atlántida. Eso difícilmente lo haga un Daimon o un Apolita. De todos modos, había más evidencias para ser consideradas. —Él nunca come comida. —¿Estás segura? —se burló él—. Sólo porque no come delante de ti, no significa que no coma en absoluto. Bien, ahí tenía su propio punto para ella. La hizo sentir algo mejor saber que Kyros podía ser un idiota. Pero había todavía una pieza en todo esto que no tenía sentido. Una pieza que Alexion aún tenía que explicar. —Entonces, ¿en cuanto a ti? Si Kyros está equivocado, ¿cómo sabía que ibas a venir aquí usando tu abrigo blanco y tratando de juzgarnos a todos nosotros, eh? Alexion se congeló ante su pregunta. Eso lo atravesó como trozos de cristal. —¿Perdón? Una mirada satisfecha apareció en la cara de ella. —No tienes ninguna respuesta para esta, ¿verdad? No, no la tenía... Era imposible que Kyros supiera sobre él. —¿Cómo podría él saber sobre mí? Nadie sabe que existo. —Entonces él tiene razón —dijo ella de manera acusadora—. Me estás mintiendo sobre tu objetivo. Estás aquí para matarnos a todos. Eres el asesino de Acheron. Alexion no podía respirar cuando sus palabras pasaron por él. ¿Cómo alguien podría saber eso? Eso no era posible. Acheron se había tomado gran cuidado para asegurarse que nadie supiera que él existía. —No, no lo soy. Estoy aquí para salvar a tantos como pueda. —¿Y cómo se supone que te crea, por qué? —Porque te digo la verdad. La duda aparecía en las profundidades oscuras de sus ojos. —Entonces demuéstramelo. Eso era más fácil de decir que de hacer. —¿Probártelo? ¿Cómo? El único modo de demostrarte que no voy a matarte es no matándote. La última vez que lo verifiqué eras tú quien me arrojaba dagas, no yo. Danger le dirigió una mirada hostil. —¿Qué se suponía que pensara? Entré en mi casa para ver a mi normalmente exuberante Escudero intimidado en mi sofá, luciendo golpeado, y mi TV enviada al otro mundo. Entonces este hombre rubio, y uso el término “hombre” libremente, el cual me dijeron vendría a matarme, se pone de pie llevando el exacto abrigo blanco que me dijeron que usaría. ¿Qué habrías hecho?

31


—Yo habría dicho, ¡hola!, ¿puedo ayudarte? Ella puso sus ojos en blanco. —Seguro, lo harías. En realidad, lo haría, pero claro, él tenía una indudable ventaja sobre ella. No podía morir. Al menos no de algo nacido en esta tierra. —Mira, Danger, sé que no tienes absolutamente ninguna razón para confiar en mí. Antes de esta noche nunca ni siquiera habías oído hablar de mí. Pero conoces a Acheron. ¿Alguna vez lo has visto hacer daño a un Cazador Oscuro? Piensa en ello. Si Ash realmente fuera un Daimon, ¿por qué ayudaría y protegería a los Cazadores Oscuros? —Porque él nos usa para luchar contra los de su propia clase para que su madre no lo mate. Alexion se quedó helado. ¿De dónde demonios había venido esta mentira? Acheron se volvería loco si oyera estas palabras. Más exactamente, no habría salvación para ningún Cazador Oscuro aquí. Acheron los destruiría a todos sin parpadear. En cuanto a la existencia de su madre, Acheron no tenía opciones. Y no mostraría ninguna piedad. —¿Qué es lo que sabes de su supuesta madre? —preguntó, y esperaba que Acheron no escogiera ese particular momento para espiarle. —Que ella lo echó del reino de los Daimon y ahora él nos usa para vengarse de ella y de su gente. Él resopló sarcásticamente. —Esta es la cosa más ridícula que jamás haya oído, y créeme, he oído mucha mierda en mi existencia. Confía en mí, eso es una completa mentira. Ella duplicó su resoplido. —El problema es, no confío en ti. En absoluto. —¿Pero confías en Kyros? Él vio la respuesta en sus ojos oscuros. No, no lo hacía. Pero hablaba mucho de ella que no se hubiera puesto en contra de su hermano Cazador Oscuro. Ella todavía protegía a Kyros. Él podía admirarla por esto. —Mira, Danger. Abre tu corazón y escucha con tus sentimientos. ¿Qué te dicen tus entrañas que hagas? —Salir corriendo para las colinas con mi Escudero y dejar que ustedes se peleen por sí mismos. Él se rió misteriosamente de esto. Danger sólo deseaba poder reírse sobre ello también, pero no era gracioso en lo más mínimo para ella. —Sin embargo, no puedo hacer eso, ¿verdad? Entonces no sé a quién creer y soy lo bastante mujer como para admitirlo. Hay grandes, profundos agujeros en ambas historias. Entonces la pregunta que tengo que contestar es quién está excluyendo la parte de “sirvo al mal”. Alexion estaba divertido. —Entonces déjame ponértelo de esta manera. Pocas veces las cosas son en blanco y negro en nuestro mundo. A veces las cosas que percibimos como buenas tienen momentos de profunda maldad, pero el mal profundo siempre te dirá que es siempre bueno. Nunca admite, de ninguna manera, que podría ser malo. Danger ladeó su cabeza. Él sonaba como el Padre Anthony, su sacerdote cuando ella era una joven en París. —¿Entonces si yo te preguntara si estás del lado bueno? —Lo estoy. Pero no vacilaré en hacer lo que sea necesario para proteger a los humanos y a Acheron. Estoy aquí para salvar a aquellos que pueden ser salvados. —¿Y el resto? —Él apartó la mirada de ella—. Nos matarás —esa era la declaración de un hecho.

32


Su mirada se encontró con la de él y esta vez sus ojos brillaban en un profundo y vibrante verde. Eran sobrenaturales, escalofriantes, y de ninguna manera parecían humanos. —No. Se condenaron ustedes mismos por su propia estupidez. Admito que no podría importarme menos quién vive o muere, eso realmente no me concierne. Estoy aquí para hacer lo que debe ser hecho y es proteger el orden de las cosas. —¿El orden de qué cosas? —De nuestra existencia. Nuestro universo. Llámalo como quieras, pero en el final, aquellos que traicionaron a Acheron y quienes acosaron y cazaron a la humanidad morirán y sí, será por mi mano. Esto era increíble. Él admitía lo que era, de verdad, él era quien los mataría a todos. —¿Entonces eres nuestro juez? Su cara era severa, sincera. —Juez, jurado, y verdugo. Esas palabras encendieron el carácter de ella mientras se movía para estar codo a codo con él. —¿Qué te hace tan sabio para poder decidir alegremente quien vive y quien muere? ¿Cómo sabes lo que está bien? Él se burló. —Todos ustedes saben lo que está bien. No me necesitan para eso. En la noche que te hiciste Cazador Oscuro juraste servir eternamente a Artemisa y combatir a los Daimons por ella. A cada uno de ustedes le fue dada riqueza, privilegio, y sirvientes. Todo lo que tienen que hacer a cambio es proteger a los humanos y sobrevivir. Mientras que ustedes cumplan su mandato, son dejados tranquilos para que encuentren la felicidad que puedan. Todos ustedes conocen las reglas. Yo sólo estoy aquí para hacerles cumplir a aquellos que cándidamente piensen que él o ella son inmunes. Eso lo hizo. Ella no quería a nada ni a nadie tan insensible en su casa. A él realmente no le preocupaba a quien matara. Los Cazadores Oscuros no eran nada para él. Pero sus hermanos lo eran todo para ella. Él podría matar o morir para proteger a Acheron y ella mataría o moriría para proteger su familia Cazador Oscuro. Eso era tan simple y tan complicado. —Entonces puedes salir de mi casa. Él sacudió su cabeza. —No es así como funciona. Cuando Acheron me envía, él me instala con un Cazador Oscuro que le gustaría que fuera salvado. Lamentablemente, esto no siempre se resuelve así, pero en teoría, si tú cooperas, deberías sobrevivir al último levantamiento. Te usaré como una amigable y confiable cara para presentarme a los traidores para que yo pueda decidir quiénes merecen ser salvados entre ellos. —¿Y si me niego? —Tú mueres. No había más emoción en su tono que la que había en su cara. A él realmente no le preocupaba si la mataba o no. Danger lo miró airadamente mientras su corazón latía fuertemente con la rabia. —Entonces espero que hayas venido con un ejército, porque se va a necesitar más que a ti para matarme. Ella arremetió contra él sólo para entrar corriendo en lo que pareció ser una pared invisible que la rodeó. Embistió contra ella, pero esta no se movió. —No puedo morir, Danger —dijo él siniestramente mientras la miraba desde atrás de su campo de fuerza—. Pero tú puedes, y créeme cuando digo que morir como un Cazador Oscuro apesta seriamente. Ella golpeó su mano contra la pared invisible, haciéndole una mueca.

33


—¿Me pides traicionar a mis hermanos por mi salvación personal? Olvídalo. Jódanse tú y Acheron. —No —dijo él en un tono sincero mientras sacudía su cabeza—. Te estoy pidiendo que los salves. Si podemos convencerlos para que confíen en ti y me crean, y acepten que Kyros está mintiendo, entonces ellos podrán irse a casa y todo esto no será nada más que un mal sueño. —¿Y si no lo hacemos? —Ellos serán historia. Asqueada de él, ella se retiró. —¿Sabes? Podrías mostrar un poquito más de compasión cuando dices esto. ¿No significamos nada para ti? ¿Para Acheron? Ella sintió un leve cambio en el aire, como si la pared ahora se hubiera ido. Alexion la miró fijamente con aquellos misteriosos ojos verdes. —Es a Acheron a quien definitivamente le preocupa. Si no lo hiciera, yo no estaría aquí ahora, y todos ustedes estarían muertos ya. Él no me necesita para matarlos. Él puede hacerlo sin siquiera transpirar. Créeme, no obtengo ningún placer personal en la matanza tampoco. De la misma manera que soy ambivalente en cuanto a quién sobrevive y quién no lo hace. Esto no es un juego para mí. Tampoco es el final del mundo. Ella tragó el doloroso nudo que tenía en su garganta, el que había aparecido ante la idea de sus amigos muriendo. —Todos ellos merecen ser salvados. Todos ellos. Tú no tienes ni idea de cuán duro es ser uno de nosotros. Nosotros fuimos creados y luego abandonados. Algunos de nosotros llevan décadas, aún más tiempo, sin una sola palabra de Acheron. Ninguno de nosotros jamás volvió a ver a Artemisa... Él resopló malvadamente, interrumpiéndola. —Da gracias por eso. Ella hizo una pausa ante su rencor mientras las palabras de Stryker sobre la muerte de Artemisa volvían a ella. —¿Artemisa todavía está viva? —Oh, sí. Créeme, ella está viva y bien y en la cara de Acheron diariamente. Por alguna razón, esto la hizo sentir más predispuesta a que Alexion no mentía. —Entonces ella realmente se preocupa por nosotros. —No —dijo él amargamente—. Ella se preocupa por Acheron. El resto de ustedes está aquí para que ella pueda controlarlo. Es por eso que ella sigue creando Cazadores Oscuros nuevos para sustituir a los que se liberan. El día que Acheron deje de preocuparse por ustedes será el día que Artemisa les dará la espalda y muy probablemente la mayoría de ustedes caerán. Entonces jamás digas que a Acheron le importan un comino, cuando yo veo lo que le cuestan ustedes cada día. Sus palabras daban vueltas en su mente. ¿Eso podía ser verdad? Conociendo a Ash, esto parecía mucho más plausible que lo de ser Daimon. Bueno, en cierto modo. Pero por otra parte, la teoría del Daimon sonaba notablemente bien también. Si solamente ella supiera en quién confiar. Alexion se movió para pararse ante ella, tan cerca que podía sentir el aliento de él cayendo contra su mejilla. —Tienes que tomar una decisión, Danger. ¿Vas a ayudarme a salvar a unos Cazadores Oscuros o los mato a todos ahora y me voy a casa?

34


Capítulo 6 Stryker estaba sentado en la oscura biblioteca de su casa en Kalosis, el reino del infierno atlante, con su segundo comandante de pie ante su inmaculado escritorio de ébano, mirándolo. La superficie del escritorio era tan brillante que reflejaba la luz de la vela con un brillo misterioso que bailaba alrededor de ellos. La tristeza asentada pesadamente en su corazón mientras recordaba un tiempo cuando habría sido su hijo, Urian, quien conspirara con él esa noche. Urian. El mero pensamiento del que una vez fuera su amado hijo era suficiente para mutilarlo. La pérdida de Urian todavía lo carcomía por dentro como una enfermedad ulcerosa a la que nada podía curar. Y era todo debido a Acheron que él hubiera asesinado a su querido hijo. Su heredero. Su corazón. Ahora no había nada más dentro de él excepto el odio y una necesidad de venganza tan profunda que ponía en ridículo las traiciones que hacían a los humanos convertirse en Cazadores Oscuros. Él quería a Urian de regreso. Nada podría mitigar el vacío que la muerte de su hijo había dejado. Nada podría reprimir el vívido recuerdo de la mirada dolida y traicionada en los ojos de Urian en el instante en que Stryker había cortado su garganta. Stryker rechinó sus dientes mientras la pena se rasgaba nuevamente por él. Cómo deseaba poder deshacer ese momento. Pero esto estaba hecho y él no podría vivir hasta que estuviera seguro de que Acheron conocía este dolor directamente. Que Acheron sufriría su eternidad en amarga angustia. Algo que se hacía más difícil por su necesidad de hacerlo todo fuera del radar de Apollymi. Cuando uno sirve a una diosa, es difícil encontrar el tiempo para una venganza personal que ella probablemente desaprobaría. Pero Stryker sería imparable hasta que cada uno de los seres queridos de Acheron estuvieran permanentemente muertos y metidos en sus tumbas. Ya él había causado la muerte de Nick Gautier y su madre, Cherise. Había sólo otros tres que significaban algo para el príncipe Atlante. La demonio Caronte, Simi, que sería prácticamente imposible de matar, pero por otra parte, donde había una voluntad, siempre había un modo. La niña humana, Marissa Hunter, y Alexion. Él casi había logrado capturar a Marissa unos meses atrás en Nueva Orleáns. Lamentablemente, su tentativa había fallado, y por el momento Acheron estaría en guardia en lo que concernía a la niña. Ya llegaría el momento cuando su vigilancia se relajaría. Entonces la niña sería vulnerable otra vez. Pero en cuanto a Alexion… Acheron pensaba que su mano derecha podría cuidarse por sí mismo. Esa pomposidad sería su perdición. —Acheron un Daimon —Trates se rió mientras recogía la sfora que Stryker usaba para poder mirar a aquellos en el reino humano. El hombre rubio ante él, como todos los Daimons, medía más de un metro ochenta, y era increíblemente apuesto, y en la plenitud de su juventud. Era la antigua maldición de su raza Apolita que nadie pudiera vivir más allá de su veintisiete cumpleaños. En la hora que marcó su nacimiento, ellos comenzaban lentamente, con mucho dolor a desintegrarse en polvo. El único modo de evitar ese destino era alimentándose de almas humanas. Siempre que un Apolita decidía alimentarse de almas en vez que morir, era llamado Daimon y echado del dominio Apolita. La mayor parte de los Apolitas temían tanto a los Daimons como a los humanos, aunque él nunca había entendido porqué.

35


Muy pocos Daimons alguna vez cazaban a los suyos. Era después de la conversión al estado de Daimon que los Cazadores Oscuros eran enviados por Acheron para matarlos y liberar las almas robadas antes que murieran. Canalla despreciable, él estaba del lado de los humanos y no de los Daimons. Si Acheron hubiera sido inteligente, habría estado de su lado. Pero por alguna razón que Stryker nunca había entendido, Acheron estaba del lado de una raza que intentaría destruirlo si alguna vez se enteraran quién y qué era él. Qué idiota. Trates hizo rodar la sfora en un pequeño círculo sobre el escritorio pulido. —Tengo que decir, akri, que eso estuvo bueno. Los Cazadores Oscuros son realmente demasiado estúpidos para vivir. Stryker apoyó la espalda en su silla de cuero negro mientras las comisuras de sus labios se levantaban ante el recuerdo de su mentira. —Desearía poder tomar crédito de esto, pero ¡ay! Fue un Cazador Oscuro quien inspiró ese rumor en algún sitio hace quinientos o seiscientos años. —Sí, pero usted fue el que inventó toda la guerra entre él y su supuesta madre. Pienso que Apollymi estaría sumamente ofendida al enterarse que usted osó decir que ella había dado a luz a uno de los servidores de Artemisa. La risa se congeló en la cara de Stryker. Poco sabía Trades, eso era exactamente lo que él sospechaba. Aunque Apollymi rechazara admitirlo, él había comenzado a creer que ella era la madre de Acheron la noche en que Urian había muerto. ¿Por qué otra cosa Apollymi le prohibiría matar al servidor de Artemisa? Artemisa tenía el alma de Acheron. Acheron había jurado servirla y pasado todo su tiempo luchando contra los mismos seres que servían a Apollymi. Considerando el profundo odio de la Destructora por Artemisa, parecería lo más natural que los enviaran a matar al amante favorito de Artemisa. Y en la única ocasión en que uno de los Daimons de Stryker había hecho daño a Acheron, Apollymi brutalmente había ido detrás de todos los responsables. Incluso ahora su gente vivía con el miedo de despertar su ira. No es que él los culpara. Apollymi, como él, vivía para la brutalidad. Desde luego, él no tenía ninguna prueba verdadera de su sospecha en lo que concernía a Acheron. Aún no. Pero si él tenía razón y Acheron era el hijo perdido de Apollymi, entonces Stryker tendría el poder de finalmente destruir a la antigua diosa Atlante. Con ella fuera, él gobernaría Kalosis y todos los Daimons que hicieron de este reino su hogar. Tendría poder sin igual. No habría nadie para detenerlo de esclavizar a los humanos. El mundo del hombre sería suyo… Ya podía probar el dulzor de victoria. —Apollymi no debe saber de esto —dijo severamente Stryker a Trates—. Le contaré sobre la insurrección de los Cazadores Oscuros después de que todos ellos estén muertos. Trates frunció el ceño. —¿Por qué no se lo dice ahora? Él fingió despreocupación. —Ella tiene su mente en otros asuntos. Creo que esto debería ser una sorpresa para ella, ¿no crees? Su subalterno palideció ante la idea. —A la diosa no le gustan las sorpresas. Ella estaba más bien alterada con nosotros sobre la “sorpresiva” destrucción en Nueva Orleáns. Eso era bastante cierto. Stryker había enviado a sus Daimons Spathi y ellos habían sembrado el terror durante unas semanas, sólo para tener a Acheron salvando a los humanos al final. Maldito. Aquella noche le había costado a Stryker muchos buenos Daimons, incluyendo a Desiderius. Pero esa no era la destrucción

36


que había hecho enfadar a Apollymi, había sido el ataque de Desiderius sobre Acheron ante lo que ella reaccionó. Pero Trates no sabía esto. Sólo Stryker conocía la verdadera fuente de la cólera de Apollymi. —Sí, pero ella se ha calmado y ahora está bastante contenta otra vez. Trates parecía menos convencido mientras devolvía la sfora a su soporte dorado. —Entonces, ¿cuáles son sus órdenes? —Por ahora, seguimos jugando con los Cazadores Oscuros. Déjales ver nuestro lado bueno. —¿Tenemos lados buenos? Stryker se rió. —No, pero como dijiste, los Cazadores Oscuros son demasiado estúpidos para ver lo contrario. Ellos creerán nuestra mentira por ahora y permitirán a algunos de nuestros miembros más nuevos perfeccionar sus habilidades. —Trates asintió, luego dio un paso atrás como si se marchara—. Aunque hay una nueva prioridad. Trates hizo una pausa para mirarlo de nuevo. —¿Y esta es? —Matar al Alexion. Trates pareció asustado por la orden, pero rápidamente se recuperó. —¿Cómo? Una sonrisa lenta se extendió a través de la cara de Stryker. —Hay dos modos. Podemos hacer que él mismo se mate o dejamos a los Carontes hacerlo. Ningún método sería fácil. Y él podía contar por la expresión de Trates que su segundo en jefe sopesaba ambos cursos de acción con similar agitación. —¿Cómo conseguimos que los Carontes lo maten? —preguntó Trates. —Esa es la parte difícil, ¿verdad? Stryker consideró sus opciones. A no ser que él pudiera conseguir que Apollymi cooperara con él permitiendo que una o dos de sus mascotas dejaran el reino del infierno Atlante del que habían hecho su hogar, no había ninguna manera de llevarlos al Alexion. Esto sería condenadamente casi imposible. La Destructora raras veces permitía a sus Carontes salir de Kalosis. Por otra parte, había algunos Carontes que no sentían amor alguno por la diosa que los controlaba. Algunos podrían estar dispuestos a apostar por una posibilidad de ser libres… Trates ni siquiera conocía esa opción. —¿Cómo puede hacer usted que alguien se mate? Stryker lanzó una risa corta ante esto. —Normalmente, tendría que destruir su voluntad de vivir. O darles una buena maldita razón para morir. Trates parecía hasta más confuso. —¿Qué podría hacer que un Alexion quisiera morir? —Kyriay ypochrosi —dijo Stryker, usando el término atlante para “noble obligación”—. Él es tan sin alma como los Cazadores Oscuros que protege. Si inyectas un alma fuerte en un Cazador Oscuro, este la asumirá, pero si inyectas una débil… —Él la oirá rogar por piedad. Stryker asintió. Esta era la parte más difícil de volverse Daimon y era uno de los motivos por el que ellos evitaban almas débiles. El constante lloriquear por compasión era suficiente como para llevar hasta al más fuerte de ellos a la locura. Pero su gente tenía un leve amortiguador; ellos todavía poseían sus propias almas que podrían hacer callar a la que lloriqueaba. Alexion y los Cazadores Oscuros no la tenían. Ellos no tenían nada dentro para vencer y reprimir al alma invasora.

37


Nada para absorber la fuerza de la nueva vida. Los gritos patéticos incapacitarían al Alexion, quien no tendría ninguna opción excepto la de matarse para liberar el alma o condenar a aquella alma a morir. Si no otra cosa, sería un experimento interesante. ¿Podría el Alexion soportarlo y dejar morir al alma o él terminaría con su propia vida para salvar a un inocente?

38


Capítulo 7 Danger estaba de pie en el vestíbulo de su casa, mirando a Alexion que estaba en su cocina. Ella se había excusado para ir al cuarto de baño, no tanto porque tuviera que ir, sino porque necesitaba hacer un corte de la intensidad de su presencia. Y estar sola mientras revisaba toda la información que él había vertido sobre ella. No sabía qué creer, y odiaba ese sentimiento de inseguridad. Toda su vida, había estado orgullosa de su capacidad de separar la paja del trigo para ver la verdad. Pero cuando llegó a esto… No sabía quién o qué tenía razón. Por lo que ella había visto de Alexion, no dudaba que él pudiera matarla si lo quisiera; que pudiera matarlos a todos ellos. Hasta ahora, él se había abstenido de hacer algo, lo cual agregaba alguna credibilidad a su historia de que estaba allí para protegerlos. Tal vez. Maldición, realmente odio la indecisión. ¿Debería correr para advertir a los demás o quedarme y vigilarlo? No había ninguna respuesta fácil. Frotando la mano a través de su cara, hizo una pausa mientras Alexion tomaba una tableta grande de chocolate Hershey de su encimera y la olía. Él deslizó su mano sobre el borde de la envoltura marrón como si nunca la hubiera visto antes. Entonces trazó los bordes del chocolate por la envoltura como si disfrutara de la sensación táctil de ello. Danger ladeó la cabeza, perpleja por sus acciones. Le gustaba el chocolate tanto como a una persona común, pero nunca antes había acosado sexualmente a una tableta por eso. Algo en su caricia le recordó el toque de un amante y eso lo hizo parecer, de una extraña manera, vulnerable. Sí… estaba enloqueciendo. —¿Debería dejarlos a ustedes dos a solas? Él alzó la vista como sobresaltado por su pregunta, pero no hizo ningún comentario sobre el sarcasmo de ella. —¿A qué sabe el chocolate? El ceño de ella se hizo más profundo ante su inesperada pregunta. —Ábrelo y velo por ti mismo. Él suspiró profundamente antes de dejarlo de lado. —Eso no me serviría. —¿Por qué no? —No puedo probar nada. Esto la sorprendió. Ella no podía imaginarse sin sus sabores. Dios sabía que ciertamente encontraba mucho placer en comer un Hershey y otras cosas que muy probablemente endurecerían cada arteria en su cuerpo si todavía fuera humana. —¿Absolutamente nada? Él sacudió la cabeza mientras miraba de nuevo la barra de Hershey. —Sé a que Simi le gusta comer chocolate. Habla sobre ello todo el tiempo, pero nunca ha traído ninguno a casa para que lo vea. Ella sólo come barbacoa y palomitas de maíz cerca de mí, dice que son muy sabrosas y realmente saladas. —¿Simi? Si ella no lo conociera mejor, juraría que al instante se puso incómodo, como si hubiera metido la pata por mencionar el nombre. Sin contestarle, él recogió su tarro de café y también lo olió. Ella le podía decir que eso era tan productivo como comer el chocolate que no podía saborear. 

Marca más famosa de chocolates norteamericanos

39


Lo que la hizo preguntarse acerca de algo que era realmente importante. —Entonces, si no puedes probar alimentos, ¿de qué vives? ¿Sangre? ¿Almas? Él le dirigió una mirada aburrida mientras empujaba la lata de nuevo a su sitio. —Te dije, no soy un Daimon. —Sí, pero cuando te apuñalé, explotaste como un Daimon. Eres rubio y no comes comida... —No soy un Daimon —repitió él. —Ahá, ¿alguna vez oíste el refrán que dice que si camina como un pato y grazna como un pato...? —No es un Daimon. Bien, él fue rápido con eso. Ella tenía que darle crédito allí. —Entonces, ¿qué comes? Él le lanzó una mirada intensa, ardiente. —Mujer al dente. Danger quedó boquiabierta ante la inesperada vulgaridad. Le puso cara de repugnancia. —Eso fue gratuito. —Entonces deja de hacerme preguntas. El encanto definitivamente no era su fuerte. Pero por otro lado, él realmente no lo necesitaba. Había una tristeza tan profunda en sus ojos que eso en realidad la hizo sufrir por él, a pesar de su sentido común, que otra vez le decía que debía tener cuidado de él… solamente en la justa medida. Ella se acercó para poder estudiar las hermosas líneas de su rostro. Sus rasgos eran perfectos. Masculinos. Las cejas rubias oscuras estaban perfectamente arqueadas sobre esos misteriosos ojos. Sus pómulos eran altos y espolvoreados con un indicio de barba de algunos días. Esa era la clase de barba que hacía a una mujer querer levantarse de puntillas y mordisquearla hasta que sus labios estuvieran en carne viva por ella. Fue entonces cuando comprendió algo… Alexion, a diferencia de ella y del resto de los Cazadores Oscuros, no tenía colmillos. ¿Cómo podría ser eso? Pero al menos esto ponía al asunto Daimon firmemente fuera de la lista. Ningún Daimon de pura sangre podría vivir sin alimentación. —¿Qué eres? —preguntó ella—. Realmente. Él la miró como si la pregunta lo aburriera —Ya hemos tenido esta discusión. Sí, pero nunca la habían terminado. —Me pediste que confiara en ti. Bien. Estoy dispuesta a darte una oportunidad. Pero si lo hago, entonces merezco la misma cantidad de respeto a cambio —ella le dio una significativa mirada—. Confía en mí con la verdad sobre ti. Ella vio la disputa destellar a través de sus ojos verdes antes de que él finalmente respondiera. —Digamos sólo que soy “otro”. Soy realmente único en este mundo. No soy un humano. No soy un Cazador Oscuro y no soy un Daimon o un Apolita. Soy solamente yo. Llano y simple. Ella luchó ante el impulso de reírse de aquella última declaración. No había nada llano o simple sobre este hombre. Su mirada se estrechó sobre ella y un hambre profundamente arraigada chisporroteó en sus ojos. Él movió su mano hacia la cara de ella. Danger instintivamente alejó su cabeza. Sus ojos siguieron quemándola con la intensidad de su poderosa mirada. —¿Me dejarías tocar tu mejilla, Danger?

40


Ella hubiera dicho no, si no fuera por el particular tono de la voz de él. Si no lo conociera mejor, hubiera jurado que provenía de un necesitado anhelo. —¿Por qué quieres hacerlo? Él dejó caer su mano y apartó la mirada como si intentara desterrar una pesadilla. —Porque vivo en un lugar donde no hay ningún humano para tocar. Extraño el calor de la piel de una mujer. La suavidad —Él cerró sus ojos y respiró profundamente—. El olor embriagador, femenino que es único en todas las mujeres. Tú no tienes ni idea lo que es ansiar el contacto humano a tal punto que esto impregna por entero tu ser con una necesidad tan fuerte que de vez en cuando te hace preguntarte si te has vuelto loco y que tu vida entera no es nada más que una jodida ilusión traída por la locura. Ese era un pensamiento atemorizante, intenso. Tanto como para que ella se obligara a no alejarse de un hombre que hacía que Norman Bates pareciera normal. Todo lo que necesitaba era a Madre en una mecedora. Lo bueno era que ella no era rubia y prefería un baño de tina a una ducha … Estás divagando, Danger. ¿Tú crees? Tengo un lunático en mi casa enviado a mí por Ash. Gracias, Ash. ¿Hay algún otro lunático que quieras descargar sobre mí? Y pensé que mi tía Morganette era loca. Al menos ella sólo pensaba que su gato era el Tío Etienne a quien tenía vestido de chaqueta y pantalones. Eso era casi lindo, pero esto… Ah, sí, envíame la camisa de fuerza, Ash. Me la debes. Aún en medio de su enfático discurso mental, algo que él había dicho la golpeó y la calmó un grado. —¿Quieres decir que vives en un lugar donde no hay humanos? Sus ojos eran casi de un tono avellana normal. —En un reino muy lejos de aquí. —¿Es como en Star Wars? Hace mucho tiempo, en una galaxia muy, muy lejana... ¿Quieres decirme dónde se localiza tu Tatooine? ¿Está en alguna parte de este universo? ¿Cerca de Toledo tal vez? ¿El de Ohio o el de España? No soy exigente. ¿Puedo buscarlo en el MapQuest? Alexion se rió amargamente. —¿Sabes cuál es la diferencia más grande entre hombres y mujeres? Siempre que soy enviado a un Cazador Oscuro hombre, él nunca me hace preguntas. Simplemente le digo que he sido enviado por Acheron y él acepta eso o intenta matarme. Si él lo acepta, entonces sigue con su vida como si yo no estuviera allí, pero tú… tú quieres conocer cada pequeño detalle de mi vida y persona. Ella le dirigió una mirada ofendida. —Caramba, ¿eso piensas? Aquí hay un interesante chisme sobre mí. No dejo entrar extraños en mi casa. Jamás. Por lo tanto, si esperas dormir aquí, entonces me debes algunas respuestas sobre quién y qué eres. Ahora vamos a regresar a eso sobre el reino donde vives. ¿Qué es? Francamente, ella no esperaba una explicación, pero para su asombro, él se la dio después de una breve pausa. —Se parece al cielo o al infierno. De un modo extraño, es una combinación de ambos. Existe en un lugar que la mayor parte de gente llamaría otra dimensión. En cierto modo —ella podía ver que él luchaba por explicarlo de forma que tuviera 

Norman Bates: protagonista de la famosa película Psicosis de Alfred Hitchcock, haciendo referencia a una escena de la película  Esta vez hace referencia a la escena más famosa de la película, donde Bates asesina a Marion Crane personificada por Janet Leight apuñalándola mientras se ducha.  La Guerra de las Galaxias famosa serie de películas de George Lucas, Tatooine es uno de los planetas del Imperio, donde se conocen Han Solo y Luke Skywalker.  MapQuest: sitio web que contiene mapas de todo el mundo.

41


sentido—. Digamos simplemente que no hay un MapQuest para ese lugar. Eso deja a Hammond completamente perplejo. Bien, al menos era un principio. Y fue un largo camino casi tranquilizante para ella. Sí, correcto. Todavía no sabes nada sobre él. No, pero al menos había intentado explicárselo. Eso era un gran salto hacia delante para el Sr. Spooky . Él levantó su mano hacia su mejilla otra vez y se congeló antes de tocarla. —¿Puedo? Danger, realmente deberías salir corriendo de este cuarto y cerrar la puerta. Esto es lo que una mujer inteligente haría. El impulso de cumplirlo era fuerte, pero ella no lo escuchó. Nunca había estado en su naturaleza salir corriendo de algo. Suspirando, ella tomó su mano en la suya y la presionó sobre su cara. Su contacto era frío. Helado. No había absolutamente ningún calor en su piel. Pero la expresión en su cara era de puro placer y eso hizo que su estómago se agitase. Nadie jamás había obtenido semejante alegría por tocarla. Al menos no platónicamente. —Eres hermosa —dijo él sin aliento. Con los ojos llenos de maravilla y lujuria, él ahuecó su mejilla en su palma mientras buscaba su mirada con la suya—. ¿Cuánto tiempo ha pasado desde que has hecho el amor con alguien? Ella quedó atónita por su pregunta. —¿Perdón? Una luz malvada bailaba en los ojos de él. —Lo sé, no es mi maldito asunto —su cara se volvió sombría, entonces él dejó caer su mano—. Pero yo también tengo momentos de profunda curiosidad. —Sí, bien, pero por esa curiosidad en particular probablemente vas a conseguir un golpe en ciertas partes. Los rasgos de él se ablandaron como si la idea lo divirtiera. —Supongo que hasta un contacto doloroso en esa zona es mejor que ninguno en absoluto. Ella quedó boquiabierta. —¿Qué? Él le dirigió una perversa sonrisa burlona para dejarle saber que estaba bromeando otra vez. —Tienes que perdonarme si mis habilidades sociales están un poco oxidadas. No interactúo mucho con otros. —¿No? —No. Ella consideró todos sus descubrimientos. Él no parecía la clase de tipo que confiaría en otros fácilmente y eso la hizo preguntarse cómo había conseguido ser tan afortunada. —Entonces no comes. No interactúas. ¿Qué haces? Otra vez, él no contestó, una acción que le recordó mucho a Acheron y su imprecisión siempre que alguien le hacía una pregunta personal. En cambio, Alexion se alejó de ella. Danger no estaba dispuesta a dejarlo ir. Lo siguió al vestíbulo. A mitad de camino, él se detuvo. Tenía los ojos cerrados y su cabeza inclinada como si escuchara algo. Esa era una postura muy parecida a la de Ash. —¿Algo está mal? —preguntó ella. —¿Sientes eso? Ella escuchó durante unos segundos, pero todo lo que pudo sentir fue el latido de su propio corazón. —¿Sentir qué? Él no respondió. —Alguien nos está mirando.  

Corporación mundial de Atlas y Mapas. Extraño personaje, es una especie de DJ de Música Country Dark

42


Danger se quedó helada por el temor mientras giraba despacio, buscando en cada rincón de su casa con la mirada. —¿Quién? ¿Dónde? —No sé. Pero puedo sentirlo. Él podía sentirlo. Bien, eso lo explica todo, ¿verdad? Danger soltó un suspiro cansado. —Tal vez solamente estés agotado. —¿Acheron? —llamó él en voz alta. Danger frunció el ceño, medio esperando a que Acheron hiciera una de sus sorprendentes apariciones en su casa. Él no lo hizo. Estaban solamente los dos, de pie en su vestíbulo, buscando fantasmas en las sombras. Oh sí, esto era tan consolador. Como un puerco espín en una fábrica de condones. Ella esperaba que en cualquier momento algo saltara de las paredes hacia ellos. Alexion juró por lo bajo antes de alejarse de ella, y entrar en su sala de estar. Estaba de pie en el centro y miró alrededor. —Artemisa —gruñó—, te convoco en tu forma humana. Una parte de ella esperaba con expectación ver si Artemisa realmente se mostraba. Después de unos minutos y ninguna aparición milagrosa de la diosa, comprendió que él estaba lleno de mierda. —Artemisa no puede venir aquí. ¿Recuerdas? No tengo alma y los dioses no se acercan a nosotros debido a esto. —No —dijo él en medio de dientes apretados—. Los dioses griegos pueden estar cerca de ustedes si lo quieren, no lo hacen porque la mayor parte de ellos son asnos. En cuanto a Artemisa, no vendrá porque ella se venga de mí no respondiendo. —¿Se venga de ti por qué? —Oh, hay una multitud de motivos por los que ella me odia —él frunció el ceño hacia el techo—. Te juro, Artemisa, este no es el modo de hacerse querer conmigo —sacudió su cabeza disgustado—, Simi tiene razón, realmente eres una diosa-vaca. —¿Quién es Simi? —preguntó ella otra vez. Él finalmente la miró. —Como yo, ella es “otra”. —Ahh, eso explica mucho. Realmente aprecio el que confíes en mí con honesta sinceridad. Me reconforta completamente. Un tic comenzó en su mandíbula mientras él se movía hacia la escalera. —Tanto si quieres creerlo o no, hay alguien en esta casa con nosotros. Él tenía razón, ella no quería creerlo. De hecho, ella lo sabía bien. —No hay nadie. Créeme, Alcatraz tenía menos seguridad que esta casa. —¿Y cuánta gente se escapó? Él comenzaba seriamente a irritarla. Danger lo siguió por las escaleras mientras la aprehensión corría desenfrenada por su sistema. ¿Él realmente sentía algo que ella no podía? No era probable que alguien pudiera estar ahí, pero por otro lado, la mayoría de la gente diría que su existencia muerta en el mundo de la vida no era posible tampoco. Tal vez él sabía algo que ella no. Él se deslizaba por su vestíbulo como una enorme pantera merodeando. Cuarto por cuarto, él entraba y buscaba. Cuando llegaron al último dormitorio, ella estaba harta de eso. —Te dije, no hay nadie aquí. Alexion ladeó su cabeza. 

Famosa prisión ubicada en una isla en medio de la bahía de San Francisco, de donde se decía que nadie se podía escapar.

43


—¿Simi? —llamó él—. Si eres tú, deja de jugar conmigo y ve a comprar algo. Danger se frotó las sienes. —¿Siempre hablas a tus amigos imaginarios? —Simi no es una amiga imaginaria. —Oh, entonces debe ser tu amiga invisible. ¿Querrá la señora Simi su propio cuarto mientras te quedas aquí? Podía decir por la apariencia de su cara que él tendría una apoplejía. —No entiendo por qué no puedes aceptar que haya cosas que existen más allá de tu conocimiento y entendimiento. Para los humanos la idea de un Cazador Oscuro es absurda. Ellos no tienen ni idea de que tu mundo, o que los Daimons, existen. El mundo que conozco es tan verdadero como éste e incluso más cuidadosamente protegido, solamente porque nunca hayas oído sobre él no significa que estoy inventándolo. Nunca te has encontrado al Consejo Directivo de Escuderos tampoco, pero sabes que ellos están todos vivos y bien. Él realmente tenía un punto. Todavía. —Sí, y los niños en el mundo entero creen en Santa Claus y en el Ratoncito Pérez, que son productos de su imaginación. Alexion la ignoró. Refrenó su carácter mientras intentaba aumentar sus sentidos. Había un zumbido y una ligera sensación que venía siempre que alguien usaba una sfora para espiar lo que sucedía. Él lo había aprendido eones atrás, una vez que Simi descubrió que podía usar una sfora para mirarlo mientras ella estaba en casa en Katoteros. Pero si no era Simi… Eso dejaba a alguien del otro lado. Según lo que sabía, Apollymi no necesitaba una sfora. Ella usaba un estanque en su jardín para espiar a otros. Lo que dejaba la intriga de quién más estaría interesado en su presencia aquí. ¿Por qué lo estaban mirando? Danger suspiró. —Mira, no quiero estar aquí viéndote conversar íntimamente con “otro”. Esta ha sido una larga noche, mi cerebro está frito y mis emociones disparadas. Puedes quedarte aquí y hacer tus pases mágicos de gato merodeador, buscando a tus amigos invisibles todo lo que quieras. Yo voy a marcharme a mi cuarto de computación y pasar el rato. Alexion asintió. Si ella se marchaba, entonces quienquiera que los vigilara tendría que decidir a quien seguir. Eso le diría a él quien era su objetivo. —Si me necesitas, llámame. Ella puso los ojos en blanco. —Sí, lo haré cuando necesite a un enorme, pesado hombre maravilla que se haga cargo de salvar mi débil y femenino trasero. Alexion no estaba seguro si estaba horrorizado o divertido por ella. De una manera extraña, estaba ambas cosas. Ella lo dejó y la sensación de ser observado no cesó. Él soltó el aliento con alivio. Él era el objetivo. Bueno. Mientras ellos estuvieran detrás de él, podría manejarlo. Convencer a la Cazadora Oscura de que algo estaba detrás de ella podría ser difícil. Ella le parecía muy obstinada en sus creencias y sumamente resistente a escucharlo. —Escogiste un gran momento para demorar a Acheron, Artemisa —dijo por lo bajo—. Haznos un favor y déjale ir. Pero él sabía que era imposible. Artemisa nunca permitiría voluntariamente que Acheron la abandonara. Ella pasaba cada minuto tramando formas de atarlo aún más. Pero al menos Acheron tenía una opción en el asunto. Si realmente lo quisiera, él podría ser un bastardo insensible y alejarse de los Cazadores Oscuros. Hubo veces en las pocas últimas décadas cuando Alexion no habría estado sorprendido de ver a Acheron hacerlo.

44


Él, por otra parte, no tenía ninguna salida. No podía sobrevivir en el mundo humano por mucho tiempo. La vida fuera de Katoteros era algo que él sólo podía tener en sus sueños. Para él sería nunca ser amado. Hijos. Esposa. La vida era siempre una compensación. Nadie podía tenerlo todo. Todo llegaba dependiendo del sacrificio que estuvieras dispuesto a hacer de tus sueños. Él tenía una buena vida en Katoteros. Simi lo quería, y de un modo extraño, sospechaba que Acheron también. Cada deseo era realidad… Excepto uno. Él no era capaz de tener una consorte. Acheron se negaba a abrir su casa a alguien más; no lo culpaba. Él más que nadie entendía la necesidad de privacidad de Acheron y su miedo de tener que explicar su pasado. Alexion estaba más que agradecido que Acheron hubiera estado dispuesto a dejarlo entrar. Si no lo hubiera hecho… Bueno, él había estado viviendo en el infierno más doloroso y patético, imposible de imaginar para la mayoría de la gente. Si no fuera por Acheron, todavía estaría allí. De donde venía, su actual situación no era tan mala. Al menos no lo sería si pudiera averiguar quien lo vigilaba. Pero en el rincón más profundo de su mente, él sabía quien tenía que ser. Stryker. No había nadie más. Lo que lo dejaba solamente con una pregunta. ¿Por qué?

45


Capítulo 8 Danger se dirigió a su cuarto para ponerse un viejo pijama de franela gris. Era dos talles más grande, justo como le gustaba, grueso y lo bastante gastado como para desalentar cualquier tipo de ideas románticas que Alexion pudiera tener. Si sólo pudiera protegerla de semejantes pensamientos peligrosos. Había estado demasiado tiempo sin sexo, por lo que era difícil tenerlo ahí y no tener pensamientos ilícitos sobre ese cuerpo de él. Sagrado Moley , ¿tenía que verse tan bien? Contrólate. —Debería echarlo de aquí, y al diablo las consecuencias —dijo ella silenciosamente mientras se cambiaba su camisa negra por la parte de arriba del pijama. Si sólo pudiera echarlo. Con sus poderes, él muy probablemente simplemente exploraría y regresaría a su casa, diciendo algo estirado, para luego merodear alrededor en busca de sus amigos invisibles. ¡Ugh! Acomodó su pijama y luego buscó su teléfono celular. Presionó la llamada directa a Acheron. Sonó durante varios minutos sin respuesta. Qué extraño. Acheron siempre contestaba al primer llamado. Ella nunca había tenido que colgar el teléfono cuando lo llamaba. —Genial —le dijo al teléfono—. Sabes, al menos podrías usar el correo de voz. Suspirando, cerró el aparato y terminó de vestirse. ¿Dónde podía estar Acheron? ¿Él realmente podía ser un Daimon? ¿O ella debería confiar en Alexion? Una mujer podría perder su cordura intentando clarificar esto. Para no mencionar que la última vez que confió en un hombre, no sólo la mató, sino que mató a todos los que le eran queridos. Confiar era para los estúpidos. —Sólo necesito un respiro. Un poco de tiempo para pensar. Agarrando una almohada, se dirigió por el pasillo a la escalera que conducía arriba, a su cuarto de computación. No había signo alguno de Alexion en ninguna parte. Tal vez eso era una cosa buena. Deteniéndose ante el armario, abrió un cajón y sacó el maíz para hacer palomitas. Llenó su máquina de aire, luego colocó un tazón bajo ella y la encendió. Mientras se cocinaba, agarró una Coca del refrigerador y encendió su actual película favorita, Troya. Sí, era lo que necesitaba. Hombres apenas vestidos, romances que iban mal… Era lo apropiado para ella. Podría no obtener ninguna gran idea sobre qué debería hacer con Alexion, pero al menos por un ratito estaría distraída de una situación que parecía bastante desesperada.

Expresión de asombro usada en los comics del Capitán Marvel usando la palabra “moley”, hierba mágica en la mitología griega, en alusión a la invocación de figuras mitológicas como una fuente de los poderes de los personajes.  Película con Brad Pitt, Eric Bana y Orlando Blum.

46


Alexion lanzó un suspiro molesto. Todavía no había tenido ninguna comunicación con Acheron, Artemisa, o Simi. Y él seguía teniendo la sensación de que alguien lo vigilaba. —Sabes —dijo en voz alta para beneficio de ellos—. Es hora de que cortes esta mierda. Muéstrate o déjalo. La sensación se detuvo. Alexion frunció el ceño. ¡Um!, eso había sido bastante fácil. Debería haber intentado esto desde el principio. —Es mejor que no jodas conmigo, Sim. Si así es, estoy seriamente molesto, y la próxima vez que por casualidad algo se pegue a tus alas, lo tendrás que arreglar por ti misma. Sintiéndose algo mejor, decidió encontrar a la Cazadora Oscura y asegurarse de que estaba bien. Por todo lo que sabía, la sfora ahora estaba centrada en ella. Usó sus sentidos para localizarla arriba. Cerrando los ojos, él destelló hasta el exterior de la puerta. No había ninguna necesidad de asustarla más con sus poderes. Debería actuar tan normal como fuera posible cerca de ella. Con ese pensamiento en mente, abrió la puerta de su cuarto de computación para encontrarla enroscada sobre el mullido sofá verde oscuro, mirando la televisión. Ladeó su cabeza mientras veía a dos antiguos ejércitos griegos en la gran pantalla de plasma de la televisión. Danger sintió el aire revolverse detrás de ella. Girando su cabeza, vio a Alexion mirando su TV. Había una extraña expresión en su hermosa cara. Era una mezcla rara de dolor, remordimiento y deseo. Si lo conociera mejor, podría creer que él estaba nostálgico o algo. —¿Terminaste de merodear por la casa? —preguntó ella. La pétrea expresión familiar regresó a su cara. —Sí. Ellos ahora se fueron —él se acercó un poco al sofá mientras seguía mirando la pantalla con curiosidad—. ¿Qué es eso? —Troya. Él frunció el ceño, como si eso no tuviera sentido. Entonces un súbito reconocimiento iluminó su cara. —Oh —dijo en un tono bajo—. Ilion. Ese era un término que ella no había escuchado desde sus días de estudiar historia clásica griega cuando era una muchacha en la escuela del convento. Y fue entonces cuando comprendió algo sobre su “invitado”. —Eres de la antigua Grecia, ¿verdad? Él pareció brevemente sorprendido por su pregunta, pero rápidamente se recuperó. Como era de esperar, evitó contestar su pregunta. —¿Por qué estás mirando eso? Ella indicó la escena donde Brad Pitt, como Aquiles, yacía desnudo sobre una plataforma con dos mujeres igualmente desnudas. —Por este preciso momento —dijo ella con una nota apreciativa en su voz—. Ese es realmente el mejor trasero del planeta. Él se mofó. —Ese no es el mejor trasero sobre el planeta. Confía en mí. Ella arqueó una ceja ante esto. —Entonces eres un experto en traseros masculinos, ¿huh? Quedó boquiabierto mientras le lanzaba una mirada ofendida. —Difícilmente. Danger no pudo resistirse a una broma más… —Bien, eres un griego antiguo. —Y eso, ¿qué se supone que significa? Ella se encogió de hombros. —Bueno, todos sabemos sobre ustedes, los griegos antiguos. Eran un grupo muy amistoso los unos con los otros. Luchando desnudos, metiendo manos en los traseros de los otros.

47


—¡Nosotros no lo hacíamos! —gritó él con ira. Finalmente, ella consiguió sacar una verdadera emoción de él. En realidad estaba orgullosa de sí misma. Y francamente dicho, tenía que admitir que en el fondo disfrutaba de bromear por una vez. —Por favor, está todo en los libros de historia. Ustedes muchachos estaban siempre arrejuntándose los unos con los otros. Incluso Aquiles estaba arrejuntado con Patroclo. Desde luego no en esta película, pero en la Ilíada de Homero ellos eran más que sólo amigos. Sus ojos verdes llamearon ante el ultraje. —Esos fueron griegos más recientes. No nosotros. Ellos le dieron mala fama al resto de las ciudades—estado. —Entonces admites que eres griego. —Su mirada se estrechó mientras comprendía que lo había engañado para que confesara—. Ah, no vayas a reventar un aneurisma —dijo ella en broma—. No diré a nadie que una vez fuiste griego. Aunque no puedo imaginarme por qué lo ocultas, ya que los Cazadores Oscuros griegos son “la cosa” en nuestro mundo —ella indicó el otro extremo del sillón—. Tome asiento, señor Irritable. Él se movió para encaramarse incómodamente sobre el brazo de su sofá mientras se volvía a mirar la película. Danger estaba más fascinada por él y la tristeza que pareció sumergirlo mientras era atravesado por la interpretación de Hollywood de su mundo. Por primera vez, había algo de él que casi parecía humano. —¿Fuiste soldado? Él asintió sutilmente. Ella echó un vistazo a la pantalla, entonces se volvió hacia Alexion mientras intentaba imaginárselo con la armadura griega. Muy probablemente, él habría sido un guerrero de muy buena apariencia. Era delgado y con músculos perfectamente marcados… la clase de cuerpo que haría a una mujer querer pasar horas probando sus abdominales y pectorales. Y ella comprendió que su cabello rubio largo hasta los hombros habría sido realmente sexy asomando debajo de su yelmo. Esto la hizo preguntarse si su trasero se podría comparar al de Brad … El ceño de él volvió. —¿Por qué, si se supone que son griegos, hablan en inglés con acento? Ella se rió. —¿No sabes que el inglés británico es como la lengua “extranjera” universal en Hollywood? Lo usan en toda película donde quieran dar un sentido extranjero, independientemente de donde esté situada. —Pero ellos son griegos. Al menos deberían parecerlo. —Lo sé, sólo es así. Él se calmó hasta que mostraron a Brad enfrentándose a Brian Cox, quien tenía el rol del Rey Agamenón, el líder de los griegos. —Ese no es Agamenón —dijo él, haciendo una mueca—. Él no era tan viejo. Clitemnestra lo mató mucho antes de que tuviera la posibilidad de tener el cabello gris. No queriendo animarlo para que volviera a interrumpir, ella ocultó su risa. —¿Podrías sólo mirar la película? —Pero eso no pasó. Ellos lo arreglaron todo. Ella le lanzó una almohada. —Mira, Chatty Cathy, no estoy interesada en la exactitud histórica. Si lo estuviera, leería la Ilíada... —Esa tampoco era exacta. Danger hizo una pausa mientras él le daba una pista de su verdadera edad. 

Chatty Cathy: Muñeca que habla fabricada por Mattel en 1959.

48


—¿Cuántos años tienes? Él se burló. —Soy más viejo que Ilion, obviamente. —¿Entonces tú le enseñaste a Ash cómo ser impreciso o él te lo enseñó? Él le lanzó la almohada de nuevo a ella, luego volvieron su atención a la TV donde Helena entraba en escena. —Nunca aciertan con Helena, ¿verdad? Hombre, ella era realmente hermosa. Deberías haberla visto. Tenía una risa que sonaba como el canto de los ángeles. Y su cuerpo… Bueno, no es de extrañar que tuvieran que hacer jurar a todos sus pretendientes que no matarían a su esposo de puros celos. Danger no comentó nada. Evaluar a otras mujeres no era su fuerte. Por no mencionar que se estaba poniendo un poquito verde con la apreciación de él sobre una mujer que había estado muerta por miles de años. —No todas podemos ser Helena, ¿verdad? Ella vio descender el “uh-oh” sobre la cara de él mientras se daba cuenta de lo que acababa de decir. —Tú también eres hermosa. —Claro —dijo ella sarcásticamente—. Ahórrate eso, compañero. Muy poco, muy tarde. Por una vez se quedó callado. Al menos hasta que apareció la escena con Paris y Helena desnudos en el dormitorio de Helena. Alexion miró de nuevo a Danger. —¿El trasero de él no te resulta atractivo? Danger se ahogó con sus palomitas de maíz. ¡Por Dios!, el hombre no tenía ningún estilo. Le preguntaba cualquier cosa. Ella nunca estaba segura de que podría salir de su boca la próxima vez. Tosiendo, ella lo miró con incredulidad. —No realmente —contestó una vez que pudo tomar aliento otra vez—. No soy una gran admiradora de Orlando Bloom, a no ser que haga de Legolas en El Señor de los anillos. Legolas es un elfo al que no arrojaría de mi cama por comer galletas. Tengo que dar crédito al director de reparto. Quienquiera que lo miró y pensó, “magnífico elfo rubio”, definitivamente merece un premio de alguna clase. Él indicó a Eric Bana, quien tenía el rol de Héctor. —¿En cuanto a él? —Él está bien, pero no es de mi gusto. No me siento atraída por los morenos. Me gustan más rubios, es por eso que adoro a Orlando como Legolas y no como Paris. No se había perdido la chispa de interés a los ojos de él. —Es bueno saberlo. Danger no tenía idea de por qué le gustaba bromear con un hombre que ella realmente debería odiar y, con todo, parecía no poder ayudarse. —Bien, esa información no te hace bueno. —¿Por qué no? Soy rubio. —Sí, pero no eres humano —ella miró de nuevo a la pantalla donde Brad Pitt, como Aquiles, luchaba con su primo—. Pero claro, tampoco él —dijo ella con un suspiro—. Lo juro, ese hombre es un dios. Alexion resopló. —Él no es un dios y ese no era el primo de Aquiles en la vida real. No a menos que lo hagas primo “besable” si entiendes lo que digo. —¿Marea? Eso es más bien un tifón, Sr. Zalamero, y no me estás diciendo nada que no supiera excepto por la parte de dios de Brad... Estás definitivamente equivocado. Sólo mira ese cuerpo. 

Juego de palabras intraducible... en inglés utilizan “drift” que significa marea, ir a la deriva... también se usa figuradamente para decir “seguir una línea de pensamiento”.

49


—No me dice nada. —Bien, debería. Él hizo un sonido de desacuerdo. —He visto mejores. —Ella le lanzó una mirada especulativa—. No de esa manera —gritó él, indignado—. Quiero decir… yo nunca... —Déjalo, hombre griego. Ya estabas a la deriva y ahora te estás hundiendo rápidamente. Alexion debería haber estado enfadado y horrorizado por el giro en su conversación, pero de una manera extraña no lo estaba. Habían pasado incontables siglos desde que alguien bromeara así con él. Tenía que darle su crédito, era rápida e inteligente. Él la miró mientras comía las palomitas de maíz. —¿Por qué son blancas? —¿Cuántas preguntas vas a hacerme? —Sólo estaba curioso. Y considerando cuántas preguntas me has hecho, sería agradable que me devolvieras el favor. —Sí, pues no tienes que hacerlo en medio de mi película —ella suspiró mientras pasaba su mano por las palomitas de maíz—. Siempre son blancas a no ser que pongas algo en ellas —ella le presentó el tazón—. ¿Quieres algunas? —No hay ninguna necesidad. No puedo saborearlas —le recordó él. —Es aire inflado sin mantequilla o sal. No hay mucho para saborear, pero puedes sentir la textura, ¿verdad? Él lo suponía. Extendiendo la mano, tomó un pequeño puñado y lo comió. Como era de esperar, realmente se sentían raras en su boca. Eran crujientes y ligeras. —¿Por qué comes esto si no tiene ningún sabor? —Me gustan. Están bien para ti. —Eres inmortal. Ningún tipo de comida es mala para ti. Ella le dirigió una mirada amenazante. —¿Podrías solamente ver la película? Danger quedó un poco aturdida cuando él cambió de lugar y se sentó a su lado en el sofá. Él también continuó comiendo sus palomitas de maíz. Era realmente extraño tener a alguien aquí con ella. Ni siquiera Keller compartía su película tarde en la noche/temprano a la mañana. Era algo que ella siempre hacía sola para relajarse de sus obligaciones. No había mucha actividad Daimon en Tupelo. La mayor parte de los Cazadores Oscuros se volvían bastante irritables cuando no estaban ocupados, pero ella era de la clase a la que le gustaba. Entonces pasaba muchas noches sola en casa con su colección de DVD o al teléfono hablando con otras Cazadoras Oscuras femeninas. Sus favoritas para hablar eran Ephani, quien era una de las cazadoras locales y Zoe, que recién se había mudado a la ciudad de Nueva York. Ambas antiguas Amazonas, tenían unas interesantes recetas de cómo tratar a los hombres. La mayoría de las cuales incluían fustas, cadenas y esposas. La mano de Alexion chocó con la de ella mientras ambos metían la mano en el tazón. Ella todavía estaba sorprendida por la frialdad de la de él. No era asombroso que conservara el abrigo puesto. —¿Por qué estás así de helado? —preguntó ella. —¿Estoy frío? —Como un cadáver. —Oh —dijo él, como si realmente no fuera consciente del hecho de que su temperatura corporal rivalizaría con un cubito de hielo—. Bueno, estoy muerto. —También yo, pero tengo pulso y algo de calor —lo cual le dio una extraña idea. Tomando su muñeca en su mano, ella se dio cuenta de que él no tenía pulso. Ella tragó mientras lo miraba—. ¿Por qué no tienes pulso? Apenas la pregunta había abandonado sus labios su corazón comenzó a latir. Su piel en realidad se calentó mientras ella lo sostenía.

50


Dejando caer su mano, ella se puso de pie. —Esto no está bien. ¿Qué demonios está mal en ti? —No quería ofenderte —dijo él francamente—. La única que me toca es Simi y ella también está fría. No pensé en cómo sentirías mi piel o la habría calentado primero. Estaba completamente confundida por sus palabras. ¿Él podría controlar los latidos de su corazón y la temperatura de su cuerpo? Esto era inaudito. —¿Cómo haces eso? —Lo pienso y sucede. Danger volvió a sentarse y se estiró para tocar la cara de él. Esta se parecía a la cara de cualquier otro hombre. Concedido, su piel estaba más caliente que antes, pero esta todavía no era la temperatura de un humano normal. Sus patillas oscuras eran ásperas contra su palma, espinosas, y eso envió un extraño anhelo por ella. Él cerró sus ojos como si saboreara la sensación de su mano sobre su piel. Él giró su cara ligeramente en una caricia apacible. Cuando abrió sus ojos, el hambre profundamente arraigada en su mirada casi la asustó. Antes de que ella comprendiera lo que él hacía, él bajó su cabeza y capturó sus labios. Su primera reacción fue de retirarse y empujarlo, pero había otra parte de ella que echó chispas ante su suave beso. Y este fue tierno. Sensible. Era el beso de un amante y eso prendió fuego a su sangre. Ella apenas podía recordar la última vez que había dormido con un hombre. Las relaciones de una sola noche nunca le habían apetecido. Bien, eso no era exactamente verdad. Durante un tiempo breve, cuando al comienzo se había hecho Cazador Oscuro y había sabido que estaba libre de enfermedades y embarazo, había explorado su sexualidad. Pero eso no había durado mucho tiempo. Desde que prohibieron que los Cazadores Oscuros desarrollaran relaciones románticas, la dejó sin nada más que sexo. Y el sexo sin una especie de cariño mutuo no la satisfacía. Ella se apartó. —No soy fácil, Alexion. Él le sonrió con una verdadera sonrisa. Fue encantador e inesperado. —Yo lo soy. Sacudiendo su cabeza, ella se rió de él. —La mayor parte de los hombres lo son. Alexion no respondió a su comentario. ¿Cómo podría mientras su cuerpo y labios todavía ardían con la sensación de la boca de ella sobre la suya? Esta mujer tenía una lengua que revivía todas las fantasías en su mente. Esto lo hizo preguntarse que más hacía bien en esa línea… —Si cambias de parecer, Danger… —No voy a hacerlo. Maldición. Ese era uno de los motivos por lo que había deseado que Acheron le hubiera enviado a un Cazador Oscuro masculino. A esa altura un hombre habría estado enrollado con una mujer propia que le habría permitido a Alexion tener el tiempo necesario para encontrar una compañera de cama para él. Él de algún modo dudaba que Danger fuera lo bastante abierta para dejarlo salir a conseguir alguien con quien acostarse. —Entiendo —le dijo. Sí, claro. Él mentalmente podía entenderla, pero su cuerpo no escuchaba. Deseaba saborearla con tantas ganas que era todo lo que podía hacer para permanecer sentado. Su celibato era bastante difícil en Katoteros. En la tierra, era insoportable. Estar así cerca de una mujer y no tenerla… Él en realidad gimió. —¿Estás bien?

51


—Bien —dijo él, deseando que una ducha fría funcionara. Pero estaba más allá de eso. Había estado tanto tiempo sin el contacto de una mujer que nada excepto la liberación le ayudaría. —¿Entonces tienes algunas amigas baratas? —preguntó. Ella le lanzó una mirada asqueada. —¡Eres un cerdo! —Tú llevas doscientos años sin sexo y ve como te sientes —dijo él a la defensiva—. Es fácil para ti sentarte allí dando cátedra de moral mientras me condenas, pero tú puedes tener sexo en cualquier momento que te parezca. Yo todo lo que tengo son los pocos próximos días. Después de eso, tengo que rezar para un levantamiento de Cazadores Oscuros para tener a tiro a una mujer. ¿Tienes alguna idea de cuán a menudo pasa eso? —¿Entonces tienes ganas de matarnos? —No, pero después de un par de cientos de años, uno realmente comienza a tener algunos pensamientos radicales. —Danger le miró fijamente, con incredulidad—. Y habría ayudado si hubieras elegido una película donde la gente mantenía la ropa puesta. Sabes, Disney hace unas películas malditamente buenas también. ¡Él era increíble! —No puedo creer que seas el elegido de Ash y todo lo que puedes pensar es en tener sexo. ¡Eres un putañero! Y ni siquiera te preocupa con quién te acuestas. —Eso no es exactamente verdad. Tengo algunas normas. Concedido, no muchas, pero todavía… —Él tomó aliento bruscamente—. Estoy tan duro que es doloroso y cuando consideras el hecho de que realmente no siento dolor como un humano lo hace, eso dice mucho. Él en realidad hizo un puchero y eso logró que ella sintiera pena por él. Pero sólo un poco. —Estás teniendo realmente una mala noche, ¿verdad? —No tienes ni idea —Él lanzó un suspiro profundo antes de levantarse y dirigirse al vestíbulo. —¿Adónde vas? —Voy a ir a dar una vuelta por tu casa y tratar de pensar fríos, asquerosos pensamientos. Danger no se rió hasta que él hubo salido del cuarto. Una parte de ella realmente le compadecía. Por otra parte, había sido casi ese tiempo la última vez que había dormido con alguien. Solamente que no le gustaba estar desnuda con un extraño. Como muchos otros Cazadores Oscuros femeninos, ella deseaba la única cosa que nunca podría volver a tener, una relación. Esa era la parte más difícil sobre su inmortalidad. A excepción de las Amazonas, que habían nacido para nunca tener una relación con un hombre, el resto de las cazadoras femeninas extrañaban lo que habían tenido como humanas. Esto en realidad le molestaba en algunas noches, cuando echaba de menos a su marido. Hasta el momento en que él la había traicionado, ella lo había amado más que a nada en el mundo. Michel había tenido ese encanto afable que ganaba a cada uno que lo conocía. A diferencia de Alexion, su marido nunca habría metido la pata. Por otro lado, Alexion, según sus palabras, no había estado cerca de muchas personas. —Oh, no lo hagas, Danger. Pero era demasiado tarde. Ella ya estaba yendo para ver como estaba él. Lo encontró abajo, sosteniendo uno de su DVDs como si fuera un objeto raro. —¿Estás bien? —preguntó ella. Él asintió aun cuando frunciera el ceño. —¿Qué es esto? —Eso es un DVD. Es lo que estábamos mirando arriba.

52


—¿DVD? ¿Él no sabía lo que era un DVD? ¿Era eso posible? —Sí, ¿no es así como miras películas en casa? —No. Ellas simplemente funcionan. Ella frunció el ceño. —¿Qué quieres decir con “ellas simplemente funcionan”? Él actuó como si no hubiera nada insólito en su declaración. —Siempre que Simi o Ash quieran mirar algo, simplemente aparece. —¿Sin un vídeo? —Sí. Tal cosa no era posible. —¿Quieres decir que tienen películas corrientes? —Tenemos cualquier cosa que queramos... Al menos yo lo tengo si Simi no está allí. Ella tiende a ser una adicta a las películas cuando está en casa. Ahí estaba ese nombre otra vez. —¿Quién es esa Simi de la que tanto hablas? Alexion se levantó. Al principio no iba a contestar, pero realmente no había ninguna razón para ocultárselo. No era como si la información le fuera a costar algo. —Ella es una mezcla de hija adoptada y pequeña hermana molesta. —¿Y ella vive contigo y Acheron en su casa que nadie sabe que existe? —Sí. Danger en realidad estaba sorprendida por haber conseguido sacar algo personal de él. Esperando por más, ella preguntó: —¿Nadie jamás va de visita? —Sólo Artemisa y Urian. A Artemisa la conocía. —¿Urian? —antes que él pudiera responder, ella se contestó a sí misma—. Espera. Déjame adivinar. Él es “otro”. —Sí. —¿Ash es el único no “otro” allí? Sus rasgos inmediatamente se pusieron en blanco, como si ocultara algo. Danger se refrenó antes de quedar boquiabierta. —¿Me estás diciendo que Ash es “otro” también? —No digo nada sobre él. No tenía que hacerlo. Su omisión lo decía todo. Ella quiso preguntar más sobre lo que eran Ash y Simi, pero eso había sido bastante en vano esta noche. Estaba más bien cansada de golpear su cabeza contra la proverbial pared. Suspirando ante la derrota, ella inspeccionó su TV plasma, que había tenido una milagrosa recuperación mientras ella había estado arriba. —¿Arreglaste mi TV? —Sólo me pareció lo correcto, ya que fui yo quien la rompió. Ella lo llevó por delante para inspeccionarla. Todo parecía normal. En cuanto estuvo frente a ella, se encendió. Danger saltó, sobre todo cuando su control remoto estaba en la estantería delante de ella. —¿Cómo hiciste eso? —De la misma manera que siempre lo hago —la televisión se apagó. Ella rápidamente se alejó. ¿Cuánto poder poseía este tipo? Él se movió para pararse detrás de ella. La presencia de él allí era inquietante para su bienestar. Estaba más consciente de él que de lo que jamás había estado de cualquier hombre antes. Había algo en él electrizante y magnético. —No tengas miedo de mí, Danger —susurró él cerca de su oído. Escalofríos recorrieron su cuerpo—. A no ser que amenaces a Acheron, nunca te dañaré.

53


—No, sólo tienes la intención de dañar a mis amigos. —Ella lo sintió recoger su trenza y sostenerla cerca de su cara para poder inhalar su olor—. Realmente desearía que no hicieras eso. —Lo sé. Él dejó su pelo y se acercó aún más. Su presencia era aplastante. Poderosa. Ella podía sentir su deseo de abrazarla. Aunque se refrenó. Alexion rechinó los dientes mientras se imaginaba como sería hacer ruborizar su cuerpo. Alcanzarla y tomar sus pechos en sus manos. Sería tan fácil deslizar su mano debajo de la cinturilla de su pijama de franela… Deslizar sus dedos por el triángulo de vello entre sus piernas para poder acariciarla. Tocarla. Oír sus gemidos en su oído mientras su aliento cosquilleaba en la carne de él. Él ya podía sentir su suavidad. Su boca se le hacía agua deseando hambrientamente su sabor... El placer carnal era la única cosa que todavía podía experimentar como inmortal en el mismo grado que había conocido como humano. Era por eso que lo ansiaba tanto. Allí, durante unos minutos, él podría olvidar su existencia helada, solitaria y sentirse realmente humano otra vez. Podía sentirse conectado, casi querido. Pero ella no lo quería. Su amarga soledad se abrió paso a través de él, haciendo trizas su corazón. Siempre estuvo en su destino desear y no tener. En muchas maneras, él era Tántalos. Podía ver lo que quería, pero siempre que osara alcanzarlo algo pasaría que se lo llevaría, sólo para mantenerlo lejos de su alcance. Maldición. Rechinando sus dientes, se alejó un paso de ella. Sintió el inmediato alivio de ella y esto lo entristeció aún más. —¿Entonces, todos los Cazadores Oscuros hombres hacen de proxenetas para ti? Él sacudió la cabeza. —No. Ellos solamente tienden a frecuentar sitios donde… cómo decirlo… las mujeres ligeras se congregan. Y normalmente esas mujeres se lanzaban sobre él. Era una pena que Danger no siguiera su ejemplo. —Apuesto a que lo hacen. Él no hizo caso al sarcasmo que chorreaba. Ella no tenía ninguna idea de cuán importante era tal contacto para él. Ella interactuaba con otra gente todas las noches. Él no lo hacía. Su único contacto con el mundo era por los monitores y la sfora en Katoteros. Era frío y estéril. Como yo. Eso era bastante cierto. Cada siglo parecía ponerse un poco más difícil para él. Como Acheron, él perdía cada vez más su humanidad. Ese era uno de los motivos por el que era tan importante para él intentar salvar a Kyros. Era la primera vez en siglos que algo verdaderamente le llegaba. Él realmente quería salvar a su antiguo amigo. Pero eso tendría que esperar por ahora. Él ya podía sentir que el alba estaba a punto de asomar. Danger contempló la ventana como si ella también lo sintiera. —Se hace tarde. Creo que me acostaré. Él asintió mientras ella lo dejaba solo. Apenas ella había desaparecido de su vista, volvió a sentir la irritante sensación de ser observado. Alexion se frotó detrás de su cuello inquieto. —Te lo juro, Simi, si eres tú quien se está metiendo conmigo, no encerraré tus tarjetas de crédito la próxima vez. Voy a romperlas en pedacitos.

54


Capítulo 9 Danger pasó un día irregular en su cama, intentando dormir y encontrándolo casi imposible. Eran apenas las seis de la tarde cuando se despertó, su corazón latiendo a mil, su mente dando vueltas con horribles imágenes. Pecaminosos sueños con Alexion se habían mezclado con las pesadillas de él intentando matarla. No importaba cuán ardiente hubiera comenzado el sueño, este siempre terminaba del mismo modo, Alexion encerrándola en un estrecho y oscuro cuarto donde estaban otros Cazadores Oscuros. Harapientos y desaseados, apenas más que esqueletos humanos, pidiendo piedad hasta que fueron conducidos afuera, uno por uno, a la Plaza de Grève donde la guillotina con su marco pintado de rojo esperaba para decapitarlos. El inolvidable zumbido de cuarenta kilos de cuchilla cayendo sonaba en sus oídos, junto con el sonido de la multitud de humanos y Daimons que aclamaban sus muertes. Pero la parte más extraña, más inquietante de su sueño era la imagen de Alexion sentado al lado de la muchedumbre, la de Madame DeFarge , tejiendo una lista con todos sus nombres para que el verdugo (Acheron) supiera quien sería el siguiente en morir. ¡Maldito seas, Charles Dickens, por esa imagen! Sus propios recuerdos de la Revolución eran bastante malos. La última cosa que ella necesitaba era que alguien se sumara a ellos. Danger yacía en la cama, tratándose de agarrar la garganta. Los horribles gritos del pasado sonaban en sus oídos. Una y otra vez, ella vio las caras de los inocentes que habían sido asesinados por la incitación de la muchedumbre hambrienta de venganza contra una clase social entera. Habían pasado décadas desde la última vez que había recordado su vida humana. Su muerte. Pero ahora la atravesaba con una claridad y acidez aturdidoras. Incluso peor, ella recordaba el tiempo, no mucho después de la Revolución, cuando había estado de moda para los parisienses ir a los Bailes de las Víctimas donde los únicos que les permitían asistir eran a los que tenían familia asesinada por el Comité. Todos los asistentes llevaban cintas rojas atadas alrededor de sus gargantas en recuerdo del trabajo de Madame La Guillotina. Eso había sido espantosamente morboso y le había hecho escapar de su patria, para nunca regresar. Odiaba sus recuerdos. Odiaba todo sobre ellos. Había sido tan injusto perder todo debido a la avaricia de un hombre. El hombre que ella misma había llevado a su familia. Si no fuera por ella, su padre y su esposa y su hermano y hermana no habrían muerto. ¿Por qué había creído alguna vez en las mentiras de Michel? ¿Por qué? La culpa y la vergüenza todavía estaban en carne viva dentro de ella. Ella había matado a su propia familia porque se había enamorado de un mentiroso y engañoso imbécil. Lágrimas asomaron a sus ojos mientras su garganta se cerraba tan apretada que apenas podía respirar. —Papá —sollozó, sufriendo nuevamente por la pérdida de su padre. Él había sido un buen hombre que había cuidado de la gente que trabajó para él. Nunca había sido descuidado con ella o con su madre. De hecho, él había querido renunciar a sus títulos de nobleza para poder casarse con su madre cuando ella de improviso había quedado embarazada. Si lo hubiera hecho, su vida habría sido salvada… Pero su madre había rechazado su propuesta. Independiente y valiente, su madre nunca había querido 

Madame DeFarge: personaje de la novela Historia de dos Ciudades de Charles Dickens. Personaje que tejía en calceta uno a uno todos los traidores que se acercaban a su taberna.

55


que un marido le dijera qué hacer. Ella era una de las actrices más renombradas de su época, y su madre había temido que su padre insistiera en que se retirara y se dedicara a la casa y la familia. Incluso después de su rechazo, su padre había perseguido a su madre, pidiéndole que se casara con él mientras se aseguraba de que tuvieran todo lo que ellas necesitaban. Fue sólo después de que Danger hubiera crecido que él había abandonado la esperanza que su madre alguna vez cambiase de idea. Fue entonces cuando encontró una dama para casarse. Incluso entonces, tanto él como su noble esposa siempre fueron amables con ella. Su madrastra le había dado la bienvenida en su casa con los brazos abiertos. Maman Esmée la había rodeado de amor y devoción. No mucho mayor que Danger, la dama nunca había despreciado su origen ilegítimo. Ellas rápidamente se habían hecho grandes amigas y confidentes. Incluso ahora podía ver sus caras mientras que cariñosamente bromeaban una con otra. Ver la cara de Esmée mientras la llevaba a comprar sombreros, la gran debilidad de Esmée. Nunca podía pasar por una tienda sin lanzarse a ver qué tenían. Ella podía pasar horas en la mercería probándose cada sombrero y bonete que tenían mientras su padre la miraba y se reía. Danger los había amado tanto a ambos… Y luego, en el temido calor del verano, la Revolución había barrido Francia peor que una plaga. Miles habían muerto en cuestión de semanas. Su hermano, Edmonde, sólo había tenido cuatro años, su hermana, Jacqueline, menos de uno, y sus campesinos los habían matado brutalmente. Nadie de su familia había merecido las muertes que les habían dado. Ninguno de ellos. Excepto su marido. Él se había ganado cada herida que ella le había infringido por su cruel traición. Y todo porque él había codiciado la casa de su padre para sí mismo. Él la había obtenido, bien, y ella había procurado que no hubiera vivido el tiempo suficiente para disfrutar de ella. Temblando de cólera y pena, empujó el cobertor rojo y dorado, luego separó las cortinas doradas para poder salir de la antigua cama. Alexion podría pudrirse en el infierno antes de que ella lo ayudara a ir detrás de los Cazadores Oscuros o alguien más. Ella nunca sería parte de semejante caza de brujas. Si Acheron los quería muertos, entonces podía hacerlo solo. No iba a ayudar a Alexion a juzgar a nadie. Había visto bastante de eso en su vida humana. Con su convicción determinada, rápidamente se lavó la cara, se vistió, y fue a encontrarlo para decirle lo que tenía en mente. Pero esos pensamientos escaparon de su mente cuando, después de una breve búsqueda en su casa, ella lo encontró sentado sobre el sillón en su cuarto de entretenimiento. Perfectamente peinado, él parecía, de una manera extraña, en casa. Había un montón de DVDS delante de él. Lucía como cuando ella lo había dejado la noche anterior. Si lo conociera mejor, juraría que él no había dormido. Ella se detuvo en la entrada mientras que él literalmente usaba su dedo para pasar de modo rápido a seleccionar una nueva escena. ¿Cómo hizo eso? —¿Dónde está el control remoto? Él giró su cabeza hacia ella. —¿Control remoto? —Sí, ya sabes, la cosa con la que enciendes y apagas el televisor. —Él se miró el dedo. Perpleja, Danger fue hasta la estantería de DVDs al lado de su televisión y recogió el control remoto—. ¿Cómo lo controlas sin esto? —Él agitó su mano y apagó la TV. Completamente confundida, ella volvió el control remoto al anaquel—. Eres un monstruo total. Él arqueó una ceja, pero no dijo nada.

56


Danger cruzó el pequeño cuarto para pararse ante él. Tomó su mano en la suya, agradecida de que por una vez estuviera caliente. Esta se parecía a cualquier otra mano… bien, excepto que era bastante más grande y bien manicurada. Esta era la mano de un hombre, callosa, fuerte. Ella la apuntó a la televisión. Nada pasó. —¿Estás sentado en un control remoto universal? —preguntó con desconfianza. Él solamente la miró con inocencia—. Levántate —dijo, tirando de él para ponerlo de pie y ver debajo de los almohadones. No, no había ningún control remoto. Frustrada, lo miró airadamente. —¿Cómo adelantas, enciendes y apagas? Él se encogió de hombros. —Quiero apagar y se apaga. —Wow —dijo—, eso es asombroso. Supongo que esto me hace la mujer más afortunada del mundo. —¿Cómo? —He encontrado al único hombre vivo que jamás gritará, “querida, ¿dónde está el control remoto?” para después tirar mi casa abajo buscándolo. Él le dirigió una mirada perpleja que muy probablemente emparejaba a la que ella tenía. —Sabes, no te entiendo. Eres una criatura inmortal de la noche con colmillos y capacidades psíquicas. ¿Por qué te es tan difícil aceptar lo que soy y lo que puedo hacer? —Porque esto echa por tierra cada creencia que he tenido hasta ahora. Mira, nosotros —ella se señaló a sí misma—, los Cazadores Oscuros, como se supone, somos la cosa más mala después de que el sol baja. Entonces, llegas tú y ahora averiguo que nuestros poderes no son nada en comparación con lo que tú puedes hacer. Esto realmente confunde mi cabeza. Ella podía decir que sus palabras lo confundían a él. —¿Por qué eso te molesta? Siempre supiste que Acheron era el más poderoso ser en su mundo. —Sí, pero él es uno de nosotros. —Su cara se volvía inescrutable cada vez que ella decía o hacía algo que no le agradaba—. ¿Qué? —preguntó Danger—. ¿Vas a decirme ahora que Ash no es un Cazador Oscuro? —Él es único en tu mundo. —Sí, lo noté. Todos lo hicimos. Eso ha sido el tema de muchas discusiones nocturnas en los foros de Cazador Oscuro. Un maligno, travieso brillo oscureció los ojos de Alexion. —Lo sé. Pasé más de una hora registrado con un seudónimo, conduciéndoles a todos por oscuros caminos para poder ver en sus mentes como funciona la especulación. Tengo que decirte que todos ustedes son muy entretenidos mientras tratan de resolver el rompecabezas de quién o qué es él. La idea de él haciendo tal cosa tanto la divertía como la irritaba. —Eres un hombre enfermo. Él se encogió de hombros despreocupadamente. —Tengo que hacer algo para aliviar mi aburrimiento. Tal vez esto era verdad y ese era un modo bastante inofensivo de romper la monotonía. De todos modos no le gustaba que jugaran con ella. Pero eso no estaba, ni aquí ni allí. En este momento ella tenía una cuestión mucho más apremiante que discutir con Monsieur Excéntrico. —Sabes, he pensado algo. —¿Y? —Y he decidido que si tú y Ash quieren jugar a este… lo que sea, cualquiera sea nombre del juego que juegan cada algunas centurias donde tú matas a algunos de nosotros, entonces puedes hacerlo sin mi ayuda. No quiero formar parte de

57


juzgar a alguien más. Ya he visto de primera mano a donde conduce eso y no es bonito. No quiero tener en mis manos sangre inocente Él suspiró como si estuviera digiriendo lo que Danger había dicho. Su mirada era oscura y sincera. —No somos el Comité. Ella estaba asombrada de que él entendiera lo que había incitado su decisión, pero eso no hizo ninguna diferencia. —No, tú eres el juez, el jurado, y el verdugo. En mi libro, eso te hace peor. Si quieres matarme, entonces mátame. Yo preferiría ser una Sombra que traicionar a uno de mis amigos o siquiera a mis enemigos a ese final. Créeme, habiendo sido traicionada yo misma, no es algo que le haría jamás a nadie. Sus ojos viraron su color a un misterioso verde brillante. —Es fácil ser valiente cuando no tienes verdadera idea de lo que significa ser una sombra. —Sí, realmente lo sé. Estás hambriento y sediento y todo el tiempo, sin modo de saciarlas. Nadie puede verte, oírte, bla, bla, bla. Ese es un destino peor que la muerte porque no hay ninguna recompensa eterna, ninguna reencarnación. Eso es el verdadero infierno. Lo entendí. —No, Danger —dijo él con su voz llena de dolor—. No lo haces. Antes que ella comprendiera lo que él hacía, Alexion colocó su mano sobre su hombro. Su contacto la quemó con dolor e imágenes. Ella vio a un hombre que no conocía. Él estaba de pie en medio de una atestada calle de Nueva York, gritando para que alguien lo viera. Lo oyera. Él intentaba tender la mano a la gente, pero todos caminaban a través de su cuerpo. Mientras lo hacían, la sensación de sus almas rozándolo perforaba su cuerpo de fantasma como fragmentos de cristal envenenado. Eso picaba y ardía tan crudamente que era un dolor indescriptible. Ella podía sentir que el hambre rancia que lo roía profundamente por dentro, también, desafiaba la descripción. La sed que quemaba su boca y labios secos como algún fuego inextinguible que rechazaba ser saciado. Él estaba abrumado por la implacable agonía física, por la soledad mental que ansiaba un solo segundo de conversación. Alguna parte interior, silenciosa de él gritaba, pidiendo la muerte. Implorando perdón. Alexion la liberó. Bajó su cabeza para hablarle airadamente en su oído. —Eso es ser una Sombra, así se siente, Danger. ¿Eso es lo que realmente quieres? Ella luchó por respirar porque las emociones la ahogaban. Esto estaba más allá de su peor pesadilla. Ella nunca se había imaginado que tal infierno podía existir. Incluso ahora la imagen de ese hombre todavía estaba marcada en su mente. La lastimaba de una manera que la sorprendió. —¿Quién es él? —preguntó, su voz temblando. —Su nombre es Erius y durante más de dos mil años ha vivido esa horrorosa existencia. El tono de Alexion era profundo y resonante. Él estaba de pie cerca de ella mientras le hablaba, su aliento caliente cosquilleaba en su piel. —En un tiempo, él pensó que podría ser un dios. Él pensó que todo lo que tenía que hacer era matar humanos y chupar de sus almas como un Daimon. Justo como Kyros intenta hacer, él reunió un grupo de Cazadores Oscuros para rebelarse contra Acheron y Artemisa. Él les dijo que podría conducirles a la libertad. Que todos ellos tenían la capacidad de ser dioses también. Todo lo que ellos tenían que hacer era escuchar y seguir su ejemplo. Tragando el repentino nudo en su garganta, ella alzó la vista hacia él, buscando la verdad que finalmente salía a luz. 

Hace referencia al Comité de la Revolución Francesa que decidía quien iba a la Guillotina.

58


—¿Fuiste tú quien lo mató? —No —dijo él, su tono y su mirada tiernos—. Acheron lo hizo. Él fue a verlo e intentó explicarle todo, pero Erius se negó a escuchar. Él estaba convencido de que Acheron había descubierto el secreto de los poderes de los Daimons y que Acheron ocultaba el secreto al resto de ellos. La presencia de Acheron sólo lo hizo enfadar más, y al final eso fue lo que hizo que Erius fuera condenado. Esta fue la última vez que Acheron intentó salvar a un Cazador Oscuro. —Su mirada se volvió nublada, atormentada—. Después de eso me hice cargo. Voy a verlos y pretendo ser un Cazador Oscuro también. Intento explicarles que Acheron no oculta nada y que ellos están equivocados con sus presunciones sobre los orígenes de sus poderes. Por lo general la mayoría de ellos me escucha y vuelvo a casa. Tenía sentido que viniera Alexion. Sin duda si Acheron se mostrara a Kyros, Kyros lo atacaría y lucharían. Por lo general los hombres antiguos no eran conocidos por razonar la salida de un conflicto. —Es mucho más probable que escuchen a uno de ellos. Él asintió. —Por su propia naturaleza, los Cazadores Oscuros son gente vengativa. Fueron traicionados en la vida y para muchos de ellos es fácil creer que son traicionados en la muerte. Buscan a alguien para odiar. —Acheron es un objetivo fácil. —Sí. Él es más poderoso, y todos ustedes saben que él les oculta cosas. En cuanto la semilla de la mentira es plantada, esta echa raíces y se convierte en odio y revolución. Ella se alejó un paso de él para poder pensar claramente sin que su presencia la distrajese, luego giró para poder ver su cara. —¿Entonces por qué Acheron no dice la verdad? ¿Por qué nos oculta su pasado? Él se encogió de hombros. —Cuando te pedí que te acostaras conmigo anoche, me rechazaste diciendo que no querías dormir con un extraño. Aunque durante los primeros cincuenta años de tu vida como Cazadora Oscura, quemaste amantes como... Ella le cubrió la boca con su mano para hacer callar esa oración. —¿Cómo sabes eso? Él mordisqueó la mano de ella con sus dientes, haciendo que la apartara. Su sonrisa era perversa y ardiente. —Conozco muchas cosas sobre todos ustedes. Tal como Acheron. No le gustaba pensar eso. —¿Me espiaste? —No, pero te conozco. Tengo muchos de los mismos poderes que Acheron tiene. Así como él puede ver en tu corazón y pasado, yo también puedo. Danger inclinó su cabeza mientras lo consideraba. Ella no estaba segura de que le gustara ser tan transparente para alguien. Todo el mundo tenía que ser capaz de ocultar parte de ellos mismos. —Entonces, ¿sabes sobre el pasado de Acheron? —Ella vio la vergüenza en la mirada de él antes de alejarse de ella—. Contéstame, Alexion. Él soltó un largo suspiro cansado mientras devolvía las cajas de DVD a su estante. —Sí. Descubrí su pasado por casualidad. —La atormentada apariencia de su cara le dijo que lamentaba haberlo conocido—. Fue en los primeros días, cuando yo empezaba a aprender a usar mis poderes —él hizo una pausa en acomodar las cajas para enfrentarla—. Yo no sabía cómo controlar el examinar el pasado y tropecé con el suyo. Cuando él vino a casa, encontró la sfora, la esfera de las revelaciones, en mi cuarto. Él me miró y supe que sabía que yo lo había visto. Ella nunca había visto a Acheron enojado, pero dada la forma en que protegía su pasado, debía de haber estado furioso. —¿Qué hizo él?

59


Alexion bajó la mirada al piso como si pudiera ver aquel día claramente en su mente. —Él avanzó y recogió la sfora, luego dijo, “supongo que debería haberte enseñado cómo usarla correctamente”. Ella parpadeó con incredulidad. —¿Eso es todo? Él asintió antes de volver a ordenar los DVDs. —Nunca he hablado de ello y él tampoco. —Entonces, ¿qué viste...? —No me preguntes nada sobre su pasado —dijo él, interrumpiéndola antes de que pudiera preguntarle cualquier cosa—. Créeme, eso no es algo que quieras saber. Hay algunas cosas que es mejor dejarlas así. —Pero... —Ningún pero, Danger. Él tiene una buena razón para no hablar de su vida humana. No hay ninguna información allí que pudiera beneficiar a alguien. Pero lo dañaría mucho en lo personal. Es por eso que no habla de ello. Él no oculta ningún gran secreto del mundo Cazador Oscuro. Excepto el hecho de que Artemisa no se preocupa por ninguno de ustedes. Pero, ¿qué bien le haría esto a cualquiera de ustedes? Ustedes están mejor con la mentira que con la verdad. Quizás eso fuera cierto. Personalmente, ella podría haber vivido bastante feliz sin saber que a Artemisa no podría importarle menos lo que les pasara. —¿Entonces por qué fuimos creados? —¿Francamente? —Por favor. Él suspiró mientras guardaba en su sitio la última película. —Ya te lo dije. Artemisa quería una manera de poder manejar a Acheron. El único modo de conseguirlo fue aprovecharse de su culpa. Entonces ella usó sus propios poderes contra él para crear a los primeros Cazadores Oscuros. Ella sabía que Acheron nunca le daría la espalda a los inocentes que no habrían negociado con Artemisa si no fuera por él. —Alexion la inmovilizó con una mirada amenazadora—. Su culpa es lo que hace que Acheron salga y se asegure de que todos ustedes obtengan criados y paga por su trabajo. Los Cazadores Oscuros le deben todo a ese hombre, y realmente quiero decir todo. Él paga con sangre siempre que alguno de ustedes quiere ser libre, y sufre cada día para que todos ustedes puedan vivir sus pequeñas cómodas vidas de riqueza y privilegio. —Sus ojos literalmente lanzaban fuego verde sobre ella—. Y tengo que decir que siempre que uno de ustedes se vuelve contra él, me cabrea seriamente. Acheron no pide nada a ninguno de ustedes y eso es exactamente lo que él recibe. ¿Cuándo fue la última vez que uno de ustedes le dijo gracias por su ayuda? Una punzada de culpa la recorrió. Tenía razón. Ella nunca había agradecido a Acheron por su entrenamiento o cualquier otra cosa. No lo pensó. Si a alguien le dieron las gracias por sus vidas, fue a Artemisa. —¿Por qué Acheron no nos dice la verdad? —preguntó. —No está en su naturaleza. Su ego no requiere la adoración, ni siquiera el reconocimiento. Todo lo que pide es que hagan sus trabajos y que no mueran. —Un tic comenzó en la mandíbula de él—. Y ahora saber que Kyros, uno de los primeros que fue creado, se ha rebelado… Esto me enfada a un nivel que tú ni siquiera puedes comenzar a comprender. De todos los Cazadores Oscuros, él y Callabrax deberían saber que Acheron nunca usaría a ninguno de ustedes en su propia guerra personal. Danger asintió. Si Alexion le estaba diciendo la verdad, y con franqueza, ella comenzaba a creerle, entonces debía hacerle daño a Acheron saber que Kyros se había vuelto contra él. —Kyros y Brax son legendarios.

60


—Sí, y es por eso que tengo que detener a Kyros. Los Cazadores Oscuros le escucharán más a él que a ningún otro porque él ha estado por aquí por mucho tiempo. Él tenía un argumento incontestable, pero ella todavía quería que la dejara fuera de esto. Mientras abría su boca para hablar, él tenía esa mirada extraña, lejana otra vez. —Están de vuelta —dijo él, apretando los dientes. Danger soltó un suspiro cansado. —Está bien, Carol Anne, suficiente con la interpretación de Poltergeist. Si no podemos ponernos en contacto con ellos y ellos no nos molestan, no quiero saber que nos están mirando, ¿bien? Él la ignoró. —Simi —gruñó—. Tengo asuntos serios aquí. No te necesito molestándome. Le debo a Kyros demasiado para verlo morir, pero no puedo salvarlo si me distraes. Danger frunció el ceño mientras dos pensamientos la golpeaban simultáneamente. —Suenas como si le hubieras estado hablando a Simi todo el día. —Lo he estado. Debe ser ella. Ella mira un poco, luego se marcha sólo para volver otra vez. Eso le sonaba positivamente extraño a ella, pero... —¿No dormiste? —Otra vez él no contestó, lo cual la llevó directamente a su segundo pensamiento—. Dijiste que se lo debías a Kyros. ¿Qué le debes? Él vaciló antes de contestar. —Le debo una oportunidad de vivir. Sí, ella creía eso… no. Eso ni siquiera tenía sentido. La repentina ausencia de emoción en su cara le dijo que algo ocultaba. Y en ese momento, ella supo qué era. —Lo conocías. Todavía impasible, con la mirada en blanco. —Conozco a todos los Cazadores Oscuros. Tal vez, pero ella sentía más que eso en él. —No. Esto es personal entre ustedes dos. Puedo sentirlo. —Él se alejó. Danger lo siguió—. Háblame, Alexion. Si realmente quieres mi ayuda, dame una respuesta honesta. —He sido honesto contigo desde el principio —él se dirigió a la puerta. Danger se detuvo y esperó hasta que él estuviera casi fuera del cuarto. Ella tenía una secreta sospecha de quien podría ser él y era hora de jugarse por el presentimiento. —¿Ias? Él se detuvo para volverse a mirarla. —¿Qué? —respondió al nombre automáticamente. Ella quedó boquiabierta. Danger había tenido razón, y lo comprendió dos segundos más tarde. La cara de él se volvió de piedra. —Mon Dieu —susurró ella mientras cada rareza sobre él de repente tuvo sentido. Es por eso que él no podía probar alimentos. Por lo que él no sentía emociones verdaderas. Era por eso que él sabía cómo era ser una Sombra… —Es verdad —susurró ella—. Tú fuiste el tercer Cazador Oscuro creado después de Acheron. El primero que murió. —No, yo no lo fui, e Ias es una Sombra. 

Personaje de la película de terror Poltergeist de Steven Spielberg (1982). Que dice la famosa frase "¡Están aquí!".  En francés en el original, Mi Dios

61


Ella todavía no le creía. No acerca de eso. —¿Y si yo te llevara ante Kyros ahora mismo, qué le dirías? ¿Con qué nombre te llamaría él? Alexion rechinó sus dientes irritado ante la capacidad de ella de ver a través de él. Realmente no había ninguna razón para ocultarle la verdad. Esto no era como si ella no lo fuera a averiguar al minuto en que los ojos de Kyros se posaran en él. Maldición. —Él me llamaría Ias. Pero yo no fui el primer Cazador Oscuro en morir — agregó, deseando que ella supiera que él estaba diciendo la verdad—. Hubo dos antes que yo que fueron asesinados por Daimons antes que Acheron supiera de nosotros. Él sintió que algo dentro de ella cambiaba en ese instante. En primer lugar, su cara se ablandó. Ella cruzó el cuarto para estar de pie justo ante él. Su mirada buscó la de él mientras alzaba una mano hasta tocarle la mejilla. Ese simple contacto lo quebró. ¿Cómo podía tener tales emociones? Durante siglos él no había sentido nada por nadie excepto Ash y Simi. Sentir semejante cruda emoción ahora… Esto era increíble. Los ojos oscuros de Danger le mostraron su corazón. —Se supone que las sombras no tienen forma humana. —No la tienen. Ella acarició su mejilla. —Pero se te siente bastante real. Su contacto lo excitó a un nivel doloroso. En el pasado sus encuentros con mujeres siempre fueron breves. Habían durado lo suficiente como para saciar su lujuria y luego la mujer había desaparecido, nunca vista otra vez. Nunca hubo un contacto sensible como éste. Un contacto que significaba consuelo. Este lo aliviaba y lo quemaba como lava. —Soy diferente a los demás. —¿Cómo? Él apartó la mano de ella de su cara, incapaz de manejar la desconocida ternura. Todo lo que le hacía era sufrir por las cosas que nunca podría tener. Él estaba más allá de las relaciones humanas. Más allá de sentimientos humanos. —Acheron se sintió responsable de mi muerte —le explicó suavemente—. Si él no hubiera cometido un fatal error de juicio, yo no me habría convertido en una Sombra. Por eso, él me dio forma y me llevó a vivir con él y Simi. —¿Es por eso que lo defiendes? Él asintió. —Te aseguro, vivir como una Sombra no es algo para tomar ligeramente. Mi corto tiempo como una verdadera Sombra me enseñó bien que no hay nada peor sobre la tierra. Estoy agradecido cada día por la piedad de Acheron. Ella podría respetar su lealtad hacia al hombre que lo había salvado, y aún así eso agregaba un giro más macabro, él condenaría a otra gente al destino que él había evitado. —¿A cuántos otros tú y Acheron han condenado al Shadedom? —Te aseguro que eso no es algo que ninguno de nosotros hace ligeramente. Los que murieron porque estuvieron atacando a humanos desvalidos son abandonados para vagar. A los que murieron en la línea del deber se les otorga una especie de paraíso para pasar la eternidad. Ellos no sufren. Acheron no lo permitiría. 

Shadedom: lugar a donde son condenados a vivir los Cazador Oscuros convertidos en Sombras.

62


Danger frunció el ceño ante su descubrimiento. Eso era algo que nadie jamás les había contado antes. Todos ellos fueron dejados creyendo que si morían en la línea del deber, sufrirían lo mismo que todas las otras Sombras. Se supone que no hay ninguna forma de regresar del Shadedom. —¿Por qué Ash no nos dice esto? —Porque una Sombra, a diferencia de un Cazador Oscuro, no puede volver a ser humano. Cualquier esperanza de una futura encarnación no existe. No tienen ninguna esperanza de jamás volver a tener una vida normal otra vez. Eso no tenía sentido para ella. Él era real. Él tenía carne y forma. —Pero tú… —No estoy en un cuerpo humano, Danger. —Él se miró a sí mismo con una mueca angustiada—. Esta forma en la que me ves, la que tocas, tiene una fecha de vencimiento. En unos días, tengo que volver a mi reino o morir completamente. Acheron teme que si los Cazadores Oscuros alguna vez aprendieran que ellos podrían ser salvados del tormento, se vuelvan más imprudentes y no teman a la muerte. Pero créeme cuando te digo que hay cosas ahí mucho peores que morir. —¿Como? La miseria en sus ojos la quemó, y cuando él habló, ella supo que era por experiencia personal. —Viviendo la eternidad solo, sin esperanza de liberación. No tienes ni idea de cuán afortunados son ustedes los Cazadores Oscuros que en el fondo de su mente tienen el conocimiento de que un día podrían ser libres otra vez. Tú todavía tienes tu esperanza. La garganta de Danger se apretó ante sus palabras. Él había sido uno de ellos una vez. Él era la completa razón por la que tenían cláusula de salida. Si no fuera por él, Artemisa nunca hubiera hecho previsiones para el resto de ellos. Qué horrible saber que uno había dado un regalo tan increíble a los otros que estaba prohibido para ti. —Siento el modo en que te traté. —Él parecía confuso por su disculpa—. Deberías haberme dicho que eras un antiguo Cazador Oscuro. —¿Por qué importa eso? —Importa —dijo ella, acariciando ligeramente el brazo de él—. Si me estás diciendo la verdad y estoy segura de que lo haces, entonces sé que Stryker estaba mintiendo. La cara de él se puso pálida ante la mención del nombre del Daimon. —¿Stryker? ¿El Daimon? —¿Lo conoces? Alexion maldijo. Él alzó la vista al techo. —¡Acheron! Si puedes oírme, trae tu trasero aquí, jefe. Tenemos un problema serio. —Cuando nada pasó, él maldijo otra vez—. ¡Acheron! —¿Qué está pasando? —preguntó Danger. Alexion parecía enfermo. —Ni siquiera sé por dónde comenzar a explicarte cuán jodidos estamos si Stryker está aquí y Acheron no. —Él es solamente un Daimon. —No —dijo él, en un tono profundo de advertencia—, él es un dios, uno muy despiadado, que odia a Acheron con una mente irracional. Esto no sonaba promisorio en absoluto. El miedo aumentaba dentro de ella. Si alguien tan poderoso como Alexion temía a este tipo, entonces había definitivamente algo que temer. —¿Lo dices en serio? —¿Parezco estar bromeando? No, él parecía demasiado serio y eso la dejaba también maldiciendo. Alexion sacudió su cabeza como alguien que intentaba quitarse a un insecto molesto. —Simi —gritó—. Deja de mirarme y ve a buscar a akri. Lo necesito.

63


Apenas cinco segundos más tarde, Danger oyó una voz que la hizo suspirar de alivio. —¿Danger? ¿Alexion? —dijo Acheron en el vestíbulo. —Gracias a Dios —dijo ella, dirigiéndose hacia la puerta. —¡No! —gritó Alexion mientras ella alcanzaba la perilla. Él corrió hacia ella y tiraba hacia atrás al mismo tiempo que la puerta se astillaba. Los pedazos llovieron por todas partes del cuarto. Los ojos de Danger se ensancharon en paralizado terror mientras veía aparecer lo que parecía ser un Daimon de alguna especie entrando en el cuarto. Completamente desnudo excepto por un pequeño taparrabo negro, este tenía la piel verde oscura jaspeada con negro. Probablemente no más alto que un metro, voló por el cuarto con un par de grandes alas negras, de aspecto aceitoso. Tenía un par de encendidos ojos amarillos mientras los miraba abiertamente con odio. El doble juego de colmillos centelleó mientras siseaba hacia Alexion. Danger tragó. —Por favor, dime que esto es esa Simi a la que has estado llamando. La criatura se arqueó hacia el techo mientras se disponía a caer abruptamente y atacarlos. La mirada verde de Alexion reflejaba el horror que ella sentía. Cuando él habló, las palabras pasaron a través de ella como metralla caliente. —Esto definitivamente no es Simi.

64


Capítulo 10 Alexion miró completamente estupefacto al demonio Caronte mientras volaba hacia ellos. ¿De dónde infiernos había venido? Se suponía que Simi era la última de su clase, y ahora no se podía negar que este demonio era un Caronte. Nada más sobre esta tierra o más allá se parecía a eso. —¿Qué es eso? Él no respondió a la pregunta de Danger mientras se alejaba de ella para mantener la atención del demonio sobre él. —¿Qui’ esta rahpah? —preguntó al demonio, queriendo saber de dónde había venido. Haciendo una pausa momentáneamente, el demonio mostró su propia sorpresa ya que Alexion habló en su lengua materna. Pero eso no lo detuvo de atacarle. Antes de que Alexion pudiera moverse, bajó en picada, agarrándolo por la garganta, y lanzándolo al piso. Él golpeó el suelo con tanta fuerza que, si hubiera sido humano, cada hueso en su cuerpo se habría roto. El demonio lo rasgó con sus garras. Alexion levantó una pierna para quitarse de una patada al demonio de encima. Eso no funcionó. Él destelló para alejarse, pero de algún modo el demonio previó la acción, y cuando reapareció, lo agarró otra vez. Esta vez lo aporreó de cara contra el suelo. Sus dientes repiqueteaban mientras el demonio lo agarraba por el pelo. Por la esquina de su ojo, él vio a Danger agarrar una espada que ella había ocultado bajo su sofá. —¡Quédate atrás! —gritó él un instante demasiado tarde. El demonio la cogió con su cola y la levantó por el aire. No había ningún modo de ganar una lucha contra un Caronte. No a no ser que uno fuera un dios; y aunque Alexion pudiera apelar a los poderes de Acheron, estos realmente no eran suyos. Esto lo dejaba seriamente en desventaja. El demonio rodó con él. Alexion se destelló para alejarse otra vez sólo para hacer que el demonio lo agarrara mientras era invisible. Déjalo, Lex. La maldita cosa obviamente puede verte transmutando. Maldición. Él golpeó al demonio, quien no sentía sus golpes en absoluto. Pero Alexion sí. Su mano palpitaba como si estuviera rota. El demonio se rió mientras lo alzaba para dejarlo caer sobre el suelo, y aporreaba su cabeza con mucho dolor contra el piso. Sintió como si sus sesos realmente repiquetearan en su cráneo. Él podía sentir el sabor de la sangre en su boca, sentirla corriendo de su nariz. Si no conseguía que el demonio lo soltara pronto, esto lo mataría. Y esta vez, Acheron no sería capaz de devolverlo. Alexion intentó invocar el campo de fuerza para bloquear sus golpes. Eso fue menos eficaz que un matamoscas contra un rinoceronte. No era asombroso que los dioses griegos vivieran con miedo de esta especie. Ellos eran horriblemente poderosos. La única verdadera pregunta era, ¿cómo los dioses Atlantes los subyugaron? —Bájate de mí, culo grasiento, halitosis, desecho pulguiento de película de horror —gruñó en Caronte. Esto fue seguido por otro golpe de cabeza contra el piso. El Caronte se echó hacia atrás y se envolvió alrededor de él como una boa constrictora. Y como la serpiente, él sabía que este era su movimiento final antes de desgarrarlo y terminar con su existencia. Alexion intentó apartarle los brazos.

65


Sí, eso va a funcionar. ¿Por qué no escupirle mientras estás en eso? Lo que necesitaba era a Simi. Pero en lugar de eso… Él estaba bastante jodido. Danger estaba aterrorizada mientras miraba al demonio vapulear a Alexion, que estaba desvalido contra él. Hasta este momento, ni siquiera había sabido que él podía sangrar. Era espantoso ver a algo hacer tanto daño a alguien, ella tontamente había asumido que era invencible. Ella alcanzó su espada. El demonio dejó ir a Alexion para arremeter contra ella. Ella agarró la espada y la hundió profundamente en el demonio al mismo tiempo que Alexion gritaba: —¡No! Ella rápidamente entendió por qué lo decía cuando el demonio le arrebató la espada de sus manos, removiéndola de su cuerpo, para luego arremeter con ella contra Danger. Ella se preparó para luchar y morir, pero en cuanto el demonio la alcanzó, Alexion se precipitó y volvió a golpearlo. Los dos giraron y se alejaron de ella. —¡Protula akri gonatizum, vlaza! Ella no tenía idea de lo que esas palabras significaban, pero el demonio inmediatamente lo liberó. Para su completa conmoción, este en realidad cayó sobre una rodilla, cruzando los brazos sobre su pecho, e inclinando su cabeza reverentemente. —¡Guau! —suspiró ella, sobrecogida por lo que había sofocado lo imparable—. ¿Qué dijiste? Él no contestó mientras con cuidado la tomaba del brazo y la conducía hacia la puerta. Él se pasó la mano sobre la cortadura en su labio y la sangrienta nariz, y la apresuró por la casa. —¿Qué estamos haciendo? —preguntó ella. —Yéndonos de aquí mientras somos malditamente capaces —susurró. —Pero eso se detuvo. —Sí, lo atonté con una orden que estoy seguro de que no escucha mucho. La cosa es que no soy el que en realidad tiene el poder de hacer que me obedezca, y no estoy seguro de cuánto tiempo le tomará darse cuenta de esto. Por lo tanto, voto por echarnos a volar antes de que ese demonio nos haga pedazos. Escapar le sonaba bien a ella. Miró hacia atrás sobre su hombro para asegurarse de que eso no los seguía por su casa. —¿Qué era aquella cosa? —Es un demonio Caronte. —¿Un qué? Él la condujo al garaje y abrió la puerta del BMW Z4 color rojo merlot de ella. —Entra. Ella se puso rígida ante su tono de orden. Nadie le decía qué hacer. Nadie. —No me des órdenes. Él le dirigió una mirada suave. —Bien. Entonces quédate y lucha tú sola. Yo estoy afuera. Ella lo fulminó con la mirada antes de cumplir con la orden. Sí, si el demonio podía hacerle eso a él… Bien, si ella quería que le rediseñaran la cara, llamaría a un cirujano. Al menos entonces estaría inconsciente para la peor parte de ello. No fue hasta que se unió a él en el coche que se le ocurrió. —¿Sabes cómo conducir?

66


Él le contestó poniendo el coche en marcha sin usar las llaves y dando marcha atrás. La puerta de garaje estuvo abierta en tiempo récord. Alexion hizo un giro impecable en el camino de entrada hacia la calle. —Supongo que sabes —dijo ella en voz baja. Él conducía el coche como un profesional—. Entonces, Magullan, ¿adónde vamos? —Lejos. Estoy abierto a cualquier locación, mientras que eso no implique volver a tu casa mientras la Cabeza de Verruga esté allí. Ella no podía estar más de acuerdo. —¿Cuánto tiempo crees que el demonio esperará antes de que venga detrás de nosotros? —No tengo ni idea. Eso podría depender de quién tira de su cadena o cuáles eran sus órdenes. Esperemos que el tiempo no signifique nada y que se quede allí unos siglos. —No sé sobre eso. Esa es mi casa, ¿sabes? Me gustaría volver en un día o dos. Tú realmente no crees que aún estará allí por días, o Dios no lo permita, más, ¿verdad? Alexion suspiró cansadamente. —No sé. Realmente no sé. Genial. Ahora ella tenía una imagen de su casa luciendo como la de la señora Haversham de Grandes Esperanzas de Dickens, con telarañas y ratones corriendo. Ella tembló. —¿Al menos me dirás qué le dijiste para hacerlo dejar de atacarte? Él le dirigió una sonrisa burlona y sardónica, lo que era extraño viniendo de él. —Básicamente, le dije, “Inclínate delante de tu amo y maestro, pelota de lodo”. Ella se rió. Sólo Alexion intentaría con eso. —¿Qué idioma usaste? Nunca lo he oído antes. —Atlante. Esto no tenía sentido. Él había admitido ser un griego antiguo, no un Atlante. —¿Cómo hablas la lengua de una nación que desapareció mucho antes de que hubieras nacido? Él lanzó una risa baja. —Vivo con Acheron. Es todo lo que habla cuando está en casa. —¿En serio? Él asintió. Wow. A ella le gustaría oír una conversación en Atlante. Las palabras eran extrañas, pero había una maravillosa calidad lírica en el lenguaje que era sumamente musical. Pero ella tenía otras cosas mucho más importantes que pensar que en una lengua muerta hacía mucho. Como desalojar al demonio de su casa. Sólo esperaba que él no tuviera algunos amigos que quisieran venir y hacer una fiesta en su sala de estar usándolos a ella y a Alexion como pogos. —¿Crees que hay más de ellos? —No lo sé. Creía que Simi era la última de ellos. Es lo que le dijeron a Acheron y es lo que él me dijo. Al parecer alguien mintió. —¿Simi? ¿La amiga imaginaria con la que has estado hablando es una de esas cosas escamosas y repugnantes? —No —dijo él en tono ofendido—. Simi es preciosa. Ella es hermosa… —hizo una pausa antes de agregar—, en un estilo muy demoníaco. 

Magullan: Sistema de navegación para automóviles. Consiste en una pequeña pantalla que se coloca en el tablero de los autos donde se ingresa la dirección de destino y da la información de la ruta que debe seguirse.  Pogos: palos saltarines donde se suben los niños y saltan.

67


—Claro —dijo ella, su voz cargada de incredulidad—. ¿Ella aporrea tu cabeza contra el piso también? —No intencionadamente… mucho. Solamente a veces olvida lo fuerte que es. —Ahá. Creo que ella dañó tu cerebro una de las veces que aporreó tu cabeza. Él la fulminó con la mirada de manera amenazante, y cuando habló, su tono estaba a la defensiva y enfadado. —Simi es como una hija para mí, entonces espero que muestres algún respeto cuando hablas de ella. Ella levantó sus manos en fingida rendición. —Bien, si quieres reclamar a un demonio escamoso como hija, eso es asunto tuyo. Mientras tanto, ¿alguna idea sobre cómo matar a uno de aquellos? Él sacudió su cabeza. —El único modo que conozco para matar a uno es usar una daga Atlante. —¿Dónde encontramos una de esas? Él apretó el volante mientras conducía. —No lo hacemos. Acheron las destruyó todas para asegurarse de que nadie pudiera hacer daño a Simi. —Bien, eso fue bastante omnipotente de parte de él, Yorick. ¿Y qué pasa con los otros demonios que quieren jugar al baloncesto con tu cráneo? ¿Nunca pensaste en que deberías guardar una daga, por si acaso? —Eso no merecía el riesgo de que alguien hiciera daño a Simi. Además, Acheron puede matarlos sin una daga. Bien, esto sería de mucha ayuda si Acheron estuviera aquí, pero hasta que eso pase… —Lucille seguramente escogió un buen momento para abandonarnos , ¿verdad? Sólo desearía que nuestro único problema fueran cuatro niños hambrientos y una cosecha en el campo. Alexion redujo la marcha del coche mientras giraba su cabeza para dirigirle una mueca. —Sabes, tu sarcasmo no ayuda más que tus comentarios bizarros y tus dispersas referencias de literatura y malas canciones country. —No, verdad, eso me ayuda a mantener una apariencia más tranquila de lo que definitivamente me siento. —Bien, estás comenzando a cabrearme. —Oooh —suspiró ella—, casi me asustas cuando dices eso. —Él gruñó mientras aceleraba el coche en la carretera que conducía hacia Aberdeen—. ¿Dónde decidiste llevarnos? —Estoy aquí para ver a Kyros, entonces calculo que no hay ningún mejor momento que el presente. Ella lo suponía, pero había un hecho importante que él pasaba por alto. —A Kyros muy probablemente le va a dar un ataque. —Probablemente. Espero meterle algo de sentido —él le echó un vistazo—. Me estabas contando de Stryker antes de nuestra grosera interrupción demoníaca. ¿Te importaría terminar esa discusión?

Se refiere al personaje del Espectro en Hamlet. También se dice de los narradores o juglares de las obras de Shakespeare.  Lucille: Hace referencia a la letra de una canción de Kenny Rogers basada en una historia real de la casquivana mujer de un granjero, madre de cuatro hijos a la que su marido encuentra en un bar con otro hombre y la mata. El hombre va a la cárcel y los niños quedan bajo la custodia del estado. La letra de la canción dice: “You picked a fine time to leave me, Lucille / With four hungry children and a crop in the field." (Elegiste un buen momento para dejarme, Lucille / Con cuatro chicos hambrientos y una cosecha en el campo)

68


Danger abrió su guantera para sacar un paquete de pañuelos de papel. Agarró dos, entonces con cuidado los usó para limpiar la sangre que estaba todavía alrededor de la nariz de Alexion. Él le lanzó una mirada extrañada antes de tomar el pañuelo por él mismo para limpiar su cara. Había algo casi como infantilmente encantador en el modo en que se movía. Era asombroso que hubiera tenido semejante paliza y se hubiera puesto en marcha sin una sola queja. No importaba lo que él dijera, eso tenía que doler mucho. Compadeciéndole, ella deslizó su mano por su cabello, retirándolo de su mejilla. Él no dijo nada, pero la expresión de su rostro mostró que su ternura lo tocó. El aturdimiento la consumió. Ella dejó caer su mano y volvió a su conversación. —No hay mucho para contar —dijo ella mientras cerraba la guantera—. Él expuso su reclamo de ser el hermano de Acheron. —Alexion se echó a reír—. No te rías —dijo ella, ofendida porque él se riera amablemente porque ella hubiera comprado brevemente la idea de que ellos fueran familiares—. Él tiene el mismo cabello negro y los cambiantes ojos plateados como Ash. Maldición si no se parece a Acheron. Mucho. —No lo es. Confía en mí. —Entonces, ¿por qué ellos tienen los mismos ojos? —No los tienen. Sus ojos son muy diferentes. Acheron nació con los suyos. A Stryker se los dieron después de que él despreció a su padre, Apolo. Ella frunció el ceño. —¿Cómo sabes eso? Él se encogió de hombros. —Vivo con una sfora, una esfera que puede decirme cualquier cosa que pase aquí en el reino humano. Para no mencionar que Simi es una fuente de información sobre lo que pasa en Kalosis, el reino de donde… —Es Stryker. Él me lo mencionó. ¿Entonces dices que Ash no es su hermano? —Demonios, no. Sólo en los sueños de Stryker. Confía en mí —Alexion se quedó en silencio mientras consideraba sus palabras. Deslizó el pañuelo en su bolsillo mientras continuaba conduciéndolos por la oscura carretera—. Entonces, ¿por qué Stryker le miente a Kyros? En realidad, ¿qué diablos está haciendo aquí? No es que él se moleste con cosas como estas. Normalmente va a Acheron, directamente. Ella esperó que eso fuera retórico. —No lo sé. Pero él le ha vendido completamente la idea a Kyros. Por un rato, también a mí. Alexion soltó un bufido. —Tú no lo conoces bien, pero Kyros debería —un músculo se crispó en su mandíbula mientras él mantenía su mirada enfocada en el camino—. Bien, independientemente de Stryker, esto no es bueno. Y si él es quien ha soltado y da órdenes al Caronte de que vaya tras nosotros, estamos en verdaderos problemas. —¿Tú crees? Él asintió con su cabeza. —Sarcasmo aparte, no tienes ni idea de cuánto poder maneja Stryker. ¿Crees que estoy aquí para matarte? Al menos no disfruto al hacerlo. A Stryker le gusta torturar a la gente. La última vez que salió de su agujero, hizo que un Daimon Spathi poseyera a un Cazador Oscuro y causaron estragos por toda Nueva Orleáns. —¿Qué es un Spathi? —preguntó ella. Ese era un término que nunca antes había oído. —Ellos son una antigua clase de guerreros Daimons que han estado por ahí por cientos, si no miles, de años. Y en ese tiempo, han aprendido a estar

69


seriamente enfadados. A diferencia de los Daimons más jóvenes con los que estás acostumbrada a luchar, estos tipos no escapan. Ellos corren hacia ti. —Ah, bueno. Esto sólo mejora y mejora. Un semidiós regañón, un demonio, y ahora Daimons guerreros que nos poseen y nos matan. ¿Hay algo más sobre lo que tienes que advertirme? —Sí. Enlata el sarcasmo antes que decida que no necesito una guía después de todo. Stryker miró airadamente al Caronte que estaba de pie delante de él. Él y Trates estaban en la gran sala de Kalosis, bebiendo sangre Apolita en sus copas mientras celebraban la muerte de Alexion. Al menos hasta que el demonio había regresado con noticias que Stryker no quería oír. Trates se había alejado, previendo la ira de Stryker, que ya se cocía a fuego lento y hervía cuando se puso de pie para enfrentar al demonio. —¿Quieres decir que lo dejaste ir? Las pupilas de Caradoc se movieron en espiral mientras se estrechaban sobre Stryker. —Mide tu tono conmigo, Daimon —dijo en el extraño acento cantarín que tenía su raza—. No eres digno de sonar mi nariz con tu débil tejido. Sólo estuve de acuerdo con esto porque dijiste que podías liberarme de la diosa. No me dijiste que me enviabas contra otro de su clase. Stryker se quedó frío con esas palabras. —¿Qué quieres decir con “otro de su clase”? —No era ningún hombre al que me enviaste, mejor dicho algo más. Él hablaba mi idioma y hablaba Atlante. Él sabía la orden que nos daban los dioses Atlantes para controlarnos. Ningún humano conoce esas palabras. Sólo los dioses lo hacen. Él se mofó del demonio. —Alexion no es un dios. Como tú, sólo es un criado. —Él no habló como un sirviente —argumentó Caradoc—. Tampoco se rompió como un humano debería haberlo hecho. Le di golpes mortales y de todos modos luchó. Stryker le gruñó, luego se alejó mientras el demonio se movía hacia él. Le gustase o no, sabía que si llegaban a pelear, el Caronte ganaría. —Tú no tienes que obedecerle. Te lo prometo. Él no es un dios y es incapaz de hacerte daño. Caradoc inclinó su cabeza mientras digería esto. Finalmente, sacudió su cabeza. —No iré por él otra vez. El riesgo sobrepasa por lejos la posible ventaja. La diosa me mataría si dañara a uno de su familia. Incluso desde aquí, ella me perseguiría y asesinaría mi existencia entera. Encuentra a otro tonto para tu encargo. El demonio puso sus alas alrededor de su cuerpo y salió caminando con arrogancia del cuarto. Stryker maldijo. Realmente odiaba a esas cosas. Incluso le repugnaban más que la gente. Un día, destruiría a ambas razas. —¿Qué hacemos ahora? —preguntó Trates. —Trae a Xirena. Trates rió nerviosamente ante la orden. —¿Xirena? ¿Por qué? Ella es la más feroz de los Carontes. Apenas acepta órdenes de Apollymi, menos de uno de nosotros. No creo que nadie pueda controlarla. Stryker sonrió despacio.

70


—Lo sé. Es por eso que la quiero. Ella no tendrá miedo de un mero criado. Ella volverá con el corazón de él para mí y a ella no le preocupará lo que Apollymi piense.

71


Capítulo 11 Bueno, el viaje a la casa de Kyros fue una completa pérdida de tiempo. Él no estaba en casa y su Escudero no quiso dejarlos entrar hasta que Kyros volviera. Danger suspiró mientras estaban de pie en el pórtico reciclado de la mansión azul y blanca prebélica de Kyros. Aberdeen estaba tranquilo esa noche, con un poco de brisa que susurraba alrededor de ellos a través de los grandes robles que flanqueaban los blancos escalones de madera. La antigua ciudad de Mississippi tenía un encanto muy especial que era el indicativo de una ciudad perdida en una deformación del tiempo. Incluso el centro de la ciudad, donde las aceras estaban cubiertas por toldos metálicos, habían sido recicladas a su forma original varias décadas atrás. A Danger particularmente le gustaba la pequeña Iglesia católica, que tenía un claro aspecto del viejo mundo. Realmente le gustaba esa ciudad. Era una joya histórica oculta que la mayoría de la gente ni siquiera sabía que existía. Alexion parecía de una manera extraña fuera de lugar con su elegante y urbano suéter negro de cuello alto, que ya no estaba rasgado por la daga, sus pantalones de lana negros, y el abrigo de cachemira blanco. Él francamente lucía como si acabara de bajarse de una pasarela de Milán. Estaba demasiado increíblemente… masculino, tanto, que era directamente comestible. ¿Qué pasaba con él? Si pudiera embotellar aquella atracción sexual, sería más rico que Bill Gates. Tienes cosas mucho más importantes en que pensar que cómo luciría desnudo. Verdad, pero había algo en él que sólo la hacía querer morderlo, y esto comenzaba realmente a irritarla. Ella se quería concentrada y objetiva, su estado normal de funcionamiento. —¿Qué hacemos ahora? —preguntó, intentando distraerse—. ¿Esperarlo aquí? —No, podrían pasar horas antes de que vuelva. Creo que deberíamos patrullar. Si los Daimons están aliados con Kyros, entonces cazarán y se alimentarán esta noche. ¿Dónde está la población más cercana para que ellos se sientan atraídos? Danger pensó en ello durante un minuto. Tupelo realmente era grande, y aunque hubiera algunos clubes en los que los Daimons de vez en cuando acechaban, realmente no había mucha actividad Daimon en la zona. No como había en otras áreas de Mississippi, como la costa, Tunica, y varias ciudades universitarias, por eso había seis Cazadores Oscuros en el área del Triángulo Dorado de Mississippi donde Kyros estaba destinado. —Hay dos colegios donde ellos golpean mucho. La W, que es la Universidad de Mississippi para Mujeres en Columbus, y MSU en Starkville. —¿Cuán lejos están? —No mucho. Columbus está aproximadamente a media hora. Starkville a otros quince o veinte minutos desde allí. Él asintió como si considerara la información. —¿Cuál escuela es más grande? Ella le dirigió una mirada burlona. —¿Pensé que tenías una esfera mística que podía decirte esas cosas? —Él estrechó sus ojos, avisándole que no la encontraba graciosa—. Alégrate —dijo ella con una sonrisa—. Starkville. Esta tiene más de quince mil estudiantes en la residencia. Los Daimons aman las fiestas mixtas. Kyros, Squid, y Rafael están asignados allí. Tyrell, Marco, y Ephani lo están a Columbus. Alexion indicó el coche con una inclinación de cabeza.

72


—Entonces es ahí donde probablemente deberíamos comenzar. Con algo de suerte, Kyros podría estar allí esta noche —él comenzó a bajar los escalones. Danger lo siguió, intentando no notar el hecho de que tenía un andar asesino. En más de un sentido. Era depredador y mortal. La clase de caminar por el que las mujeres se pararían a mirar y admirar. Cuando caminó hasta el lado del pasajero del coche, ella le dirigió una mirada perpleja. —Qué, ¿ningún abracadabra esta vez? ¿No vas a llegar y comenzar a conducir? —No conozco el camino. Ella se quedó un poco atontada cuando él admitió eso. Esto lo hizo parecer casi humano. Él había sido tan increíble hasta ahora, que ella había asumido que podría hacer más o menos cualquier cosa. —Sabías como llegar aquí sin mi ayuda. —Te engañé. Había señales a lo largo del camino, y una vez que estuvimos en Aberdeen, no fue difícil encontrar esta casa ya que está justo fuera del tramo principal. Reconocí el exterior por lo que vi en la sfora. Pero no vi ninguna señal para Columbus o Starkville. Danger se rió. Le gustaba un hombre que fuera honesto… y relativamente normal. —Bien. OnStar está aquí y estás cubierto. Vamos. Ella entró en el asiento del conductor y se abrochó el cinturón mientras él se le unía. Encendió el coche, sólo para comprender que con su prisa por dejar al Caronte, había olvidado sus llaves. —Um, un poco de ayuda aquí, ¿por favor? Él frunció el ceño, luego sonrió. —Seguro. El coche arrancó. Ella sacudió su cabeza mientras lo ponía en marcha. —Sabes, tan práctico como poderoso, eso también podría conseguir llevarte detenido. La sonrisa de él la excitó hasta las puntas de los pies. Por no mencionar que le gustaba el modo en que olía… como jabón fresco y todo hombre. —Entonces seré cuidadoso con el motor de quién enciendo —dijo él en un tono diabólico, indicando que le daba la doble intención que ella había notado. —Espero —susurró ella en voz baja mientras tomaba por el camino principal. Realmente deseaba que no la estuviera mirando todo el tiempo. Era difícil mantenerse en el camino cuando su libido literalmente babeaba ante su presencia. Al menos, en el asiento del conductor ella tenía más para concentrarse que en cuánto le gustaría sacarle la ropa para hacerle una prueba. Jesús, Danger, para con las malas analogías de coche y los tópicos. Estás actuando como una cachorrita cachonda, jadeando tras él. Eso era verdad, pero parecía que no podía ayudarse. Él era irresistible. Aclarando su garganta, ella forzó a sus pensamientos a volver a sus asuntos. —¿Hay alguna forma mágica en la que puedas señalar dónde está Kyros justo ahora? —Lo desearía, pero no. No sin la sfora. —¿Por qué no la trajiste contigo? Él suspiró antes de contestarle. —Está prohibido. Podría ser muy destructivo que algo tan poderoso cayese en las manos incorrectas. —¿Lo crees? 

Es un servicio de rastreo satelital que tienen los automóviles especialmente de la marca General Motors y al mismo tiempo indica en forma oral el camino que uno debe tomar para llegar a destino.

73


Alexion sacudió la cabeza y se obligó a no reír. La última cosa que quería era fomentarla. Ella era la humana más sarcástica que jamás hubiera vivido. Pero él la encontraba, de una extraña manera, divertida. Más que eso, la encontraba vigorizante. Ella era un cambio tan bienvenido a la monotonía que componía su vida de todos los días. Su mundo era sin color o emoción. Era frío y solitario. Ella, por otra parte, era vibrante y caliente. Deseaba poder tener una parte de ella para llevarse a Katoteros con él. Pero nunca podría ser. Demasiado pronto, él volvería a lo que había sido. Y ella ni siquiera sabría que alguna vez lo había conocido. No sería siquiera el débil recuerdo de un sueño. Todo conocimiento del tiempo en que estuvieron juntos sería quitado de su mente. Pero él recordaría, y siempre la echaría de menos. Extraño como esto nunca había pasado antes. Él pensó en los Cazadores Oscuros hombres con los que había pasado el tiempo mientras juzgaba a los demás, pero no había ningún pesar en no mantenerse en contacto con ellos. Él acababa de encontrar a Danger y ya sabía que la echaría de menos. Qué peculiar. Miró como ella conducía el coche con total precisión. Por primera vez, se encontraba completamente curioso sobre ella. ¿Qué le gustaba? ¿Qué odiaba? Normalmente, él no hacía ninguna pregunta personal a nadie. Después de vivir tanto tiempo con Acheron, sabía la inutilidad de ello. Sin mencionar que no le gustaba llegar a conocer a alguien que tendría que dejar y nunca volver a ver. No lo conviertas en personal. Eso sería un error de enormes proporciones. De todos modos, no podía escuchar. —¿Te gusta ser Cazador Oscuro? —le preguntó antes de poder detenerse. Su respuesta fue automática. —La mayor parte de los días. —¿Y los demás? Para con esto. Pero era más fácil pensarlo que hacerlo. Realmente quería saber lo que ella pensaba sobre todo. Ella le dirigió una sonrisa encantadora que hizo que su ingle se tensara en reacción. Era realmente encantadora, y no solamente por cómo lucía. Había algo contagioso en ella. Eso lo conmovió, haciéndolo querer algo que sabía que no podía tener. —Como con cualquier vida —dijo ella—, algunos días son maravillosos y algunos apestan. Se hace realmente solitario tarde por la noche cuando no hay realmente nadie alrededor. A veces te preguntas si hiciste la elección correcta. Si tal vez reaccionaste por cólera demasiado pronto e hiciste un pacto que no debías hacer. No sé. Yo no estuve completamente muerta lo suficiente como para recordarlo o saber si la muerte era preferible a esta vida, entonces tal vez realmente escogí correctamente. —Ella le dirigió una mirada—. Entonces, señor Todo—Conocimiento, ¿quieres darme una pista sobre cuál es la alternativa? ¿Te acuerdas de haber estado muerto? Él lo meditó. —Sí, lo hago. Cuando no eres una Sombra, es pacífico. Yo siempre pensaba como hombre mortal que pasaría la eternidad en los Campos Elíseos con mi familia alrededor de mí. —¿Entonces qué te hizo acudir a Artemisa? El viejo dolor se abrió paso a través de él. Era extraño que después de tantos siglos todavía le doliera recordar a la esposa que había amado tanto una vez y la forma insensible en la que le había permitido morir. Pero como Acheron tan a menudo decía, había algunas heridas que ni siquiera el tiempo podía curar. La gente aprendía de su dolor. Ese era un mal necesario para el crecimiento.

74


Sí, correcto. Él a veces se preguntaba si Acheron era un sádico o un masoquista. Pero él lo conocía bien. Acheron entendía el dolor en un modo en que muy pocos lo hacían. Como Alexion, convivía con él constantemente y si pudiera lo hubiera desterrado para siempre. Miró a Danger, y vio como las luces de la calle iluminaban su frágil rostro. A excepción de Kyros, Brax, y Acheron, nadie sabía sobre él mucho más que su nombre. Él era una vaga leyenda que narraba que fue el primero de su equipo que se convirtió en Sombra. Era esencialmente el Hombre de la Bolsa. Un ejemplo de lo que pasaba si la persona incorrecta intentara restaurar sus almas de nuevo en sus cuerpos. Pero eso era una extensión de lo que les habían dicho. Ellos no sabían nada sobre la vergüenza por haber confiado en su esposa, o del hecho que ella había tenido un amante. No sabían nada sobre el hecho de que él había sido un ciego, un confiado idiota. Kyros y Brax habían mantenido su silencio sobre el asunto todos estos siglos. Este era uno de los motivos por el que Alexion había querido volver y salvar a Kyros si podía. Incluso en la muerte, el hombre había sido su amigo. Alexion suspiró antes de hablar. —La primera vez que morí, fui asesinado —dijo simplemente—. Como tú, traicionado por alguien en quien confié. La frente de ella se arrugó en comprensivo dolor. —¿Quién te mató? —El amante de mi esposa. Ella hizo una mueca. —Ouch. —Sí. —Y luego tu esposa dejó caer el medallón en vez de liberar tu alma —dijo ella, su voz llena de cólera—. No puedo creer que te hiciera eso. Alexion apreció la rabia de ella en su nombre. —Infernal forma de descubrir que los hijos que pensabas que eran tuyos no lo eran. Para el asombro de él, ella se acercó y colocó su mano con dulzura contra la suya. La inesperada bondad de esa simple acción envió escalofríos a través de él. Significaba mucho que ella lo tratara como a un hombre normal cuando ambos sabían que no lo era. —Realmente lo siento. Él cubrió su mano con la otra suya y le dio un ligero apretón. Los huesos bajo su piel contradecían la fuerza que él sabía que ella llevaba por dentro. —Gracias. Siento que tu marido fuera un saco de mierda. Danger se rió de su inesperado empleo de aquella palabra de jerga. Contra su voluntad, ella sintió que la reserva que tenía hacia él se suavizaba. Había pasado demasiado tiempo desde que había charlado con un hombre de esta manera. La mayoría de la gente con la que hablaba eran otras Cazadoras Oscuras, y a todas ellas las había conocido por décadas. Esto era un agradable cambio de ritmo. —¿Volviste para matar a tu esposa? —No —lanzó una corta y amarga carcajada—. Tengo que decir que fue realmente uno de los mejores momentos de mi vida… o de mi muerte. Me sentí como un completo imbécil, yaciendo allí, mirándola mientras ella me observaba morir. No había ni siquiera compasión o la más mínima muestra de pesar en sus ojos. Si de algo estaba contenta era de verme ir. Pobre tipo. Ella sabía de primera mano que eso no sólo era doloroso, si no humillante haber juzgado tan mal a alguien. 

Se refiere al personaje fantástico que se usa para atemorizar a los niños. Varía su nombre según los países por ejemplo: Hombre del saco, Coco o Cuco.

75


—Entonces... ¿qué le pasó a ella? Un costado de su boca se levantó con sardónico humor. —Acheron la convirtió en piedra. Ahora es una estatua que está de pie en el vestíbulo fuera de mi cuarto. Danger ensanchó sus ojos. —¿En serio? —Absolutamente. Le lanzo un sarcástico beso cada mañana cuando paso por delante de ella. —Hombre —dijo ella, sacudiendo su cabeza—. Eso es frío. —¿Lo crees? —¿Francamente? No del todo. Yo habría sido mucho más cruda. Alexion sintió curiosidad en cuanto a lo que sería un castigo peor que el que le había asignado a ella. —¿Cuánto? —Yo la habría puesto en un parque en algún sitio donde los pájaros podrían cagarla entera. Él se rió. Bien, eso realmente sería mucho peor. —Recuérdame quedarme en tu lado bueno. —Sí, bueno pues mi madre solía decir, “no hay peor infierno que la furia de una mujer enojada”. —Pensé que era “de una mujer desdeñada”. —Enojada, despreciada, lo que sea. Vengo de una larga línea de mujeres vengativas. Mi abuela habría tenido a Madame Defarge corriendo por su dinero cualquier día. Él asintió. —Entonces me aseguraré de no rozar esa parte de tu personalidad. Los dioses saben que he tenido mi cuota de mujeres vengativas. Danger suspiró ante su tono ligero sobre un asunto que estaba segura que él no encontraba divertido. De hecho, sus palabras hicieron que su corazón se encogiera. —Supongo que lo tienes. —Ella apretó su mano—. Entonces, ¿qué pasó con los niños después de que Ash convirtiera a su madre en piedra? —Acheron les encontró un buen hogar. Él no es el tipo de persona que abandonaría a un niño para sufrir por algo que no hizo. —Sí, lo he notado. Ninguno de ellos habló otra vez mientras hacían el resto del camino al campus MSU. Era una noche nublada sin mucha luz de luna. Pero la poca luz se reflejaba contra los árboles, formando misteriosas sombras, parecidas a un monstruo. A Danger siempre le gustaba conducir de noche. Había algo muy pacífico en ello. Bien, excepto cuando un ciervo ocasional se volvía suicida y decidía jugar al gallito ciego con ella en la carretera. Eso podía dejarlo atrás. Pero al menos ella no tenía que preocuparse por eso en Starkville. La ciudad había crecido demasiado en los últimos años y se habían alejado hacia Tupelo, los ciervos fugitivos no serían un problema. Alexion miraba por la ventana del coche mientras Danger los conducía por delante de las casas de la fraternidad de mujeres hacia el campus central. Parecía como si hubiera una fiesta de alguna clase en una casa. Él podía ver un montón de coches aparcados con muchachos asomados por las ventanillas mientras otros estaban apoyados contra los marcos, hablando con los que estaban dentro. Los grupos de estudiantes de la universidad estaban diseminados por el pórtico y en el patio mientras más se podían ver adentro, bailando. —Míralos —dijo él tranquilamente—. ¿Recuerdas ser humana y de esa edad? Ella dirigió la mirada hacia los alumnos de fiesta. —Sí, lo recuerdo. En aquel momento de mi vida, pensé que iba a ser una de las mejores actrices de Francia, como mi madre. Pensé que Michel y yo nos

76


retiraríamos ricos, al campo, criando nuestra multitud de niños y mirando a nuestros nietos jugar —ella suspiró como si el recuerdo fuera demasiado doloroso para entretenerse por mucho tiempo—. ¿Y tú? Alexion dejó que su mente fluyera hacia atrás, a aquellos incontables siglos. Eso no era algo que hiciera a menudo, por muchos motivos. Pero los antiguos sueños realmente nunca morían. Estaban siempre allí, viviendo como excusas por lo que podría haber sido. —Quería retirarme del ejército. Realmente nunca quise unirme a él en primer lugar. Pero mi padre insistió en ello. Cuando vinieron a nuestro pueblo por muchachos, él nos agarró a mi hermano mayor y a mí, y literalmente nos lanzó a los reclutadores. Quería que nosotros fuéramos más que sólo simples granjeros que intentaban vivir de un suelo miserable que prefería vernos hambrientos que alimentados. Él pensó que ser soldados sería nuestra posibilidad de una vida mucho mejor. —¿Qué le pasó a tu hermano? Alexion hizo una pausa mientras recordaba la cara de Darius. Su hermano había estado lleno de vida y nunca había querido nada más que ser un granjero con una buena esposa a su lado. De todo lo que siempre hablaba era de volver a casa otra vez, cuidando el ganado y atendiendo los campos. Su corazón le dolió por lo que les había pasado a ambos. —Él murió aproximadamente un año antes que yo lo hiciera. Yo también lo habría hecho, si no hubiera estado en el regimiento con Kyros. Por alguna razón que nunca entendí, él me tomó bajo su ala. —¿Él era mayor? —Sólo tres años, pero en ese tiempo parecía que él era un adulto mientras yo solamente era un niño aterrorizado. Danger podía oír la admiración en su voz. Era obvio que una vez había venerado a su amigo. No era asombroso que quisiera salvarlo. —Otros muchachos no pensaban mucho en mí —se confió él—. Como Kyros, ellos venían de una larga línea de soldados y pensaban que yo debería volver a la granja. Ellos no querían perder tiempo entrenando y alimentando a alguien que de todos modos pronto moriría. Mejor era ahorrar el alimento para alguien que pudiera mantenerse. Ella no necesitó su sfora para ver como ellos habían hecho evidente su descontento. Nueve mil años más tarde, todavía podía oír el dolor de su voz. —Pero permaneciste allí. —Como Nietzsche dijo, “lo que no te mata…” —Sólo requerirá una breve hospitalización. Y si eres un Cazador Oscuro, solamente un buen día de sueño. Alexion se rió de su humor. Ella definitivamente tenía un modo único de ver las cosas. Él volvió su atención al campus y a los coches que pasaban rápidamente por delante de ellos con enormes estéreos retumbando y muchachos gritando y riendo solo por la alegría de estar vivos. Cómo los envidiaba. A excepción de Danger, quien tenía una increíble destreza para tocar sus puntos dolorosos, él normalmente no sentía nada en absoluto. —No tienes ni idea de lo asombroso que es este mundo. En verdad no ha cambiado demasiado desde tu nacimiento, pero desde el mío… —Sip, tú eres, ¿de la Edad de Bronce? Alexion resopló. —No, soy anterior incluso a eso. Nosotros éramos tan primitivos, que realmente deberíamos haber tenido dinosaurios para montar. —¿Primitivo cómo? 

Friedrich Nietzsche dijo, “lo que no te mata te hace más fuerte”

77


Por dentro, él se abatió ante los recuerdos de cómo su gente había vivido, lo que se habían visto obligados a soportar sólo para sobrevivir. Eso había sido supervivencia en su forma más pura, más cruda. El hombre “moderno” no tenía ni idea de lo bueno que tenían. —Nosotros no teníamos espadas, ni metal verdadero, ni cerámica. Nuestras dagas y puntas de lanza estaban hechas de piedra que nosotros astillábamos con nuestras propias manos hasta que estaban ensangrentadas y magulladas por eso. Nuestra armadura estaba hecha del cuero de las pieles de los animales que matábamos para comer. Las hervíamos y modelábamos nosotros mismos. No teníamos ningún gobierno para criticar, ninguna verdadera ley. Si te jodían, no había nadie a quien apelar. Lo manejabas tú mismo o lo dejabas. —Él suspiró ante los ásperos recuerdos de su vida humana—. Demonios, allí no había ningún juez, policía, o político. Nosotros teníamos sólo dos clases de personas: los granjeros que se alimentaban por sí mismos y los soldados que protegían a los granjeros de los que les querían robar su alimento y los mataban. Eso era todo... —¿No tenían sacerdotes? —Nosotros teníamos uno. Había sido un granjero que había perdido el uso de su mano derecha en un incendio. Ya que no podía mantenerse, interpretaba señales y los granjeros lo alimentaban por eso. Danger frunció el ceño mientras intentaba imaginarse el mundo que él describía. Y ella había pensado que su vida sin un cuarto de baño apropiado era primitiva. De pronto su mundo del siglo dieciocho parecía de verdad de muy alta tecnología. —Mi gente nunca soñó con un mundo como este —siguió Alexion—. De tener tanto sin un agotador y debilitante trabajo. Y a pesar de todas las mejoras físicas, la gente todavía es gente. Se matan el uno al otro para conseguir más o demostrar un punto que sólo el asesino entiende. Todavía se tratan brutalmente y se torturan el uno al otro por cosas que dentro de cien años ni siquiera importarán. Los ojos de Danger se llenaron de lágrimas mientras sus palabras golpeaban de una forma particular en su propio corazón. —Dímelo a mí. Como en todas partes del mundo, el rico en Francia todavía es rico. Todavía hay incontables en mi patria que pasan hambre cada día, y no es porque sean anoréxicos o estén ayunando. Es porque no pueden permitirse comida mientras el rico tira el dinero todo el tiempo en cosas triviales. Y aún así mi familia entera fue asesinada, yo fui asesinada, para hacer una Francia mejor donde nadie jamás pasaría hambre otra vez. Siempre que me entero sobre el hambre en París, me pregunto cuán buena fue la supuesta Revolución. Todo lo que hizo fue arruinar miles de vidas. —Chronia apostraph, anthrice mi achi. Ella frunció el ceño. —¿Qué es eso? —Eso es Atlante. Algo que Acheron dice mucho. Aproximadamente traducido, eso significa “el tiempo sigue adelante, la gente no”. Danger pensó en eso. Era muy cierto, y muy del tipo de Ash. —¿Puedes imaginarte el mundo que él debe haber conocido? Más retrasado que el tuyo... —Su mundo fue sumamente avanzado —dijo él, interrumpiéndola—. Los Atlantes muy definitivamente no estaban en la Edad de Piedra. —¿Qué quieres decir? —El mundo en que él nació era increíblemente de alta tecnología. Ellos tenían carruajes de todas clases, medicina, trabajo en metales, tú nómbralo. Grecia y Atlántida estaban varios milenios adelantadas a su tiempo. —Entonces, ¿qué pasó que todo eso se perdió? —Sucintamente dicho, la ira de una diosa. Atlántida fue barrida al mar, no por un medio natural, sino por la cólera de una mujer que quería vengarse de todos

78


ellos. Ella violó su propio continente y a su gente, luego se movió a través de toda Grecia, lanzándolos de regreso a la era del dinosaurio. —¿Por qué? Él soltó un cansado suspiro. —Ellos tomaron algo que ella quería de regreso. Danger asintió mientras de repente entendió. —Le robaron a su hijo. Él pareció aturdido porque ella hubiera llegado a esa conclusión. —¿Cómo sabías eso? —Soy una mujer y esa es la única cosa que haría que una mujer destruyera a su propia gente. Él no comentó nada. De hecho, pareció estar sumamente incómodo sobre el giro que había tomado su conversación. Si lo conociera mejor, creería que él le ocultaba algo. De repente, Alexion se puso rígido en el asiento a su lado. —¿Qué pasa? —preguntó ella. —Gira a la derecha. Su tono le dijo que eso era urgente. Decidiendo no discutir, Danger giró por la calle Creelman hasta el pequeño camino que corría delante del Gimnasio McCarthy. Al final del camino había una serie de aparcamientos. —Para el coche. En cuanto ella lo hizo, el motor del coche se apagó y Alexion estuvo fuera, del lado del pasajero, dirigiéndose hacia el edificio Holmes. Danger inmediatamente corrió detrás de él. Ella lo alcanzó detrás del gimnasio. Mientras reducía la velocidad, su corazón martilló cuando vio lo que había allí. Profundo en las sombras, Kyros se estaba poniendo de pie ante un cuerpo que parecía haber sido Marco, un Cazador Oscuro que era de la región vasca de Francia. —¿Qué pasó, Kyros? —preguntó ella, su tono sin aliento por la carrera. Ella sabía que Kyros no había matado a Marco. Ningún Cazador Oscuro podía dañar a otro. Independientemente del golpe o la herida que un Cazador Oscuro le diera a otro, el que lo daba sentía un dolor diez veces mayor que el que lo recibía. Si Kyros hubiera matado a Marco, él estaría muerto también. Kyros giró despacio para enfrentarla. Parecía pálido y conmocionado. —No te metas conmigo, Danger. No esta noche. —¿Kyros? Su cabeza giró hacia Alexion. Si ella pensaba que él había estado pálido antes, no fue nada comparado con lo que parecía ahora. Él miró fijamente a Alexion como si estuviera viendo a un fantasma… y esto era exactamente lo que hacía. —¿Ias? Alexion caminó hacia él lentamente. —Tengo que hablar contigo, hermano. Ella vio la mirada de Kyros estrecharse mientras se fijaba en el abrigo blanco de Alexion. —¿Tú? —preguntó, su voz asqueada y aún así ella oía una nota herida bajo ella—. ¿Tú eres la mano derecha de Acheron? ¿Tú eres el que entrega su ultimátum? —él sacudió su cabeza con incredulidad—. Eso no es posible. Estás muerto. Has estado muerto. —No —dijo Alexion con calma, moviéndose otro paso hacia él—. Estoy vivo. Kyros se alejó. —Tú eres una Sombra. Alexion le extendió su mano. —Soy real. Toma mi mano, hermano, y ve por ti mismo. Danger contuvo su aliento. Considerando su hostilidad, ella casi esperaba que Kyros atacara a Alexion.

79


Pero no lo hizo. Él extendió su mano metódicamente hasta poder estrechar la de Alexion. Pero al instante que tocó la mano de Alexion, la dejó caer y tropezó hacia atrás. Ella podía decir que Kyros todavía no quería aceptar que estaba justo ante él. —Está bien —dijo Alexion, mientras se acercaba otro paso hacia el enfadado y aterrorizado griego. —¡No me toques! Alexion se detuvo. Ella podía ver en sus ojos el dolor que las ásperas palabras causaban. Kyros siguió sacudiendo su cabeza como si no pudiera creerlo. —No puedes ser tú. Tú no puedes ser el destructor de Acheron. No puedes. —No soy su destructor. Estoy aquí para ayudarte a evitar cometer un error fatal. Todo lo que tienes que hacer es no confiar en Stryker. Él te está mintiendo. Créeme, Kyros. Nosotros fuimos hermanos una vez. Confiabas en mí entonces. Los ojos de Kyros arrojaron fuego contra su antiguo amigo. —Eso fue hace nueve mil años. Nosotros éramos humanos. Alexion buscó en su mente las palabras que harían que su amigo le creyese. Pero podía contar con que eso no funcionaría. Había demasiada cólera y desconfianza. Era como si Kyros buscara una razón para odiarlo. —Vamos, Kyros. Confía en mí. —Jódete. —Entonces confía en mí —dijo Danger, acercándose más a Kyros—. Me conoces desde hace cinco años. Confiaste en mí lo suficiente como para presentarme a Stryker y dejarlo parlotear su mierda sobre Acheron —ella miró a Alexion, quien estaba de pie con un brillo angustiado en sus ojos. Él quería salvar a su amigo y ella quería ayudarlo—. Confía en Alexion, Kyros. Completamente. Stryker nos está mintiendo. Él quiere que mueras. Kyros miró airadamente a Alexion. —Me puse enfermo con tu muerte. ¿Por qué jamás me dijiste que estabas vivo y bien? ¿Por qué no lo hizo Acheron? —Porque no puedo vivir este mundo —explicó Alexion en ese mismo tono racional—. ¿Cuál habría sido el punto de decírtelo? Kyros le devolvió las palabras incluso con más rabia. —El punto era que nosotros éramos hermanos. Me debías dejarme saber que estabas bien. —Tal vez me equivoqué entonces, pero vine aquí ahora para salvarte. —Mierda. Esto es solo un juego para ti, ¿verdad? —Kyros miró hacia el cielo como si buscara algo—. ¿Estás viendo esto, Acheron? Jódete, bastardo mentiroso. ¿Cómo pudiste no decírmelo? Kyros comenzó a alejarse de ellos. Alexion agarró su brazo. —¿Qué le pasó a Marco? Él empujó a Alexion. —¿Qué te importa? Fuiste enviado aquí para matarlo de todos modos. Eso era verdad. Porque él había asesinado a una estudiante la noche anterior, Marco estaba destinado a morir. Él había atravesado el punto sin retorno, ningún indulto. —Pero tú… todavía estás a tiempo. Puedo salvarte, Kyros. Si me dejas. No seas estúpido, adelfos. Kyros hizo una mueca. —No quiero tu maldita ayuda. No quiero nada de ti. Alexion refrenó su propio temperamento. Tenía que permanecer tranquilo y racional para pasar por esto. Pero realmente, lo que quería hacer era sacudir a Kyros por ser tan ciego y tan estúpido. —Acheron no es un Daimon.

80


—¿Entonces qué es? Alexion miró a lo lejos, incapaz de contestar. Aunque estaba desgarrado. Una parte de él quería traicionar a Acheron y decir la verdad que necesitaba su amigo para salvar su vida. Pero si hacía eso… No, él le debía a Acheron demasiado para traicionar su confianza. —Él es uno de ustedes —dijo Alexion con una calma que no sentía. —Sí, justo —dijo Kyros sarcásticamente—. ¿Entonces por qué yo no puedo caminar a la luz del día? Él tenía que darle eso. —Bien, entonces Acheron es un poco diferente. —¿Un poco? ¿Y qué hay contigo? —Soy mucho más diferente. —Y yo estoy muy cabreado —Kyros lo empujó y se dirigió hacia el aparcamiento. Alexion cerró los ojos mientras debatía qué hacer. Qué decir. ¿Qué haría que Kyros lo escuchara? Entonces, de repente pensó en algo. —No fue tu culpa que Liora me matara. Eso tuvo éxito en detener la marcha de Kyros. Él se congeló en el lugar. —Yo debería haberte dicho que era una puta —dijo sin darse vuelta. Alexion estaba agradecido de que al menos se dirigiera a él en un tono casi civilizado. —Yo no te habría creído. Jamás. Te habría odiado por intentar salvarme. Por favor, no cometas mi error, Kyros. Él se dio vuelta para enfrentarlo. —No te preocupes —dijo, mientras su mirada negra se fijaba en Alexion quemándolo con su intensidad—. No voy a hacerlo. Tu error consistió en que no habrías creído que tu amigo te dijera la verdad. Mi error sería escuchar a mi “amigo” ahora… Pero, por otro lado, no eres mi amigo, ¿verdad? Mi amigo murió hace nueve mil años, y si hubiera vivido, él me lo habría dicho y no me hubiera dejado vivir siglos con la culpa de su muerte. Kyros giró y reanudó su paso enfadado hacia el aparcamiento. —Kyros. —Dialegomaiana o echeri —dijo Kyros sin siquiera mirar hacia atrás. —¿Qué idioma es ese? —preguntó Danger. —Es nuestra lengua natal. —¿Y qué te dijo? Alexion soltó un suspiro asqueado. —Abreviando: “le estás hablando a la pared”. Ella parecía tan desalentada como se sentía él. —¿No deberíamos seguirlo? —¿Para hacer qué? No puedo meterle sentido a los golpes, por mucho que me gustara. La opción tiene que ser suya. Maldito destino por esto. Él odiaba el libre albedrío de vez en cuando. No era asombroso que Acheron lo maldijera constantemente. Su jefe tenía razón, el libre albedrío apestaba. Su mirada volvió a Marco. El pobre y desgraciado Cazador Oscuro todavía tenía una daga que sobresalía de su pecho, donde alguien, probablemente un Daimon, lo había apuñalado. Sacudiendo su cabeza apesadumbrado por la insensatez del hombre, Alexion fue hasta el Cazador Oscuro caído y quitó la daga. Desde luego no era la daga lo que lo había matado. Su cabeza decapitada yacía a unos metros de distancia. Danger se movió solo para pararse detrás de él mientras examinaba el cuerpo también. Él podía sentir su repulsión, pero como una actriz ella se mantenía tranquila y profesional.

81


—¿Crees que Kyros, lo hizo? —Él no podría. —¿Entonces quién? La voz que contestó su pregunta no fue la de él y esta vino del otro lado de las sombras. —Sólo tu amigable patrulla vecinal Daimon. Alexion se inclinó ligeramente hacia atrás para poder ver detrás de Danger. En las sombras había un grupo de seis Daimons…

82


Capítulo 12 La mirada de Danger se estrechó con ira ante el sonido de los Daimons insultando. Qué raro que no trataran de correr y escapar. ¿Esos podrían ser los Spathis que Alexion había mencionado? Por otro lado, si ellos realmente ya habían asesinado a un Cazador Oscuro, probablemente habían bebido su poder y buscaban matar más. —Oh, no me gustan, gente —gruñó ella. —El sentimiento es completamente mutuo —dijo el líder Daimon. Echó un vistazo al cuerpo de Marco—. Hicimos un buen trabajo, ¿o no? Ella se encogió de hombros, no dispuesta a darles cualquier tipo de recompensa o alabanza por su barbarismo, que la regresaba a demasiadas pesadillas de su vida humana. —Parece como si se hubiera suicidado. Probablemente le echó un vistazo a tu fea cara y se quedó ciego, entonces decidió que era mejor estar muerto que tener como última imagen tu atroz forma. Alexion se rió a carcajadas de eso. El Daimon frunció el ceño. —Te aseguro que él murió gritando como una muchacha. Ella miró a Alexion y sacudió su cabeza con repugnancia. —Oh, estoy tan ofendida por eso. ¿Cuál es el trato por esa declaración sexista? Soy una mujer y no grito. Pero he matado a muchos Daimons hombres que lo hicieron. Alexion no contestó. Danger se volvió hacia los Daimons, que todavía la miraban como si ella fuera el plato principal. Definitivamente les iba a quitar la vida, pero antes que lo hiciera, tenía una pregunta. —Entonces, ¿por qué lo mataste? El Daimon se encogió de hombros. —Él tenía una víctima que no quiso compartir. Parece que pensó que podría tomar el alma en su propio cuerpo como nosotros lo hacemos. Pensamos que darlo vuelta era jugar limpio, entonces lo estacamos para liberarlo. Sabes, los Cazadores Oscuros no explotan cuando un alma es liberada. ¿Por qué será? —¿No somos escoria? —Alexion se rió otra vez. Ella lo miró sobre su hombro—. Disfrutas de todo esto demasiado —ella señaló hacia los Daimons—. Keller dijo que tú podrías hacerlos puf. —A los Daimons normales, sí. —Y déjame adivinar, ¿estos son los Daimons tipo Abby Normal? Él sacudió su cabeza. —Miras demasiados DVDs, y sí, son Abby Normales. Ella estaba asombrada que él entendiera su referencia a la película El Joven Frankenstein. —Oh, bien —dijo Danger, arrugando la nariz con disgusto—. Y estoy aquí sin mi estaca favorita, ¿y por qué? Porque un feo demonio volando, literalmente, desde el infierno vino tras nosotros —ella miró de nuevo a los Daimons y suspiró pesadamente—. Ahora encontramos a estos tipos para luchar. Bien, al menos estos no son escamosos. —Y ellos son rubios —agregó Alexion. Danger lo encontraba divertido cuando adoptaba el tono ligero de ella—. Te gustan los rubios.

 

En inglés poof: Juego de palabras entre la onomatopeya de explotar y marica en slang Film de culto. 1974. Comedia dirigida por Mel Brooks y escrita y protagonizada por Gene Wilder.

83


—Cierto, pero después de mirarlos, creo que mis gustos han cambiado. Creo que preferiría hacérselo al demonio antes que a uno de ellos. Danger giró y agarró la daga de las manos de Alexion, luego se lanzó a los Daimons con ella. Alexion miró sobrecogido como la emprendía contra los Spathis. Era una luchadora increíble con más osadía que habilidad. No es que careciera de la habilidad de todas formas. Era solamente que su atrevimiento dejaba atrás todo lo demás. Ella cortó a un Daimon a través del pecho mientras esquivaba a un segundo. Su tamaño más pequeño le daba una ventaja distinta sobre los Daimons mucho más grandes. Apuñaló a uno. Él estalló en polvo. Y fue entonces cuando ella se dio vuelta para enfrentar a Alexion con el ceño fruncido. —¿Solamente te vas a quedar allí parado luciendo impresionado o en realidad vas a ayudarme con esta pequeña situación? Él se encogió de hombros despreocupadamente. —Pareces tenerlo bajo control. Ella lo miró airadamente mientras saltaba para alejarse de otro Daimon que la atacaba. Lo pateó. —Realmente odio a los hombres la mayor parte de las noches —masculló. No fue hasta que uno de los Daimons fuera por detrás de ella que Alexion se precipitó. Él le dio una trompada al Daimon en la mandíbula. Danger giró como si fuera a apuñalarlo. Alexion cogió su mano, besando su puño apretado, luego le quitó la daga. —Enseguida te la devolveré —le dijo, un instante antes de clavarla en el Daimon. El polvo dorado se esparció sobre él antes de caer al suelo. Él se dio la vuelta y luego asestó la daga en el pecho de otro Daimon que estaba a punto de atacar a Danger. El Daimon se congeló a la mitad del movimiento, articulando la palabra “maldición”, luego explotó. El último Daimon restante corrió. Danger agarró la daga del suelo, luego la lanzó a su espalda. Esta le dio en la mitad de los hombros, matándolo. Como los demás antes que él, explotó en polvo. Alexion extendió su mano para que la daga volviese a él. Esta voló por el aire hasta que la tuvo firmemente agarrada. Danger le dirigió una mirada de fastidio. —Sabes, esos trucos de salón serían mucho más impresionantes si en realidad me hubieran ayudado. Con una torcedura sardónica en sus labios, él le dio la daga. —Quería ver que tenías dentro de ti. —Pis y vinagre. La próxima vez que no me ayudes, me la agarraré completamente contra ti. Él tuvo que admitir que le gustaba ver el fuego en sus ojos siempre que estaba enfadada. La pasión coloreaba sus mejillas y hacía que se preguntara como se vería desnuda debajo de él. Definitivamente sería una gata salvaje, y esto lo hizo sonreír hasta contra su voluntad. Qué no daría por probar a Danger. —No lo encuentro gracioso —dijo ella con irritación. —Créeme, tampoco encuentro la idea de que salgas lastimada graciosa. —¿Entonces por qué estás sonriendo? —Estoy sonriendo porque eres absolutamente hermosa.

84


Danger no podía haber estado más atontada si él le hubiera dicho que saltara volando de la Torre Eiffel. Había pasado mucho tiempo desde que un hombre, sobre todo uno tan hermoso como Alexion, le hiciera un cumplido. Casi había olvidado el extraño revoloteo que tal cosa causaba en el estómago. El poquito de vergüenza que se contrarrestaba con una parte de orgullo y gratitud. —Gracias. —De nada. La parte más extraña era que, en ese momento, ella quería besarlo. Terriblemente. Pero eso era loco y ella lo sabía. Ni siquiera es humano. Tampoco tú. Bien, su mente tenía un punto, pero aún así… Este no era, ni el momento, ni el lugar. Alexion echó un vistazo a Marco, luego en la dirección en que Kyros había escapado. La familiar mirada atormentada volvió a sus ojos color verde avellana, como si quisiera ir detrás de su amigo. Esta fue seguida por una mirada de reserva que decía que él sabía cuán en vano sería hacerlo. —Dale tiempo para meditarlo —dijo ella con cuidado, compadeciéndole—. Él vendrá. —¿Y si no lo hace? Estaría muerto, muy probablemente por la mano de Alexion. Y tan desagradable como ella lo encontraba, sólo podía imaginarse cuánto más entonces lo sentiría él. Por lo tanto, sólo sería cruel indicárselo, y tenía la sensación de que Alexion había tenido bastante crueldad en su vida. —¿Ash no puede decirte lo que pasará? Sé que él puede ver el futuro. —Sí y no. Ni él ni yo podemos ver el futuro cuando este se relaciona con nosotros o con alguien cercano a nosotros. Eso no le pareció bien. ¿De qué servía ver el futuro si no puedes ayudar a la gente más cercana? —Debe apestar conocer el futuro de todo el mundo, menos el propio. Él lanzó un suspiro cansado. —No tienes ni idea. Eso es, en mi opinión, realmente cruel. Por otro lado, tal vez eso no importa después de todo, ya que el futuro puede ser cambiado. Algo tan simple como que se supone que debes girar a la derecha en una calle un día… en tus huesos lo sabes, y aún por motivos que nadie entiende, decides desafiar el destino e ir a la izquierda. Entonces en vez de encontrar al esposo de tus sueños y tener una casa llena de niños, eres aplastada por un camión de helado y pasas los próximos cinco años en fisioterapia para recuperarte de las heridas; o peor, mueres allí. Y todo porque ejercitaste el libre albedrío y giraste en la dirección contraria por un capricho. Eso era algo para provocarle pesadillas. Realmente no soportaba la idea de cuestionarse qué había ido tan trágicamente mal en su propia vida. ¿Había sido el destino o el libre albedrío lo que la había jodido? —Eso es realmente morboso, Doctor Alegría de Vivir. Gracias por eso. Él hizo una pequeña mueca, como si se diera cuenta de la fatalidad y tristeza que había traído. —Esto también puede funcionar al revés. —Sí, pero noto que no piensas primero en positivo. Freud tendría un festival contigo, ¿verdad? —Probablemente más —dijo él impertinentemente—. Tendré que preguntarle cuando regrese. Ella hizo una pausa ante sus palabras y lo que significaban. —¿Conoces a Sigmund Freud? La sonrisa burlona que le brindó fue absolutamente deslumbrante en su encanto y belleza.

85


—No, pero te hice creerlo por un minuto, ¿verdad? Danger sacudió su cabeza. Había algo tan extrañamente contagioso en él. Ella odiaba la idea de poder ser encantada tan fácilmente, y aún así él lo estaba haciendo poco a poco. —Entonces, ¿qué deberíamos hacer con Marco? —preguntó ella, volviendo al asunto que tenían entre manos. Alexion miró el cuerpo. —No hay mucho para hacer ahora. Danger reaccionó tardíamente mientras comprendía que el cuerpo ya se había descompuesto. Miró fijamente la marca blanca donde él había estado yaciendo solamente unos minutos antes. La única cosa que había quedado marcando el lugar donde había estado eran sus ropas. —Mi Dios —suspiró ella—. ¿Hacemos eso? El tono de Alexion fue impasible. —Toda la gente lo hace eventualmente. —Sí —dijo ella, su voz llevaba el peso de la cólera que iba creciendo dentro suyo al pensar en evaporarse así—. Pero eso por lo general toma más de cinco minutos. —No para un Cazador Oscuro. Danger continuó mirando fijamente la marca. Esto era sumamente inquietante. No estaba ni siquiera segura por qué. Sólo que le parecía que un cuerpo tan fuerte como los suyos, que eran inmunes a tanto, no debería desmoronarse en cuestión de minutos. El carácter definitivo de la muerte la golpeó duramente. Alexion la atrajo hacia sus brazos. Su primera reacción fue apartarlo, pero francamente, ella necesitaba su contacto ahora mismo. Necesitaba algo para conectarse a tierra y mantenerla alejada del pánico sobre una realidad que nunca antes la había golpeado. La muerte definitiva. Ninguna Artemisa para traerlos de regreso. Ningún cielo. Solo total aniquilación y desolada pena. Ella podría parecerse a aquel hombre que Alexion le había mostrado antes. Sin esperanza. Sin nada en absoluto. —Está bien, Danger —dijo él suavemente contra la coronilla de su cabeza mientras la acunaba—. No sé si esto te hará sentir mejor, pero él había comenzado a matar a la gente. En cierto modo lo hacía, en otro no. —No quiero morir así, Alexion. Y luego comprendió algo… Él lo había hecho. Él había muerto solo, con la mujer que había amado dejando caer su alma y rechazando ayudarlo. ¿Cómo pudo su esposa haber hecho tal cosa? Eso era tan frío. Tan insensible. Danger se apartó ligeramente para alzar la vista hacia él. —¿Esto es lo qué pasó con tu cuerpo? Él asintió. —Es por eso que no tengo uno ahora. Pero él se sentía tan real, tan sólido. —¿Entonces cómo puedes estar aquí para sostenerme? Había una ternura en sus ojos que encendieron la sangre de ella. Él podría ser un destructor pero entendía la compasión, y ella realmente apreciaba que se la mostrara cuando más lo necesitaba. —Acheron tiene muchos poderes y por suerte la reencarnación es uno de ellos. Este cuerpo temporal es idéntico al tuyo, excepto que realmente es indestructible. Corta mi cabeza y todavía puedo destellar de regreso aquí. Esto no tenía sentido para ella. —No entiendo. Entonces, ¿por qué temes al Caronte?

86


Él lanzó una risa nerviosa. —Los Carontes no sólo destruyen el cuerpo. Ellos destruyen la ousia. —¿La qué? Él le retiró el cabello de la cara mientras le explicaba. —Es la parte de nosotros que existe más allá del cuerpo o del alma. El alma es nuestra parte espiritual. La ousia es la que nos da nuestra personalidad. Esa es nuestra esencia, nuestra fuerza de vida si quieres. Sin ella, no hay nada más de nosotros. Esa es la última muerte, de la que no hay regreso de ningún tipo. Un Caronte es una de las pocas cosas que fácilmente pueden terminar la poca existencia que me queda. Y aunque mi existencia pueda apestar, la tomaré, con todas sus desventajas, sobre la destrucción total cualquier día. Ella todavía no entendía. —Pero si Acheron es tan poderoso que puede concederte un cuerpo temporal, ¿por qué él no puede darte uno permanente? —Alexion se tranquilizó y dio un paso atrás. Su cara se había vuelto de piedra otra vez, dejándole saber que había mencionado un asunto muy sensible—. Vamos, Alexion, lárgalo. Hay algo aún más extraño sobre ti, ¿no es así? Algo que te asusta. Podía verlo en sus ojos. Él se alejó de ella, de regreso al coche. Danger fue detrás de él, realmente no esperando una respuesta. Pero después de unos segundos le dijo: —Acheron era joven cuando me trajo de vuelta. En aquel tiempo, él no tenía un conocimiento completo de sus poderes, y los dioses saben que Artemisa no es comunicativa con las instrucciones. Si ella se hubiera salido con la suya, él no habría aprendido nada. Una mala sensación la recorrió. —Entonces básicamente me estás diciendo que él la jodió contigo. Él asintió sin mirarla. —Si yo hubiera muerto siquiera cien años más tarde, habría sido una historia diferente para mí. Pero lo que me fue hecho es irreversible hasta para Acheron. Nunca podré ser humano otra vez o vivir como un hombre. No hay nada que se pueda hacer por mí. Jamás. Él tomaba esto con una dignidad notable, pero había tenido un largo tiempo para acostumbrarse a la idea. Ella, ella misma, todavía estaba enojada porque Acheron lo había jodido. —Realmente lo siento, Alexion. —Está bien. Al menos le importé lo suficiente como para salvarme. Si él no lo hubiera… —echó un vistazo a donde Marco había estado. Mierda. A ella no le gustaba pensar en él muriendo así en absoluto. Supuso que él tenía razón. Lo que tenía ahora era mucho mejor que la alternativa. Danger inclinó su cabeza para indicar la dirección del coche. —¿Por qué no vamos a conseguir algo para comer? Realmente estoy hambrienta. —Seguro. El coche se abrió por sí mismo al instante en que ellos se le acercaron. Danger sacudió su cabeza ante los poderes de él. Era a veces tan espeluznante como Acheron. Ella entró en el coche por el lado del conductor mientras él entraba por el lado del pasajero. —Entonces, ¿cómo debería llamarte? —preguntó ella mientras salían del aparcamiento—. ¿Ias o Alexion? Él le brindó una diabólica sonrisa burlona que encendió fuego en sus hormonas. —Yo preferiría que me llamaras “amante” —él movió sus cejas juguetonamente mirándola. Danger puso los ojos en blanco. Como todos los hombres con una idea fija, él era incorregible—. No me culpes —dijo Alexion en un

87


tono casi ofendido—. No lo puedo remediar. Deberías ver el modo en que luchas. Realmente me encendiste. —¿Podrías decirme cómo apagarte? Él resopló. —Pasa doscientos años sin sexo y luego hazte esa pregunta. No hay una ducha lo bastante fría —su mirada se deslizó por las canchas de tenis por las que pasaban, donde un puñado de estudiantes jugaba—. ¿No se supone que las estudiantes son libertinas...? Ella hizo un sonido de repugnancia con su garganta. —Ni siquiera se te ocurra ir allí. —Bien, si no me quieres… Ella lo cortó con una mirada traviesa. —Nunca dije eso. ¿Ahora lo hice?

88


Capítulo 13 Kyros entró en su casa, sus manos todavía temblaban. No podía creer lo que había visto esa noche. Lo que había oído. Marco había sido asesinado. Ias estaba vivo. Ias había estado vivo durante todos estos siglos. La rabia y la pena combatían al alivio y la felicidad. Él estaba tan confundido por sus emociones que no sabía qué sentir o qué pensar. Una parte de él quería abrazar a su viejo amigo. Como hombres, habían sido más cercanos que meros hermanos. Había una unión especial que venía de confiar su vida a las manos de otro hombre, una unión que venía de confiarte a él. Era recíproca e irrompible. Ellos habían compartido eso. ¿Cuántas veces habían luchado juntos? Hambrientos en las largas marchas hacia las batallas y de regreso. Cuando uno se había caído por las heridas, el otro había estado con él y combatido a los atacantes hasta que la lucha terminaba. Entonces, el que se mantenía de pie había dado ayuda médica al otro. Espalda contra espalda, habían luchado incontables veces, manteniéndose uno al otro a salvo. Le debía a Ias más de que lo que alguna vez podría ser pagado con dinero o acciones. Ésa era aquella parte de él que estaba extasiada porque Ias estuviera vivo. Pero la otra parte de él estaba tan traicionada, tan lastimada. ¿Cómo pudo Ias haber sobrevivido y no decírselo? ¿Cómo? ¿Por qué Acheron jamás lo había mencionado? Él, más que cualquier otro, sabía cuánto lo había lastimado la muerte de Ias. Al principio, la pérdida de Ias había sido más de lo que podía soportar. Se había sentido tan responsable. Si le hubiera dicho a Ias sobre su esposa, entonces su amigo no habría cometido el trágico error de pensar que ella lo amaba. Pero había sabido que ese conocimiento hubiera destruido a Ias, que amaba a Liora más que a cualquier cosa. Incluso su propia vida había sido perdida porque había guardado silencio. Él había muerto protegiendo a Ias de Lycantes, quien había sido el amante de Liora, la primera vez que Lycantes había ido tras Ias. ¿Por qué jamás se lo dije? Durante siglos había llevado aquella culpa, cargándola sobre sus hombros, como Atlas. Hubo muy pocas noches durante los pasados nueve mil años cuando el remordimiento no lo había roído. Siempre que un Cazador Oscuro había hablado de la posibilidad de liberarse, de tener una amante dejando caer el medallón que contenía su alma antes de que esta le fuera devuelta, él había recordado a su amigo. Más que eso, había sido Ias el que les había dado a todos los Cazadores Oscuros sus cláusulas de salida. Sin Ias, Artemisa o Acheron o quienquiera que se acercara con eso no les habría permitido recuperar sus almas o liberarse. Jamás. Pero a pesar de todo eso, Kyros sabía una cosa, Ias no le mentiría. No estaba en su amigo hacer tal cosa. Su amigo nunca había sido nada más que honorable. ¿Pero este Ias era el mismo que había sido mortal? —¿Qué estás haciendo? Kyros miró para ver a Stryker de pie dentro de la entrada de su oficina, donde él se había dirigido. Con una despreocupación que no sentía, Kyros lo empujó para pasar y se sentó detrás de su escritorio de caoba tallada en una silla de cuero color borgoña. —Reflexionando. —¿Reflexionando sobre qué?

89


Él clavó en el Daimon una mirada asesina. —¿Sabías que el destructor una vez fue mi mejor amigo? Stryker hizo una pausa mientras esas palabras lo golpeaban como piedras arrojadas. Ahí había algo que no había visto venir. Él siempre se había preguntado de donde había venido el Alexion. Pero enfrentémoslo, Acheron no era de compartir ninguna clase de información con él, sobre todo nada que Stryker pudiera ser capaz de usar contra él. Eso era lo malo con los enemigos. Siempre eran herméticos. Pero su mente giraba con este conocimiento recién descubierto. Entonces el Alexion había sido una vez humano… Y había conocido a Kyros… Bueno. Él podría trabajar con eso. —Te debes estar sintiendo muy traicionado ahora mismo —dijo Stryker con una voz deliberadamente comprensiva—. ¿Él te dijo algo? —Dijo que vino para salvarme de seguirte. Stryker mantuvo su cara en blanco. Él tenía que manejar esto con cuidado si quería apartarlo del fuego que estaba esperando para tragarlo y arruinar todos sus planes. —Interesante. Entonces, el Alexion quería salvar al títere de Stryker de la muerte. Esto podría ser sumamente beneficioso. El Alexion pensaría dos veces antes de condenar a su amigo al Shadedom y esto daría a Stryker un peón para usar contra él. Seguramente el Alexion no mataría al mismo hombre al que había venido a salvar. Oh, sí, estas eran muy buenas noticias, de verdad. —Sabes que te está mintiendo, ¿verdad? Kyros sacudió su cabeza mientras se echaba atrás en su silla. —No lo creo. —¿No? —preguntó Stryker mientras avanzaba para apartar el lapicero negro de cuero. Él se sentó sobre una esquina del escritorio—. Usa tu cabeza, Kyros. Él proclama ser tu amigo, ¿pero dónde ha estado todos estos siglos? —Él dijo que no podía entrar en contacto. —¿No podía o no quería? Los ojos de Kyros se estrecharon sobre él. —Sólo di lo que vas a decir, Stryker. No estoy de humor para tus tonterías en este momento. —Bien —dijo él, echándose hacia delante para encontrar la mirada de Kyros—. Lo que tengo que decir es esto. Si él realmente es tu amigo, ¿dónde ha estado todo ese tiempo mientras has estado languideciendo en el quinto infierno? ¿Cuántas veces has pedido a Acheron que te cambie de Mississippi a un área urbana donde pase algo más que fiestas de borrachos de fraternidades? ¿Y cuántas veces tu petición ha quedado sin contestar? Kyros alejó la mirada. Ash tenía sus motivos. El pobre y patético pequeño idiota. Él no tenía ni idea con lo que trataba cuando eso venía de Acheron o de él. —¿Él? —preguntó Stryker—. ¿O fue tu amigo quien rechazó tu petición? Piensa en eso, Kyros. Acheron es un hombre ocupado que no tiene tiempo para supervisar a todos los miles de Cazadores Oscuros que hay por ahí que él ha creado para destruirnos. ¿A quién delegaría tales asuntos? ¿¡Hmm!? —Stryker no le dio tiempo para contestar. Él no quería que Kyros formulara un argumento lógico antes de plantar dudas en su mente—. A su mano derecha, es a quien. En quien confía por encima de todos los otros para cumplir sus órdenes. —Él chasqueó la lengua—. Demonios, el Alexion hasta tiene la capacidad de manejar parte de los poderes de mi hermano. Hay algunos de nosotros que creemos que tu amigo, el Alexion, hasta comparte la sangre de Acheron. Entonces sabes que es tu supuesto amigo quien ha sido responsable de tus asignaciones. Él era quien no creía que tú merecías estar cerca de más personas. E incluso si él no fuera el que tomó la decisión, seguramente ese amigo tendría la capacidad de influir en la mente de Acheron e

90


intervenir para salvarte mucho antes de ahora. ¿No? —Él vio la incertidumbre en los ojos de Kyros y se obligó a no reír ante la victoria—. Ambos están jugando contigo, Kyros. Piensa en ello. Esta es solamente otra mente para joder. Ellos se están riendo de ti ahora mismo. En este instante. Ambos. El Alexion está aquí para matarlos a todos ustedes, no para salvarte. Si él realmente hubiera querido salvarte, te habría dado una asignación decente en una ciudad próspera hace mucho. Pero no lo hizo, ¿verdad? —Stryker intentó parecer comprensivo—. Confía en mí, no habrá un solo Cazador Oscuro que salga vivo en esta área una vez que él regrese a Acheron, a no ser que mates al Alexion primero. —Stryker se deslizó del escritorio, acercándose a él—. Ya has visto su trabajo. ¿No estaba Marco dónde te dije que estaría? —Sí. Bueno, sus Daimons habían hecho lo que se suponía. —¿No estaba muerto cómo te dije? —Sí. —¿Y no estaba allí el Alexion? Kyros asintió. —Todo lo que me habías dicho que iba a pasar. —Entonces, ¿quién te miente? Su respuesta fue automática. —Ellos. —Sí —dijo Stryker, finalmente sonriendo—. Ellos están mintiendo... entonces, ¿qué vamos a hacer sobre eso? Kyros le lanzó una dura y siniestra mirada. —Matarlo. Danger miró a Alexion mientras se sentaba en la pequeña mesa redonda luciendo completamente derrotado. Para un hombre que proclamaba no tener emociones de ninguna clase, él estaba ahora, definitivamente, mostrándolas. Ante su insistencia en no regresar a la casa de ella donde podrían ser encontrados otra vez por el demonio (o por todo lo que sabían, el demonio todavía podría estar esperándolos), habían alquilado un cuarto de hotel. Sinceramente, Danger estaba un poco inquieta sobre permanecer ahí. No le gustaba sentirse expuesta. Si una mucama abriera la puerta durante el día y dejara entrar la luz del sol… Alexion, según su propia admisión, no explotaría en polvo, pero ella sí. Y sin ofender, ser asada no era algo que quisiera experimentar a no ser que implicara que uno de sus amigos estuviera contando historias vergonzantes sobre ella. Pero Alexion le había asegurado que él no dejaría que ningún daño le aconteciera. Supongo que esta es la prueba entonces. Si ella sobrevivía el día, él era honesto. Si no lo hiciera… estaría seriamente jodida. Y muerta. Mientras tanto, estaban sólo ellos dos en el pequeño cuarto de hotel. Y para ser honestos, Alexion parecía cansado y golpeado por lo que había pasado con Kyros. El pobre hombre había estado tan alterado que ni siquiera había tocado su cena. —Él vendrá —dijo ella mientras se quitaba las botas y los calcetines. Él alzó la vista hacia ella. —Desearía tener tu fe. —Entonces ten fe en Acheron. Eso es lo que me dijiste que hiciera. ¿Él te habría enviado aquí para fallar? —Sí —dijo él, su voz cansada y aún así extrañamente determinada. Su respuesta la sorprendió. —No, él no lo haría. Esto sería cruel.

91


—Sí —insistió Alexion—. Él lo haría. Como Acheron diría, a veces tienes que fallar para tener éxito. Lo queramos o no, hay un orden en el universo. Es difícil de entender y muchas, muchas veces es difícil de tragar, pero está allí y nuestras opciones nos pertenecen. El fracaso es parte de la vida y nadie puede tener éxito siempre en todo lo que intenta. Ella resopló ante esto. —Bien, eso apesta. Él asintió en acuerdo. —Pero el fracaso es el precio de tener libre albedrío. —Tal vez nosotros estaríamos mejor sin eso entonces. Él lanzó una risa corta. —Eso es lo que Acheron piensa la mayor parte del tiempo. Él realmente odia el libre albedrío, pero nunca interferirá con ello. —¿Cómo podría? Alexion se puso tranquilo otra vez. Ella podía sentir su agitación, aunque él estaba sentado ahí perfectamente inmóvil. Ella había comido dos veces durante la noche. Él no. Sólo diría que no tenía hambre. Pero por otro lado, dado el hecho que realmente no podía saborear los alimentos, ella podía entender eso. —¿Vas a venir a la cama? Él soltó un largo suspiro antes de contestar. —Dormiré más tarde. —Alexion… —Estoy bien, Danger. En serio. No, no lo estaba. Ella no necesitaba una sfora para ver eso. Compadeciéndole, ella fue a pararse al lado de su silla. —Tú no estás realmente bien. Él alzó la vista. Aquellos ojos verdes suyos eran inolvidables con su belleza y dolor. —No, no lo estoy. —Su confesión la tomó con la guardia baja—. Sabes —dijo él tranquilamente—, soy el que supervisa la cuenta del correo electrónico de Acheron. Estoy allí en Katoteros cuando su teléfono celular comienza a sonar con todos ustedes queriendo hablar con él, día y noche. Hay veces en que eso lo vuelve completamente loco. Pero le envidio el caos. El contacto “humano”. Creo que por eso él nunca se queja verbalmente de eso cerca de mí. Él sabe que mataría por ello. —Su corazón sufrió por él y por la perdida tristeza que vio en las profundidades de aquellos brillantes ojos verdes—. Mi vida es tan infinita —dijo él, su voz llevaba el peso completo de su miseria—. El único contacto que tengo fuera de Acheron y Simi son las otras Sombras. Los que están condenados a gritarme para que los ayude porque saben que soy uno de los pocos seres que pueden oírlos. Aquellos que viven en la Isla de Padesios no están interesados en trabar amistad conmigo. Ellos me evitan siempre que estoy cerca de ellos. —¿La Isla de qué? Él suspiró. —Es una región en Katoteros donde Acheron permite a las Sombras una réplica del Paraíso. Su existencia, como la mía, es limitada, pero ellos no sufren. No como los demás lo hacen. Aunque creo que saber que nunca otra vez podrán ser humanos es suficiente castigo. Creo que es por eso que ellos me odian así. Al menos tengo una semejanza de forma corpórea. Ellos no y nunca van a tenerla otra vez. —¿Por qué Ash no se las da? —Por la misma razón por la que no me envía a la tierra a no ser que tenga que hacerlo. Es cruel estar así de cerca de ser humano y saber que no lo eres. Que nunca lo serás otra vez. Eso sólo se lleva a casa. La angustia que él sufría la atravesó. Él parecía perdido, solo. Ella entendió ambos sentimientos. Los había sentido mucho durante los últimos doscientos años.

92


Sólo podía imaginarse cuanto peor sería experimentarlo por más de nueve mil años. Danger puso su mano contra la mejilla barbuda. La barba reciente jugueteó en la palma de ella, enviando un escalofrío por su brazo. Él cerró sus ojos e inhaló profundamente como si estuviera saboreando el aroma de su piel. La sensación de su contacto. Su soledad tocó una parte interior, extraña de ella. Tocó la parte de ella que se parecía a él. Eternamente sola. Con el corazón palpitando, ella inclinó la cabeza para probar sus labios. Alexion estaba atontado por su beso. Deseaba realmente poder saborearla. Conocer realmente la sensación completa de su aliento que se mezclaba con el suyo mientras su lengua acicateaba su boca. Su cuerpo rugió a la vida, queriendo sentirla desnuda contra él. Él profundizó su beso un momento antes de retirarse para alzar la vista hacia ella. —No me hagas esto, Danger. Es cruel cuando no sabes cuánto tiempo he estado sin una mujer. Su aliento entrecortado cayó contra su mejilla un momento antes de que ella se quitara la camisa por sobre su cabeza. El corazón de él se detuvo al ver su sostén de encaje negro que dejaba muy poco de sus pechos cubiertos. Sus pezones rosados estaban tensos, pidiendo por su boca. Era la cosa más hermosa que él jamás había visto. Danger sabía que no debería estar haciendo esto y aún así no podía detenerse. Como él, había pasado demasiado tiempo desde que había tenido sexo. Pero más que eso, ella sentía una extraña conexión con él. Bien o mal, quería ese momento. De un modo extraño, lo necesitaba tanto como él. Tomando la mano de él en la suya, la condujo hasta su pecho. Él contuvo su aliento bruscamente antes de sumergir sus dedos bajo el encaje para tocarla. La piel de él era áspera, pero su contacto era suave mientras ligeramente amasaba su pecho. Ella se elevó muy ligeramente para besarlo febrilmente mientras comenzaba desesperadamente a desabotonar su camisa. Cada pulgada de carne que exponía era perfecta. No había una cicatriz o defecto en ninguna parte sobre su cuerpo ásperamente masculino. La única señal que él llevaba era un extraño tatuaje sobre su hombro izquierdo de un sol amarillo que estaba perforado por tres relámpagos blancos. Ella lo tocó ligeramente, preguntándose qué quería decir lo que parecían una serie de letras en el medio. Este era un alfabeto que ella nunca antes había visto. —¿Qué es esto? —preguntó mientras lo recorría. —Solamente un tatuaje —dijo él, su voz entrecortada—. Estaba sobre mí cuando desperté en esta forma. Dejándolo de lado, liberó la camisa, luego la empujó junto con el abrigo de sus hombros. Él separó su mano de su pecho para dejarla desnudarlo. Alexion en realidad temblaba ante la ansiosa velocidad de ella. Había pasado mucho tiempo desde que él había saboreado un deseo como este. Danger literalmente gateó a su regazo mientras regresaba ávidamente a besar sus labios. Él gruñó ante la ferocidad de aquel beso, ante la manera en que su cuerpo endurecido quería probar el de ella. El aliento de Danger se mezcló con el suyo mientras ella deslizaba sus cálidas manos sobre su espalda desnuda. Él se estiró para poder desabrochar su sostén. El encaje negro cayó libre, permitiendo que sus pequeños pechos provocaran su pecho desnudo. Su cabeza giró ante la sensación de sus duros pezones contra su carne. Él nunca había deseado a ninguna mujer más de lo que la deseaba en este momento.

93


Ella abandonó sus labios para deslizar su boca a la oreja de él. Alexion juró que vio estrellas mientras su lengua acariciaba la carne sensible allí. Incapaz de soportarlo, se levantó, llevándola con él. Ella enroscó sus piernas alrededor de su cintura mientras la llevaba hacia la cama. Él necesitaba a esa mujer más de lo que necesitaba vivir. No sabía por qué era tan importante tenerla. Pero lo era, y si alguien hubiera intentado pararlos justo en ese momento, les habría hecho mucho daño. Apresuradamente tiró de las cubiertas antes de depositarla sobre las sábanas. Con el corazón martilleando, desabrochó los pantalones de ella, queriendo ver la completa y sencilla belleza de su cuerpo. Danger gimió mientras Alexion hundía su mano bajo sus bragas para tocarla donde estaba ardiendo por él. Siseando, se arqueó y extendió sus piernas para que él pudiera aliviar el agridulce dolor que ansiaba su contacto. Mientras la mano de él le daba placer, Alexion se retiró ligeramente para mirar su cara. Los ojos de él estaban oscuros por la pasión y llenos de admiración. Llamearon con un extraño matiz de verde un instante antes de quitarle los pantalones y las bragas de su cuerpo y arrojarlos al piso. Antes de que ella pudiera moverse, él volvió a colocarse entre sus muslos abiertos. Su cálido aliento le quemó la parte superior de la pierna, mientras la mano de él volvía para atormentarla. Ella directamente no podía pensar mientras él retiraba su mano y la reemplazaba por su boca. Danger gritó en éxtasis. Hundió su mano profundamente en las doradas hebras de su cabello. Él se tomó su tiempo complaciéndola. Ningún hombre jamás la había hecho sentir tan deseada, tan necesitada como él lo hacía, y ella no lo comprendía. Los pensamientos y sentimientos se arremolinaban en su mente mientras su lengua le daba profundo placer, con profundas e inquisitivas lamidas. Y cuando ella acabó, juró que vio las estrellas. Alexion cerró sus ojos mientras la sentía estremecer. No había nada que jamás hubiera disfrutado más que provocar el cuerpo de una mujer, verla disfrutando la sensación de él. Y Danger era la mujer más dulce que jamás hubiera conocido. Puso su cabeza contra su muslo mientras su cuerpo todavía palpitaba por desearla. Pero él no quería que esto se terminara. Por cualquiera razón, quería tomarse su tiempo sólo para sentir su piel contra la suya. Había algo en ella que llegaba profundamente dentro de él y de algún modo lo hacía vivir otra vez. Esto no tenía sentido, pero podía sentir cuando estaba con ella. Por primera vez en siglos, realmente tenía emociones en un estado humano. Ella lo hacía sentir incluso cuando él no quería. Sus ojos negros lo quemaban mientras se sentaba lentamente, como una leona hambrienta. Ella se puso de cuclillas sobre la cama en lo que tenía que ser la postura más sexy que él había visto. —¿Qué estás…? Ni siquiera tuvo la posibilidad de terminar su pregunta antes de que ella lo tuviera tendido de espaldas, quitándole los pantalones. Alexion no discutió mientras lo liberaba. Casi se ahogó mientras ella lo tomaba en su mano. Había pasado tanto tiempo desde que alguien lo había tocado así… Danger hizo una pausa para mirar la cara de Alexion. Nunca había conocido a nadie que estuviera tan complacido por algo tan pequeño como el toque de un amante. Aquello solo le decía cuán realmente solo estaba él. Era casi un crimen tener a un hombre como este alejado de sí mismo. Él tomó la cara de ella entre sus manos y la besó profundamente, con amor. Ella pudo saber cuánto significaba esto para él. Cuánto necesitaba sentirla. Eso le hizo algo. Le hizo sentir una ternura por él que no había pensado que fuera posible.

94


Alexion la levantó y la acomodó sobre él. Danger se mordió el labio ante la plenitud de él dentro suyo. Se inclinó hacia delante sobre sus manos, las que había afianzado sobre su pecho, mientras lo montaba lenta y fácilmente. Alexion arqueó su espalda para impulsarse aún más profundo en su cálida y húmeda calidez. Él tomó una de sus manos en la suya y besó su palma. Era tan preciosa para él. La sensación de ella, el calor de su piel. Él colocó su palma abierta contra la mejilla, deleitándose en la suavidad, el aroma de su carne. Él quería devorarla con un salvajismo que lo asombraba. Su cuerpo ágil deslizándose sensualmente contra el suyo, prendiendo fuego a cada centímetro de él. Alexion tiró su cabeza hacia atrás mientras sobrevenía una ola de feroz placer. Los ojos de Danger en ese momento se llenaron de lágrimas al ver llegar a Alexion al clímax. Era como si él fuera atravesado por ello. Y cuando su mirada se encontró con la suya, ella se derritió. Él ahuecó su cara entre sus manos, entonces, con cuidado, tiró de ella para darle el más dulce y tierno beso que ella jamás hubiese experimentado. Él no habló, pero tampoco tenía que hacerlo. La gratitud y la admiración en su cara le dijeron todo. Danger le sonrió mientras se deslizaba lentamente de su cuerpo. Yació en la cama con el aroma de Alexion fuerte en su cabeza. Le gustaba la intimidad de tener su cuerpo desnudo envuelto alrededor del suyo. Su cabeza descansaba sobre sus bíceps mientras su aliento cosquilleaba su cuello. —Gracias, Danger —susurró él suavemente. Ella giró ligeramente para poder verlo en la temprana luz de la mañana. No había pasado una noche completa con un hombre desde que había sido humana. Era muy extraño estar con uno ahora. Y había una sencilla tranquilidad en Alexion que no había estado antes allí. —De nada —dijo ella, tomando la mano de él en la suya y levantándola para poder mordisquear ligeramente sus dedos—. Tengo que decirte que eres increíble. —Sí, bueno, pues ellos no me dejan salir mucho. Ella se rió de eso mientras recorría el duro pezón de él. —Creo que estoy contenta por eso. Él la besó con cuidado, luego la impulsó de nuevo hacia el colchón. —Deberías tener un buen día de sueño. Ella arrugó su nariz ante esto. —Es muy difícil. No he dormido fuera de mi casa en siglos. Tampoco estoy segura sobre esa luz del día que comienza a filtrarse por las cortinas. Eso me pone un poco nerviosa. Él envolvió sus brazos alrededor de ella y se acurrucó cerca. —No dejaré que nada te lastime. La calidez se extendió por ella. —Esa es una idea agradable, pero incluso con tus poderes, creo que Apolo podría ganar. El cuarto se volvió negro como la boca de un lobo. Ahora no había ningún signo de un solo rayo de luz de sol. —Duerme en paz, Danger. No dejaré que nada malo te pase. Lo prometo. Y esa fue la cosa más amable que alguien jamás había hecho por ella. Sus ojos se llenaron de lágrimas por la extraña ternura que la inundó; ella movió su cabeza para besar el brazo de él, luego se acurrucó para descansar. Se durmió con la sensación de la mano de él acariciando gentilmente su cabello mientras le susurraba suavemente en una lengua que ella no entendía. Alexion la sintió relajarse. Una lenta sonrisa curvó sus labios mientras recordaba el modo en que había hecho el amor con él. Había estado magnífica. Los labios de él todavía estaban en carne viva por los besos y los colmillos de ella, y él no la tendría de ninguna otra manera. Pero con

95


esa sensación de total saciedad vino el conocimiento de que lo que ellos tenían en ese momento era tan breve... no era nada más que un mero parpadeo. Él la recordaría siempre y ella lo olvidaría completamente una vez que él se marchara de ahí. Ese era el mandato de Acheron. Ningún Cazador Oscuro jamás podría recordar que lo había visto. A los que eran salvados siempre se les purgaban los recuerdos. Su vida continuaría sin él. Eso nunca le había molestado antes, pero hoy… Hoy quería más. El deseo de más es la raíz de todo mal. El concepto ha arruinado más vidas que las que alguna vez ha hecho. Si no fuera por el hecho de que él sabía que éstas eran el eco de las palabras de Acheron, casi juraría que su jefe estaba en su cabeza otra vez. —¿Dónde estás, Ash? —susurró él—. Realmente podría usar tu guía justo ahora. Pero eso era en vano. No había nada que Acheron pudiera decirle que él quisiera escuchar y lo sabía. Él no tenía cláusula de salida. Era un cuerpo sin alma. Literalmente, no tenía nada para ofrecerle a ella. Jamás. No tenía nada para ofrecer a ninguna mujer. Todo tiene un precio. Nada jamás es gratis. Su precio por no estar condenado era estar solo por la eternidad. Al menos tengo este momento. Por eso estaba agradecido y no lo lamentaría. Él no. Alexion se tensó mientras sentía la extraña sensación de la sfora otra vez. —Si eres tú, Stryker, entonces haz lo que quieras. Si no lo conociera mejor, juraría que oyó una voz en su cabeza que decía las palabras: “eso intento”.

96


Capítulo 14 Danger se despertó con algo cosquilleando su nariz. Sacudiendo la cabeza, trató de eliminarlo, sólo para hacerlo regresar a molestarla. Exasperada, abrió sus ojos para encontrar a Alexion arrodillado en el piso al lado de ella con una sonrisa burlona devastadoramente magnífica sobre su cara. Él apoyó la rosa con la que la había estado atormentando sobre el colchón delante de ella. —Buenas noches, hermosa. Tenía miedo que fueras a dormir toda la noche. Danger le devolvió la risa mientras se estiraba y bostezaba. —¿Qué hora es? —Casi las ocho. Ella se congeló ante sus palabras. —¿Qué? Él apoyó su barbilla en el colchón. Había algo muy inocente y dulce en ese gesto. Fue algo totalmente inesperado de un hombre que era capaz del poder que disponía. —Te lo dije. Estuviste durmiendo toda la noche. Ella estaba completamente estupefacta. No podía recordar la última vez que se había quedado dormida. Ahora que lo pensaba, nunca había hecho eso antes. Seis horas por noche eran su máximo. Pero esta vez había logrado dormir doce y ni siquiera estaba en su propia cama. ¿Cómo había pasado esto? ¿Tal vez necesitas sexo alucinante más a menudo? Bueno, eso era una forma de decir. Bostezando, se sentó lentamente, estirando la sábana hacia ella para encontrar una bonita cena preparada sobre la pequeña mesa junto a la ventana. Esto era demasiado bueno para ser cierto, un hombre que podía ser espantosamente poderoso y protector, imponente en la cama, y todavía ser lo bastante considerado para alimentarla con una comida decente al día siguiente. Ningún tipo era tan perfecto. Ella se abatió cuando ese pensamiento la atravesó. Oh, sí, él realmente tenía una seria desventaja. Estaba bastante muerto y era “otro". Pero por una eternidad de esta clase de mimos, ella realmente podría estar dispuesta a pasar por alto ese molesto defecto. Después de todo, ella misma no era ningún premio. Alexion encendió una lámpara al lado de la mesa. —Espero que te guste la comida china. —En realidad, me gusta. Por alguna razón que no tenía razón de ser, ella tenía un repentino caso de timidez sobre dejar la cama completamente desnuda mientras él estaba de pie allí con esa intensa mirada. Miró alrededor del cuarto torpemente, preguntándose cómo podría vestirse sin que él la viera. ¿Cegándolo? Esto podría ser un problema, por no decir… grosero. Él se rascó la barbilla antes de indicar la puerta con su pulgar. —¿Quieres una Coca Cola para beber? Puedo ir a conseguirte una. Ella sonrió, aliviada por que él fuera un poco más intuitivo que la mayor parte de los hombres. Realmente era "otro". Ningún simple hombre mortal haría tal cosa. —Sí, por favor. Sería genial. Él asintió, luego la dejó sola. Recogiendo la rosa para inhalar su fragancia, Danger se tomó el tiempo para recostarse en la cama y recordar el modo en que habían pasado las primeras horas de la mañana. Ser despertada de esta forma era algo maravilloso en verdad.

97


—Una mujer podría acostumbrarse a esto —suspiró distraídamente mientras una extraña sensación de calor y felicidad la recorría—. Creo que me gusta “otro”. “Otro” le dio una satisfacción como nunca había conocido antes. Él la hizo sentir cosas que nunca había pensado sentir otra vez. En realidad estaba mareada con la idea de pasar otra noche con él. ¿Mareada? ¿Yo? Era inconcebible que ella sintiera eso. Aún así, lo hacía. No había forma de negarlo. Si sólo esto pudiera durar. Pero ella lo sabía bien. Su tiempo juntos era demasiado limitado. Suspirando, se levantó y fue a tomar una ducha rápida. Alexion vacilaba dentro del cuarto mientras oía correr el agua en el cuarto de baño. Tenía una imagen perfecta en su mente del agua deslizándose por el cuerpo desnudo de Danger. De ella enjabonándose… Tocando su carne íntimamente. Una imagen de ella allí, pasando sus manos sobre sus pechos con sus piernas ligeramente separadas. Su miembro se endureció inmediatamente. Era más que lo que podía soportar. Con la boca seca, dejó la bebida y fue a abrir la puerta del cuarto de baño. —¿Necesitas a alguien para fregar tu espalda? Ella lanzó un chirrido como si él la hubiera asustado. —¿Qué estás haciendo aquí? —le dijo bruscamente. —Deseando verte desnuda en la ducha —dijo él sin vergüenza o vacilación. Ella abrió la cortina para mirarlo fijamente. Su pelo estaba pegado a su cuerpo, pero algunas hebras se separaban sobre sus pechos, dejando las puntas de ellos desnudas a su mirada hambrienta. —Tienes que aprender control. —De eso tengo a paladas. Ella pasó una mirada igualmente caliente sobre su cuerpo vestido. —Estoy tentada, pero dormí demasiado. Tenemos que volver a salir por ahí y ver qué pasa con Kyros y su grupo. Ella tenía razón. —Bien —dijo él, odiando el hecho de que tenía un trabajo que hacer que no incluía más tiempo desnudo con ella—. Hormonas atadas —soltó un suspiro cansado, luego comenzó a alejarse. Ella lo tomó de la mano para detenerlo. —Siempre hay un amanecer, ¿sabes? Él levantó su mano para poder besar el otro lado de sus nudillos. —¿Eso es una promesa? Ella asintió. Él cerró sus ojos y saboreó la suavidad de su piel antes de liberarla y permitirle terminar su baño. Pero fue duro. No tan duro como estoy yo. Eso era, ciertamente, bastante real. Estaba teniendo muchas dificultades para sentarse con la erección que no podía negar. Mientras ella terminaba de ducharse, él se distrajo preparándole la comida. Impulsivamente, levantó un trozo del pollo para probarlo. Su corazón se apretó al no saborear nada. Era como las palomitas de maíz. No había ninguna diferencia en absoluto. Sólo la textura distinguía un alimento del otro. —Olvidé la comida —suspiró, alejándose de los blancos contenedores de alimento. Como hombre, nada le había gustado más que esos grandes banquetes al final de una batalla. Cordero asado y ternera que habían sido marinados en vino y especias. Copas de rico vino tinto e hidromiel.

98


Su madre había hecho el mejor pan de miel que hubiera probado alguna vez. De todas las cosas que había perdido por haber reencarnado, odiaba haber perdido la capacidad de probar lo mejor. No, eso no era verdad, él odiaba la pérdida de su alma, pero la comida era lo segundo, por poco. Oyó abrirse la puerta. Volviéndose, vio a Danger dejar el cuarto de baño, totalmente vestida. Ella tenía una toalla blanca rodeando su cabeza. —¿Cómo está? —Todavía caliente —eso era todo lo que podía decirle. —¿Estás comiendo? —Ya comí —mintió él. Ella ya sospechaba lo suficiente sobre con qué se mantenía. Lo último que necesitaba hacer era confiarle cómo Acheron lo mantenía vivo. Había algunas cosas que ella no necesitaba conocer. Cuando ella se sentó, su teléfono celular sonó. Recogiéndolo, Danger miró el identificador de llamada. —Es Kyros. —Abrió el teléfono, luego contestó—. Sí —dijo después de una pausa breve—. Estamos todavía en Starkville. ¿Tú dónde estás? Alexion cerró sus ojos y se concentró para poder oír a Kyros en el teléfono. —¿Dónde te estás quedando? —preguntó Kyros. —En un hotel. —¿Está Ias contigo? Danger se aclaró la garganta antes de contestar. —¿Por qué quieres saberlo? —He estado pensando en lo que dijo y quiero hablar con él otra vez. —Pásamelo —ella le dio el teléfono. Esperando que su amigo hubiera recobrado el juicio, Alexion acercó el teléfono a su oído. —¿Sí? —¿Cómo de cerca estás de Acheron? —Mucho. ¿Por qué? —¿Es verdad que él tiene su propio demonio? Alexion decidió contestar evasivamente. La existencia de Simi era algo que Acheron sólo compartía con unos pocos Cazadores Oscuros, y Kyros no era uno de esos pocos privilegiados. —¿Qué demonio? —Sé honesto conmigo, Ias —le dijo, gruñendo—. ¡Maldición! Me debes mucho. Alexion apretó los dientes. ¿Qué daño podría haber en contestar esa única pregunta? No era como si Simi no pudiese protegerse a sí misma, sobre todo contra un Cazador Oscuro. —Sí, él tiene un demonio. —Entonces, si fuera tú, lo convocaría. —¿Por qué? Apenas la pregunta salió de su boca, alguien llamó a su puerta. Kyros cortó la comunicación. —Esto es extraño —dijo él, apretando el botón para apagar el teléfono mientras Danger iba a abrir la puerta. Antes de que ella la alcanzara, una pequeña bola de luz atravesó la madera como si no fuera tangible. La puerta misma fue dejada intacta mientras la pelota giraba hasta el centro del cuarto donde se hizo más y más grande hasta que fue del tamaño y la forma de una mujer madura. Dos segundos más tarde, una explosión de brillante luz estalló en el cuarto y la forma se convirtió en un alto demonio femenino con visibles colmillos.

99


Tenía cuernos negros, labios negros, alas rojas, pelo negro, y ojos amarillos. Su piel estaba jaspeada con rojo y negro. Pero lo que lo tomó por sorpresa fue el hecho de que conocía su cara así como conocía la propia. —¿Simi? Ella siseó hacia él, luego atacó. Agarró su brazo y lo lanzó contra la pared. Alexion rebotó, pero se contuvo. ¿Qué estaba pasando aquí? Simi nunca le haría daño. No de esta forma. Ella se movió para volver a golpearlo. Él brincó hacia atrás, fuera de su alcance. —¿Qué pasa contigo, Sim? —preguntó él en Caronte. —No profanes mi lengua, escoria humana —gruñó ella furiosamente. Al menos eso es lo que él pensó que dijo. Sus palabras y pronunciación eran diferentes del Caronte que Simi hablaba. Este parecía otro dialecto. Danger comenzó a acercársele. —¡No! —estalló él. Tenía que entender esto. ¿Cómo esta demonio podía parecerse tanto a la de Acheron?—. ¿Quién eres? —le preguntó. Ella alzó su cabeza y lo miró con odio absoluto. Sus colmillos blancos brillaban contra su tono de piel mucho más oscuro. —Soy muerte y destrucción, y estoy aquí para reclamar tu vida, gusano. Danger ya le estaba gruñendo. —Alexion… —Por favor, Danger, confía en mí. —Las palabras apenas salieron de su boca antes de que la demonio lo agarrara por la garganta y lo lanzara al piso—. ¡Protula akri gonatizum, vlaza! El demonio curvó su labio. —Tú no eres un dios para ordenarme, siervo. Xirena no se inclina ante nadie. Él habría hecho un comentario a esto, pero el apretón sobre su garganta le hizo imposible hablar. Ella rompió de un tirón su camisa como si estuviera a punto de arrancar su corazón. —Creo que tengo que interferir, Alexion —dijo Danger, moviéndose poco a poco más cerca a ellos—. Desde donde estoy, estás más que perdido. —¡No! —dijo él sofocándose, temiendo que la demonio la desgarraría si ella intentaba algo. La demonio sacó una daga de su cintura. Alexion luchó con toda su fuerza. Era lo que más temía, una daga de la Destructora. Eso lo mataría. Pero a pesar de sus esfuerzos, no podía separarla de él o hacer que su apretón se aflojara siquiera un poquito. Hasta que los ojos de ella cayeron en su hombro, donde llevaba la señal de Acheron. Sus ojos destellaron rojos. Ella soltó su garganta para tirar la tela hacia atrás y poder estudiar la señal más estrechamente. De todos modos no podía liberarse de ella. Ella ladeó la cabeza mientras estudiaba el tatuaje atentamente. —¿Tú sirves al que está maldito? —Sí. Ella pareció hasta más perpleja por esto. —Me llamaste Simi en la lengua de un niño. ¿Conoces a mi Simi? Alexion tomó alientos profundos, desiguales por su esófago magullado. Ardía y dolía. No estaba seguro si el dolor cesaría alguna vez. —La madre de Simi está muerta. Nos dijeron que todos los Carontes habían desaparecido. ¿Quién demonios eres tú? Ella estrechó su mirada de un modo amenazador, como si fuera una ofensa que él no la conociera.

100


—Soy Xirena, empolladora mayor de Xiamara y Pistriphe, los supremos guardianes del corredor de los dioses. Yo era la protectora de la simi de mi madre… su bebé. Mi simi me fue quitada por la diosa-arpía Apollymi, después de la muerte de mi madre, para ser un regalo para el dios maldito. ¿Tú sabes dónde está mi simi? Alexion no podía pensar mientras levantaba la mirada hacia la demonio sobre su pecho. ¿Simi quería decir “bebé" en Caronte? Hijo de puta. Se preguntó si Acheron sabía esto. —¿Tú eres la hermana de Simi? Xirena siseó con cólera hacia él. —Se llama Xiamara, por nuestra madre. —Ella no sabe eso. Créeme. Ella se retiró de él ligeramente. Su cara mostrando su confusión. —¿La conoces? —Yo me ocupo de ella. Para su completa sorpresa, lágrimas rojas de sangre llenaron sus ojos. —¿Tú cuidas a mi hermana? Él asintió. —Siempre. Es como mi hija. Una solitaria lágrima roja cayó por su mejilla. —¿Mi simi vive? ¿Ella prospera? —Como una reina sobre un trono. Ella tiró su cabeza hacia atrás y soltó un grito inhumano que sonó como una mezcla extraña de angustia y alegría. Se bajó de él y se agachó a su lado. Sus alas se rizaron alrededor de su cuerpo, formando una capa. —Convócala para mí, por favor. Él encontró la mirada de Danger. Ella lucía tan confusa como él se sentía. ¿Simi no estaba sola en el mundo? ¿Había dos de ellas? No estaba seguro de si esto eran buenas o malas noticias. —La convocaría para ti, pero eso no es exactamente algo que se hace. —Sí se hace —dijo ella en un tono muy similar al de Simi—. Tú le dices que venga y ella debe obedecerte. —Sí —dijo él en un tono que era una mezcla de humor nervioso y duda—. Simi no obedece nadie, sino a Simi. Xirena sacudió su cabeza. —Ella obedece a su akri. Debe hacerlo. —Bien —dijo Alexion lentamente, todavía con miedo a que la Caronte pudiera volver al modo ataque—. En su caso, su akri le obedece a ella. Y ninguno de ellos me escucha en este momento. Ella frunció el ceño. —Eso no es natural. Una vez que un Caronte es atado, debe obedecer. Rechacé la obligación y soy libre, pero mi simi fue atada mientras era pequeña al dios maldito. Ella debe obedecerlo. No tiene ninguna opción. Sí, correcto. Ni una vez había visto Alexion que funcionara así. —En el caso de Simi, creo que es Acheron el que está más atado a ella, no al revés. Ella parecía no entender esto. —¿Pero tú puedes llevarme a mi simi? —Sí. Ella lanzó sus brazos alrededor de él y lo sostuvo cerca. Esto duró aproximadamente dos latidos de corazón, antes de que se retirara y lo mirara airadamente otra vez. Lo agarró por la garganta. —Si me estás mintiendo, gusano, te arrancaré los sesos y me los comeré. Alexion retorció su cara ante el pensamiento. Sí, era la hermana de Simi. Algunas cosas debían ser de familia.

101


—Eso es realmente asqueroso y no, yo no te mentiría. No sobre esto. Ella se dio vuelta para mirar a Danger. —¿Es ella tu hembra? —No. —La mataré de todos modos si estás mintiendo a Xirena. —No estoy mintiendo. Danger no entendió una sola palabra de lo que estaban diciendo, sólo el nombre Acheron. Miró aprensivamente cómo la demonio se levantaba, luego ayudaba a Alexion a pararse. —¿Qué está pasando? —le preguntó ella. Alexion todavía parecía un poco nervioso y sacudido. —Parece que tenemos una nueva amiga. Danger, te presento a Xirena. Xirena se acercó a olerla. Se movía muy parecido a un pájaro, ladeando su cabeza en extraños ángulos y con movimientos espasmódicos. —Tú no eres humana —anunció la demonio—. No tienes alma. —Gracias por la obviedad. ¿Sabías que tienes cuernos sobre la cabeza? El sarcasmo pareció no ser comprendido por la demonio. —En realidad, ella planteó un buen punto. Xirena, ¿puedes hacerte parecer humana? La demonio gruñó como si el pensamiento mismo la repugnara. —¿Por qué Xirena desearía hacer eso? —Para no causar pánico entre otros humanos —explicó Alexion—. Simi lo hace todo el tiempo. Ella lo miró horrorizada. —¿Su akri la hace parecer humana? Esa es la peor tortura. ¡Mi pobre Simi, ser tan abusada! —No realmente. Simi disfruta con ello. Ella cubrió su cabeza con las manos, como si tuviera un gran dolor. —¿Qué le has hecho a mi Simi? Alexion separó una de sus manos y le dirigió una significativa mirada. —La hemos amado como si fuera la cosa más preciosa jamás nacida. Xirena pareció incluso más confundida. Dos segundos más tarde, parecía una hermosa mujer rubia. Excepto por una cosa. —Uh —dijo Danger, indicando la cima de su cabeza—, los cuernos tienen que irse también. Ellos desaparecieron inmediatamente. Xirena fue hasta el espejo para mirarse. Brincó hacia atrás y curvó su labio. —Me parezco a la diosa-arpía Atlante —cambió su pelo a negro—. Mejor. Danger la miró fijamente. —¿Es sólo a mí o ella se parece mucho a Acheron ahora? —No preguntes —dijo Alexion—. Xirena, ¿entiendo que has sido enviada aquí para matarme? —Sí. —¿Quién te envió? Ella lanzó un extraño sonido de abucheo. —El idiota semi-dios Daimon, Strykerius. Él dijo que tú eras un criado, pero no llevas la señal de un criado sobre ti. Llevas la señal de la familia real. Alexion estaba sorprendido por eso. Acheron nunca le había explicado el signo excepto para decir que tenía que llevarlo para vivir. —¿En serio? —¿No lo sabías? —le preguntó la demonio. Él sacudió su cabeza. Xirena suspiró—. Humanos, hasta los que ya no lo son, son estúpidos. Él no hizo caso de sus palabras al estilo Simi. Había mucho más sobre su presencia aquí y quería entenderlo. —¿Por qué Stryker me quiere muerto?

102


—No lo sé. ¿Importa la razón? Muerto es muerto. Qué importa por qué, cuando el asunto es evitarlo, ¿sí? Ella tenía un punto realmente bueno en eso. —¿Por qué accediste a matarme? Xirena se preparó y le dirigió una mirada severa. —Creí que el dios maldito había abusado de mi hermana. Que él la había dañado o la había maltratado. Ella no era lo suficientemente vieja para ser enviada. La diosa-arpía sabía eso y aún así me la quitó, incluso mientras luchaba por mantener a mi simi segura. Mi simi era apenas más que una niña e incapaz de defenderse a sí misma. He odiado a la diosa por eso desde entonces. Danger levantó la mano para conseguir su atención. —Solamente por curiosidad, ¿Acheron es el dios maldito? Alexion se encogió. —Sí —dijo Xirena antes de que él pudiera pararla. —¿Y la diosa-arpía? —preguntó Danger. —Apollymi. Alexion le dijo a Xirena que parara en Caronte, pero ella no escuchó. —¿La reina Daimon? —preguntó Danger otra vez. —¿Reina Daimon? —Xirena hizo un sonido de completo desprecio—. No. Ella es la Destructora de todas las cosas. Portadora de plagas y pestilencia. Ella es la fuerza que terminará el mundo para siempre. Es lo máximo en poder y destrucción. Su voluntad es ley divina. Danger pareció estremecerse por eso. —Oh, qué bien. Eso es justo lo que deseaba oír. —Relájate —le dijo Alexion—. Apollymi está contenida. Ella no va a destruir algo en un futuro inmediato… espero. Danger sólo oyó parte de eso. El resto de sus pensamientos volvieron a lo que Xirena había dicho hacía unos momentos. —Entonces Ash es un dios y no un Cazador Oscuro. ¿Es eso lo que has estado protegiendo? —Un tic se disparó en la mandíbula de Alexion—. Bien podrías admitirlo. Eso es lo que el demonio dijo, y a no ser que yo sea estúpida, que no lo soy, es un dios. Alexion le dirigió una severa, penetrante mirada. —Nadie puede nunca saber eso sobre él. Tendrá un ataque de titánicas proporciones, y confía en mí, un dios cabreado no es algo para jugar. Danger soltó un largo, exasperado suspiro. De pronto todo estaba claro para ella por primera vez. —Sabes, Ash como un Daimon no tiene mucho sentido. Pero esto… esto explica todo, ¿verdad? Él apartó la mirada de ella. No es de extrañar que hubiera jurado mantener el secreto. Pero, ¿por qué Ash no les diría? ¿Cuál era el punto de mantener esto para sí mismo? Y mientras su mente afrontaba este nuevo bocado, pensó lo que Alexion le había dicho sobre la relación de Artemisa y Ash. —Es por eso que Artemisa nos necesitaba, ¿huh? No puede simplemente ordenar a otro dios sin tener algo para forzarlo. —No, no puede. Tenía que decir que apestaba esto de ser el medio para forzarlo. Pobre Acheron, ser controlado por ellos. Era una maravilla que no odiara a cada uno de ellos. Si no fuera por ellos, sería libre. —Entonces somos sus prendas mientras ella y Acheron juegan juegos el uno con el otro. —No —dijo Alexion, su sinceridad ardiendo en ella—. Acheron nunca usa la vida humana como una prenda. Jamás. No encuentra nada divertido jugar con la

103


gente —suspiró—, pero Artemisa no es tan amable. Ella no entiende a la humanidad de la manera que lo hace Acheron. —¿Cómo es que él es tan afortunado? —Vivió como humano —dijo él simplemente—. Esa es la parte maldita a la que Xirena se refiere. Nació como un bebé humano y murió brutalmente como un hombre humano. Esto no tenía sentido para ella. —Pero él es un dios. —Un dios maldito. —¿Por qué fue maldecido? —preguntó Danger. Un velo cayó sobre la cara de él. —Eso es algo que es mejor dejar sin hablar. Ya estará bastante enfadado con que este poquito haya salido. No lo pellizquemos más, ¿verdad? La atención de Xirena fue picada por eso. —¿Él es un dios enfadado, como la Destructora? —No —le aseguró Alexion—, él es notablemente tranquilo el noventa y nueve por ciento del tiempo. Es ese uno por ciento, sin embargo, el que es un asesino... literalmente. La demonio cabeceó mientras tocaba la televisión. —Tu advertencia es tomada. —¿Qué vamos a hacer con ella? —preguntó Danger, indicando a la demonio con una inclinación de cabeza. —Esa es una pregunta realmente buena y no tengo absolutamente ninguna respuesta para ella. Estoy completamente abierto a las sugerencias de cualquier clase —suspiró Alexion. ¿Qué podían hacer ellos con la demonio? Simi había pasado mucho tiempo rodeada de gente y ella era todavía menos que civilizada. Xirena… Él hizo una pausa en lo que pensaba mientras ella rompía la televisión. Xirena lo miró con horror. —¿Por qué esto se rompió? —No puedes golpear con tu puño en la pantalla —le explicó él. —¿Por qué no? —preguntó ella con una voz que sonó misteriosamente parecida a Simi. —Esto se rompe —contestó Danger. —¿Pero por qué? Danger colocó su mano contra su sien, como si comenzara a sentir un dolor allí. —¿Es este el comportamiento normal de una demonio? Él asintió. —Sólo espera. Esto es muy suave. Puede volverse muchísimo peor. —Genial. Realmente lo estoy esperando. Xirena recogió el control remoto para colocarlo en su boca. Alexion se lo arrebató. —El plástico no es bueno para los demonios. Xirena lo miró airadamente. —¿Cómo lo sabes? —Esto le da a Simi dolor de barriga siempre. Confía en mí. No es un buen bocado Caronte. Mientras Danger miraba a la demonio explorar el cuarto del hotel, se le ocurrió un pensamiento. —Sabes, pienso que podemos volver a mi casa ahora. —¿Cómo es eso? Ella inclinó su cabeza hacia Xirena. —Tenemos nuestro propio demonio ahora, ¿correcto? Alexion sonrió mientras entendía lo que quería decir.

104


—Si el otro está todavía allí, ella puede pelear con él. —Sip. Vamos a salir de aquí y continuar con la caza del demonio, ¿verdad? El viaje de vuelta a Tupelo fue positivamente aburrido, excepto cuando la demonio descubrió la radio. Casi hizo que Danger chocara mientras se inclinaba sobre el asiento delantero, para jugar con las estaciones. Con cada nueva canción, Xirena intentaba cantar las palabras, las cuales no conocía. Peor, no podía cantar entonada en absoluto. Danger echó un vistazo a Alexion, quien parecía tomárselo con calma. —¿No te estás quedando sordo? —le preguntó ella. Él sacudió la cabeza. —Estoy acostumbrado, aunque para ser honesto, Simi es al menos afinada la mayor parte del tiempo. Le encanta cantar. Después de un rato, la demonio se encogió en tamaño y luego se acostó sobre el asiento con sus pies levantados en el aire y su cabeza colgando del asiento, hacia la tabla del piso. Danger frunció el ceño. —¿Qué hace? —Descansar. Ellas duermen así. —¿En serio? Él asintió. —Simi apoya sus pies sobre la pared la mayoría de las noches. No tengo ni idea por qué. —Es cómodo —dijo Xirena—. Deberías intentarlo. Y dos segundos más tarde, la demonio estaba dormida. Danger se encogió ante el horrendo sonido de sus ronquidos. —¿No me digas que Simi hace esto también? —No, lo de ella es más fuerte. —¿Y tú la toleras? —Considerando que ella es lo que Acheron más ama en este mundo, sí. Francamente, creo que él literalmente moriría si algo le pasara. —¿Y qué pasa contigo? —Yo mataría o moriría para mantenerla a salvo. Danger sonrió ante eso. —No hay muchos hombres en el mundo que morirían por una demonio. —Eso es sólo porque no tienen una para amar. Tal vez, pero se necesitaría una clase especial de hombre para mirar más allá de la rareza escamosa de semejante criatura y ser capaz de amarlo. —Debes haber sido un buen padre. —La tristeza plegó su frente un instante antes de que él girara la cabeza para mirar la ventana. Danger mentalmente se dio patadas por decir eso en voz alta—. Lo siento, Alexion, no quise decir... —Está bien —dijo él suavemente—. Simi me dice eso siempre, si no está enojada conmigo por intentar enseñarle modales —él le dirigió una risa ligera—. Dice que soy el mejor “otro” papá que una demonio tuvo jamás. Aún así, podía decir que eso le molestaba. Pero eso la molestaba también. Ella había deseado tanto niños como humana, y todavía dolía siempre que pensaba en eso. Esa era una de las cosas agradables sobre ser nocturna, no se cruzaba con niños excepto en películas y por televisión. E incluso eso dolía. Pero no tanto como ver niños jugando en la vida real, oyendo sus risas. Qué no daría por sostener su propio hijo en sus brazos, sólo una vez. Estar en una sala de parto con su marido sosteniéndole la mano mientras ella lo maldecía por el dolor de la vida que luchaba para nacer. Realmente era todo lo que alguna vez había deseado. Tragó el nudo doloroso en su garganta. Algunas cosas no tenían que ser. Amor. Familia…

105


No figuraban en su futuro. Pero al menos ella tenía una semejanza de vida. Alexion ni siquiera tenía eso. A él le fue negado incluso más que lo que le había sido negado a ella y esto la hacía sufrir por él profundamente dentro de su corazón. Danger dio vuelta en su calle. No habló mientras se acercaban a su casa, que lucía igual a como lo hacía cuando habían huido. Entró en el garaje, pero dejó la puerta abierta en caso de que tuvieran que hacer otra salida precipitada. Alexion salió primero, luego hizo una pausa. —¿Xirena? La demonio resopló, luego rodó sobre su lado. Ella cambió una mirada divertida con Alexion antes de que él se inclinara dentro del coche y con cuidado sacudiera su hombro. —¿Xirena? —¿Qué? —explotó la demonio. —Ya llegamos, y si deseas encontrar a Simi, necesito que vayas adentro para asegurarme que el otro demonio no está todavía aquí. Ella abrió sus ojos, que ya no tenían más apariencia humana. Tenían otra vez ese sobrenatural amarillo. —¿Qué demonio? —El que intentó matarme antes que tú. Ella hizo un extraño ruido resoplando. —No está aquí. ¿Por qué crees que Strykerius me envió? Caradoc es un enclenque felpudo. —¿Caradoc? —Ya sabes —dijo ella en ese acento monocorde—. Un Caronte grande, feo y que huele mal. Él tuvo miedo de matarte porque le hablaste en Caronte. Como Xirena dijo… enclenque demonio. Él finalmente la entendió. —Ah, bien. Bueno, de todos modos, tenemos que llevarte adentro por el momento, para que podamos ocultarte. Resoplando con irritación, ella salió del coche y lo siguió adentro. —Entonces, ¿cuál es nuestro plan de juego? —preguntó Danger, mientras Xirena vagaba por su sala de estar. —Quiero encontrar a Kyros y hablar con él. Eso no tenía sentido para ella. Kyros había hecho su posición más que clara. Ella sacudió la cabeza ante su sugerencia. Alexion era un serio glotón para castigarse. —¿Por qué? —Quiero saber por qué me llamó para advertirme sobre Xirena. Si él realmente me hubiera querido muerto, no se habría molestado. Danger vio la expresión de esperanza en su cara que le dijo que creía que Kyros, de algún modo, había sido persuadido. Ella no estaba tan segura sobre eso. —Nosotros podríamos llamarlo. —No. Quiero ver su cara. Pienso que todavía es salvable. Por su bien, ella lo esperaba. —Bien. ¿Qué hacemos con Xirena mientras tanto? —Dejarla aquí. A ella no le gustó la idea de esto para nada. —Pero, ¿y si otro demonio viene por ti cuando nos vamos? Ella no puede ayudar si está aquí. Él inspiró profundamente, como si lo estuviera considerando. —No creo que se molesten. Dos ya han fallado. ¿Por qué enviar a otro? —¿Persistencia? Él se rió de esto. Danger brincó cuando uno de sus caros floreros caía al piso y se rompía. —Uh-oh —dijo Xirena en un tono que le recordó a un niño—. Eso era frágil también.

106


—No podemos dejarla aquí desatendida —le dijo ella a Alexion—. Destruirá toda mi casa. De pronto, su florero se rearmó y volvió a su chimenea. Danger le miró con el ceño fruncido. Él le ofreció una burlona sonrisa ladeada. —Xirena —le dijo a la demonio—. ¿Sabes cómo escribir? —Por supuesto que sí. No soy una de esos demonios analfabetos. ¿Qué tipo de Caronte crees que soy? —Bien —dijo él, ignorando su diatriba. Volvió su mirada a Danger—. ¿Podrías conseguirme un bloc de papel y una lapicera o lápiz? —¿Por qué? —preguntó Danger. —Confía en mí. No segura de si debiera, fue a obedecer mientras Alexion encendía su televisión sin tocarla. Ella volvió al cuarto para encontrar la TV en QVC. La demonio estaba ubicada delante del aparato como si hubiera encontrado el Santo Grial. Su hermosa cara reflejaba pura alegría. Danger nunca había visto nada como eso. —¿Qué es Diamonique? —le preguntó Xirena a Alexion en un tono reverente —Algo que estoy seguro te gustará. Y según Simi, es realmente bueno y crujiente, y afilará tus colmillos —él tomó el bloc de papel de Danger y se lo dio a la demonio—. Aquí. Anota cualquier cosa que veas y que quieras, y... Él se detuvo cuando un participante habló en el programa de televisión. —¡¡Hola!! —dijo una animada voz monocorde. —Hola, señorita Simi —dijo el anunciador a la participante—, estamos tan contentos de volverla a tenerla con nosotros. —Oh, gracias —dijo Simi—. Es que amo todas sus cosas brillantes. Tengo que conseguirme muchas de ellas. ¿Cuántas tienen esta vez? Dígale a la otra gente que ellos pueden comprar algo más, porque la Simi quiere todo el Diamonique que usted tenga. Tengo toda una nueva tarjeta de crédito que espera ser usada. La cabeza de Xirena se alzó mientras pura felicidad aligeraba su cara. —¿Mi simi? ¿Es esa mi simi? Alexion lucía absolutamente enfermo. —Akri —dijo él por lo bajo—. Espero que estés por ahí para conseguir sacarla de ese teléfono. Pero al parecer él no estaba. —Tomaré siete docenas de esos anillos —dijo Simi—. Ah, y esos collares, también, el que usted levantó hace un ratito. Tengo que tener muchas cositas brillantes en mi cuarto. Son realmente lindas siempre que los dragones entran para jugar. Pero ese pequeño, él sigue comiéndose mi Diamonique. Le digo no. Es para que yo la coma. ¿Pero él escucha? No. Ese es el problema con los dragones, ellos... —Bien, señorita Simi —dijo el operador, cortándola—, le agradecemos por llamarnos. La transferiremos a un operador y la dejaremos hacer su pedido. Xirena estaba delante de la televisión ahora, con su mejilla apretada contra la pantalla y su mano extendida al lado de su cara. Parecía como si estuviera tratando de introducirse en el aparato. —¿Dónde está mi Simi? —la tristeza y el dolor de su voz trajeron un dolor al pecho de Danger. —Ella está en Katoteros —le dijo Alexion. —Los dioses están todos muertos allí —dijo Xirena en un tono de regaño—. Ella estaría sola en Katoteros. —No todos ellos están muertos. —¡Simi! Danger se encogió con el grito, que fue tan chillón y ruidoso que estaba asombrada que no rompiera sus ventanas o sus tímpanos. Era un grito de dolor y de felicidad.

107


Alexion avanzó para tomar a Xirena en sus brazos mientras ella sollozaba y seguía gritando por la vuelta de su hermana. Su anhelo era tan triste que trajo lágrimas a los ojos de Danger. —Shhh —dijo él, meciéndola en sus brazos—. Está bien, Xirena. Simi está bien y feliz y hace compras como una demonio. Literalmente. Nunca ha conocido un momento de dolor en su vida. Xirena se retiró. —¿Nunca? —Casi nunca, y te aseguro que los que le hacen daño pagaron caro por eso. —¿Cómo sé que no me estás mintiendo? Alexion tomó la mano de ella en la suya. Danger frunció el ceño mientras lo miraba cerrar sus ojos y mecer a la demonio. Se quedaron allí en el suelo durante varios minutos antes de que la demonio abriera sus ojos y alzara la vista hacia Alexion. Había admiración y amor en aquella extraña mirada amarilla. —Tú eres buena gente —anunció la demonio—. No dudaré nunca más de ti. Alexion inclinó su cabeza hacia ella antes de que él la liberara y se levantara. La demonio sorbió fuerte, luego se limpió sus lágrimas. Danger ladeó su cabeza mientras se acercaba a ella. —¿Qué es lo que hiciste? —Le mostré parte de mis recuerdos con Simi para que ella entendiera el modo en que su hermana es tratada. —¿Podrías compartir recuerdos conmigo? Él no contestó mientras comenzaba a alejarse hacia la puerta del garaje. —Necesitamos encontrar a Kyros. —Contéstame, Alexion. Él hizo una pausa en su vestíbulo. —Sí —dijo, sin mirar hacia atrás. Un temblor la recorrió ante su poder. —Eres espeluznante. Él se dio vuelta para enfrentarla. Una esquina de su boca estaba levantada en una sonrisa casi burlona. —No tienes ni idea. Tal vez, pero ella tenía el mal presentimiento de que antes de que todo esto estuviera terminado, Kyros experimentaría esos poderes de primera mano. Ella sólo esperaba no terminar recibiéndolos al final también.

108


Capítulo 15 Danger hizo una pausa mientras dejaba su coche. Estaban en la casa de Kyros, y no estaban solos. Había un Ferrari rojo aparcado sobre la calle, junto con una motocicleta. Ella conocía bien al llamativo coche. —¿Qué está haciendo Rafael aquí? —preguntó. Alexion cerró su puerta. —Muy probablemente Kyros intenta influir en él por su causa, tal como intentó hacer contigo. Seguramente su amigo no era tan tonto. A ella le gustaba Rafael muchísimo y la última cosa que deseaba era verlo lastimado por esto. —Eso nunca ocurrirá, ¿verdad? Casi como en respuesta a su pregunta, la puerta de calle se abrió. Un alto y apuesto hombre afro—americano salió de la casa. Su pelo estaba afeitado, dejando su cabeza calva para lucir el intrincado y enrollado tatuaje que subía desde su nuca hasta la corona de su cabeza. Rafael Santiago llevaba su característico largo abrigo negro de cuero, pantalones negros plisados, y una muy ajustada camisa negra tejida que hacía alarde de cada minúsculo detalle de sus trabajados abdominales. Magnífico y mortal, el hombre era el epítome de la palabra "matón". Como humano, había sido conocido por cortar la garganta de cualquiera tan estúpido como para mirarlo mucho tiempo. Él no dejó que nadie escapase con algo. Su único lema en la vida era, “Hazlo a los otros antes de que ellos te lo hagan”. Pero a pesar de toda su bravuconería y cortantes chistes rápidos, ella lo conocía como una persona adorable. Él mataría para proteger a aquellos a los que consideraba sus amigos, y era leal hasta equivocado. Usaba un par de oscuras gafas de sol que oscurecían completamente la mayor parte de su cara, pero Danger conocía bien al antiguo capitán pirata. Había estado viviendo afortunadamente en Columbus durante los últimos sesenta y seis años. —Rafael –le dijo como saludo mientras se les acercaba. Él inclinó su cabeza hacia ella mientras se detenía a su lado. Se dio vuelta para mirar a Alexion. Incluso con las gafas de sol, ella podía sentir la intensa curiosidad de su mirada. —¿Quién es tu amigo? —Su nombre es Al —dijo ella, no queriendo decir "Alexion" en caso de que Kyros ya hubiera dejado caer esa bomba. Habría usado Ias, pero había sólo un Ias, y la última cosa que quería era a Rafael preguntándole sobre eso—. Es un griego antiguo. Rafael ofreció su mano a Alexion. —Nuevos Cazadores son siempre bienvenidos. —Gracias —dijo Alexion mientras sacudía la mano ofrecida. —¿Qué estás haciendo aquí? —preguntó Danger. Rafael se quitó sus gafas de sol y puso los ojos en blanco. —Había cinco de nosotros aquí al principio, pero los demás se fueron hace un tiempo. Kyros nos retuvo a mí y a Ephani un poco más porque, a diferencia de los otros mariquitas, no creemos su mierda. —¿Qué mierda? —preguntó Alexion. Rafael soltó un cansado suspiro mientras frotaba su mano sobre su musculosa mandíbula. —Tiene la demente idea de que Acheron es un Daimon. Estoy seguro que es por eso que los llamó a los dos. Quiere intentarlo y convencerlos también. El

109


hombre es un idiota. Me voy a patrullar antes de que patee al imbécil y me haga algún daño. Danger se rió. —¿Los demás lo aceptaron? —Como a una puta barata en el muelle después de un largo viaje por mar. —¿Qué te hace tan seguro que él no tiene razón? —preguntó Alexion. —¿Alguna vez te encontraste con Acheron? Danger ocultó su diversión mientras admiraba el modo en que Alexion mantuvo su compostura. Por no mencionar lo orgullosa que estaba de Rafael por no ser estúpido. La cara de Alexion era completamente impasible. —He encontrado al hombre una vez o dos. —Entonces, ¿cómo puedes dudar de él? —preguntó Rafael—. Maldición, tu gente es estúpida. Conseguí irme antes de pegarles. Alexion se puso rígido. —Sabes, eso me ofende. Rafael le dirigió una mirada amenazadora. —Oféndete todo lo que quieras, eso no cambia los hechos —él miró a Danger —. Vamos florcilla francesa, restaura mi fe y dime que tú no lo crees. —No, no lo hago. —Buena chica —dijo él con un encantador guiño—, sabía que podía contar contigo. Alexion sacudió su cabeza y se rió. Rafael se inclinó para dar un rápido picotazo a Danger en su mejilla. —Hasta luego, francesita. —Au revoir  —dijo ella mientras él se dirigía hacia su coche. Volviéndose a Alexion, que la estaba mirando de un modo que la puso un poco nerviosa, ella indicó la casa con una inclinación de cabeza. —¿Vamos nosotros? —Après toi, ma petite. —¿Estás bien? —preguntó ella. —Bien, ¿por qué? —No sé. Estoy recibiendo una extraña vibración de ti. No estás celoso de Rafe, ¿verdad? De pronto, él pareció sumamente incómodo. —Deberíamos entrar. Estupefacta, Danger tiró de él para detenerlo. —¿Estás celoso? Alexion rechinó los dientes por su pregunta. Sabía lo estúpido de su reacción, pero como Acheron diría, las emociones no tienen cerebro. Y él no debía tenerlo en absoluto. No había tenido ningún sentimiento por una mujer desde el día que su esposa lo había dejado morir en el suelo de su casa de campo. Aún así, no había forma de negar lo que sentía en este momento. Y lo que realmente más lo molestaba era saber que cuando él se fuera, Rafael todavía podría ver a Danger, hablar con ella, mientras lo mejor que él podía esperar sería ver vislumbres de ella en la sfora. Simplemente, no era justo. Y lo hacía enojar que tuviera que dejar ese algo especial que había encontrado con ella anoche. Eso podía ser egoísta y codicioso, pero deseaba más que sólo dejarla en unos días. Eso es estúpido y lo sabes. Él arrastró su mano por su pelo.

 

en francés en el original: adiós. en francés en el original: después de ti, mi pequeña.

110


—Sí, bien, es cierto, estuve celoso durante un minuto. No me gustó el modo en que te miraba. —Somos solamente amigos. Eso no evitó que a una parte de él que le era desconocida le molestara, una parte suya que deseaba mantenerla para él. —Lo sé. Danger se levantó en puntillas y tomó la parte de atrás de su cuello antes de atraerlo para un abrazo. —No tienes nada que temer, Ias. Él atesoró aquellas palabras… el hecho de que ella usara su nombre. Había pasado mucho tiempo que nadie se había dirigido a él de esa forma. Eso lo hizo sentir humano otra vez. Apretó sus puños contra la espalda de ella mientras su corazón latía violentamente y la ternura lo inundaba. Cerrando sus ojos, deseó poder quedarse justo ahí, en este momento con ella, para siempre. Oh, tener ese poder. Para hacer que este instante durara una eternidad. Pero demasiado pronto, ella lo liberó, y se dirigió a la casa de Kyros. Alexion hizo rechinar sus dientes mientras luchaba contra el impulso de llamarla y sostenerla sólo un ratito más. Eso era estúpido. Tenían un trabajo que hacer. Él tenía que salvar a Kyros. Mientras se acercaban a los escalones, Ephani salió por la puerta, cruzó el porche y bajó la escalera para encontrarlos. La amazona era unos treinta centímetros más alta que Danger. Delgada y hermosa, era tan insensible y malhumorada como cualquier hombre podría esperar ser. Su flamígero pelo rojo caía por su espalda desde un pasador de plata que tenía en la coronilla de la cabeza. —Acepta mi palabra, Danger —dijo con su fuerte acento griego, mientras se reunía con ellos—. Vete a casa y no te metas en este lío. Él pudo ver, por la cara de Danger, que estaba aliviada de oír a la amazona decir eso. —¿Entonces no lo crees tampoco? Ephani soltó una profana maldición. —Digamos que, simplemente, no quiero creerlo. —¿Pero? La amazona se encogió de hombros. —No confío en Acheron. Nunca lo hice. Danger rió. —Tú no confías en ningún hombre. La mirada de Ephani fue significativamente a Alexion. —Y tú tampoco deberías, hermanita. Toma un pequeño consejo de una amazona. Móntalo en la tierra toda la noche, luego deslízale una cuchilla entre sus costillas al llegar la mañana. Alexion arqueó una ceja ante el inesperado comentario. —Eso es cruel. —Así es la vida —Ephani levantó su cabeza como si de pronto hubiera comprendido lo que él estaba vistiendo—. No estás usando un abrigo blanco. —Pasmosos poderes cognitivos que tienes. Ella pareció menos que contenta por su tono seco. —¿Tú eres el destructor? —No —dijo él sin vacilación—. Ese título en realidad pertenece a una mujer. La reconocerás fácilmente. Ella es alta, rubia, y luce realmente enojada el noventa y cinco por ciento del tiempo. Eso se acercó bastante… Ephani parecía como si pudiera matarlo.

111


—Él está aquí para ayudarnos —dijo Danger antes de que Ephani pudiera dañarlo de alguna forma. Cuando Alexion no habló, Danger se dio vuelta hacia él—. ¿No es cierto, cariño? Él se encogió de hombros. —Ephani sabe la verdad. No hay una duda verdadera en su mente. Ella escogerá sabiamente al final. Danger suspiró con alivio. Siempre le había gustado la guerrera amazona y no quería verla dañada más que lo que hubiera querido a Rafael muerto. La mirada fija de Ephani se estrechó peligrosamente. —¿Estás haciendo esa mierda de fusionar la mente de Acheron? —Sí —dijo él con una insultante sonrisa burlona—, y está bien que no puedas soportarme. No estoy aquí para hacer amigos. Ella volvió la mirada hacia Danger. —Abandónalo, hermanita. Tu hombre es un monstruo, y me tengo que ir mientras todavía me queden algunos poderes. Ya estuve aquí con Kyros y los demás demasiado tiempo —sacó sus gafas de sol de su bolsillo y se las puso—. Ten cuidado, Danger. —Tú también. Ephani inclinó su cabeza antes de dejarlos. Danger se volvió hacia Alexion. —¿Cómo vas a salvar a alguien si los estás provocando? —Yo sólo estaba provocando a Ephani quien, como dije, no está en peligro de ser engañada. Son los otros quienes me necesitan. Ella sólo esperaba que tuviera razón. La desconfianza de Ephani sobre Acheron, o cualquier hombre en realidad, no debía ser tomada ligeramente. Su amiga había sido conocida por arrancar de un mordisco la nariz por rencor en muchas ocasiones. Sólo esperaba que esta no fuera una de ellas. Subió corriendo las escaleras con Alexion directamente detrás de ella. Danger llamó a la puerta mientras él se mantenía apartado. Le tomó un par de minutos a Kyros abrir la puerta. Su mirada se estrechó de forma ominosa cuando los vio. —¿Qué haces aquí? —Quiero hablar contigo —dijo Alexion. —Ya he dicho mi parte. —Sí, pero yo no he tenido la mía contigo. ¿Por qué me llamaste y me advertiste sobre el Caronte? Kyros se encogió de hombros. —Me estaba sintiendo sentimental. Pero el sentimentalismo se me ha pasado. Te di una advertencia, no habrá otra. —Kyros… —No lo hagas —gruñó él. Comenzó a cerrar la puerta, pero Alexion lo detuvo. —Déjame entrar en la casa, Kyros. El rostro de Kyros se volvió de piedra. —Tienes que irte a casa —él dijo cada palabra lentamente, con cuidadosa pronunciación. —Necesito hablar contigo. Un tic comenzó en la mandíbula de Kyros. —Tú nunca escuchaste, muchacho —volvió a empujar a Alexion con una maldición—. Vete. Cerró la puerta con un golpe. Antes de que Danger comprendiera qué pasaba, Alexion había abierto la puerta de una patada. Vibró mientras era vuelta a arrojar contra la pared y se soltaban los goznes superiores. Kyros pareció disgustado por el daño hecho a su casa. —No me hagas patear tu trasero, Ias.

112


Viniendo de ninguna parte, un remolino de poder pareció unirse alrededor de Alexion. Un viento invisible azotó su abrigo y pelo. Se arremolinó a su alrededor, haciendo que el aire mismo alrededor de él crujiera con energía. Danger se obligó a quedarse tranquila en medio del caos mientras se unía a los hombres en el vestíbulo. La puerta se cerró de golpe detrás de ella e instantáneamente fue reparada. Los ojos de Alexion brillaban con un misterioso, sobrenatural verde. —Los días en que tú pateabas mi trasero hace mucho se han ido, Kyros. Yo soy el que maneja el poder ahora. —En realidad, eso no es enteramente verdad, ¿no? Danger siseó cuando oyó la voz de Stryker. El Daimon se paseó saliendo de la sala para reunirse con ellos. Se detuvo al lado de Kyros y miró a los dos con odio. El Daimon mostró sus colmillos. —Parece que mi idea del Caronte fue una pérdida de tiempo. Dime, ¿qué orden has usado para dominar a Xirena? El aire se calmó como si Alexion volviera a absorberlo dentro de él. —No lo hice. Le gusté a Xirena. Stryker se rió aun cuando no pareció particularmente divertido. —Te daré crédito, eres un bastardo ingenioso. Pero hasta los bastardos ingeniosos pueden morir. Alexion se rió de él. —Estoy seguro de que tú lo sabrías. Stryker se volvió hacia Kyros. —Tu amigo es muy arrogante para un hombre que maneja poderes prestados. Pero, sabes, la diferencia en esto consiste en que cuando no son propios, son limitados. Alexion resopló. —Incluso limitados, son mayores que los tuyos. —¿Lo son? Un mal presentimiento atravesó a Danger. ¿Todo esto había sido un plan? Estaba empezando a parecerse a uno. Tal vez por esto era por lo que Kyros había llamado para advertirlos. Él probablemente sabía que si el Caronte fracasaba, entonces Alexion vendría a buscarlo para una explicación. Stryker se movió para pararse justo frente a Alexion. No había ni la más pequeña porción de miedo en sus ojos. Pasó una divertida mirada sobre él. —Es una cosa maravillosa ser la mano derecha del poder, ¿verdad? Alexion se encogió de hombros despreocupadamente. —No me quejo. —No, pero quizás deberías. Antes de que alguien comprendiera lo que Stryker había planeado, él hundió una daga directamente en el pecho de Alexion. Alexion estalló en pedazos al instante. Kyros maldijo. —¿Qué diablos le has hecho a Ias? Danger puso sus ojos en blanco. —Eso fue una pérdida de tiempo. Para corroborar sus palabras, Alexion se materializó de nuevo ante ellos. Pero mientras estaba comenzando a tomar forma, Stryker empujó su mano, que sostenía una roca de yeso de extraño aspecto, en el pecho de Alexion. Stryker apretó la roca, rompiéndola instantáneamente, luego sacó su mano de un tirón otra vez. Alexion le dirigió una burlona mirada mientras volvía a crearse. —Debías saber bien que... Ella miró mientras una mirada de horror descendía sobre su cara. Su respiración se hizo desigual, trabajosa.

113


—¿Alexion? —preguntó ella, dando un paso hacia él. Él tropezó hacia atrás mientras el dolor oscurecía sus ojos. Le dirigió a Stryker una mirada incrédula. —¿Qué me has hecho? —jadeó en un tono atormentado.

114


Capítulo 16 Stryker rió vilmente. —Pensé que podrías haber perdido tu alma, Alexion. Desde luego, no tengo la original. Sin embargo, después de una pequeña búsqueda realmente te encontré un sustituto —su tono compasivo estaba desmentido por el destello de satisfacción en sus ojos de plata arremolinada—. Pobre. Ella es un poco quejosa y la encontrarás sumamente débil y desvalida. Probablemente durará no más que un día o dos antes de que muera completamente. —Stryker le presentó a Alexion la daga que había usado para apuñalarlo al principio—. Tú conoces las reglas. Eres el único otro, aparte de un Caronte, que puede terminar tu vida. Entonces sé el buen tipo que reclamas que eres. Renuncia al fantasma. Si no te matas para salvar su alma, tendrás que verla y escucharla morir. Imagínate la pobre pequeña humana, ida para siempre de este mundo. Su alma perdida para siempre. Seguramente no eres tan insensible, ¿verdad? Danger vio el horror que ella sentía reflejado sobre la cara de Kyros. Pero no duró mucho antes de que él recuperara su estoicismo. ¿Cómo podían hacerle semejante cosa? Alexion no merecía esto. ¡Condenados fueran ambos por esto! La rabia nubló su vista un instante antes de que corriera hacia Stryker. —¡Vous enculé! Él arremetió para golpearla. Danger esquivó el golpe, luego giró bajando para golpear con sus pies bajo él. Ella se lanzó encima de él, sacando su daga mientras lo hacía. Justo cuando la hubiera enterrado en su pecho, Kyros la tiró hacia atrás. Ella hundió sus colmillos en el brazo de Kyros. Él la dejó ir, maldiciendo. Inmediatamente, ella fue por Stryker, quien desapareció. —¡Tú, cobarde! —gritó ella—. ¡Vuelve aquí y déjame patearte el trasero como te mereces! Pero él no volvió. Los tres estaban solos ahora. Ella se volvió a Kyros con un gruñido. —¿Por qué me detuviste? —No puedes matarlo, Danger. Ningún Cazador Oscuro puede. —Tonterías. Si sangra, puede morir. —Él no sangra, Danger —dijo Kyros—. Es un dios. —Y tú eres un total y completo imbécil —ella lo volvió a empujar, queriendo despedazarlo—, Ias vino aquí para salvarte y mira lo que le has hecho. Espero que duermas bien esta noche, pero claro, la gente como tú siempre lo hace. Su cara se volvió de piedra. —No sabes nada sobre mí. —Tienes razón. No te conozco. Todo lo que sé es lo que Ias me ha dicho y él ha estado viviendo bajo la ilusión de que eras una especie de héroe y amigo. Dios me salve de semejante engaño. Temblando por la fuerza de su cólera, ella envainó su daga, luego lo dejó para ocuparse de Alexion. Él estaba cubierto de sudor mientras se apoyaba contra la pared. El corazón de ella sufría por él y por el dolor que debía sentir. Su piel estaba pálida y húmeda. Lucía tan perdido y herido. Tan torturado. Nunca había visto en nadie tanto dolor. —Vamos, cariñito —susurró ella—. Te sacaré de aquí. 

En francés en el original: tú, imbécil.

115


Para su asombro, él envolvió el brazo alrededor de sus hombros y apoyó su peso contra ella. Danger se tambaleó ligeramente. Era bueno que como una Cazadora Oscura fuera más fuerte que el hombre promedio. Aún así, él era pesado y sólido. Kyros no dijo absolutamente nada mientras ellos abandonaban su casa. No es que ella lo esperara. Él ya había escogido su lado y ella esperaba que él viviera para lamentar lo que le había hecho a un hombre que había venido aquí para salvarlo. —Sin intención de ofender —dijo mientras se tambaleaba bajando los escalones con Alexion—, tu gusto en amigos rivaliza con el mío propio. Ahora sabes por qué no tengo ninguno a quien confiarle mi espalda. Alexion no habló mientras ella lo ayudaba a entrar en su coche. Su cabeza estaba llena del sonido de una mujer gritando por ayuda. Por instrucciones. Resonaba a través de él violentamente, haciéndolo sentir náuseas y mareo. Apenas podía enfocar los ojos. Si sólo la mujer dentro de él dejara de gritar durante unos minutos para que él pudiera pensar otra vez. Nunca había sentido nada como esto antes. No era asombroso que Acheron tuviera tantos dolores de cabeza. ¿Cómo logró adaptarse él? Alexion sólo tenía una voz con la que contender. Acheron tenía millones. —Estarás bien, Alexion. Él sintió la mano de Danger sobre su cara caliente. Que ella lo estuviera ayudando… Eso lo atravesó como una bala, rompiendo algo profundamente adentro. Nadie nunca lo había ayudado así. Ni siquiera Acheron. Por supuesto, él nunca había estado enfermo así desde que había muerto. Como hombre, sólo tenía a su esposa para preocuparse por él, y ella había sido inútil para él siempre que estuvo enfermo. Habiendo tenido que cuidar de sus padres enfermos durante años antes de sus muertes, Liora sólo había procurado escapar de él siempre que la necesitaba. Y aunque Kyros lo ayudara en la batalla, no era tierno al hacerlo, lo que probablemente fue buena cosa. Aún más, Danger no huyó. Fue amable y suave. Y en ese momento eso lo significó todo para él. Danger no sabía qué hacer para aliviar el dolor de Alexion. Volvió a Tupelo tan rápido como pudo, intentando pensar en algo, cualquier cosa, que pudiera ayudar a terminar esto. Lamentablemente, no podía pensar en otra cosa que en encontrar a Stryker y en golpearlo hasta dejarlo sin sentido. Se metió en su garaje y rápidamente salió del coche y corrió hasta el lado de Alexion. Él lucía aún peor ahora que cuando habían dejado la casa de Kyros. Le acarició el húmedo pelo rubio, retirándolo de su frente y secando el sudor. —Vamos, cariñito, tenemos que llegar a la casa. Él asintió antes de impulsarse para salir del coche, luego se dobló sobre sí mismo, como si el dolor fuera severo. Ella siseó comprensiva por el dolor de él. —Sé que te duele, cariño, pero por favor no vomites sobre mis botas nuevas de Manolo Blahnik, ¿sí? Dame una pequeña advertencia primero. Su gemido se convirtió en un sonido medio risa medio dolor que tuvo muy corta vida. Él se apoyó pesadamente contra ella y juntos iniciaron el camino a casa. Pero no fue fácil. Él parecía desequilibrado y siguió tambaleándose mientras caminaban. Encontraron a Keller en la cocina, quien estaba ocupado en lo que parecía la preparación de una cuba de chili. Él los miró con un ceño sombrío. —¿Qué pasó?

116


—Es una larga historia —dijo ella mientras se dirigía al vestíbulo—. ¿Qué haces aquí, de todos modos? Pensé que te dije que te quedaras en casa. —Sip, lo sé, pero vine a hacer una corta visita y aquí estaba esta mujer realmente caliente mirando QVC. Yo no sabía que tenías amigos así que no eran Cazadores Oscuros. Si no hubiera estado en medio de una emergencia, ella lo habría corregido. —¿Por qué estás haciendo chili? —Xirena tenía hambre. Quería algo picante. Alexion siseó cuando ella por casualidad lo golpeó contra la pared. —Perdón –le dijo. Él no contestó. Keller los siguió por la casa, hasta el cuarto de huéspedes, donde ella dejó a Alexion sobre la cama. —Él no luce bien. ¿Va a vomitar o algo? —Espero que no —pero acercó el pequeño cubo plástico de la basura a la cama, por si acaso. Keller estaba totalmente desconcertado. —¿Qué le pasa? —Está oyendo una voz en su cabeza. —¿Es como la que yo nunca escucho porque por lo general me dice que trabar amistad con mujeres desnudas que no conozco es una mala idea? Danger resopló con repugnancia. —TMI, Keller. No quiero conocer todo eso sobre tu depravada vida privada. Él se tomó sus palabras con calma. —En ese caso, tengo una nena caliente esperándome. —Hazte un favor, Keller —le dijo mientras se marchaba—, y no te encariñes demasiado con ella. Él hizo una pausa en la entrada. —¿Por qué? —Ella no es humana. —Sí, bien, tampoco lo eres tú y estoy cerca de ti todo el tiempo. —No, Keller —le dijo Danger, acentuando las palabras—, ella realmente no es humana. Nunca lo fue, nunca lo será. Él frunció el ceño ante eso. —Simplemente mantenla alimentada y feliz —dijo Alexion por entremedio de sus dientes apretados—, y asegúrense los dos de mantener su ropa puesta y de que ella no deja la casa. Keller asintió, luego se fue. Danger se volvió hacia Alexion, que se retorcía del dolor. —¿Puedo conseguirte algo? —Tengo que estar inmóvil y tranquilo. Ella no pensaba señalarle que él estaba lejos todavía de estar bien en este momento. —Bien. Danger dejó el cuarto para conseguir una compresa fría para él. Cuando volvió, Alexion todavía yacía boca abajo sobre la cama. Había pasado mucho tiempo desde que ella había sufrido así por alguien más. Odiaba el dolor que él estaba sufriendo y quería matar a Stryker y Kyros por eso. Tocó su fuerte hombro, sintiendo los músculos allí, antes de retirarle el pelo de la cara y colocar el paño en su frente. Alexion abrió sus ojos en cuanto sintió el paño frío sobre su frente. Nunca había visto algo más hermoso. Ella era exquisita. 

TMI, sigla utilizada en Estados Unidos e Inglaterra como slang en Internet. Es un término humorístico para hacerle entender a otro usuario que está revelando demasiado de sí mismo y que la información es demasiado íntima...

117


Sus ojos oscuros le mostraron más preocupación e interés que el que él hubiera visto alguna vez antes y probablemente después de esta noche… Él no se atrevía a confiar en alguien. ¿Cuántas veces en su vida tenía que ser traicionado antes de que aprendiera su lección? No era asombroso que Acheron lo mantuviera alejado de la gente. Después de todo este tiempo, era todavía un ingenuo. Tenía que ser uno de los peores jueces de carácter que alguna vez hubiera nacido. ¿Cuándo aprendería? Y aún así, una parte de él que no se atrevía a escuchar, deseaba confiar en Danger. Ella había atacado en su nombre. Lo había mantenido a salvo. Pero también lo hizo Kyros. Incontables veces cuando habían sido humanos. Él hasta había llamado esta noche para advertirlo y de todos modos lo había traicionado. No, Danger lo ayudaba ahora porque habían dormido juntos. Esto no significaba que ella tuviera sentimientos por él. O que mañana no la encontraría del lado de sus enemigos. ¿Cuántas veces en el pasado él había pensado que un Cazador Oscuro estaba a salvo, y luego en el último minuto, él o ella había decidido luchar contra Acheron y morir? No se podía confiar en nadie. Y de todos modos la voz de la mujer en su cabeza gritaba por piedad y liberación. —¡Cierra la maldita boca! —gruñó tanto mentalmente como en voz alta. Ahora ella comenzó a gritar con un gemido perforante que atravesaba su cabeza como un machete. La agonía de esto era totalmente distinta a cualquier cosa que alguna vez hubiera experimentado. ¿Cómo infiernos los Daimons soportaban esto? Alexion gimió por el dolor mientras se encogía sobre sí mismo en posición fetal, intentando hacer que se detuviera. Apretó la palma de su mano contra su ojo derecho y de todos modos su cabeza palpitó por los aullantes gritos de la mujer. Danger se deslizó lentamente en la cama con él y lo sostuvo cerca, meciéndolo con cuidado. Ella pasó sus manos por su pelo, haciendo titubear su resistencia hacia ella. Ninguna mujer jamás lo había sostenido de este modo. Ni siquiera su madre. Este era el momento más tierno de su vida. Y el más doloroso. Danger apoyó su mejilla contra la coronilla de rubio pelo de Alexion. Se sentía tan bien estar cerca de un hombre que conocía. Las curvas de su dura espalda masculina presionando contra sus pechos y muslos, recordándole como eran de diferentes sus cuerpos. Él era todo fuerte acero. Carne endurecida. Piel áspera. Y ella adoraba la sensación de eso. La sensación de él. Solamente deseaba saber cómo poder ayudarlo a pasar por esto. Inclinándose hacia adelante, Danger inhaló su cálido olor cantando un viejo arrullo francés que su madre solía cantarle siempre que estaba alterada. Cómo deseaba poder silenciar la voz dentro de él. Arrastró la mano por su mejilla, dejando que las patillas cosquillearan en su palma. Había algo increíblemente íntimo en este momento, aun cuando ambos estuvieran completamente vestidos. —¿Danger? Mentalmente maldijo a Keller mientras él abría de golpe la puerta de su cuarto, pero no se separó de Alexion. —¿Sí? —Tienes una llamada de Rafael y él dice que tienes que contestar ahora mismo. Dice que es urgente. Mejor que lo fuera. Condenado hombre y su sentido de la oportunidad. Uno pensaría que un pirata sabría cuándo dejar a alguien solo. En un tiempo, su vida había dependido de tales instintos. —Ahora voy —se separó de mala gana de Alexion—. Volveré enseguida —le dijo suavemente en su oído.

118


No estuvo segura si él la oyó o no. Con el corazón pesado, lo dejó sobre la cama y fue a tomar la llamada. —Bien —dijo Alexion después de unos minutos, intentando dirigirse a su nueva alma. ¿Qué diablos? Él no tenía nada que perder y quedarse aquí en la cama hasta que ella muriera no parecía productivo para ninguno de los dos—. Si quieres ser libre, señora, tú y yo tenemos que hacer un pacto. —Ella siguió aullando—. Mujer, escúchame —gruñó en voz alta—. Ni siquiera puedo funcionar si no dejas de hacer eso. Vas a conseguir que ambos nos matemos a no ser que consigas controlarte. —Quiero ir a casa. ¿Dónde estoy? ¿Por qué estoy aquí? ¿Quién es usted? ¿Por qué está tan oscuro? No entiendo qué me pasó. Tengo que ir a casa ahora. ¿Por qué no puedo ir a casa...? Las preguntas de ella le llegaron en rápida sucesión. Tantas que él apenas pudo concentrarse en alguna de ellas. —Si un Daimon puede hacer esto, yo también puedo —gruñó él, obligándose a sentarse. El cuarto osciló a su alrededor. Sacudió la cabeza, intentando aclararla. Tenía que tomar el mando de esta situación. Debía hacerlo. —¿Quién eres? —le preguntó a la mujer. —Carol. El aullido disminuyó un grado, como si ella estuviera intentando contenerse. —Bien, Carol. Todo estará bien. Lo prometo. Pero tienes que calmarte y estar tranquila un ratito. —¿Quién eres? ¿Por qué me dices que esté tranquila? ¿Cómo contestaba eso? —Esto es una pesadilla que estás teniendo. Si descansas silenciosamente un ratito, mejorará. —¡Quiero ir a casa! —Lo sé, pero tienes que confiar en mí. —¿Esto es realmente una pesadilla? —Sí. —¿Esto mejorará? —Sí. Para su alivio, ella se calmó. Alexion respiró profundamente mientras su visión se aclaraba un poco. Podía oír el alma crujiendo en su interior, pero al menos no lloraba ni gritaba más. Frotando sus ojos, él siguió respirando profundamente, y esperó que Carol se quedara tranquila un rato. Se levantó despacio de la cama y se quitó de una sacudida su abrigo. Stryker le había dado sólo unos días para vivir o el alma de Carol moriría… No había ninguna opción. Tendría que matarse para liberarla. Pero tenía mucho trabajo que hacer hasta entonces. Era momento de que pusiera toda la insensatez con Danger detrás de él. Estaba aquí para hacer un trabajo. Y gracias a Stryker, esta sería la última cosa que volviera a hacer. Después de colgar, Danger se tomó un minuto para comprobar a Keller y Xirena, quienes parecían llevarse a las mil maravillas. Estaban mirando una película y comían el chili mientras Keller hablaba kilómetros por minuto. Al parecer la demonio no compartía la necesidad de Danger de silencio para mirar la TV. Satisfecha con que la demonio no fuera a comerse a su Escudero, Danger se volvió para dirigirse al cuarto de huéspedes. Abrió la puerta silenciosamente, esperando encontrar a Alexion todavía sobre la cama.

119


Su mandíbula se aflojó cuando lo encontró en el escritorio, escribiendo lo que parecían ser apuntes. —¿Estás bien? —le preguntó, entrando despacio en el cuarto. Él asintió mientras seguía escribiendo. Danger se acercó sólo para comprender que estaba escribiendo en griego. —¿Qué estás haciendo? —Nada. Ella frunció el ceño ante su laconismo. Había algo muy diferente en él ahora. Era como había sido la primera noche que se habían encontrado. Cortante. Insensible. Distante. Incluso el aire alrededor de él era frío. —¡Hey! —dijo ella, estirándose para detener su mano. Esta, también, era fría, helada—. ¿Qué pasó? Él la miró, su cara sin expresión, como una piedra. —No estoy aquí para hacer amigos, Danger. Estoy aquí para entregar un ultimátum. Te necesito para llamar juntos a los Cazadores Oscuros en esta lista. Él le dio la primera hoja de papel. —No puedo leer... —antes de que pudiera terminar la frase, la escritura cambió del griego al inglés—. ¡Wow! Eso fue impresionante. —Danger vio que él todavía continuaba apuntando cosas—. ¿Qué es eso de ahí? —Mi propia lista personal. El ceño de ella se hizo más profundo, sobre todo después de que echó un vistazo sobre los nombres en su papel y encontró que uno en particular faltaba. —¿Dónde está Kyros? —Alexion no contestó. Danger agarró su mano y esperó hasta que él la mirara—. ¿Qué es lo que pasa contigo? —Me estoy poniendo a trabajar. Si Stryker estaba diciendo la verdad, y en esto creo que la decía, sólo tengo tres días para encontrar a los Cazadores Oscuros que están en la cuerda floja y convencerlos de volver del lado de Acheron. —¿Y Kyros? Sus misteriosos ojos verdes estaban tan apagados y fríos como su piel. —Lo doy por perdido. Ella sacudió su cabeza incrédula. —No puedes hacer eso. Ustedes eran amigos. —Sí, éramos amigos. Ahora somos enemigos. Ella estaba horrorizada por sus palabras. —¿Cómo podrías...? —No tengo a nadie en este mundo en quien pueda confiar —dijo él severamente, lastimándola profundamente al incluirla a ella en la lista después de todo lo que había hecho por él. Dios querido, hasta le había dado su confianza y eso era algo que no hacía con ningún hombre. —Nunca debería haber intentado salvarlo —dijo Alexion—. Artemisa tiene razón, la compasión es para el débil. —¿Así que es así? —preguntó ella, asqueada por su repentino cambio—. ¿Vas a renunciar a tu mejor amigo? —No estoy renunciando. Me estoy muriendo. Tengo un alma dentro de mí que tendrá que ser liberada en... Danger estrechó sus ojos dos segundos antes de sacar la daga de su bota y hundirla directamente en el corazón de Alexion. Él estalló.

120


Capítulo 17 Dos segundos más tarde, Alexion estaba otra vez en forma humana, de pie frente a Danger, quien esperaba con las manos sobre sus caderas. Él palmeó su pecho como si no pudiera creer que había vuelto. Estiró su mano y la colocó sobre el escritorio de Danger. —¿El alma dentro de ti se ha ido para siempre? —preguntó ella. Él cabeceó lentamente—. Bueno. Ahora puedes dejar de ser un idiota total —ella se dio la vuelta para marcharse. Alexion la atrapó y tiró para detenerla. No podía creer que tuviera su cuerpo otra vez. —¿Cómo sabías que había que hacer eso? —No lo sabía. Sólo estaba adivinando. Pero fue algo que pensé mientras estaba abajo hablando con Rafe. La primera regla de ser un Cazador Oscuro es apuñalar al anfitrión del alma para liberarla. Stryker dijo que tenías que matarte, lo que haría que murieras permanentemente, él convenientemente omitió qué pasaría si alguien más “te matara”. Alexion estaba todavía horrorizado. Eso era verdad. Siempre que un Cazador Oscuro apuñalaba a un Daimon y su cuerpo se desintegraba, las almas robadas siempre retornaban a su sitio de descanso. Ella se rió amargamente. —Soy una católica fiel. Mi madre solía distinguirse en pecados de omisión. Creciendo con ella, aprendí temprano a escuchar lo que decía, no lo que yo oía. Y sobre todo, a prestar atención a lo que no decía. Ya que Stryker puso el alma dentro de ti durante tu regeneración, quise creer que si otra persona volvía a apuñalarte y volvías a regenerarte, te liberaría. ¿Por qué otra cosa él habría dicho que tú tenías que apuñalarte? Alexion estaba completamente anonadado a tantos niveles, que ni siquiera sabía dónde comenzar. Parte de él quería estrangularla, pero la otra estaba impresionada por el hecho de que ella hubiera deducido correctamente la lógica de Stryker. —No estaba siendo un idiota —dijo él ásperamente, volviendo a su insulto anterior. Ella le lanzó una seca mirada. —Sí, lo eras. —No —dijo él francamente—, sólo soy lo que soy. Estoy aquí para... —Lo que eres, Alexion —dijo ella, interrumpiéndolo—, es un hombre cariñoso. Él sacudió su cabeza, negándolo. —Yo soy el Alexion. Mi único objetivo es proteger a Acheron. Ella colocó su mano sobre su mejilla. —No era una entidad fría, insensible la que durmió conmigo anoche y no fue un insensible “otro” el que pareció dolido cuando Kyros lo traicionó. Todavía eres humano. —No —insistió él enfáticamente—, no lo soy. Ella se puso en puntillas y atrajo su cabeza para poder besarlo. La frialdad de su piel inmediatamente desapareció mientras él le tomaba la cara en sus manos y besaba sus párpados. Ella podía sentir los latidos del corazón de él aumentar mientras su lengua acariciaba la de ella. Danger se retiró. —No eres insensible o poco cariñoso. Dudo que alguna vez lo hayas sido. La cabeza de Alexion giró ante sus palabras y en reacción a su beso. Era verdad. Cerca de ella, él era completamente diferente. Se encontraba sintiendo

121


cosas que no había sentido en incalculables siglos. Para el momento en que ella había entrado en su vida, él había comenzado a dudar que pudiera volver, realmente, a sentir otra vez. Con ella, lo hacía. ¿Cómo podía ser? —Nunca podrá haber nada entre nosotros, Danger. —Lo sé —él oyó el dolor de su voz—. Soy una chica grande, Ias, y puedo ocuparme de mí misma. Pero tú… tú tienes que terminar con esa actitud destructiva conmigo. No me gusta. Él frunció el ceño ante sus palabras. —¿Por qué me llamas Ias? —Porque Ias es el hombre que considera a una demonio su hija y fue Ias quien me despertó esta noche haciéndome cosquillas en la mejilla con una rosa. —Pero también soy el Alexion. Ella le ofreció una risa que derritió lo helado de toda su existencia. —Hay un lado duro en todos nosotros. Está agradecido; fue mi lado duro el que te clavó la daga hace unos minutos. Él se rió de eso, y después se puso serio. —No sé que sentir cuando estoy contigo. —Sip, yo estoy confundida también. No puedo creer que esté a punto de ayudarte a colgar a mis amigos. —No estoy tratando de colgar a nadie, Danger. —¿No? ¿Entonces qué pasa con la lista de desahuciados que tienes ahí? Él echó una mirada al papel donde había estado escribiendo. —Esa no es una lista de nombres. Es una lista de reglas para Keller, así la demonio no se lo come. Danger se rió de él. Déjenlo a Alexion para pensar en eso. —Sabía que debería haber estudiado griego en la escuela. —Agradeciendo que él estaba otra vez casi "normal", ella tomó su mano en las suyas. Estaba todavía caliente—. ¿Somos amigos otra vez? —Sí, creo que lo somos. —¡Akri! Ash se dio vuelta en su cama mientras oía a Simi corriendo por el pasillo fuera de su cuarto en Katoteros. Ella pasó como un rayo a través de la puerta, luego se lanzó en su cama. Acheron gruñó cuando ella aterrizó sobre él para después sentarse pesadamente sobre su pecho. —Estaba durmiendo, Sim. —Lo sé, pero escuché a Alexion gritando otra vez. La Simi quiere ir a verlo, akri. ¡Déjame ir! Por favor. Ash sintió el tan familiar nudo en sus entrañas mientras luchaba consigo mismo para no concederle ese deseo. Pero no podía. Las últimas dos veces que había dejado salir a Simi sin él habían sido desastrosas. En Alaska, casi había muerto, y en Nueva Orleáns… Eso era algo en lo que todavía no podía pensar sin que su mal carácter hiciera erupción. —No puedo, Simi. —¿Por qué no? Él suspiró pesadamente. —No puedo interferir con su destino. Sabes eso. Este es su momento y si le contesto probablemente haré todo lo que esté pidiendo. Entonces, por nuestro bien, he apagado su voz en mi cabeza y te aconsejaría que hicieras lo mismo. Ella hizo un puchero mientras sacaba la sfora de su monedero rosa con forma de ataúd. —Al menos has que funcione para que pueda verlo.

122


—No. Ella le gruñó. —Pero, ¿y si se ha hecho daño? ¿Si se muere? —la cara de ella palideció—. No puedes dejarlo morir, akri. No puedes. La Simi quiere a su Alexion. Él se estiró hasta acariciar su largo pelo negro y retirarlo de su cara. —Lo sé, edera —dijo él, usando la palabra cariñosa Atlante para "bebé precioso”—. Pero su destino está en sus manos, no en las mías. No lo cambiaré. Su puchero aumentó. —Tú controlas el destino. Todo el destino. Puedes hacer todo bien. Por favor, hazlo por tu Simi. Eso era más fácil de decir que hacer. Él era un ejemplo vivo del desastre que venía de intentar interferir con el destino de alguien. Su vida entera, tanto como hombre como dios, había sido destruida a causa de gente que manoseó su "destino". Él nunca haría semejante cosa a alguien más. —Sim, eso no es justo y lo sabes. —No es justo oír a Alexion en mi cabeza y ser incapaz de ayudarlo. Él no se oye bien, akri. Creo que esa gente está siendo mala con él. Deja que la Simi vaya a comerlos. Ash cerró sus ojos e intentó ver el futuro para Alexion y así poder darle alguna tranquilidad a Simi. Pero no había nada para ser visto excepto negra niebla. Maldición. Odiaba no poder ver el destino de quienes amaba, más que lo que podía ver el propio. Pensó en llamar a Átropos, quien era la diosa griega a cargo de cortar el hilo de la vida que gobernaba a los humanos. Ella sería capaz de decirle si Alexion moriría. Pero él sabía que no debía convocarla. Ella lo odiaba apasionadamente. Ninguna de las Destinos griegos le diría nunca nada del futuro. Le habían vuelto sus espaldas hacía siglos. Para ellas él estaba, desde hacía mucho, muerto y olvidado. —Sólo tendremos que esperar y ver qué pasa. Simi frunció los labios y le lanzó un sonido vulgar, luego se levantó para irse. Cerró la puerta con un golpe al salir. Ash frotó su cabeza mientras el sonido rebotaba en el cuarto. Ya que sus emociones no estaban ligadas a los Cazadores Oscuros de Mississippi, él sabía quién de ellos viviría y quien moriría. Esto le entristecía enormemente, y todo lo que podía hacer era esperar que Alexion fuese capaz de apartarlos de sus destinos a tiempo. Sólo su libre voluntad podría cambiar lo que él vio para ellos. Eso fue por lo que había enviado Alexion a Danger. Desde el día que había comenzado a entrenarla, había tenido debilidad por ella. La pequeña francesa cubría su sensible corazón con una capa de arsénico para mantener a los otros a distancia, pero él sabía lo que ella ocultaba a los otros. Era una buena mujer a la que le habían jugado una mala pasada. La última cosa que él quería era verla muerta. Y aún así sabía en su corazón la inutilidad de desear lo que podría haber sido. Los días de Danger estaban extremadamente contados, y a menos que ocurriera un milagro, no había nada que ninguno de ellos pudiera hacer para ayudarla.

123


Capítulo 18 Los estaban, realmente, blanqueando y sin un bateador sustituto a la vista . Danger suspiró profundamente mientras volvían a su casa. Habían pasado las últimas horas buscando a los Cazadores Oscuros en el área sólo para averiguar que la mayoría de ellos tenía algún rencor personal contra Acheron. Concedido, había veces en que ella se sentía un poco molesta con sus ambigüedades también, pero esto era ridículo. Ellos le echaban la culpa por estar clavados en Mississippi (lo que a ella personalmente le gustaba). En verdad no era un mal lugar para vivir. Es cierto que era caluroso en verano, pero se podía encontrar mucha belleza aquí. También lo culpaban por no hacer mejor su inmortalidad. Lo culpaban por toda clase de asuntos que fueron básicamente decisión de ellos, no de él. Lo peor era el hecho de que ella sabía que Acheron podía leer sus mentes. No por nada él no visitaba el lugar más a menudo. ¿Cómo podía seguir dejando que Artemisa usara a los Cazadores Oscuros contra él cuando ellos maldecían todo sobre él? Este hombre tenía más fortaleza que ninguno que ella hubiera conocido nunca. Personalmente, ella les diría adiós a todos, y que fueran a encontrar su propio paraíso privado. El hecho de que no lo hiciera… Él era un santo o un masoquista. Quizás un poco de ambos. —No puedo creer su rencor —le dijo a Alexion mientras él cerraba su puerta trasera—. ¿Quién sabía que Squid tenía deseos de morir? A diferencia de ella, él lo tomó todo con un estoicismo nihilista. Era cierto, comparado con otros, él era helado y sin ninguna emoción. Las palabras de ellos no lo enfadaron del modo que lo hicieron con ella. Él simplemente se quedó ahí y escuchó mientras ellos lo denostaban. Alexion se encogió de hombros mientras encendía la luz del pasillo para ella. —Esto pasa más de lo que tú creerías. Si puedo salvar al diez por ciento, es una buena noche. Ella no quería un índice del diez por ciento de supervivencia. Quería el cien por cien. Pero Squid se les había echado encima al minuto que habían comenzado a hablar de Acheron. Gracias a Dios ella había sido capaz de convencer a Alexion para que no llevara allí su abrigo blanco. No quería saber lo que el enojado ex—pirata les habría hecho si hubiera sospechado que Alexion era el destructor que Kyros profetizaba que era. Squid se había negado completamente a escuchar. Condenado fuera por su obstinación. —Sabes, creo que tenemos que trabajar en tu discurso. Alexion arqueó una ceja. —¿Qué hay de malo en mi discurso? Ella se adelantó hacia su sala de estar. —Bueno, pienso que fue la parte del “si no” que nos perdió con Tyrell. ¿Alguna vez has notado que los Cazadores Oscuro no son precisamente la clase de tipos para el “si no”? Son del tipo que harán lo opuesto de lo que tú quieras o se 

La frase tiene que ver con el juego de béisbol: Si un equipo está perdiendo por que no batearon un mísero hit puede hacer entrar a un bateador emergente / sustituto para batear, pero nuestros protagonistas no tienen a nadie a quien recurrir. (Gracias Nebe por la explicación)

124


romperán las tripas intentándolo. Se condenarán a sí mismos sólo por rencor a ti por lo que no les has dicho. Él frunció el ceño. —¿Qué me harías decirles? “¿Hola, estoy aquí para ser su amigo? ¿Vamos a sentarnos, tomar una taza de café y conversar?” Ella se rió de esa imagen. Sí, Alexion definitivamente no era el tipo de sentarse y “conversar". Pero claro, tampoco lo eran los otros. En su mayor parte, los Cazadores Oscuros eran de la clase de bebedores de cerveza, y peleadores de bar. Estaban más propensos a resolver el asunto a puñetazos que a conversar. —No —dijo ella seria—. Pero puedes intentar ser más agradable con ellos. Esa familiar curiosa expresión apareció en la cara de él. —No necesito ser más agradable para ellos. Sólo necesito averiguar de qué lado de la cerca van a caer. Los únicos de los que tenemos que preocuparnos son de los que están indecisos. Tyrell aún puede volver en sí. —No sé. Tuvo un muy creativo uso del lenguaje cuando te dijo que desaparecieras. —Por otra parte, él podría ser un hueso duro de roer. Ella sacudió su cabeza mientras subía las escaleras hacia el cuarto de computación para encontrar a Xirena dormida sobre el sofá. No había rastros de Keller. Danger sacó el teléfono celular de su bolsillo y lo llamó sólo para descubrir que él se había marchado hacía unas dos horas y se había ido a casa a dormir. —Lamento despertarte. Sólo estaba preocupada. Buenas noches, Keller. Él le deseó las buenas noches, luego colgó. Alexion se movió para pararse detrás de ella. Se inclinó sólo ligeramente para poder inhalar su olor a magnolias y mujer. Su cuerpo se irguió y se encendió en reacción, pero claro que siempre tendía a mantener una erección en su presencia. Todo sobre ella encendía sus hormonas. Y no era sólo que estuviera cachondo. Era más la atracción que sentía por ella que eso. Le gustaba. Pero más que eso, la respetaba. Era una mujer inteligente, valerosa. En resumen, era un tesoro. Ella dio un paso hacia atrás, entrando en sus brazos, y apoyó su cabeza contra su hombro para poder levantar la mirada hacia él. Sus ojos eran oscuros e indagadores. Algo en esa mirada lo atravesó, haciendo latir su corazón. ¿Era Danger su salvadora o su perdición? El pensamiento lo aterrorizó. Pero ella lo había hecho vivir otra vez cuando no tenía nada más. Había despertado otra vez sus emociones, lo había hecho preocuparse… Sobre todo, ella lo había hecho ansiar. En más de nueve mil años nada había nunca llegado así de cerca de hacerlo sentirse humano. Había veces cuando estaba cerca de ella que juraba que casi podía sentir el gusto otra vez. Deseaba que ella lo aturdiera. Sobre todo, deseaba que ella lo tocara. Él colocó su mano contra la mejilla de Danger antes de bajar su cabeza para besarla. Ella gimió profundamente en su garganta y hundió la mano en su pelo mientras se daba vuelta en sus brazos. Alexion gruñó ante la dulzura de su beso mientras su corazón corría fuera de control. Separándose, la tomó en sus brazos y la llevó a su cama. No debería estar haciendo esto otra vez. Todo iba completamente mal con esta misión y aún así ella hacía todo soportable. De algún modo no parecía tan malo con ella aquí. Danger suspiró mientras él la posaba sobre la cama, luego se unió a ella. ¿Qué había con respecto a él que la hacía chisporrotear? Esta noche había sido un desastre, en más de un modo y aún así, estar aquí con él estaba bien.

125


No tenía sentido. Ella sólo deseaba que él la sostuviera, hacerlo ahuyentar el mundo entero hasta que no hubiera nada más que ellos dos. Nunca había sentido nada parecido a esto antes. Danger se elevó para capturar sus labios mientras él comenzaba a desabotonar su camisa. Alexion amasó su pecho con su mano, lenta y suavemente. Ella restregó la mejilla de él con la suya, amando el modo en que sus patillas raspaban su piel. Eso envió escalofríos todo a lo largo de ella. Incapaz de soportarlo, ella tiró de su suéter de cuello vuelto por sobre su cabeza para poder pasar sus manos sobre los tensos músculos. Envolvió sus piernas alrededor de su cintura y lo apretó con fuerza. Él se rió en su oreja. —¿Estás bien? —susurró. —Sí. Pero quiero comerte entero. Él se rió otra vez. —Es bueno que no seas un Caronte. De otro modo, podría asustarme. —Sí, pero yo tengo colmillos… La respuesta de él fue otro beso profundo, apasionado, mientras desabrochaba su sostén. Se retiró para tomar su pecho en su boca. Danger arqueó la espalda mientras se deleitaba con la sensación de su lengua complaciéndola. Deseando probarlo también, ella rodó y lo inmovilizó sobre la cama. Él la miró socarronamente mientras ella se retiraba y gateaba bajando por su cuerpo. Alexion rechinó los dientes ante la visión de Danger haciéndole el amor. Ella lucía depredadora y salvaje, y eso lo atravesó como una lanza caliente. Ella sonrió con maldad mientras tiraba de sus botas y calcetines para sacárselos. Él comenzó a sentarse, sólo para que ella lo volviera empujar hacia atrás. A él nunca le había gustado que una mujer tomara el control, pero con Danger era diferente. Él disfrutaba del modo en que ella lucía mientras se acercaba a su cremallera. Yaciendo de espaldas, la miró quitarle los pantalones y su miembro saltó al quedar libre. Ella siseó al verlo antes de arrastrar su suave, fresca palma desde la base hasta la punta. Fue un esfuerzo no correrse ante la pura belleza de eso solo. Mordiendo su labio, ella lentamente tiró de sus pantalones bajando por sus piernas. Sin embargo no le dejaría sentarse. Lo empujó otra vez hacia atrás. —Quiero mirarte —le dijo obstinadamente mientras tiraba del resto de su ropa. El corazón de él aporreaba al ver su pálida belleza. Era exquisita. Ella levantó su pie hasta rozar la planta con tierno cuidado. Ondas de placer lo recorrieron, hasta que le dio un pequeño mordisco en la carne de allí. —Me estás matando, Danger —él respiraba desigualmente. —Hay una razón para que mi gente lo llame la petite mort. Alexion comenzaba a entenderlo perfectamente, especialmente cuando ella lo tomó en su boca. No podía recordar la última vez que una mujer lo había tocado de esta forma. Pero una cosa era segura, él nunca lo había disfrutado tanto como lo hacía ahora. Gruñendo de satisfacción, él tomó su cara con su mano mientras ella le daba completa satisfacción. Danger gimió con el gusto salado de él. Realmente quería devorarlo, pero tenía que procurar no hacerle daño con sus colmillos. Ansiaba el olor y el gusto de este hombre y ni siquiera sabía por qué. Pero tenía que tener más de él. Él sentó de repente y se retiró de su boca. Danger estuvo confundida hasta que él rodó sobre ella, y la puso de espaldas. Él se colocó con sus rodillas en los hombros de ella, luego le separó las piernas para poder probarla también. Danger hundió sus talones en la cama mientras el placer la consumía. Había algo increíble sobre este mutuo compartirse. Esto le probó que Alexion no estaba

126


contento con sólo recibir placer. Él se tomó su tiempo asegurándose que cada parte de ella estaba tan satisfecha como él lo estaba. Había allí afuera demasiados hombres a los que no podía importarle menos una mujer. Estaba agradecida de que él no fuera uno de ellos. Alexion deseaba poder saborearla plenamente. Odió tener sus sentidos embotados. Pero aún así no había modo de evitar el hecho de que adorara a esta mujer. Las manos de ella agarraron las nalgas de él mientras su lengua ejercía su magia sobre él. Él deseaba más de ella. Alejándose, cambió posiciones otra vez para poder hundirse profundamente dentro de ella. Danger siseó en el instante en que lo hizo y recorrió su espalda con sus uñas. Él apenas había comenzado a empujar cuando ella se corrió con tanta ferocidad que casi lo tira. Alexion se rió en su oído mientras disfrutaba el sonido de sus gritos de placer como si ella estuviera cantando. Danger envolvió su cuerpo alrededor del de él mientras continuaba empujando contra ella. Cada empuje la atravesaba, realzando su orgasmo aún más. Ella atrajo los labios a los suyos y lo besó con ferocidad mientras él se movía aún más rápido. Amaba la sensación de tenerlo dentro de ella. La intimidad de contenerlo así. Él era increíble. Danger lo sintió tensarse un instante antes de que se hundiera profundamente para después estremecerse en sus brazos. Sonriendo, ella lo sostuvo cerca mientras su clímax lo reclamaba. Cuando acabó, él se derrumbó encima de ella y la abrazó con fuerza. Danger le retiró el pelo de su cara mientras yacían ahí, perdidos en las secuelas de su pasión. La casa estaba tranquila y silenciosa. Pero su corazón sufría pensando en que él la dejaría. Demasiado pronto debería irse y su vida continuaría hasta la eternidad sin él. —¿Hay algún modo de que alguna vez puedas ser capaz de visitarme después de esta asignación? Él se tensó. —No —ella oyó el pesar en su tono. —¿Por qué no? —Porque incluso si lo hiciera, tú no me recordarías —él se retiró para mirarla—. Es el modo en que tiene que ser. Las lágrimas se anudaban en su garganta, pero ella se negó a dejar que él las viera. —Eso no es justo para ti. Nunca puedes hacer ningún amigo. —No, no puedo. Esto es todo que tengo —él suspiró fatigosamente—. Es todo lo que nosotros tenemos. —No entiendo cómo puedes ser tan imperturbable respecto a esto. ¿Nunca te enfadas por esas estúpidas reglas? Él alejó la mirada y aún así ella vio el dolor en sus ojos. —No, Danger. No lo hago. Créeme, esto es, de lejos, la mejor alternativa. Al menos de este modo tengo alguna felicidad. Ella giró su cabeza para que él pudiera mirarla. —Dime la verdad, Ias. Él suspiró cansado. —Sí, hay veces en que daría cualquier cosa por ser capaz de tener una posibilidad de ser normal otra vez. Tener un momento como cuando era humano y podía comer y sentir. Pero estoy agradecido de tener este tiempo contigo ahora mismo. Tú me haces sentir casi humano. Al menos lo más cerca que he estado de serlo en un largo rato. Ella besó su barbuda mejilla, saboreando la sensación de la áspera sombra contra sus labios. —Deseo que esto pudiera durar. —Lo sé, pero esto me recuerda un término que Acheron usa mucho.

127


—¿Y es? —“Manejar la pena”. Intentas mitigar la pena con el placer que el momento te trajo. —¿Eso funciona? Alexion resopló. —Para nada. Al menos no para mí. Aunque Acheron parece llevarlo bien. Al menos él aparece arreglárselas bien con sus penas la mayor parte de los días. Ella frunció el ceño. —¿De qué tiene Ash que lamentarse? —Estarías asombrada. —¿Y en cuanto a ti? —preguntó ella, necesitando conocer la respuesta—. ¿Cuál es tu mayor pesar? Su mirada la quemó con su intensidad. —Que no hayas nacido hace nueve mil años. Las lágrimas resbalaron de sus ojos con las palabras que ella nunca había pensado oír de él o de cualquier hombre. —Desearía que nos hubiéramos encontrado cuando ambos éramos humanos —susurró ella. —Sí, pero probablemente me habrías matado entonces. Resoplando, ella se ofendió por lo que él dijo. —¿Cómo puedes pensarlo? Sus ojos verdes le tomaron el pelo. —Me has apuñalado dos veces desde que nos encontramos por primera vez. Eso parece ser un mal récord para mí —él sacudió la cabeza—. Debe haber algo realmente mal conmigo para que todas las mujeres que amo quieran matarme. Danger no estaba segura de cuál de los dos estaba más asombrado por las palabras de él. —¿Qué? Él se separó inmediatamente y comenzó a salir de la cama. Danger lo detuvo. —Háblame, Ias. —No me llames Ias, Danger. No soy más ese hombre. —No, tú eres el hombre al que dejé entrar en mi cama, y créeme, eso es una hazaña. No hubo muchos a quien haya hecho pasar por mi puerta de calle — ella lo retuvo a su lado aun cuando él estaba intentando alejarse—. Ahora termina lo que empezaste. —No importa lo que siento. Ni siquiera lo que pienso. El tiempo es limitado para nosotros dos. —No, Alexion, es importante para mí. Quiero la verdad de ti. Lo merezco. La desdicha frunció su frente. —¿De qué sirve la verdad? En serio. ¿Qué bien nos hace? Pero ella no estuvo de acuerdo. Tenía que saber si él pensaba lo que dijo. —¿Tú me amas? Él alejó la mirada y ella tuvo su respuesta. Liberándolo, Danger se sentó con un nudo en la garganta mientras las emociones se arremolinaban en ella. Nunca había pensado en tener a otro hombre diciéndole esto. Nunca. Pero lo que más la sorprendía era lo que ella sentía por él a cambio. Era caliente y aplastante y la llenaba tanto de alegría como de miedo. Ella lo atrajo contra sí y puso su cabeza sobre el hombro de él. —Yo también te amo, Alexion. Ella sintió el tic de su mandíbula contra su cuero cabelludo. —Es una relación imposible. Lo sabes, ¿verdad? —Lo sé —dijo ella—. Y cuando llegue el momento, te besaré en la mejilla y te diré adiós. No pediré que te quedes y no lo haré difícil para ti. Lo prometo.

128


Alexion rechinó los dientes ante sus palabras. Pero eso no era lo que él deseaba. Él deseaba… Maldito seas, Acheron. Sobre todo, se maldecía a sí mismo. Si él no hubiera sido tan estúpido de ir con su esposa tan pronto después de hacer el pacto con Artemisa, todavía tendría una posibilidad de ser humano otra vez. Acheron sería capaz de hacer un trato por su alma… Por otra parte, si él no hubiera querido volver con su esposa tan desesperadamente, Acheron no hubiera hecho el pacto con Artemisa que permitía a los Cazadores Oscuros ser libres. Ninguno de ellos tendría una posibilidad de liberarse de su servicio. Su vida y alma habían sido sacrificadas por un bien mayor. Un día, Danger podría ser libre otra vez. Sin mí… Eso era verdad. Para él no había ninguna salida. Ningún futuro que incluyera a Danger o cualquier mujer. No es que él quisiera a cualquier otra mujer. Ella era la única que alguna vez amaría. Lo sabía. —No debería haber venido aquí para salvar a Kyros —dijo él en un tono ronco—. Kyros está tan bien como muerto y todo lo que he hecho es crear recuerdos que sólo pueden servir para sufrir en los siglos por venir. Pero al menos ella no conocería el pesar. Ella no sentiría su dolor. Él apretó su mano sobre el pelo de Danger. —Seré capaz de verte, incluso hasta podría pasarte en la calle y tú nunca sabrás quién o qué soy. Seré un extraño. Las lágrimas llenaron sus ojos oscuros. —No quiero olvidarte, Alexion. Jamás. —No tienes opción. Sabes demasiado sobre Acheron ahora. Él nunca te permitirá mantener tus recuerdos intactos. La cólera brilló bajo sus lágrimas. —No me interesa lo que él haga. No te olvidaré. De algún modo voy a recordarte, lo sé. No me importa lo poderoso que él sea, no me hará olvidarte. Él deseaba poder creer eso, pero lo sabía bien. —Tienes que dormir algo, Danger. Tenemos una larga noche por delante. Ella asintió. —¿Tú vas a dormir también? —En un segundo. Descansa. Ella lo soltó para echarse sobre la cama. Alexion se levantó y se vistió mientras pensamientos y pesares susurraban por él. Apartándolos, fue a ver Xirena, quien estaba todavía dormida sobre el sofá. Sus pies estaban apoyados sobre el respaldo mientras su cabeza colgaba del borde. Un brazo caía sobre su cabeza y yacía sobre el piso mientras el otro estaba cruzado sobre su pecho. Sonriendo ante la postura tan parecida a la de Simi, él agarró la manta de la butaca y la cubrió. Su tiempo aquí en Mississippi definitivamente había sido su asignación más extraña. Pero al menos el tiempo estaba de su lado. Stryker pensaría que él todavía tenía el alma dentro suyo y que eso lo incapacitaba. Hasta el momento en que Stryker esperaba que el alma muriera, el Daimon debería dejarlos solos. Esto le daba unos días para entrar en contacto con otros Cazadores Oscuros, para sondearlos. Él llamaría a los Cazadores Oscuros a una reunión en tres días y luego el destino de todos ellos todos sería decidido. Sus pensamientos volvieron a Kyros y quiso maldecir en voz alta por la injusticia. Kyros estaba perdido para él. Pero encontré a Danger.

129


Y al final, los perdería a ambos. La vida, de verdad, apestaba. —Vigila a Dangereuse. Alexion se congeló mientras la suave, femenina voz susurraba en su cabeza. Si no la conociera mejor, juraría que era… —¿Artemisa? —El Daimon te quiere muerto. Si no puede tomarte, tomará a alguien más. Alexion tragó ante su terrible tono. —¿Por qué estás ayudándome, Artie? Sé que me odias. —No soy Artemisa. Soy sólo una amiga que no quiere ver que Stryker hace daño a alguien más. —¿Entonces cómo lo derroto? —Para derrotar a los invencibles nunca puedes golpear en ellos. Siempre debes golpear en sus corazones. —He intentado golpear en su corazón. Él es un poco veloz con sus pies. —La voz no dijo nada—. ¿Hola? —dijo Alexion, pero se había ido—. Genial —dijo él, apretando los dientes. Stryker iba a hacer un movimiento contra Danger y el único modo de salvarla sería golpear a un dios que no tenía corazón de ninguna clase. —Mierda, estamos jodidos.

130


Capítulo 19 Alexion pasó el día entero vigilando el sueño de Danger. Sentado en la mullida silla de tejido color crema al lado de su cama, completamente absorto por la pálida belleza de ella. Sin defectos. Sin astucia. Sin crueldad interna. Ella nunca haría daño a alguien que amara. En verdad, había muerto intentando salvar a su familia cuando hubiera sido bastante fácil para ella haberles vuelto la espalda y salvarse a sí misma. Eso era parte de por qué la amaba tanto. —No quiero abandonarla —susurró las sentidas palabras sabiendo que al final no tendría ninguna opción. Condenado fuera por no ser capaz de controlar sus emociones en lo que a ella concernía. Todo lo que había hecho fue arruinar su propio futuro. ¿Por qué era así? ¿Por qué tenía que existir semejante dolor en este mundo? El amor debería ser fácil. Debería ser simple. Deberían permitir a una persona encontrar a esa persona sin la cual no podría vivir y simplemente dejarlos seguir el alegre camino del “por siempre jamás”. Pero no funcionaba así. Él estaba vivo, o muerto, prueba de eso. Liora había jurado que lo amaba y mira cómo había resultado. Era difícil confiar en que otra persona no te hiciera daño. Había todavía una parte de él, incluso ahora, que se preguntaba: si pudiera conseguir la libertad, ¿Danger dejaría caer el medallón para salvarse? ¿Su propio dolor personal sería tan grande que ella se ayudaría a sí misma antes que a él? No había ningún modo de conocer la respuesta. Sobre todo ahora. Alexion suspiró. Sabía por Acheron que era inútil insistir en hablar sobre deseos o lo que podría haber sido. Tenía que tratar con el presente y eso significaba mantener a salvo a Danger de lo que fuera que Stryker hubiera planeado. Tenía a Xirena con él ahora. Seguramente los dos eran capaces de proteger a una mujer. ¿No es cierto? Pero cuando tratas con un dios mañoso empeñado en vengarse, no tenía sentido volverse engreído. —Vamos, jefe —dijo por lo bajo—, háblame. Alexion sacudió su cabeza ante la ironía. En el pasado, siempre había odiado que Acheron se hubiera metido en sus pensamientos o espacio. Ahora que lo deseaba, el Atlante estaba en algún lugar donde no se lo podía encontrar. Imagina… —¿Alexion? Él se levantó y fue a la cama donde Danger estaba removiéndose. Ella se estiró y bostezó mientras lo miraba. —¿Siempre te levantas tan temprano? —Sí —dijo él, sin querer que ella supiera que como era más o menos un fantasma, no necesitaba dormir. Su descanso era bastante distinto al de un humano. Ella bostezó otra vez antes de ofrecerle una sonrisa. —¿Qué tenemos en la agenda para esta noche? Él se encogió de hombros despreocupadamente. —Migraña, inutilidad, posible muerte. Lo mismo de cada noche, supongo. Danger se rió. —Eso suena como mi vida, bien —ella echó un vistazo hacia la puerta— ¿Qué está haciendo nuestro demonio?

131


—No he estado en el cuarto de juegos en casi dos horas, pero la última vez que comprobé, estaba metida hasta las rodillas en órdenes de Kirk’s Folly. Buena cosa que Acheron esté cargado. Por otra parte, por el modo en que estas demonios compran, no estoy seguro de que tenga dinero suficiente para cubrirlo. Danger estaba asombrada por sus palabras. Era tan agradable despertarse para ver su hermosa cara sonriéndole. Ella tomó su mano en la suya para poder sentir la masculina aspereza en ella. No sabía qué había en la sensación de la piel de un hombre que la hacía tan atractiva, pero no había forma de negar que ella disfrutaba lo diferente que era de la suya propia. Respiró profundamente contra sus dedos, deleitándose con el caliente, agradable olor de ellas. Sus manos eran poderosas y aún así, tiernas. Maravillosas y deliciosas. Abriendo sus labios, con cuidado mordisqueó su índice. Él siseó en respuesta. —Continúa haciendo eso, y no te dejaré salir de esa cama. —¿Entonces por qué no te unes a mí? —dijo ella, retirando los cobertores para que él pudiera ver su cuerpo desnudo. Ella nunca había hecho nada tan osado con un hombre antes, ni siquiera con su marido. Pero por alguna razón, no le importaba compartirse con Alexion. Su sentido de modestia había volado y no estaba realmente segura de por qué. Los ojos de Alexion lanzaron fuego verde. —Tenemos un trabajo que hacer. —Y tenemos tres días más para encontrarnos con los Cazadores Oscuros, quienes van a insultarte y agraviarte —ella le pasó la lengua sobre la yema del pulgar, luego se retiró—. Ellos no van a ninguna parte. Como tú dices, esto es sólo un ejercicio inútil. Voto que nos tomemos la noche libre y la disfrutemos —ella lamió la parte de atrás de los nudillos de él. Puro placer oscureció su mirada, pero de todos modos se resistió a ella. —¿Con qué propósito? Ella se sentó en la cama y envolvió sus piernas alrededor de la delgada cintura de él, acercándolo. —Has cambiado desde que has estado aquí, Alexion. Cuando llegaste por primera vez eras tan frío y distante. No eres así, ahora. Eres cálido y divertido. No quiero perder esto. No quiero que tú pierdas esto. Alexion tragó. Estaba absolutamente en lo cierto. Ella lo había cambiado. Danger le retiró el pelo de su cara. —Quiero que tengas recuerdos míos que te mantengan caliente después de que te vayas. Esos recuerdos sólo le harían más daño, y aún así su corazón estaba emocionado por la idea. No había tenido una noche de normalidad desde que había sido humano, y por alguna razón, serlo con esta mujer lo hacía ansiarlo brutalmente. ¿Como qué sería? —¿Y qué haremos? Ella le dirigió una burlona sonrisa seductora que lo hizo endurecerse mientras ella arrastraba su mano por el frente de su camisa. —¿Alguna vez has estado en un cine de verdad? Él sacudió su cabeza. Acheron y Simi iban todo el tiempo, pero la última vez que él había estado en el reino humano, las películas no habían sido inventadas aún.

Kirk Folly: famosa marca de productos de bijouterie, ropa, accesorios y otras cosas que toman la magia y sus componentes como modelo.

132


—Entonces esto es lo que vamos a hacer —dijo ella en un tono que le advirtió que no aceptaría un no por respuesta—. Cena y una película … Justo como Jane y Jack. Alexion sacudió su cabeza. —Creo que has perdido la cabeza. Ella estaba desabotonando lentamente su camisa mientras le hablaba. Cada roce de su mano contra su carne enviaba escalofríos por su cuerpo. —Quizás, ¿pero sabes lo que Jack y Jane harían para comenzar su noche? —No tengo ni idea. —la comenzarían con una cegadora ronda de buen sexo. Alexion siseó cuando ella hundió su mano bajo la cinturilla de su pantalón para acariciar su duro miembro. Su cuerpo ya palpitaba y ansiaba el de ella del peor modo. O tal vez fuera el mejor modo. No había realmente nada mejor que sus manos sobre su cuerpo. Nada mejor que la sensación de Danger. Alexion rió mientras ese pensamiento cruzaba su mente. —¿De qué te ríes? —preguntó Danger mientras detenía su dulce tortura. —Sólo tenía un mal juego de palabras en mi mente. —¿Y cuál es? —Que yo vivo por Danger. El corazón de Danger latió más fuerte con sus sentimentales palabras. No deberían complacerla y sin embargo, lo hicieron. Oh, sí, había realmente algo mal en ella. Estaba patas para arriba por este hombre y hundiéndose más profundo cada minuto. —¿Cómo sabes decir siempre la cosa correcta? —le preguntó. —No sabía que lo hacía. —Tienes mi palabra, lo haces. Él cerró sus ojos mientras ella pasaba las yemas de sus dedos sobre la punta de su pene. Ella amaba complacerlo. Pero mientras veía el éxtasis en su cara, eso encendió su deseo aún más. Abriendo su cremallera, deslizó los pantalones de él por sus piernas, luego atrajo sus labios a los suyos para poder probarlo. Su lengua bailaba con la de él mientras hundía sus manos en su grueso, suave pelo. Su duro pene se frotaba contra su estómago desnudo mientras ella se tomaba su tiempo explorando su boca. Delirante por el beso, ella se retiró muy ligeramente. —Adoro el modo en que me tocas —ella respiró contra su mejilla—. Adoro el modo en que hueles. El modo en que me miras… necesito sentirte dentro de mí, Alexion. El ser entero de Alexion estaba en fuego mientras la miraba reclinarse desnuda sobre la cama. Sus muslos estaban extendidos, abiertos en dulce invitación, permitiéndole ver la parte más sensible de su cuerpo. Él se inclinó sobre ella para tomar su pecho en su boca y así poder jugar con su lengua sobre la tensa punta rosada. Su cuerpo era absolutamente celestial. Cerrando sus ojos para saborearla mejor, él bajó su mano para acariciarla suavemente. Sondeó la tierna carne entre sus muslos, separándolos para poder sentir cómo de mojada y lista estaba para él. Era la sensación más dulce que hubiera conocido jamás. Él la masajeó mientras ella le susurraba estímulos en francés. Y cuando él hundió su dedo profundamente dentro, ella arqueó su espalda con un grito de placer. 

Zoe, Duncan, Jack y Jane: Teleserie norteamericana centrada en las aventuras de cuatro amigos de clase alta que viven en la ciudad de Nueva York.  Juego de palabras intraducible: Danger es Peligro y la abreviatura del nombre Dangereuse. Por lo que quiere decir que él vive por el peligro (ella.)

133


Incapaz de soportarlo, retiró su mano para poder entrar en ella. Danger gimió con la gruesa plenitud de Alexion dentro de ella. Él tomó su mano en la suya y se la sostuvo sobre la cabeza mientras empujaba contra sus caderas. Se movió entrando y saliendo, con el más dulce ritmo que latía en ella con dicha absoluta. Danger lo encontró golpe a golpe, ansiando el agridulce placer. Envolvió sus piernas alrededor de la cintura de él mientras la pasión de ambos la alejaba del presente y todos sus miedos sobre el futuro. Hacía tanto tiempo que no se había sentido así con un hombre. Había una conexión con él. Amistad. Más que eso, había amor. Cómo deseaba poder conservarlo. Pero al menos tenía este momento para recordar qué era lo que había perdido. Este momento para fingir que podrían permanecer juntos. Él se movió más rápido, aumentando su placer hasta que ella no pudo soportarlo más. Gritando, Danger sintió su cuerpo astillarse con el éxtasis final. Alexion miró su cara mientras se corría por él. Amaba la visión de ella en la agonía del clímax. Pero más que eso, amaba el modo en que sentía el cuerpo de ella bajo el suyo. Era tan dulce, tan atormentada. Ella lo atrajo para besarlo mientras él la montaba aún más rápido, buscando su propia tajada de cielo. Y cuando él se corrió, gritó el nombre de ella. Se inclinó sobre ella mientras su cuerpo convulsionaba y palpitaba, liberándose profundamente en su interior. Ella arrastró las manos por su espalda, apretándolo a su cuerpo. —Entonces... ¿tuve una buena idea con esto, o qué? Él se rió de su pregunta. —Esto fue una gran idea. Ella meneó sus caderas contra él, dejándole sentir la humedad provocada por el juego de ambos. Fue algo que él saboreó. No tuvieron sexo simplemente, hicieron el amor. Y había pasado demasiado tiempo desde que él había sentido esto. Danger pellizcó su hombro. —¿Alguien alguna vez te dijo que eres un increíble mentiroso? Él se rió. —Bien, nunca lo frasearon exactamente así. Ella lo abrazó con fuerza, luego besó su mejilla. —Eres el mejor, Alexion. Quiero decir eso. —Soy sólo tan bueno como lo es mi compañera. Ella le ofreció una sonrisa que hizo que su estómago se sacudiera. Y el beso que ella le dio por esas palabras volvió todo su cuerpo un fuego. —Tú mantén esto arriba y no te dejaré salir de la cama esta noche. Ella mordisqueó su barbilla. —¿Eso sería tan malo? No, sería el cielo. Alexion ahuecó suavemente su pecho, encantado con la suavidad de la piel, antes de retirarse. Cómo desearía poder amarla del modo que ella merecía. Pero incluso si él pudiera ser humano otra vez, no estaba seguro si alguna vez sería capaz de confiar en el destino con ella a su lado. Estaba tan cansado de lamentar el pasado. Tan cansado de saber que para él nunca podría haber normalidad. —¿Qué ocurre? —le preguntó ella, alisando su ceño con los dedos. —Nada. Danger se retiró. Él no estaba siendo honesto con ella, lo sabía. Su humor había cambiado completamente. Había una tristeza tan profunda en sus ojos que la atravesó. Ella miró como sus ojos volvían a un esmeralda oscuro otra vez. Era extraño cómo cambiaban de color.

134


—¿Tu controlas el color de tus ojos? Él pareció sorprendido por su pregunta. Tal vez él no se daba cuenta que hicieran eso. —¿Huh? —Te cambian de color constantemente —le explicó ella—. Un poco como un anillo del humor. Siempre que estamos cerca de otros Cazadores Oscuros y la noche que llegaste, eran negros. Ahora son de un vibrante verde. ¿Tú lo decides o ellos hacen eso solos? Él sacudió su mano ligeramente. —El negro lo controlo. El verde hace lo que quiere. —¡Ew! —dijo ella, arrugando su nariz—. Eso es un poco repugnante. Él se rió. —Es bueno que tenga un fuerte ego, ¿huh? Ella lo besó sobre la nariz y lo apretó entre sus muslos. —Como hierro fundido. Ahora déjame levantar para que podamos comenzar con nuestra cita. Cita. Era una palabra que Alexion nunca había pensado oír relacionada con él. Moviéndose hacia atrás, la dejó levantar e ir a la ducha mientras él meditaba sobre lo extraño de todo esto. ¿Iba a tener una cita? Había visto esas cosas en las películas y había leído sobre ellas en libros, pero tener en realidad una… Era completamente curioso. Nada de esto es real. No te involucres más con ella. Lo lamentarás más tarde. Tenía sólo tres días más hasta que tuviera que volver. Y luego nunca la volvería a ver. Danger volvió a meter su cabeza por la puerta del dormitorio. Alexion todavía yacía desnudo sobre su cama. Tuvo que admitir que lucía increíble así. Miguel Ángel tendría un día de campo pintando ese divino cuerpo griego. Era absolutamente perfecto en su proporción. Ella nunca había visto a nadie con un mejor par de abdominales o mejores glúteos. Y cuando vamos a sus pectorales y hombros… Ya se estaba excitando otra vez. Pero él seguía pareciendo triste y desesperado. —¡Hey! ¿Quieres unirte a mí? Él pareció sobresaltarse por su pregunta. —¿En serio? Ella se rió de su asombro. —No es como si ya no me hubieras visto desnuda... mucho. Él sonrió, entonces salió rápidamente de la cama para unirse a ella. Antes de que Danger pudiera correrse de su camino, él la levantó y la llevó a la ducha. Ella aulló mientras él abría el grifo del agua, que estaba congelada. —Lo siento —dijo él. El agua se volvió caliente tan rápidamente que ella supo que él había intervenido con la temperatura. Su consideración nunca dejaba de asombrarla. No lo hagas, Danger. No podía permitirse enamorarse de él más de lo que ya lo estaba. Por otra parte, ¿por qué no? Si había que creer lo que él decía, y ella ciertamente le creía, no lo recordaría para nada al final de la semana. Y esto la hizo querer gritar. ¿Cómo podría olvidar a alguien que significaba tanto para ella? El solo pensamiento era aterrador.

Anillo del humor: este anillo tiene una piedra que cambia de color según el humor del que lo posee. La piedra está hecha en cristal líquido que responde a la temperatura del cuerpo, creado en la década del 70 en Estados Unidos.

135


Es mi suerte. Después de todos estos siglos finalmente encuentro a una persona a quien en realidad quiero tener cerca para descubrir que es realmente imposible. La vie n'est pas juste. ¿Cuántas veces su madre le había dicho esto? Y lamentablemente, su madre tenía razón. La vida no era justa. Era cruel y lamentable, pero de vez en cuando era divertida y milagrosa. Y esta noche sería milagrosa. Se negaba a dejar que nadie, ni siquiera ella misma, se la arruinara. Podría no recordarlo, pero él la recordaría y ella no quería que sus recuerdos fueran los de una bebé llorona y malhumorada. Él se merecía una noche perfecta. Todos la merecían. Alexion recogió el paño y lo enjabonó antes de dar vuelta a Danger. Los ojos de ella estaban cerrados, sus brazos levantados, mientras ella separaba su pelo para dejar que el agua lo saturara. Para su asombro, él se sintió endurecer otra vez mientras la miraba. ¿Qué era lo que tenía esta mujer que lo dejaba tan duro y necesitado todo el tiempo? Ella abrió sus ojos y lo atrapó con una tierna mirada que lo dejó sin aliento y dolorido. Él la besó antes de comenzar a bañarla. Danger suspiró ante la sensación de las manos de Alexion sobre su cuerpo, enjabonando su piel. —Tiene que haber algún modo de resolver esto. Ella no había comprendido que había hablado en voz alta hasta que él se enderezó. —No lo hay, Danger. Cuando me marche, se terminó. Ella quiso maldecir por la frustración. —No puedo creer que no podamos hacer que funcione. Seguramente hay algún modo en que podamos arreglar esto. —Yo no soy real. Ni siquiera soy más humano. Continuaba diciendo eso, pero todo en él refutaba esas palabras. ¿Cómo podía alguien dejar ir lo mejor que alguna vez hubiera encontrado simplemente porque…? Bien, había muchos "porqués" en esta relación. De todos modos, el amor podía conquistar todo, ¿correcto? Pero ella lo sabía bien. El amor no podía conquistar la muerte. Jamás. Suspirando, ella no dijo nada más mientras se bañaban y vestían. Después que estuvieron listos, Alexion abrió la puerta al vestíbulo para encontrar a Xirena allí. Estaba de pie en el vestíbulo, tenía su cabeza inclinada mientras le dirigía una mirada que le hizo pensar en un halcón vigilando una presa. —He estado pensando mucho este último día. Sé que tú cuidas de mi hermana y quiero quedarme con ella. Pero no quiero unirme con el dios maldito por eso. Su madre es cruel y violenta, y no importa lo que digas, no confío en que su hijo sea mejor. Pero si no me uno, la reina—perra puede reclamarme y hacerme volver a Kalosis y servirla. Mi hermano se ha ido de allí y no sé dónde, y mi hermana fue enviada lejos incontables siglos atrás. —Sus ojos estaban preocupados y tristes, mostraban lo más hondo de su corazón—. Sólo quiero estar con mi familia, Alexion. ¿Me dejarás unirme a ti para que Xirena no pueda ser forzada a regresar a Kalosis? Alexion cambió una mirada sobresaltada con Danger mientras las palabras de Xirena sonaban en su cabeza. Era una infernal petición la que ella hacía. La unión con un demonio era irreversible. Al menos por lo que él sabía. Xirena se haría parte de él del mismo modo que Simi era parte de Acheron. Ella viviría sobre su cuerpo y estaría a sus órdenes. ¿Podía él incluso hacer eso?

En francés en el original: la vida no es justa.

136


—No soy ni un humano ni un dios —le dijo—. En realidad, ni siquiera tengo un cuerpo al que puedas unirte. —Nos unimos al ousia. No a la carne. Él volvió a mirar a Danger. Si aceptaba la oferta de Xirena, tendría un ser más que pudiera protegerla en cualquier momento. Sin importar cuándo o dónde Stryker atacara, Xirena estaría con él. Pero no podía aprovecharse de la demonio para su propia paz mental. Esto sería egoísta y cruel, y no había ningún modo de que él alguna vez le hiciera algo como eso a otra criatura viva. —¿Estás segura de que quieres hacer esto? Xirena asintió. —Debo hacerlo. Por favor, no me hagas volver allí. La reina—perra me matará y sólo quiero quedarme con mi hermana. Por favor. —¿Ash se volverá loco? —preguntó Danger. Xirena siseó como un gato. —No me preocupa lo que diga el dios maldito. Él no me controla. Sinceramente, Alexion no sabía cómo reaccionaría Acheron, pero no podía imaginárselo enojándose por esto, sobre todo si esto hiciera a Simi feliz. De un modo extraño, todo pareció tener sentido. Lo último que él quería era ver que Xirena era devuelta a Kalosis, donde podría ser castigada por ayudarlo. Él no sabía mucho sobre la madre de Acheron, más que el hecho de que no la conocían por su comprensión o compasión. Alexion ya había tenido a Simi durante nueve mil años, al menos ésta era una adulta. —Supongo que está bien —dijo él. Danger quedó boquiabierta. ¿Él se uniría a una demonio? Ella no sabía lo que era eso, pero esto no sonaba bien. —¿Ustedes dos van a casarse? Él se rió. —No. Todavía no segura, ella vio como el cuerpo de Xirena se volvía una extraña sombra que se encogió de tamaño hasta que no fue más grande que medio pie. Ella tomó la forma de un dragón. Alexion levantó su camisa y ella se acomodó a través de sus costillas para formar allí un tatuaje intensamente coloreado. Completamente estupefacta, Danger tendió la mano para tocar el tatuaje de demonio. —¿Duele? —Arde un poco —dijo él mientras bajaba la mirada hacia la demonio sobre su piel. —¿Cómo lo hizo ella? —No estoy exactamente seguro de cómo lo hacen, pero ella es ahora una parte de mí. Puede sentir mis emociones. Si siente que estoy en peligro, volverá a tomar su forma de demonio para protegerme. Wow, el asunto era impresionante... y atemorizante. —¿Ella puede oírnos? —No —le aseguró él—. Puedo oír sus pensamientos, y si se lo permito, ella puede oír los míos. —Es todo tan extraño. —Lo sé. Al parecer, los antiguos dioses Atlantes solían escoger un demonio al que favorecían por sobre los otros para volverse sus compañeros. —Entonces, ¿Simi es la de Ash? —Sí. Su cara se iluminó como si ella finalmente entendiera algo. —¿Entonces es por eso que el tatuaje de Ash cambia de formas y posiciones? No es realmente un tatuaje. Es su demonio. —Él asintió—. Bien, eso es totalmente monstruoso. ¿Y qué pasa si uno de ustedes muere? ¿Eso mata al otro?

137


Él sintió que el color abandonaba su cara. —Eso es algo sobre lo que nunca pensé. Esperemos que nosotros nunca lo averigüemos. —Sip, ¿eso podría apestar en serio, huh? Antes de que Alexion pudiera contestar, Xirena comenzó a avanzar lentamente subiendo por su pecho, hacia su hombro. Él brincó mientras su camino lo quemaba y lo hacía temblar. —¡Xirena, deja de moverte! —Lo siento, akri. —No me llames akri, Xirena. No soy un monstruo controlador. —Tú eres bueno, gente de calidad, Alexion. Xirena dormirá ahora. —¿Ustedes dos están conversando? —preguntó Danger. —Sólo por un segundo. Ella va a dormir un ratito —Él se frotó el pecho donde Xirena ahora descansaba como una parte permanente de su ser—. Ahora entiendo por qué Acheron brinca de tanto en tanto sin ninguna razón. Simi debe estar moviéndose sobre él. Danger se rió. —Espero que no comiences a hacer eso. La gente de por aquí podría pensar que tienes un ataque. Lo siguiente que sabrás, es que te estarán tirando al piso y poniéndote un palo en la boca. —¿En serio? Ella se rió otra vez. —No. Vamos, bobo. Vamos a comer. —Así que, ¿por qué no estás comiendo esta vez? —preguntó Danger mientras se sentaban en un pequeño restaurante regenteado por una familia italiana en la misma calle de su casa, revisando el menú. —Te lo dije, no puedo sentir el gusto de nada. Ella le dirigió una perforante mirada. —Vamos, Alexion, no me mientas. A excepción de las palomitas de maíz, no has comido nada desde que has estado aquí, ¿verdad? —Él miró más allá de ella. Danger se estiró a través de la mesa y tomó su mano. Quería una respuesta a esto—. Por favor, dime la verdad. Alexion consideró las ramificaciones de ser honesto con ella. Pero si no lo recordaría, ¿por qué no? Ella ya sabía más de lo que debía. Pero, ¿y si eso la disgustaba? Por otra parte, eso podría ser beneficioso. Ella podría encontrar la verdad tan repelente que lo abandonaría para hacer esto solo, y no estaría más en peligro. No lo sabía, pero finalmente se encontró confiando en ella. —¿Has estudiado alguna vez la mitología griega? —Un poco. Bueno, eso haría esto un poco más fácil para él. —¿Recuerdas lo que tuvieron que hacer los héroes cuando viajaron al Inframundo para ser capaces de hablar con las Sombras? Ella lo pensó durante unos minutos antes de contestar. —Hicieron un sacrificio de sangre. Él se reforzó mentalmente por su posible reacción. —¿Y qué hizo la Sombra con su sacrificio? Su cara empalideció mientras ella comprendía la verdad de él. —Bebió la sangre para poder hablar. —Él asintió. Danger se sentó ahí, horrorizada por lo que él le decía—. ¿Tú vives con sangre? Otra vez él asintió. Ella se volvió completamente fría con el siguiente pensamiento que entró en su mente. Había sólo una persona de la que él podía alimentarse. Sólo una persona que estaba alguna vez cerca. —¿Tú bebes la sangre de Ash?

138


—Sí. —¡Ew! —dijo ella, corriendo rápidamente su silla hacia atrás. Tenía una imagen horrible en su cabeza de ambos alimentándose el uno al otro—. ¿Así que le chupas el cuello a Ash? —¡Demonios, no! —dijo él en un tono ofendido—. A: nunca, ni en un millón de años, preferiría estar muerto y torturado, y B: te acercas al cuello de ese hombre y mejor tienes una voluntad a toda prueba. Él no puede soportar que nada toque su cuello. —Entonces, ¿cómo te alimentas? —Él literalmente se abre una vena, apura su sangre en una taza, y me la da para beber. Sé que es asqueroso. Sé que estás horrorizada. Pero si no me alimento, vuelvo a lo que era, y no sé si es verdad o no, pero Artemisa afirma que si vuelvo a ser una Sombra, no hay ningún modo de traerme otra vez. Ella pensó en esto hasta que recordó algo que él le había dicho ayer. —Pero dijiste que eres diferente de otras Sombras. ¿Ellos beben sangre también? —No. Acheron los trae de regreso de otro modo. —¿Y eso sería...? —No lo sé. Acheron nunca compartió ese secreto conmigo, probablemente porque sabe que yo querría matarlo por la injusticia de eso. No podía culpar a Alexion por eso. Ash realmente lo había jodido. —¿Y cómo es que él aprendió ese otro modo? Él suspiró. —Aproximadamente trescientos años después de que él me recuperara, conoció a un… —vaciló, como si buscara la palabra correcta—, profesor que le enseñó cómo usar sus poderes de dios. Savitar es quien le mostró a Acheron cómo traerte de la muerte sin usar sangre. Pero era demasiado tarde para mí. Como vivo de su sangre, él y yo estamos unidos mucho más que como dos clásicos vampiros de Hollywood. Ahora estaban volviendo a ser obscenos. —¿Entonces él tiene que alimentarse de ti también? —No. Bien, en realidad, en teoría, podría. Pero pienso que él preferiría morir antes que alimentarse de un hombre. Ah, sí, como si la alternativa fuera algo mejor. —¿Entonces él se alimenta de mujeres? Stryker tenía razón, él es un Daimon. —Cálmate —dijo Alexion, tomando su mano en la suya—. Él no es un Daimon o un Apolita. Y él no caza gente. Sólo se alimenta de una persona y ella no es humana tampoco. Y en ese instante Danger entendió quién era. —Artemisa. Él asintió. Todo tuvo sentido ahora. No es de extrañar que Acheron los aguantara a todos. Realmente no tenía ninguna opción. —¿Así que ninguno de los dos puede comer? —Podemos comer. Simplemente no “debemos” hacerlo. Perdí el hábito. Como no siento el gusto de los alimentos, es bastante inútil. —¿Entonces por qué estamos aquí? —Porque tú necesitas alimento para abastecer de combustible tu cuerpo, y quiero que vivas una inmortalidad larga y feliz. —¿Usted me convocó, akri? Stryker se volvió, alejándose de su ventana, la cual daba a la ciudad en Kalosis donde la luz del día nunca brillaba. Las luces allí brillaban como diamantes en la oscuridad, mientras su gente vivía con miedo de los dioses que los habían maldecido y de la diosa que los había salvado.

139


Siendo uno de los primeros que fue maldecido, él, a diferencia de la mayoría de los demás aquí, sabía lo que había sentido una vez al tener el sol sobre su piel. Recordaba el tiempo cuando había amado a su padre, Apolo, cuando hubiera dado su vida por él. Y luego, en un ataque de cólera por una puta griega, su padre había maldecido a la raza entera que había creado. Cada adulto Apolita, cada niño Apolita, incluso el propio hijo de Apolo y sus nietos habían sido maldecidos, y así ellos nunca pudieron caminar en la luz del día otra vez. La esposa de Stryker, que había sido griega, había sido salvada de la maldición. Pero sus hijos e hija no. Extraño cómo después de once mil años él no podía recordar el sonido de la voz de Dyana, pero todavía recordaba la preciosa cara de su hija. Ella había sido adorable hasta el día que había muerto en su veintisiete cumpleaños, maldiciendo el nombre de su abuelo mientras se desintegraba en polvo. Para su eterno dolor, ella había rechazado volverse Daimon y ser salvada. Sus hijos no lo habían hecho. Ellos habían seguido sus pasos y habían jurado lealtad a Apollymi, la diosa Atlante que les había mostrado cómo alimentarse de las almas humanas para no morir. Durante siglos su familia había estado prácticamente intacta. Hasta que su tía Artemisa había creado a sus malditos Cazadores Oscuros. Uno por uno, sus hijos, sus sobrinos de sangre, habían sido destruidos por los Cazadores Oscuros que ella creó. Excepto Urian… El dolor de ese pensamiento era suficiente para volverlo loco. Él deseaba a su hijo de vuelta con una necesidad y una pena tan fuerte que lo estaba mutilando. Ahora era sólo él. Él, solo, era el que quedaba. Tantos sueños de eternidad pasada con su familia. Pero la vida raras veces resultaba del modo que uno planeaba. —¿Akri? —dijo Trates otra vez, haciendo fijar la atención de Stryker en su segundo en jefe. Stryker concentró su mirada en el alto Daimon. —Quiero que reúnas a los Illuminati —ellos eran los más fuertes y los más valientes de los guerreros Daimons Spathi—. Diles que van a tener un regalo. Trates pareció confuso por esto. —¿Un regalo? Él asintió. —Si conozco al Alexion, y lo conozco, él reunirá a todos los Cazadores Oscuros para entregar su ultimátum antes de morir. Creo que nosotros deberíamos tener una pequeña sorpresa esperándolo cuando lo haga. —Pero si todos los Cazadores Oscuros están juntos… nos matarán. Stryker rió malvadamente mientras palmeaba a Trates sobre el hombro. El pobre tonto no era la mitad del estratega que Urian había sido. —Olvidas, Trates, que cuando están juntos, los Cazadores Oscuros se debilitan el uno al otro. De esa forma, ellos serán una fácil cosecha para nosotros. Aún así Trates no se unió a su humor. —¿Y qué pasa si el Alexion no se mata? Él tiene el poder de matarnos incluso sin los sirvientes de Artemisa. Stryker apretó la mano sobre el hombro de Trates, clavando sus dedos en la carne del Daimon. Trates se alejó de un tirón, siseando. —¿No crees que ya no he pensado en eso? —le preguntó a Trates, que continuaba masajeando su hombro lastimado—. El Alexion tiene una importante debilidad. —¿Y eso es? —La Cazadora Oscura con la que viaja. Ella es nuestra llave para la destrucción de él.

140


Él pareció horrorizado. —Ella es una Cazadora Oscura, pateará nuestro trasero. —No lo creo. —¿Y por qué es eso? Stryker fue a su escritorio donde descansaba una caja negra de madera. Abrió la caja y sacó un medallón de piedra rojo profundo, entonces lo acunó en su palma. —Porque tengo algo que pienso que ella querrá que le sea devuelto. Los ojos del Daimon se ensancharon al ver lo que nunca debería haber caído en las manos de Stryker. —¿Cómo consiguió su alma? —Tengo mis modos —Stryker rió otra vez—. Si ella interfiere o si el Alexion rechaza hacer lo correcto, entonces ambos pueden sufrir el tormento eterno.

141


Capítulo 20 Esta era una de las noches más increíbles de la vida sumamente larga de Alexion, pero todo su tiempo con Danger era especial. Aún así, él nunca había visto nada como esto. Estar sentado en medio de la gente como si no fuera diferente de ellos… no había palabra que pudiera describir ese milagro. Él los había oído reírse en el cine, retener el aliento en las partes tensas e incluso hablar a su alrededor. A diferencia de otros aficionados al cine, la conversación no lo había molestado en lo más mínimo. Por un rato, había sido uno de ellos. No era de extrañar que Acheron buscara esto. Ahora lo entendía totalmente. Demonios, hasta le gustaron sus pies pegados al piso del teatro. Pero la mejor parte fue cuando Danger levantó el apoyabrazos para que pudieran compartir su paquete de palomitas de maíz. Ella había apoyado su cabeza contra su pecho y allí, en la oscuridad, se habían abrazado. —Así que esto es lo que se siente siendo normal, ¿huh? —le preguntó mientras dejaban el teatro en medio de la muchedumbre. —Sip. Bastante agradable, ¿verdad? Alexion asintió mientras veía grupos de jóvenes adultos y adolescentes yéndose juntos. Envolvió su brazo sobre los hombros de Danger. Un aroma de magnolias llenó su cabeza, adoraba el olor de esta mujer. —¿Tú ves muchas películas en el cine? —le preguntó. Ella pasó su brazo alrededor de la cintura de él mientras dejaban el edificio. Había algo increíblemente íntimo en esto. —No muchas. Paso muchas noches en casa cuando no estoy eliminando manadas de Daimons. No podía entender semejante soledad forzada cuando ella, a diferencia de él, tenía una opción en el asunto. —¿Por qué? —Me hace sentir sola salir —ella señaló una pareja cerca del edificio que se besaba en el estacionamiento—. Me recuerda lo que ya no tengo, y lo que no volveré a tener después de que te marches. Alexion la hizo detener y la acercó hacia él. Acunó su cuerpo en el suyo y cerró sus ojos, deseando que la vida de ambos fuera diferente. —Si pudiera, te daría lo que deseas. —Gracias. Lo aprecio. Él le levantó su barbilla para que ella lo mirara. —Siempre estaré contigo, Danger. Danger podía ver la sinceridad de sus palabras en sus ojos. Eso significaba mucho para ella. Aún así no era suficiente. —Pero no lo sabré, ¿verdad? —los ojos de él se oscurecieron con remordimiento, haciéndola arrepentirse de sus palabras. Lo último que quería hacer era lastimarlo—. Está bien, Alexion. No pienso arruinar el momento. Estoy realmente agradecida de que tengamos esta noche. —Yo también —él le dio un apretón antes de tomar su mano y llevarla hacia su coche. No dijeron mucho mientras volvían a la casa. Era, en promedio, una noche tranquila. Mientras pasaban por delante de la pequeña casa blanca donde nació Elvis Presley, Danger lo miró. —¿Sabes quién es Elvis? Alexion sonrió. —El Rey del rock and roll, nena. Desde luego lo conozco. Simi lo adora. Ella rió.

142


—Un día tengo que conocer a esta Simi —ella indicó la casa con una inclinación de su cabeza—. Él nació justo allí, y pasé por delante de esta casa una docena de veces cuando él tenía sólo unas semanas, sin imaginar nunca que el niño en el interior tendría tanto impacto sobre la cultura americana. —Sí. Ese es el más extraño de los poderes de Acheron. Él hubiera sabido exactamente qué le esperaba al niño. Qué no daría ella por esa capacidad. Sería lo mejor, ser capaz de ver el futuro. —¿Tú puedes saberlo? —No sin la sfora. Acheron no me deja canalizar poderes que él cree que no puedo manejar. Danger frunció el ceño. —¿Por qué cree que no puedes manejar ese? —Porque hay veces cuando ni siquiera él puede. —¿Como cuáles? Alexion expulsó un largo aliento y estuvo quieto unos segundos antes de contestar. —Es duro saber que la desgracia está a punto de golpear a alguien y no intervenir para mejorarlo. —¿Entonces por qué no interviene? —Porque la gente aprende de sus errores, Danger. El dolor y el fracaso son una parte natural de la vida. Es como un padre que mira a su hijo caerse mientras está aprendiendo a caminar. En vez de mimar al niño, tú lo pones de pie y lo dejas intentarlo otra vez. Ellos tienen que tropezar antes de que puedan correr. Ella sacudió su cabeza en negación. Esto le parecía insensible. —No estoy de acuerdo. Me parece cruel. La mayoría de la gente consigue un poco más que una rodilla pelada. —La vida es cruel a veces. Verdad. Ella lo sabía mejor que nadie. Su corazón se apretó mientras veía las caras de su familia. Ellos habían estado en camino a Alemania cuando la guarnición de su marido los había alcanzado. Danger cerró sus ojos mientras veía ese día claramente en su mente. —¡No, Michel! Él es mi padre. No hubo ninguna piedad en su cara, ninguna compasión en sus acerados ojos azules. —Él es un aristo. Muerte a todos ellos. —Entonces mátame también. No te dejaré llevarlos mientras respire. Y entonces él le había disparado… directamente en el corazón que lo había amado tanto. —Aristo puta —había gruñido él cuando ella yacía muriendo mientras su padre la sostenía—. Muerte a todos ustedes. El último sonido que ella había oído había sido el tiro que le quitó la vida a su padre también. La cólera y el dolor aumentaron dentro de ella mientras esos antiguos recuerdos se unían con su rabia por lo que pasaría con Alexion. Todavía no podía creer que hubiera aprendido a confiar en otro hombre. Pero ahora que lo tenía, no quería dejarlo ir. —¿Realmente crees que necesitamos arrancar nuestros corazones? Su respuesta fue automática. —Una flor no puede crecer sin la lluvia. —Demasiada lluvia y se ahogan. —Y aún así la más hermosa flor de loto es la única que crece en el fango más profundo. Ella resopló ante sus palabras. —No vas a dejarme ganar ésta, ¿verdad?

143


—No hay nada para ganar, Danger. Como John Lennon dijo una vez, “la vida es lo que pasa mientras estás haciendo otros planes”. Es sucio y desgarrador, pero al mismo tiempo, es un viaje emocionante. Ella sacudió la cabeza. —Me asombra que conozcas tanto sobre nuestra cultura e íconos. Él se encogió de hombros. —Tengo mucho tiempo en mis manos. Danger lo compadeció. Había veces en que su vida era monótona... ella sólo podía imaginarse cuanto más lo sería la de él. Pero como era obvio que los dos tenían distintas opiniones sobre cuánto conflicto necesitaba la humanidad, volvió a su tema original. —Sabes, siempre he querido entrar y ver el museo del lugar de nacimiento de Elvis. —¿Por qué no lo has hecho? —Cierran antes de que oscurezca. Pero tienen un Festival Elvis en junio. Hay mucha diversión y hay por lo general un Daimon o dos en la muchedumbre. Él se rió. —El modo en que dices eso me hace preguntarme qué parte es negocio y qué parte es placer. Ella sonrió. —Me gusta ser un superhéroe. No muchas personas son lo suficiente afortunadas para ayudar a otros. —Muy cierto. Mientras manejaba, Danger tuvo un extraño sentimiento. —¿Estamos siendo vigilados otra vez? Alexion sacudió su cabeza. —No sé por qué, pero Stryker parece estar como en suspenso. De todos modos, sus poderes clarividentes continuaban sonando, diciéndole que algo extraño iba a pasar. No fue hasta que llegaron a su casa que ella entendió por qué. En su camino de entrada, esperándolos, había un Aston Martin Vanquish negro. Ese era un coche que ella nunca había visto por estos parajes antes. —¿Qué diablos hace Viper aquí? —preguntó ella. Alexion frunció el ceño. Viper era un Cazador Oscuro asignado a Memphis, Tennessee, a dos horas de Tupelo. —Esa es una buena pregunta. Mientras Danger entraba y aparcaba al lado del Aston Martin, un alto, hermoso hombre de pelo negro salió del coche. Incluso aunque ellos tenían prohibida la luz del sol, Viper todavía tenía una tez olivácea que lucía bellamente bronceada, algo que había heredado de los antecedentes moros de su madre. Como uno de los originales Trece de la Fama que había viajado con Pizarro a la ciudad inca de Tumbes, él había llegado a América casi quinientos años antes en busca de oro y gloria. Los incas habían escrito de Viper y su grupo, "Estos hombres eran tan audaces que no temían al peligro… los extraños viajaron a través del mar en grandes casas de madera”. Hasta este día, Viper no le temía a nada. Danger no podía imaginarse qué lo había traído tan lejos de casa. Ella sólo lo había encontrado una vez en persona, pero había hablado con él en la Internet y por teléfono algunas veces. Como la mayor parte de los Cazadores Oscuros, el español estaba vestido todo de negro. Tenía un par de pantalones pinzados negros y una camiseta muy ajustada. Su cabello era corto y estaba elegantemente arreglado. Mientras 

Aston Martin Vanquish: Aston Martin, es un famoso automóvil de origen inglés. El modelo Vanquish es en la actualidad uno de los más exóticos y deseados del mundo, pudiendo alcanzar los 320 km por hora.

144


esperaba que dejaran el coche, se quitó sus anteojos de sol y los tiró sobre el asiento. —Hola, Viper —dijo ella saludándolo mientras bajaban del coche—. ¿Cómo estás? Él no le contestó. En cambio, se dirigió directamente a Alexion. Sin una palabra, él enterró su puño en el estómago de Alexion, después le tiró un revés. —¡Detente! —gritó Danger mientras corría hacia ellos. Alexion se enderezó con una mirada en su cara que amenazaba la vida de Viper. Por un instante, ella medio esperó que matara al español. Por suerte, consiguió refrenarse. Pero cuando Viper se movió para volver a golpear a Alexion, él fue arrojado hacia atrás por algo. Xirena salió de la manga de Alexion en su forma de sombra como lista para matar. —No, Xirena —dijo Alexion enérgicamente—. Todo está bien. La demonio miró airadamente a Viper, quien se santiguó. —¿Qué eres? —preguntó él, su tono amenazante. —Ella es una demonio —explicó Danger—. ¿Y qué diablos estás haciendo? ¿Por qué lo atacaste? Viper se volvió hacia ella con una mirada llena de odio. —Él mató a Euphemia esta noche. Danger cubrió su boca ante la mención de la esclava griega que estaba colocada en Memphis con Viper. Euphemia era una hermosa mujer rubia que había sido salvajemente divertida e impertinente. —¿Efie está muerta? —preguntó Alexion—. ¿Cuándo? La mirada llena de odio de Viper se estrechó sobre él. —No te hagas el estúpido conmigo. Stryker me ha dicho todo sobre ti. —Él miró a Danger con desprecio—. Y tú lo ayudas. —Sí, lo ayudo porque él no está matando a nadie. Es Stryker. Pero Viper no estaba escuchando. Intentó otra vez alcanzar a Alexion, pero Xirena fue tras él con un siseo. —Xirena, vuelve a mí. La demonio ahora le siseó a Alexion. Pareció menos que contenta antes de regresar a la forma de sombra y volver a escurrirse bajo su ropa. Danger levantó una ceja. Ese era un talento interesante. —Tú sabes que no la maté —le dijo Alexion a Viper con una voz tranquila—. Estás alterado y quieres culpar a alguien, respeto eso. Pero sabes que Danger nunca sería capaz de hacer daño a otro Cazador Oscuro. Ella vio la angustia en los ojos de Viper. La pena. Él conocía a Euphemia hacía mucho tiempo y esto obviamente lo estaba matando emocionalmente. —Ellos cortaron su cabeza. Danger lo tomó en sus brazos para ofrecerle consuelo. —Lo siento tanto, Viper. En serio. Los brazos de él estaban tensos alrededor de ella mientras su pena la alcanzaba y le traía lágrimas a los ojos. —¿Cómo pudieron hacerle eso a ella? Danger no lo entendía. Nunca lo haría. —No lo sé. Alexion se movió para estar a la distancia de un golpe. —¿Realmente crees que somos responsables, Viper? ¿Honestamente? Ella podía ver la indecisión en su cara mientras se alejaba. Él le dirigió una maligna mirada. —Danger, dime la verdad. ¿Has tenido algo que ver con esto? Ella sabía que él conocía la respuesta a eso. Pero podía entender y respetar su necesidad de confirmación. Sin duda, él se sentía bastante traicionado. 

En español en el original.

145


—¿Cuándo murió Efie? —Hace tres horas. Danger metió la mano en el bolsillo de su chaqueta y sacó su factura del restaurante y las entradas al cine. —Como puedes ver, estuvimos aquí, en la ciudad, todo el tiempo. No hay modo de que pudiéramos haber estado en Memphis. Él miró los boletos y asintió. —Entonces Stryker nos está mintiendo. ¿Por qué? —Él es un Daimon —dijo ella simplemente—. Nos quiere a todos muertos. Viper sacudió su cabeza. —Yo he conocido a Kyros durante siglos. Confiaba en él. —Kyros, directamente, no está pensando en este momento —dijo Danger—. Pero nosotros tenemos que mantener claras nuestras cabezas o las perderemos. Él asintió. —No les creí cuando comenzaron con su mierda. Ash ha sido demasiado amable conmigo durante años. No me equivoco juzgando a alguien muy menudo. —Y no lo has hecho —dijo Alexion. Lágrimas brillaban en los ojos de Viper mientras un músculo se contraía en su delgada mandíbula. —Efie no se merecía lo que le pasó. Hombre, es un desperdicio de una buena mujer —su atormentada mirada se volvió a ella—. Quiero a los que son responsables. Quiero sentir su sangre en mis manos. —Los tendremos —le aseguró Danger. Viper miró a Alexion. —Siento haberte atacado. Alexion se encogió de hombros. —Es comprensible, dadas las circunstancias, y perdonable. Danger le ofreció una sonrisa. Eso era parte de por qué ella lo amaba así. Él entendía a la gente de un modo en que pocos lo hacían. Viper suspiró mientras observaba a Alexion. —Sólo tengo una pregunta. Si no eres el destructor de Ash, ¿por qué estás aquí? La respuesta de Alexion fue seca y sarcástica. —Para hacer amigos e influir en la gente. —Viper frunció el ceño mientras Danger reía—. Lo de influenciar gente es cierto —dijo Alexion estoicamente—. Pero realmente no me preocupo por hacer amigos. Lo que realmente me preocupa son los Cazadores Oscuros. Kyros y Stryker tienen razón sobre... Danger se aclaró la garganta, interrumpiéndolo mientras reconocía, por previos encuentros con Cazadores Oscuros, adonde conducía este discurso en particular: al desastre. Alexion podía entender las emociones y acciones de la gente, pero no sabía cómo hablar con ellos. —¿No hemos tenido una discusión sobre este asunto? —le preguntó ella. Él le dirigió una mirada de fastidio. —Bien, ¿entonces qué sugieres que diga? Ella lo palmeó juguetonamente en el estómago. —Observa y aprende —ella se volvió hacia Viper—. ¿Cuánto tiempo has conocido a Ash? —Como tú, desde la noche en que fui convertido en Cazador Oscuro. Ella asintió. —Correcto, ¿y qué te dijo Ash la noche que lo conociste? Viper se calló durante un minuto como si estuviera volviendo a vivir el evento en su cabeza. —Básicamente, dijo que él estaba allí para mostrarme cómo sobrevivir. —Correcto. Y si él pensaba eso, ¿entonces por qué enviaría a alguien para matarte ahora?

146


Ella vio la verdad en los ojos de Viper mientras él comprendía. —No lo haría. —No, no lo haría —ella tocó su brazo con comprensión—. No te sientas mal. Yo misma olvidé esa parte, pero ese es el rollo que Ash le da a cada Cazador Oscuro la primera vez que los encuentra. Después pasa las siguientes pocas semanas enseñándonos cómo luchar y cómo vivir. Más que eso, conseguimos todo el dinero que podemos gastar, casas grandiosas y criados. Si fuéramos simplemente peones prescindibles de su ejército, ¿por qué tomarse semejante cuidado con nosotros? Viper se rió siniestramente de eso. —Tienes razón. Di mi lealtad, sangre, y sudor a la armada española y a ellos les importó un demonio qué comía o dónde dormía. Y mi paga apestaba. Ella asintió. —Los únicos Cazadores Oscuros que alguna vez he matado fueron quienes se alimentaron de la gente —dijo Alexion enfáticamente—. Esa es la única cosa que Acheron no soportará. Y es la razón por la que soy enviado. Si estás dispuesto a dejar a los humanos solos y lo pasado... pisado, Acheron también. Puedes ir a casa en paz. Pero si piensas que él te está mintiendo y que puedes hacer lo que quieras a los humanos sin temer al justo castigo, entonces irás a casa en pedazos. Danger vio el destello de los ojos de Viper ante la amenaza. Medio esperó que atacara a Alexion otra vez. Para su alivio, no lo hizo. Después de unos tensos segundos, Viper se alejó. —Kyros está llamando para reunir a los Cazadores Oscuro en el área pasado mañana por la noche. Dice que tiene algo para mostrarnos sobre Acheron que probará su culpa por encima de todo lo demás… —él miró a Alexion—. No estaré allí. Danger sonrió. —Buen hombre. —Lo intento la mayor parte de las noches —Viper inclinó su cabeza a ellos—. Mejor me voy. Estamos cortos de Cazadores Oscuros en Memphis ahora, y Danger está drenando estos poderes de mierda. Por no mencionar que lo último que necesito es la brisa del alba. Ella asintió. —Vaya con Dios, Sebastian —dijo ella, usando el verdadero nombre de Viper. —Hasta la vista, francés —Él miró a Alexion—. Y tú, rarito. Alexion se rió. —Adiós, mi amigo. Danger miró cómo Viper volvía a su coche. Mientras se iba, una profunda tristeza la asaltó. Euphemia estaba muerta… El dolor del pensamiento caló profundamente dentro de ella. —¿Cuántos Cazadores Oscuros más van a matar? Alexion fue a ella y la sostuvo cerca. —Todo estará bien. —¿En serio? —ella lo sostuvo contra sí mientras mórbidos pensamientos y pena por sus compañeros la atravesaban—. Lo que más me molesta es que ellos la atacaron en Memphis. Cómo pudo Stryker atacar allí y estar aquí al... —Bolt-hole —dijo Alexion, interrumpiéndola—. Él puede mandarlos a cualquier lugar y tiempo. Un minuto puede estar aquí en su casa y en el siguiente, en Moscú. —¿Entonces cómo lo detenemos? Él le dirigió una dura mirada. 

En castellano en el original

147


—Tú no. Ese es mi trabajo. —¿Y si fallas? —No es una opción. Lo detendremos. Lo prometo. E incluso mientras él decía esas palabras, Danger tuvo la horrible premonición de que no lo harían. Sintió algo frío y siniestro en lo más profundo de sí. Bueno, no siempre se ganaba. Ella lo sabía mejor que nadie. Ash recorría el piso de su cuarto del trono agitadamente. Con sus emociones en confusión, intentaba obstruir las imágenes que lo atormentaban. —No interferiré —era un mantra que había estado cantando todo el día, y aún así... ¿cómo podía no hacerlo? Las vidas y el bienestar de gente por la que él se preocupaba estaban en juego. Estiró su mano y los monitores a su izquierda mostraron imágenes de su vida humana. El horror de todo ello. La humillación. El dolor y el terror. Y todo porque dos mujeres habían intentado "salvarlo". Él no le haría eso a Ias. Interferir con el destino o libre albedrío humano… Era desastroso. —¿Acheron? Los monitores quedaron en blanco y él se congeló cuando oyó una voz en su cabeza que no esperaba. —¿Savitar? —¿Cuánta gente tienes en esa cabeza tuya que tienes que hacer esa pregunta? Él se rió del seco humor del hombre. Savitar conocía mejor que nadie exactamente cuántas voces oía Acheron en cualquier momento. Una misteriosa niebla azul siseó frente a él. Dos segundos más tarde, esta se convirtió en un hombre que tenía casi la misma altura que él. Sólo Savitar osaría entrar en sus dominios sin una invitación… bueno, él y Artemisa, pero Artemisa era toda otra pesadilla. Pareciendo estar físicamente en los treinta años, Savitar se paraba frente a él con una irónica sonrisa y los brazos cruzados sobre el pecho. Vestido con un par de pantalones de playa blancos y una camisa azul de mangas cortas que llevaba sobre una camiseta blanca, no se parecía para nada a lo que realmente era. No parecía el ser que tenía la sabiduría de los años y suficiente poder para competir con Ash. Por otra parte, en realidad Savitar podía ser aún más poderoso. Había sólo un modo de saberlo sin dudar, pero Ash lo respetaba demasiado para averiguar. Delgado y musculoso, Savitar no había cambiado mucho desde el día en que por primera vez se cruzó en su camino, excepto su guardarropa, pero el de Ash había cambiado mucho más. Coloridos tatuajes cubrían los antebrazos de Savitar. Su ondulado pelo negro caía justo por debajo de sus orejas y él lo llevaba en un casual, sencillo estilo. Sus ojos eran una vibrante sombra de lavanda. Esos ojos eran eternos, poderosos, y hasta un poco inmorales. No, eran muy inmorales. Ash no estaba nunca seguro de qué lado iba a estar Savitar. Sólo Savitar sabía eso, y no siempre lo compartía. —¿Cómo está Simi? —preguntó Savitar. Ash echó hacia atrás una esquina de su foremasta para mostrarle el tatuaje de Simi. —Bien. Está descansando ahora. La mantuve afuera hasta muy tarde. —No deberías abusar tanto de tu demonio. Ella necesita su descanso. Ash ignoró su comentario. Los dos sabían que él nunca abusaría realmente de Simi.

148


Savitar caminó por el cuarto, su mirada buscando en cada esquina y grieta. —Tienes aquí un lugar muy estéril. —Estoy seguro de que el tuyo es un estudio de hedonismo. Savitar rió, después se puso serio. —No puedes ir a ellos, Atlante. Si lo haces matarás a Stryker. Ash cerró sus ojos, deseando poder ver su propio futuro tan fácilmente como lo hacía Savitar. Pero al menos Savitar estaba dispuesto a compartir sus visiones por una vez. —¿Estás seguro? —Tan seguro como de que estoy de pie aquí —Savitar destelló desde el trono para pararse directamente detrás de Ash—. Tal vez no estoy ahí después de todo. Ash inmediatamente giró para que Savitar no estuviera a sus espaldas; más que nadie, Savitar conocía cuánto odiaba él que alguien apareciera detrás suyo. —No me empujes, Savitar —gruñó—. Hace mucho tiempo que he dejado de ser un neófito. —No, no lo eres. Pero si quieres atacarme, entonces hazlo. No puedo interferir con tu libre albedrío más de lo que tú puedes interferir con el de ellos. Savitar levantó su mano y extendió sus dedos. Colores bailaron y giraron en vibrantes diseños en el aire alrededor de ellos. Bailaron entre sus dedos. —Todo en el universo está cambiando ahora mismo. Realineándose. Pero tú sabes eso. Sé que puedes sentirlo. Ash rechinó sus dientes mientras el dolor lo recorría. Él sabía exactamente por qué el universo todavía estaba cambiando para acomodar lo que nunca debería haber pasado. —Cometí un error. —Nick Gautier. Ash asintió. —Lo maldije a morir y alteré muchas otras vidas en el proceso. Vidas de gente que amo. Savitar le dirigió una dura mirada. —Y ahora sabes por qué no amo a nadie. Por qué nunca lo hice y nunca lo haré —él bajó su voz—. Presta mucha atención a mis palabras, hermanito. El amor sólo destruye. Ash se negaba a creerlo. Él lo sabía bien. —El amor salva. Savitar se mofó. —¿Cuántas veces te ha destruido el amor hasta ahora? Ash sonrió amargamente de aquellos recuerdos. —Eso no era amor. Era estupidez. —Todavía no has aprendido tu lección, Atlante. Mientras sigas sintiendo como un humano y ames, estás paralizado. Es por eso que, once mil años más tarde, la perra griega todavía tiene sus garras en ti. Deséchala y abraza tu destino. —No —dijo Ash enfáticamente—. Mi compasión es lo que me impide hacer algo incluso más imbécil. Sin es… Tú no quieres vivir en el mundo que existiría si alguna vez abrazara mi destino. —¿Estás tan seguro? No, no lo estaba. Savitar podía ser brutal e insensible a veces. —El amor siempre es salvación. —Entonces puedes quedártelo. Tengo mejores cosas que hacer que recorrer un cuarto, debatiendo qué hacer —su forma comenzó a desvanecerse. —Espera —dijo Ash. Él reapareció. —¿Sí? Ash vaciló, pero tenía que saber. —¿Cómo lo está haciendo Nick?

149


Savitar se encogió de hombros con indiferencia. —Está alejado de todo lo que alguna vez conoció. Asustado y apenado. Creo que es seguro decir que ha tenido mejores días. Ash no quiso pensar en eso. Era sólo culpa suya que Nick estuviera muerto y sufriendo. Y era por lo que él había enviado al cajun a Savitar para el entrenamiento. El cajun necesitaba una compasión que en este momento Ash no estaba seguro que pudiera darle. —Gracias por entrenarlo. —No hay necesidad de agradecerme, Atlante. Un día, yo te pediré un favor. —Y te lo haré. —Lo sé —de pronto el velo estoico cayó de la cara de Savitar—. No tengo intención de ser condescendiente, Acheron, pero estoy orgulloso de lo que te has convertido. Has aprendido mucho y lo has usado sabiamente, a diferencia de algunas personas que conozco… Ash asintió. Savitar tenía sus propios demonios que ocultaba. Pero cada uno lo hacía. —Espero que encuentres la paz, hermano —le dijo a Savitar. Savitar se mofó. —La paz va de la mano con una conciencia tranquila. —Entonces ambos estamos seriamente jodidos. Savitar se rió. —Sí, lo estamos. Ash se calló durante un minuto mientras pensamientos y guiones jugaban en su mente. —¿Pregunta? —¿Respuesta? Él dirigió una mueca irritada a Savitar. Había veces en que Savitar disfrutaba provocándolo. —¿Matar a Stryker sería algo tan malo? —Sólo tú puedes contestar eso. —Odio cuando juegas al profeta conmigo. Pero supongo que lo merezco. Savitar se encogió de hombros. —Todos nosotros respondemos a alguien. Esas palabras sorprendieron a Ash. Encontraba difícil de creer que Savitar le permitiera a alguien tener algún poder sobre él. —¿Y quién sostiene tu cadena? —Si te dijera eso, sabrías demasiado sobre mí. —Tú ya sabes demasiado sobre mí. Savitar no comentó sobre eso. —La vida es la que nosotros hacemos —dijo él lentamente—. No me necesitas para que te diga que pasaría si mataras a Stryker. Tú conoces esa respuesta —él se movió para pararse al lado de Ash—. Permitiste que tus emociones te controlaran en Nueva Orleáns y, ¿qué pasó? Desastre completo y absoluto. Ash se mordió la lengua para evitar preguntar si Alexion sobreviviría a la batalla que venía con Stryker. Si la respuesta fuera no, entonces no había forma de que él no fuera a interferir. No tengo que meterme en esto. —No te preocupes, Atlante —dijo Savitar silenciosamente—. Una cosa puedo asegurarte… por tus propias acciones, serás salvado. —¿Y Alexion? —Por él, estará condenado. Pero eso ya lo sabías.

150


Capítulo 21 Alexion pasó los siguientes dos días acostumbrándose a que Xirena era una parte de él, y a que saliera disparada de su cuerpo en momentos inoportunos porque su sangre corría y su tensión arterial era elevada. Parecía que su demonio no podía distinguir la diferencia física de cuando él estaba en peligro y cuando él estaba "en" Danger. Por lo que Xirena a menudo comentaba, "sexo humano desnudo, ¡puaj!" Eso estaba bien para él ya que la idea de sexo demonio desnudo le era igualmente repugnante. Mientras tanto, él seguía afrontando el miedo sobre el futuro de Danger. Parte de él deseaba de vuelta la voz en su cabeza que le había advertido originalmente que la cuidara. ¿Quién había sido y dónde se había ido? ¿Cómo podía recuperarla? Maldición. Nunca había voces en su cabeza cuando las necesitaba. Y esta noche era la noche. Él entregaría su ultimátum a los Cazadores Oscuros y luego canalizaría los poderes de Acheron. En el pasado, siempre estaba listo para volver a casa. Esta vez no lo estaba. Pensar en dejar a Danger traía un dolor a su pecho como nunca había conocido antes. —No puedo hacer esto. Y aún así, ¿qué opción tenía? No podía vivir en este cuerpo. Su tiempo era tan limitado como para ser ridículo. No tenía ninguna opción aquí. No podía quedarse. Estaba terminado. Alzó la vista mientras Danger entraba al cuarto. Vestida con un par de vaqueros negros y una camisa negra de manga larga, lucía lo suficientemente buena para comérsela. Ella cruzó el cuarto para pararse delante de él. Y el beso que le dio prendió fuego a todo su cuerpo. —¿Cuándo te marchas? Él miró a lo lejos mientras su corazón se hundía, incapaz de enfrentarla con la verdad. —Esta noche. Una vez que el fallo sea pronunciado, seré devuelto. Él volvió su mirada para ver el destello de tristeza en sus ojos oscuros un momento antes de que ella lo ocultara. —Si no tengo la posibilidad para decirlo más tarde, estoy muy contenta de hayas venido aquí. Y estoy realmente apenada por haberte apuñalado… dos veces. Él sonrió por sus palabras, pero su pecho se apretó mientras el dolor lo abrumaba. Iba a echarla de menos más de lo que alguna vez hubiera creído posible. —Danger… —No —dijo ella, colocando su dedo sobre sus labios para evitar que siguiera hablando—. Sé lo que piensas. Puedo verlo en tus ojos. Yo también te echaré de menos, pero no hagamos esto más difícil para ninguno de nosotros, ¿bien? Ella era tan fuerte que esto nunca dejaba de asombrarlo. Había veces que creía que ella podía ser incluso más fuerte que lo que él era. —Bien. Ella suspiró mientras dejaba caer su mano a su hombro. —Sabes, todavía podríamos ser capaces de llegar a Kyros y salvarlo. —No cuento con eso. 

Juego de palabras intraducible entre Danger = peligro y Danger, el nombre de la protagonista.

151


—Pero tú podrías —dijo ella con una esperanza que él hacía mucho había perdido—. No lo demos por perdido aún. La gente a veces puede sorprenderte. Él frunció el ceño ante su insistencia. —¿Por qué es tan importante para ti que le demos otra oportunidad? La oscura mirada de ella lo quemó. —Porque si no fuera por Kyros, yo no te habría encontrado. Y siendo tú tan maravilloso como eres, sigo pensando que él tendría que serlo también, si no, no hubieses creído en él en primer lugar. Alexion tuvo que darle crédito por eso, ella tenía un argumento convincente. ¿Cómo podría ningún hombre en su sano juicio poner reparos con esto? Incluso más, no quería herirla o decepcionarla. Por ella, haría algo. —Está bien, lo intentaré. Kyros recorría su oscura oficina, que estaba alumbrada sólo por velas, mientras los pensamientos iban a la deriva por su mente. Eran tres horas y poco. El gran enfrentamiento estaba llegando. Y era inevitable. Cada vez que pensaba en eso, el vello de su nuca se ponía de punta en advertencia. Algo no estaba bien sobre esta noche y no era solamente que Ias estaba aquí. Había algo más. Algo que él no podía ver, pero que podía sentirlo en cada fibra de su ser. Esta noche iba a ser a diferente de todo lo que hubiera visto alguna vez antes. —¿Necesitas algo antes de que me marche? —preguntó su Escudero, Robe. Kyros se volvió para ver al joven en la entrada. El hombre sólo medía un metro setenta y cinco y vestía una camiseta y vaqueros. Por su aspecto, el muchacho de oscuros cabellos no parecía más viejo que Kyros, pero a los veintinueve, él era un bebé comparado a los siglos que marcaban el tiempo de Kyros sobre esta tierra. —No. Puedes irte. En caso que las cosas fueran mal, él no quería a su Escudero ni siquiera cerca de esta área. A su encargo, Robe se dirigía a Nashville para visitar a su familia. Robe asintió. —Bien, te veré la semana que viene. —Eso espero —suspiró Kyros mientras el muchacho se marchaba. Estaba a punto de cometer una traición esta noche que muy probablemente lo llevaría a la muerte. Pero sabía lo que hacía desde el principio. Al menos esperaba haberlo sabido. Danger yacía desnuda en la cama, envuelta en los brazos de Alexion. Tenía la cabeza descansando sobre su pecho mientras él jugaba con su pelo. El tiempo estaba corriendo para ellos. Corriendo tan rápido que la dejaba atontada y mareada. Ella quería gritar para que parase. Quería agarrarse a Alexion por esta noche y por el día siguiente y por cada día que siguiera después. Pero no iba a poder ser. No lloraré. No lo haré. No sería justo ni para él ni para ella. Pero por dentro sollozaba de modo incontrolable. Estaba destrozada. ¿Cómo podría pasar esta noche? ¿Cómo podría decirle adiós a lo mejor que alguna vez hubiera encontrado? ¿Cómo podía la gente dejar atrás a sus seres queridos? Pero ella sabía. Había sido obligada contra su voluntad a dejar a los suyos tantas veces en el pasado que la sorprendía que siquiera se hubiera permitido preocuparse por alguien más. Por otra parte, no amar a un hombre como Alexion sería imposible.

152


Oyó el reloj del abuelo al final del pasillo dar las diez. —Tenemos que irnos —dijo Alexion, su voz profunda y huraña. —Lo sé. De mala gana, ella se separó y se obligó a concentrarse en cualquier otra cosa que no fuera Alexion. Ninguno de ellos habló mientras se duchaban y vestían. ¿Qué se podía decir? Incluso peor, ella tenía miedo que uno de los dos dijera algo que le arrancara las lágrimas. Era mucho más fácil mantenerse entera si estaba en silencio. Ni siquiera podía decirle que no lo olvidaría. Y eso le dolía más que nada. —No quiero olvidar... No comprendió que había hablado en voz alta hasta que Alexion la atrajo a sus brazos. —Es mejor si lo haces. Yo no podría dejarte si supiera que estás sufriendo por mí. La única cosa que hace esto soportable para mí es saber que mañana tu vida volverá a ser normal. Una lágrima escapó de su control. —Lo siento —dijo ella, alejándose rápidamente. Pero era demasiado tarde. Esa lágrima comenzó una avalancha de sollozos. Su mente y corazón trastornados ante el pensamiento de los días por venir, cuando nunca sabría siquiera de su existencia. No conocería jamás su tacto… su olor… Dios, cómo le gustaba el olor de su piel. La caricia de su mano sobre su cara. La sensación del cuerpo de él bajo y sobre el suyo… ¿Cómo podría vivir sin él? —No me dejes —dijo ella, con voz rota. Alexion cerró los ojos mientras sentía sus propias lágrimas derramarse. Si pudiera tener un deseo… Pero ni todos los deseos en el mundo podrían hacerlo humano y no podrían mantenerlos juntos. —No te abandonaré, Danger. Estaré aquí para ti en cualquier momento que me necesites. Ella alzó la vista hacia él con sus ojos tan llenos de dolor que hicieron que todo su ser sufriera. —Pero no te veré. —No. Pero nunca te dejaré sola. Lo juro. Danger apretó sus brazos alrededor de él. Ella no sabía para quién era peor. Para el que no recordaba nada o para el que sabía y no podía hablar de ello. Ella no quería que la noche terminara. Incapaz de soportarlo, capturó sus labios para probarlo una última vez. Inhalar su caliente, masculino olor y dejarse alejar de este momento de dolor. Ni siquiera el amor podía salvarlos. Nada podía. —Te amo, Alexion. Te amo, Ias. Con todo lo que hay dentro de mí y más. —Je t'aime pour toujours. —Moi aussi. Y luego ella hizo la cosa más difícil que hubiera hecho alguna vez en su vida… Se separó de él y se alejó aun cuando cada fibra de su ser gritaba por que lo aferrara a toda costa. Incapaz de mirarlo sin deshacerse otra vez, ella se volvió, inspiró profundamente mientras se secaba sus lágrimas, y se dirigió al garaje.

En Francés en el original: Je t'aime pour toujours: te amo para siempre — Moi aussi: yo también.

153


Alexion maldijo mientras la miraba irse. Soy más fuerte que esto. Pero el problema era, que no lo era. Ni siquiera sus poderes combinados con los de Acheron podían aliviar la rabiosa desdicha que se lo estaba tragando. Danger había soltado algo dentro de él y lo había puesto en libertad. Nunca sería el mismo otra vez. Sólo deseaba un día más con ella. No, eso era una mentira y él lo sabía. Un día nunca lo contentaría. Él lo deseaba todo. Suspiró profundamente. Si los deseos fueran caballos, hasta los mendigos montarían. Este era un refrán que había aprendido de un Cazador Oscuro hacía trescientos años o más. En cada encarnación, había aprendido algo nuevo. En ésta, había aprendido cómo amar… no, eso no era verdad. Finalmente había aprendido cómo vivir. Y esta noche aprendería cómo marcharse. Apretando los dientes, se obligó a seguir a Danger. Y con cada paso que daba, se recordaba a sí mismo el bien común. Eso era lo que Acheron sostenía. Era lo que había sostenido a su jefe durante miles y miles de años. Era lo que hacía tolerable lo insoportable. Cerrando sus ojos, convocó la calma entumecedora. Más tarde, lloraría por lo que había perdido. Pero esta noche, él mantendría a salvo a Danger y haría su trabajo. Puede que los dioses mostraran su piedad a Kyros y Stryker. El Alexion no lo haría.

154


Capítulo 22 Danger hizo una pausa fuera del edificio donde los Cazadores Oscuros estaban reunidos. Por los coches en el aparcamiento, cuyo coste total ascendería al PNB de una pequeña nación, diría que ya estaban aquí y aún así… —No siento que mis poderes se debiliten —le dijo ella a Alexion—. ¿Cómo puede ser? —Es un truco. De algún modo Stryker debe estar disimulándolo. Ella sacudió su cabeza. —No lo creo. Tal vez él conoce algún modo de impedir que agotemos nuestros poderes estando juntos. La expresión en su cara la congeló. —Confía en mí, Danger —dijo Alexion mientras hacía una pausa para mirarla—. No hay ningún modo de que un grupo de Cazadores Oscuros estén juntos sin debilitarse el uno al otro. Stryker nunca sería capaz de ganar esa habilidad. El único modo de que eso pasara sería si Acheron estuviera aquí. Ya que él no está… No es posible. Los dioses nunca lo permitirían. Ella no estaba tan segura, pero confió en él. Si alguien sabía la verdad, era Alexion. Mientras caminaban hasta la puerta de calle, ella medio esperaba que alguien los detuviera. Pero no había guardias, ni Escuderos… Nada. Como había estado vacío durante muchos años, el edificio no era la cosa más limpia en el mundo. Había telarañas y otras cosas sobre las que ella no quiso pensar esparcidas por el piso. El aire estaba viciado de una cualidad rancia lo que la dejaba respirando por la boca, luchando por no apretarse la nariz para cerrarla. Encontró extraño que hubiera luces funcionando en el edificio. Pero claro que Stryker era un dios… —¿De dónde es la luz que viene de arriba? —le preguntó a Alexion. —No lo sé. Tal vez tienen un generador conectado, u otra vez, Stryker está usando sus poderes para alumbrar esto. Encontraron la escalera en la parte de atrás y empezaron a subir. Mientras subían, podían oír voces débiles, pero las palabras eran ininteligibles. Danger trataba de no respirar profundamente mientras se preguntaba qué mentiras les estaban diciendo Kyros y Stryker a los demás. ¿Cuántos de ellos las comprarían? Cuando alcanzaron la puerta al final del pasillo de arriba donde los otros parecían estar reunidos, ella tiró de Alexion para que se detuviera y escuchara lo que estaba pasando adentro antes de entrar. Sólo ahora comenzaba a sentir un tirón en sus poderes, pero todavía era muy suave. —¿Entonces cómo derrotamos a Acheron? Danger se estremeció mientras reconocía la voz de Squid. Esa pequeña rata—bastarda. Pero lo había sospechado. Él había sido vehemente en su odio hacia Acheron. Levantó la vista para ver una fría, determinada expresión en el rostro de Alexion. —Él es un Daimon —decía Stryker—. Lo matas como lo harías con cualquiera de nuestra gente. Kyros fue el siguiente en hablar. Su voz resonó. —¿Están ustedes con nosotros, hermanos y hermanas? Ella se abatió mientras oía el sonido del unánime acuerdo. Alexion la empujó hacia atrás. —Yo me haré cargo —la besó ligeramente en los labios antes de darse vuelta, sostener su mano en alto y hacer volar la puerta de acero al olvido.

155


Alexion entró con seguridad en el cuarto, aun cuando sabía que Stryker probablemente tenía algún medio de matarlo. Dejemos al bastardo intentarlo. Si lo hacía, entonces él estaba listo para una pelea. Ahora era momento para hacer su trabajo. Había veinte Cazadores Oscuros en el cuarto, dieciocho hombres y dos mujeres, junto con varias docenas de Daimons. Era bueno que la sangre de Cazador Oscuro fuera veneno para los Daimons, de otra forma más que probablemente se estarían dando un festín para este momento con los tontos que se habían reunido aquí a morir como ovejas siendo conducidas alegremente al matadero. Pero era Kyros quien atrajo su atención. Él estaba de pie ante el grupo, sus ojos ardiendo con odio. Suspirando, Alexion sacudió su cabeza. —Qué tontos son estos inmortales —dijo—. Por escuchar a un Daimon y caer víctimas de sus mentiras. —Caímos víctimas de eso hace siglos —gruñó Squid—. No hay aquí uno de nosotros que no haya sido usado por Acheron. Alexion lo compadeció. —No estoy aquí para discutir con ninguno de ustedes. Estoy aquí para darles su última posibilidad de salvarse. Aquellos de ustedes que quieran vivir para ver otra noche, den un paso a la derecha. Aquellos de ustedes que deseen creer en las estupideces de Stryker y morir esta noche permanezcan donde estén. —No tengan miedo de él —dijo Stryker—. ¿Qué puede un hombre hacer con todos ustedes? Alexion le dirigió una sonrisa sardónica. —Si soy tan poca amenaza, Stryker, ¿por qué no me has matado? —Miró hacia el grupo de Cazadores Oscuros reunido—. No tiren tan innecesariamente sus vidas. Todos ustedes han sobrevivido demasiado para ser tan malditamente estúpidos. —Hizo una pausa para mirar fijamente a Kyros—. Y tú, adelfos, te cargué en mi espalda cuando fuiste herido. Te di pan cuando era el último pedazo que tenía para sostenerme. Mírame a los ojos ahora y dime que estás dispuesto a apoyar a un Daimon antes que a mí. Kyros miró a Stryker, quien comenzó a aplaudir sarcásticamente. —Gran discurso. ¿Lo practicas mucho? Alexion levantó su mano y tiró a Stryker contra una pared. —Decídanse, Cazadores. ¡Ahora! Los Daimons se precipitaron hacia él, sólo para rebotar contra la pared que él levantó a su alrededor. De todos modos ellos siguieron atacando como si buscaran algún modo de romper su protección. Él miró mientras los Cazadores Oscuros intercambiaban nerviosas miradas. Entonces, para su alivio, dieciséis de ellos se movieron a la derecha. Al instante en que lo hicieron, él vio la confusión en sus caras. —¿Qué diablos? —dijo Eleanore, una de las Cazadoras Oscuras—. Me siento muy débil de pronto. Sin duda la rotura en el asimiento de Stryker les permitió sentir el hecho de que sus poderes habían sido considerablemente agotados. Kyros dio un paso, luego hizo una pausa mientras Stryker rompía el asimiento de Alexion y le disparaba una onda de choque. Esto perforó el campo de fuerza y lo envió volando hacia atrás. Alexion siseó mientras el dolor lo atravesaba. Stryker lo golpeó una y otra vez. El dolor era quemante. Él intentó levantarse sólo para encontrar a Danger a su lado, ayudándolo. Un mal presentimiento lo golpeó con fuerza. —Busca a los Cazadores Oscuros y salgan de aquí —le dijo él. Pero antes de que ella pudiera moverse, Stryker la atacó con el rayo también.

156


Alexion se volvió al semidiós con una maldición mientras devolvía fuego con fuego. —¡Spathis! —dijo bruscamente Stryker a sus hombres mientras esquivaba la ráfaga de Alexion—. ¡Maten a los Cazadores Oscuros! A todos ellos. Los Daimons atacaron en masa. Danger sacó la daga de su bota mientras corría para unirse a la lucha. —¡Danger, permanece atrás! —gritó Alexion mientras hacía volar lejos a los Daimons. Intentó destruirlos con sus poderes, pero no pudo. Stryker se rió de él. —Ellos son más fuertes que lo que tú eres, Alexion. No somos los pequeños Daimons debiluchos con los que normalmente luchas. Somos muchísimo más. La mirada de Alexion se estrechó sobre él antes de que dijera: —Xirena, toma forma humana. La demonio salió de él y se transformó. Danger se rió de su as de reserva. Los Daimons nunca serían capaces de mantenerse contra Xirena. —Tú, perra traidora —gruñó Stryker a la demonio mientras le dirigía un disgustado gesto de desprecio. Xirena voló hacia él sólo para conseguir que Stryker acuchillara sus alas con su daga. La demonio chilló, luego cayó al piso donde yació, incapaz de levantarse, mientras Stryker seguía apuñalándola. Gimoteando, Xirena intentó arrastrarse alejándose de él antes de que pudiera matarla. Danger no sabía qué había pasado. Ella corrió hacia la demonio para intentar ayudarla. El corazón de Alexion se detuvo mientras comprendía lo que Stryker había usado contra la demonio… una daga Atlante. La única cosa que podría matar Carontes. Pero más importante, también podría matar a Danger, incluso con sus poderes de Cazador Oscuro. ¡Mierda! Él podía desaparecer de aquí con una de ellas, pero no con ambas. Si usara sus poderes, tendría que escoger entre Danger o la demonio… Pero más que eso, no podía abandonar a los Cazadores Oscuros que estaban agotados. Ellos llevaban luchando un tiempo casi imposible contra los Daimons que los atacaban. —¿Qué pasa aquí? —preguntó Squid un instante antes que un Daimon lo matara. —¡Corran! —les gritó Kyros a los demás—. Ellos nos han debilitado para poder matarnos. —Danger —dijo Alexion mientras protegía a la demonio—, toma a Xirena y vete. Cuando ella se movió para obedecer, Stryker sacó un medallón rojo. —Toca a la demonio y destruiré tu alma. Todos en el cuarto se congelaron ante esas palabras. Alexion notó el horror en las caras de los Cazadores Oscuros que comprendieron qué era lo que el Daimon sostenía. Si el alma de Danger era destruida, ella nunca sería capaz de liberarse. Más que eso, la convertiría en una Sombra. Con una expresión de terror, Danger sostuvo cerca a Xirena. Alexion inclinó su cabeza ante lo extraño de la amenaza de Stryker. El momentáneo pánico que aprisionó su alma duró sólo unos segundos, antes de que él comprendiera algo. —Corre con Xirena, Danger. Él no tiene tu alma. Stryker se rió de él mientras miraba compasivamente a Danger. —Qué maravilloso. Tu amante cree que me estoy tirando un farol. —No es un farol —dijo Alexion sin dudar mientras enfrentaba al Daimon con frialdad—. No sé lo que tienes, pero no es su alma.

157


La mirada de Stryker era fría, siniestra, y si él en realidad hubiera tenido el alma de Danger, Alexion podría haber estado asustado. —¿Estás dispuesto a correr ese riesgo? Alexion no parpadeó. —Sí. —¡Alexion! —gritó Danger, su voz llena de miedo—. Si eso es mi alma... —No lo es —dijo él, mirándola—. Confía en mí en esto. Artemisa protege esas almas demasiado estrechamente y hay sólo un hombre vivo que puede conseguirlas de ella. Puedes apostar tu vida, tu ousia, y todo lo demás que tengas que Stryker no es él. —¿Estás tan seguro? —preguntó Stryker mientras jugaba con el medallón en su mano. Tensó la mano sobre él—. Artemisa es mi tía, después de todo. Alexion se mofó. —Sip, y ella odia tus entrañas con una ardiente pasión. El único modo para que consiguieras un alma es que Acheron te la entregara y ambos conocemos las posibilidades de eso. Maldiciendo, Stryker tiró el medallón y lo aplastó con su tacón. Danger se encogió hasta que comprendió que nada le había pasado. Se tocó el pecho sólo para asegurarse… Nop, todavía estaba intacta. Respirando aliviada, volvió a Xirena, quien todavía sostenía su pecho donde Stryker la había apuñalado. —Les dije que los mataran a todos —ordenó Stryker a sus Daimons. Danger se puso de pie delante de la demonio para protegerla. Mientras los Daimons atacaban y ella repelía, comprendió algo aterrador. Sus poderes no estaban en plena fuerza. Con cada golpe y revés, ella parecía debilitarse. El Daimon con el que estaba luchando la pateó hacia atrás. Danger golpeó el suelo con tanta fuerza que le quitó el aliento. Rodó, intentando escaparse, sólo para encontrarse con los pies de otro Daimon. Él rió mientras levantaba una espada para decapitarla. Justo cuando estuvo segura de que estaba muerta, el Daimon cayó hacia atrás. Ella levantó la vista esperando ver a Alexion. En cambio, era Kyros quien estaba de pie sobre ella. Él había matado al Daimon, y le estaba tendiendo su mano. —He sido un estúpido idiota —dijo mientras la ponía sobre sus pies—. Lo siento. —No es a mí a quien tienes que pedir perdón. Él miró hacia Alexion, quien estaba luchando con Stryker. —Lo sé —él la empujó hacia la puerta—. Vamos. Tenemos que sacar a los otros Cazadores Oscuros de aquí antes de que sea demasiado tarde. Antes de que ella pudiera decir algo, él se inclinó y recogió a Xirena para alejarla de los Daimons. Alexion se detuvo a mirar cómo Kyros y Danger trabajaban juntos para poner a los otros a salvo. Ella había tenido razón, él había recapacitado al final. Dioses, le debía a esa mujer más que lo que alguna vez podría devolverle. Hizo un rápido recuento de los Cazadores Oscuros que se estaban yendo y se dio cuenta de que sólo tres Cazadores Oscuros habían sido asesinados por los Daimons hasta ahora. Habían sido los que no se habían movido a la derecha. Kyros y Danger estaban peleando con los Daimons mientras el resto se apresuraba a salir del cuarto. Para comprarles más tiempo, él volvió a arremeter contra Stryker. El Daimon se dio vuelta con un gruñido. —Tú no puedes detenerme —dijo Stryker siniestramente. Le arrojó la daga a Danger.

158


Alexion estiró su mano para desviar la ruta de la daga. La daga debería haber volado a su mano. No lo hizo. Justo cuando comenzaba a dirigirse hacia él, uno de los Daimons lo golpeó en el pecho. Se tambaleó hacia delante, luego recuperó el equilibrio. Antes de que pudiera recuperar la daga, esta volvió a Stryker quien la lanzó rápidamente antes de que él pudiera parpadear. Se enterró profundamente en el pecho de Danger. Alexion no pudo respirar por todo un latido del corazón mientras veía que la golpeaba tan fuerte que la hizo levantar los pies del suelo antes de enviarla rodando al piso. Kyros se dio vuelta con una maldición mientras corría hacia ella. ¡No! La mente de Alexion gritaba negándolo. No podía ser… —Deberías haberte echado atrás —dijo Stryker por entre sus apretados dientes mientras la daga volaba otra vez a su mano estirada—. Pero está bien. La mejor forma de matar a alguien es siempre apuntar a su corazón. Ella muere por ti y tú mueres por Acheron. El Daimon lanzó la daga hacia él. Golpe al corazón... Tomando la daga en su puño un instante antes de que se hubiera incrustado en su pecho, Alexion finalmente entendió lo que la desconocida voz femenina había estado intentando decirle. Sintió que sus poderes se elevaban ante esas palabras. Se volvió hacia Stryker con un gruñido. —¿Tú quieres un corazón, Stryker? Te daré el tuyo… —Él sabía que sus ojos estaban brillando verdes mientras gritaba—: ¡Urian! —No te atrevas a profanar el nombre de mi hijo con... —las palabras de Stryker se interrumpieron mientras el aire alrededor de ellos se removía. Dos segundos más tarde, Urian apareció. Alto y rubio, el hombre lucía extrañamente similar a su padre excepto que Stryker teñía su pelo de negro mientras que el de Urian era rubio—blanco. Como siempre, lo mantenía largo y atado en una cola de caballo que estaba asegurada con una cuerda negra de cuero. Urian parecía menos que contento por haber sido convocado. Su mandíbula se aflojó mientras echaba un vistazo alrededor del cuarto y veía a los Daimons mirándolo fijamente, incrédulos. —Lindo modo de mantenerme de incógnito, Lex —dijo Urian, hasta que su mirada cayó sobre su padre. Sus ojos se estrecharon con odio. —¿Urian? —Stryker dijo por lo bajo el nombre como una sagrada plegaria. —¡Tú, bastardo! —dijo gruñendo Urian. —Mátalo —gritó uno de los Daimons. —¡No! —dijo Stryker—. Él es mi hijo. Urian sacudió su cabeza. —No, anciano. Soy tu enemigo —Urian agarró la daga de la mano de Alexion y corrió hacia su padre con ella mientras Alexion iba hacia Danger. —¡Retirada! —ordenó Stryker a sus Daimons un instante antes de que cinco bolt-holes aparecieran. Stryker vaciló, mirando a Urian durante un largo minuto, antes de que él brincara por uno y desapareciera. Con el corazón roto, Alexion tomó a Danger en sus brazos mientras Xirena los miraba desde donde Kyros la había dejado. Alexion presion�� un paño contra el pecho de Danger para parar el flujo de sangre de su herida. La demonio estaba herida, pero, a diferencia de Danger, no fatalmente. Stryker no había apuñalado a la demonio en el corazón. Urian se volvió hacia él. —¿Qué infiernos fue eso, Sombra? Se suponía que mi vida debía ser mantenida en secreto.

159


—Calla, Urian —gruñó Alexion mientras sostenía a Danger y luchaba contra las lágrimas que querían cegarlo. Luchando contra el dolor debilitante que lo abrumaba. Todo su ser estaba gritando de dolor mientras se negaba a creer lo que le había pasado a ella. —Vamos, nena —le susurró mientras la mecía suavemente en sus brazos—. No te mueras sobre mí. —Esto debería curarse —susurró Danger suavemente con una voz que desmentía su dolor—. ¿Por qué no se está curando la herida? —Lo siento, akri —susurró Xirena—. Xirena no pensó en ser apuñalada y en dejar morir a su mujer. Urian se unió a ellos, su rostro pálido mientras notaba la herida de ella en el pecho. —¿Stryker la apuñaló con su daga personal? —Sí —Alexion se atragantó, notando la expresión atormentada detrás de los ojos de Urian. Sin duda el hombre volvía a vivir la muerte de su propia querida esposa en las manos de Stryker—. ¿Hay algún modo de salvarla? —le preguntó al Daimon. —¡Acheron! —llamó Urian. Alexion se tensó mientras oía la convocatoria a la que sabía que Acheron no prestaría atención. Él conocía las reglas de su misión. Acheron no interferiría. Danger iba a morir. El dolor de ese pensamiento laceró su pecho e hizo trizas su corazón. Esto trajo lágrimas a sus ojos que él no pudo parar. —Deseo que él hubiera tenido tu alma —susurró Alexion contra su mejilla—. Al menos entonces yo podría haberte vuelto humana. —¿No puedes convocar los poderes de Ash para curarla? —preguntó Urian. Alexion sacudió su cabeza. El poder sobre la vida y la muerte no era algo que Acheron estuviera dispuesto a compartir. Kyros cayó sobre sus rodillas al lado de ellos. —Lo siento tanto, Danger. Se suponía que ninguno de los Cazadores Oscuros sería herido esta noche. ¡Demonios!, esto es todo culpa mía. Alexion lo miró furibundo a él y su estupidez mientras su cólera aumentaba, queriendo matar a su supuesto amigo. —¿Qué imaginabas? Estabas intentando volverlos contra Acheron. —Lo sé —dijo Kyros con mirada sincera—. Estoy acabado. Lo siento tanto. Stryker era tan convincente. Al principio convirtió a Marco, y lo siguiente que supe, fue que Marco estaba muerto. Stryker juró que fuiste tú quien lo mató. Yo nunca debería haberlo escuchado. Pero Alexion en verdad no estaba escuchando a Kyros en ese momento. Todo lo que podía oír era la respiración de Danger volviéndose más y más ligera. Ella se ahogó mientras luchaba por seguir respirando. Se estiró y tocó la mejilla de Alexion con una mano fría. —Si queda algo de mí, ¿lo llevarás a Francia? Hay una fosa común en un parque en París... —Conozco ese parque —dijo Alexion. Era donde todas las víctimas de la guillotina habían sido enterradas. Danger suspiró. —Mi padre, su esposa, y mi hermano y hermana están allí. Si no puedo estar contigo, quiero estar con ellos. Alexion asintió mientras las lágrimas lo ahogaban. —Lo prometo, Danger. No te dejaré estar sola. Ella le ofreció una pálida sonrisa. —Lo pasamos bien, ¿verdad, mon coeur? —Danger le acarició la mejilla con su pulgar—. Voy a echarte tanto de menos. Entonces él lo sintió… la última expulsión de aliento de su cuerpo.

160


Ella quedó fláccida en sus brazos mientras su mano resbalaba por la cara de él. Alexion tiró su cabeza atrás y gritó mientras el dolor lo desgarraba. En ese momento, odió a Acheron. Odió a Kyros. Odió a Stryker, pero por sobre todo, se odió a sí mismo por ser incapaz de protegerla. Xirena y Kyros se quedaron atrás, sus rostros pálidos mientras lo miraban, pero a Alexion no le importó. Nada importaba excepto la mujer que yacía lánguidamente en sus brazos. Una mujer cuya vivacidad le había mostrado cómo vivir otra vez. Más que eso, le había mostrado cómo amar. Ella había llegado al interior de su corazón y lo había hecho latir por primera vez en más de nueve mil años. Ahora ella se había ido. Y su corazón nunca latiría otra vez. ¡No!, gritó su corazón negándolo. Ella no podía morir. No así. No alguien a quien le había gustado tanto vivir. Alguien que había pasado su vida ayudando a otros. Ella había creído en él y él la había dejado morir… Urian caminaba de aquí para allá entre Kyros y Xirena, y Danger y Alexion. —No puedo que creer Ash la deje morir —gruñó. Levantó la vista al techo—. ¡Eres un maldito imbécil! —No —dijo Alexion con lágrimas cayendo de sus ojos, mientras sostenía el frío, pálido cuerpo de Danger contra su pecho—. Tiene que ser de este modo. Él no puede cambiar el destino. —Y una mierda no puede —gruñó Urian con ira—. Él me trajo de vuelta y yo era un Daimon. ¿Por qué me salvaría a mí y no a ella? Alexion no tenía respuesta para eso. No tenía ninguna respuesta en este momento. Todo lo que podía sentir era el dolor de su pérdida. La agonía. Era cruda y acuciante. ¿Cómo podía estar muerta? ¿Cómo podía él haber permitido que esto pasara? ¡Maldito sea, maldito sea, maldito sea! —Lo siento akri, te fallé —dijo Xirena. Alexion no habló. No podía. De pronto, una luz brillante apareció en el cuarto. Acheron destelló en una esquina, donde permaneció de pie con una expresión estoica. Urian se volvió hacia él con los labios fruncidos. —Ni siquiera lo pienses, Daimon —Acheron lo eliminó de la escena antes de que Urian pudiera hablar—. Kyros —dijo Acheron suavemente—. Vete a casa y descansa. Entonces él, también, se fue. Acheron vaciló mientras la demonio lo miraba fijamente como si él fuera una aparición. Su cara estaba fantasmalmente pálida por su miedo de él. —¿Tú matarás a Xirena ahora? —No —Ash se arrodilló a su lado y curó sus heridas—. Vuelve a tu amo un ratito y encontrarás a tu hermana pronto. La demonio asintió, luego se acercó corriendo a la manga de Alexion, y a su pecho. Alexion todavía no se movía mientras sostenía a Danger contra él. Acheron inclinó su cabeza mientras los miraba con esos todopoderosos, arremolinados ojos plateados. —¿Por qué no me preguntas? Alexion tragó el amargo nudo en su garganta que lo estaba ahogando. —Porque lo sé bien —él miró a Acheron para que pudiera ver la sinceridad en sus ojos—. Pero, ahora mismo, te odio.

161


—Lo sé. Y luego pasó… El cuerpo de Danger se evaporó en un brillante polvo dorado. Alexion volvió a gritar cuando sintió su pérdida completamente. —¡No! —gruñó mientras trataba de recoger el polvo para poder llevarlo a París como le había prometido a ella. —No lo hagas —dijo Acheron suavemente mientras extendía la mano hacia él. Alexion lo empujó para alejarlo. —Maldito seas, bastardo, se lo prometí. Prometí… Él se cubrió los ojos con sus manos mientras sollozaba, comprendiendo que era imposible. —No hay nada para enterrar. Nada que juntar, siquiera. Oh, dioses, ¿cómo podía ella haberse ido así? ¿Cómo? No estaba bien. No era justo. —Nos tenemos que ir, Alexion. Él asintió aun cuando lo que quería hacer era atacar al mismo Acheron. Sabía que esto no era culpa de Acheron, pero eso no importaba. Quería atacar y hacer daño a alguien. Cualquier cosa para aliviar el ardiente, doloroso agujero dentro suyo. No había nada por lo qué quedarse. Danger se había ido… Con su corazón hecho añicos, sintió su cuerpo humano derretirse mientras cambiaba del reino humano a Katoteros. Se encontró de vuelta en el cuarto del trono donde Simi estaba esperando. —¡Alexion! —chilló ella feliz, corriendo hacia él antes de lanzarse a sus brazos—. ¡Estás de vuelta! —Ella se apartó y frunció el ceño cuando él no devolvió su entusiasmo. Inclinando la cabeza, lo miró—. Pero estás tan triste. ¿Por qué estás triste, Lexie? ¿Fueron los Daimons malos contigo? La Simi se los comerá si ellos te lastimaron. Acheron la apartó suavemente. —Él necesita estar solo un ratito, Sim. —Pero… —Está bien —Acheron tomó la mano de ella y le dio el espacio que él necesitaba. Alexion no habló mientras caminaba por el vestíbulo trasero hacia sus habitaciones. Estaba tan frío por dentro que no creía poder volver a estar caliente otra vez. Por primera vez en todos los tiempos, odió este lugar. Odiaba todo sobre él. Sobre todo, odiaba a Acheron. Al menos lo hizo hasta que abrió las puertas de su cuarto. Se paró en seco, conteniendo el aliento, mientras veía lo imposible. No podía ser, y aún así era… En el centro de su cuarto, vestida con un chiton rojo, estaba Danger. Él no pudo hablar mientras podía verla allí. Ella estaba mirando a su alrededor como desorientada. —¿Dónde estoy? Ni una palabra vendría a su boca mientras él se precipitaba hacia ella y la levantaba en sus brazos. Se sentía real. Se sentía viva… ¿Podría ser? ¿Se atrevería a creer que esto era real? Sosteniéndola cerca, él enterró su cabeza contra su cuello, inhalando su olor y llorando. —Alexion, estás empezando a asustarme. 

chiton: túnica de lana llevada por hombres y mujeres en la antigua Grecia.

162


Él se retiró con una risa. —¿Cómo llegaste aquí? —No tengo ni idea. Un minuto estaba con mucho dolor, después todo fue oscuro, y luego estaba aquí —ella se inclinó hacia él—. ¿Dónde es aquí? —Mis habitaciones. Estás en Katoteros. Ella frunció el ceño. —No entiendo. Ni él lo hacía. —¿En verdad pensaste que yo iba a dejar que esto terminara tan mal? Alexion giró para encontrar a Acheron de pie en la entrada, mirándolos con una sonrisa. —Aprendemos de nuestro dolor —dijo él, usando las palabras que Acheron tan a menudo le citaba. Acheron se encogió de hombros. —Pero somos recompensados con placer —su mirada pasó a Danger antes de que volviera a encontrar la de Alexion—. Me has servido mucho tiempo y demasiado bien como para darte la espalda, Alexion. Yo no podía salvar su vida sin alterar demasiado el universo. Pero puedo darte esto. Alexion estaba agradecido y al mismo tiempo estupefacto por eso. Él nunca había esperado que Acheron hiciera algo como esto… jamás. —Tú odias que haya gente en tu casa. Acheron soltó un aliento fastidiado. —¿Qué diablos? Me acostumbré a ti. Me acostumbraré a Danger a su tiempo, también. Danger lo miró boquiabierta. —¿Voy a quedarme? ¿Aquí? ¿Con Alexion? ¿En serio? —Sólo si tú quieres —dijo Alexion. Danger tragó mientras sus ojos se llenaban de lágrimas. Se envolvió alrededor de Alexion y lo abrazó fuerte. —No puedo creer esto. —Siento lo que perdiste, Danger —dijo Acheron tranquilamente—. Esta existencia está lejos de ser perfecta. Alexion vio algo de pánico oscurecer sus ojos. —¿Tengo que beber sangre para vivir? Acheron sacudió su cabeza. —Sólo Einstein, ahí, tiene que hacer eso. Pero como él, no serás capaz de sentir el sabor de los alimentos nunca más. Danger se rió. —Eso es bueno. ¿Quién necesita papilas gustativas de todos modos? Sólo comeré montones de palomitas de maíz. La mirada de Acheron se ablandó. —Si quieres liberar a tu demonio, Alexion, yo la presentaré a Simi y les daré a los dos algún tiempo solos. Alexion frunció el ceño. —¿Cómo es que no estás asombrado por que ella tiene una hermana? —Yo sabía desde hace mucho que ella no era la única demonio por ahí. No fue un salto de fe demasiado grande suponer que probablemente tenía alguna familia también. De todos modos, Alexion estaba asombrado por que Acheron hubiera mantenido semejante secreto con ellos. —¿Entonces por qué no lo dijiste? —A Simi le gusta la idea de ser la única. Iba a decirle la verdad una vez que fuera un poco más vieja. Pero supongo que el tiempo es ahora. Alexion estuvo de acuerdo. —Xirena, te convoco a la forma humana. La demonio saltó de su cuerpo y se mantuvo apartada, reservada.

163


—¿Estoy en problemas? —No —le aseguró Alexion—. Vas a conocer a Simi. Sus ojos brillaron de felicidad. —Vamos, Xirena —dijo Acheron—. Te llevaré con ella. Ella vaciló. —No estás tratando de engañar a Xirena, ¿verdad? —No. —Todo estará bien —dijo Alexion—. Puedes confiar en él. Xirena fue hacia Ash, vacilante, antes de que los dos abandonaran el cuarto. Danger esperó hasta que estuvieron solos antes de volverse hacia Alexion y atraerlo a sus brazos. —¿Esto es realmente cierto? —Sip —suspiró él mientras la acercaba a sí—. Todavía no puedo creer que estés aquí. —¿Tú no puedes? Yo pensé que te había perdido para siempre. —Al menos yo no me morí sobre ti. —No, pero eso no es un problema para ninguno de nosotros otra vez, ¿verdad? Alexion sonrió mientras saboreaba la visión de sus resplandecientes ojos negros brillando al mirarlo. —No, a no ser que enfurezcamos a un Caronte. —Entonces me aseguraré de nunca hacerlo. Él la abrazó con fuerza y la levantó en sus brazos, agradecido de tenerla de vuelta. Esta vez, él iba a estar malditamente seguro de que nada le pasara otra vez. —Te amo, Danger. Danger lo besó mientras su corazón rebosaba de alegría. —Yo también te amo —suspiró ella. Y aunque esta vida con él no iba a ser perfecta, sería muy, muy íntima. Mientras estuvieran juntos, nada más importaba.

Epílogo Esperando en el cuarto del trono, Simi miró fijamente con desconfianza a la otra demonio mientras movía la cabeza hacia adelante y hacia atrás como una serpiente mirando algo que quería atacar. —¿Qué significa, ella es mi hermana? —le preguntó a Ash. —Xiamara, tú no... —Yo soy la Simi —dijo ella, golpeando el pie contra el piso—. Xiamara es mi madre. Xirena estaba tan confundida que Ash en realidad la compadeció. Simi se acercó lentamente hacia ella y la empujó. —Tú pareces real. —Soy real. —¿Entonces por qué no venías a verme? Xirena estaba horrorizada por la pregunta. —No podía. La diosa-perra no me dejaba. —¿Artemisa? —chilló Simi—. La odio.

164


—No —la corrigió Xirena—, la otra diosa-perra, Apollymi. —¡Hey! —exclamó Ash simultáneamente con Simi. Xirena lució aún más confusa. —Es una diosa, esa Apollymi —dijo Simi reverentemente—. Ella siempre es buena con la Simi. Ella me hace calienta—cuernitos para mantener mis cuernos abrigados y me da muchas galletas cuando la voy a ver. La mandíbula de Xirena cayó. —¿Ella hace qué? Simi puso sus manos sobre sus caderas. —Me has oído, demonio sorda. Es una buena señora, esa Apollymi, y Simi hará daño a cualquiera que diga otra cosa. Xirena dio un paso adelante y susurró fuerte. —¿Me dejará tu akri hablar contigo a solas? Simi hizo una pedorreta y agitó su mano hacia Ash. —Como si me importara si él dice no. Él no me controla. Xirena pareció horrorizada por sus palabras. —Él es tu akri. Simi hizo otra pedorreta. —Él es mi papá. —Él es tu akri —dijo ella por entre medio de sus colmillos apretados. Simi miró con ceño fruncido a Ash. —Hay algo seriamente mal con mi hermana. ¿Por qué ella continúa diciendo que tú eres mi amo y señor cuándo tú eres simplemente mi papá, akri? Ash se encogió de hombros. —No tengo ni idea, Sim. Tienes que aclararlo con ella. —Hmmm —Simi pasó su brazo alrededor de los hombros de su hermana y la condujo a la esquina donde tenía sus propios monitores de televisión—. Mira, en este mundo, Xirena, la Simi hace lo que ella quiere y akri, dice, “Bien, Simi, todo lo que quieras, Simi”. A no ser que eso implique comer gente; entonces él por lo general dice no, pero esa es la única vez. Aparte de eso, él hace lo que la Simi dice. ¿Ves cómo funciona? —Xirena parecía completamente confundida por su hermana. Simi levantó la cabeza para mirar a Ash—. ¿Dónde se está quedando, de todos modos? —Tú podrías compartir un cuarto con... —No —dijo ella inmediatamente—. La Simi no comparte su cuarto, akri. Jamás. No me importa que ella sea mi hermana. Mi cuarto tiene todos mis recuerdos especiales allí. Creo que deberías hacerle uno para ella sola. Ash sabía bien cómo razonar con su demonio. Sin mencionar el hecho de que no le molestaba seguirle la corriente. En realidad disfrutaba irritándola. —Bien. ¿Dónde lo quieres? —Un poco cerca del mío, pero no tan cerca que ella bloquee la vista de la foto de mi Travis Fimmel que la Simi tiene sobre la gran pared. —¿Tu qué? —preguntó Xirena—. ¿Qué es un Travis Fimmel? La mandíbula de Simi cayó a la vez que lucía atontada. —¿No sabes sobre Travis Fimmel? Oh, hermana, no sabes lo que te pierdes. Él es el mejor hombre con vida. Xirena se estremeció. —¿Tú deseas a los hombres? —Bien, ciertamente no deseo a las mujeres. —No —se corrigió Xirena—, quiero decir, ¿deseas a los humanos? —por el modo en que lo dijo se podía decir que era la cosa más asquerosa que la demonio podía imaginarse. —Bien, ¿tú no? —preguntó Simi. —¡Ew! —Xirena miró a Ash—. ¿Qué le has hecho? ¡Has corrompido a una buena demonio! —ella se volvió a mirar a Simi—. Necesitas ver a Drakus. —¿Quién es?

165


—Él es el mejor demonio que alguna vez vivió. Él puede exhalar fuego de su nariz y boca al mismo tiempo. La cara de Simi brilló. —¡Ooo! Ash se abatió mientras veía por dónde iba esto. —Simi es demasiado joven para eso. —No, ella no lo es —dijeron las dos al unísono. —Creo que estás superado en número, jefe. Ash se dio vuelta para ver Alexion detrás suyo. Danger estaba entrando en el cuarto justo detrás de él. Sus ojos se ensancharon mientras notaba la opulencia del salón del trono del Atlante. Suspiró mientras Alexion se paraba al lado de él. —Olvida el Armagedón, esta es la cosa más espantosa que jamás he visto. Ash miró con horror mientras las dos demonios se sentaban y comenzaban a comparar notas sobre hombres "calientes" y demonios masculinos. Alexion se volvió hacia Danger y sonrió. —Creo que es bueno tener una mujer en la casa ahora. Tal vez ella pueda inculcar algún sentido en ellas. Danger resopló. —Las demonios son tu dominio, no el mío. Ni siquiera lo pienses. Ash en verdad gimoteó mientras Xirena comenzaba a contarle con exactitud a Simi los hábitos de apareamiento de los Carontes. —Esto va a ponerse feo. Gracias, Lex. Alexion sonrió mientras atraía a Danger a sus brazos y la sostenía cerca. —No, jefe, gracias a ti. Ash los miró a los dos y vio el amor que se tenían el uno al otro. Iba a ser un largo camino el calmar la parte de él que odiaba tener extraños en su casa. Y mientras examinaba el futuro de Danger, él no vio absolutamente nada. Por primera vez en su larga vida, lo encontró consolador. Eso significaba sólo una cosa. Danger definitivamente sería parte integral de sus vidas futuras.

Fin

 Traducción: Nora – Olga Corrección: Nora

166


13 pecados de la noche