Page 1

n# 30 / año 4 / octubre 2012

REVISTA MÉDICA PARA LLEVAR n# 30 / año 4 / octubre 2012

OPINIÓN RESIDENTE : DESDE ADENTRO:

LA MEDICINA ¿CIENCIA O ARTE?

Residencia en el Hospital Pirovano

CHARLA SOBRE LA VEJEZ

¿SON FELICES LOS MÉDICOS?

AGENDA CONGRESOS Y EVENTOS


EDITORIAL Cuando esa noche culminó en la rutinaria mañana, sólo informé que la habitación trescientos once se encontraba vacía. Las palabras escogidas disimularon mi pena, al tiempo que la desataron en quienes se encontraban presentes. El pizarrón de la sala agregaba, con letras garabateadas, la hora fatal y los motivos que deberían figurar en el certificado. Estaba dicho, no había más que agregar. Él se había marchado, no así su recuerdo: su cita precoz con el linfoma, un hijo pequeño, un padre amoroso, una compañera apasionada… el estreno de su ausencia golpeaba con persistencia la fragua candente de un dolor agudo y cierto. Su tozuda esperanza nos impedía suspender la quimioterapia. Durante noches asistimos a infusiones supervisadas que alternaban furiosos vómitos con vehementes encuentros amorosos con su compañera, desatados en franca rebeldía. Se aferraba así al mundo, a la joven vida que aún le pertenecía. Aún cuando el recurrente derrame pleural le arrebatara el oxígeno, aún cuando su columna cediera terreno al avance de la calamidad. Luego el corsé, los opioides, la cánula soplando en sus fosas nasales lastimadas, las punciones reiteradas… el remanso transitorio. Su postrera noche la transitó entre la agitación y sus alucinaciones a las palabras de amor, agradecimiento y despedida. Con gusto recibí unos golpes que me propinara a cuenta de esa vida que, inexorablemente, se extinguía. Finalmente el sosiego, la calma, la cesación de latidos, la frialdad… la muerte más irreverente. Las gélidas e innecesarias palabras corroborativas. La mano extendida y temblorosa en la mano firme del padre, los ojos turbados en los vidriosos luceros de quien fuera su amada. Pero ya está, no hay más tiempo. La mañana exige continuar con la veloz faena de acumular renovadas urgencias para derramarlas luego en letras que, con piedad, tal vez reflejen antiguos dolores. Salud Quijote galeno, y a seguir con tus labores.

“(…) Hay un agrado en observar la arena que resbala y que declina y, a punto de caer, se arremolina con una prisa que es del todo huma La arena de los ciclos es la misma e infinita es la historia de la arena; así, bajo tus dichas o tu pena, la invulnerable eternidad se abism No se detiene nunca la caída. Yo me desangro, no el cristal. El rit de decantar la arena es infinito y con la arena se nos va la vida…” “El reloj de arena”, de Jorge Luis B “El reloj de arena” Jorge Luis Borges .


ÍNDICE N# 30

36 40

Médicos en el exterior Cuento. Saber escuchar

06

Experiencia residente

12

Emprendedores de Salud

42

18

Entre Salas y Pasillos

46

26

Charla sobre la vejez

50

Noticias Médicas

30

Médicos que Inspiran.

56

Agenda

STAFF Contacto: info@revistaambo.com www.revistaambo.com www.facebook.com/revistaambo

¿Son felices los médicos? ¿Cómo saber qué app es la ideal para vos?

Dirección:

Redacción:

Lic. Pablo Aragone Lic. Gonzalo Aragone

Sofía Scarone Dra. Fernanda Brañas Dra. Carolina Herrera

Comercial: Lic. Gonzalo Aragone

Contenidos: Las opiniones vertidas en esta revista son de exclusiva responsabilidad de sus emisores y no representan necesariamente la opinión de la revista AMBO. Queda prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos de la presente publicación, por cualquier medio, sin la expresa autorización de sus propietarios. Revista AMBO es propiedad de APG Producciones.

Lic. Pablo Aragone Dr. Mario Díaz

Diseño Gráfico: Lic. Ignacio Saurí

Corrección de Textos: María José Verna

Colaboración: Francisco Figueroa

Agradecimientos: Resientes del Hospital Pirovano Residentes del Hospital Ramos Mejía Elizabeth Rizzo Dr. Jorge Petrone Leeat Granek


6

AMB O # 3 0

EX P E R IE NC IA R ESID E NT E

Por:

Agustín Vecchia R1 Cardiología.

EXPERIENCIA RESIDENTE HOSPITAL ALEMÁN

Agustín Vecchia

¿Cómo llegaste a esa residencia? Como seguramente llegamos todos. Sin querer. Mucha expectativa y poca certeza. La época de rendir exámenes de residencia es de mucho recelo, cada uno tiene perspectivas de ingresar a determinado lugar de acuerdo a la especialidad que escoge. Todos los aspirantes rendimos muchos exámenes independientemente del grado de preparación de cada uno. Las cosas cambian con el tiempo y las pretensiones se ajustan a las posibilidades que resultan del proceso. En mi caso rendí alrededor de 10 exámenes, pasé a varias entrevistas. No hubo mucho que elegir al principio. Cuando se acomodan un poco los puestos aparecen vacantes, llegan otras

ofertas y a veces se tiene la suerte de cambiar para bien; o no. Yo no lo hice. La comparación indirecta con los demás colegas que conocía me decía que estaba donde debía estar.

¿Cómo es la relación entre los colegas de tu servicio? A veces más dificultosa que con los propios pacientes. Las jornadas laborales son extensas y el tiempo compartido con los colegas por consiguiente también lo es. Se comparten clases, ateneos, grupos de trabajo… Las personalidades se chocan todo el tiempo, a veces es muy difícil, otras menos. No hay más remedio que desembarazarse de prejuicios y aprender a querer a

cada uno así como viene. No sobra el tiempo para pelear ni tampoco lo permitiría el sistema. El tiempo es el mejor amigo del hombre en estas cuestiones y se termina aprendiendo a querer a algunos y a tolerar a otros.

Empezaste hablando de los paciente, ¿hay un perfil del paciente del “Alemán”? Aproximadamente el 90% de los pacientes del HA son del plan de salud del mismo o de planes medios y de ahí para arriba de otras prepagas y obras sociales. Por las características particulares de los usuarios del sistema privado de salud el 50% de las expectativas las satisfacen con cuestiones ajenas a

No se experimentan demasiados roces con los pacientes en el hospital más allá de los inherentes a la práctica misma y en general se trata de cuestiones administrativas y de tiempos de espera que los mismos a veces no están dispuestos a tolerar.

la medicina per se. A pesar de esto entiendo que generalizar por clase social es tan imposible como generalizar a los residentes. Cada paciente es distinto y cada residente también lo es (hay algunos mas afables que otros). No se experimentan demasiados roces con los pacientes en el hospital más allá de los inherentes a la práctica misma y en general se trata de cuestiones administrativas y de tiempos de espera que los

7


8

AMB O # 3 0

EX P E R IE NC IA R ESID E NT E

menores quienes, a su vez, saben devolver estas gentilezas. Punto en contra: la carga horaria no siempre permite aprovechar la actividad académica al máximo. Es prácticamente imposible asimilar un ateneo por ejemplo luego de una noche de guardia en la que no se duerme lo suficiente. Se terminan utilizando estos espacios con fines oníricos.

mismos a veces no están dispuestos a tolerar. Suele haber más de un servicio a cargo de cada paciente particular existiendo buena comunicación entre los mismos. Esto, además de agilizar las cosas, hace que el paciente se sienta abordado por todos los frentes y disminuye la angustia y la beligerancia que pueda nacer de cada uno.

¿Qué es por lo que más se destaca el hospital? Punto a favor: libertad de ser y hacer. A pesar de formar parte de un grupo y estar en general muy supervisados los residentes son desde el primer año muy

independientes a la hora de desarrollar sus tareas diarias. Tienen vos y voto, aunque la magnitud de los mismos suele ser directamente proporcional a la antigüedad laboral de cada uno. Punto en contra: se aprende a trabajar en un espacio donde no suele faltar nada. A priori esto es algo bueno pero desconozco el efecto que pueda tener el día de mañana de acuerdo al futuro laboral de cada uno. Punto a favor: la norma es la buena predisposición docente de los médicos de otros servicios. Todos tienen en claro que se trata de un hospital escuela y nunca se niegan a una pregunta de los

El HOSPITAL ALEMÁN privilegia a sus residentes y les suele brindar ofertas laborales una vez que éstos terminan la etapa formativa. Esto siempre es tentador a la hora de pensar en un futuro.

¿En qué modificó tu visión de la medicina haber pasado por este lugar? El principal cambio que se nota luego de un par de meses de trabajo es la despersonalización. Se pierde un poco ese ideal de que el paciente va por sobre todas las cosas. La extenuante carga horaria se convierte en el nuevo motivo de preocupación. Esto evoluciona en que la comunicación médico paciente a veces se remita al mínimo necesario. Creo que la organización de los hospitales está más pensada en base al costo-beneficio que permite maximizar ganancias que al fortalecimiento de las relaciones con los pacientes que es la que permite brindar salud.

¿Cómo te ves cuando termines tu residencia? ¿Qué expectativas tenés? Lo más frecuente es que el residente no tenga demasiado planeado el futuro más allá de la residencia. Yo me considero dentro de ese grupo. Alguna idea vaga se deja oír en las charlas pero no pasa más allá de eso. A medida que pasan los años los proyectos se solidifican. El HA privilegia a sus residentes y les suele brindar ofertas laborales una vez que éstos terminan la etapa formativa. Esto siempre es tentador a la hora de pensar en un futuro.

9


10

AMB O # 3 0

Pienso y espero no estar equivocado en que la vieja idea de la docencia a través del sufrimiento y el castigo no aporta nada y está pasando de moda.

Desmitificando: “El primer año hay que sobrevivirlo”: yo lo considero el más importante. Como quien empieza cualquier actividad de 0 (cero), es el momento en el que el progreso es más evidente. Por las características propias del trabajo no siempre sobra la motivación, pero tampoco hay nada que sobrevivir. Seguramente no estarán de acuerdo con esta afirmación los residentes de algunos servicios particulares (los de cirugía por ejemplo), estos personajes sí deben sobrevivir el primer año. “Te maltratan y destruyen tu autoestima”: gente despreciable hay en todos lados. El trato no revela siempre lo que pretende cada superior con uno. Es de sana práctica aprender a ver a través de eso para identificar buenas intenciones y tolerar el proceso. Pienso y espero no estar equivocado en que la vieja idea de la docencia a través del sufrimiento y el castigo no aporta nada y está pasando de moda. “La relación trabajo/remuneración deja mucho que desear”: Cierto.

“A medida que pasan los años de residencia disminuye la cantidad de trabajo”: yo diría más bien que cambia el tipo de trabajo. Siempre depende de cada residente pero en la mayoría de los servicios la carga horaria no suele mejorar con los años. “No sobra tiempo para nada”: la verdad es que el tiempo que sobra es poco y en general utilizado para cuestiones laborales pendientes. De todas formas siempre existe al menos un fin de semana libre por mes para compensar. En conclusión, el sistema es imperfecto en todos lados, y es más, parece que siempre lo será. Al menos el futuro cercano no brinda muchas esperanzas de cambio. Hay que aprender a convivir con él y sacarle a esta etapa el mayor provecho posible. Para eso es importante no perder de vista el objetivo fundamental de todo esto. Estará más claro para algunos que para otros. Yo recomiendo tomarse un tiempo para pensar donde está cada uno parado.


12

AMB O # 3 0

M É D ICOS E M P R E N D E D O R ES

Por:

Sofía Scarone

NOVEDOSAS PRÓTESIS CARDÍACAS DESARROLLADAS POR MÉDICOS EMPRENDEDORES El Dr. Osvaldo Amerio, cirujano cardíaco, se encuentra desarrollando junto con su socio y un equipo de colaboradores una nueva prótesis cardíaca. En esta entrevista nos cuenta cómo una idea que llevaba casi 20 años dando vueltas en su cabeza, pudo ser materializada y cuáles fueron los pasos que le permitieron mantenerse siempre en la búsqueda de lo que quería realizar. ¿Cómo y cuándo surgió la idea del proyecto? Históricamente todas las prótesis valvulares cardíacas fueron diseñadas por cirujanos cardíacos, que somos quienes percibimos las debilidades de las prótesis existentes y nos damos una idea insitu de las posibilidades de mejora de estos dispositivos. Este caso no es la excepción. Con varios años de experiencia en cirugía cardíaca en general y en cirugías de reemplazo

valvular en particular, nació la idea de este nuevo diseño cuando todavía ejercía mi profesión en la ciudad de San Pablo, Brasil. La idea tiene más de veinte años.

¿Cuánto tiempo estuvo planeando y desarrollando el proyecto? De regreso al país, con la idea elaborada y cierta ayuda del destino, me establecí en la ciudad de Posadas, Misiones. Allí me reuní con el grupo de Materiales

y Modelado de la Facultad de Ciencias Exactas, Químicas y Naturales de la Universidad Nacional de Misiones -liderado por el Dr. Carlos Schvezov- con quienes conseguimos conformar un grupo de trabajo multidisciplinario que le dio forma a la idea y llevó adelante el desarrollo del proyecto.

¿Cómo es desarrollar un proyecto en nuestro país? ¿Con qué obstáculos se encontraron? El comienzo fue como una carrera de obstáculos. Creo que actualmente las condiciones son más favorables dadas las políticas que se han implementado en investigación y desarrollo, aunque persiste la inercia negativa en cuanto al otorgamiento de fondos y fundamentalmente a la disponibilidad de los mismos. En el año 2004 concursamos en PAE (Programa de Áreas Estratégicas). Nos otorgaron un subsidio desembolsable en dos años, pero sólo pudimos comenzar a utilizarlo a mediados de 2007. Además, nos encontramos con muchos inconvenientes a la hora de efectivizarlos. Esto hace que se pierda el dinamismo y la continuidad necesarios para poder mantener la vanguardia.

Los cirujanos cardíacos somos quienes percibimos las debilidades de las prótesis existentes y nos damos una idea in-situ de las posibilidades de mejora de estos dispositivos. ¿Cómo obtienen los fondos para realizarlo? Hasta ahora hemos mantenido activo el proyecto con fondos provenientes del Estado, tanto nacional como provincial, a través de concursos con los que conseguimos llegar a una etapa crítica que es la de fabricación de prototipos. Actualmente, con el proyecto en fase muy avanzada -se ha concluido el trabajo duro de investigación y desarrollo- y el Plan de Negocios elaborado estamos

13


14

AMB O # 3 0

M É D ICOS E M P R E N D E D O R ES

las prótesis valvulares mecánicas prácticamente no presentan deterioro estructural, pero tienen como mayor debilidad su propensión a la formación de trombos porque están confeccionadas con materiales no biológicos, pero fundamentalmente debido a que sus diseños causan turbulencias en el flujo de sangre. Carlos Schvezov, Lucas Rodriguez, Osvaldo Amerio.

en la búsqueda de inversores para poder concretarlo y llegar al mercado. Si bien sabemos que es una tarea difícil conseguir fondos privados, dado que no existe una cultura de inversión en investigación y desarrollo ya que al ser consideradas inversiones de riesgo no son muchos quienes se detienen a evaluar las posibilidades de negocio que ofrecen este tipo de proyectos, nosotros estamos muy confiados en conseguir los fondos necesarios por lo atractivo que se muestra nuestro proyecto debido su fuerte sustento técnico-científico. Prueba de ello son los premios recibidos en congresos de cardiología y cirugía cardíaca donde hemos sido evaluados por quienes serán los futuros consumidores del producto. Reciente-

mente recibimos el primer puesto en la convocatoria de Incubando Salud donde no sólo se ha evaluado el proyecto técnico, sino también el sustento y la viabilidad de su Plan de Negocios.

y el lugar oportunos para llevar adelante el proyecto de una prótesis valvular cardíaca.

-¿Cómo fue el proceso al momento de armar el equipo idóneo para trabajar en este proyecto?

Para que puedan entender los beneficios de nuestro proyecto es necesario hacer una breve introducción al tema. Diferentes enfermedades pueden alterar la anatomía de las válvulas cardíacas nativas, siendo necesario remplazarlas por una prótesis. Actualmente existen dos grandes grupos de prótesis valvulares cardíacas, biológicas y mecánicas, cada uno de los cuales presentan fortalezas y debilidades. Por un lado, las válvulas biológicas son hemocompatibles y no requieren anticoagulan-

En nuestro caso fue sencillo: un conocido en común a quien le comenté la idea, nos reunió con el Dr. Carlos Schvezov, que lidera el grupo de Materiales y Modelado de la Facultad de Ciencias Exactas, Químicas y Naturales de la Universidad Nacional de Misiones. Ellos son especialistas en materiales y modelados y yo cardiocirujano. Es decir, las personas justas en el momento

-¿Cuáles son los beneficios y virtudes de una prótesis de este tipo?

tes, pero tienen como mayor debilidad el deterioro estructural temprano que lleva a la necesidad de reoperación, por lo cual están indicadas en pacientes mayores de 60-65 años en los que se especula que no tendrán esta necesidad debido a su expectativa de vida. En cambio, las prótesis valvulares mecánicas prácticamente no presentan deterioro estructural, pero tienen como mayor debilidad su propensión a la formación de trombos porque están confeccionadas con materiales no biológicos, pero fundamentalmente debido a que sus diseños causan turbulencias en el flujo de sangre. Debido a eso, los pacientes portadores de estas válvulas deben tomar medicación anticoagulante de por vida. Salvo excepciones, están

15


16

AMB O # 3 0

M É D ICOS E M P R E N D E D O R ES

Las válvulas son suturadas al anillo valvular nativo y este procedimiento lleva entre 20 y 30 minutos realizarlo. Por nuestra parte, estamos desarrollando un sistema sutureless de implante rápido, lo que reducirá el tiempo de cirugía en más de treinta minutos, que es un tiempo muy considerable sobre todo en pacientes de alto riesgo.

indicadas para pacientes menores de 60-65 años con una mayor expectativa de vida. Nosotros presentamos un modelo de prótesis valvular mecánica trivalva de flujo central, similar al de las válvulas nativas, fabricada en un material con propiedades de hemocompatibilidad superior al convencional. Esta válvula no presentará deterioro estructural -al igual que todas las prótesis mecánicas- esperándose una vida útil mayor a la de la expectativa de vida y no tendrá necesidad de anticoagulación -como las prótesis biológicas- debido a su diseño y al material con la que es fabricada. Por lo tanto, cumplirá con los postulados de la prótesis valvular deseable o ideal que actualmente no

existe. Estas características harán que pueda ser utilizada y preferida ante cualquiera de las indicaciones de tratamiento por enfermedad valvular, pudiendo abarcar gran parte del mercado de válvulas.

sobre todo en pacientes jóvenes que se ven limitados para realizar ciertos tipos de deportes o tareas que impliquen riesgos de traumatismos.

¿De qué manera repercute en el tratamiento de los pacientes?

La expectativa es excelente ya que contaremos con la mejor prótesis valvular cardíaca del mercado. Sólo dependerá de nosotros y de las posibilidades de inversión cuán lejos la hagamos llegar.

Los pacientes portadores contarán con una válvula con características hemodinámicas similares a la de las válvulas nativas que no sufrirá deterioro estructural en el tiempo, lo que hará muy difícil la necesidad de una reoperación. Además, no tendrá necesidad de someterse a un tratamiento anticoagulante de por vida que interfiere negativamente en la calidad de vida de las personas,

¿Qué expectativas tiene con respecto al producto?

¿Está desarrollando otros proyectos? ¿Cuáles? Estamos trabajando en la sustentabilidad del proyecto a largo plazo. Las válvulas son suturadas al anillo valvular nativo y este procedimiento lleva

entre 20 y 30 minutos realizarlo. Por nuestra parte, estamos desarrollando un sistema sutureless de implante rápido, lo que reducirá el tiempo de cirugía en más de treinta minutos, que es un tiempo muy considerable sobre todo en pacientes de alto riesgo. Esta iniciativa mantendrá la vigencia de nuestra prótesis al incursionar en la cirugía cardíaca mínimamente invasiva, que será la cirugía de elección en un futuro inmediato.

¿Cómo piensa continuar el proyecto?

Cómo seguir lo tengo muy claro: trabajando, haciendo lo que me gusta que es la cirugía cardíaca. En un futuro próximo me veo implantando la prótesis que hemos desarrollado junto con mi grupo de trabajo.

17


18

AMB O # 3 0

E NT R E SA L AS Y PASIL LOS

ENTRE SALAS Y PASILLOS

la Medicina me pareció algo muy apasionante, con lo que se puede ayudar a la gente

Hoy: HOSPITAL PIROVANO

PREGUNTA

LA MEDICINA ¿CIENCIA O ARTE? RESPONDEN

Pablo Rotemberg (R1 Traumatología) • Verónica Baroni (Jefa de Clínica Médica) Fiorella Canisa (R1 Ginecología) • Rocío Marti (R1 Ginecología) Luciano Gaitán (Instructor de Clínica Médica) • Hernán Bracote (Clínica Medica ) Jorge Martínez (R1 Cirugía Pediátrica) • Nicolás (Jefe de Bioquímica)

Verónica Baroni Jefa de residentes de Clínica Médica

Fiorella Canisa R1. Ginecología Me parece que es una mezcla de ambas cosas. Antes que un arte es algo que está relacionado con la vocación. Es una ciencia en base a que se requiere tener un conocimiento sólido y entender bien a los pacientes para poder interpretarlos, tratarlos, ya que no siempre puede curárselos. Entiendo que es un arte porque considero que es como una entrega de vocación.

A mi entender, la medicina es arte en el sentido de que uno no debe encasillar al paciente en situaciones que tengan que ver con algoritmos clínicos, sino que tiene que conocerlo en su profundidad, en un sentido más holístico, más general; conocer sus intereses, y entonces sí poder comprender la situación de la patología, su causa y cómo resolverla. Es decir, hay cuestiones que van más allá de la ciencia básicamente, y situaciones que tienen que ver con lo social que también deben ser tenidas en cuenta. Es por eso que creo que es mucho más que una ciencia.

19


20

AMB O # 3 0

E NT R E SA L AS Y PASIL LOS

PREGUNTA

LA MEDICINA ¿CIENCIA O ARTE?

Creo que esta profesión tiene una gran dosis de pasión, y cada uno le pone un toque particular.

es un arte, y más en lo quirúrgico, donde se busca una perfección técnica Pablo Rotemberg R1. Traumatología Creo que es verdad que en cierto punto la medicina es un arte, y más en lo quirúrgico, donde se busca una perfección técnica.

Nicolás Jefe de residencia de Bioquímica Es un arte porque la medicina es el arte de curar. Si bien tiene muchas definiciones, y para el médico es su profesión, no siempre uno cura haciendo ciencia..

Luciano Gaitán Instructor de Clínica Médica

Hernán Bracote Clínica Medica

Sin duda que la medicina tiene mucho de arte. Creo que esta profesión tiene una gran dosis de pasión, y cada uno le pone un toque particular. Es por eso que existe una relación estrecha con el arte.

Si bien tenés que tener vocación, te tiene que gustar. La ciencia tiene un papel muy importante, aunque también se puede decir que tiene algo de arte por esta importancia de la vocación.

21


22

AMB O # 3 0

Rocio Marti R1. Ginecología

lo que hacemos es por lo que estudiamos, y así podemos diagnosticar y tratar a los pacientes. En lo personal, no le veo el lado artístico

Para mí no es un arte, sino una ciencia. Todo lo que hacemos es por lo que estudiamos, y así podemos diagnosticar y tratar a los pacientes. En lo personal, no le veo el lado artístico para nada.

Jorge Martínez R1. Cirugía Pediátrica Por supuesto que la medicina es un arte, y la cirugía más todavía. No basta con saber el conocimiento teórico. Hay que saber hacer las cosas, y aún más en cirugía, que tiene mucha manualidad.


26

AMB O # 3 0

C H A R L A SO B R E L A VEJ EZ

Por:

Leopoldo Salvarezza (*)

CHARLA SOBRE

LA VEJEZ En el último tiempo el crecimiento de la población vieja ha sido desproporcionado con respecto al crecimiento total, y esto ha generado una preocupación por entender el fenómeno. Aparece la Gerontolo-

Pretendiendo estudiar los fenómenos del envejecimiento, su mayor dificultad es todavía no haber podido darnos una definición adecuada y creíble del mismo. Todas las definiciones que se han propuesto están basadas en sus aspectos deficitarios, los aspectos negativos, las pérdidas. Esto ha llevado a que no se pueda difundir adecuadamente el concepto de vejez en un mundo que, por el contrario, hace un culto de la juventud. Pareciera que en ese mundo las únicas alternativas que tienen las personas viejas están en recurrir a los mismos parámetros que brinda la juventud.

"En mis tiempos...", suelen decir los viejos. ¿Cuáles son esos tiempos? Cuando eran jóvenes. En cambio, los tiempos actuales parecen haberlos dejado fuera del conjunto, sin posibilidades de participar. Estas personas que por eufemismo llamamos ancianos, gerontes, miembros de la tercera edad (aunque no sabemos bien desde o hasta cuándo llega esa edad y si hay otras edades posteriores) nos proponen un desafío. Básicamente porque es un fenómeno en el que, más tarde o más temprano, estaremos inmersos con nuestra propia experiencia. Viejo no es el otro, sino

que uno debe pensar en el anciano que va a ser. Porque los seres humanos tenemos una alternativa de hierro: o morimos o llegamos a viejos. Y será mejor llegar informados de algunos aspectos del asunto. Sin lugar a dudas, la imagen que la sociedad tiene del viejo es muy negativa, por lo menos en las sociedades occidentales. No conseguimos hacer un marketing adecuado de la vejez y, por lo tanto, nadie quiere ser considerado de ese modo. Pero hay muchos aspectos que podemos rescatar. Entre las cosas positivas que tiene este período, está el simple hecho de estar vivo. Eso ya es un valor en sí mismo, pero todavía hay más. Contrariamente al mito de que los viejos son personas enfermas, la mayoría de ellos son personas sanas. El prejuicio nos dice: vejez = enfermedad. Pero si una persona llega a vieja es porque no ha sufrido grandes enfermedades. En realidad esa asociación entre vejez y enfermedad es falsa, ya que esta última puede estar asociada a cualquier edad de la vida. Esto trae aparejada una serie de ventajas. Si a uno le gusta vivir, está en condiciones físicas de participar de la vida. Mientras que si uno es joven pero está enfermo, tiene más problemas para desarrollar muchos aspectos de esa vida.

Otro mito es que los viejos son sabios. Algunos lo son y otros no. Y esto nos crea otro problema: con ellos no se puede generalizar. Otro mito es que los viejos son sabios. Algunos lo son y otros no. Y esto nos crea otro problema: con ellos no se puede generalizar, y en esta cuestión se parecen a todos los demás. No podemos decir que los gerontes sean esto o lo otro. La diversidad de viejos es muy grande; el período de tiempo que abarca el envejecimiento es muy largo y cada vez crece más. Por lo tanto, no podemos hacer generalizaciones en ningún sentido.

Personas

Es aquí donde podemos hacer un aporte a la comprensión de la vejez al entender que los viejos no son ni más ni menos que personas con su propia individualidad, que cada uno envejecerá a su manera y dependiendo de sus circunstancias. Esto dará viejos admirables...

27


28

AMB O # 3 0

Como pasa en cualquier etapa de la vida, los viejos son seres humanos y hay que abogar por incluirlos dentro de los beneficios de los Derechos Humanos. No podemos hacer un parcelamiento social, al estilo de algunos intentos como "los derechos de la ancianidad", etc. Esto no funciona porque generalmente es una cuestión sólo declarativa. Si pretendemos reconocerles derechos especiales corremos el riego de incurrir en un prejuicio positivo. Es decir, caeremos en una sutil forma de discriminación. Hasta se ha llegado a segregarlos en barrios especiales y comunidades donde todo -o casi todo- era hecho por ellos. Esto es un extremo inaceptable. Es lo que siempre sucede cuando intentamos cambios difíciles: nos excedemos hacia uno u otro lado mientras vamos buscando un medio saludable.

Por el contrario, los viejos, como los niños o los adultos, deben poder ser considerados parte de la sociedad toda. Cuando se le pregunta a qué edad se considera viejo a alguien, hay que reformular la pregunta: depende para qué. El envejecimiento es algo inevitable. Pero cuándo uno se considera un viejo, es una decisión individual y subjetiva. Uno decide que es anciano para tal o cual cosa, y esto no funciona para el conjunto. Resulta importante destacar esta cuestión porque envejecer tiene, por lo tanto, una instancia de decisión. Claro que el viejo no vive solo, y la mirada del conjunto es muchas veces negativa y discriminante. (*) Leopoldo Salvarezza, médico especialista en psiquiatría y geriatría, psicoanalista, Profesor titular de la Cátedra Tercera Edad y Vejez de la Facultad de Psicología de la Universidad de Buenos Aires. Fuente: http://www.redadultosmayores.com.ar


30

AMB O # 3 0

M É D ICOS Q U E IN SP IR A N

Por:

Dr. Adolfo Reyes Cirujano.

Nací en casa de médicos; no sólo eso, sino que con el mismo nombre que mi abuelo y mi padre, ambos cirujanos. Además, mi madre, instrumentadora quirúrgica.

MÉDICOS QUE INSPIRAN En la vida de todos los médicos, el paso por la facultad y la residencia es un momento para empaparse de conocimientos teóricos y prácticos. Pero no solo esto: también, de personas que dejan huellas indelebles en nosotros. A medida que pasa el tiempo, la propia visión profesional va develándose con el saber adquirido y la interacción con los colegas. Entre estos, es frecuente encontrar profesionales que sobresalen y se destacan por sobre los demás, que son diferentes, que siempre están un paso adelante. A veces, admiramos su sabiduría; otras, su proactividad, su responsabilidad, su carisma, su respeto por el grupo de trabajo y por la tarea, su bajo perfil, y muchas otras cualidades. Esta sección propone un espacio para hablar de aquellos profesionales que fueron un referente, esos que, con su ejemplo, entrega y vocación, te marcaron, y hoy querés homenajear. Mandanos tu testimonio a info@revistaambo.com

Nací en casa de médicos; no sólo eso, sino que con el mismo nombre que mi abuelo y mi padre, ambos cirujanos. Además, mi madre, instrumentadora quirúrgica, conoció a mi papá en un quirófano. En un quirófano, también, nací y ahí terminé después de muchos años.

Contado de esta manera parece algo impuesto, pero no lo fue. Es verdad que en mi casa se hablaba mucho de medicina y en mis primeros años de vida vi llegar tarde a casa a mi papá e inclusive no venir a dormir por las guardias; en algún momento hasta reclamé por su ausencia, pero creo que de a poco

Dr. Adolfo Reyes

fueron formándome como persona y profesional. De mi abuelo como médico no puedo decir mucho más de lo que me llega como referencia, tanto de mi padre como de los profesionales que fui conociendo, ya que falleció cuando yo era muy chico como para tener noción de lo que implicaba ser médico. En mi infancia nunca pensé siquiera en serlo. Pasé por varias etapas -que todos pasamos-, desde pensar en seguir alguna profesión fantástica hasta la que perduró más en el tiempo, que fue Ingeniería (siempre me gustaron las ciencias y tengo facilidad para los números). Esta idea creo que la llevé hasta la secundaria, donde ya desde el comienzo me sentí muy atraído por la biología y di mis primeras armas en la cirugía con alguna disección animal.

Para segundo año ya tenía claro que iba a ser médico, y no sólo eso, cirujano, ya que no concebía otra opción. Recuerdo que mi padre decía a modo de chiste sobre competencia de especialidades que los clínicos eran tan solo medios médicos ya que únicamente podían hacer un diagnóstico o dar una pastilla para ello, mientras que los cirujanos no sólo diagnosticaban sino que resolvían mediante la cirugía. Creo que esto me marcó bastante. De a poco me fui interiorizando en el tema y ya en el Ciclo Básico Común (CBC) entré por primera vez a un quirófano. Lo recuerdo perfectamente: era una derivación biliodigestiva por un tumor de páncreas a realizarse por la tarde y no quise almorzar pensando que me podría dar impresión sentir mal. Fueron casi tres horas de cirugía y supe que eso era lo

31


32

AMB O # 3 0

M É D ICOS Q U E IN SP IR A N

Terminé cirugía general, con jefatura de residencia y me especialicé en cirugía plástica. que quería hacer. Salí encantado y también hambriento; no había comido nada desde la mañana y mi cabeza iba a mil kilómetros por hora. Almorzamos con mi papá a las cinco de la tarde. Esa fue nuestra primera experiencia en quirófano de muchas. Mi madre trató de cambiar mi forma de pensar; quería protegerme de la dura vida del médico, prefería que estudiase ingeniería química, que también me gustaba y era la profesión de su padre. Pero de todas maneras, seguí mi camino cursando toda la carrera con el esfuerzo que implica. A lo largo de la misma muchos amigos quedaron en el camino y otros que cuando los llevé a quirófano con papá se les aflojaban las piernas. Esto último reforzaba mi idea de que ese era mi lugar en el mundo. Terminé la carrera y empecé la residencia, obviamente en cirugía, a pesar de haber tenido un pequeño traspié de duda en el que casi termino haciendo traumatología. La mayoría de los exámenes los rendí para esta especialidad y sólo di tres para cirugía general. Dudé porque sabía el sacrificio que implicaba la cirugía general para la poca retribución… Pero por suerte recapacité e hice lo que mi corazón quería. Terminé cirugía general, con jefatura de residencia incluida y me especialicé en cirugía plástica.

Hoy sigo trabajando muchísimo y dejo cosas de lado, pero hago lo que más me gusta: operar, tanto como cirujano general o cirujano plástico. ¿Por qué llegue acá? Seguramente fue por mi padre. Siempre vi lo entusiasta que era por su profesión, y digo “era” porque falleció cuando yo estaba en mi tercer año de residencia, irónicamente de un cáncer de páncreas, misma patología de mi primera cirugía. Era apasionado por su trabajo, extremadamente responsable y respetado por sus pares y sus pacientes. Tengo recuerdos de mi infancia de cómo la gente lo saludaba en la calle y lo llamaban doctor, sin que esto fuese una cosa de bronce o de orgullo de su parte, sino como algo que se había ganado con años de esfuerzo y trabajo. Lo he visto llegar completamente exhausto de una jornada de trabajo o postguardia y jamás en la vida lo escuché quejarse de su trabajo porque era lo que más le gustaba hacer. Lo viví también a su lado en el quirófano. Sin decírmelo o marcármelo me enseñó muchos valores, como son el esfuerzo y el trabajo a conciencia y nunca tomarse la profesión a la ligera, ya que nos ocupamos de lo más preciado de la gente: su salud. Siempre estaba dispuesto y atento a cualquiera que tuviese un problema y

esa entrega me marcó. Y sé que él vivió lo mismo con su padre. Recuerdo los comentarios de cómo se desenvolvían juntos y siempre pensé -y se lo dije- que me hubiese encantado haber podido estar las tres generaciones juntas en un quirófano. Muchos me han preguntado si sentía como un peso el hecho de tener no sólo la misma profesión y especialidad que mi papá y mi abuelo, sino también el mismo nombre y apellido. La verdad que no; todo lo contrario. Siempre fue un honor poder tratar de continuar lo que ellos hicieron y alcanzar el respeto y afecto que ambos recibieron tanto de pares como de sus pacientes. Trabajo en la misma zona geográfica que ellos y todavía, al día de hoy, me cruzo con gente que me pregunta si soy el hijo de mi padre y me cuentan anécdotas de pacientes y colegas. Me llena de orgullo. Recuerdo que en el velorio mi papá había una persona joven a quien no conocía; le pregunté a mi mamá. Me contó que se trataba de un paciente de mi papá que había tenido un cáncer que mi padre había operado y estaba ahí en agradecimiento. Se le veía la tristeza, siendo algo que recuerdo vívidamente al día de hoy. Creo que resume por qué ha-

cemos lo que hacemos, y digo hacemos por que ojalá pueda algún día lograr lo que tanto mi padre y mi abuelo hicieron como personas y profesionales. No tengo tantos recuerdos de mi abuelo, pero sí de mi padre. Siempre fue un modelo para mí, como para él lo fue su padre. Muchas veces me encuentro frente a la situación de preguntarme qué es lo que haría mi padre frente a tal o cual problema, o si tras haber resuelto algo, fuera esa la forma en la que él lo hubiese hecho. En definitiva, no estudié medicina porque era lo que tenía que hacer, o por que fuese algo impuesto en la familia. Lo hice por decisión propia, seguramente por todo lo que viví en mi entorno. Mi primer asado en una guardia fue antes de empezar la primaria… Sabía perfectamente en lo que me metía y lo hice con gusto. Trato de vivir mi profesión plenamente como lo hicieron mi padre y mi abuelo. Y creo que siempre fue así. La gente suele decir que uno es lo que hace, y creo que en realidad si uno tiene suerte termina haciendo lo que uno es. Yo soy lo que soy en parte gracias a mi padre y siempre le voy a estar agradecido por eso, con todos los valores que él me inculcó.

33


R O C KEA ND O L A M E D IC INA


36

AMB O # 3 0

M É D ICOS E N E L EXT E R IO R

Por:

...

MÉDICOS

EN EL EXTERIOR BARCELONA En el año 2010 Pablo Baglioni decidió trasladarse a Barcelona para hacer su primera experiencia médica en el extranjero. Finalmente viajó para realizar un fellow en cardiología intervencionista al Hospital Universitari de Bellvitge durante un año.

Otro mito es que los viejos son sabios. Algunos lo son y otros no. Y esto nos crea otro problema: con ellos no se puede generalizar.

Muchos médicos viajan para hacer este tipo de experiencias, pero a la mayoría les cuesta la adaptación. ¿Cómo fue tu caso?

Dr. Adolfo Reyes

Los primeros dos meses fueron difíciles, sobre todo porque las cosas son más organizadas. Para empezar a trabajar hay que hacer unos cuantos trámites que te hacen disponer de unos ingresos para vivir tranquilo. Cuesta empezar a transitar la nueva vida. La gente es muy educada y respetuosa por su privacidad y lo hace notar en seguida. Es cierto que son más distantes, pero lo importante es poder insertarse en una nueva sociedad y saber vivir con ellos.

La medicina pública cubre todos los tratamientos, y la infraestructura de los hospitales es muy buena. Se invierte en investigación y desarrollo, tanto en la parte tecnológica como en contratar la cantidad de personal necesario para realizar el trabajo específico. Algo de lo cual estamos muy lejos en la mayoría de los hospitales de nuestro país. Lo negativo es la larga lista de espera que tienen. En el sector donde estaba trabajando, la espera promedio era de cuatro meses.

¿Qué diferencias encontraste con nuestro sistema de salud?

37


38

AMB O # 3 0

M É D ICOS E N E L EXT E R IO R

La homologación de la especialidad es más difícil de obtener. Luego de presentar todos los papeles, la junta tarda casi dos años en darte fecha de examen.

¿Cómo fue el trato con tus colegas?

¿Y en cuanto a la relación médicopaciente? La relación con los pacientes es casi la misma ya que todos tienen acceso a la medicina pública. Quienes pagan para ir al sistema privado de salud lo hacen con la intención de no tener que contar con todos los papeles en regla, y en un ámbito hospitalario es necesario que así sea. La gente ha sido muy amable y nunca tuve ningún inconveniente. En Argentina uno puede encontrarse con

pacientes prepotentes, que no valoran a la persona que tienen al lado.

¿Pensabas instalarte o viajaste para realizar un curso o posgrado? En principio fui únicamente por el curso. La idea de quedarse siempre se plantea a medida que pasan los meses y te encontrás que existe una calidad de vida que aquí, en nuestro país, no hay. Pero tanto para establecerse allá como acá hay que sacrificar algo.

La relación siempre fue muy cordial, aunque suelen ser un poco más distantes. Una vez por mes se organizaba un partido de fútbol o alguna cena. Lo mejor era que los viernes, al terminar la jornada, un médico se encargaba de llevar una cava, jamón y queso para festejar el fin de la semana.

¿Seguís estando en contacto con ellos? Sigo en contacto con muchos amigos que hice allá, tanto del trabajo como fuera del hospital; y eso es la mejor experiencia que te queda.

¿Cómo son los exámenes de validación o de homologación? La homologación del título de médico

con España es, por ahora, un trámite administrativo que tarda entre cuatro y cinco meses. La homologación de la especialidad es más difícil de obtener. Luego de presentar todos los papeles, la junta tarda casi dos años en darte fecha de examen, y el porcentaje de aprobados, si bien varía de acuerdo a la necesidad de especialistas en ese momento, siempre es muy bajo. Pero no es imposible de hacer.

¿Cuándo y por qué decidiste volver? Decidí volver a finales de 2010 ya que me ofrecían seguir con mi fellow en el Hospital Británico, y el grupo con el que estoy trabajando actualmente es excelente. Desde junio de 2011 trabajo en Argentina nuevamente, y estoy muy contento también de estar acá.

39


40

AMB O # 3 0

Por:

Gema Pérez Fernández.

SABER ESCUCHAR Un hombre entrado en años llegó esa mañana al consultorio médico. Necesitaba curarse de una herida en la mano y tenía mucha prisa. Mientras el facultativo lo asistía le preguntó cuáles eran las razones de su urgencia. Contestó que tenía que ir a una residencia de ancianos para desayunar con su mujer. Ella padecía Alzheimer y llevaba algún tiempo internada. Cuando acabó de vendar la herida, el galeno le preguntó si su esposa podría alarmarse en caso de que él llegara tarde. –No, ella ya no sabe quién soy. Hace un año que no me reconoce, respondió el paciente. Extrañado, el doctor agregó: –Si no sabe quién es usted, ¿por qué esa necesidad de estar con ella todas las mañanas, con tanta puntualidad? El herido sonrió y, dándole unas palmaditas en la mano al joven doctor le dijo: –Ella ya no sabe quién soy, pero yo sé muy bien quién es ella. La conocí en su plenitud y era una mujer extraordinaria. Siempre disfrutó mientras le leía cuentos y poesías en el desayuno. Cuando el hombre se retiraba del consultorio, el médico, con lágrimas en los ojos, se dijo para sí mismo: –Esa es la clase de vínculo que anhelo alcanzar en mi vida. El verdadero amor no se reduce ni a lo físico ni a lo romántico. Es la aceptación de todo lo que el otro es, de lo que ha sido, de lo que será y de lo que ya no es...

Gema Pérez Fernández. Extraído del libro Cuentos para regalar a personas soñadoras, Enrique Mariscal (Grijalbo)


42

¿ S O N F EL I C ES LOS M ÉD I COS ?

AMB O # 3 0

¿ SON FELICES LOS MÉDICOS ? Al igual que la medicina, la felicidad requiere práctica. Pero cuando de la felicidad se trata, algunos creen que los médicos llevan las de perder.

Los médicos pueden, legítimamente, señalar un gran número de problemas concretos que echan por la borda su alegría. “Nadie está diciendo que no hay médicos felices por ahí”, dice el psicoterapeuta Richard O'Connor, autor de Al fin feliz: Guía de la persona pensante para encontrar la alegría. “Por supuesto que lo son. Pero también es cierto que los médicos pueden ser más vulnerables a la infelicidad que las personas en otros campos”, agrega. Esto se debe a que las cualidades que se necesitan para ganar un título en medicina son las mismas que pueden obrar para impedir la felicidad. Al combinar estas características con el entrenamiento intenso, el aislamiento y un ambiente de trabajo estresante, el resultado de una jornada así puede ser cualquier cosa menos favorable.

La personalidad del médico En primer lugar, hay que ser claros. Los médicos no son los únicos que luchan por encontrar la felicidad. De hecho, cuando se trata de la frustración vinculada al lugar de trabajo están en buena compañía durante estos días. Gracias a los recortes empresariales, las cargas de trabajo son más pesadas y la moral más baja en oficinas y plantas en todos los países. Pero la medicina no es igual que la mayoría de los otros campos. Si no se controla, la infelicidad médica puede llevar a problemas graves, incluyendo el comportamiento disruptivo, el burnout, los errores médicos, problemas de salud, adicciones, depresión y relaciones fallidas. También puede inducir a los médicos

los seres humanos no tienen una clara propensión hacia la felicidad.

a abandonar la práctica clínica: 40% de los médicos que respondieron a una encuesta de 2010 de Merritt Hawkins, patrocinada por la Physicians Foundation, indicaron que planeaban abandonar la atención a los pacientes en el transcurso de los próximos tres años. En segundo lugar, es importante tener en cuenta que los seres humanos no tienen una clara propensión hacia la felicidad. Como señala O'Connor: “Los hombres de las cavernas a los que les gustaba quedarse contemplando el fuego, eran más propensos a ser devorados por los osos, y por lo tanto no estaban disponibles para ser nuestros antepasados. En cambio, los que sobrevivieron y lograron serlo, estaban alertas, eran competitivos, nunca satisfechos, siempre en movimiento; y tenemos sus genes”. Eso es especialmente cierto en el caso de los médicos y otros profesionales de alto rendimiento. Se necesita de la ambición, el perfeccionismo y el impulso tanto en la carrera de medicina como al finalizarla y pasar al trabajo propiamente dicho. Y si bien estas

cualidades pueden ser muy útiles para el logro de algunas metas, no son estas precisamente las que más tiendan a promover la felicidad y la satisfacción. Ser médico también requiere de un pensamiento crítico y de cierto grado de pesimismo. Para el autor del libro, los médicos no están capacitados para ver el lado soleado de la vida. Buscan qué es lo que anda mal en los pacientes, no lo que anda bien. Las personas que ingresan a la carrera de medicina no suelen egresar de ella perfectamente iguales, según el psicoterapeuta. Lo usual, argumenta, es que al obtener el título, los estudiantes hayan aprendido también la tendencia a ser brutalmente duros consigo mismos y una profunda incapacidad para relajarse.

¿Qué debe hacer un médico, entonces, para encontrar la felicidad?

Lo mismo que debería hacer todo el mundo, dice O'Connor: trabajar en ello. Encontrar una manera de ser feliz en el hoy.

43


44

¿ S O N F EL I C ES LOS M ÉD I COS ?

AMB O # 3 0

El mayor mito de la vida humana es la creencia de que uno va a ser feliz si consigue lo que quiere.

“El mayor mito de la vida humana es la creencia de que uno va a ser feliz si consigue lo que quiere”, indica O'Connor. “Todas las investigaciones muestran que tan pronto como consigamos lo que queremos sólo nos toparemos con que queremos algo más”. En vez de eso, el autor de Al fin feliz aconseja a los médicos que cultiven las

relaciones que resulten esenciales en sus vidas. La mayor parte de las personas obtienen una inmensa porción de su alegría y satisfacción a través de su familia y amigos; relaciones que a menudo sufre el médico que regresa a casa tras una larga jornada y los llamados imprevistos en fines de semana que lo alejan de su hogar.

También les aconseja que practiquen la toma de conciencia, ya sea por medio de la meditación o en su vida diaria. Vivir siendo consciente de las cosas se trata de dar un paso atrás y poder ver los acontecimientos a la luz de una imagen más amplia. La práctica -y esto efectivamente la requiere- permite a las personas mantener una perspectiva para que puedan tomar decisiones más acertadas basadas en el pensamiento racional y la intuición, en vez de impulsos. Pero para ser personas conscientes es necesario aprender a aquietar la mente y calmarse, algo que resulta difícil para muchos médicos. El Dr. Agarwal dice que con frecuencia desafía a los médicos a sentarse y no hacer nada durante todo el tiempo que puedan. Pocos pueden quedarse quietos por más de un minuto o dos.

Tener objetivos también ayuda

Tener metas claras y alcanzables es importante también. Para muchos médicos graduarse de la escuela de medicina y pasar a la práctica de la profesión era una búsqueda que ocupaba toda su mente.

Establecer un objetivo no significa ganar un doctorado o correr un maratón, indica el Dr. Agarwal. Cuando llevan a cabo los talleres sobre el estrés y el burn-out, siempre habla con los participantes sobre cuáles son las actividades que más les gustan. “Los médicos a los que les está yendo bien –aquellos que no están en un ciclo de agotamiento o estrés- tienen una respuesta directa”, indica. “Dicen: ‘Me gustan los peces’, ‘me encanta el campo’, ‘juego al bowling’. Lo triste es que muchos médicos no tienen una respuesta a esta pregunta”. Puede sonar trillado, pero para aquellos médicos, la búsqueda de una diversión o el involucrarse en una actividad por fuera de la medicina resulta en sí mismo un objetivo importante. Después de todo, es su felicidad la que depende de ello.

Fuentes: Medscape Traducido y adaptado por Mancia.org

45


46

AMB O # 3 0

¿CÓMO SABER QUÉ APP ES LA IDEAL PARA VOS? Hay muchas aplicaciones médicas diferentes y es difícil conocer los detalles acerca de su producción, su autoría, el desarrollo que implicaron, y si la aplicación está o no basada en la evidencia, así como si se habrá de actualizar periódicamente de forma tal de mantener un buen estándar de calidad.

Hoy en día no es muy difícil contar con los conocimientos necesarios para hacer una aplicación para un teléfono inteligente y que sea lanzada en el mercado de las aplicaciones médicas, y no existen lineamientos que indiquen normas y reglas a seguir. Algunas preguntas pueden ayudar a decidir qué aplicación uno puede descargar con confianza.

¿ CÓMO SA B ER Q U É A P P ES L A I D EA L PA RA VOS ?

Preguntas que uno debería hacerse antes de descargar una aplicación (app). • ¿Está la app producida por una editorial médica? Por ejemplo, aquellas que hayan sido aprobadas por una revista médica o editor. • ¿Se actualiza regularmente? • ¿Tiene buenas referencias? • ¿Están los autores listados? • ¿Permite dejar feedback? • ¿El contenido está revisado? • ¿Fue recomendada por la universidad o una institución de atención médica? • ¿Es el propósito principal de la aplicación el informar al profesional de la salud (y no a pacientes)? Respecto a la privacidad de los pacientes: • ¿La aplicación requiere que se introduzcan datos específicos del paciente que podrían comprometer la privacidad de estos? Sobre los posibles conflictos de intereses: • ¿Se sabe de dónde viene la app? ¿Está producida por una compañía farmacéutica o una organización no comercial?

Más evidencia está surgiendo que muestra que la incorporación de teléfonos inteligentes a la rutina puede mejorar la eficiencia en la comunicación entre los médicos y otros profesionales de la salud. No está claro todavía, no obstante, cómo las aplicaciones habrán de regularse y quién será responsable de este proceso. Algunas aplicaciones, utilizadas solamente como guías de referencia o como ayuda-memoria, no necesitan una reglamentación estricta, pero hay otras que exigen y reclaman una regulación estricta y una intensa valoración crítica.

47


48

AMB O # 3 0

Se espera que los teléfonos inteligentes estén unidos, en las próximas décadas, a los estetoscopios, en lo que respecta al kit del médico de primeros auxilios.

Dos cosas van a cambiar en un futuro próximo. En primer lugar, la FDA en EE.UU. se propone regular las aplicaciones médicas potencialmente peligrosas. En segundo lugar, los expertos se abocarán a una revisión de las apps, no sólo en tanto al empleo y diseño, sino, como corresponde, respecto al contenido de la aplicación. Debido a la gran cantidad de aplicaciones y la falta de adecuados indicadores de buena calidad, los mercados especializados de aplicaciones habrán, necesariamente, de incrementarse. Con todos los peligros potenciales de las aplicaciones actuales, puede que uno se vea tentado a preguntarse si es aconsejable emplearlas o si es mejor desecharlas desde el vamos; no hay que ser tan drástico. Se pueden seleccionar algunas de buena calidad y confiables. Se espera que los teléfonos inteligentes estén unidos, en las próximas décadas, a los estetoscopios, en lo que respecta al kit del médico de primeros auxilios. En esta línea, las apps médicas tienen el potencial de hacer más eficiente la práctica clínica, y están revolucionando la forma de llevar a cabo la atención médica, mejorando la comunicación y la eficiencia de la asistencia sanitaria y el apoyo a la hora de la toma de decisiones clínicas. Fuentes: Medscape


52

N OT I C I AS M ÉD I CAS

AMB O # 3 0

NOBEL DE MEDICINA

2011

John Gurdon y Shinya Yamanaka Los doctores fueron galardonados por descubrir que las células maduras se pueden reprogramar para transformarse en todo tipo de tejidos corporales.

El británico John B. Gurdon y el japonés Shinya Yamanaka recibieron el premio Nobel de Medicina 2012 por sus investigaciones en el campo de las células madre, anunció el Instituto Karolinska de Estocolmo. Ambos científicos fueron premiados por descubrir cómo se pueden “reprogramar” células maduras para que se conviertan en células embrionales capaces de transformarse en cualquier tipo de tejido, lo que ha revolucionado la comprensión científica de cómo se desarrollan las células y los organismos. Reprogramando esas células humanas, los científicos han creado nuevas oportunidades para estudiar enfermedades y desarrollar métodos de diagnóstico y terapia, argumentó el Instituto Karolinska.

Ambos científicos fueron premiados por descubrir cómo se pueden “reprogramar” células maduras para que se conviertan en células embrionales capaces de transformarse en cualquier tipo de tejido

53


54

N OT I C I AS M ÉD I CAS

AMB O # 3 0

Shinya Yamanaka

El japonés Shinya Yamanaka y el británico John Gurdon han obtenido el premio Nobel de Medicina y Fisiología 2012 por haber descubierto que las células especializadas maduras pueden ser reprogramadas para convertirse en células inmaduras capaces de desarrollarse en cualquier tejido del cuerpo. Un descubrimiento que "ha revolucionado nuestros conocimientos sobre cómo se desarrollan las células y los organismos" y que ha ayudado a mejorar el estudio de las enfermedades y a desarrollar nuevos "métodos de diagnosis y terapia", según ha informado este lunes la Asamblea Nobel del Instituto Karolinska. Sir John B. Gurdon nació en 1933 en Dippenhall (Reino Unido). Tras doctorarse en la Universidad de Oxford en 1960

Sir John B. Gurdon

y hacer el posdoctorado en el Instituto de Tecnología de California (Estados Unidos), se incorporó a la universidad británica de Cambridge en 1972, donde ha ejercido de profesor de Biología Celular. Actualmente pertenece al Gurdon Institute de Cambridge. Shinya Yamanaka nació en Osaka (Japón) en 1962. Tras formarse como cirujano ortopédico en la Universidad de Kobe, ejerce actualmente como profesor en la Universidad de Tokio. Según el comunicado del Instituto Karolinska, Gurdon descubrió en 1962 que la especialización de células es reversible. Ese año, el científico británico sustituyó el núcleo de una célula inmadura del huevo de una rana por el núcleo de una célula intestinal ma-

dura del animal, pese a lo cual el huevo modificado acabó eclosionando en un renacuajo normal. Ese descubrimiento le permitió llegar a la conclusión de que "el ADN de la célula madura aún tenía toda la información necesaria para desarrollar todas las células en la rana". Por su parte, Shinya Yamanaka descubrió, más de 40 años después, en 2006, que las células maduras intactas de un ratón podían reprogramarse para convertirse en células inmaduras. Para su sorpresa, le bastó con introducir unos pocos genes para reprogramar las células maduras hasta convertirlas en las llamadas "células pluripotentes", nombre con que se conoce a las células inmaduras con capacidad para desarrollarse en distintos tejidos del organismo.

Sir John B. Gurdon sustituyó el núcleo de una célula inmadura del huevo de una rana por el núcleo de una célula intestinal madura del animal, pese a lo cual el huevo modificado acabó eclosionando en un renacuajo normal

55


56

AMB O # 3 0

AG E N DA

EVENTOS Y CONGRESOS

EVENTOS Y CONGRESOS

OCTUBRE

NOVIEMBRE

·› 26 y 27 de octubre de 2012

·› 26 y 27 de octubre de 2012

4as Jornadas Regionales Asma, Alergia e Inmunología AAAeIC

V Congreso de Médicos en Formación Oncológica.

Centro Médico de Mar del Plata, San Luis 1978, Mar del Plata. Organiza la Sociedad de Asma, Alergia e Inmunología del Sur. Informes e inscripción: renebaillieau@gmail.com

Centro de Convenciones de la UCA, Auditorio I, PB, Buenos Aires. Avenida Federico Lacroze 2252, 2° A, Buenos Aires. Informes e inscripción: 011 4778 3611 info@aaoc.org.ar www.aaoc.org.ar

·› 26 y 27 de octubre de 2012 I Encuentro Latinoamericano de Inmunosupresión en Trasplante – State of the Art Hotel Emperador, Avenida del Libertador 420, Buenos Aires. Organizan la Fundación para la Investigación de la Enfermedad Renal (FINAER), la Fundación Argentina de Trasplante de Órganos y Tejidos - 3er Milenio, la Sociedad Argentina de Trasplantes y la Sociedad de América Latina y del Caribe de Trasplantes. Informes e inscripción: www.jornadastx2012.com.ar

·› 30 de Octubre al 02 de Noviembre de 2012. XX Congreso Nacional e Internacional de Medicina Centro de Convenciones de la UCA, Av. Alicia M. de Justo 1600, Puerto Madero. Buenos Aires. Informes e inscripción: 011 4862 5846 http://congreso.sam.org.ar

·›31 de Octubre al 01 de Noviembre de 2012. VII Jornadas Científicas Tocoginecológicas en conjunto con las XXXI Jornadas Científicas del Hospital Manuel Belgrano Hospital Manuel Belgrano, Avenida de los Constituyentes 3120, San Martín. Presidente Dra. María Estela Afonso. Informes e inscripción: juanmanuel.fij@uai.edu.ar www.uai.edu.ar/congreso-nacional-desalud/

·› 31 de Octubre al 02 de Noviembre de 2012. ·› 29 de Octubre de 2012 I Jornada Científica Artística sobre la Belleza Mamaria

Hospital Zonal General de Agudos “Prof. Dr. Ramón Carrillo”, Hipólito Irigoyen 1051, Ciudadela. Informes e inscripción: 011 4896 2307 mbernstein@intramed.net.ar

X Congreso Argentino de Neuropsicología Dinastía Maisit, Malabia 460, Buenos Aires. Organiza la Sociedad de Neuropsicología de Argentina (SONEPSA). Informes e inscripción: 011 4951 9922 sonepsa@gmail.com

·› 31 de Octubre al 03 de Noviembre de 2012. IV Simposio Internacional sobre Cirugía y Cuidados Intensivos Cardiovasculares Pediátricos Aula Magna del Hospital de Pediatría S.A.M.I.C. "Prof. Dr. Juan P. Garrahan", Combate de los Pozos Nº 1881, Buenos Aires. Informes e inscripción: jornadas@fhg.org.ar

57


58

AMB O # 3 0

AG E N DA

EVENTOS Y CONGRESOS

NOVIEMBRE ·› 02 de Noviembre de 2012

·› 03 de Noviembre de 2012

·› 08 y 09 de Noviembre de 2012

·› 14 al 15 de Noviembre de 2012

Carrera de Médico Especialista en Medicina Legal

2ª Jornada de Diversidad Sexual

XVII Jornadas del Servicio de Salud Mental del Hospital Bernardino Rivadavia

1ra. Jornada Argentina y Latinoamericana de AMEPSA

Hospital Bernardino Rivadavia, Aula Magna, 3er. Piso, ascensor de la Guardia, Avenida Las Heras 2670, Buenos Aires. Informes e inscripción: 011 4809 2000. Interno 2189 ferreira@intramed.net

Escuela de Salud Pública, Marcelo T. de Alvear 2202, Aula 109, Buenos Aires. Informes e inscripción: 15 4042 4181 prof.chescudero@gmail.com

1ª Jornada de Actualización en Temas de Sexología. Informes e inscripción: 4981 8237 smagirena@yahoo.com.ar www.auladecienciasdelasalud.com.ar

·› 02 de Noviembre de 2012

·› 07 de Noviembre de 2012

·› 10 de Noviembre de 2012

XXI Simposio Anual Osteoporosis en la tercera edad.

Congreso Argentino de la Calidad en el Laboratorio Clínico - CALILAB 2012

X Jornada del Departamento de Salud Mental

Fisiopatología, prevención y tratamiento Centro Argentino de Ingenieros, Cerrito 1250, Buenos Aires. Organiza la Fundación de Osteoporosis y Enfermedades Metabólicas Óseas (FOEMO). Informes e inscripción: 011 5950 8972 ffoemo@gmail.com

Centro de Convenciones de la Universidad Católica Argentina, Avenida Alicia Moreau de Justo 1300, Buenos Aires. Organiza la Fundación Bioquímica Argentina. Informes e inscripción: 011 4374 6295 calilab2012@fba.org.ar

Avatares y Transformaciones de la Vocación Médica. Facultad de Medicina, Salón del Consejo, Paraguay 2155, primer piso, Buenos Aires. Informes e inscripción: eventojornadasmental@fmed.uba.ar

·› 13 al 16 de Noviembre de 2012 ACV: Encuentro Científico Internacional XXII Semana de la intervención mínimamente invasiva. Caesar Park Buenos Aires, Posadas 1232, Buenos Aires. Informes e inscripción: 15 3916 4322 laura@anagambaccini.com.ar

Lo Visible y lo Invisible del Aborto. Auditorio de la Alianza Francesa, Billinghurst 1926, Buenos Aires. Organiza la Asociación de Medicina Psicosocial Argentina (AMEPSA). Informes e inscripción: 011 4862 6390 secretaria@amepsa.org www.amepsa.org

·› 15 al 17

de Noviembre de 2012.

II Congreso Internacional de Oncología Integrativa

Hospital Universitario Cemic, Avenida E. Galván 4102, Buenos Aires. Organiza la Asociación de Oncología Integrativa (ASOI). Informes e inscripción: 011 4313 3435 inscripciones@as-oi.org www.as-oi.org.ar

59


54

AMBO DIGITAL

www.revistaambo.com

REVIStA ON-lINE VIDEOS FOROS CONCURSOS AGENDA y MUCHO MáS

AMBO Revista médica para llevar

Y ahora también podés seguirnos en Facebook

www.facebook.com/revistaambo


AMBO #30  

Revista AMBO #30

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you