Page 58

PRIMATOLOGÍA EN PRIMERA PERSONA ELISABETTA PALAGI jugaban entre ellos. En ese momento pensé en una motivación social, nos desafiamos y tenemos que tener respecto el uno con el otro, dado que si alguien engaña luego ninguno jugará más con él. Una mordedura no puede ser de verdad, pero se tiene que instaurar una inhibición del arousal motor, limitando la fuerza, de modo que el juego pueda durar lo máximo posible, dejando, de vez en cuando, que el adversario tome ventaja. El juego permite la formación de relaciones sociales, extremadamente importantes sobre todo en especies muy tolerantes que no tienen una jerarquía rígida, donde todos saben lo que el individuo alfa espera de ellos. Mediante el juego cada uno puede comprobar sus relaciones sociales continuamente y así se va más allá del periodo de inmadurez, alcanzando la edad adulta. Por ello el juego no es inútil, sino que es extremadamente útil cuando conviene utilizarlo, o en las relaciones sociales. ¿Cuál es el aspecto más duro de su trabajo? ¿Tuvo que hacer muchos sacrificios personales? Mi posición no me permite acceder a algunas financiaciones, no puedo firmar las tesis, no puedo tener doctorandos…, tengo siempre que apoyarme en alguien que me apoye formalmente. Esto limita mi libertad de acción. Casi siempre he trabajado sola y esto me dejó un poco fuera del sistema académico clásico. Pero tuve una gran libertad sin tener que rendir cuentas a nadie. Si me ocurre una nueva línea de investigación, que muchas veces autofinancio, nadie me

58

puede decir sí o no, y esto me da libertad para que mi mente vaya a rienda suelta. Obviamente no me puedo permitir las investigaciones más costosas —como análisis genéticos y hormonales— entonces sí que el aspecto formal adopta importancia. A veces me pregunto por qué tengo que pagarme la investigación, pero luego me surge una idea que me estimula y al final no lo pienso dos veces. Claramente la investigación quita un poco de espacio a la familia, aunque yo sea muy afortunada dado que mi marido hace mi mismo trabajo y entiende perfectamente mis dificultades, apoyándome incondicionalmente. Esto es un punto de fuerza, una ayuda que no tiene precio. Al final esto no es un trabajo, es una pasión que va más allá de un horario fijo, incluye sábados y domingos,... porque si crees en algo lo haces por la satisfacción que te da, y en ese momento deja de ser un trabajo para convertirse en un estilo de vida. La investigación debe ser así, tienes que dar todo ti mismo, no es un trabajo en el que puedes fichar al salir. Me llena la vida. ¿Qué aconsejaría a un/a profesional de la primatología o la etología? En Italia no hay muchas oportunidades, deberían evaluarse las posibilidades en el extranjero, considerando que una vez que sales de un país es difícil volver a entrar. Es importante seleccionar un grupo de investigación que trabaje bien, que haga publicaciones de gran nivel científico, y no contentarse fácilmente.

Profile for Asociación Primatológica Española

Boletín APE nº25 (1) | Primavera - Verano 2018  

Boletín APE nº25 (1) | Primavera - Verano 2018  

Profile for apespain
Advertisement