Page 126

REPORTAJE EL BONOBO EN PELIGRO

Descripción física

Precisamente la constatación de esta compatibilidad genética (interbreeding) dio pie a un debate taxonómico sobre el status del babuino sagrado como «especie» independiente de otras formas de Papio, las primeras clasificaciones se habían apoyado principalmente en características físicas especialmente marcadas en el pelaje de los machos adultos (Jolly, 1993). En el caso de Papio hamadryas el ostensible dimorfismo sexual presente en todos los babuinos afecta, además de a la talla, al color — marrón en las hembras y gris en los machos, aunque entre las poblaciones africanas se ha detectado un «oscurecimiento» general desde las más orientales hacia las occidentales—; la melena de los machos es más pronunciada que en otras variedades y su zona anal mayor y —como la facial— más bien rosada; asimismo, un rasgo que lo distingue de Papio anubis es la cola más arqueada que torcida, si bien —como sucede con otras características— en esto se asemeja a las poblaciones guineanas (Papio papio). Pero volviendo al debate, en la literatura académica reciente pueden encontrarse, por tanto, alternativamente clasificaciones que distinguen dentro del género dos especies, cinco o una sola, valiéndose en cada caso de la «subespecie» para significar determinados rasgos fenotípicos que juntarían supralocalmente, por así decirlo, a unas poblaciones dispuestas en una suerte de rassenkreis. Estas circunstancias, junto

126

con unas diferencias que en el caso de Papio hamadryas exceden lo meramente físico para proyectarse en la estructura y comportamiento social han convertido al género —y a este taxón y sus híbridos en concreto— en excelentes candidatos para estudiar las dinámicas evolutivas (Swedell y Leigh, 2006). Hábitat

Sin duda las peculiaridades de su hábitat han sido la causa más aducida para explicar las diferencias del babuino sagrado respecto del resto, siendo que es quien presenta una asociación ecológica más consistente; aunque —como es bien sabido— no puede olvidarse que los grupos del Sahara y del Kalahari enfrentan el mismo tipo de condicionantes ambientales sin por ello diferir significativamente ni en lo morfológico ni en lo social del resto de —respectivamente— Papio anubis y Papio ursinus. A ojos de Jolly (1993) estaríamos tratando con un fenómeno más relacionado con la historia de las poblaciones que con la adaptación ecológica en un sentido darwiniano. En cualquier caso, siempre dentro de un patrón general más seco, bajo y caluroso que otros babuinos, Papio hamadryas también presenta cierta variabilidad de hábitats, de los desiertos y semidesiertos arábigos a los matorrales y bosquecillos de Acacia spp. africanos, incluyendo, en el norte de Etiopía y Eritrea, áreas más húmedas y bosques (Kummer et al., 1985; Swedell, Hailemeskel y Schreier, 2008).

Profile for Asociación Primatológica Española

Boletín APE nº25 (1) | Primavera - Verano 2018  

Boletín APE nº25 (1) | Primavera - Verano 2018  

Profile for apespain
Advertisement