Page 113

EL RINCÓN DE LAS VOCALÍAS LOS BABUINOS DE CÁDIZ

El hombre que susurraba a los papiones

A comienzos del año 2000, la población en libertad contaba con tan solo cuatro hembras. Para conocer el desenlace de esta historia, hablamos con Cristina Carrasco, licenciada en Pedagogía y empresaria, residente en Algeciras, cuyo padre estableció una peculiar relación con las monas supervivientes. «Hasta 1999, la población constaba de unos 20 babuinos: al menos tres de ellos eran machos adultos, y el resto eran hembras, crías y juveniles» —recuerda Cristina— «la gente, entonces, podía acceder a la zona de Cerro del Águila incluso en coche; yo misma recuerdo ir con mis primos y mi tía». Tan solo las hembras y los ejemplares más jóvenes solían acercarse a la gente que venía a verlos.

Como es habitual, el desconocimiento de los visitantes y la falta de control en la zona por parte de las autoridades competentes daba vía libre a que la gente les trajese todo tipo de delicias: galletas, golosinas, chocolatinas… «Los más pequeños, además, se subían a los capós de los coches y robaban los bolsos» —comenta Cristina—. Una vez la Consejería de Medio Ambiente se hizo cargo de la situación, se cerró el acceso a los coches, la población de babuinos quedó relegada a apenas tres hembras y el número de visitantes disminuyó drásticamente. El padre de Cristina, que desde el año 1997 solía pasear a sus dos perros por la zona, se cruzó un día de casualidad, con las tres monas: «Mi padre, advirtiendo que de vez en cuando las veía por allí, ya que de día solían estar tomando el sol por

Pinar del Rey. Fotografía: Ayuntamiento de San Roque.

113

Profile for Asociación Primatológica Española

Boletín APE nº25 (1) | Primavera - Verano 2018  

Boletín APE nº25 (1) | Primavera - Verano 2018  

Profile for apespain
Advertisement