Page 14

LA APE INFORMA MEDIOS DE COMUNICACIÓN

T

ener la vida que siempre hemos soñado no está reñido con respetar la de los demás. En realidad ambas cosas han de ir de la mano. Satisfacer nuestras necesidades, ya sean de tipo esencial o trascendental, no debe significar embestir a los demás sin importarnos herirlos. La libertad solo se logra en la medida que somos capaces de respetar a los demás y de alimentar su dignidad. Aunque suene a tópico es tremendamente potente la afirmación: «vive y deja vivir». Lo que sucede es que tenemos tendencia a excluir de nuestro círculo a aquellos que no forman parte de nuestro grupo, los que podríamos denominar: «los otros». Los otros son los que no son de nuestra tribu, clan, etnia, nación, clase… los que no son para nosotros «ciudadanos» o «civilizados», los que no son varones, los que no son… Sí, también los que no son humanos. A los otros se les puede aplicar el estado de excepción porque parece que con ellos podemos dejar a un lado la moral, podemos hacer lo que sea, hasta cometer las mayores de las atrocidades… cosas que evidentemente no haríamos con «los nuestros». El concepto «humano» ha variado su significado a lo largo de la historia debido a nuestra capacidad de ver abismos donde solo hay diferencias «cosméticas» (rasgos étnicos adaptativos, rituales religiosos…). Estas diferencias se van superando

14

como se puede. Cada vez tenemos más claro, por lo menos en la primera línea de la consciencia, que todo ser humano merece ser respetado, por mucho que a diario se siga pisoteando este principio tan fundamental. Pero queda mucho camino por recorrer para dar respuesta a un área de crecimiento moral, de enorme extensión y que es clave por sus implicaciones, que apenas se ha explorado: la dignidad animal. ¿Tenemos derecho a usar a los animales para nuestro disfrute, para necesidades prescindibles o para nuestra alimentación? ¿Por qué y hasta dónde nos sentimos legitimados para ello? Fundació Mona es testigo de nuestra absoluta falta de respeto por los primates no humanos, parientes cercanos nuestros, y las consecuencias que debemos pagar y pagaremos durante tiempo como sociedad. El equipo de cuidadores, de investigación, voluntarios y voluntarias, socios y socias... de Fundació Mona ayuda a los primates porque consideran que es nuestra responsabilidad ofrecerles un futuro mejor y porque afortunadamente la compasión también es natural en algunos de nosotros. • Para saber más: Página web de Fundació Mona La historia de Víctor, entre otras, en: fundacionmona.org/nuestrosprimates/chimpances/victor/ Vídeo del proyecto: http://bit.ly/2he66Li

Profile for Asociación Primatológica Española

Boletín APE vol. 24 (1) Primavera-verano 2017  

Boletín APE vol. 24 (1) Primavera-verano 2017  

Profile for apespain
Advertisement