Page 1

3


4


5


Ian es un niño de siete años que sueña con ser astronauta. Tiene ojos cafés, un poco de pecas y el pelo negro y rizado. Como ha visto videos de astronautas, sabe que se verá gracioso cuando vaya al espacio y la gravedad haga que su pelo se vea todavía más alborotado.

hacer mas grande

6


Su mayor deseo es poder salir de su habitación y viajar no solo a la luna o a Marte, sino a todas las galaxias. Cada noche, Ian se hace preguntas sobre el espacio, y su imaginación lo transporta. Se pregunta si hay vida en otros planetas, si se podrá dejar huellas en el suelo de Venus y si será posible que él sea el afortunado explorador que podrá PONERLE EL NOMBRE a una estrella que aún es desconocida. 7


Mientras Ian imagina todo lo que hay más allá del planeta Tierra, dentro de él también existe una galaxia. Los planetas más conocidos allí se llaman corazón, pulmones y estómago. Y alrededor de ellos hay órbitas y anillos –como los de Saturno- que se llaman venas y arterias. Desde hace seis meses, allí también habita un grupo de monstruos llamados linfos. Son de color azul con lunares amarillos, de cuatro ojos y pelo rojo.

8


Fueron creados por Leucemia, una reina que vive en la Vía Láctea. Ella quiere ser la dueña de todas las estrellas y por eso no quiere que nadie se acerque a su casa. 9


Los linfos son enviados a la Tierra por Leucemia en busca de todas las personas que desean ser astronautas y para evitar que lleguen a la Vía Láctea tienen varias técnicas: Entran al cuerpo del futuro astronauta mientras duerme y organizan carreras para ver quién es el más rápido. 10


Hay carros que se chocan durante las competencias y cuando esto pasa, dejan moretones y dolor en el cuerpo. Ademås, siempre que uno cumple aùos hacen ŧHVWDVSRQHQPŸVLFDDWRGRYROXPHQ\ hasta muy tarde. Así el astronauta no puede dormir y no le queda energía para subirse a una nave e ir de viaje.

11


Cuando llegaron con Ian empezaron a enfermarlo. Se puso pálido, le dolía el cuerpo todos los días y su cabello dejó de verse como una enorme nube.

12


No existe medicina para combatir a los linfos, pero les gusta el polvo, las plantas y la tierra, así que lo mejor es alejarlos de eso. A veces pareciera que están a punto de darse por vencidos, pero Leucemia manda nuevas naves llenas de ellos para lograr su objetivo. Conforme pasan los días y no mejora, Ian empieza a desesperarse. -“¿Por qué a mí?”-, grita enojado. 13


Los únicos momentos en los que siente que todo está perfecto son tres: (OSULPHURHVFXDQGRORVŧQHVGH semana pasa el día completo con todos los miembros de su familia. Ven películas y todos juegan con él. El segundo pasa cuando El Negro, su perro, se emociona al verlo y mueve la cola muy rápido.

14


El tercero es cuando ve hacia el cielo. Le gusta la emociรณn que siente cuando mientras gira la cabeza y ve todo negro, de repente aparece una HVWUHOODHQHOลงUPDPHQWR 15


¿De dónde salen? ¿De qué están hechas? ¿Por qué cada día hay más?, se pregunta. La respuesta es que las personas estamos hechas de polvo de estrellas y en algún momento, nos convertimos en una de ellas.

16


Cuando los planetas que habitaban la galaxia dentro de Ian dejaron de girar sobre su eje fue el momento del cambio. Aunque no llevó casco ni un WUDMHEODQFRŧQDOPHQWHFXPSOL¾VX sueùo de viajar al espacio y formar parte de el, siendo una estrella. 17


18


Cuando una galaxia se apaga, el rastro que dejaron sus astros no se vuelve invisible. Su brillo queda grabado en los ojos y corazones de quien los haya visto, de quien los haya conocido, porque han dejado para siempre, huellas en el espacio. 19


20

huellas en el espacio  

kids book

huellas en el espacio  

kids book

Advertisement