Page 28

E

n medio del debate por la crisis ambiental que vive la Ciudad de México se ha cuestionado la calidad de los combustibles que se venden en nuestro país, generando todo tipo de declaraciones en los medios de comunicación. Fue desde el año de 2006 que la SEMARNAT publicó la NOM086 para regular la calidad de los combustibles que Petróleos Mexicanos (PEMEX) debía distribuir, bien sea producidos por la empresa o importados del exterior. No obstante en los primeros años de vigencia de esta norma la reconversión de las refinerías fue muy lenta y la producción de las gasolinas y diésel de ultra bajo azufre representaba sólo un pequeño porcentaje del total de los producidos e importados por PEMEX. Fue hasta el año de 2014 que el Consejo de Administración de la paraestatal aprobó el Proyecto de Calidad de Combustibles Limpios para sus refinerías con una importante inversión en un plazo de cuatro años pronosticando que la producción iniciaría en 2017. Sin embardo, a inicios de 2015 la Secretaría de Hacienda determinó un recorte al presupuesto de egresos de la empresa por $62,000 millones de pesos y un recorte adicional de $100,000 para 2016, lo que motivó que las inversiones destinadas a la reconversión de las refinerías se vieran suspendidos. Posteriormente en octubre, la Comisión Reguladora de Energía publicó la NOM emergente sobre la calidad de los combustibles y que por ser emergente sólo tuvo una vigencia de seis meses que se prorrogaron en abril del presente año.

Recientemente PEMEX ha anunciado que está retomado sus planes de inversión en conjunto con capitales privados para reconfigurar tres refinerías durante los próximos cinco años para producir los combustibles que cumplan con la normatividad vigente. Sin embargo, ha trascendido la información que de acuerdo con la norma de combustibles de la dependencia, PEMEX podrá vender hasta mediados de 2018 diésel de hasta 500 partes por millón en todo el país exceptuando las grandes ciudades; pero las empresas que lo importen para su comercialización deberán contener un máximo de 15 partes por millón como lo marca la Norma Oficial Mexicana de Emergencia NOM-EM-005-CRE-2015, Especificaciones de calidad de los petrolíferos, los que parece ser una competencia dispareja para un mismo mercado donde todas las ventajas están para PEMEX. De acuerdo a esta Norma, las zonas donde se podrá tener acceso a los combustibles limpios en una primera instancia son la zona conurbada de la Ciudad de México, de Monterrey, de Guadalajara así como la zona fronteriza y en 11 corredores carreteros designados. En el resto del país se garantiza el abasto de estos combustibles limpios hasta 2018. Como primer paso en caso de ser el primer trámite que se realiza por medio de la Ventanilla Única de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, se debe realizar un Registro, este se puede realizar con Firma electrónica o en su caso con RFC y CURP. No obstante, en información que ha dado a conocer la Dirección de Transformación Industrial de PEMEX se ha asegurado que a parir del segundo semestre de 2016 toda la gasolina que se produzca en el país será limpia. De igual forma las importaciones que se realicen, se harán con este tipo de combustibles, por lo que la totalidad de la oferta de estos hidrocarburos sea de ultra bajo azufre. De acuerdo a esta información la producción por parte de la paraestatal se está llevando a cabo ya en las refinerías de Cadereyta, Modero y Minatitlán.

Revista 85 digital  

Asociación Nacional de Transporte Privado, ANTP

Revista 85 digital  

Asociación Nacional de Transporte Privado, ANTP

Advertisement