Issuu on Google+

Si sos docente, sos un profesional de la voz... Por eso es muy importante que tomes conciencia de que las alteraciones de la voz no sólo afectan su capacidad de comunicarse con los demás sino también el desempeño de tu profesión. ¿Qué es la voz? Para muchas personas la voz es el sonido producido en los pliegues vocales por el paso del aire, definición bastante simple que se refiere sólo a un componente de la voz. Pero la voz es un fenómeno complejo en el que participan coordinadas, la laringe, el sistema respiratorio, las estructuras resonanciales de nuestro cuerpo (tórax, senos paranasales, cráneo) y está regulada por los sistemas endócrino, auditivo y nervioso además nuestra voz es única. Es nuestra carta de presentación a través de ella logramos expresarnos y comunicar de una manera singular y única conocimientos, sentimientos y emociones. La voz es la corriente de aire que asciende por un tubo (tráquea) que de modo súbito se estrecha (cuerdas vocales). El estrechamiento hace que el aire produzca la vibración de las cuerdas vocales y esta vibración es recogida por las cavidades de resonancia, imprescindibles para la emisión de la voz. Las más importantes son: la parte baja de la faringe, la cavidad bucal, el paladar, los senos para nasales y la rinofaringe. Se deben distinguir dos conceptos: •

Afonía: trastorno de la voz en su grado máximo, pérdida total de la voz, no se puede emitir ningún sonido.

Disfonía: desórdenes de la voz que la desvían de alguna forma de lo normal. Diferenciamos a su vez entre: o

Disfonía funcional: la causa del trastorno no se encuentra de modo evidenciable dentro de los componentes de la laringe y entre ellos las cuerdas vocales.

o

Disfonía orgánica: cuando se aprecia una lesión dentro de la laringe, hallándose principalmente en las cuerdas vocales. Las lesiones más habituales son: nódulos, pólipos, edemas, quistes y diversas laringitis.

Causas Existen factores personales entre las causas de los problemas de la voz como los hábitos alimenticios, tabaco e incluso la forma de hablar. No obstante dado que los hábitos de los docentes no difieren demasiado de los del resto de la población, si entre el profesorado las


patologías de la voz tienen una incidencia mucho mayor, parece que ello es debido a su profesión. El maestro debe enseñar a los alumnos conocimientos nuevos, adiestrarles en una forma de comportamiento y hacerles mantener un estado óptimo de la estimulación y ofrecerles un soporte afectivo, lo que conlleva un uso intensivo de la voz que no se da en otras profesiones (hecho confirmado por diversos estudios que incluyen mediciones de ruidos en las aulas). Existe una mayor incidencia de problemas de la voz en los niveles educativos inferiores y en algunas materias específicas como idiomas, educación física o música, donde en general, la necesidad de sobreesfuerzos vocales es mayor. Dichas patologías también son más frecuentes durante los primeros años de ejercicio profesional ya que con la práctica se produzca un autocontrol involuntario y una mejora de la técnica vocal. La incidencia de los nódulos vocales en las mujeres en mayor, probablemente debido al que posee una laringe más pequeña o más bien que para elevar su voz deben realizar un mayor esfuerzo vocal que los hombres. Factores de riesgo La tarea: la práctica docente exige un constante uso de la voz, subidas y bajadas de tono, para comunicar, estimular o calmar, etc. Ruido: multitud de ruidos dentro del aula, provenientes de afuera (calle muy transitadas) generadas por las propias instalaciones (inadecuada distribución de los espacios, deficientes aislamientos acústicos de zonas ruidosas como aulas de música, gimnasia, talleres, etc.) de la propia aula (grupo numeroso, por la edad, por su comportamiento, etc.). Un nivel elevado de ruido obliga a elevar y forzar la voz para poder mantener la comunicación e imponer autoridad. Además incrementa la fatiga mental y la agresividad, dando lugar a problemas de comportamiento y conflictos, como también disminuye el nivel de atención y concentración. Acústica de las aulas: las dimensiones de algunas aulas (gran tamaño, techos altos) obligan a elevar y forzar la voz, educación física por ejemplo que se desarrolla en espacios como polideportivos o al aire libre. Por otra parte los materiales que recubren el suelo, las paredes y el techo generan una reverberación, fenómeno que dificulta la comunicación. Condiciones no adecuadas de la temperatura, humedad y ventilación: las condiciones extremas y variaciones de temperatura, tanto dentro del aula como entre el aula y los pasillos, pueden generar problemas en el aparato respiratorio y por lo tanto afectar la fonación. En cuanto a la humedad, en las aulas pueden haber bajo nivel de humedad, con la calefacción por ejemplo, lo que dificulta el mantenimiento del nivel necesario de lubricación de las cuerdas vocales.


La falta de ventilación produce un aire viciado, con mayor concentración de agentes potencialmente patógenos y malos olores, factor que puede influir indirectamente en la fonación. Polvo: tanto el que procede del exterior como el de la tiza (sobre todo el de la tiza no hipoalergénica) resulta molesto y irrita la garganta del docente. Edad del alumnado: a menor edad hay mayor incidencia de problemas de voz, si bien en los niveles inferiores el número de los alumnos por aula suele ser menor. En la educación infantil, hay que tener en cuenta que los alumnos no saben leer, por lo que todo debe ser explicado oralmente, lectura de cuentos con distintas voces para los personajes produce un esfuerzo vocal suplementario, por el hecho de utilizar registros distintos al propio. Las canciones también son una forma de enseñanza muy utilizada que supone cierta sobre carga de la función vocal. Número de alumnos por clase: influye directamente tanto en el nivel de ruido en la clase, generación de conflictos y la distancia en que se sientan. Horario de las clases: las clases de la primera hora de la mañana y las de después de comer son de mayor riesgo. Tras despertarnos, la actividad orgánica está regida por el sistema simpático (la parte del sistema nervioso que gobierna la vida vegetativa y es independiente de la voluntad) lo que dificulta la actividad de las cuerdas vocales. Después de comer, se activa la digestión (función regulada, al igual que la fonación, por el nervio vago) apareciendo somnolencia, que introduce a una fonación más costosa, que se agrava ante la dificultad del descenso del diafragma, debido a un aumento del volumen del estómago. Estrés: tensión generada por la propia tarea y la multiplicidad de funciones que impartir una clase implica, influye en la utilización de la voz. La tarea docente exige un gran rendimiento físico y psíquico de tal forma que cualquier situación que merme dicha capacidad, conllevará a un mayor esfuerzo vocal para compensarla. En los primeros años de la docencia se produce el llamado estrés del principiante por la falta de seguridad y también aparece cuando se cambia de asignatura, cambio de nivel, etc. esto afecta la voz. También se da el efecto contrario cuando la voz deja de responder adecuadamente se puede producir estrés. Falta de fonación específica: en ocasiones, la fonación previa del docente no incluye técnicas para una correcta utilización de la voz. Patologías más comunes entre docentes: •

Nódulos y pólipos: excrecencias de las cuerdas vocales relacionadas con una mala dinámica vibratoria. Son reversibles en su forma inicial, pero en estados avanzados precisan microcirugía y reeducación ortofónica.


Corditis vasomotora: congestión crónica, se agrava con el esfuerzo vocal y es parcialmente reversible.

Hiperplasia de los pliegues vestibulares: se trata de una excesiva multiplicación de células normales en dichos órganos. Puede resolverse con ejercicios ortofónicos, aunque en último caso precisa microcirugía.

Otras: Hiperemia de los bordes libres de las cuerdas vocales, úlceras laríngeas de contacto, laringitis, etc.

Consejos para mantener la voz sana Y vos … ¿Cuidas tu voz? •

Tu trabajo demanda el uso constante de la voz. Por eso, aprovechá los ratos libres para descansar

Usá técnicas didácticas como la participación de los alumnos para disminuir el uso de tu voz.

¿Para qué gritar? •

No grites ni hables por encima del ruido ambiental o al aire libre.

Buscá formas no vocales para dirigirte a tus alumnos, dictá la clase en el centro del aula.

Aprendé técnicas de proyección.

Toses o carraspás con frecuencia? •

Evitar carraspear repetidamente para aclarar la garganta y la tos frecuente, excesiva y violenta. Cambiá esta conducta por beber un sorbo de agua.

Evita también estornudos ruidosos y la risa a carcajadas. Estas conductas pueden dañar la laringe.

¿Hablás demasiado rápido? •

Disminuir la velocidad.

Usá un ritmo pausado.

¿Controlas tu postura? •

Una buena postura favorece el equilibrio del sistema fonador.

Adoptá una postura confortable, erguida y simétrica.

Usá ropa que no entorpezca la actividad vocal.

¿Sufrís tensiones en el cuello, espalda y hombros? •

La tensión en tu cara, cuello, hombros y garganta afectan tu voz.


¡Aprovechá los momentos libres para relajarte!

Es muy importante que realices una rutina de ejercicios de relajación del cuello, hombros y espalda antes y después de dar clases.

¡No fumés! •

El tabaco, además de ser nocivo para tu salud provoca daños irreversibles en tus cuerdas vocales.

Evitá además, los ambientes cargados de humo y/o polvo.

¿Cuánta agua tomas? •

Es muy importante que te hidrates.

Tomá abundante agua especialmente durante el trabajo bucal.

Tené a mano durante el dictado de tus clases una botellita de agua.

¡Cuidado con el polvillo de la tiza! •

El polvillo de la tiza irrita tus cuerdas vocales.

Humedece la tiza y el borrador.

No hables mientras escribís en el pizarrón.

¿Cuántas horas dormís? •

Dormir 8 horas es muy importante ¡Tu voz también necesita descansar!

¿Y el estrés...? •

Las tensiones emocionales afectan a la voz.

La técnica de la voz debe ir acompañada de un equilibrio afectivo emocional para dominar las situaciones estresantes.

¡Lleva un estilo de vida saludable! •

Practica deportes. Realiza diariamente gimnasia respiratoria.

Seguí una dieta equilibrada, baja en grasas y alimentos o condimentos irritantes, comé frutas y alimentos ricos en fibras.

Controlá el consumo de cafeína y alcohol.

Aprendé a detectar las primeras sensaciones de fatiga vocal •

Deterioro de la voz a lo largo de la semana o del día.

Ardor o picor en el tracto vocal durante o después de dar clases.

Sensación de estrangulamiento o de ahogo al hablar.

Dolor en la región perilaringea, hombros y cuello.

Sensación de cuerpo extraño en el tracto vocal, necesidad de carraspear.

Cansancio o fatiga al hablar.


Ante los primeros síntomas de fatiga vocal consultá a un especialista de voz. •

Tu fonoaudiólogo puede enseñarte la técnica vocal adecuada para mantener la voz sana.

Control postural

Una buena postura favorece el equilibrio tónico y funcionamiento armónico de los sistemas musculares y del sistema fonador.

Relajación •

La ejercitación de la relajación nos ayuda a tomar conciencia de nuestro propio cuerpo, eliminando los excesos de tensión.

El objetivo es conseguir una vía vocal libre de tensiones musculares.

Bostezar es ideal para relajar la musculatura orofaríngea y laríngea.

Bosteza sin emitir sonido. Hacé vibratorios con labios y lengua.

Mastica con boca cerrada sin emitir sonido.

Realiza el mismo movimiento emitiendo / mm

Respiración Un profesional de la voz debe tener un buen control de la respiración. La respiración costodiafragmática es el tipo respiratorio ideal para los profesionales de la voz: •

Aporta más aire a la fonación y permite realizar la técnica del apoyo de la voz.

Respirá por nariz, la respiración nasal filtra, humedece y calienta el aire inspirado.

¿Cómo lograr la respiración costo-diafragmática? •

Inspira mientras llevas el aire a la zona costo-diafragmática durante la inspiración se produce la contracción y el descenso del diafragma las costillas inferiores se dilatan hacia afuera.

Coordinación fono-respiratoria •

Es la capacidad de administrar el aire eficientemente durante la fonación de manera tal que esté al servicio de la palabra.

Articulación •

Todo entrenamiento de la voz hablada debe contemplar la correcta articulación que favorece la comprensión del mensaje oral por la escucha.

Una adecuada articulación del habla proporciona amplitud a la voz y evita la fatiga vocal.


Resonancia e impostación •

Impostar es colocar la voz en la caja de resonancia, de manera que podamos obtener un máximo rendimiento con un mínimo esfuerzo.

En la correcta impostación se trabajan los resonadores superiores.

Se busca la proyección del sonido hacia la parte anterior del paladar duro, logrando lo que se llamamos la resonancia en máscara.

Apertura del resonador oral: o

Bostezo

o

En postura de cochero emitir una /m/ acompañada de movimiento masticatorio.

o

Debes sentir que tu voz resuena en tu cara y cráneo.

o

Practica con sílabas con /m/ 

mmaaamm

mmeeemm

mmiiimm

mmooomm

mmuuumm

o

Tratá de mantener esa sensación de resonancia en la caja.

o

Practicá con listas de palabras, días de la semana, números, meses del año en salmodia.

o

lunem, martem, miercolem,

unom, dom, trem, etc.

Voz cantada 

Vocales a, e, i, o, u.

Grupos silábicos, combinando consonantes con vocales en un tono, emisiones sostenidas.

o

Ba, be, bi, bo, bo

Da, de, di, do, du.

Pa, pe, pi, po, pu.

Ma, me, mi, mo, mu.

Sonidos ligados, en escalas ascendentes y descendentes en 3 o 5 tonos con una vocal o sílaba.

o •

Voz hablada

Frases


o

Trabajá con listados de palabras: monosílabos, bisílabos, trisílabos.

o

Frases cortas, trabajá inflexiones hacia el agudo y el grave, frases interrogativas y exclamativas

o

Párrafos y textos

o

Respeta melodía, ritmo, articulación, expresividad, resonancia superior, control espiratorio y vocal.

o

Práctica todo lo aprendido en la conversación espontánea.


La Voz