Page 1

6. La empresa y su organizaci贸n.


1. La función económica de las empresas. En las economías de mercado las empresas cumplen la función de adopta los bienes para satisfacer las necesidades humanas, con el objetivo de obtener el máximo beneficio. Para poder cumplir su cometido, las empresas deben ser dotadas de una estructura organizativa, tarea que recae sobre el empresario. Desde el punto de vista de la economía, la empresa se puede definir de la siguiente forma: “Empresa es una unidad económica de producción en la que se combinan una serie de factores de producción (capital, trabajo, recursos naturales, tecnología…) bajo la dirección, responsabilidad y control del empresario, para producir bienes y servicios que serán vendidos en el mercado con el objeto de obtener el máximo beneficio. En las economías de mercado el fin de las empresas privadas es obtener el máximo beneficio para sus propietarios que, desde el momento que deciden invertir en una empresa, están asumiendo un terminado riesgo por el cual serán “premiados” con el beneficio, o bien, en caso de que se produzcan pérdidas, deberán asumir estas. Existen empresas cuya finalidad principal no es obtener el máximo beneficio, sino prestar servicios a los ciudadanos u obtener beneficios sociales; se trata de las empresas públicas, de las cuales es propietaria, en todo o parte, alguna administración pública (central, autonómica o local) o algún organismo público.

1.1. Ciclo de producción y ciclo económico de las empresas La actividad de una empresa se puede representar en dos ciclos, uno de producción y otro económico. •

Ciclo de producción. Las empresas compran materias primas, productos terminados y productos semielaborados, que son almacenados y, posteriormente, utilizados en la fabricación. Una vez que la empresa ha obtenido los productos terminados, se almacenan para ser distribuidos y vendidos entre los clientes de la empresa.

Ciclo económico. Paralelamente al ciclo de producción, existe un ciclo económico formado por dos flujos, uno de ingresos constituidos por el dinero obtenido en las ventas y otro de los gastos ocasionados por los pagos a los proveedores y trabajadores más el resto de sus costes. Si los ingresos obtenidos son superiores a los costes surge el beneficio; en caso contrario pérdidas.

2. Clasificación de las empresas. Las empresas se pueden clasificar desde diferentes puntos de vista: por ejemplo, según su sector de actividad, el ámbito geográfico, la titularidad del capital, su forma jurídica etc. A continuación exponemos las clasificaciones más empleadas.

2.1. Según el sector de actividad Los sectores en los que suele dividir la actividad económica son: primario, secundario, terciario y cuaternario.


Sector primario. Son aquellas cuya actividad está ligada directamente a la obtención o transformación de los recursos naturales. Por ejemplo, empresas mineras, pesqueras, ganaderas, agrícolas, forestales, etc.

Sector secundario o industrial. Se trata de empresas que desarrollan actividades industriales relacionadas con la transformación de las materias primas o productos semielaborados. Por ejemplo, empresas automovilísticas, textiles, de la construcción, maderas, etc.

Sector terciario o servicios. Su actividad consiste en la prestación de servicios. Por ejemplo, empresas bancarias, de transporte, de seguros, comercios, asesorías, educación, restaurantes, etc.

Sector cuaternario. En la actualidad comienza a distinguirse este sector (Se desgajan del sector terciario), en el que se incluyen empresas de turismo y de la construcción.

2.2. Según el ámbito geográfico de actuación •

Locales. Realizan su actividad en una población

Regionales. Realizan su actividad en una zona geográfica que suele coincidir, en caso español, con la de las comunidades autónomas

Nacionales. Desarrollan su actividad en todo el territorio de un país.

Multinacionales. Desarrollan su actividad en varios países, y el destino de sus recursos puede ser cualquier país.

2.3. Según la titularidad del capital Dependiendo de que el capital esté en manos de particulares, de algunas Administraciones públicas o compartida entre aquellos y estas: •

Privadas. La propiedad del capital está en manos privadas. Por ejemplo: El Corte Inglés, Zara, Coca-Cola, etc.

Públicas. El capital pertenece a alguna Administración pública, que puede ser estatal, autónoma, provincial o municipal. Por ejemplo, las empresas municipales de transporte.

Mixtas. La propiedad del capital es compartida entre la Administración pública y los particulares. Por ejemplo: Red Eléctrica Española, Grupo TRAGSA (Transformación Agraria S.A.), Agencia EFE, etc.

2.4. Según el tamaño •

Grandes empresas. Por lo general tiene instalaciones propias, sus ventas son de varios millones de euros, tiene muchos empleados, cuentan con un sistema de administración y operación muy avanzado y pueden obtener líneas de crédito y prestamos importantes con instituciones financieras nacionales e internacionales.


Medianas empresas. Este tipo de empresas intervienen varios cientos de personas y se estructuran en áreas con responsabilidades y funciones bien definidas.

Pequeñas empresas. En términos generales, las pequeñas empresas son entidades independientes, creadas para ser rentables, que no predominan en la industria a la que pertenecen CRITERIOS EMPRESAS

Balance general anual (millones de euros)

Volumen de negocios

Microempresa Pequeña empresa PYMES Macroempresa

No supera los 2 No supera los 10 No supera los 43 Excede los 43

No supera los 2 No supera los 10 No supera los 50 Excede los 50

Trabajadores (Número de empleados) Menos de 10 Menos de 50 Menos de 250 250 o más.

en, cuya venta anual en valores no excede un determinado tope y el nº de personas que la conforman no excede a un determinado límite.

Microempresas. Por lo general son de propiedad individual, los sistemas de fabricación son prácticamente artesanales, la maquinaria y el equipo son elementales y reducidos, los asuntos relacionados con la administración, producción, ventas y financiación son elementales y reducidos, y el propietario puede atenderlos personalmente.

3. La organización de las empresas. Para conseguir sus objetivos, las empresas necesitan organizar de forma eficiente todos los elementos que intervienen en ellas (personas, capital, tecnología, materiales, etc.) Una de las funciones de la dirección es dotar a la empresa de una estructura organizativa que determine el nivel de autoridad y responsabilidad, sí como las funciones que desempeñan cada uno de los miembros de la empresa Para que la organización de la empresa sea eficiente deben estar presentes en todo momento los objetivos que pretenden alcanzar, así como las funciones y actividades que han de desarrollar para conseguirlos. Toda buena organización ha de ser clara, sencilla, flexible y, sobre todo, estimular la iniciativa, la responsabilidad y la creatividad de las personas que la integran, independientemente del tamaño y la actividad de la empresa.

3.1.Los departamentos de las empresas. La organización en departamentos e s una forma de estructurar la empresa dividiendo el trabajo en unidades más pequeñas, más o menos autónomas, que se encargan de la realización de una actividad concreta dentro de la empresa. La estructura organizativa de la empresa definirá las tareas o funciones que se desarrollan en los departamentos. Al mismo tiempo, los departamentos deben estar coordinados entre sí por los directivos, que son los que tienen capacidad jerárquica y organizativa, puesto que la organización departamental está basada en la autoridad y cada miembro de la organización


sabe quién está por encima de él, y por tanto, le manda, y quién está por debajo y le debe obedecer. En muchas organizaciones, la jerarquía tiende a diluirse porque se implantan nuevas formas de organización y maneras de trabajar en las que la autoridad está menos presente. Las funciones de los departamentos dependen de la dimensión de la empresa y de su actividad; no obstante, podemos enumerar las más habituales: •

Función técnica. Consiste en llevar a cabo las actividades relacionadas con la fabricación de los productos y el I+D.

Función financiera. Comprende todas las actividades relacionadas con el control del flujo de capital que se produce en la empresa, así como la búsqueda de recursos económicos y el estudio de rentabilidad de las inversiones realizadas.

Función administrativa. Mediante ella, se realizan todas las actividades relativas a la administración de la empresa, como cobros, pagos, contabilidad y secretaría.

Función comercial. Comprende todas las actividades relacionadas con los estudios de mercado, compras, ventas, almacenamiento y comercialización.

Función social. Engloba los asuntos sociales y laborales del personal. Las actividades que desarrollan en cada una de las secciones de ese departamento pueden ser: selección de personal, contratación, relaciones laborales, gestión de nóminas, seguros sociales, promoción y motivación del personal.

3.2. La organización informal Además de la organización formal establecida por la dirección, existe una organización informal que está constituida por las relaciones que se establecen entre los miembros de una empresa sin que intervenga la dirección. Se trata de una organización de amigos, simpatías personales, relaciones fuera del trabajo, personas con carisma, etc. La unión de la organización formal e informal conforma la estructura organizativa de la empresa. La organización informal influye en la formal; en muchas ocasiones, al establecerse la organización formal, debe conocerse el funcionamiento de la estructura informal, puesto que así se puede mejorar el funcionamiento de la organización real. Para que una empresa funcione correctamente informal al establecer la organización formal; por departamento se intenta que sea la persona que existe un grupo de trabajo con buenas relaciones disolverlo.

debe tenerse en cuenta la organización ejemplo, cuando se nombre a un jefe de ejerce mayor influencia en el grupo, o si personales y muy unidas se procurará no

3.3. La cultura empresarial. La cultura empresarial es lo que identifica la forma de ser de una empresa, y se manifiesta en la forma de ejercer la dirección y el liderazgo, la manera de plantear las relaciones con los


trabajadores, la relación con los clientes y proveedores, la actuación ante los problemas, la adaptación a los cambios externos y la forma de actuar en el mercado. En definitiva, es la manera de pensar y de actuar que define la identidad propia y diferente de cada empresa. Los equipos directivos y mandos en sus respectivos niveles tienen la responsabilidad de introducir, comunicar a los demás miembros de la empresa y aplicar la cultura empresarial en su quehacer diario. Uno de los factores más importantes del éxito empresarial es la invariable adhesión de todos los miembros de la empresa a la cultura empresarial.

4. Los organigramas. Son representaciones gráficas que muestran la forma esquemática de la estructura interna de la empresa: los órganos directivos, los departamentos, las relaciones que existen entre ellos, así como las relaciones jerárquicas entre sus superiores y subordinados. Existen diferentes tipos de organigramas: Informativos

Facilitan información general sobre la estructura de la empresa

Analíticos

Reflejan detalladamente todos los departamentos y unidades de la empresa y sus relaciones

Generales

Abarcan la totalidad de la empresa

Parciales

Reflejan una parte de la empresa.

Estructurales

Dolo indican el nombre de los departamentos

Funcionales

Indican el nombre de los departamentos y las funciones que en ellos se realizan

Personales

Cuando aparecen los nombres de las personas que forman los departamentos.

4.1. Relaciones que reflejan en los organigramas •

Relaciones Lineales. Reflejan la jerarquía desde los directivos a los subordinados. Pueden ser de dos tipos: o

Directas. Son las que van de los directivos a los subordinados de forma descendente en forma de órdenes. También son las que van del subordinado hacia el directivo, normalmente para rendir cuentas.

o

Indirectas. Se trata de la coordinación, por parte de un directivo, de varios grupos subordinados.

Relaciones de staff. El staff está constituido por una serie de personas o departamentos especializados; por ejemplo, asesoría jurídica, fiscal, comercial, departamento de realización de estudios, etc. Su misión es asesorar o apoyar a la dirección o aconsejar sobre la forma de alcanzar los objetivos. Los miembros no tienen autoridad sobre las personas que trabajan en la empresa.


Relaciones de apoyo. Son los vínculos de colaboración que se dan entre departamentos del mismo nivel jerárquico. Estas relaciones pueden aparecer, o no, relejadas en el organigrama, ya que pueden surgir en la organización informal.

Relaciones externas. Son los vínculos de colaboración con organismos externos a la organización, como despachos de abogados, gestorías, consultores, empresas de trabajo temporal, subcontratas, etc. Esto se denomina outsuorcing o subcontratación.

5. Formas de organización de la empresa. Cada empresa tendrá una organización adaptada a sus objetivos, estructura, necesidades, dimensión y actividad a la que se dedique. Naturalmente, no será igual la organización de un supermercado que la de una fábrica de automóviles o un banco. Las formas más usuales de organizar una empresa son por funciones, pro productos, geográfica, por clientes y mixta.

5.1.Organización por funciones Esta forma de organización consiste en separar las actividades de la empresa en diferentes departamentos. En cada uno de ellos se realizan funciones según el principio de especialización y, a su vez, todos los departamentos están coordinados por la dirección.

5.2. Organización por productos. Esta forma de organización se aplica en las empresas que comercializan productos muy distintos entre sí, o varias líneas de productos diferentes. Responde a una especialización por productos y, a su vez, cada producto se organiza funcionalmente. La elección de esta forma de organización dependerá, en gran m medida de las dimensiones de la empresa.

5.3. Organización geográfica. Consiste en subdividir la empresa en varios departamentos diferentes, uno para cada zona geográfica en que la empresa va a desarrollar su actividad. La organización geográfica es eficaz cuando la empresa actúa en territorios muy diferentes, que requieran actuaciones comerciales diferenciadas; por ejemplo, cuando se hablan diferentes lenguas, o se opera en zonas de culturas, religiones y razas diferentes. Esta forma de organización es característica de empresas multinacionales, o cuando en mismo Estado existe variedad tanto geográfica como social y cultural.


5.4. Organización por clientes Se establece cuando la empresa vende productos a grupos de clientes muy diferenciados, por ejemplo, a grandes superficies, a detallistas, a agrupaciones de minoristas, a la Administración pública, a grandes empresas, etc. Las políticas de ventas, precios, distribución, etc., variará en función del tipo de cliente al que va dirigido el producto, debido a que cada uno compra de forma diferente y habrá que gestionar la cartera de clientes de forma diferenciada.

5.5. Organización mista Cuando las empresas alcanzan grandes dimensiones, su organización se va haciendo cada vez más compleja y surgen estructuras mixtas. Si además desarrollan su activada en varios países, pueden adoptar una organización geográfica por zonas y, adentro de cada zona, se pueden organizar por clientes o por productos y, as u vez, estos se estructuran de forma funcional.

6. La financiación de las empresas. Tanto cuando comienzan su actividad como posteriormente, las empresas necesitan recursos económicos para hacer frente a sus inversiones. Existen diferentes opciones para obtener financiación, que usualmente se clasifican en propias y ajenas.

6.1. Fuentes de financiación propia Están constituidas por los recursos financieros que son propiedad de la empresa. Se pueden citar tres fuentes de financiación propia: •

Aportaciones de capital. Efectuadas por el propietario o los socios. Los propietarios o socios aportan un capital para que la empresa comience a funcionar. La aportación mínima puede estar fijada legalmente.

Ampliaciones de capital. La empresa puede necesitar nuevos recursos para inversiones; por ejemplo, renovación de la maquinaria o compra de instalaciones. Estos recursos pueden captarse ampliando el capital, mediante nuevas aportaciones de los socios o captando nuevos socios.

Beneficios no distribuidos (autofinanciación). Se trata de las reservas que se han constituido y que se aplican a financiar la actividad empresarial. Existen diferentes tipos de reservas.

6.2. Fuentes de financiación ajena. Cuando los recursos propios son insuficientes, se busca financiación acudiendo a instituciones financieras o a personas ajenas a la empresa. Según sea el plazo de devolución, la financiación ajena se puede clasificar en:


Corto plazo: ≤ 12 meses

Largo plazo: ≥ 12 meses.

Podríamos citar como principales fuentes de financiación ajena las siguientes: 6.2.1. La emisión de obligaciones Cuando una empresa necesita grandes cantidades de dinero puede que le resulte difícil encontrar alguna entidad financiera dispuesta a prestárselo pues eso supondría una gran concentración de riesgo en un solo cliente. En estos casos, lo que hacen las empresas es dividir esas grandes cantidades en pequeños títulos y colocarlos en pequeños ahorradores privados. La deuda total de denomina empréstito y cada uno de los títulos en que se divide es una obligación. Los empréstitos son préstamos divididos en muchas partes alícuotas que emiten las empresas. Estos Títulos de crédito se denominan obligaciones, bonos, pagarés, etc., y se reparten entre muchos acreedores a cambio de un interés. Una obligación¸ es un título que genera una renta fija (las acciones, sin embargo generan unos dividendos que son variables) que convierte a su propietario en un acreedor de la empresa, con el derecho al cobro de los intereses generados y el reembolso de los fondos financieros aportados. Pasado un tiempo la empresa devolverá, a los acreedores, el dinero más los intereses según las condiciones pactadas. A este tipo de financiación sólo pueden acceder las grandes empresas. Para que los pequeños ahorradores no desconfíen de la recuperación de su inversión, las emisiones de los empréstitos las garantiza un banco o un grupo de bancos, constituyendo un sindicato bancario. En ocasiones, la garantía de las emisiones se refuerza hipotecando inmuebles de la empresa emisora. 6.2.2. Los préstamos bancarios a largo plazo. Las empresas piden préstamos a las instituciones financieras para financiar sus inversiones. Una vez aprobado, la empresa puede disponer del dinero de forma inmediata. La empresa debe devolver este dinero con los intereses correspondientes, según las condiciones acordadas con la entidad. 6.2.3. Los créditos a largo plazo. Un crédito es un contrato mediante el cual la entidad financiera pone a disposición de la empresa la cantidad determinada de dinero. La diferencia con el préstamo radica en que la empresa solo paga intereses por la cantidad empleada y el tiempo en que se ha utilizado dicha cantidad. Todo producto tiene sus ventajas e inconvenientes y el empresario deberá elegir en cada momento el que más se ajuste a sus necesidades. Los créditos son especialmente adecuados para cubrir problemas de liquidez y presentan la ventaja de que solo se paga por lo dispuesto. Por otro lado, aunque se pueden renovar tantas veces como se necesiten, suelen ser más caros que los préstamos. Además al tenerlos que renovar generalmente todos los años obligar a


incurrir en costes de notarios. Los préstamos, suelen tener un tipo de interés menor, pero las entidades financieras suelen exigir más garantías para concederlos. 6.2.4. El leasing Es una fuente de financiación externa a medio o largo plazo que se utiliza para financiar el uso de activos tales como maquinaria, locales o vehículos. El termino leasing proviene del verbo inglés to lease (arrendar o dejar en arriendo). El leasing tiene como fundamente jurídico un contrato de arrendamiento de bienes con opción de compra a favor de los usuarios. El leasing es un contrato de arrendamiento por el cual un fabricante o un arrendador garantiza a un usuario o arrendatario el uso de un bien a cambio de un alquiler que deberá pagar al arrendador durante un periodo determinado, teniendo la posibilidad, al finalizar el periodo de arrendamiento, de comprarlo a un valor residual Al vencimiento del contrato existen tres posibilidades: que el arrendatario compre el activo a un valor pactado en el contrato, que se renueve el contrato o que expire. Los bienes que son objeto de leasing no son propiedad del arrendatario, por lo que no figuran como tales en el activo de su balance. Tampoco en el pasivo aparece ninguna fuente de financiación. Se trata de un arrendamiento. Atendiendo a la naturaleza del arrendador, existen dos modalidades leasing financiero y leasing operativo. •

Leasing financiero. Es un contrato de arrendamiento con opción de compra en el que intervienen tres figuras: o

Una sociedad de leasing (arrendador) que siguiendo las indicaciones del usuario se compromete a poner a su disposición el bien que desea.

o

El usuario del bien (arrendatario) que se compromete al pago de un alquiler periódico.

o

El proveedor del bien (fabricante o distribuidor), que se encarga de comprar el bien y entregarlo a la sociedad de leasing.

La finalidad de este tipo de leasing es ofrecer una fuente de financiación ya que podemos disponer de un bien sin haber tenido que adquirirlo, aunque esto suponga tener que pagar unas cuotas elevadas. Habitualmente es una operación puramente financiera, resultando muy parecida a un préstamo. Cuando el objeto del contrato es un bien mueble, el leasing financiero suele durar entre dos y seis años. Cuando es inmueble, su duración suele ser superior a los diez años. En este tipo de leasing no es posible rescindir el contrato antes del tiempo pactado, y la sociedad de leasing no se hará cargo de las reparaciones o sustituciones por obsolescencia del bien.


Leasing operativo o renting. Es un contrato de arrendamiento con opción de compra por el cual el proveedor del bien o arrendador, que generalmente es el fabricante o distribuidor del bien arrendado, cede al usuario o arrendatario un uso fijado y limitado de ese bien a cambio del pago de un alquiler periódico. Este tipo de leasing no solo incluye financiación, sino también gestión del equipo, esto es mantenimiento, repuestos, reposición en caso de avería, por lo que es muy conveniente cuando el bien incorpora tecnología. La finalidad de este tipo de leasing es prestar un servicio. El contrato suele durar entre uno y tres años, y al final el arrendatario tiene la opción de adquirir el bien en un precio fijado previamente en el contrato. El valor residual del bien suele ser próximo al valor de mercado en el momento del vencimiento del c contrato. A diferencia del leasing financiero, en este caso si puede rescindirse el contrato antes de tiempo. Este es uno de los motivos por los que el conste del renting sea superior al del leasing financiero. Suele ser practicado por fabricantes o distribuidores como medio de financiar sus ventas. En este contrato, el arrendador no es la empresa de leasing sino el propio proveedor del bien. La propiedad se mantiene en poder del arrendador.

6.2.5. Créditos comerciales y de proveedores. También son conocidos como créditos de funcionamiento. Esta fuente de financiación tiene su origen en el periodo de financiación ofrecido por los proveedores tras la venta de una mercancía. Lo habitual es 30, 60 o 90 días y se suele conceder para facilitar la materialización de la venta por el cliente. Si existe descuento por pronto pago es una fuente de financiación con coste. Pero es un coste de oportunidad, ya que si hubiéramos pagado a tiempo habríamos podido beneficiarnos de ese descuento. Cuando no existe descuento por pronto pago, esta forma de financiación no tiene ningún coste para la empresa. 6.2.6. Préstamos bancarios a corto plazo. Un préstamo bancario a corto plazo consiste en la entrega de un capital a una persona que asume la obligación de devolverlo a quién se lo prestó junto con los intereses acordados, en un plazo inferior a un años. Dentro de los préstamos cabe considerar tres categorías: préstamos de campaña, préstamos con garantía personal y préstamos con garantía real. •

Préstamos de campaña. Son aquellos contratados por empresas de actividad estacional, como por ejemplo, las empresas agrícolas. Se suelen destinar a la compra de materias primas, pago de salarios, etc., en los periodos que se acumula la producción antes de la venta.

Préstamos con garantía personal. Permiten el uso de unos fondos temporalmente pero al finalizar el tiempo pactado se devolverá el principal junto con sus intereses. El banco exigirá unas garantías, aunque en este caso la decisión de concesión o no se basa en el análisis de la empresa, centrándose en su solvencia, sin exigir garantías adicionales.


Préstamos con garantía real. Se fundamenta en el valor de la prenda objeto de la garantía sin perjuicio de considerar la solvencia de la empresa beneficiaria del préstamo. Así, estos préstamos pueden ser con garantía de: valores, mercancías, imposición o plazo fijo, inmuebles y fincas rústicas, maquinaria industrial, cosecha y ganado, efectos comerciales.

6.2.7. Créditos bancarios a corto plazo Dentro de esta fuente de financiación podemos ver dos modalidades: el descubierto en cuenta y la cuenta de crédito. •

Descubierto en cuenta. Es una fuente de financiación poco habitual que consiste en la utilización de un importe superior al saldo disponible en una cuenta corriente, lo que coloquialmente se conoce como estar en números rojos. El Banco puede pagar la totalidad del dinero dejando la cuenta en descubierto, comunicando al cliente que ha atendido unos pagos que originas los números rojos, junto con una comisión de descubierto más los intereses diarios que genera el descubierto. La ventaja de esta fuente de financiación es su disponibilidad inmediata, pero los intereses suelen ser notablemente más elevados que los conseguidos por otros métodos.

Cuenta de crédito. Supone una concesión de hasta un límite de fondos por parte de una entidad financiera de tal forma que la empresa puede ir disponiendo de las cantidades que realmente necesite sin tener que utilizar el máximo. La empresa pagará intereses por los fondos realmente dispuestos, junto con una comisión de apertura y otra por no usar el límite máximo de la línea de crédito. Esta línea de financiación se caracteriza por su flexibilidad para gestionar problemas de liquidez puntuales a corto plazo. A cambio, suele tener un tipo de interés relativamente elevado. La utilización típica de los créditos es para financiación puntual. Es adecuada cuando la empresa quiere disponer de medios financieros para atender posibles necesidades, pero no sabe exactamente su cuantía. La empresa puede disponer del dinero en la cuenta que precise e irá devolviéndolo cuando quiera, pero al final del periodo debe haber cancelado la cuenta.

6.2.8. Descuento de efectos comerciales. Consiste en la materialización de los derechos de cobro de los clientes de la empresa en efectos comerciales que se ceden a las entidades financieras para que procedan a anticipar su importe, una vez deducidas ciertas cantidades en concepto de comisiones e intereses. El interés que las entidades financieras cobran por anticipar el importe de las deudas de los clientes antes de su vencimiento se llama descuento y es lo que le da el nombre al conjunto de la operación. En cualquier caso, si el efecto (letra) resulta impagado, el banco cargará a la empresa el mencionado importe, además de los gastos de devolución. Ello se debe a que la empresa responde en todo momento ante el bando de la solvencia de su cliente. Lo único que el banco hace es anticipar el importe nominal menos los costes del descuento. Este es el motivo por el cual el importe de la deuda del cliente sigue figurando tanto en el activo corriente como en la deuda a corto plazo del balance de la empresa. Tipos de efectos: letras de cambio, pagarés, recibos domiciliados


6.2.9. Factoring y conforming El factoring es una fuente de financiación que permite obtener de forma inmediata recursos financieros con cargo a las deudas de los clientes. Forma genérica el factoring consiste en la venta de los derechos de crédito sobre clientes a una empresa denominada factor. Esta fuente de financiación supone un coste relativamente elevado para la empresa y es más selectiva por parte de los bancos o sociedades de factoring. El factoring es tipo de contrato por el cual una empresa cede a otra, denominada sociedad factor, el cobro de las deudas de sus clientes. A diferencia del descuento de efectos comerciales, es este caso es una empresa de factoring 8y no un banco) la que se ocupa de gestionar y descontar los efectos. En el caso de descuentos comerciales, el riesgo de impago no asumido por el banco, sino por el cliente. Sin embargo, en el factoring es la propia empresa de factoring la que corre con el riesgo, por lo que los descuentos que aplica son superiores a los que se aplican en el caso de los descuentos comerciales. Los términos de factoring y conforming has ido estableciéndose en el mundo económico como consecuencia de la denominación comercial que han ido utilizando las diferentes entidades financieras. La primera vez que se empleó este producto financiero en España se le denominó factoring, pero cuando el Banco Santander lo introdujo en su cartera lo hizo con la denominación de conforming, esta es la denominación que se ha extendido de forma coloquial. En la práctica empresarial, el conforming es la forma de financiación alternativa al descuento. La principal diferencia con el descuento de efectos es que sale del balance puesto que el riesgo lo asume la entidad financiera intermediaria.


6 la empresa y su organización  
Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you