Page 1

4 LA VANGUARDIA

VIERNES, 12 MAYO 2000

La abuela iba en el techo DOCUMENTO

“Leyendas urbanas en España” .................................................. Antonio Ortí y Josep Sampere MARTÍNEZ ROCA c 318 PÁGINAS c 2.200 PESETAS

ROBERTO HERRSCHER

U

na familia va de camping con la abuela. La abuela se muere y la familia decide traérsela a casa, para ahorrarse el engorro del papeleo y los trámites en el campo. La envuelven en la tienda de campaña y la atan al techo del seiscientos. Cuando paran a tomar café, les roban el coche y, con él, el cadáver. Ésta es una típica leyenda urbana: se cuenta en varios continentes y en diversos idiomas, siempre como si fuera local, siempre como verídica y reciente. Leyendas urbanas como éstas las hay por cientos. Mafias que duermen a los desprevenidos y les roban un riñón. Pájaros gi-

gantescos que sobrevuelan ciudades por las noches, asustando a los insomnes. Voraces caimanes que esperan víctimas en las cloacas. Mujeres que propagan el sida por venganza y dejan un mensaje escrito con carmín en el vidrio del lavabo. En Estados Unidos se las estudia en la universidad y hay institutos dedicados a recopilarlas y refutarlas. “Algunas tienen que ver con fantasmas y con lo sobrenatural”, explica la página web del Urban Legends Research Center. Los estudiosos las suelen interpretar como la válvula de escape de miedos, fobias, manías, anhelos y odios sociales. Y en muchos casos desempeñan la función de las viejas fábulas con animales: son ejemplos de “justicia poética” que recompensa a los débiles y los inocentes y castiga (muchas veces de la forma más cruel) a los que rompieron normas de conducta, de convivencia o de solidaridad. Por el territorio español transitan casi todas las leyendas urbanas “in-

GALLARDO

ternacionales”, desde submarinistas que aparecen calcinados en incendios forestales hasta inofensivos perros extranjeros que se convierten en feroces ratas mutantes. Pero hasta ahora nadie las había recopilado, clasificado e interpretado. Esa es la tarea que emprendieron los periodistas y cronistas urbanos Antonio Ortí y Josep Sampere. Para completarlo requirieron la ayuda de profesores universitarios que pasaron cuestionarios a sus alumnos.

n

LAS CLAVES LOS AUTORES: Antonio Ortí, valenciano, fue redactor jefe de la revista “Economics” y colaboró con otras muchas, entre las cuales la cultural “Arrabal”. Redactó durante dos años la columna sobre temática sexual de “El Periódico de Catalunya” junto con Martínez Nicolás. Su pseudónimo era Marta Bel. Josep Sampere, natural de Igualada, Barcelona, es traductor y autor de cuentos, artículos, guiones de cómic y cortometrajes. Publicó, con Antonio Ortí, los reportajes que dieron pie a este libro en el Magazine de “La Vanguardia”. LA OBRA: “Leyendas urbanas en España” es el primer libro que trata el tema en el país. Presenta una suculenta colección de hechos supuestamente ciertos agrupados por temas, con numerosos ejemplos y valiéndose de una erudición que no abruma. Expertos del folklore europeo y americano, sociólogos, historiadores y policías desfilan por sus páginas, pero lo hacen casi de puntillas. La lectura es ágil y se puede hacer en cualquier orden.

Se documentaron exhaustivamente, tanto en las raíces mitológicas, históricas y psicológicas de los relatos como en la correspondencia y las diferencias entre las versiones que circulan en distintos países. Resulta así un libro profundo y liviano a la vez. No dejará a nadie con las ganas de que le cuenten decenas de leyendas urbanas, en versiones que rivalizan en truculencia y disparate, pero también informará a quien busque el contexto social y las referencias literarias, cinematográficas y científicas que se esconden debajo de cada leyenda. El estilo, cuidado y elegante, humorístico e intelectual, muy “urbano”, lleva al lector desprevenido a aprender sociología sin darse cuenta. El libro contiene dos joyas: son las leyendas españolas que no figuran en los inventarios de ningún otro país, los “aportes genuinamente hispánicos” al acervo universal: Una es la historia de la despedida de soltero en la que un comensal chispeado pretende cortar la corbata del novio con una sierra eléctrica. A estas alturas el lector ya imaginará la tragedia resultante. La otra, muy común en Cataluña, empieza con una señora que, sola en su casa, se coloca una mascarilla de barro en el tocador. Entra un ladrón, la señora se esconde en un armario y el delincuente empieza a revolver la casa, buscando qué robar. Cuando abre el armario y sale aullando una figura espectral, el ladrón cae muerto de un ataque al co-

Por el territorio español transitan casi todas las leyendas urbanas “internacionales”, hasta ahora no recopiladas razón. Tal ha sido el susto recibido. Pero también hay aquí variaciones interesantes, que tal vez digan algo de la sociedad española actual. Por ejemplo, la historia del personaje famoso que presta auxilio a un motorista en la carretera. En Estados Unidos esta leyenda suele estar protagonizada por alguna estrella de Hollywood. En España todas las versiones tienen al mismo personaje como benefactor de la autopista: el rey Juan Carlos I.c

Las personas no son lo que parecen NOVELA

“El veneno de la fatiga” .................................................. Juan Herrezuelo ALIANZA c 376 PÁGINAS c 2.200 PESETAS

ERNEST FARRÉS JUNYENT

T

ras la publicación en 1991 del libro de relatos “Desde el lugar donde me oculto”, Juan Herrezuelo (1966) pone en circulación en su primera novela a un protagonista de compleja psicología para abordar el tema de la doble personalidad. El dualismo de todo cuanto acontece se desarrolla por lo general alrededor de la fatiga, indiscutible “leitmotiv” que el autor toma prestado, como el título de esta obra, de una de esas bellas metáforas que F. Scott Fitzgerald urdía en sus novelas. En contraposición a la fatiga (o indiferencia, falta de voluntad o insensibilidad) que muestra Javier Cédride, el joven protagonista, veremos cómo su novia Ruth era la personificación de la vitalidad y ofrecía lo mejor de sí misma, y me refiero a ella en pasado porque “El veneno de la

fatiga” echa a andar tras su muerte. La acción se sitúa en una pequeña ciudad del sur peninsular. Ruth, la compañera de Javier, acaba de quitarse la vida y su incomprensible suicidio perturba la conciencia de un puñado de seres cercanos. Los capítulos posteriores irán recorriendo las paranoias de un alcoholizado Javier que busca un porqué coherente a la muerte de su amada, el odio que alimentan algunos amigos contra él o la necesidad que tiene Gabriel de resucitar la camaradería ya malograda de los años más jóvenes. Son todas ellas las piezas de un rompecabezas irresoluble porque lo que se pretende es indagar en el torturado interior de unos personajes que sufren y que, en el caso concreto de Javier Cédride, está condenado al fracaso. “El veneno de la fatiga” es destilado sin prisas por Herrezuelo a través de una prosa muy elaborada. Un veneno, el del título, capaz de causar daños irreparables, de destruir a personas tan vitales como Ruth y, como los lectores podrán descubrir, incluso a otras. Este joven novelista promete.c

Leyendas urbanas  

Publicado en La Vanguardia