Page 86

Desde el desfile en el que hay que ir pensando en la forma, el orden, las bandas, los elementos de boato que podrán salir... Los Trajes, hasta la vida en el Campamento, todo, todo es ilusión. La que ponen en su Queimada de la ORDEN DE SANTIAGO, y en la habitual Patatada los Caballeros de JAIME I, ó las Kábilas guerreras ALMOHADES y ALMORÁVIDES. El desfile es el acto más importante en cuanto a la expectación que despierta en el público, es una satisfacción personal para el que desfila y, además es nuestra presentación, donde luciremos nuestros mejores trajes, los más bonitos adornos y atuendos y que lo enriqueceremos con un boato donde casi todo lo que se nos ocurra tendrá cabida. Es el momento de lucirse. Aquí, muchas veces confundimos esa palabra, a la hora de decir que el desfile es para lucirse. Sí, para lucirse, pero no es un lucimiento individual sino colectivo. Por ello, se hace mejor desfile cuanto mejor uniformada va la comparsa, pensado y controlado el orden de todos los elementos que desfilan, y, sobre todo, cuanto más cerca se desfila del que te precede, porque hay que evitar los cortes donde el espectador no tenga nada que ver. El espectador es para quien hacemos el desfile y está viendo una película que no se puede parar. Esto es más difícil conseguir en calles demasiado anchas. En calles más estrechas la cercanía con el espectador es notoria, lo que hace el desfile más compacto y que el sonido de las bandas de música quede preso entre los edificios cercanos, consiguiendo así un espectáculo de luces, imaginación y sonido que hace temblar tanto a espectadores como a festeros. Además donde, si se produce un corte se nota menos, porque, con la misma distancia, hay menos superficie, y el hueco percibido es menor.

84

De la música no puedo dejar de hablar: es el alma de la Fiesta. Que hace falta en el desfile será una obviedad. Hay que llevar un ritmo que sólo la banda te puede proporcionar. Que la tienes que oír bien para desfilar. Que cuando la oyes bien, cuando no suena sino que resuena, te hace vibrar, te hace levantarte del suelo para que no se te escape ese ritmo majestuoso que te imprimen los sonidos de la banda. Pero la música de la Banda, fuera del desfile, te hace vibrar igual, te hace moverte de una forma tan especial y característica que, en cuanto la oyes, no puedes parar de escucharla y seguirla, sea del tipo que sea, si la toca la banda, la tienes que bailar, y son capaces de tocar “lo que les pidas”. La necesitamos...hasta para comer. En Marcha Mora, Cristiana, Pasodoble ó Charanga. La banda pone a flor de piel nuestros sentimientos más nobles: la amistad, la cordialidad y ese Espíritu Festero que nos hace disfrutar cada momento de las Fiestas como únicos e irrepetibles. Sin duda, la Banda de música es “la seña de identidad” de la Fiesta. Las Fiestas son una semana de desconexión con el mundo real, te sumerges en otro mundo en el que hay pocas preocupaciones. Suponen trabajo, convivencia, alegría, informalidad y formalidad a la vez. Un cúmulo de sensaciones que hace que las tengas marcadas en el calendario año tras año. No son solo vestirse, QUE NO DISFRAZARSE, sino los momentos que se comparten y se disfrutan con los amigos, a muchos de los cuales sólo vemos en fiestas. Las Fiestas de Moros y Cristianos tiene esa dualidad de formalidad e informalidad. Cada uno de los Actos Oficiales expresan formalidad en cualquiera de sus ámbitos religioso, histórico, e identitario: el Pregón, la Inauguración del Campamen-

FIESTA DE MOROS Y CRISTIANOS DE MURCIA • DECLARADA DE INTERÉS TURÍSTICO NACIONAL

Profile for Antonio Miguel

Rvta moros y cristianos 2016 b (1)  

Revista de Moros y Cristianos de Murcia, 2016

Rvta moros y cristianos 2016 b (1)  

Revista de Moros y Cristianos de Murcia, 2016

Advertisement