Page 130

monjes-guerreros y con un sistema de batallar tan efectivo que en pocos años conquistará el sur de la península. Los almorávides derrotan a Alfonso VI de León y Castilla en la batalla de Zalaca en 1086, pero no aprovecharán la victoria hasta que vuelven a cruzar el estrecho de Gibraltar y, es a partir de 1090, cuando se apoderan de los reinos taifas. En 1088 se produjo el primer sitio de Aledo, con un ejército formado por cábilas de los reyezuelos taifas liderados por Ibn Tasufin. La imposibilidad de tomar el castillo supuso un duro revés para la moral de los sitiadores. De hecho, el emir murciano pasó a apoyar a los castellanos, aprovisionando a los sitiados y dando la alerta a Alfonso VI quien socorrió la plaza que había soportado hasta tres asedios. Es bien conocida la incomparecencia de El Cid en Aledo lo que provocó el enojo real y su segundo destierro; al tiempo que las disensiones entre los reyes taifas obligaron a retirarse sin haber logrado tomar la fortaleza, lo que incitó a Ibn Tasufin a emprender una acción decisiva para posesionarse de la zona musulmana de la península.. Mursiya cayó en junio de 1091. La superioridad numérica de las tropas norteafricanas al mando de Muhammad Ibn Aisa, hijo del monarca almorávide, sometió finalmente sus almenas en donde al son de los tambores de guerra ondeó la bandera negra.

Segunda taifa. La insumisión nacionalista de Ibn Mardanish. Siglo XII Debido a la intolerancia de los al-mulathimun (los velados almorávides), los levantamientos locales contra su autoridad se propagaron por todo al-Ándalus. En septiembre de 1145 un miembro de los Banu Tahir fue elegido jefe político de la ciudad, y un mes después, tropas del noble andalusí que dirigió la sublevación anti almorávide,

Ahmad al-Mustansir Sayf al-Dawla (el Zafadola de las crónicas cristianas) conquistaron Mursiya de la mano de Ibn Iyad y su lugarteniente, el joven Ibn Mardanish. Al-Ándalus iniciaba así otro período de fragmentación territorial al calor de la debilidad almorávide, lo que permitió a Ibn Mardanish asumir el gobierno del Sharq al-Ándalus tras las muertes de Zafadola en la batalla de al-Ludjdj y la de Ibn Iyad en agosto de 1147, justo cuando se producía el desembarco almohade. Un grupo sectario fundamentalista descendiente de los zenatas, tribu beréber nómada de las llanuras magrebíes y que se proclamaban “los que reconocen la unidad de Dios” queriendo restaurar la ortodoxia doctrinal, pervertida al contacto con los musulmanes de Occidente. Mardanish, conocido entre los cristianos como el Rey Lobo, mantuvo relaciones amigables con los reinos de Castilla y Aragón y organizó la resistencia contra el nuevo poder africano, el imperio almohade, entre 1147 y 1172. Consiguió articular una franja que comprendía desde Jaén y Baza hasta Valencia y Albarracín, llegando a conquistar también Écija y Carmona, sitiando Córdoba, poniendo en peligro la capital almohade de Sevilla y tomando Granada durante meses. Al sentirse intimidado por las tropas granadina y castellano-aragonesa, creó un cordón defensivo a su alrededor que protegió con un cuerpo escogido de mercenarios cristianos. Para cumplir este plan, anexionó una serie de estratégicas localidades muchas de ellas conquistadas con las valiosas milicias judías y cristianas. Ante la inusitada insurrección nacionalista de Mardanish, los primeros sultanes almohades, atosigados por las luchas del Magreb y en el centro y oeste peninsulares, optaron por la persuasión, con amenazas y ofertas beneficiosas.

C/. Bando de la Huerta, 8 - 30008 Murcia • Telfs. 968 247 882 - 968 237 981

128

FIESTA DE MOROS Y CRISTIANOS DE MURCIA • DECLARADA DE INTERÉS TURÍSTICO NACIONAL

Profile for Antonio Miguel

Rvta moros y cristianos 2016 b (1)  

Revista de Moros y Cristianos de Murcia, 2016

Rvta moros y cristianos 2016 b (1)  

Revista de Moros y Cristianos de Murcia, 2016

Advertisement