Issuu on Google+

LAS AÑADIDURAS Antonio Carrillo Cerda


LAS AÑADIDURAS - 2010

Índice

1 - Baños de sol

3

2 – Muerte segunda

4

3 – Polilla sagrada

6

4 – Podré verte

7

5 – Del orden de los coleópteros

9

6 – Bajo la broza

11

7 – Conejo de plata

13

Antonio Carrillo Cerda

2


LAS AÑADIDURAS - 2010

BAÑOS DE SOL

Se curte la piel del hombre y la mujer playa arenosa blanca como la primera noche abre su pecho al sol acalora su corazón.

Puñados de huesos pulverizados se arrojan los nuevos amantes.

Viene un calor del cielo, las manos de Dios estrujan el amor sacándole aristas. De un fino corte en el sexo nace un rayo de luz, una imagen quieta, una pelvis que aluza, un ardiente astro que sonríe a la ceguera.

Antonio Carrillo Cerda

3


LAS AÑADIDURAS - 2010

MUERTE SEGUNDA

Hombre deja ya de vivir tu muerte. ¿No hay acaso claridad en tu mirada? ¿No hay un tálamo de amor en tu corazón? Para mirar basta abrir los ojos del alma y demoler el ídolo ciclópeo de la razón.

Hombre deja ya de vivir para la muerte, que los muertos cohabiten con los muertos, del camposanto solamente lo verde es santo. ¿Un jardín de cruces que no florecen? ¿Un marchito ramo de sol que calcine tu recuerdo? Eso no puede ser tu recompensa.

Hombre, de la muerte segunda no hay retorno. Ahí, se desandan todos los caminos, es el punto más distante en el espectro de la lejanía, un rojo intenso de divina destrucción.

Hombre naciste al mundo para la vida ¿Has visto la flor de pétalos dorados? ¿Has visto el ardiente cielo consumirse lentamente? Antonio Carrillo Cerda

4


LAS AÑADIDURAS - 2010

Bajo la calma de la mirada humana un paraíso apenas perceptible se distiende.

Hombre, que el sueño de la muerte no adormezca tu mirada al paso del instante. ¿Cuánto se ha perdido de la biblioteca de los sabios? ¿Cuántos han sido tus recorridos laberínticos? Hombre, deslumbrado en la muerte descansa de la ceguera tan solo, tan solo este día.

Antonio Carrillo Cerda

5


LAS AÑADIDURAS - 2010

POLILLA SAGRADA

De entre todas las noches, la más solitaria atrajo al muro enésimo de este laberinto la palabra.

Me hizo la señal, entendí que venía a revelarme un secreto.

Habló de una huida a pie a través de la arbolada, esfuerzo inútil. Noté, al volver a la realidad, tenía sed y rasguños por lo espeso de la enramada.

Habló de un escape subterráneo, la geología de mi cuerpo en tiempo sedimentado; pero, quién puede penetrar el basalto.

Abrió las alas, me hizo otra señal, entendí que venía a revelarme un secreto…

Antonio Carrillo Cerda

6


LAS AÑADIDURAS - 2010

PODRÉ VERTE

El polvo siempre polvo una nube, un remolino las astillas de los huesos, el río de sangre, la humedad, la carne en hebras constituida, los verdaderos ojos (bruñidos como en el primer tiempo) y la intrincada red de filamentos que ampara la memoria, reconstruidos.

Del negro abismo del olvido donde duermen la experiencia del hombre y su deseo vendrán las almas, atraídas por el magnético perfume de la vida.

Vivirán, vivirás, viviré.

Podré verte ya sin el peso de los días, sin opacidad, ya sin hambre de ti, ya sin nombre encontraré la forma de contemplarte.

Cuando llegué el momento de elegir,

Antonio Carrillo Cerda

7


LAS AÑADIDURAS - 2010

cuando se enumeren los guijarros de tu existencia, una lengua de acero dirá tu nombre y elegirás un camino deleite de tu corazón.

Si hay algo de común en nuestras almas, si aún viven recuerdos en la memoria seguro estoy en algún punto podré verte.

Antonio Carrillo Cerda

8


LAS AÑADIDURAS - 2010

DEL ORDEN DE LOS COLEÓPTEROS

Me creerás que yo tampoco me reconozco.

Por la noche, mientras la luz del Sol no es, mientras mis ojos se concentran en no ver, mientras mi cuerpo descansa del mundo, me doy cuenta que ahora otro soy.

—No importa.

Ni la piel me recuerda, ni yo a ella, ni puedo recordar con precisión tu sonrisa. Se ha escapado de mi pensamiento. Ni logro resolver la ecuación en tu mirada ni me animo a comprender lo que ahora siento.

¿Si no puedes traspasar esta coraza, podrás comprender mi amor exoesqueleto?

Si me miras a los ojos nada pasa, notarás que la larva aún no ha muerto. Mas pude deshacerme de las armas,

Antonio Carrillo Cerda

9


LAS Aร‘ADIDURAS - 2010

pero ahora cargo el laberinto de mi cuerpo.

Sรณlo el aire escucharรก el batir de mis alas, mientras las dora el Sol con su aliento. Podrรกs reconocer al que te habla, si aprendes el lenguaje de los vientos.

Antonio Carrillo Cerda

10


LAS AÑADIDURAS - 2010

BAJO LA BROZA

Se alimenta el bosque en silencio.

Bajo la broza, sólo las almas pueden hacer el amor.

Verdes hormigas mutilan las coloradas hojas, el último tacto de tus ojos sobre mi piel a las raíces del cedro.

La escasa luz, el pasto que no nace, un pie que se apoya sin rastro, sin huella, pasa…

Bajo la broza arde tu cuerpo a fuego lento libertad a la memoria.

¡Mira, cuánta humedad para los dos, dan ganas de volver a vivir!

Antonio Carrillo Cerda

11


LAS AĂ‘ADIDURAS - 2010

Un rumor avanza, discursan el oĂ­do y el tacto, una serpiente se agita, veo moverse las hojas, el viento.

No, no hay nada bajo la broza.

Antonio Carrillo Cerda

12


LAS AÑADIDURAS - 2010

CONEJO DE PLATA

Mediante la cascada del pensamiento, (sensoriales ideas, violento torrente del universo), los magos, los poetas y los locos, hacen magia, artilugio y profecía.

Por medio de las venas oscuras de un sistema linfático, que nutre la razón viven los adictos a la belleza feroz hambre chacal insaciable, carroña artificial, que decora la estancia con su luz de luciérnaga afligida, que devora la tierra y el humo del infierno que debate entre placer y dolor resolviéndolo todo a tiros.

—¿En realidad está ocurriendo?

Esto amigo mío, es aplastar el tiempo.

Dedos que truenan a la orden de un dios desesperado porque en el escenario ha muerto su conejo de plata.

Antonio Carrillo Cerda

13


LAS AÑADIDURAS - 2010

Por causa del amor (atropello del alma), de la estulticia y la ambición, sois el tirano de la comarca existes mi querido amigo, te resistes a morir, vitrina de carnicería, coexistes con la muerte refrigerante.

Por consecuencia has dado vueltas en círculo perro ansioso, lleno de pulgas omnipresentes toro rojo en celo, potrero cercado con piedra (por las rendijas se alcanzan a colar las sabandijas)

Ahora bien, estamos aquí reunidos para apedrearte hasta que muerdas tu lengua, hasta que borres tus pasos, hasta que nos devuelvas la realidad tal como era.

Antonio Carrillo Cerda

14


LAS AÑADIDURAS - 2010

Portada: Polilla nocturna, 2010, ACC Edición del Autor – 2011 Toluca, Estado de México

Queda prohibida la reproducción de este material con fines de lucro sin el consentimiento por escrito del autor. Todos los derechos reservados. La presente para su difusión electrónica con fines culturales o educativos.

Contacto: antonio_carrillo_cerda@hotmail.com

Antonio Carrillo Cerda

15


Las añadiduras - Poesía