Issuu on Google+

“La suerte y el amor” Personajes: Juan: chico de 25 años que esta eternamente enamorado de Marta, se enamora a primera vista desde el primer día que la vio. Marta: hermosa chica de 24 años, rechaza el amor de Juan solo lo quiere como amigo aunque a veces evita su acercamiento. José: chico de 25 años, amigo íntimo de Juan, le ayuda en todo los consejos que le pide su amigo ya se conocen desde pequeños. Pepe “el lotero”: típico lotero gracioso, simpático y que te vende todo lo que pille, es el que repartirá la suerte en esta historia. Acto I Escena I JUAN llama a MARTA y le pide salir a cenar. MARTA: (suena el teléfono) ¡Ring, Ring! (sale corriendo) ¡Voy, Voy! (coge el teléfono) ¿sí? ¿Quién es? JUAN: (Habla por teléfono.) Hola Marta, ¿Qué tal? MARTA: (Gritando y enfadada.) Hola Juan, ¡otra vez llamándome! JUAN: (Triste.) Perdona Marta, perdona que te moleste, solo pedirte que si querías salir conmigo a cenar esta noche, por favor no lo pasaremos bien de verdad. MARTA: Si para que pase como la última vez, con lo bien que estábamos y tu delante de todas las personas que había en el bar me dijiste lo mucho que me querías, Juan, ya te he dicho que yo no siento nada por ti, y prometí que no volvería a salir contigo más, tras pasar la vergüenza que pasé. JUAN: (Triste.) te he pedido perdón mil veces, por decirte lo que te dije delante de todo el mundo, pero es lo que siento, estoy enamorado de ti desde la primera vez que te vi en aquel parque. Solo te pido que me des la última oportunidad y que salgas a cenar esta noche conmigo, de verdad que no lo pasaremos bien. MARTA: (Enfadada.) ¡Juan lo siento! No puedo seguir hablando lo siento de verdad, ¡Adiós! (cuelga el teléfono) JUAN: (Llorando.) (Cuelga el teléfono.) (Gritando.) ¡No sé qué he hecho yo para merecer esto! Nadie jamás me ha despreciado de esta forma, juro que jamás volveré a llamarla, estoy muy dolido… Escena II JUAN llama a su amigo JOSÉ, para dar una vuelta por el parque. JUAN: (Pega en la puerta.) ¡Hola! ¿Hay alguien? JOSÉ: (Contento.) ¡Hola! ¿Qué tal amigo mío? Te veo un poco triste, espera que me vista y bajo, ¿te apetece dar un paseo por el parque? JUAN: Si, Si, te espero a que te vista y vamos a dar una vuelta y te cuento lo que me ha ocurrido. Escena III JOSÉ bajó de su casa y fue con JUAN al parque a dar un paseo. JOSÉ: (Paseando.) Que buen día hace hoy, día perfecto para tomarnos una cerveza en aquel bar que está en medio del parque en el que estuvimos los otros días viendo el fútbol. JUAN: Si, la verdad que sí, vamos que te invito a unas cervezas. JOSÉ: (Se sienta en la silla del bar) buenos cuéntame que te pasa, nunca te he visto tan triste, cuéntame, Sabes que puedes contar conmigo para lo que quieras, cuéntame. JUAN: bueno ayer por la mañana llamé a Marta para invitarla a cenar, pero ella me volvió a despreciar de una forma en la que nadie me ha despreciado jamás, me empezó a gritar, (llorando.) y me empezó a reprochar lo que le hice en aquel bar, pero yo solo quería decirle que la quería, solo quería ir a cenar con ella para que volvamos a hacer amigos nada más. JOSÉ: ¡Otra vez llamándola! ¡Ya te dije la última vez que no la llamaras! que te iba a mandar a tomar por culo, te lo dije, ¡no ves que ella no te quiere!, mira Juan no hay nada que me duela más que te hagan daño, te conozco desde que éramos pequeños, hace ya muchos años, tu eres como mi hermano, y te digo que te tienes que olvidar de ella, ella no merece tener a su lado una persona como tú, te desprecia por tu físico y no ve lo cómo eres por dentro. Bueno ahora lo que tienes que hacer es calmarte, y tomarte esta cervecita, y relajarte un poco. JUAN: Tienes razón, (riéndose) eres la única persona en la que puedo confiar, y la única en la que puedo contar mis cosas, gracias amigo, gracias otra vez más. JOSÉ: (Se levantan de la sillas del bar) Bueno vamos a dar un paseo mientras llegamos a la casa, pero de camino que vamos para mi casa, voy a parar en la administración de lotería del parque, si no te importa. Es que tengo que recoger un décimo de navidad para mi madre. JUAN: Perfecto, de camino que compramos el décimo para tu madre, voy a comprar yo uno para los dos, ya que te debo diez euros (risa.)


JOSÉ: (Risas.) Perfecto, a ver si nos toca algo mañana. Escena IV Compran un décimo en la administración de PEPE “EL LOTERO” PEPE: (gritando.) ¡Hombre! Pero si son mis amigos, ¿en qué os puedo atender? JUAN: Hola Pepe. (Riendo) JOSÉ: Hola Pepe, ¡Buenos días! Quería un décimo para mi madre y otro para nosotros. PEPE: Decidme, ¿qué número queréis? El 46, el 17, el 50, decidme, ¿Cuál os doy? JOSÉ: La verdad que me da igual, dame el 46 mismo, puede salir cualquiera. PEPE: pues si, la verdad que sí, toma hay tienes dos decimos del 46, mucha suerte. JOSÉ: Muchas gracias Pepe, hasta luego muchas gracias. JUAN: Gracias Pepe, hasta luego. Escena V La suerte está con JUAN y JOSÉ, ha tocado el décimo de navidad. Por la mañana temprano tras ver el sorteo, y ver que ha salido el número que ellos llevan en el décimo en el gordo de la lotería, José llama a Juan corriendo y entusiasmado. JOSÉ: (Pega en la puerta de casa de Juan.) ¡Juan, corre despierta ya!, ¡abre la puerta!, que nos ha tocado el gordo de la lotería. JUAN: (Bajo las escaleras corriendo) ¿Pero qué dices?, ¿enserio?, ¡toma! (se abrazan). Van corriendo a la administración ya que había una fiesta impresionante, estaba todo el mundo supercontento y la cámaras de televisión grabando, habíamos salido en todos los canales que retrasmitían la lotería de navidad. Escena VI MARTA llama a JUAN tras haberse enterado de que le había tocado el gordo de navidad. JUAN: (pegan en la puerta de su casa y la abre) ahh, hola Marta, me alegro de verte ¿que deseas? MARTA: Hola Juan, buen me he enterado de todo y me alegro mucho de que os haya tocado la lotería a ti y a José, pero en especial a ti, eres una buenísima persona, y siento mucho como te desprecié hace unos días. JUAN: Mira Marta hace unos días me hiciste mucho daño, yo te quería y te sigo queriendo pero veo que tú nada más que quieres estar conmigo cuando te conviene, ahora soy yo el que te digo que te marches y me olvides y que no me hables jamás, si antes no me querías ahora tampoco. (Cerró la puerta en la cara de Marta.) JOSÉ: (lo había escuchado todo.) Muy bien amigo, estoy superorgulloso de ti, creía que nunca llegaría este momento, mujeres ahí millones en el mundo y una de ellas seguro que te puede hacer feliz, por fin te has dado cuenta de la forma en la que te quería Marta, ella no te merece, me alegro mucho por ti amigo.


La suerte y el amor