Page 1

PARKINSON

Algo más que temblor

Aunque sus síntomas se conocen desde la Edad Media, la enfermedad de Parkinson (EP) debe su nombre a James Parkinson, el cirujano que elaboró la primera descripción precisa de la enfermedad en 1817. La EP es una enfermedad crónica, progresiva y degenerativa del sistema nervioso central, que al final llega a incapacitar al enfermo para llevar una vida independiente. Suele empezar a manifestarse entre los 55 y los 75 años de edad. Y es más común en los hombres que en las mujeres. En España la sufren cerca de 118.000 personas.

Las terapias con los fármacos disponibles son moderadamente exitosas durante los primeros años. Luego, van perdiendo su eficacia y aparecen las complicaciones y los efectos adversos. La cirugía sólo es eficaz en casos muy concretos.

¿Temblor, rigidez o Temblor en reposo lentitud de Tres son los síntomas clave de esta movimientos? enfermedad: la lentitud en los moCon dos vimientos, la rigidez y el temblor de estos en reposo. Para elaborar un diagnóstico de Parkinson se requieren síntomas al menos dos de ellos. puede ser El temblor es el síntoma que más Parkinson gente asocia con el Parkinson. Es

importante que sea correctamente evaluado, pues no es exclusivo de esta enfermedad (vea el recuadro ¡No todo temblor es Parkinson!, en la página 34). El temblor característico del Parkinson es el temblor en reposo, es decir: más fuerte cuando el miembro afectado está en reposo y más leve, o incluso ausente, durante el movimiento. Además, el temblor desaparece mientras el paciente duerme. A menudo, el temblor en una sola mano es el primer síntoma. El movimiento se parece al de estar agitando una caja de pastillas.

ocu-salud 88 Feb/Mar 2010

Lentitud de movimientos, rigidez y temblor son síntomas típicos de la enfermedad de Parkinson. Aunque no tiene cura, un buen diagnóstico y tratamiento pueden aumentar la calidad de vida de los afectados.

33


PARKINSON

hablar, los enfermos tartamudean y adquieren un tono monótono; al escribir, su letra se vuelve pequeña y casi ilegible; al andar, pueden llegar a detenerse, sin previo aviso, como si se quedaran congelados...

OTROS TEMBLORES

¡NO TODO TEMBLOR ES PARKINSON! El temblor es un síntoma tan asociado al Parkinson que a veces lleva a errores en el diagnóstico. Es importante identificar otros problemas, como el temblor esencial, que es muy común.

Temblor esencial

´

´

ocu-salud 88 Feb/Mar 2010

´ ´´

34

En contraste con el causado por el Parkinson, el temblor esencial no es temblor en reposo, sino cinético y postural. Es decir, aumenta cuando un miembro está en movimiento y cuando se mantiene voluntariamente en una posición fija, por ejemplo, al comer, escribir o realizar cualquier otra actividad manual. Tiene una frecuencia mayor: unos 4 a 8 ciclos por segundo frente a los 3 a 5 del temblor parkisoniano Es bilateral y puede afectar a las manos, la cabeza y la voz. Aumenta con la edad. La probabilidad de padecerlo cuando alguno de los progenitores lo tiene es mucho mayor que en el caso de la enfermedad de Parkinson.

Temblor fisiológico

´´ ´ ´

Es transitorio. Se trata de un temblor de menos amplitud y mayor frecuencia que el temblor esencial. Se da en personas sanas y se aprecia cuando extienden los brazos y las manos. Puede aparecer en momentos de fuertes emociones, por un cansancio físico extremo.

Por otras causas

´´ ´ ´ ´

Hipertiroidismo. Consumo de drogas. Psicogénico, que desaparece cuando el paciente está distraído. Distonía, que causa contracciones musculares involuntarias. El temblor aparece sobre todo al mantener ciertas posturas. Trastornos del cerebelo: infarto, tumor, esclerosis múltiple, etc. Los temblores van acompañados de otros síntomas como descoordinación de movimientos o problemas del habla.

El temblor esencial aparece, por ejemplo, cuando se hace esfuerzo por sujetar una taza

Rigidez corporal

Lentitud de movimientos

En algunos pacientes, aparece la rigidez pero no el temblor. La rigidez suele provocar dolores musculares y fatiga. Si se pide al paciente que esté relajado, se puede percibir esa rigidez al tratar de movilizar una de sus articulaciones. Cuesta conseguirlo. Es típico también que al intentar flexionar y extender la articulación de la muñeca se produzcan unos saltos o sacudidas rítmicas, como en una rueda dentada.

En el caso del Parkinson, la lentitud de movimientos va en aumento a medida que la enfermedad avanza. Es un síntoma que va acompañado de una menor amplitud de dichos movimientos o de dificultades para comenzarlos. Poco a poco todos los movimientos voluntarios del cuerpo resultan afectados: la cara se torna más inexpresiva (se vuelve como una máscara) y puede haber episodios de babeo o de menor parpadeo; al

Inestabilidad y otros síntomas La inestabilidad corporal es el cuarto gran síntoma, aunque puede no aparecer en los primeros estadios de este padecimiento. Esta inestabilidad, unida a la lentitud de movimientos, puede hacer que los pacientes sientan dificultad al arrancarse a andar, dar la vuelta o parar. Por eso, a menudo, muchos de ellos acaban caminando a pasitos cortos y con los brazos típicamente flexionados a la altura de la cintura, rígidos y sin balancearlos para acompañar la zancada. Aparte de los cuatro síntomas principales, pueden aparecer otros: dermatitis seborreica, desajustes en el sueño y otras alteraciones como bajadas de tensión, dificultad para tragar o baja motilidad intestinal, que provoca estreñimiento. El 45% de los afectados por EP sufren también depresión. La demencia se presenta entre el 15 y el 30% de ellos.

Por falta de dopamina

El 45% de los enfermos de Parkinson sufre también depresión

Los síntomas de la EP son debidos a la falta de dopamina en un punto determinado del cerebro: el estriado. Esa reducción de la dopamina se debe a que las neuronas que la producen, y que forman la llamada sustancia negra, mueren o degeneran (vea el recuadro de la derecha, Algo falla en el cerebro). Existen varias teorías acerca del origen de la EP. Por un lado, se piensa que existe cierta predisposición genética, aunque sólo entre un 15 y un 20% de los pacientes tienen en su familia un historial de EP. Por otro lado, se está investigando sobre la influencia de factores de tipo medioambiental tales como el uso de pesticidas, herbici-


Algo falla en el cerebro Con el Parkinson las neuronas que componen la sustancia negra dejan de producir dopamina, un potente neurotransmisor que facilita el movimiento voluntario. Por eso los fármacos para tratar esta enfermedad intentar suplir sus efectos.

Tanto el diagnóstico como el tratamiento médico debería hacerlo un especialista

Estriado Zona del cerebro que, entre otras cosas, facilita el movimiento.

EVOLUCIÓN

LLEGA A SER INCAPACITANTE Los tiempos varían de un paciente a otro. En general, hasta que los síntomas empiezan a ser incapacitantes, pueden pasar entre 5 y 10 años.

Fase 1

Síntomas: temblor en reposo, lentitud, una cara más inexpresiva, voz monocorde. Son discretos y visibles sólo en un lado. Tratamiento con un agonista dopaminérgico, levodopa y otros.

Dopamina Sustancia negra Lugar del cerebro donde se sitúan las neuronas que producen la dopamina.

Sustancia capaz de enviar órdenes para que funcionen otras partes del cerebro que controlan y regulan, entre otras cosas, los movimientos.

Fase 2

Síntomas más evidentes y en ambos lados. La forma de caminar y la capacidad motriz están más afectadas. Tratamiento: si antes no se usaba levodopa, ahora no hay otra opción.

Fase 3 los primeros estadios de la enfermedad, por lo que es importante seguir su evolución, así como comprobar que la respuesta al tratamiento es la adecuada.

El diagnóstico, mejor por un especialista

Hay que descartar lo que no es Parkinson

No existe ningún marcador biológico o test por imagen que confirme el diagnóstico de la EP. Sólo está justificado hacer uno de esos tests, por ejemplo, una resonancia, cuando los síntomas son atípicos y se quieren descartar otras enfermedades. Para el diagnóstico lo más útil es analizar los síntomas y realizar una exploración neurológica. Por eso es importante que el diagnóstico lo haga un especialista con experiencia, generalmente un neurólogo. En algunos casos, el diagnóstico puede ser difícil, sobre todo en

¿Qué conviene descartar? Otras enfermedades neurodegenerativas, como la demencia con cuerpos de Lewy o los infartos cerebrales múltiples; el consumo de agentes antipsicóticos o de medicamentos como flunarizina o sulpirida, que se prescriben contra los mareos en ancianos. Generalmente, en estos casos, o bien no hay temblor, o bien es bilateral desde el principio. También puede existir demencia. Además, la respuesta al tratamiento es pobre o nula. Si se produce una importante mejora tras la adminis-

Síntomas como la lentitud de movimientos y la inestabilidad postural llegan a incapacitar para las tareas cotidianas. Tratamiento: levodopa, pero con ajustes en la dosis para paliar los efectos adversos.

Fase 4

Síntomas muy severos. Pro-

OTRAS INFORMACIONES www. fedesparkinson. org Federación Española de Parkinson Paseo Reina Cristina, 8, 3º B 28014 Madrid Teléfono: 902 113 942

blemas de deglución. El paciente necesita asistencia. Tratamiento con inyecciones de apomorfina o bombas de liberación continua de levodopa en el duodeno, por ejemplo.

Fase 5

Síntomas: incapacidad para la movilización y deglución. Tratamiento: además de fármacos, hacen falta cuidados de enfermería y paliativos.

ocu-salud 88 Feb/Mar 2010

das o la proximidad con fábricas y plantas industriales. Sin embargo, son sólo teorías. La causa última del Parkinson es aún desconocida.

35


PARKINSON

CIRUGÍA

EFICAZ EN CASOS CONCRETOS La estimulación cerebral profunda (ECP) es una técnica compleja y costosa. Para algunos pacientes puede suponer una gran mejoría en algunos síntomas. La ECP consiste en la implantación mediante cirugía de un dispositivo que envía impulsos eléctricos a zonas específicas del cerebro. Está indicada para pacientes que reúnen tres requisitos: tener serias complicaciones motoras, responder a la levodopa,

Con el paso 6 trucos para el día a día de los años Unas sencillas pautas para mejolos fármacos rar la vida diaria: Planifíquese para disponer de producen ■más tiempo y poder realizar con más compli- calma las tareas. Delegue aquellas caciones que que pueda y alterne las difíciles beneficios con las más sencillas. ■ Utilice aparatos que le faciliten su manejo: cepillo de dientes y afeitadora eléctricos, cepillos con mango largo, enchufes con asas, teléfonos con teclas muy grandes. ■ Escriba con un rotulador o lápiz grueso y utilizando mayúsculas. ■ Instale asideros en el aseo y la ducha. Y nunca se encierre en el baño. Puede necesitar ayuda. ■ Elimine alfombras o muebles innecesarios de la casa que obstaculicen sus desplazamientos. ■ Sustituya los botones por velcro y use pantalones con goma en la cintura.

y no presentar problemas mentales significativos como depresión o demencia. La ECP requiere un seguimiento regular para ajustar los parámetros de la estimulación en función de la evolución de los síntomas y puede tener complicaciones.

Los pacientes con un aparato de ECP notan una gran mejoría cuando el temblor es el síntoma principal. También tienen más “momentos buenos” a diario.

LA VOZ DE LA OCU

Asistencia integral y especializada tración de levodopa, el fármaco más típico, hay que pensar que se trata de Parkinson.

ocu-salud 88 Feb/Mar 2010

Fármacos efectivos al principio

36

El tratamiento médico disponible alivia los síntomas de la enfermedad pero no es capaz de ralentizar su avance. Es moderadamente eficaz en los primeros años de tratamiento, aunque puede desarrollar importantes efectos adversos a largo plazo. Sin embargo, una correcta gestión médica desde el principio puede retrasar estos efectos no deseados. La medicación más común es: ■ Levodopa. Se administra por vía oral y el propio organismo la convierte en dopamina. Utilizada conjuntamente con carbidopa (Si-

nemet) o benserazida (Madopar) proporciona el mayor beneficio. Sin embargo, el uso crónico de la levodopa está asociado con el desarrollo de complicaciones motoras después de unos años. ■ Agonistas de la dopamina. Actúan estimulando los receptores de la dopamina y se pueden utilizar en lugar de la levodopa en pacientes con EP temprana. Sus efectos adversos pueden ser náuseas, desórdenes del sueño, vértigo, confusión o anorexia, entre otros. Además, provocan que los receptores de la dopamina se hagan cada vez más insensibles. ■ Inhibidores de la catecol-o-metil transferasa. Se administran junto con levodopa para mejorar la respuesta a ésta con un efecto más prolongado.

Para mejorar la atención de los enfermos de Parkinson hace falta que la Administración destine más recursos para que haya:

´

Una mejor formación de los médicos de atención primaria en enfermedades neurológicas. Esto ayudaría a diagnosticar y tratar cuanto antes el problema y a hacerlo de forma correcta.

´

Un seguimiento especializado e individualizado para cada paciente. Algo que será posible cuando haya una buena red de neurólogos en los centros de asistencia ambulatoria.

´

Un abordaje integral de la enfermedad, que incluya: fisioterapia, rehabilitación, logopedia, terapia ocupacional, tratamiento de las complicaciones o cuidados paliativos al final.

´

Un mayor acceso al tratamiento quirúrgico, sin demoras injustificadas, para todos los pacientes que lo necesiten.

Parkinson algo mas que temblor attach s481184  
Advertisement