Page 1

INTOLERANCIA A LA LACTOSA

Con sólo probar un vaso de leche, el intolerante a la lactosa sufre trastornos digestivos. El diagnóstico temprano y una dieta sin lactosa puede evitarlos.

Una vida sin lácteos insuficientes, la lactosa no puede desdoblarse y pasa intacta al intestino grueso, ocasionando síntomas como dolor e hinchazón abdominal, diarrea, flatulencias e incluso náuseas y vómitos.

En alimentos y medicinas Las personas con intolerancia tienen que mirar con lupa los ingredientes de los alimentos e incluso de los medicamentos.

Hay poblaciones que no pueden tomar leche Todos los mamíferos jóvenes, incluidos los humanos, dejan de producir lactasa al acabar la lactancia. No obstante, si el organismo recibe productos lácteos tras este momento, la mucosa intestinal sigue produciendo lactasa. De hecho, se ha observado que en las poblaciones que tradicionalmente consumen leche y produc-

>

No se confíe, la lactosa también puede estar presente, si en la lista de ingredientes aparece la leche o algunos de sus derivados.

ocu-salud 88 Feb/Mar 2010

La intolerancia a la lactosa es un trastorno digestivo originado por la ausencia de la enzima lactasa, que es la encargada de digerir el azúcar de la leche o lactosa. Este azúcar está formado por dos compuestos llamados glucosa y galactosa. En condiciones normales, la enzima lactasa es capaz de desdoblar la lactosa en sus dos componentes básicos (glucosa y galactosa), para que puedan pasar desde el intestino delgado hasta el torrente sanguíneo y así ser absorbidos por el organismo. Sin embargo, cuando la mucosa del intestino no produce esta enzima o lo hace en cantidades

15


INTOLERANCIA A LA LACTOSA

>

tos lácteos después del destete, como suele ocurrir en Europa, por ejemplo, las tasas de intolerancia a la lactosa son muy bajas. Por el contrario, en los pueblos donde el consumo de leche tras la lactancia no es tradicional, los niveles de

Diagnóstico temprano: el primer paso

intolerancia a la lactosa son muy altos. Podemos decir, por tanto, que la prevalencia mundial de la intolerancia a la lactosa depende de las poblaciones y de sus hábitos alimentarios a lo largo de la historia.

Si observa de manera repetida dificultades para digerir la leche y los productos lácteos, lo mejor es acudir al médico para que haga un diagnóstico.

Entrevista a Oriol Sans i Farell

Intolerante a la lactosa y Presidente de la Asociación de Intolerantes a la Lactosa España (ADILAC)

Un trastorno sin reconocimiento

ocu-salud 88 Feb/Mar 2010

“No recibimos ninguna ayuda institucional. Nuestro problema no está reconocido oficialmente.”

16

¿Supone un gasto extra ser intolerante a la lactosa? Sí, debemos destinar más dinero a nuestra alimentación. Los intolerantes a la lactosa tenemos dos opciones: llevar una dieta de exclusión sin ningún tipo de producto lácteo, con lo que limitamos enormemente nuestra alimentación, o intentar sustituir le leche y sus derivados por productos alternativos como las leches vegetales de soja, avena o almendras. Estos productos se adquieren en herbolarios y tiendas de dietética, y su precio es bastante elevado. Por ejemplo, un litro de cualquier leche vegetal nos suele costar alrededor de los 2 euros. No hace falta decir que esto supone incrementar enormemente nuestro presupuesto familiar dedicado a la alimentación.

¿Existen subvenciones públicas para estas personas? No hay ningún tipo de ayuda por parte de la Administración, ni dirigidas a los intolerantes ni a la propia asociación. En este sentido, desde nuestro inicio, reclamamos un reconocimiento oficial de la existencia de esta afección, que, aunque no es grave, supone una limitación en la vida diaria de muchas personas en nuestro país. ¿Cómo es el día a día de un intolerante a la lactosa? La intolerancia a la lactosa no es un trastorno realmente peligroso para la salud, pero sí es limitante en nuestra vida diaria. El principal problema para los intolerantes es que aunque la lactosa se encuentra de forma evidente en la leche y los productos lácteos, también se esconde bajo otras denominaciones en muchos productos procesados como los embutidos, los fiambres, panes, purés y sopas, sin que puedas imaginarte en absoluto que hayan utilizado lactosa para su fabricación.

Con este panorama, ¿cómo puede hacer la compra un intolerante a la lactosa? Cuando un intolerante va al supermercado casi necesita un GPS para orientarse y saber qué productos puede consumir y cuáles no. Con la finalidad de orientar a los intolerantes a la hora de comprar, hemos creado el sello “No lactosa-producto recomendado por ADILAC”, con el objetivo de identificar aquellos productos que no contienen lactosa.

“Hemos creado un sello ‘No Lactosa’ que ayuda al consumidor a identificar los productos sin lactosa”

¿Es algo que existe en otros países? Queremos destacar que se trata de una iniciativa española pionera en el mundo. No está registrado ningún sello de este tipo. Este proyecto se inició en 2006 y va dando sus frutos. Cada vez son más las empresas que van incorporando el sello ADILAC en el envase de sus productos. Todas aportan certificados de laboratorios para demostrar que tienen 0% de lactosa.


Comer sin lactosa Un episodio agudo de gastroenteritis puede desencadenar una intolerancia a la lactosa transitoria, que es completamente reversible. Sin embargo, cuando la intolerancia a la lactosa es permanente y así se ha diagnosticado, nos encontramos ante un trastorno irreversible. En este caso, no hay más remedio que modificar los hábitos alimentarios para evitar los molestos síntomas que origina el consumo de lactosa. El paciente con intolerancia no lo tiene nada fácil, pues los productos lácteos no son los únicos alimentos que contienen lactosa. Este azúcar se utiliza como ingrediente de innumerables productos y como excipiente de muchos

Alergia a la proteína de leche de vaca

Intolerancia a la lactosa Es una deficiencia enzimática (falta lactasa).

Es una reacción inmunológica. Sus síntomas incluyen urticaria, diarrea, anafilaxis.

Sus síntomas incluyen gases, diarrea, hinchazón abdominal.

Los más afectados por esta alergia son los niños.

Los más afectados por esta intolerancia son los adultos. Tratamiento: eliminación, más o menos estricta, de la lactosa en la dieta según la sensibilidad.

Tratamiento: sustitución de la leche por fórmulas especiales.

medicamentos (vea el recuadro En alimentos y medicinas, de la página 15). Cuando se utiliza leche o alguno de sus derivados (incluida la lactosa) en la elaboración de un

El grado de intolerancia a la lactosa determina qué productos lácteos se pueden consumir

alimento y sigue presente en el producto final, debe aparecer indicado en la etiqueta. En el caso de los fármacos, es obligatorio que se mencione, al menos, en el prospecto.

OCU-SALUD ACONSEJA

Ante la duda, acuda al médico

´

Si cuando toma un producto lácteo tiene algún malestar, suprima temporalmente de su dieta la leche y sus derivados para comprobar una posible intolerancia a la lactosa.

´

Ante los primeros síntomas de intolerancia, le aconsejamos que acuda al médico para que le haga las pruebas diagnósticas necesarias. OTRAS INFORMACIONES www.lactosa.org Asociación de Intolerantes a la Lactosa España ADILAC Gran via Corts Catalanes, 333, 2º 08014 Barcelona. Correo electrónico: info@lactosa.org

´ ´

Cuando haga la compra lea detenidamente la lista de ingredientes. La lactosa no sólo está en los productos lácteos.

ocu-salud 88 Feb/Mar 2010

Hay tres posibles pruebas diagnósticas: ■ El test de tolerancia a la lactosa. Se suministra al paciente por vía oral una solución que contiene lactosa y a continuación se comprueba si hay un aumento del azúcar en sangre. Si no se produce este aumento, se puede sospechar de intolerancia a la lactosa. ■ El test de hidrógeno en el aliento. Al paciente se le suministra también una solución de lactosa por vía oral. En el caso de que su organismo sea incapaz de digerir la lactosa, las bacterias del intestino grueso utilizarán este azúcar como alimento y producirán el gas hidrógeno, que se expulsará por la respiración. Si se encuentra hidrógeno en el aliento, sospecharemos más seriamente de la existencia de este trastorno. ■ La biopsia de intestino delgado. Esta prueba consiste en tomar por vía laparoscópica una muestra de tejido intestinal y comprobar si la mucosa produce o no la enzima lactasa. Con esta prueba se puede emitir un diagnóstico preciso de este trastorno.

Una vez diagosticada la intolerancia, deberá evitar el consumo de productos con lactosa, ya que pueden provocar lesiones cada vez mayores en la mucosa intestinal. También dificultarán la absorción del resto de los nutrientes y, en consecuencia, producir un riesgo grande de malnutrición.

>

17

Intolerancia a la lactosa attach s481154  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you