Issuu on Google+

GUIAS DE ESCALAS

CATANIA TAORMINA — ETNA (SICILIA)

AUTOR: JOSE LUIS CERDÁ DÍAZ


CATANIA (SICILIA) Página 2

CATANIA Catania es la segunda ciudad más grande de Sicilia; situada en la costa este, es la capital de la provincia que lleva su nombre. Tiene alrededor de 340.000 habitantes y 770.000 en su área metropolitana. Se encuentra limitada al norte por el Monte Etna, el volcán activo más grande de Europa. Debido a la ferocidad del volcán, Catania ha sufrido virulentas erupciones y terremotos, y en tres ocasiones ha sido destruida. Pero la capacidad de recuperación de estas gentes es asombrosa. En el año 2002, la Unesco declaró a Catania como patrimonio histórico de la humanidad y actualmente muchos de sus monumentos están siendo restaurados para llevarlos a su antiguo esplendor La vida social transcurre en un amplio centro repleto de restaurantes, cafés y tiendas, muy cerca de la catedral, dedicada a Santa Ágata, cuya fiesta dura varios días en los que la ciudad hace gala del gran fervor popular por la patrona. También cerca de la plaza de la catedral y tras la monumental puerta Uceda, se esconde el mercado de la Pescheria, donde se puede saborear esa Catania de toda la vida. Para los amantes del arte hay citas ineludibles. Como la Vía Crocíferi, que reúne en corto tramo tal cúmulo de iglesias y palacios que parece una bambalina de ópera barroca. Claro que, para ver ópera de verdad, habrá que pasarse por el Teatro Massimo, una joyita que se mide sólo con el Teatro Massimo de Palermo. Hay mucha afición aquí, no en vano estamos en la patria chica del “Cisne de Catania”, el padrino del bel canto, Bellini; pese a lo corto de su carrera (murió a la edad de 32 años), dejó títulos tan de repertorio como Norma, La sonnambula, I Puritani y muchos más. Catania es especial. Te metes, por ejemplo, en un portal y apareces en un teatro griego al aire libre, rodeado de corralas y ropa tendida. O vas al santuario de Sant’Agata, la patrona de la ciudad, y el suelo se abre para dejar al desnudo el circo romano en que fue martirizada. La gastronomía de la zona es una delicia. A orillas del Mediterráneo, la cocina no podía tener otro protagonista que el pescado. La ensalada de mar y los maculi marinati (anchoas del mar Jonio adobadas con aceite y limón), la pasta alla Norma... pero, sobre todo, resulta un verdadero placer comerse una buena cassata (dulce) o el famoso helado de la ciudad, la granita.

HISTORIA Cuentan que cuando Catania fue habitada por primera vez, todos los animales fieros y peligrosos fueron expulsados por la valiente actuación de un elefante. Desde entonces, sus ciudadanos tienen como símbolo de esta urbe la estatua de un paquidermo al que llaman Liotru. Y allí sigue, de piedra lávica, sosteniendo un obelisco egipcio, con su trompa hacia el cielo. La antigua Katane fue fundada en lo alto de una colina por los griegos en el año 729 a. C. En el año 476 a.C. Ierone de Siracusa ocupa la ciudad y la repuebla con ciudadanos de Siracusa. Los cataneses volvieron a tomar el poder de su ciudad en el año 461 a.C. Sin embargo, Catania volvió a ser conquistada en el 263, cuando fue declarada colonia romana. De la colonización romana encontramos el teatro, el anfiteatro y el odeón. Es lo poco que se conserva de esta época pues la ciudad fue cubierta de lava hasta siete veces. Griegos y romanos no fueron los únicos conquistadores también los normandos y los suevos dejaron iglesias, castillos y palacios. De aragoneses y españoles casi no hay trazas debido al terremoto y a la erupción de finales del siglo XVII.


CATANIA (SICILIA) Página 3 La historia de Catania ha estado unida tanto a los acontecimientos humanos como a los caprichos del Etna. Algunas de las fechas más trágicas en la historia de la ciudad fueron: el año 1169, un terremoto causó la muerte de 1500 personas; el año 1669, cuando el Etna arrojó su lava y sepultó parte de la ciudad; y el año 1693, año en el que la ciudad fue destruida por un intenso terremoto. La ultima gran destrucción de Catania sucedió en el año 1693 y por ello su casco antiguo está poblado sobretodo de edificios y construcciones barrocas, como por ejemplo los que se emplazan en la Vía dei Crociferi. La reconstrucción se hizo utilizando mayoritariamente la piedra volcánica, de ahí el color negruzco de sus palacios e iglesias.

LUGARES DE INTERES Fuente del Elefante La fuente del Elefante, situada en la Plaza del Duomo y esculpida en piedra de lava, es el símbolo de la ciudad. Data del año 1736 y es obra de Giovan Battista Vaccarini. Representa a un elefante, que data de los tiempos romanos, que sostiene un obelisco egipcio de granito de Syene con jeroglíficos concernientes al culto de Isis. Encima del obelisco están colocadas una bola y la insignia de Santa Ágata, la Patrona de Catania, constituida por la cruz, la palma, el lirio y la tabla angélica. Una escultura similar está en la Piazza Santa Maria della Minerva en Roma. Catedral de Santa Ágata El templo fue edificado entre los años 1078 y 1093 sobre las Termas Achilliane, antiguos baños romanos, y conserva de esa época los tres ábsides y el cuerpo del alto transepto. Tras ser sepultada por la lava del Etna en 1169 y azotada por el terremoto del año 1693, fue reedificada sucesivamente por Girolamo Palazzotto, recuperando también materiales pertenecientes a otros edificios, como por ejemplo las columnas romanas en la fachada principal. En la actualidad presenta una fachada barroca del siglo XVIII obra de Vaccarini. En su interior guarda las reliquias de Santa Ágata, la Patrona de Catania, en un precioso cofre, reliquias que se sacan en procesión por la ciudad el día 5 de febrero, día de Santa Ágata. También se pueden ver las tumbas del compositor de ópera Vicenzo Bellini y la de los reyes aragoneses Federico II y Constancia de Aragón, esposa de Federico III. Palacio Biscari El palacio es obra de Francesco Battaglia y un magnífico ejemplo del barroco de Catania. Destaca la fachada que da sobre el puerto, clásica y obra de Giuseppe Palazzotto, del año 1750, en la que se observa una tenaza rectangular. En su interior, acabado en el año 1766, resalta el Salón de Fiestas, de estilo rococó y que desemboca en una alcoba, "el más libre ensayo de decoración rococó que se conoce en Sicilia". También son dignos de mencionar los frescos de Sebastiano Lo Monaco, y una escalera de caracol de estilo rococó que lleva a la galería que da al mar. Vía Crociferi Se accede a ella a través de la Plaza de San Francisco de Asís, pasando bajo el Arco de San Benedetto (1704) Se trata de uno de los ambientes más significativos del barroco catanés. Esta calle está poblada de edificios realizados en su mayoría bajo los proyectos y dirección de Vaccarini o de G. Palazzotto. Entre estos edificios se encuentran el Colegio de los Jesuitas con la Iglesia de San Francisco Borgia adjunta, la Iglesia de San Julián y la de San Benedetto.


CATANIA (SICILIA) Página 4 Teatro Romano y Odeón El teatro romano, del siglo V a.C., tenía casi 87 metros de diámetro y una capacidad para 7.000 espectadores. Fue construido en un flanco de la colina sobre la que se encontraba la Acrópolis griega, la actual Piazza S. Francesco. Anexo al teatro se halla el Odeón, utilizado para los ensayos de los coros y como escenario de concursos. Tenía una capacidad para 1.300 espectadores. Anfiteatro Romano Construido en el siglo II d.C., lo poco que queda de este magnífico edificio hoy día se encuentra en un lateral de la Plaza Stesicoro. Este Anfiteatro podía albergar hasta un total de 16.000 espectadores y medía 31 metros de alto. Los materiales empleados para su construcción fueron basalto, ladrillo rojo y piedra calcárea. El pasillo inferior está bien conservado en toda su extensión y la arena, inferior sólo a la del Coliseo Romano, tenía un diámetro de 71 metros. Iglesia de la Abadía de Santa Ágata El templo es obra de Giovan Battista Vaccarini y se construyó entre los años 1735 y 1767. Se asoma a la calle Raddusa con una fachada elegante, cuyas aperturas tienen muestra de caliza blanca. Convexa en la parte inferior, la construcción concluye con formas cóncavas más arriba, muy equilibradas. La cúpula de esta Iglesia se puede apreciar desde prácticamente todos los lugares del centro de la ciudad. El interior fue profusamente decorado a la muerte de Vaccarini. Todas las superficies de este interior son de estuco blanco, sobre el que destacan los altares de mármol amarillo de Castronovo. El pavimento presenta un original dibujo de fajas entrelazadas con rosetones y volutas de mármol blanco. Castillo Ursino Fue la residencia de los reyes aragoneses en el siglo XIV, cuando estaba rodeado por el mar (durante la erupción de 1669 fue rodeado por la lava, y por tanto, alejado del mar). El Castillo fue edificado por orden de Federico II de Suabia entre 1239 y 1250, siendo hoy la sede del Museo comunal. El Castillo Ursino funde el racionalismo suabio con el gusto árabe por la estereometría. Presenta una estructura cuadrada con cuatro torreones en las esquinas y torres semicilíndricas en la mitad de cada lado. EN LOS ALREDEDORES Las excursiones más habituales fuera de la ciudad son a Taormina (distancia 60 km) y al Volcán Etna (distancia 55 km).

http://www.turismo.catania.it

http://www.porto.catania.it/


CATANIA (SICILIA) Página 5

TAORMINA Taormina (griego antiguo Ταυρομένιον, Tauromenion, latín Tauromenium) es una ciudad situada en la costa este de la isla de Sicilia (Italia), en la provincia de Mesina, a medio camino entre Mesina y Catania. Está casi en el límite de la provincia de Catania, se extiende por el monte Tauro, a 200 m de altitud, y se halla en un balcón sobre el mar, enfrente del volcán Etna. Es un centro turístico muy importante desde el siglo XIX. Posee magnífica playas (accesibles mediante teleférico) y un patrimonio histórico muy rico, cuyo máximo exponente es el célebre teatro greco-romano. Además, se conserva un castillo árabe, que ocupa el lugar de la antigua ciudadela o Arx. Cada esquina de Taormina merece ser vista una y otra vez con calma. Durante siglos ha embrujado a poetas y escritores y pintores inquietos que decidieron echar raíces en este lugar, quizás para purificarse en contacto con la belleza y la naturaleza, o quizá seducidos por el clima único y revigorizante de su eterna primavera. Recordando las palabras de Guy de Maupassant, escritas en su libro La Vida Errante hace casi un siglo y medio, y que aún sirven de consuelo para viajeros apurados: "Si alguien debiera pasar un solo día en Sicilia y preguntara qué debo visitar, respondería sin lugar a dudas: Taormina". Así pues es un gran centro turístico edificado dentro y junto a una hermosa ciudad medieval situada en la cumbre de una montaña que cae en acantilado sobre el mar. Destino favorito de los ricos europeos, se trata de una ciudad que cuenta con una población de poco más de 10 mil personas. El corazón de Taormina late en el Corso Umberto I, que sigue el trazado de una antigua vía romana (Via Valeria) que unía Mesina y Catania. Esta calle peatonal, al igual que Corso Teatro Greco, esta repleta de tiendas donde es posible adquirir, entre otros productos, cerámica de la zona, joyería italiana y muebles antiguos. HISTORIA Taormina nace en el año 358 a.C con el nombre de Tauromenion y fue fundada por algunos prófugos griegos que provenían de Naxos. La ciudad se desarrolló como una típica colonia griega, con la construcción del ágora, de la acrópolis en el Monte Tauro, del Bouleuterion, sede del consejo ciudadano y del Teatro. Durante la dominación romana se empezó a remodelar una gran cantidad de construcciones de origen griego y a realizar otras muchas obras arquitectónicas de gran valor que todavía podemos admirar hoy. La sucesiva dominación bizantina trajo consigo un período de esplendor y felicidad; de hecho, después de la caída de Constantinopla, con la pérdida de importancia de la ciudad de Siracusa, Taormina se convirtió en la nueva capital de Sicilia oriental. Los árabes estuvieron en la isla desde el Siglo IX hasta el XI, ocupando también Taormina donde destruyeron una buena parte de la ciudad. Éstos fueron reemplazados por los Normandos, procedentes del norte de Europa, que dieron auge a la religión cristiana con la construcción de numerosos conventos. La sucesiva dominación española señaló un período de declive político y económico. Con la unificación de Italia, la ciudad entró a formar parte de la comunidad de Sicilia. Los primeros promotores de las bellezas de Taormina fueron tres artistas alemanes que llegaron en distintos momentos. Goethe llegó aquí en 1787 y elogió las vistas de la costa y del Etna. Un siglo después, las pinturas de Otto Geleng que retrataban las esquinas, flores y paisajes de Taormina se exhibieron en París. El éxito fue inmediato y el pintor fundó el Hotel Timeo. En la misma época, su compatriota Wilhelm von Gloeden escandalizaba a la sociedad berlinesa con sus fotos de niños pastores desnudos con el volcán Etna de fondo.


CATANIA (SICILIA) Página 6

LUGARES DE INTERES Teatro Griego El monumento principal de la ciudad lo compone el Teatro Antiguo, no sólo por su intrínseco valor artístico, sino también por la escenográfica posición en que está colocado. El paisaje que se admira desde su altura ha sido definido como "el panorama por antonomasia". Es el segundo teatro más antiguo de la isla, con un diámetro de 109 metros, después del de Siracusa y fue construido en época helenística, entre los siglos III y II d.C. Modificado y ampliado casi 300 años después, este teatro fue destinado por los Romanos a luchas de gladiadores. Su acústica es extraordinaria, se utiliza para espectáculos musicales y teatrales en verano. Odeón Pequeño teatro romano, no muy bien conservado, descubierto en el casco urbano de Taormina en el siglo XIX. Se cree que se edificó sobre los restos de un templo dedicado a Apolo. Está cubierto, en parte, por la aledaña Iglesia de Santa Catalina. Catedral Templo dedicado a San Nicolás, edificado en el siglo XIII en la homónima plaza. Sucesivamente, en los siglos XV, XVI y XVIII fue retocada varias veces. En su aspecto cuadrado y severo recuerda a las catedrales normandas. Destaca su portal principal de estilo renacentista, decorado con un rosetón y flanqueado por dos ventanas ojivales, que data de 1656; otros dos portales, del siglo XV y XVI, se abren respectivamente en el lado izquierdo y derecho. En su interior, de tres naves, se pueden admirar pinturas de Antonino Giuffré. Palacio de los Duques de Santo Stefano Edificado entre los siglos XIV y XV, constituye todo un ejemplo de la arquitectura gótica siciliana que presenta una curiosa mezcla entre el estilo árabe y el normando. Unos ajimeces, cuatro arriba y cuatro, más elegantes, en el primer piso, suavizan las imponentes murallas perimetrales. Palacio Corvaja Construido en el siglo XV sobre una estructura del siglo anterior, fue sede del Parlamento Europeo. Fue proyectado inicialmente por los árabes, en el siglo XI, como una torre defensiva, y se añadieron el resto de las partes del edificio en los siglos XIV y XV. En su fachada se desarrolla una faja en la que fueron grabadas en latín una serie de sentencias morales. Muy pintoresco es el patio interno. Hoy es una de las mansiones más bonitas de Taormina que alberga la Oficina de Información y Turismo. Parque Duques de Cesarò Se le conoce también como Jardín Trevelyan, ya que, este jardín de estilo victoriano fue creado por Lady Florence Trevelyan. Cuenta con una gran riqueza de flores y árboles. Unas pistas de tenis y un pequeño parque infantil completan las instalaciones del recinto. Funicular Es el medio de transporte más utilizado para llegar a las Playas de Mazzaro e Isola Bella.


CATANIA (SICILIA) Página 7

VOLCAN ETNA El Etna es un volcán activo en la costa este de Sicilia, entre las provincias de Mesina y Catania. Tiene alrededor de 3.326 metros de altura, aunque esta varía debido a las constantes erupciones. Es el mayor volcán activo de Europa y la montaña más alta de Italia al sur de los Alpes. El Etna cubre un área de 1.190 km2, con una circunferencia basal de 140 kilómetros. Hasta por lo menos inicios de s XX era frecuente que la población siciliana llamara Gibellu a este célebre volcán, tal denominación local deriva de la presencia árabe durante la edad media, en efecto Gibellu o Gibello deriva de la palabra árabe ŷébel (monte, montaña). Aún en 2005, se llama en Sicilia Gibello o Mongibelo a la montaña; quedando la denominación Etna para el cono volcánico. En la mitología griega, volcán en cuyo interior se situaban las fraguas de Hefesto, que trabajaba ahí en compañía de cíclopes y gigantes. El monstruoso Tifón yacía debajo de esta montaña, lo que causaba frecuentes terremotos y erupciones de humo y lava. Su nombre derivaba de la ninfa Etna, hija del gigante Briareo y de Cimopolia, o de Urano y Gea, que se convirtió en la deidad de este famoso volcán. Por ello fue la juez que resolvió la disputa sobre la posesión de Sicilia entre Deméter y Hefestos. Haciendo abstracción de la mitología, el nombre deriva de la palabra cananea (o del fenicio) attanu (arder) y luego de la griega aithos (con el mismo significado de arder). Durante la ocupación árabe de Sicilia en la Edad Media, el Etna fue llamado Ŷébel Uhamat (Montaña de Fuego), pasando a ser llamado durante siglos por gran parte de los italianos con la palabra mixta (románica-arábiga): Mongibello. El Etna es uno de los volcanes más activos del mundo, y está casi en constante erupción. Aunque en ocasiones puede ser muy destructivo, no está contemplado como un volcán particularmente peligroso y miles de personas viven en sus alrededores e incluso en sus faldas. La fertilidad de la tierra volcánica hace que la agricultura extensiva, con viñas y huertos, se extienda a lo largo de las laderas de la montaña. En los meses de invierno la nieve cubre la lava depositada en antiguas erupciones. Debido a la reciente actividad volcánica y a su población, el Etna ha sido designado como uno de los 16 volcanes de la década por las Naciones Unidas. http://www.prg.it/parcodelletna/

Visitas al volcán El centro de visitas principal Etna Sud/Rifugio Sapienza se encuentra en la ladera sur, a 1881 metros, y desde allí se pueden hacer tres tipos de excursiones organizadas: •

Se puede contratar un guía y hacer un recorrido fuera de los caminos trillados

Teleférico con vistas a la erupción de 2002 (25,50 euros por persona, 1 hora)

Teleférico+ruta en jeep con guía hasta 2920 metros (48 euros por persona, aprox 3 horas)

http://www.rifugiosapienza.com/

http://www.funiviaetna.com/

También existe la opción de visitar el Etna desde el centro de visitas Etna Nord. http://www.prolocolinguaglossa.it/


CATANIA (SICILIA) Página 8

LA EXCURSION La opción mas recomendable en Catania es visitar la ciudad, declarada Patrocinio de la Humanidad en 2002 y que tiene mas puntos de interés de los que podría parecer a primera vista. Esta es una visita muy cómoda para la corta duración que tienen las escalas de cruceros, ya que el centro histórico está situado junto al puerto. Para hacer todavía mas cómoda la visita a Catania se puede utilizar un trenecito turístico que realiza un recorrido por el centro histórico de Catania de 30 minutos de duración por 5 euros, saliendo desde Plaza del Duomo. También hay una línea turística de autobús (http://www.amt.ct.it/linea_turistica.htm)

CRUCEROS Î

DUOMO

encontrarnos restos romanos e incluso podremos rato en los tranquilos Jardines Bellini, desde donde observar el Etna

Nada mas salir del puerto (pasando bajo los Arcos de la Marina) nos encontramos con la ciudad y a unos cientos de metros a nuestra izquierda tenemos su corazón: la Plaza del Duomo. Desde aquí podemos p a s e a r tranquilamente por la Via Etnea, la avenida más ilustre de Catania, repleta de palacetes barrocos y comercios Subiendo por esta avenida podremos descansar un podremos

Llegar hasta el volcán Etna desde Catania es sencillo (hay trenes y autobuses), pero para la duración típica de una escala de crucero puede ser complicado a no ser que se alquile un coche (y no hay en el puerto posibilidad de hacerlo) o contratar uno de los pocos taxis que nos encontraremos a la salida de la Terminal. Hay que tener en cuenta que en el puerto de Catania no son tan habituales como en otros de la zona la escala de cruceros, aunque el numero esta avanzando año a año con lo que en poco tiempo las posibilidades serán mayores. Para ir a Taormina la opción mas sencilla es el tren. La estación central no está muy lejos del puerto, pero lo mejor es utilizar la única línea de metro existente en Catania y que tiene el comienzo justo al salir del puerto. En una sola parada (circulando a cielo abierto) estaremos en la estación central y de allí a Taormina hay multitud de trenes que en unos 40 minutos nos dejaran en la estación Giardini-Taormina, desde donde hay que tomar un autobús lanzadera que nos suba a la ciudad. Los horarios de los trenes se pueden consultar en www.trenitalia.com La excursión a Taormina es lo que en su mayoría nos ofrecerán los taxistas apostados a la salida de la Terminal, con un tiempo estipulado para pasear por la ciudad y vuelta a Catania por un precio cerrado. La otra opción como he comentado en el caso del volcán Etna, es el coche de alquiler, que dependiendo de la duración de la escala podría permitir incluso una visita rápida tanto al Etna como a Taormina.


CATANIA (SICILIA) Pรกgina 9

CATANIA


CATANIA (SICILIA) Pรกgina 10

TAORMINA


CATANIA (SICILIA) Pรกgina 11


CATANIA (SICILIA) Página 12

Guía realizada en base a experiencias personales del autor y otros cruceristas, así como a la información encontrada en las webs citadas. Cualquier ampliación, corrección o mejora sobre esta guía se puede enviar a cruceromania@ gmail.com

Las guías prácticas están realizadas para facilitar los desplazamientos por la ciudad de que tratan, no siendo el autor responsable en ningún caso de los posibles perjuicios que pudieran derivarse de inexactitudes en la información publicada.

Texto: © J.L. Cerdá Díaz (05/2008)

GUIA DE Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin autorización escrita del autor o autores, así como su puesta a disposición para descarga en otras webs. Las fotos e imágenes son propiedad de sus respectivos autores.

DISTRIBUCION GRATUITA

FREE DISTRIBUTION

Más guías disponibles gratuitamente en http://es.scribd.com/cruceromania


Guia de catania sicilia