Issuu on Google+

Unificación de Italia De Wikipedia, la enciclopedia libre Saltar a navegación, búsqueda

Proceso de la Unificación italiana. La Unificación de Italia fue el proceso histórico que a lo largo del siglo XIX llevó a la  unión de los diversos estados en que estaba dividida la península Itálica, en su mayor  parte vinculados a dinastías consideradas "no italianas" como los Habsburgo o los  Borbón. Ha de entenderse en el contexto cultural del Romanticismo y la aplicación de la  ideología nacionalista, que pretende la identificación de nación y estado, en este caso en  un sentido centrípeto (irredentismo). También se le conoce como el Resurgimiento  (Risorgimento en italiano), e incluso como la Reunificación italiana (considerando que  existió una unidad anterior, la provincia de "Italia" creada por Augusto, en la antigua  Roma). El proceso de unificación se puede resumir así: a comienzos del siglo XIX la península  itálica estaba compuesta por varios estados (Lombardía, bajo el dominio austríaco; los  Estados Pontificios; el reino de Piamonte; el reino de las Dos Sicilias, entre otros), lo  que respondía más a una concepción feudal del territorio que a un proyecto de estado  liberal burgués. Luego de varios intentos de unificación entre 1830 y 1848, que fueron  aplastados por el gobierno austríaco, la hábil política del Conde de Cavour, ministro del  reino de Piamonte, logró interesar al emperador francés Napoleón III en la unificación  territorial de la península, que consistía en expulsar a los austríacos del norte y crear una  confederación italiana; a pesar de la derrota del imperio austríaco, el acuerdo no se 


cumplió por temor de Napoleón a la desaprobación de los católicos franceses. Aun así la  Lombardía fue cedida por Napoleón al Piamonte. Además, durante la guerra se  presentaron insurrecciones en los ducados del norte, los que luego fueron anexados al  Piamonte, con lo cual se cumplió la primera fase de la unificación.


La unificación de Italia.