Issuu on Google+

innovación

¿Por qué es tan difícil innovar en gran consumo?

La dictadura de la mediocridad O

P

I

N

I

Ó

N

Antonio Flores - Loop Business innovation

LAS CLAVES La optimización económica en los sectores productivos rebrota con fuerza en periodos de crisis como el que estamos viviendo. Cuanto más optimizado está un sector, más unificación entre sus componentes y menor ventaja diferencial. El sector de la alimentación y el gran consumo está muy optimizado, lo cual hace difícil la innovación.

“LA OPTIMIZACIÓN ECONÓMICA ANULA LA VENTAJA DIFERENCIAL E INNOVADORA”.

El embalaje, la marca de distribuidor y el test cuantitativo de mercado son elementos que hay que cuestionarse para salir de la mediocridad. Hay que ser conscientes de la complejidad de innovar en el sector y actuar de cara y con fuerza: Arriesgarse en lanzamientos y confiar en la personalidad de las marcas es clave.

jidad de innovar en este sector radica en los siguientes aspectos.

ara muchos, optimizar es sinónimo de competir. Los años ochenta trajeron el boom de los métodos de optimización industrial; siendo el sector pionero el del automóvil y, a partir de él, se han exportado a prácticamente todos los sectores productivos. Así, la optimización rebrota con fuerza en los periodos de inestabilidad económica como el que estamos viviendo. En época de crisis, para muchos gestores es más importante optimizar al máximo el negocio actual que enfrentarse a nuevos retos y proyectos, aunque esto nos condene a la mediocridad. Si optimizar es sinónimo de competir, también lo es de unificar. Cuanto más optimizado está un sector, más unificación entre sus componentes; a mayor optimización, menor ventaja diferencial y mayor mediocridad en los mercados. Si existe un sector optimizado y complejo para innovar, este es sin lugar a dudas el de la alimentación y el gran consumo (FMCG). La comple-

P

Código 84

Obstáculos a superar en Alimentación

Los consumidores tienen criterio formado. La alimentación es algo de lo que la mayoría de consumidores entienden y tienen un criterio formado, basado en muchos casos en hábitos preestablecidos, por lo que proponer modificaciones o cambios es una tarea compleja.

No existe mercado unificado. Los hábitos de alimentación tienen un importante componente geográfico y local, basado en las tradiciones. Éstas suelen estar por encima de propuestas vanguardistas y carentes de tradición.

Dificultad de introducir protocolos. La alimentación necesita de la complicidad del consumidor para la preparación final de los

40

MARZO 11


innovación

SOLUCIONES A LA MEDIOCRIDAD "¿De qué le sirve al fabricante invertir grandes esfuerzos en nuevas formulaciones de producto si finalmente va a ser envasado en un estándar de embalaje adoptado por todos los competidores de la industria, incluso por la marca del distribuidor?". "¿Creen ustedes que Apple somete a una consulta previa los productos a los consumidores?". Aquí se exponen algunas posibles pistas a soluciones (no carentes de dificultad de aplicación) a estos problemas:

• Necesidad de que los fabricantes y las marcas revisen su concepto de optimización. Como ya hemos comentado, a mayor optimización mayor igualdad de productos y en consecuencia menor ventaja competitiva diferencial. Hay que revisar la idoneidad de utilizar estándares de embalajes, por mucha ventaja competitiva que nos aporten en coste. ¿De qué le sirve al fabricante invertir grandes esfuerzo en nuevas formulaciones de producto si finalmente va a ser envasado en un estándar de embalaje adoptado por todos los competidores de la industria, incluso por la marca del distribuidor?; ¿Cómo podemos defender una gama de precios por calidades, si todos ellos se embalan en un mismo concepto y tecnología de packaging?: La optimización económica anula nuestra ventaja diferencial e innovadora.

• No es sostenible que todo el esfuerzo investigador de la industria alimentaria y de gran consumo realizado por las marcas sea explotado libremente por la marca del distribuidor. Incluso desde el punto de vista de uno de los principales beneficiados de los costes como es el consumidor. Si a su coste productivo y de distribución, añadiéramos los costes de investigación y restásemos el sobrecoste publicitario al que se ven obligados las marcas fabricantes, esta aparente ventaja competitiva desaparecería, ergo es imposible de sostener en el tiempo. Esta guerra entre distribución y marca nos conduce a medio plazo a la mediocridad y banalización de la oferta de productos, así como a un estancamiento de los estándares de calidad; es necesario reconducir la relación y el reparto del beneficio de mercado en base a la aportación competitiva de cada actor: Quien investiga y desarrolla debe tener garantizado su retorno, del mismo modo que el que invierte en marca o en estructura de distribución; los tres

• Hay que revisar el modo de consultar al mercado: No podemos matar el gen innovador de los productos en cada consulta. El consumidor es el centro de toda nueva acción de producto y servicio, pero no es tan inteligente en términos de innovación como le suponemos. Hay que permitir un cierto riesgo en los lanzamientos y confiar mucho más en los ADN’s específicos de cada marca y empresa. ¿Creen ustedes que Apple somete a una consulta previa los productos a los consumidores? Revisar las preguntas, los objetivos de las mismas y la trascendencia del resultado, se presenta esencial para la innovación. Si un producto debe fracasar, lo hará de igual modo aunque la consulta nos diga que Ok. Por último, recordar que grandes males, difícilmente tienen fáciles soluciones.

productos, y el aprendizaje está basado en muchos casos en la transferencia generacional. Así, introducir nuevos procesos o protocolos, no es fácil ni obvio.

Nuevos competidores. La alimentación y gran consumo están afectadas por un competidor especial que rompe las reglas convencionales de la competitividad y emula los códigos de fórmula y embalaje de las marcas industriales: La marca del distribuidor.

La innovación se puede percibir como algo artificial. Es un mercado donde calidad es sinónimo de naturalidad. Innovaciones tecnológicas en el proceso o la elaboración final se pueden percibir como productos artificiales y poco salubres.

Las consultas de mercado. La mayoría de las innovaciones propuestas en el sector se pasan por el filtro de la consulta cuantitativa al mercado; este es un filtro muchas veces carente de “inteligencia innovadora” que potencia la semejanza al patrón actual y a la igualdad de propuestas. Son a mí entender estos tres últimos aspectos (embalaje, marca del distribuidor y test cuantitativos) los que aportan en consecuencia mayor mediocridad y dificultad en la innovación.

Dar más importancia al embalaje. Los productos de alimentación y gran consumo están formados por dos componentes básicos: El contenido (alimento) y el continente (embalaje); la fusión de ambos conforman el producto final. Prácticamente en todos los casos el desarrollo tecnológico del embalaje está cedido a los proveedores y estos suelen ser de carácter global y altamente focalizados al coste, por lo que el 50% de la conformación del producto queda anulada como ventaja competitiva y diferencial. Código 84

aspectos son necesarios y se retroalimentan, si no conseguimos que actúen como ecosistema, los tres desaparecerán.

Antonio Flores, CEO y presidente de Loop Business Innovation

41

MARZO 11

Antonio Flores


La dictadura de la mediocridad