Issuu on Google+

CUADERNO Nº 1

Ésta plantilla es la primera que aparece cuando pido en clase que escriban la historia sobre la vida de su abuela o abuelo para así conocerlos mejor.

Toñi Nieto – Coordinadora Biblioteca

CEIP. EDUARDO OCÓN RIVAS (BENAMOCARRA)

1

En el primer trimestre, cuando el grupo de 2º de Primaria trabaja la FAMILIA , se hace de forma práctica y real, cumplimentando la historia personal de cada alumna/o. Cuando el alumno ha completado los datos que conoce, en el cuadernillo que se les aporta, se lo lleva a casa para terminar de completarlo con la ayuda de la familia. Como final de recogida de datos se les sugiere que traigan una pequeña historia de sus abuelas/os: cómo era su vida, qué hacían, dónde etc. Aparecen historias preciosas. Pienso que estas historias pueden ser compartidas y conocidas, no sólo en el grupo de aula, sino en el paralelo y con otros grupos del Centro. Poco a poco se va extendiendo la idea y llegan más historias. Historias que nos muestran una vida diferente pero rica a nivel personal. Con ellas hacemos este libro que queremos compartir con vosotros/as. Las historias de las abuelas/os se amplían a A3 y se imprimen en papel transparente. Se van colocando por los pasillos para que todos puedan leerlas. Comentamos la actividad con las abuelas/os y nos manifiestan que están de acuerdo con la difusión. A esta actividad se han sumado otros cursos y sigue abierta para el resto del Centro, en el momento que quieran formar parte de esta gran historia.

Toñi Nieto – Coordinadora Biblioteca

CEIP. EDUARDO OCÓN RIVAS (BENAMOCARRA)

2

ASÍ ME LO HA CONTADO…

Esta es la historia de la niñez de mi abuela Leonor, de cómo y con qué jugaba y en qué consistían sus juegos. En un principio vivían en el campo, en una finca de unos señoritos y ella misma se hacía sus muñecos con dos cañas cruzadas, los vestía con un trapillo y con eso jugaba. La pelota que tenía también le hacía con recortes de trapo. Pero un día llegó la dueña del cortijo y le regaló una pelota de goma, que fue su primer juguete. Esta es la historia de los juguetes de mi abuela. Abuela de Mª José

Toñi Nieto – Coordinadora Biblioteca

CEIP. EDUARDO OCÓN RIVAS (BENAMOCARRA)

3

ASÍ ME LO HA CONTADO…

Mi abuela Dolores cuando era pequeña jugaba con una cuerda a saltar a la comba con sus amigas. Un día su mamá le hizo una muñeca de trapo, era su única muñeca, pero a ella le encantaba jugar con su muñeca. Abuela de Daniela

Toñi Nieto – Coordinadora Biblioteca

CEIP. EDUARDO OCÓN RIVAS (BENAMOCARRA)

4

ASÍ ME LO HA CONTADO…

Mi abuela de pequeña jugaba en el recreo a la rueda, al pilla-pilla, también jugaba con muñecas de trapo y a la comba. Abuela de Cristian

Toñi Nieto – Coordinadora Biblioteca

CEIP. EDUARDO OCÓN RIVAS (BENAMOCARRA)

5

ASÍ ME LO HA CONTADO... Mi abuela vive en otro país pero mi mamá me ha contado esta historia… De chica me gustaba cantar y bailar. Tenía dos o tres años y cantaba en la guardería con un grupo de amigos y amigas, villancicos. Salía en programas de televisión. En mi país, cuando había fiestas salíamos por las casas y cantábamos los villancicos y nos daban dulces, dinero, frutas y juguetes. Cuando yo tenía cuatro años nació mi hermanita y empecé a quererla mucho y me gustaba jugar con ella aunque estaba muy pequeña. Con los seis años me vine a España con mis padres y mi hermana y después empecé el colegio.

Historia escrita por Mihaela

Toñi Nieto – Coordinadora Biblioteca

CEIP. EDUARDO OCÓN RIVAS (BENAMOCARRA)

6

ASÍ ME LO HA CONTADO…

Mi abuela se llama María y me ha contado que cuando era pequeña jugaba con muñecos de barro y arreglaba un carro de pencas y un caballito de caña y le amarraba una cuerda para montar el caballo. El agua del pozo la sacaba con un cubo y una cuerda y con la ayuda de una carrucha. Sacaba las cabras al campo para que comieran hierba verde y luego ordeñaba las cabras para luego beber leche y hacer queso. Ella iba a lavar a la alberca, a mano, en una piedra porque no había lavadora. Abuela de Paula

Toñi Nieto – Coordinadora Biblioteca

CEIP. EDUARDO OCÓN RIVAS (BENAMOCARRA)

7

ASÍ ME LO HA CONTADO… Cuando mis papás eran niños, mi mamá jugaba con algunas muñecas que se encontraba en la basura porque mi abuela no tenía dinero para comprarle una nueva. Ella le hacía ropita a la muñeca y con una caja de cartón le hacía una casita y así mi tita y mi madre se lo pasaban muy bien. También jugaban a la comba, al piso, al tirante, a la rueda y cantaban canciones. Mi padre jugaba con su caballito de caña, jugaba al pilla-pilla y con los trompos y con las canicas y a las chapas y a las cartitas de mixtos Mi padre recuerda con mucho cariño el burro de plástico que mi abuelo le compró y mi abuela le hacía cosas para el burro, de tela; como el aparejo y los serones. Mi padre jugaba muchas horas. Así jugaban mis padres cuando eran chicos.

Abuela de Jóse

Toñi Nieto – Coordinadora Biblioteca

CEIP. EDUARDO OCÓN RIVAS (BENAMOCARRA)

8

ASÍ ME LO HA CONTADO… Mi abuela se llama Natividad y es la mayor de siete hermanas y como sus padres no podían comprar juguetes, me va a contar como ella jugaba. Mi abuela cuando era pequeña no tenía juguetes, ni muñecas, ni nada. Para poder jugar ella se inventaba dos juguetes. Buscaba unos tiestos viejos, que ella imaginaba que era los platos para poder jugar y luego cogía hierba y la cortaba a trocitos pequeños, imaginaba que era la comidita. Luego buscaba una piedra mediana, la liaba en una toalla pequeña vieja y era su muñeca, le daba de comer y se lo pasaba muy bien ya que no había otra cosa.

Abuela de Ana Belén

Toñi Nieto – Coordinadora Biblioteca

CEIP. EDUARDO OCÓN RIVAS (BENAMOCARRA)

9

ASÍ ME LO HA CONTADO… Cuando mi abuela era chica tenía una cabra y como vivía en el campo, iba todos los días a llevar a la cabra al campo para que comiera porque esa era la leche que consumía en la casa. Mientras ella se entretenía jugando con las piedras, hacía casitas y las muñecas eran amapolas y había de muchos colores, como rojas, rosas, blancas, la comidita con hierbas, aceitunas, algarrobas que las cogía de los árboles, los platos eran tuestecitos de algún plato que se hubiese roto y las camas y las mesas y sillas, de piedra. Cuando llegaba la hora se iba para la casa, ordeñaba las cabras, cocían la leche con canela y se migaban un plato con pan, le echaban la leche y a cenar. Abuela de Mario

Toñi Nieto – Coordinadora Biblioteca

CEIP. EDUARDO OCÓN RIVAS (BENAMOCARRA)

10

ASÍ ME LO HA CONTADO…

Cuando mi abuela tenía cinco años se le murió su madre. Entonces se fue a vivir con su abuela materna y con sus tíos y tías. No podía ir al colegio porque tenía que trabajar en el campo y ayudar en las tareas de la casa. En el campo sembraba tomates, pimientos, lechugas y más hortalizas. También iba al campo a coger aceitunas y algodón. Cuenta mi abuela que iban andando a Triana para coger algodón. Con veinte años se fue a trabajar a limpiar una casa. Cuando tenía veintidós años se casó con mi abuelo. Abuela de Francis

Toñi Nieto – Coordinadora Biblioteca

CEIP. EDUARDO OCÓN RIVAS (BENAMOCARRA)

11

ASÍ ME LO HA CONTADO… ¿CÓMO HACÍA PAN MI ABUELA? Cuenta mi abuela cómo hacía el pan cuando ella era pequeña. Su padre araba la tierra con un burro y un arado. Ella iba detrás echando las semillas. Cuando el trigo estaba grande, lo segaba, lo cargaba en el burro, lo llevaba a una era para trillarlo. Mientras mi abuela estaba subida en la tabla de la trilla, dando vueltas y pasándolo bien. Cuando había acabado de trillar, mi bisabuelo metía todo el trigo en los sacos y lo cargaba en el burro y lo llevaba al molino, lo molía y se lo llevaba a su casa. Mi bisabuela ponía el lebrillo y una criba, separaba la harina de la cáscara del trigo y con harina, agua, levadura y sal, lo amasaba y con eso hacía el pan, lo metía en el horno y cuando estaba cocido, se sacaba, se dejaba enfriar y se guardaba en una orza. Dice mi abuela que el pan duraba hasta una semana. Abuela de Hugo

Toñi Nieto – Coordinadora Biblioteca

CEIP. EDUARDO OCÓN RIVAS (BENAMOCARRA)

12

ASÍ ME LO HA CONTADO…

Mi abuela vivía en Málaga, hizo la comunión con siete años y después, con doce años se fue a aprender a coser. Estuvo cosiendo muchos años hasta que se fue a vivir a Vélez, que se fueron a trabajar sus padres. Después conoció a mi abuelo y se casaron y mi abuelo trabajó con un camión. Ahora que mi abuela es mayor aún sigue cosiendo en la tienda y cose muy bien y a mi madre le hizo el vestido de novia. Abuela de José Manuel Toñi Nieto – Coordinadora Biblioteca

CEIP. EDUARDO OCÓN RIVAS (BENAMOCARRA)

13

ASÍ ME LO HA CONTADO…

Cuando mi abuela era pequeña, jugaba a las muñecas y a las casitas, jugaba a los pisos y a la comba y también iba a la escuela. Cuando salía de la escuela ayudaba a hacer las cosas de la casa, hasta cuando se fue de la casa. Así fue la vida de mi abuela. Abuela de Paola

Toñi Nieto – Coordinadora Biblioteca

CEIP. EDUARDO OCÓN RIVAS (BENAMOCARRA)

14

ASÍ ME LO HA CONTADO…

Mi abuela me ha contado que nació en Benamocarra y no tenía cama y dormía en el suelo en un colchón de farfolla y que no había dineros. Se comía las semillas de los perejilicos, de los tronchos de las zarzas, vinagreras y pasó mucha hambre. Había muchas miserias porque había muchas chinches y piojos. No fue a la escuela porque con doce años se fue a trabajar al campo desde por la mañana temprano hasta por la noche. Abuela de Natalia

Toñi Nieto – Coordinadora Biblioteca

CEIP. EDUARDO OCÓN RIVAS (BENAMOCARRA)

15

ASÍ ME LO HA CONTADO…

Esta historia me ocurrió cuando tenía unos siete años. Era un poco traviesa. Un día estaba mi tita sacando agua de un pozo. Porque antes no había agua en las casas, teníamos que ir a la casa de los vecinos que tenían pozo para llevar agua para la comida, la limpieza y demás necesidades. Estaba tan tranquila con su cubo y la carrucha y llegué yo por detrás. Había un gato muy viejo y grande y se me ocurrió tirárselo a las espaldas de mi tita. Se llevó un susto tremendo, tiró la carrucha y el cubo al fondo del pozo. Abuela de José Antonio

Toñi Nieto – Coordinadora Biblioteca

CEIP. EDUARDO OCÓN RIVAS (BENAMOCARRA)

16

ASÍ ME LO CONTÓ…

La historia de mi abuela cuando era pequeña fue complicada, era la mayor de cinco hermanos, apenas tenía tiempo para jugar e ir al colegio, jugaba a la pelota y con muñecas de cartón. Estudiaba por la noche. Con siete años empezó a trabajar para llevar dinero a casa porque sin no su madre le pegaba. Estuvo trabajando en un bar limpiando y haciendo los mandados. Se casó con 27 años y fue muy feliz con mi abuelo. Mi abuela es muy buena conmigo y se porta muy bien. Cuando mi mamá trabaja yo me quedo con ella. Abuela de Paula

Toñi Nieto – Coordinadora Biblioteca

CEIP. EDUARDO OCÓN RIVAS (BENAMOCARRA)

17

ASÍ ME LO HA CONTADO…

Mi abuela tenía poca ropa. Empezó a trabajar de niña, su primer sueldo fue siete pesetas y ganó su vestido de primera comunión trabajando. Jugó al pillapilla, la comba y el piso. Tenía una muñeca de caña y tocaba la zambomba. Abuela de Celia Toñi Nieto – Coordinadora Biblioteca

CEIP. EDUARDO OCÓN RIVAS (BENAMOCARRA)

18

ASÍ ME LO HA CONTADO… Esta es la historia de mi abuela Concha: Mi abuela nació en una familia pobre, eran 6 hermanos y ella era la segunda. Su padre vendía ropa de pueblo en pueblo con un borrico y su madre cuidaba de todos sus hijos. Iba a la escuela con su hermana mayor y le costó mucho aprenderse los meses del año, porque cuando llegaba al último mes se le olvidaba y la maestra le pegaba en las manos con una regla. Luego de noche a la hora de cenar, su madre ponía un plato de comida grande en medio de la mesa y todos comían de ese plato, a veces se iba la luz y todos dejaban de comer menos mi abuela, decía que no le hacía falta las luz para comer y, cuando la luz volvía, ya se había comido mi abuela todo el plato. Eran tiempos malos pero vivían muy felices. Abuela de Adri

Toñi Nieto – Coordinadora Biblioteca

CEIP. EDUARDO OCÓN RIVAS (BENAMOCARRA)

19

ASÍ ME LO HA CONTADO…

Mi abuela, cuando era pequeña, no tenía ningún vestido que ponerse. Nada más tenía uno, se tenía que acostar para lavar el vestido.Cuando estaba seco se lo ponía y no tenía bragas ni zapatos. Comía solo por la noche porque no había dinero. Ella tenía cuatro añitos, era en el año cuarenta. Se ponía la primera pero al final se quedaba la última y con muy poco pan. Cuando tenía doce años se fue a trabajar a una casa a cuidar niños chicos. Mi abuela se casó con 25 años. Cuando se casó ya era mejor la vida de mi abuela. Abuela de Elena Toñi Nieto – Coordinadora Biblioteca

CEIP. EDUARDO OCÓN RIVAS (BENAMOCARRA)

20

ASÍ ME LO HA CONTADO…

Érase una vez una abuela muy vieja que no se podía mover. Estaba muy mala, estaba enferma y una mujer le ayudó a que se levantara y la llevó al hospital. Se quedó siete días encamada, allí fueron todas sus amigas y familia a verla. Cuando volvió a su casa había una fiesta y se puso contenta. Bailaron y comieron, después cantaron muy alegres. Estaba muy contenta así que hizo una tarta de chocolate y vainilla riquísima para celebrarlo. Abuela de José María

Toñi Nieto – Coordinadora Biblioteca

CEIP. EDUARDO OCÓN RIVAS (BENAMOCARRA)

21

ASÍ ME LO HA CONTADO…

La vida cuando mis abuelos eran jóvenes era muy diferente. Los juguetes eran muy sencillos, como muñecos de trapo o cartón. También jugaban a la gallinita ciega, al corro de la patata, al pilla pilla y a contar historias. Como no había ordenadores, tele, ni teléfono, se divertían jugando con los amigos en la calle, porque tampoco había tantos coches ni motos. Cuando querían ir a otro pueblo lo hacían andando, en bici o en burro. Mi abuelo Rafael llevaba a mi abuela María al cine en bici. No iban a comer a restaurantes, pero sí había verbenas donde bailaban y se lo pasaban muy bien. Y esta es la historia de mis abuelos. Abuelos de Álvaro

Toñi Nieto – Coordinadora Biblioteca

CEIP. EDUARDO OCÓN RIVAS (BENAMOCARRA)

22

ASÍ ME LO HA CONTADO: Mi abuela fue al colegio con seis años. Llevaba una cartilla, un pizarrín y una pizarra pequeñita. Su clase era solo de niñas, los niños estaban en otra clase. El recreo era una calle, no había patio, jugaba a saltar con la cuerda, al pilla-pilla, al escondite, a la rayuela. Sus juguetes eran muy pocos: una pelota de lana, una muñeca de trapo. Le llevaba de comer a su padre al campo y guardaba las cabras en un prado. Para no aburrirse, junto con su hermano daban volteretas en la hierba. Una vez estaba ayudando a recoger patatas y con un mancaje le dio a una vaca sin darse cuenta. La vaca le dio una patada en la frente y se cayó rodando por el suelo. Mi abuela llevaba el agua con un cántaro de la fuente a su casa. Los reyes magos le traían dulces y caramelos porque en esa época no había juguetes. Abuela de MARTA

Toñi Nieto – Coordinadora Biblioteca

CEIP. EDUARDO OCÓN RIVAS (BENAMOCARRA)

23

ASÍ ME LO HA CONTADO:

Mi abuela Carmen tenía tres hermanas y un hermano. Cuando era pequeña vivía en el campo y algunos días iba un maestro a su casa para enseñarles a leer y escribir y hacer cuentas. Sus estudios eran muy cortos. Sus juegos favoritos eran la pelota (hecha con telas), la comba, jugar con la tierra y piedrecitas, a las casitas, a las tiendas...Era muy feliz con esas cosas. Siempre le había gustado tener una caja de olores pero nunca la tuvo. Con diez años se fue a vivir a Villanueva del Trabuco. Allí ayudaba a su madre a coser y a los quince años, hizo su primer vestido sola. Esa fue su carrera. Con veinticuatro años se casó con mi abuelo Paco y después de tener cuatro hijos, se fueron a vivir a Vélez-Málaga donde tuvo tres hijos más (dos hijas y cinco hijos). Con setenta y siete años que tiene ahora, sigue cosiendo aunque ya un poquito menos. ABUELA DE NATALIA

Toñi Nieto – Coordinadora Biblioteca

CEIP. EDUARDO OCÓN RIVAS (BENAMOCARRA)

24

ASÍ ME LO HA CONTADO… Mi abuela empezó a ir al colegio cuando tenía siete años. Tenía clase por la mañana y por la tarde, entraba a las nueve y salía a las doce. Después de almorzar entraba a las tres y salía a las cinco. Por la mañana hacía los deberes, aunque como no sabía ni quería, se las hacía su compañera. Por la tarde tenía costura, llevaba tela y con ella hacía muestras de labores. La maestra le enseñaba a leer y a escribir… en un mapa de España aprendía los ríos, los mares y los montes más importantes. En el recreo jugaba a la comba, al piso, al escondite… Estuvo en el colegio hasta los trece años pero no terminó los estudios. Abuela de Alejandro

Toñi Nieto – Coordinadora Biblioteca

CEIP. EDUARDO OCÓN RIVAS (BENAMOCARRA)

25

ASÍ ME LO HA CONTADO…

Mi abuela se llama Adelina, tiene 72 años. Cuando era pequeña le gustaba jugar con sus amigas a la comba, el piso y la rueda. También le gustaba barrer el corral y hacer las casas con los platos rotos. En el colegio había una clase para niños y otra para niñas, ella estudió hasta los 12 años. En el verano iba casi todos los días al campo con sus hermanos y hermanas y guardaban los higos, uvas y chumbos. Su mejor amiga era muy traviesa y le tiraba del pelo, pero aún hoy siguen siendo amigas. Abuela de Anabel

Toñi Nieto – Coordinadora Biblioteca

CEIP. EDUARDO OCÓN RIVAS (BENAMOCARRA)

26

ASÍ ME LO HA CONTADO…

Mi abuelo Manolo fue a la escuela y le gustaba mucho, estuvo poco tiempo porque tenía que trabajar. Su niñez fue dura. Mi abuela Carmela no pudo ir a la escuela porque tenía que quedarse a cuidar a sus hermanos y hermanas para que su madre fuera a trabajar, por eso no sabe leer, ni escribir. Los dos tuvieron una niñez muy dura y no tenían ni para zapatos. Abuelos de Pablo

Toñi Nieto – Coordinadora Biblioteca

CEIP. EDUARDO OCÓN RIVAS (BENAMOCARRA)

27

ASÍ ME LO HA CONTADO… Nací en el Peñoncillo en Torrox, en el años 1939, un mes después de terminar la guerra civil. En aquellos tiempos había pocos alimentos y faltaba de todo, pero antes nos conformábamos con poco. Los Reyes Magos no nos traían tantas cosas como ahora, pero yo con una muñeca de cartón era feliz. Cuando se ensuciaba y la lavaba me quedaba sin muñeca porque se rompía con el agua. Un año me trajeron una que tenía unas trencitas y yo le puse “La tonta del bote”. Jugábamos a saltar a la comba y al piso en medio de la carretera porque no pasaban coches. Empecé a ir al colegio con 8 años porque solo había uno y no había plaza. En mi casa me daba clases un maestro que le decíamos el “Cucharateo” porque le encantaba las comidas que hacía mi madre. El pobre había estado en la guerra y había pasado mucha hambre. Con 9 años me fui a vivir a Nerja y allí tenía muchos amigos. Iba a un colegio muy grande y bonito. Mi maestra se llamaba Sor Marina y era la monja más buena del mundo. Jugaba con nosotros en el recreo al pillapilla, al escondite y a la rueda. Hacíamos mucho teatro. Me gustaba mucho el colegio y sacaba muy buenas notas. Un año saqué matricula de honor. Quería ser farmacéutica pero como había que irse a Málaga a estudiar, mi padre no quiso. Decía que las niñas no se iban por ahí solas.

Abuela de Alberto Toñi Nieto – Coordinadora Biblioteca

CEIP. EDUARDO OCÓN RIVAS (BENAMOCARRA)

28

ASÍ ME LO HA CONTADO…

Mi abuela nació en el año 1954 en Benamocarra. La escuela se llamaba “Escuelas parroquiales”. Entró con cinco años. Le gustaba mucho y se llevaba una silla pequeña de su casa. Compartía clase con niños y niñas de varias edades ya que había pocas clases. En el recreo jugaban las niñas a la comba y los niños a las chapas. Terminó el colegio con 14 años. Su juguete favorito era una muñeca de cartón, con ella jugaba a las casitas. Sus amigas se llamaban Paquita, Anita y Mercedes. Abuela de José Manuel

Toñi Nieto – Coordinadora Biblioteca

CEIP. EDUARDO OCÓN RIVAS (BENAMOCARRA)

29

ASÍ ME LO HA CONTADO...

Mi abuela se llama Victoria. Nació en el año 1940. Fue a la escuela. Las cosas que llevaba eran una cartera de trapo, la primera cartilla, una libreta, un lápiz y una goma. Jugaba con una muñeca de caña y la vestía, también con una pelota de trapo. Hizo la comunión con 9 años y empezó a trabajar en el campo con 11 años. Abuela de Yeray

Toñi Nieto – Coordinadora Biblioteca

CEIP. EDUARDO OCÓN RIVAS (BENAMOCARRA)

30

ASÍ ME LO HA CONTADO… Mi abuelo Manolo cuando era pequeño cogía aceitunas, se le rompió los pantalones de sentarse en las piedras. Vivía en el campo y como la escuela estaba en los Pepones, los días de lluvia no podía ir. Los deberes no los hacía porque se tenía que ir a trabajar al campo con su padre. Jugaba con una caña y le ponía una guita y era un caballo. Tenía muchas gallinas y esperaba detrás de ellas para cuando pusieran un huevo comérselo. También tenía un cuarto lleno de conejos y cuando se hacían grandes se los vendían a un hombre de Benamocarra y lo hacía dinero para comer. Cuando llegaba la feria se tenía que conformar con dos o tres pesetas. Cuando anochecía se tenía que ir a dormir en un colchón de farfollas porque no había ni tele, ni radio. Por la mañana su madre le levantaba bien temprano para desayunar cebada caliente, que era como café, y un hoyito de aceite. Abuelo de Verónica

Toñi Nieto – Coordinadora Biblioteca

CEIP. EDUARDO OCÓN RIVAS (BENAMOCARRA)

31

ASÍ ME LO HA CONTADO... Mi abuela en esos tiempos no tenía juguetes pero hacían muñecas con tela. Como eran épocas muy pobres, tenían que empezar a trabajar con nueve años. Mi abuela también me contó que se hacían con lana unas pelotas. Cuando era chica tenía muy, pero que muy poca ropa, no tenían tantas cosas como tenemos nosotros. En sus casas no había calefacción y por la noche tenía que encender una vela. Abuela de Beatrice

Toñi Nieto – Coordinadora Biblioteca

CEIP. EDUARDO OCÓN RIVAS (BENAMOCARRA)

32

ASÍ ME LO HA CONTADO... Mi abuela Concha nació en Benamocarra hace 65 años. Es la segunda de 6 hermanos. Eran unos tiempos muy difíciles para una casa de ocho personas. Su padre vendía ropa y telas en una mula por todos los pueblos de los alrededores, mientras su madre cuidaba de todos sus hijos. Mi abuela, al ser de los hermanos mayores, se tuvo que ir a trabajar con 12 años. Le pagaban 2 duros, por ser más pequeña que los demás. Siempre tenía mucha hambre, aunque no faltó nunca en su casa qué comer, tampoco tenían todo lo que querían. La mandaba su madre a la tienda por una cola de bacalao, para poner una cazuela y ella venía todo el camino chupándola hasta que llegaba a su casa. Dice mi abuela que aunque eran tiempos muy malos, eran mejores que los de ahora porque todos eran amigos de verdad y unos buenos vecinos, se daban lo que tenían y se ayudaban en lo que podían. Esto es un poco de la vida de mi abuela Concha contada por su nieto mayor que la quiere mucho... Abuela de Carlos

Toñi Nieto – Coordinadora Biblioteca

CEIP. EDUARDO OCÓN RIVAS (BENAMOCARRA)

33


HISTORIAS DE LAS ABUELAS Y ABUELOS