Page 1


Tras la muerte del Dr. Juvenal Urbino, comienzan las investigaciones. La entrevista se llevó a cabo en la estancia de Juvenal Urbino, ubicada en La Manga, Colombia, donde Fermina Daza, nos abrió las puertas de su hogar para relatarnos su experiencia: Su sirvienta Digna Pardo, afirma haber sido testigo de la muerte del reconocido difunto, ya que ella se dirigía a su encuentro para recordarle que se le hacía tarde para concurrir al entierro de su viejo amigo Jeremiah de Saint Amour, (quien se había dado muerte ese mismo día). En ese mismo instante, confiesa haberlo encontrado trepado al árbol de mango intentando recuperar a su loro. Lo agarró por el cuello y cayó al suelo. “No supe cómo actuar el Sr. Se encontraba tumbado a mis pies. No pude hacer más que gritar del horror que me producía el verlo inerte en el suelo” recuerda con los ojos inundados en lágrimas Digna Pardo

. “Sus gritos llegaron a mis oídos y no recuerdo cómo pero llegué a su lado, tan pronto como pude…” nos cuenta Fermina Daza, “con sus últimas fuerzas, logró formular sus últimas y hermosas palabras en un ahogado susurro: solo Dios sabe cuánto te quise. Y murió en mis brazos” mientras nos narra la muerte de su esposo, Fermina no logra controlar sus penas y de sus cansinos ojos brotan lágrimas, que rodando por sus mejillas, recorren el rostro en el que los años dejaron sus marcas de experiencia, de vida y sufrimiento.


Hoy, a tan solo tres semanas de la muerte del reconocido Dr. Juvenal Urbino, se descubrió al telégrafo Florentino Ariza recurrir con frecuencia al hogar de Fermina Daza. Nos atrevimos a entablar una larga charla con el Sr. Ariza, quien no demoró en aceptar. Sin haberle hecho interrogante alguno, Florentino Ariza, arribó el tema que nos interesaba. Comenzó: “Ella, es, fue y será el amor de mi vida entera. No existe en el mundo doncella que se le parezca. He vivido mi vida esperándola y amándola en silencio. Respirando el recuerdo de su belleza, anhelando el poder poseerla. Escribí cartas, las envié a escondidas para que podamos comunicarnos, por que su padre impedía que nos amemos. Fui rechazado, y despojado de mi amor a muy temprana edad. Viví mi vida hundido en el cólera de una pasión que comenzó en un trozo de papel, en un libro al pie de un árbol y que aún no concluyó. Me embarqué para olvidar, me embarqué para no vivir a la sombra del amor de Fermina Daza y Juvenal Urbino, me embarqué para no sentir el hervor de mi sangre, la furia de mi amor. La amé a la distancia y aún la sigo amando. Viví a la distancia cada momento de su vida, su


embarazo, su casamiento, su luna de miel, viví la muerte de su marido y la acompañé hasta en su momento más difícil, el entierro de Urbino. Y ahora, después de una vida entera de aguardar por ella, finalmente es mía. Finalmente el amor es mutuo, nos amamos, nos amamos siempre, aunque mi amada no lo notaba.” Esas fueron sus apasionantes palabras, fue todo lo que dijo, no quedó duda alguna del amor que estas dos personas tienen.

A continuación una de las cartas que Florentino Ariza le escribe a Fermina Daza antes de que ésta parta.


Fermina y Florenitno encontraron el amor pasados los setenta años, un ejemplo de historia que nos enseña que para el amor no hay edad, ni límites. Para el amor no existe lo imposible. Cuando se ama verdaderamente, la pasión sobrevive a cualquier cosa que intente derribarlo. El amor es más grande que la distancia, no existe persona que no ame. Por amor puede hacerse más de lo que uno se imagina. Esta historia, es más que un ejemplo, es un consejo, una viveza, nos demuestra que no tenemos que dejar de luchar por lo que realmente queremos. Y lo demuestra no solo en la esplendida semblanza de éste amor, sino también en el amor que el Dr. Juvenal Urbino tenía para con Fermina, en todo lo que hace para poder llegar a ser su marido. En los logros del Dr. En la canción que Florentino escribe a Fermina, en los intentos de Tránsito Ariza por ver mejor a su hijo. En fin, creo que en ésta historia se puede apreciar desde distintos puntos, todo lo que puede llevar a hacer el amor, ya sea por parte de nuestros padres, de nuestros doctores, o de la persona más simple y discreta que pueda existir. Tras la divulgación de ésta historia, el escritor Gabriel García Márquez, decidió inmortalizar éste amor en una novela que ya tiene un nombre y sus personajes:

Dr. Juvenal Urbino

Fermina Daza

Florentino Ariza

Y sus personajes secundarios: Tránsito Ariza, Lorenzo Daza, Digna Pardo, la amante de Florentino, etc. “El Amor en los Tiempos del Cólera”. Artículo escrito por Antonella Carpio de 3ºA


El Amor en los Tiempos del Cólera  

El destino de Fermina Daza y Florentino Ariza hace que ésta pareja vuelva a unirse luego de casi cincuenta años.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you