Page 1

PÍO FERNANDO GAONA PINZÓN


YUMA La canoa abre el río, se mece en su densidad apacible, ante un sol que dibuja el atardecer las agüas vienen, pasan bajo el puente se van y se llevan en sus destellos la mirada del amante, la mirada del silencio humea el fogón y la olla hierve a la espera del pez que ha dejado la línea de agua para caer en la telaraña tejida por el hambre y las manos lo toman, lo elevan, lo sacan del río lo lanzan a la canoa, sus pulmones revientan y entre estertores, doblando sus espinas en círculo salta y salta queriendo volver a la corriente cae la arena de mi cuerpo llevo conmigo el lugar sin tiempo el vacío que me ahoga entre popa y proa

Río de la Magdalena, Colombia.

Yuma: Gran Río, en lengua indígena Hoy, Río de la Magdalena.


CAMINO A TEJAR La erosión amarilla descubre el tiempo fósil memorias de agua y sal los relojes de piedra marcan la sombra de la tapia pisada de ocre sangre teñida está la tierra apretada en muros habitados en la textura mural crónicas güanes escondidas tras el tiempo vestigios ilegibles caligrafías atrapadas mudas huellas que sólo la muerte conoce las cicatrices no resisten la erosión amarilla las raíces crecen de cara a la lluvia

Barichara, Colombia Barichara: Floresta de palmeras, en lengua guane


MONQUIRA El infiernito La roca se abre al golpe del martillo buscando su sangre semen fósil la tierra se levanta cortada por la luz buscando las huellas dioses abatidos los monolitos fálicos apuntan al cielo los monolitos tiempo, los puntales del reloj solar retraen la memoria de muchas lunas cuando el indígena muisca adoraba a la diosa Bachué ofrenda de semilla y cosecha

Villa de Leiva, Colombia Monquira: jornada, en lengua indígena


IGUAZÚ De qué país, de qué sangre ella me pidió una foto tomé su cámara, enfoqué el lente estaba mojado con el agua de las cataratas en mí todo estaba húmedo ella hizo una esquina de su falda la colocó en mi mano, la levanté levanté su falda su falda en mi mano

Cataratas de Iguazú Iguazú: agua grande, en lengua indígena


BOYUIBE María cuchillos afilando, afilados ojos de luna llena de Boyuibe María buscando en mis manos tierra, nieve, agua salada, agua dulce buscando mis ojos para adentrarse en mis paisajes María del chaco, María de la sierra cuchillos afilando, afilados Boyuibe, Bolivia


CAMINO A CALICANTO Luna llena dama de noche el perfume evade el muro de piedra Barichara, Colombia


MONSERRATE En oscuro vuelo el ave deja el rastro en el círculo de su mirada la luna levanta olas en las lágrimas de sus ojos

Bogotá, Colombia


LAS AGUAS Cubro su cuerpo sus alas se me escapan Bogotรก, Colombia


ZORRILLOS Las gaviotas no quieren mirarse en los peces y en su vuelo sobre los espejos de agua su veloz descenso deja las escamas de punta de quien quiso nadar bajo su alada simetría y en su vuelo sobre las dunas del desierto su mirada se va, se va tras la naranja solar porque abajo no más está su sombra sólo su sombra

Zorrillos, Perú


VILLA DE LEYVA

No es la sombra del espino es la frescura del musgo que vive en el espino las espinas no dan sombra

Villa de Leyva, Colombia


VILLA DE LEIVA

F贸sil Acerca tu o铆do un coraz贸n palpita dentro de la roca

Villa de Leyva, Colombia


PARK WAY

Alza vuelo del sietecueros y caen los pétalos carmín azul sigo la línea en el aire buscando el cuerpo del pájaro sin alas

Bogotá, Colombia


SABRISKI

El peso de mi sombra no me permite volar busco la hora propicia y la oscuridad de la noche me traiciona

Sabriski, Colombia


SANTA ISABEL

El martillo golpea el acero de la noche y la lluvia congela el eco sobre la nieve las sombras de metรกlicas figuras resisten al arquitecto de la oscuridad

Nevado Santa Isabel, Colombia


RÍO FONCE

El vuelo de la noche me sorprende con sus alas de murciélago una hormiga camina sobre las sábanas perdida en las huellas de mi cuerpo

San Gil, Colombia


RÍO FONCE Buitre

Pero antes, lleva mis ojos a tus ojos quiero ver cómo me arrancas la muerte la que llevamos dentro y liberamos al morir quiero ver cómo desgarras mis carnes y dejas secar bajo el sol la concavidad de mi cuerpo, el hambre de mi estómago y la flatulencia mal oliente de mis intestinos quiero ver desde tus ojos el vacío de mi calavera, mi corazón desnudo y en él las huellas oxidadas de la vida pero después, posee mi espíritu en tu vuelo quiero volar tus alas en las corrientes cálidas … … el más bello de los vuelos, espirales de sol

San Gil, Colombia


Pio Fernando Gaona Nació en Güepsa, Santander, en 1954. Tras realizar estudios de Matemáticas y Física y residir en Moniquirá y Tunja, se radica en Bogotá donde se desempeña como editor y docente. Ha publicado las novelas Diana Umbra (1990), Nada es eterno (1995); las selecciones: Leyendas de amor, Fábulas y moralejas y Mitos, cuentos y leyendas (1992); y de poesía Portón del tiempo (2001), en la Cooperativa Editorial Magisterio.


pio_fernando_gaona  

PÍO FERNANDO GAONA PINZÓN humea el fogón y la olla hierve a la espera del pez que ha dejado la línea de agua para caer en la telaraña tejida...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you