Issuu on Google+


ÍNDICE INTRODUCCIÓN ............................................ 3 PARTE 1: CÓMO LOGRAR QUE LA PRENSA SE ACERQUE A NUESTRA ACCIÓN ..................... 4 A. Coordinación B. Tiempos C. Propaganda previa D. Comunicados de prensa E. Qué hace que un comunicado de prensa sea efectivo F. A quién enviar los comunicados G. Cómo enviar comunicados H. Seguimiento PARTE 2: CÓMO MANEJARSE CON LXS PERIODISTAS QUE SE ACERCAN A NUESTRA ACTIVIDAD................................. 8 A. La compañera o el compañero más capaz para hablar, tiene que ser quien se dirija a los periodistas. B. Hay que ser cuidadosos, pero sin generar sospechas. C. Ser un/a guía turísticx D. Qué pasa cuando lxs periodistas no participan de nuestra actividad PARTE 3: LA ENTREVISTA ............................. 9 PARTE 4: AGENDA ........................................ 11 A. Mantener contactos PARTE 5: COBERTURAS CONJUNTAS CON OTRAS ORGANIZACIONES O MEDIOS ALTERNATIVOS ............................. 11 PARTE 5: CONCLUSIÓN ............................... 11

Este Manual ha sido reelaborado por ANRed en base a un material de la organización inglesa “The Land Is Ours” (“La tierra es nuestra”).


INTRODUCCIÓN Desde ANRed creemos que la prensa es una tarea más que las organizaciones deben darse, sin por ello relegarla o dejarla “para después”. La comunicación popular con todos sus usos y posibilidades- constituye una herramienta para contribuir al desarrollo de las organizaciones populares, ya sea para la difusión de actividades y la formación de lxs trabajadorxs como para romper el aislamiento y la construcción de consenso social. Consideramos que desarrollar consenso y legitimidad tiene una verdadera importancia estratégica para cualquier grupo del campo popular que quiera construir poder progresivamente, y que quiera preservar su existencia y la de sus compañerxs ante la represión estatal y las operaciones de prensa de los medios masivos. Por ello, podemos decir que la prensa no sólo tiene que ver con cuestiones técnicas, como poseer un transmisor de radio, un periódico o una señal de televisión. También, y principalmente, es una herramienta que está relacionada con los fines políticos que se persiguen. En este sentido, concebimos la comunicación desde el campo popular como aquella que debe apuntar a transformar las condiciones socio-económicas y las relaciones de dominación en favor de las mayorías organizadas por el cambio social. El consenso consiste en convocar y atraer a otros sectores sociales hacia nuestros objetivos y en legitimar el trabajo que hacemos, es decir, en lograr que tenga aceptación y reconocimiento social. Sin embargo, con el consenso social no basta para transformar las relaciones de sometimiento. El consenso se apoya en la lucha que emprendemos todos los días cuando sectores del campo popular se organizan para autogestionar la producción de una fábrica, de un taller o de una toma de tierras. Sin lucha, no hay consenso que pueda construirse.

la iglesia, medios de comunicación, entre otros), y los aparatos represivos (la policía, gendarmería, ejército, etc.) que utiliza junto con los ideológicos. Para legitimarnos ante los diferentes sectores sociales, hay que saber llegar a ellxs, comprender sus limitaciones e intereses, y descubrir las fisuras que presentan. Esto significa conocer las características que tiene cada destinatarix o receptor/a, en cada contexto específico. En base a esto y a los objetivos que nos planteamos luego podemos pensar cuáles son los mejores caminos y las mejores herramientas para acercarnos a aquellas fracciones de la sociedad que aún no asumen la necesidad del cambio social. Las noticias no son como son porque sí; están hechas para que sean escuchadas, vistas y leídas de cierta manera. El lenguaje en general, y el lenguaje que se usa en las noticias en particular, no es neutral ni inocente, sino que al elegir dar cuenta de determinadas cuestiones de la realidad y de otras no, directamente construye esa realidad que presenta como objetiva. Las noticias, en otras palabras, son manipuladas. Si nosotrxs no le damos un sentido, otrxs lo harán. En este sentido, se desprenderían dos objetivos estratégicos o grandes tareas de las áreas de prensa de toda organización: 1) Por un lado, alcanzar la visibilidad en los medios masivos, que difundan nuestras actividades, festivales, medidas de lucha, etc. 2) Por otro, buscar las fisuras o formas de instalar nuestra propia agenda de temas en los medios masivos.

El Estado tiene a su disposición diversas armas para mantener y reproducir su hegemonía. Los aparatos ideológicos que generan consenso a su favor (como la escuela, 3


PARTE 1 CÓMO LOGRAR QUE LA PRENSA SE ACERQUE A NUESTRA ACCIÓN A. Coordinación/Estrategia comunicativa Los medios tienden en general a darle poca importancia a las actividades de los movimientos u organizaciones populares, por lo cual siempre hay poca información, por lo general llega demasiado tarde, y cuando la hay no siempre se puede manejar el sentido que se le da en los medios masivos. Lamentablemente, siempre hay cosas que no podemos planificar y que no dependen de nosotrxs cuando hacemos una actividad. Sin embargo, si queremos evitar que nuestra protesta, medida de fuerza, movilización o convocatoria sea ignorada es necesario pensar previamente nuestras tareas de prensa, y cómo las vamos a organizar y realizar. Llegar a los medios implica tiempo y desgaste, pero es tan necesario como otras actividades, ya que la difusión de nuestras acciones permite, en muchos casos, romper el aislamiento, dificultar las acciones represivas del estado, y relacionarnos con otras personas y organizaciones, según cada situación. Esto implica un trabajo eficiente y creativo, que se relaciona con el resto de nuestras actividades organizativas. Desligarse de la organización de la prensa y la seguridad de la organización propia es facilitarle el trabajo represivo al Estado. Esto significa que cada acción dirigida a transformar la opinión del barrio, de la provincia o del país, necesita de unx o varixs coordinadorxs o referentes de prensa a cargo de hablar con los medios masivos. Su trabajo consistirá en asegurar que el punto de vista de la organización y de lxs compañerxs alcance una amplia difusión en los medios locales y masivos. En este sentido, insistimos en el hecho de que la difusión en si misma no necesariamente va a ser buena, si no se cuidan y se toman todos los recaudos necesarios para mantener el sentido que se busca difundir. La compañera o compañero de prensa deben ser responsables de planificar una 4

estrategia de comunicación, escribir una lista con contactos de periodistas y medios diversos (diarios, televisión, radio, Internet, organizaciones e instituciones) y preparar comunicados de prensa. Es ideal para llevar a cabo dicho plan, armar un equipo o un área de trabajo. De esta manera, algunxs compañerxs podrán dedicarse a la escritura de comunicados, mientras que otrxs recibirán y acompañaran a los periodistas que asistan a la actividad convocada por nuestra organización. Las tareas de prensa popular requieren de preparación. Para hacer bien este trabajo, se necesita ser confiable y sociable. Como requisito mínimo, un integrante del equipo tiene que estar en condiciones de escribir lo mejor posible. La tarea de prensa es como cualquier otra y por lo tanto puede aprenderse. Es cuestión de práctica, voluntad y compromiso. Por eso, ¡manos a la obra! B. Tiempos Es muy importante avisar con tiempo a lxs periodistas acerca de nuestra movilización o actividad, pero no con demasiada anticipación. Una buena idea es avisar y enviar un comunicado al menos diez días antes de la actividad. Luego será necesario un segundo aviso con dos días de anticipación, ya que lxs periodistas pueden olvidarse a lo largo de la semana. Un día adecuado para anunciar una actividad, desde el punto de vista del público, puede ser el domingo ya que ese día no pasan muchas cosas y lxs periodistas necesitan información para poner en los periódicos del lunes así como en los programas de noticias que salen los domingos por la tarde. Cuanto más tarde se desarrolle una acción durante el día, es más dificultoso que los periódicos puedan cubrirla a tiempo para la edición matutina. Si no querés que el plan de lucha sea ignorado por la prensa entonces no hay que realizarlo un día complicado y lleno de coberturas para los medios masivos. Es decir, hay que revisar y averiguar qué otras actividades, movilizaciones o sucesos van a tener lugar el día en que se piensa desarrollar una actividad, además de saber si va a ser feriado o, por ejemplo, si se juega un partido de la selección. Lo que suceda el mismo día que


realizamos nuestra actividad nos va a afectar también en cuanto al impacto y atención que tendrá en los medios masivos. C. Propaganda previa Por las condiciones impuestas en muchos medios hegemónicos, lxs periodistas no cuentan con condiciones para realizar un trabajo imaginativo y original, por eso sólo tratan un tema o le dan importancia si ya ha sido mencionado anteriormente en otros medios de prensa masiva. Si podés conseguirlo (y no siempre es posible), es muy útil contactar un periodista amistoso y confiable para auspiciar la actividad una o dos semanas antes, sin informar demasiado. D. Comunicados de prensa Lxs periodistas hablan un sólo lenguaje y ése es el lenguaje periodístico. Si pensás llegar a ellxs es necesario que uses el lenguaje que ellxs usan. Esto significa que tus comunicados de prensa deben imitar el formato y estilo de una noticia. De lo contrario, el trabajo de envío de comunicados no funcionará. Cómo hacer un comunicado 1) Detalles y formas de contactarte (teléfonos y/o mails de responsables/voceros de prensa) 2) El título (no más de ocho palabras). 3) Primer párrafo: una síntesis, debe ir sólo lo central del hecho. 4) Luego, dos o tres párrafos explicando la historia, los antecedentes del hecho. 5) Indicar tus contactos nuevamente. 6) Chequear la corrección ortográfica y gramatical. Aquí hay una propuesta para elaborar un comunicado parte por parte: 1) Los detalles para contactarte. Ningún periodista hará circular una noticia sin saber quién es la fuente o quién la difunde, es decir, sin tener datos del contacto. Son esenciales los siguientes datos: * El nombre de tu organización (preferentemente con letra grande y gruesa, y sobre el margen superior de la hoja).

* Uno o mas nombres de los contactos (por ejemplo, el nombre de lxs compañerxs que se encargan del área de prensa). * Números de teléfono y/o mails para contactarse con la organización (se recomienda usar teléfonos celulares, en caso contrario es recomendable dejar un teléfono en donde pueda encontrarse alguien al menos en los dos días siguientes al envío del comunicado). Incluso si queremos lograr un comunicado más completo se pueden agregar las direcciones de páginas web, blog, o cuentas de Facebook o Twitter de la organización. 2) El título del comunicado debe ser corto, coherente y debe ir al grano (no más de 8 palabras): Evitar el misterio o ideas complicadas. El propósito del título es atrapar la atención del/la periodista, y darle una idea de lo que trata el comunicado. Si no se logra esto, probablemente quien lo reciba lo tire al tacho de basura. Por último, el título no debe ser de más de ocho palabras. Tratá de usar una letra grande, clara y nítida. Escribir títulos no es fácil y generalmente lleva su tiempo. Por lo tanto, hay que practicar. Fijate como están escritas las noticias de los periódicos, y luego tratá de escribir titulares para actividades imaginarias, o reales. Recordá: lo mejor es un estilo claro y directo. 3) El primer párrafo: No es fácil pero, al igual que el titular, es esencial para que la noticia sea entendida rápidamente. Aquí hay que contar lo esencial de la historia. Si el o la periodista no logra entender esta parte, es probable que abandone el texto o no atrape su interés. Siempre es posible resumir un hecho en un párrafo y dar cuenta de su importancia. Por eso, es necesario practicar lo que uno/a intenta decir o expresar, para luego reducirlo a sus partes esenciales y más significativas. Al igual que antes, tratá de estudiar las noticias de los diarios y ver qué cosas son comunes. 4) El resto del texto no debe ocupar más de dos o tres párrafos de largo, y cada uno de éstos debería tener un largo de dos o tres oraciones simples, como mucho. Estos párrafos deberían explicar o profundizar lo que se ha dicho en el primer párrafo. Tratá de mantener un estilo simple. Hay que escribir como si lxs periodistas no supiesen nada del tema o hecho en cuestión. 5


Sobre todo, hay que asegurarse de que en el primer y segundo párrafo se pueda responder a las 5 preguntas básicas:

¿Qué? · ¿Quién? · ¿Dónde? ¿Cuándo? · ¿Por qué? 5) La forma de contactarte nuevamente (números telefónicos y correo electrónico). Lxs periodistas son olvidadizos dado que por lo general están cargados de mucho trabajo en sus redacciones, por eso es favorable recordarles varias veces las cosas. 6) Chequear la corrección ortográfica y gramatical. Revisar todo el comunicado y ver si no hay faltas ortográficas o gramaticales (si se respetan los mismos tiempos verbales a lo largo del texto, si los párrafos mantienen el sentido de lo que se viene contando, evitar los gerundios, etc. E. Qué hace que un comunicado de prensa sea efectivo Noticia significa novedad, por eso cuando se escribe una noticia, hay que resaltar aquello que es nuevo, interesante y destacado del hecho. Esto no debería ser dificultoso ya que las organizaciones populares son creativas y luchadoras: siempre hay cosas por hacer, nuevas tareas, como puede ser la inauguración de una biblioteca popular en el barrio, nuevos planes de lucha, o medidas de fuerza contra la patronal. Por eso, lo que hay que hacer es asegurarse de que la prensa se entere de todo esto, de la lucha y de las cosas que hacemos día a día para cambiar la sociedad. Sin embargo, lo novedoso no siempre es necesariamente interesante, muchas veces hay que armar el comunicado de tal manera de que favorezca aun más el interés general. Una buena forma podría ser resaltar la cantidad de personas o sectores de la sociedad que se van a ver afectados –para bien o malcon lo que está relatando el comunicado. Por ejemplo, si se quiere comunicar una medida de fuerza contra la reducción de personal público en alguna intendencia, que el comunicado no solo de cuenta del atropello hacia lxs trabajadorxs, sino también de como toda la población se va a ver afectada al tener que 6

esperar más tiempo o va a tener menor franja horaria para hacer trámites, o tendrá un municipio menos eficiente para solucionar los problemas, es decir, plantear relaciones que den cuenta de la composición del tejido social. Si la actividad no tiene nada de novedoso, se puede buscar la forma de darle un nuevo aspecto político para atraer la atención de lxs periodistas hacia nuestra protesta: “Según expertos, el basurero del CEAMSE genera cáncer y enfermedades evitables en los niños”. Hay que aclarar que para este tipo de enfoques se necesita averiguar datos y conseguir fuentes confiables, los cuales a veces pueden extraerse de los diarios, investigando o contactándose con personas que hayan estudiado sobre el tema. F. A quién enviar los comunicados Un factor muy importante para que el comunicado tenga posibilidades de ser difundido, es enviar la información a las personas adecuadas. Así, primero hay que averiguar quiénes son estas personas. Hacé una lista de: * Medios a los que querés que tu información llegue. * Periodistas que simpatizan o parecen interesarse por nuestra causa. Cuantos más medios puedas alcanzar, mejor. Si nuestra estrategia de comunicación y difusión apunta hacia la prensa local, entonces vamos a intentar enviar comunicados a 20 lugares, como mínimo. Si, en cambio, desarrollamos una actividad a nivel nacional y queremos obtener repercusión nacional, hay que tener en cuenta los siguientes medios: * Diarios nacionales * Los equipos de noticias de los principales canales de TV abierta (2, 7, 9, 11 y 13), pero también tener en cuenta los nuevos canales que se volvieron abiertos con la nueva Televisión Digital Abierta (TDA), como por ejemplo, 360°, CN23, C5N. * Los canales de noticias de la TV por cable (TN, Crónica, 26TV, C5N).

* Programas radiales en AM y FM, sobre todo aquellxs que “simpatizan” o están más abiertos a dar difusión a conflictos, convocatorias y movilizaciones, como por ejemplo, “Marca


de Radio” programa de Eduardo Aliverti (Sábados de 10 a 13hs por AM 910), “Pateando el Tablero”, programa del PTS (Sábados de 11 a 12hs por FM 90.1), entre otros. Para saber qué programas de radio, de TV y periódicos están más abiertos a difundir la información que producimos no queda otra que escuchar la radio, mirar la tele y leer los diarios de manera crítica y constante. Debe ser una práctica militante más. * Facebook, Twitter, Blogs, Foros: la difusión de lo que se haga, tanto a nivel local como nacional también debe hacerse por vías propias en Internet, así como por medio de los sitios de noticias y afines (incluso, sus foros de lectores) que funcionan solo en la web. * Otras organizaciones sociales, movimientos u ONGs: informar a organizaciones sociales u ONG´s que se crean pertinentes, para lograr adhesiones y mayor difusión por las vías que tengan esas otras organizaciones. Siempre es importante adaptar el tono y los contenidos de nuestros comunicados en función del medio al que nos dirigimos. Algunos medios rechazarán nuestra información porque denunciamos a empresas que les pagan publicidad o están relacionadas con ese medio. También pueden rechazar la información porque más que una noticia lo que escribimos es un panfleto político. Es importante recordar que lo que se intenta es difundir un material de carácter informativo, por lo cual, más allá de que se introduzcan algunos posicionamientos políticos es preciso no caer en el formato de panfleto político tradicional o similares. Otro factor que puede generar rechazo en la prensa es incluir datos erróneos en el comunicado. Por ejemplo: lxs trabajadorxs de una fábrica planean hacer una protesta en contra de los despidos de la patronal. Para ello deciden que el día jueves es el más apropiado y entonces envían comunicados difundiendo el plan. Un día antes de la medida de lucha, el miércoles, lxs trabajadorxs se dan cuenta de que es conveniente cambiar la fecha para la semana siguiente, para poder coordinar con otros sectores. Entonces, a último momento, envían comunicados para aclarar el cambio de fecha. A pesar de que la coordinación es necesaria para la lucha, este tipo de cambios

sorpresivos hace que los medios pierdan confianza en nosotrxs y, por lo tanto, que tal vez no nos vuelvan a prestar atención. En síntesis, siempre hay que tratar de que los datos que ponemos en los comunicados sean ciertos o se mantengan estables por un tiempo considerable (fechas, nombres, horarios). Por otra parte, el área de comunicación que se promueve formar en las organizaciones populares deben ser responsables también de introducir el debate respecto a los tipos de acciones más convenientes en relación al impacto comunicacional y/o de difusión al que se quiere llegar, así como del impacto que implica modificar lo previsto. G. Cómo enviar comunicados La mejor vía para hacerlo es a través de un mail o fax, dirigido al/la periodista o sección correspondiente del medio. Para obtener las casillas de mail, números de fax o números de contacto podés llamar a los diarios, la televisión y a las radios que prefieras, y consultar por las formas de contactar con despacho de noticias o del área de prensa. Si además querés enviar comunicados a periodistas de renombre que trabajan en un determinado medio, lo más conveniente es pedirle el mail o fax directamente al periodista en cuestión. H. Seguimiento De una cosa podés estar segurx: siempre algo se pierde en los despachos de noticias a los que se les manda los comunicados. Esto significa que debés hacer un seguimiento del comunicado a través de una llamada telefónica. Un telefonazo rápido es suficiente. Preguntá: ¿recibiste la información?, ¿van a cubrir la actividad?, ¿necesitás más información o algún dato en particular? Probablemente sean cortantes, gruñan y no nos ayuden. Pero no te desanimes. Tratá de estar preparado, si hace falta, para resumir la información o el hecho en 1 o 2 oraciones. La primer pregunta que nos van a hacer es “¿de qué se trata el tema?”, y si respondemos en más de 10 o 20 segundos, seguro se distraigan con otra cosa. Más allá del carácter que lxs periodistas puedan tener, nosotrxs tenemos 7


que ser siempre amables. Y no olvidar que lxs periodistas también son trabajadorxs y por lo tanto hay que tratar de sumarlos a la lucha del campo popular.

PARTE 2 CÓMO MANEJARSE CON LOS PERIODISTAS QUE SE ACERCAN A NUESTRA ACTIVIDAD Todo el proceso de explotación mediático se basa en el manejo de las noticias, y esto es lo que guía a muchxs periodistas cuando cubren un hecho o cuando nosotrxs tratamos de llamar su atención. Tenemos que esforzarnos por darles una buena descripción acerca de lo que hacemos, y una explicación clara de por qué lo hacemos. Esto significa que: A. La compañera o el compañero más hábil para hablar tiene que ser quien se dirija a lxs periodistas. Hablar con la prensa es una tarea que requiere interés y cierta formación: hay que ser cordiales, persuasivos y estar bien informadxs. Lo mejor es que todas estas cosas podemos practicarlas y aprenderlas con quienes nos rodean. Por ejemplo, tratando de persuadir a nuestrxs compañerxs que interpreten el papel de reporteros hostiles. B. Hay que ser cuidadosos, pero sin generar sospechas. Algunxs periodistas intentarán ayudarnos, otrxs querrán obtener información con fines opuestos al cambio social, incluso aparentando luchar por nuestra causa. La única forma de tomar medidas de seguridad es: * Saber quiénes son ellxs. Preguntarles quiénes son y para quién trabajan. * Evitar decir cosas que nos comprometan o pongan en riesgo la seguridad de nuestra organización. * Ser amistosos con ellxs, sin importar quiénes sean. Nunca perder la calma.

8

C. Ser un/a guía turísticx Mostrales el barrio, los talleres, la fábrica o la huerta comunitaria. Mostrales lo que a vos te interesa que ellxs vean y alejalos de aquello que no querés que vean o sepan. Presentales a los compañeros que puedan entablar una conversación con ellxs. Si no los perturba, seguilxs a todas partes, de una manera amable, y explicales cada cosa que vean. Un caso que nos sirve de ejemplo para conocer mejor cómo se comporta la prensa ante las organizaciones populares es la nota que hizo una vez el programa “Punto Doc”, que en su momento salía por Canal 2, al MTD de Florencio Varela, integrante del MTD Aníbal Verón. En esa ocasión, si bien el periodista Tognetti fue acompañado constantemente por el referente del movimiento, lo cierto es que cuando la nota fue emitida se incorporaron escenas que mostraban una imagen negativa de la organización. Esto es común también en coberturas de medidas de lucha como las piqueteras o estudiantiles, donde muchxs periodistas dan cuenta de lo que sucede de manera parcial y negativa (“caos vehicular por el piquete”, “estudiantes protestan en vez de estudiar”, etc.), ya que no podemos lograr que se muestre la otra cara del conflicto. Para que esto no suceda es preciso tener una estrategia de comunicación y hablar con lxs periodistas previamente a que se haga la nota, explicándoles que nosotrxs estamos a cargo de la prensa, y diciéndoles de buena manera qué cosas no queremos que hagan o digan sobre nosotrxs. La idea es comprometerlos, y apelar a su moral (aunque no todxs la tienen). Una forma de lograr esto podría ser dar cuenta al/la periodista de las implicancias y relaciones que tiene lo que se hace/muestra en el entramado social general, como por ejemplo, de qué forma un taller genera trabajo e ingresos para algunxs vecinxs del barrio que vivieron muchos años sumidos en la pobreza víctimas de un modelo social excluyente, que perjudicó a todo el barrio. Algo que al/la periodista también le permita armar la nota sobre lo que queremos mostrarle desde un enfoque que incluya un interés social o “público” más general por fuera de nuestra organización.


D. Qué pasa cuando lxs periodistas no participan de nuestra actividad

Reglas y tácticas: el mejor luchador es quien tiene la mejor información

A pesar del poder que tenga nuestra publicidad y difusión, muchxs periodistas no asistirán a nuestra convocatoria. Sin embargo, algunxs estarán interesados. Querrán saber qué es lo que sucede y cómo se desarrolla la medida de lucha. Por eso, será necesario que haya, al menos, un/a compañerx presente en la acción con un teléfono celular cargado y en funcionamiento y cuyo número se corresponda con el que se ha difundido en el comunicado. Muchxs periodistas pueden no estar muy motivados a hacer una nota de nuestra actividad, así que cuando nos llamen hay que tratar de motivarlos con nuestra voz, darles detalles, color, y la impresión de que pueden presenciar visualmente aquello que le contamos.

1. Tenemos que estar informadxs. Esta es una regla importantísima. Hay que tener en mente que ésta es una batalla de información, y el/la mejor luchador/a es quien tiene la mejor información. Para participar en un debate de radio o televisión, es preciso sentirse fuerte en la materia o en la discusión, y que podamos enfrentar situaciones en las que se nos presenten nuevos hechos o información que desconocemos.

Aconsejamos en este sentido tener un discurso preparado de antemano para que si el periodista llama no se tenga que improvisar algo en el momento. También es recomendable proponer al/la periodista con quien nos comuniquemos que le enviaremos lo antes posible algún registro fotográfico/audiovisual/sonoro y/o una breve crónica de lo que se está sucediendo para completar lo que se le está contando.

PARTE 3 LA ENTREVISTA Las entrevistas y las discusiones mediáticas son un deporte violento y nosotrxs, lxs entrevistadxs, somos lxs participantes. El público observa y escucha a lxs invitadxs con la idea de que unx de ellxs va a perder o va a salir mal parado. Como cualquier pelea, unx no gana a través de la fuerza bruta, sino por su destreza. Y como en cualquier deporte hay reglas que debemos seguir. Si no practicás, preparate para ser atrapado a cada momento y con cada pregunta del/la entrevistador/a. Si realmente practicás, vas a descubrir que todo lo que hay que hacer es decir lo que siempre pensamos y hacemos, y que seguramente ya hemos explicado otras veces.

2. Hay que tranquilizarnos. Por más que el/la periodista o nuestrx contendiente nos dé una sacudida, no debemos demostrarlo. En general, la persona que se encuentra más serena es la que la audiencia ve como la ganadora del debate. Si bien podemos apasionarnos y entusiasmarnos con lo que decimos, hay que evitar que nuestra pasión y entusiasmo se transforme en rabia y furia. Si es necesario, tomá una bocanada de aire antes de responder a alguna pregunta. Trata de ser formal pero firme en tu respuesta. 3. Hay que ser concisos. Es muy poco el tiempo que tenemos. Hay que saber exactamente lo que queremos decir, y decirlo con la menor cantidad de palabras posibles. No seas muy detallista o exhaustivo a la hora de responder. Hacelo de manera breve y luego tratá los puntos que a vos te interesan. Debemos terminar la entrevista o la discusión sabiendo que hemos planteado todos los puntos y temas necesarios. 4. No tratemos de abarcar muchos ejes. Con tres puntos o problemáticas nos alcanza. Si nos excedemos, el público e incluso nosotrxs vamos a entrar en confusión. 5.Terminemos nuestra explicación. Si el/la entrevistador/a quiere interrumpirte an-

tes de que llegues a comentar aquello que considerás fundamental, no tengas miedo en continuar hasta haber expresado lo que querías. 9


A veces es útil decir “Un momento” o “Si me permite terminar”. No hay que dejar que nos apabullen o nos maltraten. 6. Simplicidad. Desarrollá tus explicaciones de la manera más clara posible. Usá oraciones cortas y palabras simples. Evitá usar oraciones dentro de otras oraciones, ya que esto puede confundir al/la espectador/a o a quien nos escucha. Por ejemplo: la policía nos ha desalojado brutalmente de la fábrica ayer, en la que veníamos trabajando a cambio de sueldos miserables hace más de tres meses, y de la cual la patronal se ha llevado todas las máquinas hoy. Por eso la habíamos ocupado. Esto confunde, es mejor si decimos: en el día de ayer, a las 15hs, lxs trabajadorxs fuimos reprimidos y desalojados de la fábrica por la Policía Federal. Desde hace tres meses nos pagan la mitad del sueldo con vales y nos adeudan la otra mitad. Por eso decidimos recuperar nuestra fuente de trabajo. Hoy por la mañana, lxs patronxs retiraron las máquinas y clausuraron el lugar. 7. Tratemos de patear las preguntas tramposas u hostiles fuera de la cancha. Hay varias maneras de hacerlo: * Abordá rápidamente la pregunta, y luego girá hacia el área sobre la que vos preferís moverte. Ésta es la forma más simple y segura de manejar preguntas engañosas. Un buen modo de hacer ésto es reconociendo o afirmando parte de la pregunta, pero explicando que la historia está incompleta. “Sí, seguramente es importante que lxs conductorxs puedan viajar libremente por las rutas, pero eso no quita el derecho de protestar por el hambre de nuestrxs hijxs y la falta de trabajo, todos derechos que figuran en nuestra Constitución”. O, “sí, es cierto que el desempleo ha disminuido en un 3% en comparación con el mes anterior, según las estadísticas oficiales. Pero también es cierto que si tomamos la misma fuente y la comparamos con el año anterior, el desempleo ha crecido. Además, si bien el desempleo en este mes no ha aumentado, sí lo ha hecho el empleo en negro y la jornada laboral de los trabajadores ocupados. Eso se traduce en más accidentes laborales y en una baja de las condiciones de vida del trabajador”. * Malinterpretá deliberadamente la pregunta. 10

8. Otros aspectos importantes: * No depender de anotaciones. Si lo que querés decir no lo tenés en la cabeza, no deberías estar en el estudio. * Planificar y proyectar. No estás teniendo una conversación casual con un/a periodista. Fuiste a ese programa para explicar algunos puntos concretos, que preparaste previamente y que tenés que exponer de manera tal que el público no te ignore. Esto significa que deberías poner más énfasis en tu voz que lo habitual, es decir, darle importancia al tono de las palabras que pronunciás. Puede parecer extraño cuando lo hagas por primera vez, pero al aire suena bien. De hecho, si no lo hacés, tu discurso va a sonar chato y aburrido. Se trata de buscar el equilibrio, o sea, planificar lo que unx va a decir, desenvolverse con espontaneidad pero sin perder la calma y el ritmo. * Usá tu cuerpo. Una buena regla en televisión es que tu cabeza y torso deben estar quietos (lo cual genera una imagen de seguridad y confianza), pero tus manos tienen que acompañar lo que decís y resaltar lo importante. Las cejas son muy útiles también. * Humor. A veces el discurso se torna monótono, y se pierde la atención de la gente; una pizca de humor puede ayudar para recuperar a la audiencia. Hacer una sátira, una ironía, o una leve burla de la posición de nuestrx oponente es a veces es efectivo. Lo mejor es tener preparado algún comentario, chicana al oponente o chiste simpático para evitar que la espontaneidad, aunque muchas veces necesaria, nos haga meter la pata. * No odies a tu oponente. Esta es quizás una de las tareas más difíciles, pero es absolutamente necesaria. Más allá de quien sea la persona con la que nos enfrentemos en un estudio de radio o televisión, sea un policía, un patrón o un funcionario, la rabia hay que dejarla antes de entrar al lugar. Si no controlás tu odio, vas a perder la calma, te vas a olvidar los puntos que tenés que tratar, y vas a perder simpatía por parte del público, que es quien nos escucha y nos mira. Una forma de tranquilizarnos es pensar a nuestrx contendiente como alguien que no tiene conciencia social y que necesita que le expliquen la verdad. Vos vas a concientizarlo en vez de despreciarlo en público. Pensar en


esto disminuye nuestra tensión dentro del estudio. * Por último, recordá que cuando vas a un programa, estás ahí para tocar un sólo tema, y no para explicar los males de todo el mundo. Si te concentrás en una tarea, el trabajo va a ser más fácil.

PARTE 4 AGENDA A. Mantener contactos Es una buena idea anotar nombres y números de todos los periodistas que vamos conociendo, y también hacer un seguimiento sobre cómo van tratando nuestro tema. Si vas a participar de un plan de lucha prolongado, tratá de mantener informadxs periódicamente al menos a lxs periodistas que tienen simpatía hacia nuestra causa. Así, cuando hagamos otra actividad, ellxs no podrán olvidarse quiénes somos y porqué luchamos. Compartí e intercambia los contactos con otras organizaciones, esto podría ayudarte y ayudarlos.

PARTE 5 COBERTURAS CONJUNTAS CON OTRAS ORGANIZACIONES O MEDIOS ALTERNATIVOS

Se puede tomar como ejemplo por excelencia la dinámica de coberturas de la Red Nacional de Medios Alternativos (RNMA), en las cuales los diferentes medios o colectivos de prensa alternativos se organizan y reparten las tareas de prensa (cobertura televisiva, radial, gráfica y fotográfica) en las coberturas conjuntas, principalmente de fechas emblemáticas de la lucha popular, como por ejemplo, el 24 de marzo, el 1° de mayo, los 25 y 26 de junio, los aniversarios por la desaparición de Julio López, las conmemoraciones del 19 y 20 de diciembre de 2001, etc.

PARTE 6 CONCLUSIÓN Todo plan de lucha, acción y medida de fuerza requiere trabajo y esfuerzo. Las tareas de prensa también. En general, las organizaciones tienden a dejar estos aspectos de lado para luego preguntarse: “¿Por qué nuestras actividades son poco difundidas? O ¿por qué no salió en ningún medio la represión policial que sufrimos?”. Nuestras organizaciones necesitan tanto trabajadores y trabajadoras que desarrollen el área de prensa, así como compañeros y compañeras que se dediquen a la seguridad, a la producción en los talleres o en la fábrica, a la formación política de toda la organización, al trabajo de la tierra, a la capacitación técnica, a la salud, etc. Cuanto más profunda sea nuestra política de prensa, más posibilidades vamos a tener de que nuestro mensaje sea difundido y atraiga más sectores hacia nuestra lucha.

Otro punto importante a tener en cuenta al momento de organizar las acciones de prensa es entrar en relación con la prensa de otras organizaciones populares o medios alternativos, para repartir tareas de prensa y así realizar coberturas conjuntas. Esta tarea tiene dos efectos positivos: por un lado, aliviana las tareas de prensa al distribuirlas entre muchxs compañerxs, y por el otro, mejora los lazos y relaciones con otros colectivos.

11



Manual de prensa popular