Page 1

RESOLVIENDO PROBLEMAS Exigen a Felipe Calderón resolver los problemas y no esperar a que PRI o PRD lo hagan

Por: Lupita Domínguez

| Gaceta Tamaulipas

Ciudad Victoria, Tamaulipas.- El coordinador nacional de la Unión Campesina Democrática (UCD), Antonio Tirado Patiño arremetió en esta capital en contra del gobierno federal, al que acusó de utilizar los programas sociales con tintes políticos para favorecer a su partido el PAN. Y le mando un mensaje: “Quiero mandarle un mensaje al gobierno federal porque el trato en Michoacán era diferente cuando andaban en campaña, ahorita que terminaron el 13 de este mes, ya decomisaron un vehículo en Zamora, Michoacán, lo que no hicieron durante el proceso de las elecciones”. Por ello, exigió al presidente Felipe Calderón que resuelva los problemas y no espere que venga el PRI o el PRDa resolvérselos. http://www.slideshare.net/jcfdezmx2/como-resolver-problemas-ytomar-decisiones-presentation http://manuelgross.bligoo.com/content/view/101033/Diez-pasospara-solucionar-cualquier-problema.html


Sólo podremos resolver nuestros problemas, confrontándolos siempre Viernes, 25 de noviembre de 2011 ¡La cruda realidad que tenemos que aceptar si queremos seguir estando cuerdos, es saber que "La vida es una interrumpida e intermitente sucesión de problemas que solo se agotan con la muerte", como lo dijo el director de cine sueco, Ingmar Bergman!

Los problemas nos preocupan tanto (y más si son graves), que tratamos de evadirlos, de no querer verlos, con la esperanza que se resuelvan solos. En un alto porcentaje, sólo los "podamos", como quien corta la mala hierba, pero nos cuesta mucho solucionarlos de "raíz". Esta tendencia de evadirlos es genética: y es que queremos las mayores dosis de placer y las menores de dolor, como magistralmente lo explicó Freud, el inventor del psicoanálisis. Esta tendencia evasiva la padecemos todas las personas, pero quienes sistemáticamente evitan confrontar sus dificultades, terminan fracturando su carácter. Los delincuentes en su mayor porcentaje evaden sus problemas y buscan atajos y soluciones fáciles. Las personas normales, sin fracturas de carácter, en la mayoría de las veces se hacen cargo de sus problemas. Pero aun en estos casos, nuestra capacidad para resolver nuestras dificultades, es imperfecta e incompleta, como bien lo observó el psiquiatra Scott Peck, en su obra traducida al español con el nombre: "La nueva psicología del amor", y publicada por la editorial EMECÉ EDITORES. Obra que ha vendido más de 35 millones de ejemplares. La primera barrera que tenemos que brincar para confrontar un problema, es el miedo que nos causa. Acercarnos al problema es reconocer que existe, y a medida que nos adentramos en él, es como si nos arrimaran a nuestra piel, un hierro al rojo vivo. El segundo obstáculo a vencer, consiste (por el dolor que nos causa) en que no estamos dispuestos a dedicarle el suficiente tiempo. Las probabilidades que tenemos de resolver problemas, se incrementan enormemente en la medida en que les dediquemos "el suficiente tiempo". Y esto nos exige, estar totalmente dispuestos a soportar el dolor emocional por todo el tiempo que sea necesario.


"Enfrentarse, siempre enfrentarse, es el modo de resolver el problema. ¡Enfrentarse a él!". Este es el consejo que nos da el novelista británico Joseph Conrad. Las personas, dada nuestra alta susceptibilidad a creer en supersticiones, de una manera o de otra, consciente o inconscientemente, creemos en el "pensamiento mágico", de que nuestros problemas se pueden solucionar solos. Esta actitud es muy destructiva, pues en vez de afrontar un problema en sus inicios o a tiempo, cuando la realidad nos exigiera forzosamente a enfrentarlo, podría ya ser muy tarde. Esto es muy común en problemas de nuestra salud: si sentimos un hondo dolor en el estómago, trataremos primero de solucionarlo a base de infusiones y de fomentos calientes. Y cuando descubrimos que se trata de un tumor maligno que pudo ser extirpado a tiempo, ya no hay remedio. "Los problemas no desaparecen -escribió Scott Peck-. Es menester vivirlos, experimentarlos, pues de otra manera permanecen y constituyen para siempre una barrera que se opone al desarrollo y crecimiento del espíritu. "Esta inclinación a ignorar problemas es a su vez, una simple manifestación de la actitud de no estar dispuesto a postergar las gratificaciones. Como dijimos, afrontar problemas es penoso. Afrontar un problema voluntariamente y temprano, antes que nos veamos obligados por las circunstancias a afrontarlo, significa hacer a un lado algo agradable o menos penoso para emprender algo más penoso. Significa decidir sufrir ahora con la esperanza de una gratificación futura en lugar de continuar entregándonos a la gratificación presente con la esperanza de que el sufrimiento futuro no sea necesario". La bancarrota de decenas de miles de empresas en los Estados Unidos, a partir de la crisis económica que apareció en el 2008 y que explotó en el 2009, y que aún continúa, arrastrando a la quiebra a miles de empresas de Europa, dejó al descubierto lo siguiente: que estas empresas y sus dirigentes no quisieron ver los problemas que ya aparecían a la vista. La locura de la codicia de las empresas quebradas en los Estados Unidos, reveló que la especulación financiera sin freno y el no querer resolver "a tiempo" los problemas, precipitó a los Estados Unidos a su peor crisis económica después de la Gran Depresión de 1929. Estamos hablando de más de 15 millones de personas que perdieron su empleo. Estamos hablando de millones de personas que perdieron sus viviendas, y que perdieron también, todos sus ahorros en los bancos, financieras y empresas que no solucionaron sus problemas a tiempo. No podemos resolver ninguno de nuestros problemas si antes no nos decimos: éste es mi problema y a mí me corresponde resolverlo. Deberé encontrar toda la ayuda posible, pero me encargaré "personalmente de él".


Necesariamente debemos saborear nuestras "gratificaciones", pero eso será al final, y no antes de entrar a fondo a la solución de nuestras dificultades. Las decenas de miles de empresas que llegaron a la bancarrota fue precisamente, por querer saborear primero las gratificaciones: recibir muchas ganancias sólo en el papel de la contabilidad de las empresas, sin saber que entraron a una espiral de locura llena de sueños, fantasías e irresponsabilidades. A tal grado, que aún no saben, quiénes concentraron todos los miles de millones que desaparecieron. ¡Solamente la valentía, decisión firmísima para resolver mis problemas, y una ejecución disciplinada para solucionarlos, nos llevará a la solución real de muchos de nuestros problemas! El mañana de nuevo Laredo (http://www.elmanana.com.mx)

Comentarios: No es fácil resolver un problema sobre todo cuando de la solución que se encuentre afecta a terceras personas.

Resolviendo Problemas  

Noticias acerca de la resolución de problemas

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you