Issuu on Google+


SINOPSIS La mayoría de los equipos deportivos de la escuela secundaria tienen rivalidades con otras escuelas. En la secundaria Hamilton, es una guerra civil: el equipo de fútbol americano contra el equipo de fútbol. Y por su parte, Lissa está harta de eso. Su novio y mariscal de campo, Randy, siempre está abandonándola para ir a buscar pelea con el equipo de fútbol o hacer pesadas bromas en sus vestidores. Y en tres ocasiones distintas el auto de Randy ha sido cubierto con huevos mientras que él y Lissa estaban dentro, besándose. Por lo que ella terminaba competiendo con un montón de chicos sudorosos por la atención de su propio novio. Lissa decide ponerle fin a la rivalidad de una vez por todas: ellas y las novias de los otros jugadores harán una huelga en conjunto. Los chicos no recibirán ninguna clase de acción por parte de ellas hasta que ambos equipos hagan las paces. Con lo que no cuentan es con una nueva clase de rivalidad: una imposible confrontación de chicas-contra-chicos que gira en torno a quién cederá primero. Y Lissa nunca ve su propia tensión sexual con el líder de los chicos, Cash Sterling, venir.


EXTRACTO #1 Randy se separó de mí y quitó la sabana que se extendía sobre nosotros. Vi como se bajó de la cama y abotonó sus pantalones vaqueros. “¿A dónde vas?” me senté y busqué por mi camisa entre las sabanas. De repente, me sentía demasiado expuesta, demasiado vulnerable. “Shane quiere que me reúna con él en el viejo estacionamiento de Fifth Street. Algunos idiotas de fútbol quieren comenzar una mierda de pelea con nosotros por el chico de primer grado que se lastimó a sí mismo. Creo que será una buena pelea.” “¿Me estás abandonando para ir a pelear con los jugadores de fútbol?” le pregunté, incrédula. Tiré de mi camisa por encima de mi cabeza y volteé a mirarlo. “Creí que estabas tratando de demostrarme que yo era primero.” “Lo hice,” dijo. “Primero vine aquí, ¿no? Me podría haber ido directamente a la pelea pero vine a ver a mi chica.” Caminó hacia mí y se inclinó, besándome en la mejilla. “Y tuvimos un buen rato, ¿no?” “No, tú tuviste un buen—“ “Te llamo más tarde,” dijo. “He estado aquí más tiempo de lo que esperaba estar—no es que me queje, pero Shane está esperando por mí. Nos vemos mañana. Te amo.” Trató de besarme otra vez, pero me aparté. Randy suspiró y sacudió la cabeza. “No seas así, Lissa,” dijo, después dio media vuelta y salió de mi dormitorio. Empecé a ir tras él. Salté de la cama, decidida a decirle lo que pensaba, pero me detuve en la puerta. Tomé una respiración profunda y después exhalé, me obligué a mantener el control. Pero un minuto más tarde—cuando la puerta del piso de abajo se cerró de golpe y el sonido de Randy caminando hacia su coche en la esquina de la calle flotó a través de mi ventana—supe que esta era la última vez que me quedaría atrás en esta guerra. Tenía que hacer algo al respecto. Poner fin a la estupidez. Sacar a Randy de la trampa en la que estaba. Por los dos. Y sabía exactamente cómo hacerlo.


Los invito a pasarse por mi blog: http://glitterintheairamm.blogspot .com/


Shut Out(EXCERPT)—Kody Keplinger