Issuu on Google+

Proyecto

[ El Alto ]

ANKU El Infinito Ensamble Luminoso


Proyecto El Alto: historia y denuncia de boicot científico por Andrés Herrera 2010

"Es como si fuera una ciencia que nos permite entender el actual estadio del capitalismo, por lo tanto, también repercute en las ciencias sociales; esto lo podemos ver en la: a) “barbarie economicista”, es decir, la exaltación de los factores económicos en los estudios de sociedades; b) individualismo metodológico prevalenciendo antes que las investigaciones colectivas; c) el formalismo; d) la matematización pseudocientífica, entre otras ." Atilio Borón

En el año 2007, por pedido de los dueños, comenzamos un proyecto arqueológico en la Estancia Los 4 Vientos, Departamento El Alto, que consistía en prospectar y estudiar un alero con pinturas rupestres y sus zonas aledañas. Ellos querían ver posibilidad de organizar un turismo cultural y sobretodo arqueológico. Como en la zona había trabajado Víctor Nuñez Regueiro, dirigiendo la tesis de José Dlugosz, hablamos con Nuñez Regueiro, y le consultamos sobre nuestra investigación. Entusiasmado, el legendario Maestro nos alentó a investigar en la zona y nos aconsejó, pero no quiso participar como asesor debido a problemas de salud. (luego se apagaría mientras nosotros estábamos en la campaña del boicot...) Luego pedimos el permiso a patrimonio de la provincia de Catamarca, recién cuando pudimos auto gestionar fondos provenientes de actividades culturales de la organización Anku el Infinito Ensamble Luminoso. Pero nos encontramos con la noticia de que alguien, recientemente había solicitado un permiso general sobre esa zona. Convenimos un acuerdo de palabra, honor y firma con esta persona (Inés Gordillo) sobre nuestra zona de interés, la Estancia Los 4 Vientos. La alianza quedó hecha entre el equipo de Rafael Paunero, de la Universidad de La Plata; el equipo de Inés Gordillo, de la Universidad de Buenos Aires y nuestro equipo Anku, con mayoría de miembros formados en la Universidad Nacional de Tucumán. Cuando organizábamos la primer campaña de excavación, esta persona nos impuso con pretensiones de reglas, que deberíamos llevar con nosotros a dos integrantes de su equipo, al parecer, para que fiscalizaran nuestras acciones en el campo... Sobre la hora llegaron dos estudiantes mujeres, con poca experiencia de campo en el Noa, por cierto, y que de ahora en más llamaremos "emisarias". Las invitamos con todo gusto a la campaña, cubriendo la mayor del costo nosotros. Como llegaron sobre la hora, no hubo tiempo con ellas de charlar las estrategias ni metodología arqueológica a realizar, y mucho menos de la investigación etimológica que estábamos relizando. De hecho, asustadas, se enteraron en plena campaña. Las "emisarias" en ningún momento demostraron predisposición a respetar nuestras formas de trabajo, y al contrario, todo el tiempo trataron de imponer las formas indiscutidas de su "jefa". (como si fueran dos representantes del Virreinato del Río de la Plata, tratando de amedrentar a los criollos años antes de la revolución). Queremos aclarar que en ningún momento se obligó a nadie a realizar tareas extra programáticas, sino que las propuestas de trabajo no arqueológico, fueron consensuadas entre el grupo día a día. Tiempo después, comenzamos a procesar la información y Gordillo tomo un tono imperativo y autoritario, pidiéndonos procesamiento de datos para publicaciones de su equipo.


Quedamos en acordar una campaña juntos los 3 equipos, que sería en diciembre o bien abril de 2010, pero al final nunca nos avisaron y fueron ellas a excavar en diciembre, unos sitios cercanos al alero de la estancia, pero también entraron a la Estancia Los 4 Vientos sin pedir ningún permiso a los dueños. Más tarde, Gordillo nos comunica que no estaba de acuerdo con nuestras investigaciones epistemológicas, y que le debíamos entregar inmediatamente el material recuperado, que ella iba a seguir estudiándolo. Cabe destacar que le habíamos enviado nuestro proyecto totalmente detallado, antes de firmar el acuerdo. Y que de ahora en más no nos iba a dejar excavar más. Esta decisión arbitraria y caprichosa de esta supuesta "profesional" nos sorprendió en plena tarea de laboratorio. Nos llamó la atención de que cuando estábamos por excavar nos dio permiso, pero ahora que ya teníamos los materiales, ella desconociera el acuerdo ante las autoridades burocráticas de Catamarca, después de nuestro esfuerzo grande que significa haber hecho una campaña auto gestionada, de nuestro grupo en forma independiente a ninguna institución. Es decir que nosotros pagamos la arqueología y ella nos hace la jugada de querer quitarnos el material a procesar y hacerlo todo ella gratis; sin duda lo que se llama capitalización a la fuerza, pero por sobretodo, una acción de mala fe. Nos llegó la información de que en el sabotaje había tenido que ver un estudiante (crónico) de Arqueología, de la Universidad Nacional de Tucumán. Un pelele conocidísimo por sus pleitos y jugadas sucias hacia sus compañeros, e inclusive junto a Gordillo, tenían una relación de doble discurso con Núñez Regueiro (Director del Instituto Interdisciplinario de Estudios Andinos). Diego Leiton, el estudiante, se destaca por hacer textos de arqueología y antropología esforzadamente marxistas, pero sólo en forma teórica, sin poder haber encontrado una innovación metodológica. Y pareciera que una simple intolerancia justificaría a supuestos “científicos” para bloquear un proyecto arqueológico. Aprovechamos para hacer una critica hacia las fronteras y los capitalismos de la ciencia, sobre como se dividen políticamente las zonas de estudio, en forma vertical, por lo cual solo uno puede entrar si es discípulo de o si transa con. Y es por eso que nosotros tomamos esta decisión de publicar información sobre nuestras actividades arqueológicas inconclusas, y queremos denunciar que se ha limitado y afectado al patrimonio arqueológico catamarqueño, por decisiones políticas, egoístas y ávidas de poder. Nosotros publicamos los materiales porque nos parece el deber de cualquier investigador científico, terminar con un texto, con nuestra interpretación por haber trabajado en este sitio. En cambio al equipo de Gordillo, comunicamos que su intención ha querido parasitar nuestro trabajo, nuestras energías, nuestras vínculos con los dueños del campo, a costa de nuestra economía. Las "emisarias", Verónica Zucarelli y Eva Calomino, demostraron tener muy poca experiencia de campo y muy poco tacto a la hora de tratar con la gente del campo, como ser vecinos, capataz y la gente del pueblo. Muy alejadas de la realidad social de la gente que habita su "zona arqueológica". En lo que hemos denominado concepto de calibración, justamente demostraron ser un ejemplo muy negativo. Aprovechamos este documento para declararnos intransigentes antes estas prácticas de cierto sector nefasto de la arqueología en la Argentina, estos representantes de la “Arqueología Latifundista”, como dice mi compañero Ezequiel Ferrero. No excavaremos y hemos excavado jamas sin pedir permiso a patrimonio de la provincia correspondiente, reconocemos que eso sería un delito. Pero lo que es totalmente legal es producir información sobre sitios arqueológicos sin fuere el que haya pedido el permiso o sea quien fuere a quien le hayan otorgado el imperialista sobre una zona arqueológica, más allá de que esto sea visto por muchos argentinos como una cuestión prohibida por un supuesto código moral y ético, no nadie, solo heredado estéril mente en las academias.

excavar, sea quien título de propiedad de los arqueólogos muy explicado por

Consideramos que no podemos respetar estas reglas tácitas o consuetudinarias (quienes no entiendan pueden consultar a un mataburros) a un poder establecido por burdas "genealogías" de arqueólogos y discípulos, porque más que reglamentar sobre una ética, sólo limitan el acceso al campo de estudio,


cobrando un peaje verticalista, de ceder a tener que pensar como el que se capitalizó de la zona donde uno quiere investigar. Nosotros consideramos apropiado el diálogo y la negociación de esfuerzos entre diferentes equipos vecinos; pero no respetamos las barreras autoritarias de ninguna forma. Este sistema de "propiedades gremiales" está en contra de cierta tendencia mundial a la que adscribimos, que es el intento del conocimiento transdisciplinal, o no fragmentario, en el cual la Carta de la Transdisciplinariedad sostiene lo retrógrado de estas divisiones territoriales, y el poco diálogo de grupos de investigación vecinos en áreas de estudios, en donde ninguno quiere ceder en su marco teórico, reduciendo así la práctica científica a una mera e hipócrita comparación de poderes e ideologías, disfrazadas de metodologías, en el mejor de los casos... Que sirva este documento como una introducción a los textos e informes producidos entre 2007 y 2009, en gran parte incompletos e interrumpidos... que aquí les presentamos.

Bibliografía - Borón, Atilio. 2005. Es preciso reconstruir el pensamiento crítico en América Latina. Conferencia dictada en el XXV Congreso de la Asociación Latinoamericana de Sociología (ALAS). - Carta de la Transdisciplinariedad. 1994.


Cuevas de la Sierra de Ancasti-El Alto* por Andrés Herrera 2007

La ladera oriental de la sierra de Ancasti-El Alto está cubierta por amplios bosques de cebil. En esta zona, en medio de estas plantas alucinógenas, hay un conjunto de cuevas con pinturas relacionadas con prácticas shamánicas. En la Cueva de La Tunita, se ha detectado que las ocupaciones humanas fueron transitorias y eventuales, que habrían ocurrido en torno del circuito pictórico. En las orillas noroeste y sudoeste se localizaron conjuntos de estructuras de piedra, que podrían haber sido ocupado en forma permanente. Los motivos pictóricos de la mencionada cueva, tienen que ver con representaciones del sacrificador con sus armas, con máscara felínica, los atuendos felínicos y la cabeza trofeo. También hay variadas imágenes de jaguares y serpientes, inclusive una llamas con rasgos felínicos, unidas por el cuerpo, similar a otro motivo de dos felinos representados de la misma forma. Por todas estas condiciones, la zona de la sierra de Ancasti-El Alto debió ser un centro importante para el mundo simbólico de Aguada, relacionado con la presencia de un chamanismo. (De La Fuente, 2005) Creemos que esta zona habría sido un centro de aprovisionamiento y distribución de la planta sagrada, y que seguramente, se realizaron ceremonias chamánicas, entre ellas de inicación. En una de las cuevas-alero de la zona, dentro de la “Estancia Turística Los 4 Vientos”, cercana a la localidad de El Alto, hemos encontrado ciertas características que nos hacen verla como una estructura ceremonial, relacionada con el arte rupestre. Se trata de un alero de unos 8 m de alto con pinturas de colores blancos, amarillentos y anaranjados. Se observan motivos zooantropomorfos muy complejos, pero también otros más simples y figurativos como un suri y un ave similar a una garza, y también una secuencia de huellas de felino pintadas en forma vertical y ascendentes. A unos 4 m de la pared pintada hay una roca irregular de 1,5 m que contiene un pequeño mortero. A pocos metros de la gran roca del alero, comienza una fuerte pendiente hacia abajo que termina en un arroyo (…). Si ensayamos una interpretación arqueológica, podemos ver que el mortero está relacionado con las actividades de las pinturas del alero, quizás haya servido para moler pigmentos o inclusive sustancias alucinógenas, ya que como la mayoría de las cuevas de la zona, este sitio está inmerso en un bosque de cebilares. (…) Por último, resulta sugestivo el motivo de las huellas de felino pintadas hacia arriba, recordemos el carácter sagrado de las iconografías de este animal, y la relación de ello con el mundo “de arriba”.

* Extracto del libro “Chamanismo y Arqueología del Noroeste de la Argentina”, de Andrés Herrera. 2007. ediciones Anku.

andresherrera78@gmail.com


Arqueología e Investigación Transdisciplinar en Estancia Los 4 Vientos (Depto El Alto, Catamarca) Por Rafael Paunero, Andrés Herrera y Gabriel Bellos 2009

En Estancia Los Cuatro Vientos hemos ubicado, recientemente, una cueva con representaciones rupestres de características Aguada y otros sitios a cielo abierto muy próximos a este sitio bajo roca, en un ambiente caracterizado como monte de cebil. Los estudios realizados hasta ahora sobre la cultura Aguada en la provincia de Catamarca han estado centrados en los valles semiáridos de las regiones Centro y Oeste de la provincia. La región de selva de yungas ha sido escasamente estudiada, tratándose de trabajos de prospección, de sitios a cielo abierto y de manifestaciones de arte rupestre, sin relacionarlo con un marco estratigráfico derivado de excavaciones sistemáticas en sitios reparados. Este particular ambiente de monte de cebil requiere de estudios específicos orientados a conocer y caracterizar cuál fue el uso que le dieron a este espacio geográfico, las sociedades que se sucedieron a lo largo del Holoceno, mediante estudios en sitios reparados y a cielo abierto. Los sitios con manifestaciones de arte rupestre deben haber estado relacionados con el uso en funciones religiosas, formando parte de una extensa red de relaciones sociales en el Noroeste Argentino donde se evidencia la presencia de Aguada. La necesidad de estudiar los procesos de ocupación humana, su marco cronológico, la variación en el uso del espacio a lo largo del tiempo antes y después de Aguada y las relaciones que tuvieron las sociedades con este singular ambiente, nos llevó a realizar este proyecto de investigación en los sitios de estancia Los Cuatro Vientos, localizados en el departamento El Alto, con un énfasis particular en el análisis orientado a sitios reparados en esta región. Palabras Claves: Arqueología / Monte de cebil / Uso del espacio / Aguada / Ocupaciones iniciales/ Arte Rupestre Ubicación del área de estudio Coordenadas geográficas: 28° 21’ 54’’ S. y 65° 23’ 43’’ O. A una altura de 1.030-1.060 metros sobre el nivel del mar. Relevancia del problema La poca o nula producción de conocimiento sobre las zonas húmedas del NOA suele excusarse argumentando que, para unas arduas condiciones de trabajo, la visibilidad arqueológica y densidad de restos por volumen estratigráfico, se presuponen bajas. La escasamente investigada región de selva (Yungas) significa al presente un sector con enormes posibilidades de estudio, y condiciones para generar importante información científica acerca de las primeras etapas de poblamiento y de las diversas ocupaciones del ambiente efectuadas a lo largo del Holoceno, usos diferentes del espacio y paisajes arqueológicos, modos de organización de la tecnología, la economía, y aspectos artísticos e ideológicos (cosmovisión, saberes, ritualidad) de las sociedades que ocuparon tales paleoambientes. Este proyecto pretende articular la información obtenida buscando relacionar diferentes contextos arqueológicos, para integrar en modelos regionales el conocimiento generado por diversas líneas de investigación en curso. En tal sentido, es relevante para quienes lo ejecutan interpretar la ocupación del espacio como un continuo a través del tiempo. Se trata de considerar los ambientes en referencia a los grupos que los habitaron, en un amplio marco temporal, aportando así a la resolución de las problemáticas de interpretación creadas por una práctica arqueológica restringida al estudio estanco de espacios acotados. Nos proponemos experimentar con un abordaje transdisciplinario y regional, que permita a futuro la interacción de grupos de investigación actualmente aislados e incomunicados. Nuestra propuesta deriva de un concepto de ciencia arqueológica como práctica social, donde la comunicación es tan importante como la investigación siendo, ambas, partes indispensables de un mismo proceso. En este sentido, el hecho pedagógico no es posterior al hecho científico, sino que existe circularidad y no hay relación jerárquica entre ambos (Paunero et al 1992; Sarmiento Pradera 1999). Importa que la práctica profesional integre los aspectos relativos a la conservación y preservación del patrimonio, además de proyectar el conocimiento con el fin de construir canales de comunicación y articulación entre la producción arqueológica y las distintas visiones y usos del pasado de los diferentes actores sociales del presente, diseñando productos comunicacionales sociales referidos a los valores y contenidos generados por la tarea arqueológica.


Desde este marco, entendemos a la observación y a la comunicación como elementos indispensables y complementarios en el proceso de investigación. (Núñez Regueiro 1972; Gándara 1987; Guber 2004). En este sentido, desarrollamos una estrategia dirigida a socializar los conocimientos mediante una metodología comunicacional (Buenfil Burgos 1993; Mata 1996; Gándara 2001). Estando el arqueólogo inmerso en un contexto histórico-social, una mejor relación con su sociedad, redundará en una mejor actividad científica. Por otra parte, es evidente que el impacto de los resultados incidiría en la reconstrucción de esa porción de pasado humano que no tiene historia escrita y muchas veces es obviada de los textos escolares o de la historia nacional. Estos resultados pueden ser volcados no sólo en el ámbito académico universitario, sino que incluyen la extensión, los museos, los diferentes niveles y programas educativos oficiales y la difusión a un nivel amplio o informal, generando a escala local la apropiación y revalorización del pasado y del patrimonio de la región por parte de sus habitantes actuales, y aportando a nivel regional a la construcción de la historia nacional. Objetivo general Este proyecto pretende una aproximación contextual a partir de los emergentes arqueológicos, sometiendo a prueba una serie de hipótesis sobre las formas de vida, la cosmovisión y las relaciones entre el hombre y su entorno en el pasado, que permitan conjeturar modelos de ocupación y usos diferentes del espacio, considerando el marco temporal de estas sociedades. Así, tenemos por objetivo indagar de qué manera estos grupos humanos se relacionaron con su ambiente de selva y particularmente el monte de cebil, desarrollando estrategias que les permitieran integrar los distintos espacios de la región. Nuestra tarea arqueológica procura apoyar la valorización del patrimonio cultural originario en la sociedad actual, orientada a multiplicar sus potencialidades y utilidades en las diferentes áreas de aplicación: Educación, Turismo y Museos, al mismo tiempo campo para la innovación metodológica propia relativa tanto a Arqueología como a Comunicación Social y participación comunitaria. Esta orientación incluye en la planificación metodológica la salvaguarda del patrimonio cultural catamarqueño, mediante la valorización social de los restos arqueológicos como recursos culturales y la implementación de recaudos para su preservación. Objetivos específicos: Nuestro propósito nos exige una aproximación a diferentes escalas de análisis o de distinto grano de resolución, esto es a nivel de sitio, a nivel regional y a niveles integrativos en el marco contextual de la Arqueología del Noroeste Argentino. Definimos como sitios a los volúmenes de mayor densidad artefactual, con sus respectivas relaciones de estructura, variabilidad y funcionalidad. Consideramos importante señalar los objetivos referidos al campo comunicacional. Escala sitio: -

Identificar las variabilidades estructurales y funcionales intra-sitio de cada componente. Conocer los recursos explotados por cada componente: fauna, vegetales y minerales. Aislar las variables para la definición de los procesos tafonómicos y de formación del sitio y evaluar el impacto de estos procesos. Identificar referentes estratigráficos. Establecer las etapas de ocupación sucesivas. Determinar variables paleoambientales y cronológicas. Identificar indicadores arqueológicos que señalen continuidades y/o discontinuidades, que manifiesten las características de este proceso cultural y que ajusten el mismo en su marco cronológico correspondiente.

Escala regional: -

Identificar las relaciones patrón de asentamiento - ambiente natural. Postular modelos de utilización del ambiente por los grupos que habitaron la región. Estudiar la disponibilidad de recursos en relación al ambiente explotado. Establecer las formas de aprovechamiento de los recursos económicos. Investigar las primeras etapas de ocupación humana en la región. Definir los posibles sistemas de asentamiento. Establecer indicadores cronológicos para la secuencia cultural en el monte de cebil. Identificar las variabilidades inter - sitios.


-

Determinar formas de ocupación diferencial para los diversos ambientes y microambientes.

Escala integrativa: -

-

Integrar la información producida por los niveles de sitio y regional en el marco contextual de la Arqueología del Noroeste Argentino. Diferenciar modos de uso de los distintos espacios. Definir indicadores arqueológicos de posibles redes sociales y de intercambio de recursos materiales y simbólicos locales entre poblaciones del Noroeste Argentino: cebil, plumas, maderas y otros. Estimar la probable función religiosa de los sitios con arte rupestre Aguada en ese marco de red de interacciones sociales de la región.

Área Comunicacional -

Elaborar el soporte teórico para la construcción de Centro de interpretación / Museo de sitio. Promover la dimensión comunicacional en la construcción de la identidad. Construir canales de comunicación y articulación entre la producción arqueológica y las distintas visiones y usos del pasado de los diferentes actores sociales del presente. Diseñar productos comunicacionales sociales referidos a la producción arqueológica. Desarrollar la integración y construcción de conceptos, discursos y lenguajes para la transferencia de conocimientos desde y hacia nuestra sociedad, considerados como interrelación entre campos semióticos diferentes.

Metodología Por entender que abordamos contextos arqueológicos dinámicos y crecientes, nos proponemos integrar – tanto en el trabajo de campo como en la elaboración de modelos teóricos- diversas disciplinas y líneas de investigación. Reconocemos al investigador como parte del hecho arqueológico. Así, equipo y sitios constituyen una red relacional transdisciplinar fluida, siendo evidente que una mejor lectura de los restos del pasado sólo puede resultar de un más intenso y extenso conocimiento del propio locus desde el cual se efectúan las observaciones, análisis e interpretaciones. Nuestra propuesta metodológica se expresa en la premisa “multiplicar las preguntas, integrar las respuestas”. A tal fin, nos proponemos utilizar secuencial y/o alternativamente todos los modelos inferenciales. Promovemos la construcción y desarrollo de una metodología integradora de producción de saberes que abarque técnicas, procedimientos, modelos lógicos y toma de decisiones. En lo concreto éstas se manifiestan en: elección de indicadores, producción de conjeturas y planteo de hipótesis, evaluación de medios, transdisciplina, revisión y calibración continua de estrategias de investigación y ecuación personal. (Definimos “calibración” como a la doble o triple retraducción de las descripciones de los sememas arqueológicos o antropológicos) Metodológicamente el estudio para el logro de los objetivos se abordará a través de un enfoque de arqueología distribucional y estratigráfico a nivel de sitio. Estudios geoarqueológicos se pondrán en práctica para resolver cuestiones relativas a cambios climáticos, ambientales, procesos de formación de sitios y cambios del soporte del paisaje, fundamentales para la interpretación adecuada de los sitios y los materiales distribuidos en superficie en especial a la hora de evaluar procesos de acumulación por descarte, abandono o uso. Nos interesa trabajar con sitios de tipo superficial y estratigráfico, que puedan cronologizarse por su ubicación geomorfológica y contenido arqueológico, con el fin de establecer por variables simples de contenido y relación ambiental, las relaciones del sitio con el ambiente y los recursos, de manera de establecer variaciones y patrones comparativos en los distintos momentos de ocupación. Se indaga sobre la probable utilización del sitio, los patrones tecnológicos inferidos y los diferentes usos de los espacios. Considerando su relación con los modelos de ocupación de los diferentes ambientes, las posibilidades de obtención de las variadas materias primas y la construcción de los diversos territorios. En el tratamiento de los sitios como unidades de análisis, tanto estratigráficos como superficiales, a cielo abierto o reparados, será fundamental primero, analizar el ámbito de inserción geomorfológico, con el estudio del paisaje, los cambios paleoclimáticos y la estratigrafía, además de la influencia de agentes biológicos para poder realizar un estudio del proceso de alteración de los sitios. Se realizarán controles para el estudio del proceso tafonómico del área y estudios tafonómicos para analizar y diferenciar los procesos naturales de los antrópicos o la incorporación de los restos óseos a la litósfera. Herramientas arqueo - geográficas como los sistemas de información geográfica serán utilizadas para generar nueva información sobre los distintos aspectos que se tratan en el proyecto.


Finalmente, trabajaremos sobre aspectos de comunicación, que es un factor importante en el proceso de extensión y difusión del conocimiento así como en la adquisición del concepto de patrimonio de la comunidad y la revalorización de los hechos del pasado. Toda la información es procesada en laboratorio integrando los diferentes programas de análisis en conjunto con los contenidos derivados de las diversas disciplinas concurrentes a la tarea de investigación arqueológica. Planteamos una relación de complementariedad necesaria entre los diferentes enfoques metodológicos: tecnológico, tipológico, funcional y experimental integrados en un proceso de aprendizaje continuo, donde los investigadores, como sujetos activos, generan el contenido arqueológico (diferenciamos “Hallazgo” de “Descubrimiento”) producido, promoviendo entonces nuevas preguntas. Por esta razón la excavación se lleva a cabo a la par de los análisis óseos y líticos y en forma articulada con los programas experimentales en curso. Hipótesis de trabajo Los espacios estudiados formaron parte de rangos de acción de grupos humanos. Fuera de la discusión de su calidad de forrajeadores o colectores, hicieron un uso estacional y/o diferencial de ambientes complementarios. Estos grupos humanos conocían profundamente la disponibilidad, accesibilidad y calidad de los recursos como para desarrollar estrategias que les permitieran minimizar los riesgos. Las primeras sociedades que ocuparon el monte de cebil corresponden a momentos pre formativos. Los sitios con arte rupestre formaron parte, junto con los sitios habitacionales, de redes sociales de actividades de intercambios de recursos locales entre las distintas poblaciones del Noroeste Argentino. Los sitios con arte rupestre Aguada cumplieron una función religiosa en el marco de una red de interacciones sociales de la región. La utilización y/o consumo de cebil fue parte indispensable de las ceremonias religiosaschamánicas.

rpaunero@fcnym.unlp.edu.ar andresherrera78@gmail.com gabellos@gmail.com


Fotografías del trabajo en Alero Casa Pintada por Natalia Lunazzi y Andrés Herrera 2009

Andrés Herrera


Natalia Lunazzi


Natalia Lunazzi

Natalia Lunazzi


Natalia Lunazzi

Natalia Lunazzi


Andrés Herrera

Andrés Herrera


AndrĂŠs Herrera


AndrĂŠs Herrera


Andrés Herrera

Andrés Herrera


Registro de Calicata Por Andrés Herrera 2009 Calicata geológica realizada por Víctor González con la colaboración de Agustina Ponce. Análisis de laboratorio en curso por Víctor González.


Sujeto Experimental por Andrés Herrera 2009

Alguna vez Octavio Paz ensayó sobre las similitudes que hay entre la poesía (moderna) y la ciencia. Reside su comparación en que ambas actúan con experimentos, pruebas de laboratorio, lo que es, que se realizan en un espacio delimitado, aislado. “Mientras escribe, mientras somete a prueba sus ideas y sus palabras, el poeta no sabe exactamente qué es lo que va a ocurrir. Su actitud frente al poema es empírica. No pretende confirmar una verdad revelada, como el creyente; ni fundirse a una realidad trascendente, como el místico; ni demostrar una teoría, como el ideólogo. El poeta no postula ni afirma nada de antemano; sabe que no son las ideas sino los resultados, las obras y no las intenciones, lo que cuenta. ¿No es ésta la actitud de los hombres de ciencia?” * Y reconoce que en el caso del científico, no son las “hipótesis de trabajo” las que justifican a la experiencia, sino al revés; como en forma análoga, actúan conceptos e intuiciones previas, en el caso del poeta. La diferencia, sostiene el autor, está en el sujeto de la experiencia: mientras el científico observa un objeto o un sujeto que no es él, que está fuera de él, el poeta se observa a sí mismo, introspectivamente, es decir, él es el sujeto de la experiencia. Considero, que esta certera disertación, es un punto de partida válido para, desde un paragidma transdisciplinario, acercar la ciencia y la poesía, unir esas dos metodologías (observación hacia fuera y observación hacia dentro) y abordar de esa forma un conocimiento integral, más natural al hombre y la visión filosófica de unicidad. Desde el punto de vista de la ciencia, se genera (o generaría) un conocer dual de cierta porción del universo, reconociendo la sujeción del sujeto al contexto mismo donde se halla el objeto. Esto es: conocer desde dónde miro yo al objeto estudiado. En el Proyecto El Alto (en la provincia de Catamarca, donde se están realizando estudios de antropología, arqueología y sobre chamanismo), estamos desarrollando experimentalmente una metodología dual y sincrónica para objeto y sujeto (cognoscente). - Metodología “para objeto”: todas las técnicas habituales o esperables para los campos del conocimiento que estamos abordando. Metodología “para sujeto”: técnicas de integración y observación grupal, ecuación personal diaria, calibración semántica, desarrollo inducido de códigos comunes, meditación colectiva, expresión artística, juegos de improvisación, y toda técnica sobre auto - conocimiento. Estas pretensiones implican un romper y desaprender varios dogmas de la ciencia tradicional, controlarnos a nosotros mismos en la tarea diaria de relacionarnos con el objeto de estudio y nuestros compañeros (todos sujetos cognoscentes). Siempre con voluntad por la innovación y el trascender las fronteras disciplinarias, para vivir de otra forma más consciente, si se quiere, esa aventura del emprender el viaje hacia lo des-conocido.

* Paz, Octavio. 1967. Corriente alterna. Siglo XXI Editores (8va edición: 1975). México.

andresherrera78@gmail.com


Inter-subjetividad en el trabajo transdisciplinar (una experiencia práctica) por Victor González 2009

“…Los nadies: los hijos de nadie, los dueños de nada. Los nadies: los ningunos, los ninguneados, corriendo la liebre, muriendo la vida, jodidos, rejodidos: Que no son, aunque sean. Que no habían idiomas, sino dialectos. Que no profesan religiones, sino supersticiones. Que no hacen arte, sino artesanía. Que no practican cultura, sino folklore. Que no son seres humanos, sino recursos humanos. Que no tienen cara, sino brazos. Que no tienen nombre, sino número. Que no figuran en la historia universal, sino en la crónica roja de la prensa local. Los nadies, que cuestan menos que la bala que los mata”. (Eduardo Galeano – “El Libro de los Abrazos”)

El interés de este ensayo es tratar la importancia de la atención inter-subjetiva en el trabajo transdisciplinar. Pero para atender a la transdisciplina es muy importante entender qué trata el pensamiento complejo. Algo que a simple vista puede sonar muy cientificista no lo es en el lenguaje oficial de la ciencia. Para esto quiero citar a Lucía Solís, quien realiza una explicación bastante clara de la definición de Morin:

"La palabra complejidad es más usada en el lenguaje corriente que en la ciencia, no tiene tras de sí una herencia noble, ni filosófica, ni científica o epistemológica, sino una pesada carga semántica ya que se la vincula con confusión, incertidumbre o desorden. Su primera definición no aporta mayor claridad: es complejo aquello que no puede resumirse en una palabra maestra, aquello que no puede retrotraerse a una ley, aquello que no puede reducirse a una idea simple. Lo complejo no puede resumirse en el término complejidad y ésta no puede definirse de manera simple. Por otra parte, el modo de pensar complejo no pretende reeditar la ambición del pensamiento simple de controlar y dominar lo real, sino que trata de dialogar, de negociar con lo real". Esta última idea resulta fundamental para poder pensar una ciencia libertaria, que es uno de los objetivos principales del grupo ANKU, motivo por el cual decidimos incursionar en el pensamiento complejo. Toda ruptura es una buena oportunidad para esto y, en el caso de la complejidad, existe la posibilidad concreta de generar una explosión de temáticas que superen el saber condicionado por las agencias oficiales que, no pudiendo escapar de su tendencia positivista, priorizan temáticas a la hora del financiamiento. Tanto así, que el mismo campo científico, reacciona con ojos de extrañamiento a la hora de presenciar exposiciones de trabajos que incluyan, en su informe científico, otros saberes no aceptados dentro del pensamiento de la ciencia oficial. La idea de dialogar y de negociar con lo real, nos sugiere un espacio superador de la clásica búsqueda utópica de la mítica objetividad para permitir el juego de los "otros" agentes en un espacio inter-subjetivo de construcción del pensamiento. Donde el discurso del científico ya no sea el dominante, sino que lo sea el discurso multi-vocal de todos los agentes que intervengan en la creación de ese saber. Agentes diversos, como diversa es la realidad del contexto de cualquier saber. Solís también explica que es necesario eliminar dos confusiones. Lo que sería confundir complejidad con eliminación de simplicidad o confundirla con un sentido de totalidad. Nada de eso es el pensamiento complejo. Es más bien trabajar con distintos aspectos de una realidad, tratando de entender el problema en el contexto real, que no es aquel segmento artificial delimitado por lo que es y no es ciencia, la ciencia que se propone tiene que poder dar cuenta de aquellos espacios del saber que la ciencia tradicional rezagó como metafísica, como no ciencia o simplemente como cosa del arte. Aquí importa saber que el campo de la ciencia, en el pensamiento complejo, explota sus límites hacia afuera y hacia adentro. No solo destruye los márgenes parcelares en la construcción del conocimiento, sino que se abraza a otros conocimientos como la tradición oral, las artes, la música, la astrología, la poesía, y todo aquello discriminado por la ciencia positivista. Así comienzan a jugar siendo factores de la misma magnitud de relevancia en el contexto de la realidad de un evento que se decide investigar de manera holística y transdisciplinar.


En las propias palabras de Edgar Morin:

“Nunca pude, a lo largo de toda mi vida, resignarme al saber parcelarizado, nunca pude aislar un objeto de estudio de su contexto, de sus antecedentes, de su devenir. He aspirado siempre a un pensamiento multidimensional. Nunca he podido eliminar la contradicción interior. Siempre he sentido que las verdades profundas, antagonistas las unas de las otras, eran para mí complementarias, sin dejar de ser antagonistas. Nunca he querido reducir a la fuerza la incertidumbre y la ambigüedad”.

La forma de acción que permite desarrollar este pensamiento complejo, que Edgar Morin llamó la etapa II de la ciencia de forma más que contundente, es la acción metodológica Transdisciplinar. La transdisciplina se nos presenta compleja por su esencia. ¿Como hacer que las disciplinas se rompan a la hora de crear conocimiento y puedan trabajar juntas como un todo? es una pregunta que surgió en la práctica. Un intento por tener una mirada transdisciplinar fue el que procuramos en una excavación arqueológica realizada este año en el departamento de El Alto, Catamarca, Argentina, Abya-Yala. Mucho tiempo la idea de un trabajo transdisciplinar cautivó nuestro pensamiento y, luego de debatirlo, decidimos empezar, simplemente empezar. ¿Por qué esta aclaración? porque desde las primeras lecturas entendimos que un trabajo transdisciplinar no era cosa sencilla. Abarcar los catorce artículos de la "Carta a la transdisciplinariedad" en un primer intento no fue fácil. Por eso "empezar", y nos reunimos antes y después de ir al campo con el equipo de especialistas que podía participar en ese momento, algunos profesionales, autodidactas y estudiantes. Pensando que solo se puede avanzar en el entendimiento de lo transdisciplinar en la práctica concreta y aceptando la "Carta" como una guía y no como leyes, siguiendo el espíritu de la redacción de la misma. Mucho de lo planteado no se logró, teniendo en cuenta que realizamos un pequeño acercamiento de cinco días, pero varias cosas quedaron bastante claras en un comienzo y con fecha confirmada para una nueva campaña, más extensa, en el 2010. Lo más importante fue comprender que la vida misma es transdisciplinar en su propia naturaleza y que no sirve una atención rígida sobre las tareas. Que la atención flotante, en términos de Guber, es la más adecuada, aquella que nos permite registrar lo que hacemos sin que esto sea el principal objetivo. Nuestra postura como grupo en relación a los otros dos equipos, uno de la universidad de La Plata y otro de la UBA, coincide con todos los artículos de la "Carta". La actitud en el trabajo coincide por naturaleza con la misma. Puntualizando en lo que refiere al artículo quinto enfocamos a la participación de estudiantes de arte, de chamanismo, de meditación trascendental, músicos, antropólogos, poetas, psicólogos y arqueólogos. Realizando las tareas de excavación y actividades grupales de autoconocimiento y meditación. Estás actividades permitieron superar la expectativas en cuanto a funcionamiento grupal. Desde aquí se compartió una predisposición en conjunto acorde con el artículo noveno. Con respecto a las propuestas de los artículos trece y catorce se presentaron los inconvenientes más claros. Donde algunos de los miembros llegaron a la tendencia de abandonar el equipo de trabajo. Al revisar estas situaciones surgió la pregunta sobre como habíamos llevado adelante la atención intersubjetiva en la tarea transdisciplinar. Y de los debates resolvimos que la capacidad de autocrítica de los individuos, como parte de un todo, es algo que no puede faltar. Sin autocrítica no hay transdisciplina posible, ya que se corta la capacidad de comunicación y tolerancia en la construcción del saber. Un problema básico que no deja que se logren los demás objetivos. Algo acostumbrado en el choque deliberado de los egos de la forma clásica, choque que aquí no puede dejar de ser atendido y “medicado”. Un problema tan básico como este no puede dejarse al azar de que coincidan las particularidades individuales de cada integrante de los grupos, ya que consideramos esto como parte fundamental del contexto de construcción del saber. De aquí se plantea introducir un especialista que cumpla la función de integrador y colabore en la atención a estas situaciones, para que se descubran, se comuniquen y traten por el grupo en trabajo, colaborando con sus observaciones a la misma construcción del conocimiento. Otra mirada que se propuso es dejar que el grupo se conforme de forma espontánea y que estás situaciones son parte del proceso de adaptación del mismo, siendo clara la premisa en la construcción de un saber de manera transdisciplinar. Esto es, el investigador tiene que lograr su propia formación como tal y alimentar por medio de la experiencia la actitud transdisciplinar. Requisito fundamental para avanzar en el desarrollo del pensamiento complejo, y más aún para el desarrollo de una ciencia libertaria en pos de la descolonización del saber latinoamericano, o como nos gusta decir a nosotros, de nuestra Abya-Yala.


Bibliografía: Galenao, Eduardo. “El Libro de los Abrazos”. Guber, Rosana. 2001. “La Etnografía: Método, campo y reflexividad”. Grupo Editorial Norma. Bs. As., Barcelona, Caracas, Guatemala, Lima, México, Panamá, Quito, San José, San Juan, San Salvador, Bogotá, Santiago. Mignolo, Wualter. 2001. “Descolonización Epistémica y Ética”. Rev. Venez. de Econ. y Ciencias Sociales, vol. 7 nº 3 (sept.-dic.), pp.175-195. Mignolo, Wualter. 2005. “El Pensamiento des-colonial, desprendimiento y apertura: un manifiesto”. www.tristestopicos.org Morin Edgar. “Sobre la Transdisciplinariedad”. www.pensamientocomplejo.com.ar Morin, Edgar. 1994. “Introducción al Pensamiento Complejo”. www.pensamientocomplejo.com.ar Solís, Lucía. “El Pensamiento Complejo”. www.pensamientocomplejo.com.ar Varios autores. 1994. “Carta a la Transdisciplinariedad”. Combento de Arrábida. www.pensamientocomplejo.com.ar

victorhugog01@hotmail.com


Informe sobre caracoles hallados en la excavación por Gabriela Cuezzo 2009 Muestra 1) Casa Pintada, Nivel 5, Sector A1B, 21/07/2009: 1 espira de conchilla de Gasterópodo terrestre (Gastropoda: Stylommatophora) de la Familia Orthalicidae, Subfamilia Odontostominae, posiblemente genero Plagiodontes. Muestra 2)Casa Pintada, Cuadrícula A1, Sector C, Nivel 7: 2 especímenes: espira y abertura y otro con cuerpo aunque abertura rota. En este caso no hay dudas que pertenece al género Plagiodontes (Gastropoda: Stylommatophora: Orthalicidae). Las especies de Plagiodontes actuales habitan áreas xerófilas de Cordoba, Catamarca, Tucumán, Santiago del Estero y Salta. Es un género endémico de Argentina.


Antropología Visual de la Arqueología por Andrés Herrera 2009 Fotografías expuestas en Sitio Cultura, en la muestra colectiva “Antropología Visual”, del Grupo Anku, organizada por Dirección de Cultura y Turismo de la Municipalidad de San Miguel de Tucumán. Diciembre 2010 a Enero de 2011.


Texto para la presentación de la muestra fotográfica “Antropología Visual” Por Gabriel Bellos 2010

Me toca -representando a Grupo ANKU y a los expositores- dar a ustedes la bienvenida e introducirles a esta muestra; es una oportunidad que agradezco doblemente, a ellos y a Gabriel Amos Bellos, quien -de haberle sido posible asistir- sería vuestro presentador; él les envía a través mío un pedido de disculpas y les ruega acepten que yo, Gabriel Amos Bellos, lo reemplace aquí esta noche; sabrán, espero, disimular el desconcierto que pueda causarles esta improvisada suplencia. Arte, técnica, ciencia, costumbre, doctrina pueden ser agrupados -sin pérdida de rigor ni especificidad- bajo el rótulo "métodos de construcción y transferencia de saberes". Todas lo son, aunque apropiadamente difieran en su objeto, sus vías, estilo, resultados y aplicaciones. Considerarlas indistintamente, propongo, nos da ocasión de recorrerlas transversalmente, pasar de una a otra, mezclarlas y descombinarlas, transplantar de esta a aquella procedimientos, nociones, resultados, conjeturas, teorías... Varían las definiciones pero esto, en esencia, es lo que se conoce como "abordaje transdisciplinar"; y no es tan desprolijo ni falto de rigor como parece. Igual que cualquier otro método de construcción y transferencia de saberes, la Antropología ha creado o adaptado modos, técnicas y tecnologías de recopilación y registro de información; nacida casi simultáneamente con la fotografía, no es extraño que rápidamente la tomara por cómplice; al fin y al cabo, los primeros (y también muchos de los últimos) etnógrafos, etnólogos y antropólogos fueron una especie de turistas aventureros y -se sabe- los turistas toman fotos; a veces para ilustrar el relato, a veces nomás para que les crean. Es lo que en ciencia se llama documento, registro o prueba. La dupla entografía / fotografía progresó velozmente; se desarrollaban mejoras técnicas y tecnológicas, los equipos se volvían más y más portátiles; incluso las guerras colaboraron en esto, con su necesidad de equipos livianos y pequeños, tan útiles a espías y estrategas, etnógrafos y cuerpos de ocupación. La cámara de 35mm, la filmadora de 16, luego 8mm, finalmente super8, de cada vez más sencillo manejo y mayores prestaciones, permitió un fiel registro y dio temprano origen al documental fílmico etnográfico. En negro y blanco. Las culturas crean tecnologías y las tecnologías moldean culturas... La expansión de la cultura de la imagen -desde los años '60 del siglo pasado- motivó a los documentalistas etnográficos a independizarse... El registro (ahora generalmente digital) ya no acepta sumiso su función de mero documento; como producto independiente de un sujeto, aspira a ser considerado un método de construcción y transferencia de saber por derecho propio y por sí mismo, bajo el rótulo "Antropología Visual". Y en eso andan... Hasta tienen sus propios Congresos Internacionales, excusa para más fotos.


Nomás por incordiar a Andrés, diré que la "verdadera" Antropología Visual es predominantemente videística, y muy poco o nada fotográfica. Estamos -diría Inés Gordillo- ante un típico acto ANKU: usurpación de título... Ven que los guío hacia la muestra desde atrás, desde su origen... : Eso que los niños hacen espontáneamente y que vamos perdiendo al educarnos, esa inocencia vital que es lo contrario de la monótona rutina, ese dejarse tomar desprevenidos por el mundo, en fin, saben de lo que hablo… yo les invito esta noche a recuperarlo, a cultivarlo... en Filosofía se lo llama "asombro filosófico"; es una operación voluntaria del sujeto; de hecho, es una maniobra subjetiva de constitución de objetos de conocimiento; está a la base de todo método de construcción y transferencia de saberes. En la jerga antropológica se lo llama "extrañamiento", y es otra de las cosas que etnógrafos y fotógrafos tienen en común, además del sufijo. Solo que (pobres, pobres fotógrafos) ellos lo hacen sin siquiera saber lo que hacen, y tanto no lo saben, que ni nombre le dan; pero sin esa mirada inocente, asombrada, infantil, no podrían tomar ni una sola foto que valga la pena. Atornillados al ocular, estos cazadores de gestos miran el mundo a través de sus lentes y de vez en cuando el asombro los distancia de lo que tienen ante sí, y lo reconocen mismo y otro a un tiempo... viven el extrañamiento y "sienten" que allí "hay una foto"; lo demás –rápidos cálculos, manosear los aros, escoger ángulos y buscar apoyos, encuadrar, elegir el momento de disparar- es lo de menos. : Sin asombro no habría nada que mirar allí: no habría foto. Y si la imagen fuese apenas bonita, si naufragara en la vacuidad de sentido que la degrada a vano esteticismo, si no recogiese -para transferirlo- un saber percibido acerca de ese semejante diferente de mí, si no atrapara en su gesto y su acto la insignia del rasgo cultural que le constituyó humano y le hizo ser quien y como es, entonces no sería antropológica: sería no mucho más que otra postal de viaje. Les dejo ahora, deseando que logren reconstruir en ustedes mismos, cada uno y ante cada imagen, el extrañamiento de estos fotógrafos, el asombro intencionado de quien se esfuerza en mirar el mundo no con la cámara, sino con ojos niños.


Callado observo… por Ezequiel Ferrero 2009

Breve reseña de lo acontecido en una noche de campaña (arqueológica) en la estancia “Los cuatro vientos” ( Catamarca). El relato corresponde a lo que interpreto, irrespetuosamente, sucedió en los sentires de don Dante Galarza.

Callado observo canticos, instrumentos, música rara. ¿en que idioma hablan? ¿Qué son esos instrumentos? No tienen pausa, bailan y cantan cada vez más. Estoy incómodo. No sé si debo acostumbrarme a la situación o actuar de alguna forma. El vino acelera y expulsa el sentimiento agresivo pero lo freno, lo retengo, lo obligo a esperar un poco mas y ver que pasa pero es difícil callarlo. “Hacé algo, es tu casa” me repite, “shh!! que los changos no están haciendo nada” le digo. Continuamos en lucha un largo rato hasta que en un segundo una nueva sensación se suma a la pelea: la falta de aire . Los nervios ya me ponen inquieto la puta que lo parió. Que mierda hacen gritando así y haciendo sonar esos tambores como llamando algún espíritu. Tengo que ir afuera, ¡pero ya!, quiero que todo esto pase. La cabeza se me explota, no entiendo nada, ¿Tengo que hacer algo?, ¿Se burlan de mí?, ¿Qué le hacen a mi casa, mi tierra?. Necesitaba quedarme y esperar la señal para hacer algo pero no daba más, al mismo tiempo lloraba, reía, me agarraba fuerte la cabeza, aplaudía, gritaba con ellos, algo me iba a pasar, algo malo. No se como pero logré salir, respirar el airecito fresco de la helada y tratar de relajarme un poco. Desde afuera y mirando para adentro todo se vuelve un solo sonido, una sola preocupación, un solo malestar: la duda. Que carajo hacen estos changos, ya no me gusta nada. “Dejá de hacerte el pelotudo y hacé algo que esta es tu casa boludo” me dice el vino. Siempre me trata mal así que trato no escucharlo, el viento fresquito me tiene distraído y entre sobadas en la espalda me dice: “chango, ya estás en el mundo real, quedate tranquilo”. Trato de pensar en todo lo que pasó pero no tengo tiempo, las cosas siguen pasando. Alguien sale de la sala, un flaco alto, medio gringo, lindo guacho, el cordobé le dicen. Botella en mano me dice: “Eh Dante!!, donde andabas, venite adentro a cantar y tocar algo con nosotros”, ahí esta la señal, vinito, duda, nervios, salgan todos para afuera, “No quiero entrar” “ Yo no soy amigo de ustedes”, ”¿que están haciendo ahí adentro?, ¿a cuantos diablos quieren llamar?”. Un “¿Qué?” me tiró mirándome ya como endiablado el también y se metió adentro. Lo que habían armado ahí duró un rato más, no se cuanto pero hasta el amanecer seguro. Por mi parte me entregué en cuerpo y alma al vinito, aburrido ya de escuchar sus teoría sobre “blancos brujos” dejé mi gorrito de lana en la entrada de la pieza y como estaba nomá fui cerrando los ojos casi riéndome de la imitación de Salamanca que quisieron armar esos changos. Y yo cagandome de miedo, jaja. Saludos para todos Dante

lucaseferrero@hotmail.com


Puema Cebil por Gonzalo Muriénega 2009

los cebiles son entre cálidos y lentos ocres llorones, nunca tensos han hecho de un color una piedra y del sol madera roja, cada vez más intensa del silencio un abismo donde flotan esos grillos mordiscos, ojos con viento de seductora la tierra, enreda con sus remolinos de polvo, risa, copa y humo, hedonista a una mirada cerquita del fuego, volátil, arisca en la noche sus brujas coquetas mueven el suelo para sus ultimas pruebas antes de un sueño donde hasta el cielo esta quieto su aguijón me congela y con su besar suelta. finalmente desenreda, cuidando que nunca por llevarme algún golpe, descrea.

gonzalomurienega@gmail.com


Proyecto El Alto